La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 11 de 11.]

Recuerdo del primer mensaje :

Skull And Crossbones
The Key To The Cage



SIRENIS


Tripulacion:
-Capitana: Katherine Campbell
-Contramaestre: Maia Twiin
-William Black
-Sebastian Ojo de Luna
-Samantha Aldrich
-Lily Salleh Campbell
-Francis Bonnefoy
-Dayron Cabrera
Intro:
El mar, de nuevo en calma. Una calma que precede a la tormenta. Desde cubierta podía notar el sol brillante en el horizonte, calentando el aire y despertando a las aves.  La tripulación estaba agitada pues por fin teniamos acción despues de un par de días navegando.
Por fin, esa mañana, la capitana Kath nos despertó a gritos. ¡Teniamos rumbo! Los vítores recorrieron los camarotes de la tripulación y los animos volvieron a levantar sus cansados cuerpos. El movimiento volvió a surgir en el navio.
Hacía tiempo que nos habíamos acostumbrado al Sirenis aunque había pasado ya tiempo de aquella batalla. Miré a la pequeña Lily siguiendo a su tía y a Kath llevando el timón mientras el timonel se despertaba lo suficiente para poder manejarlo.
Antes de llegar a nuestro destino, Kath se enderezó, separandose del mastil donde estaba apoyada hasta hacía un momento. Era hora de sumergirnos. Ya nadie reaccionaba a aquello, aunque la primera vez más de uno casi se muere del susto. Sonreí al recordarlo y me puse en mi puesto. Bajo la superficie, el agua no tocaba nuestra cubierta. Los peces se apartaban nerviosos a nuestro paso y la luz del sol se distorsionaba con el movimiento de las olas. Maia entrenaba bajo la atenta mirada de Lily, que esperaba entusiasmada su turno de mostrar nuevas habilidades. Kath, en cambio, se mantenía separada del grupo. Fui hasta ella y le aparté el pelo de la cara. Me miró y buscó a su hija con la mirada.
-Solo te ví distraida -
Suspiró y se fue a actuar de capitana, guiando nuestro camino. Desde donde estaba pude ver los cascos de los barcos que pasabamos por debajo, aunque no tardaríamos en salir a la superficie, pues aunque eramos casi intocables bajo el agua, la isla de Tortuga se mantenía en la superficie.
Viramos para escondernos de los ingleses que vigilaban las orillas y entramos por una cala menos vigilada. Tras desembarcar un grupo, el barco volvió a desaparecer. Si nos encontraban, lo mejor sería que no supieran como habíamos llegado. Sin ninguna indicación, todos sabíamos donde íbamos: La hija del capitán, la última guarida pirata.
Nadie debía vernos, nadie podía alertar. Todos aquellos que se atrevieron a interponerse perdieron la oportunidad de huir al sobrevalorar sus habilidades y burlarse de las chicas. Kath y Maia aún seguían reglar diferentes, pero ambas mataban sin piedad, una por diversión, la otra por proteger, pero de ambas espadas caían gotas de sangre aún caliente de los idiotas que intentaron pararlas.
Maia abrió rápidamente la puerta de la taberna y en un momento todos desaparecimos de la vista en su interior. La pequeña Lily parecía divertirse sin enterarse de lo que ocurría mientras su madre se abría paso bruscamente en dirección a la barra, apartando a los que le tapaban el camino. Miré a ambas mujeres, siguiendolas cuidando que nadie tocase a Lily, o lo siguiente que rodaria por el suelo sería mi cabeza, pues no solo la capitana era agresiva con ese tema. Me costó un poco llegar a la barra pero por fin conseguí alcanzarlas. Allí empezamos a ocupar poco a poco la zona. Senté a Lily al lado de Mai, mientras la pequeña le enseñaba orgullosa la bolsita de dinero que le había cogido a uno de los borrachos del camino. Una pequeña sonrisa asomó en el rostro de Maia, que parecía solo tener gestos amables para ella, y con una leve señal de aprobación consiguió que Lily se riese y viniera a contármelo. Mientras fingía hacerle caso, me fijé en que Kath se subía a la barra de un salto y se ponía de pie sobre esta. Ya no sonreía, nunca, al menos que la vieramos. Había cambiado, todos habiamos cambiado en esos seis años y más aún con lo ocurrido en Tortuga. Pero esa noche todo se acababa. Uno de nuestros "queridos" parroquianos cometió el error de gritarle obscenidades a la capitana, que lo miró con asco. No hizo falta mas que un gesto para que Maia adelantase un par de pasos, lo justo para que su arma lo atravesase de lado a lado, los que se habían adelantado a por él volvieron a su sitio. Después retorció para sacar y se sentó de nuevo junto a mi y a Lily, que aplaudía a la tia Maia por espantar a los monstruos. Mi mirada se cruzó con la de Kath, en donde pude ver de nuevo tristeza, como siempre, desde hacía años. Pero yo ya no sabía que más hacer... ahora que por fin volvía a estar con todos, lo mejor era no presionarla, de modo que solo le sonreí, anímandola a que hablase. -¡Esta situación es ultrajante! -
Exclamó, alzando la voz sobre los ruidos propios de una taberna, llamando la atención de los que aún no se habían dado cuenta de su presencia
-Cómo puede ser, ¡que nosotros! ¡¡piratas!! ¡las personas más temidas antaño en la armada! Estemos recluidas en este lugar como sucias ratas! Presumimos orgullosos de nuestra bandera, de nuestras velas, de nuestros barcos, pero nos escondemos en el fondo de una apestosa taberna cuando más deberiamos levar anclar y volver a surcar los mares -
Muchos alzaron la vista de sus jarras para mirarla
-pero no, es más fácil murmurar el odio que le tenemos a los que hasta ahora nunca se habían atrevido a coaccionarnos. Nuestros hermanos de batallas ahora reposan en el fondo del mar, lanzados al amparo de Davy Jones por un grupo de perros sarnosos. ¿Acaso ellos, con sus trajes rojos totalmente impolutos, son más fieros que nosotros? ¡¡SOMOS PIRATAS!! A nuestras espaldas cargamos con cientos ¡MILES! de cuerpos sin vida de aquellos que osaron cruzarse en nuestro camino! Alzemos las banderas traigamos la muerte de nuevo a este mar, la memoria de todos nuestros tripulantes sigue viva! Solo hay tres liquidos que ansiemos, el mar para navegar! el ron para calmar nuestros males y ¡la sangre de nuestros enemigos! -
Exclamó finalmente, alzando su espada, logrando con ello que el furor de los demás, que poco a poco había llenado sus corazones extallase, haciendolos levantarse y rugir como hacia tiempo que no había visto en aquel lugar dejado de la mano de dios. Miré a Kath, que por más que compartía el sentimiento con todos, no parecía entusiasmada. Bajó de un salto de la barra y se tomó un trago de su jarra.

Los gritos alarmaron a invitados no bienvenidos, que entraron en la taberna como furias, acercandose a quien había causado tanto escándalo, facilmente localizable por el espacio que había a su alrededor. Cogió a Katherine por el cuello de su ropa y la levantó delante suyo, aunque no consiguió despegarla del suelo. Preguntó en un tono irrespetuoso si acaso no habían dejado claro que nada de reuniones. Varios de los que había allí se sentaron de nuevo, parecían controlados por las palabras de aquel hombre.
-No deberias tocar así a una dama -
Dije con calma, viendo como Kath le mantenía la mirada con fiereza
-Podría salirte el tiro por la culata -
Le advertí, aunque prefirió no hacerme caso. Suspiré cuando la espada de Maia cortó la muñeca del hombre como si se tratase de un muñeco.
El dolor tardó en llevar a su cerebro, pero para entonces, otras tres espadas atravesaban su estómago. La de Maia, la de Kath y la mia.  Un grito de dolor y lamento en aquella alma perdida alertó al resto de su batallón, pero la capitana ya contaba con ello. Hora de irse.
-¡Piratas! -
Gritó Kath, cogiendo a Lily y dandomela
-¡Preparaos para la batalla! ¡Destruyamos estas cadenas y abrámonos paso a la libertad! -
La puerta se abrió. El pobre inglés que lo hizo solo se vió venir encima una jauría de perros de agua furiosos y listos para morir por su bien más preciado. Volvimos hacía nuestro barco, llevandonos a todos los que ansiaban el mar tras nuestros pasos.
Autoras: Capitanas Adamaris y Kairiki


OFF: Son las 23:00, una húmeda brisa anuncia que una tormenta se acerca. Atraviesan las puertas de la taberna e irrumpen lanzando eufóricos gritos de guerra a las calles de la isla, unos pocos soldados se acercan atraídos por el alboroto. Al nor-este se encuentra la base militar de la armada británica, donde se encuentran la mayoría de los soldados, al sur-este se encuentra el puerto, resguardado por 4 guardias de sacos rojos. Aunque no saben cuantos soldados hay en la base, podrían sorprenderlos ya que a estas horas se encuentran durmiendo, aunque si fallan podrían perder su única oportunidad de escapar de la isla y hasta su libertad. El camino hacia el barco parece despejado, y ya que conocen el paradero del tesoro del oleaje rojo (una isla llamada Ábaco, ubicada al norte) quizás sea mas prudente embarcar cuanto antes.


GAUDIUM


Tripulacion:
-Capitana: Dulce
-Contramaestre: Davy Van Bockholt
-Oscar Del Valle
-Andrea Campos
-Scheherezade
Intro:
El majestuoso navío se abría paso lentamente por el embravecido océano, enfrentando temerario a las olas que lo embestían airadas, olas, que luego se transformaban en una nube de diminutas gotas de agua y espuma que acariciaba el calmado rostro de su capitana, erguida impasible en el puente con la vista fija en el horizonte. Los años habían borrado de su temple el miedo y la inseguridad que las cadenas y el látigo habían inculcado durante su vida de esclava, y aunque aun poseía un espíritu noble, su carácter ya no era el de la endeble niña dedicada a cumplir con los deseos de su amo. Los miembros tripulación, algo nerviosos por la tormenta, la observaban expectantes, pero sabían que bajo su mando estaban a salvo. Habían sido testigos de los "hechizos" que Dulce era capaz de realizar, durante 6 años la habían seguido a donde sus visiones la guiaban, aprendiendo acerca del extraño poder que los vientos habían confiado sobre ella, y como usarlo para doblegar a las hordas de muertos que infestaban los mares, amenazando con extinguir a cualquier pirata que no se les uniera. Bajo su mando habían enfrentado y vencido a cientos de piratas muertos, devolviéndolos al infierno del que habían salido.
Pero el "Ángel de Alta mar", como comenzaban a llamarla los pobres diablos a los que rescataba de Bodvar, no podría haber sobrevivido a la dura vida que ahora demandaba ser un pirata, no sin su contramaestre y protector, el joven irlandés de cabellos blancos
-¡Si quieres matarme, lanza tus rayos a mi espada, maldita!-
Los gritos se oian desde la cima del palo mayor, donde Davy desafiaba a la tormenta lanzando, entre carcajadas, sablazos a la nada. Un trueno resono a unos metros en estribor.
-¡Ha! ¡Fallaste de nuevo!-
El joven envaino las espadas y se dejo caer, sujetándose en el aire de uno de los cabos, luego de otro, y después de dar un giro cayo parado inclinandose apenas por la inercia de la caída. Los tripulantes se inquietaron cuando el contramaestre paso entre ellos, para pararse junto a la capitana en el puente. Se dice que el Gaudium examina las almas de quienes intentan abordarlo, solamente permitiendo que aquellos de corazón puro puedan tripularlo...pero nadie entendía como al "Demonio Blanco", el asesino mas sádico y terrible de los 7 mares, le habia permitido la entrada. Algunos creian que el barco lo eligio para proteger a Dulce, otros dicen que en su locura, el chico en realidad poseia un alma pura, siendo inconsciente de su maldad.
-¿Falta mucho capitana? no hay mucho para hacer en un barco que se tripula solo y comienzo a aburrirme-
Dijo Davy rascándose la cabeza, Dulce le dedico una agradable sonrisa
-Ya solo unas millas mas, no te preocupes-
La joven se volvió a mirar hacia el horizonte
-Y por lo que he visto, tendrás mucha diversión en la isla-
Davy lanzo un grito de alegría, desenvaino sus espadas y las afilo rozandolas varias veces, mientras se volvía a la tripulación
-¡Vamos holgazanes!, ¡a entrenar! ¡no crean que sus abra kadabra alcanzaran para hundir a Bodvar!-
Grito mientras se paraba en el centro del barco esperando que toda la tripulación lo atacara, pero antes de que pudieran comenzar se oyó el grito de uno de los marineros
-¡Tierra a la vista!-


OFF: Son las 23:00, y la tormenta aun arrecia contra las playas caribeñas. Arriban por la costa sur-este a la isla que Dulce había visto en sus visiones, nunca la han explorado, por lo que no saben nada de ella. Deberán elegir si pasar la noche en la costa frente a la que se extiende una densa y espesa selva, recorrer la costa hacia el norte o hacia el oeste, o, si se sienten con suerte, adentrarse en la espesura. Dulce solo sabe que debe buscar "la isla en la isla", sin saber que es lo que significa

Ver perfil de usuario



Oscar Del Valle:


-Edad: 30
-Nacionalidad: Español
-Imagen:
Spoiler:

-Capitan: Dulce
-Antigua Profesión: Comandante de la segunda brigada del rey Sancho I de España
-Historia: Oscar fue un sirviente leal a la corona donde sirvio valientemente como comandante de una de las divisiones mas importantes de la España cristiana su astucia sumada su imponente tamaño pronto lo hicieron un guerrero temido por todos los enemigos de la corona , su habilidad con la espada y el combate cuerpo a cuerpo en general solo se veian opacadas por su gran inteligencia en combate lo que le llevo a escalar rapidamente en el ejercito , su ambicion era ser el mejor guerrero del rey y inculcarle a su pequeño hijo los mismos valores que a el le fueron inculcados pero cuando el rey sancho fallecio traicionado en manos de su truan hermano toda su vida cambio para siempre , con el nombramiento del nuevo rey lo llamaron a jurar lealtad a este pero por sus principios y su sentido de justicia el no pudo jurarle nada a ese asesino , asi fue que despojado de su cargo en el ejercito solo tuvo 2 opciones quedarse y ser asesinado por orden del rey o huir al exilio .
Sin muchas mas opciones monto una barcaza con su mujer , su hijo y las pocas pertenencias que alcanzo a salvar y se encaramo al oceano . Tras 2 dias de ardua navegacion dia y noche fue alcanzado por un gran galeon del rey , sorprendido grito a su capitan que el tenia admistia siempre y cuando abandonara España pero el capitan le informo que el rey habia cambiado de parecer y lo habia considerado una amenaza y sin mas aviso abrio fuego contra la pequeña barcaza y todo se oscurecio . cuando recobro la conciencia se encontraba flotando sobre los pequeños restos de madera de su barcaza que no habian sido devorados por el fuego .
busco desesperadamente a su mujer e hijo sin encontrar rastro , y con su vida totalmente en ruinas se dio por vencido y decidio dejar de pelear y entregarse a la muerte , pero cuando creyo que era su fin fue rescatado milagrosamente por el barco Gaudium y su alegre capitana .


-Personalidad: Hosco y Silencioso , despues del incidente se volvio muy reservado aunque es muy fiel con quienes lo ayudan y puede llegar a dar la vida por salvar a quien el considere que merezca ese honor 


-Gustos y Disgustos:Entre sus Gustos estan la cartografia y la astrologia , ademas de la lectura sobre todo si se trata de guerra .
sus disgustos son todo lo que tenga que ver con su pais natal , el Rey y toda la armada española , ademas del fuego (le recuerda el incidente )y sobre todo odia las armas de fuego ( son para cobardes que no tienen el valor de medir fuerzas en combate) 

-Características (25 puntos a distribuir): 
Vigor = 18
Destreza = 8
Constitución = 14
Inteligencia = 17
Sabiduría = 8
Carisma = 8
-Habilidades Básicas: 
-LEER Y ESCRIBIR

-DOMINIO PUÑOS
-DOMINIO ARMAS BLANCAS

-NADAR




-Equipo: un Sable curvo con ciertas melladuras por el uso


color de roleo #ffffff


en el burdel.

Desde las ventanas del edificio, a la larga y corta distancia, se podían observar las estructuras cayendo como si fueran de juguete, en el camino, las balas de los cañones pesados ingleses, impactaban con gran estruendo formando cráteres en piedra y en la tierra. No hacia falta ser un gran matematico para saber que disponian de escasos segundos antes de que la suerte les negara la sonrisa.

Nubes de polvo caían del pobre y castigado edificio cuando una gran bola de hierro ingreso sin piedad desde el techo, disparando escombros y astillas a los pocos incautos que aun seguían ahí.

Respire aliviado al ver que la capitana y las mujeres ya se encontraban a salvo, solo me restaban unos metros mas cuando la viga principal se rindio.

Debia actuar rapido pero la carga extra de will me lo imposibilitaba, los escombros me golpeaban sin piedad, "no llegare, es mi final" pensé resignado, "aunque aun lo puedo salvar al chico" y antes de que todo se obscureciera con mi ultimo esfuerzo tome de la ropa al pirata y lo arroje por el hueco de la puerta.

Mi brazo alcanzo a arañar la seguridad cuando todo se vino sobre mi, solo pude resistir unos segundos el peso sobre mi espalda, pero fue tiempo suficiente para alcanzar a ver a mi capitana sonriendo pues al fin había podido pagar mi deuda.

De pronto todo se oscureció, pude sentir como mi cuerpo cedía ante el peso y como mis huesos se hacían polvo al impactar contra el suelo "amor no me odies por caer en un burdel te juro que no es lo que crees" pensé al recordar la imagen de mi difunta esposa antes de perder la conciencia. 


Una extraña brisa inflo de nuevo mis pulmones, me empece a sentir mas fuerte y aunque el dolor seguía tan real como mil rayos la carga sobre mi espalda se sintió mucho mas ligera de lo que debería. -¿Qué?- esa voz la conocía ... estaba muy cerca, trate de arrastrarme hacia ella y los escombros sobre mi crujieron y cedieron.

 -¿Oscar?- mi capitana lo llamaba y debía presentarme ante ella , así que flexione mis piernas y haciendo a un lado todos los escombros que me cubrían ante los atonitos ojos de las capitanas que se encontraban delante mio  -Magia-  fue la primer palabra que escapo de sus labios al verme.

luego ella volteo un segundo para dar indicaciones al resto de los presentes y volvio a preguntarme.

-Te ayudo ¿Cómo te encuentras?- observe mis ropas rasgadas y mis múltiples cortes y heridas en todo el cuerpo, dolían y ardían como en el primer segundo pero al parecer solo eran externas - mejor de lo que debería capitana, aunque muy adolorido no me molestaría dormir en mi camarote unos cuantos días al llegar al barco - dije con una sonrisa al tiempo que removía un pedazo de madera que tenia incrustado en el hombro derecho, lo cierto es que aunque estaba agotado no sentía dificultad al caminar, sea lo que fuese que paso se sentía increíble.
Mire a la capitana campbell y con algo de culpa le pregunte -Como esta el chico? siento haberlo lanzado pero era la única forma de salvarlo -
Me volví de nuevo a Dulce y sin dudarlo un segundo le comente - en mi experiencia como militar y estando en la posición de los ingleses ahora lo primero que haría seria ir a atacar nuestro barcos cuanto antes , creo que deberíamos volver a la costa-

Ver perfil de usuario
Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra) - Nereida
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]


-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitana del Syrenis

-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro.
+Personalidad: Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +7
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capaz de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recién recargada. Espada.
Escuché a dulce gritar mi nombre, pero no presté atención. Acariciaba el pelo de la muñeca mirando al frente, mientras algo oscuro se removía en mi interior, quemandome la garganta. A pesar de querer huir, recordé que mis tripulantes estaban heridos y me quedé quieta. No volví sobre mis pasos, pero esperé sin paciencia a que se acercasen. Will estaba ayudando a Maia como podía, completamente pálido. Quería ayudarles pero... no llegué a moverme. El hombre que casi muere bajo la pared del burdel se había acercado a mi, no sabía cuanto, tampoco me importaba. Parecía preocupado por el estado de Will.
-No lo se -Le dije de forma sincera, aunque mi voz sonaba similar al agua congelandose -, al menos esta vivo -Dije mirando la muñeca de Lily y quitandole un poco de tierra de la cara. Escuché lo que le sugería a Dulce, pero no tenía animos para pelear. Habíamos ganado, pero habría preferido morir.
-Yo... no se si quiero seguir navegando -Le dije a mi amiga, mirandola a los ojos. Había hablado bastante bajo y pocos o nadie me habrían oido. Noté que mis ojos se llenaban de lágrimas así que me giré rápidamente para seguir andando -N-no tenemos todo el día -Esperaba que ninguno notase mi pequeño momento de flaqueza. Quería navegar, pero no sola y asi es como me sentía en ese momento. Will me llamó, pero no me giré, limpiandome rápidamente las lágrimas cuando escuché a alguien cerca.


_________________

Ver perfil de usuario
FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:
 Condena de Átropos: Si tus manos desnudas tocan la piel de otra persona, podrás predecir su muerte.

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087


Hubiera dado lo que fuere por hacer eterno aquel momento. Habíamos ganado, él tenía razón, y me di el lujo de no pensar en el futuro unos instantes, hasta que el zumbido de esa bala rasgó el aire, destruyendo todo lo que se interponía en su camino, y los brazos de Balthazar me soltaron.
A través de la abertura que había dejado el impacto en uno de los muros del edificio, dos gigantes fragatas se dejaban ver en la distancia, abriendo fuego a diestra y siniestra, destrozándolo todo.
No puede ser… Malditos.
¡Cómo habíamos sido tan ingenuos? Me dejé arrastrar hacia la escotilla que parecía ser nuestro único refugio de momento y me dispuse a ayudar a quienes lograban traspasar el umbral hacia el sótano. Fue utópico pensar que saldríamos de aquella situación sin grandes pérdidas, aunque creo que el peor precio tuvo que pagarlo Dulce al ver al miembro de su tripulación ser aplastado sin más preámbulo al vencerse el techo del burdel sobre él, luego de que los impactos destrozaran las vigas que sostenían los bloques de piedra sobre nuestras cabezas. Afortunadamente, la capitana del Gaudium siempre había tenido aquel don especial, esa protección celestial que la envolvía a ella y a quienes le rodeaban de manera casi tangible, ¿o acaso era yo quien lo percibía mejor ahora? Podía sentir en el aire la energía que manaba del brazalete, aquella que me había devuelto la vida de la misma manera en que se la estaba otorgando al tripulante de Dulce, frente a la mirada atónita de los presentes.
- “La protección de los Vientos…” - murmuré para mí misma, emulando en mi mente viejas melodías de taberna.
Aquella joya algo escondía. Un poder que ninguno de los presentes tenía la habilidad de entender, ni siquiera la portadora actual, y que ahora ondeaba banderas a nuestro favor. Me acerqué a Dulce un momento.
- Tu tripulante tiene razón, con suerte podrán recuperar sus naves si nos damos prisa…
Algunos ya se encaminaban a la playa, pero sólo una llamó mi atención. Una rápida mirada a sus gestos me bastó para saber que algo no andaba bien. Me acerqué y posé mi mano en su hombro.

- Katherine… - le llamé, al tiempo que notaba la muñeca que apresaba con fuerza entre sus manos. Era un juguete bastante precario, no imaginaba qué podría estar haciendo ella con algo así, hasta que, uno a uno, los cabos se fueron atando por si solos y lo comprendí. – Sé que hemos tenido nuestras diferencias, y seguramente tengamos aún más en el futuro, pero la unión hace la fuerza, ahora más que nunca… - dije, tratando de animarla. - Te ayudaré a encontrarla. Aunque si ha heredado la mitad de tu fuerza puedo apostar lo que sea a que está bien...







[center]
FICHA SCHEHEREZADE:

-Nombre: Scheherezade, “The Crimson Cobra” (Schehr para los amigos xD)

-Edad: 27


-Nacionalidad: De ascendencia persa, Scheherezade no posee nacionalidad en sí, ya que su familia migraba constantemente de una zona a otra.


-Imagen: De complexión curvilínea, vientre plano  y estatura promedio, muestra su atlético cuerpo, especialmente orgullosa de sus piernas, largas y tonificadas. Su cabello es de color castaño, levemente ondulado y aclarado por el salitre del ambiente marino; raramente se lo recoge, ya que le agrada más llevarlo suelto. Las facciones de su rostro delatan su procedencia genética; ojos grandes y almendrados, mirada intensa y de un verde que evoca al océano mismo. Cejas angulares, pómulos ligeramente prominentes, labios carnosos y piel trigueña. 
Vestimenta: Camisa blanca de lino con mangas amplias, que ajustan en las muñecas, y cuello holgado; el escote se cierne gracias a una cinta roja cruzada en el pecho. Corsé underburst fabricado en satén negro y adornado con brocados de oro, ceñido a la cintura. Raído y deshilachado fajín de tela rústica, anudado a la cadera por un lado, cruzado por dos cinturones de cuero ancho, cerrados por hebillas de plata vieja y desgastada con tallado de ornamentas florales. Bandolera marrón de cuero labrado con motivos de flor de lis, adornado con hebilla de serpiente entrelazada en un marco de plata, tahalí y cartuchera en mismo material. Calzón de montar de algodón negro, abotonado en los laterales de las perneras, y botas altas de cuero negro y gastado. Casaca larga de terciopelo adamascado carmesí  con divisa negra en solapa, vuelta y collarín, con alamares negros y botones de latón dorado, amplias bocamangas negras con galón dorado.

-Capitana: Dulce


-Antigua Profesión: Administradora de un prostíbulo.


-Historia: Scheherezade nació en el seno de una indigente comunidad romaní, exiliada de sus tierras por la corona inglesa. El único recuerdo que posee de su infancia es la constante migración de una zona a otra, el hambre y la pobreza, hasta haber cumplido su noveno año, cuando fue finalmente vendida a un burdel español. Allí fue blanco de malos tratos y abusos por parte de su dueño y las mismas prostitutas, quienes la utilizaban de esclava en la limpieza y mantenimiento del sucio establecimiento, escondido en las afueras de la ciudad y frecuentado asiduamente por marineros de toda clase y nacionalidad. Pronto comprendió que la única chance en sus manos para poder sobrevivir en ese ambiente era carisma que le proveyera de la simpatía por parte de la clientela. Montó un espectáculo, consiguiendo la aceptación de su repulsivo público, ganándose cierto afecto, y se prometió a sí misma que jamás sería tocada por las grasientas manos de ninguno de aquellos cerdos lascivos. 
Transcurrieron 5 años, su cuerpo había cambiado, su rostro reflejaba la dureza de la experiencia, aquella inocencia infantil se había esfumado en el aire fétido del burdel, y era la noche en que dejaría de ser una simple empleada para saldar su deuda, como una prostituta más. Su exótica belleza había atraído un sinnúmero de cortejadores, dispuestos a pagar por su virginidad, y así fue como el dueño del prostíbulo la vendió al mejor postor: un holandés, contramaestre de una embarcación que había arribado a puerto español días antes. Pero, algo, igual de extraordinario que nefasto, ocurrió aquella noche. Antes de que su adquiridor pudiese siquiera tocar a la temblorosa niña, empezó a gritar y maldecir, sacudiéndose una carga imaginaria sobre su espalda, luego su cara se tornó de rojo carmesí a azul purpúreo, para caer desplomado a sus pies después de unos segundos. Ella cayó de rodillas frente al cuerpo inerte de aquel holandés, para ver atónita, como una pequeña serpiente se escabullía a través del cuello de la sucia camisa del marinero, y se posaba apaciblemente sobre su regazo.  Supo enseguida que aquello había sido un regalo de los dioses y sólo lo aceptó, agradecida.
Su arma secreta la ayudó a vengarse de aquel hombre que la había vendido, se hizo de la fortuna de los amantes que la cortejaban así como del mismo burdel y lo convirtió en un prostíbulo de renombre al cual asistía sólo la élite de la clase española. Pero su riqueza se vio destruida por la llegada de las tropas inglesas, quienes descubrieron el sinnúmero de asesinatos que había cometido, y debió huir con lo poco que pudo acarrear.

-Personalidad: Ambiciosa y avara, no haría nada que no le proveyera alguna ganancia o riqueza. Es calculadora, maliciosa y cruel. Se esconde tras una fachada complaciente por conveniencia y es sumamente selectiva a la hora de escoger a las personas que la rodean. Deja sus sentimientos en segundo plano ante la búsqueda de bienes materiales, puede ser muy despiadada, pero no le gusta ensuciarse las manos ya que siempre encuentra a alguien que lo haga por ella. Nunca ha recibido muestras de afecto, debido a esto no sabe reaccionar más que con palabras y acciones hirientes a las personas que intentan acercársele, sin tener remordimiento alguno hacia ellos. Tramposa en las apuestas y poseedora de un agudo sentido del entorno, siempre logra sacar provecho de las situaciones en las que se ve envuelta. Sabe que su punto débil es su falta de fuerza física, pero es consciente de que no es una persona común y corriente gracias a ciertos sucesos inexplicables ocurridos en el pasado.

-Gustos: 
Los objetos brillantes, el oro y las joyas, el mar y los misterios que lo rodean. Apuestas y juegos de azar. Lugares excéntricos y exóticos. Es una mujer de excesos, todo lo prefiere a lo grande y pagado por otro.
-Disgustos: 
Ser despreciada. Vestimenta y comida barata. Personas que hablen demasiado. Tiene especial asco a las ratas y alimañas que rondan los barcos.

-Otros: La serpiente de su historia resultó ser una cobra que se esconde entre sus ropas. De allí surge su apodo, ya que mataba a sus clientes con el veneno del animal, el cual parece entender a su dueña y obedecerla como una mascota. La sangre que lleva en las venas proviene de generaciones antiguas de hechiceros y brujos, gracias a esto y sin darse cuenta, desgracias caen sobre las personas que se ganan su odio.

-Características (25 puntos a distribuir):
Vigor = 8
Destreza = 8 +3 = 11
Constitución = 8 +1 = 9
Inteligencia = 8 +7 = 15
Sabiduría = 8 +7 = 15
Carisma = 8 +7 = 15


-Habilidades Básicas: 
-ESCUCHAR
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-DOMINIO ARMAS FUEGO
-LEER Y ESCRIBIR

-Habilidades Especiales: 

-Equipo: Estoque robado a una de sus víctimas, cuchillo de mano escondido en el fajín, balas.

- Color de roleo: c73030

- De ninguna manera voy a seguirte, olvídalo… - murmuré para mi misma al descifrar las intenciones de Oscar de que me uniese a la batalla que se libraba escaleras abajo.
Desde donde estaba, sólo me bastó arrojar todo lo que encontré a mi alcance para mantener al enemigo a raya y evitar las confrontaciones cercanas, hasta que finalmente logramos la victoria tras la caída de su líder. Exhalé un largo suspiro al ver cómo el remanente de piratas escapaba del lugar. Con un poco de suerte, en aquella isla había mucho oro esperando a que pusiera mis manos sobre él y me largaría en el primer barco que levase anclas, muy lejos del peligro que comprendía estar rodeada de aquellos desquiciados, me instalaría en alguna gran ciudad para retomar mis negocios y le diría adiós a todo aquello que, durante años, me hab…
Me arrojé al suelo luego de escuchar aquella explosión, y la bala de cañón pasó a menos de medio metro sobre mi cuerpo para estrellarse en la pared a mis espaldas. El aire se llenó de escombros y virutas de madera que salían despedidas de las paredes tras ser destruidas. Estábamos siendo atacados por cañones, ¿acaso desde el fuerte? Mi desdicha y mala suerte parecían no tener fin. Tan cerca que parecía estar mi sueño de lujos y comodidades… y ahora moriría aplastada bajo los escombros del edificio.

Me arrastré escaleras abajo, cubriéndome tras cada impacto, y llegué hacia donde estaban Dulce y los demás. No recordaba la última vez que había corrido así de rápido. Casi que mis pies no tocaron el suelo antes de que me arrojara como quien se tira de clavado hacia la abertura de la escotilla para caer sobre el pedregón maloliente del sótano. Levanté la vista al tiempo que otro cuerpo era arrojado en mi dirección por Oscar. Traté de incorporarme para maldecirlo y no pude articular palabra alguna. El suelo tembló bajo mis pies desnudos, y la sangre se heló en mis venas cuando el cuerpo del inmenso pirata fue engullido por los escombros.
- No…
Cuando fui capaz de razonar lo que hacía, me descubrí estática, a escasa distancia tras las dos mujeres que trataban de liberar el cuerpo de los escombros que lo apresaban. La mano inmóvil de Oscar era lo único que asomaba entre la roca destruida. No podía estar sucediendo, sabía que su estupidez iba a matarlo en un futuro no lejano, pero era innecesario que fuese allí, no de esa forma, no en ese momento…
Cuando la mano pequeña de Dulce buscó la suya, un escalofrío recorrió mi espalda y posé la vista fijamente en aquello que llevaba en la muñeca. La joya comenzó a brillar y el aire se aligeró significativamente. *Magia blanca…* reconocí sorprendida, justificando con ello la sensación de incomodidad y desagrado que me había invadido. Aunque lo que sucedió luego no me dio más lugar a reflexionar si debía huír del lugar en ese mismo momento o quedarme y ver qué tanto provecho podría sacar de la situación en la que me encontraba. Cuando el rostro idiota y confundido de Oscar asomó entre los pesados trozos de techo y vigas, y se los quitó de encima como quien se sacude polvo de la ropa vieja, mi asombro fue absoluto, pues jamás había presenciado demostración tal de magia similar en mi vida, y en menos de medio segundo, a esa misma estupefacción la sustituyó una profunda ira.
Tomé una roca significativamente grande y la arrojé con toda la fuerza que me quedaba hacia Oscar, y ésta rebotó en su pecho si generarle rasguño alguno.
- ¡Maldito Bastardo! ¡Mira que hacerte el héroe de esa manera estúpida! – le grité airada. -¿Es que acaso te crees inmortal? ¡En qué demonios estabas pensando? – comencé a patear su pantorrilla mientras le gritaba y enseguida noté que mi pie parecía impactar sobre roca sólida. – Qué diablos… pareciera que te hubieses vuelto de piedra. Deberías estar agradecido… - suspiré un poco más calmada. – Será mejor que hagas una buena cena en cuanto volvamos.
En parte era cierto. Quería regresar, aunque no estaba segura si mi lugar seguiría siendo el Gaudium, mucho menos con el tipo de magia que había presenciado a mi alrededor.


[/center]
 

John:

-Nombre: John Walker-Hill, “Johnny Hill” 
-Edad: 31
-Nacionalidad: Inglés
-Imagen:
IMAGEN:

-Capitan: -
-Antigua Profesión: Ex Capitán del “Sovereign of The Seas”, ex instructor de piano y órgano.
-Historia: John Walker nació un 29 de septiembre de 1574 en KingstonuponHull, condado de Yorkshire. Hijo de Edward Walker, maestro de capilla, y Hannah Austen-Hill, costurera e hija de un sastre de Bradford.
Con la intención de convertir a John en un niño prodigio o que, en su defecto, siguiese sus pasos, su padre comenzó a enseñarle piano, violín y órgano a temprana edad. Sin embargo, la exigencia e intensa presión coartaron el desarrollo afectivo de John, convirtiéndole en un ser introvertido que apenas se relacionaba con otras personas más allá de sus múltiples profesores. De esta forma, el vínculo con su padre comenzó a tornarse distante, y creció el apego hacia su madre, que solía enfermar reiteradamente y a quien dedicó gran parte de sus composiciones.
Luego de su quinceavo cumpleaños, tras la muerte de Hannah y bajo la inminente negativa de su padre, decide abandonar la pequeña estancia donde residían y radicarse en Londres para impartir clases de piano, ganándose cierto renombre gracias al patrocinio de Lady Olenna Wintour, una anciana aristócrata fuera de lo común, perteneciente a la élite londinense, quien quedó encantada con la perspicacia y elocuencia del joven John.
Dos años más tarde, Edward contrae matrimonio con su segunda esposa, Cathlyn Pitt. De ésta unión nacen dos hijos varones: Jacob y William. John nunca recibió invitación al evento ni noticias de su padre.
 En Octubre de 1594, recibe una carta de Cathlyn diciendo que su padre había contraído una peste y se encontraba débil para informarle él mismo que no recibiría beneficio alguno de la herencia póstuma.
Tiempo después, tras la muerte de su patrocinadora Lady Olenna, comienza a dar clases de piano a la joven que se desencadenaría su desdicha, Georgiana Lester. La muchacha le confiesa sus sentimientos, pero John la rechaza cortésmente, lo que la enfurece aún más. Al punto de crear una farsa en donde lo declara culpable de haber querido abusar de ella y, al no poder demostrar su inocencia y ver manchada su reputación, decide probar suerte alistándose en un navío franco-inglés de traslado de esclavos, el “Sovereign of The Seas”.
Su disgusto fue tal ante la crueldad presenciada con aquellos seres inocentes, que armó un motín, induciendo a los hombres a revelarse ante la ley y tomando el mando del imponente galeón como su nuevo capitán, al cuál renombró "Revenge".
Fijó rumbo al Caribe, donde saqueó e incendió puertos y ciudades, cobró rescates millonarios y cosechó una gran fortuna para sí y su tripulación.
En Junio de 1611 y durante el saqueo a Nueva Providencia, su barco es interceptado por flotas inglesas, destruido, y él es capturado y sentenciado a la horca.
-Personalidad: Bromista, elocuente, no hay persona que se resista a su labia. Es un caballero con buenos modales. Despiadado con sus adversarios, aguerrido, cultivó un odio profundo a la realeza que tantas miserias le ha traído.
-Gustos y Disgustos: -
-Otros: -
-Características:
Vigor = 8 +10 = 18
Destreza = 8
Constitución = 8+1= 9
Inteligencia = 8+5 = 13
Sabiduría = 8
Carisma = 8+9= 17
-Habilidades Básicas:
DOMINIO ARMAS DE FUEGO
DOMINIO ARMAS BLANCAS
DOMINIO INSTRUMENTOS MUSICALES
LEER Y ESCRIBIR
-Habilidades Especiales: -
-Equipo:  -
-Color de roleo: babd80

Una a una las rejas de aquella cárcel fueron abiertas por nuestros intrépidos aventureros. Más grande era el número de piratas que se unía a la causa, más se ensanchaba la sonrisa en el rostro de John quien, a la cabeza de aquella empresa, no dudó al momento de formular el plan y darlo a conocer a cada uno de los presentes luego de vaciar lo que parecía ser la última celda de la fortaleza. Tenían a su favor el factor numérico, además de la sorprendente capacidad de los hombres que había conseguido reclutar y, luego de que Adewale prendiera en llamas los cuerpos que Henry había desmembrado momentos antes, “En caso de que se les ocurra perseguirnos” había dicho al dar la orden, y emprendieron la expedición hacia el exterior de las mazmorras en dirección al burdel. No fue antes de atravesar al segundo nivel que lo oyó, el sonido estruendoso de la pólvora al empujar la bala a través  del cuerpo cilíndrico y metálico de un cañón.

- Lo sabía. – masgulló irascible.
- Cañones de 16 libras… - informó Ade, apoyando su oído en el muro de piedra. – Son las fragatas inglesas, Capitán.
De repente, los ojos del nigeriano se abrieron como platos.
- ¡Abajo! – gritó alejándose de la pared y tumbándose en el suelo. John y Henry le siguieron casi al mismo tiempo en que la bala destrozaba la pared haciéndola añicos, y se llevaba consigo a dos de los piratas que se interpusieron en su inalterable recorrido.
(INCOMPLETO)


OFF: No sé por qué no puedo ver los avatares de Schehr y Emmeline... anyway, estoy demasiado dormida como para averiguarlo, dejo algo como para no atrasarme tanto. Bye (?

Ver perfil de usuario
A medida que se acercan a la playa, se extiende ante ustedes una imagen similar a la que recuerdan haber abandonado, las siluetas del Gaudium y el Sirenis meciendose suavemente anclados cerca de la costa, vigiladas por los cañones desnudos del imponente navio ingles, que se dibuja como un severo guardian en el horizonte...sin embargo les parece distinguir leves diferencias...
Quizas sea la excesiva calma que reina en el panorama, demasiado ajena al frágil acuerdo convenido con los ingleses...quizas sean los antagonicos aromas que se entrelazan con la brisa marina...por un lado un delicioso estofado recien cocido que los transporta a epocas mas felices...por otro lado suaves tonos del picante olor a polvora y el metálico de la sangre, manteniendo viva la memoria de la batalla que hacia tan sólo horas habia culminado...O quizas fuera aquella voz familiar cantando una vieja cancion pirata, que habia callado antes de su partida y que creian no volver a oir jamas.
Davy se encontraba sentado en la arena frente a una gran olla de estofado hirviendo, sosteniendo en la mano derecha la cabeza cortada de Mark Stone, el oficial a cargo del navio ingles, la cual, animada por los movimientos de su brazo, parecia acompañarle en los coros de la canción que estaba entonando.
Al ver llegar a Kath, seguida por el resto, se puso de pie subitamente escondiendo la cabeza del oficial detras de su espalda
-Yo no...esto es...no hice nada...solo...hice el almuerzo..Si! eso! hice el almuerzo.-
Tartamuedo finalizando con su mejor y mas inocente sonrisa, sumergiendo en el caldo con disimulo el brazo humano que asomaba por el borde de la olla desmintiendo su inocencia.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra) - Nereida
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]


-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitana del Syrenis

-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro.
+Personalidad: Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +7
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capaz de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recién recargada. Espada.
A pesar de que mi caminar era rápido y directo hacia la playa, Emeline impidió que siguiera avanzando. Su mirada se posó en la muñeca de Lily, la cual apreté algo más fuerte. Me mantuve en silencio y pareció comprender algo sin que yo le explicase nada. Sus palabras solo hicieron que el nudo de mi garganta se acrecentase.
-Emeline, por más fuerte que sea no tiene nada que hacer contra las balas de un cañón -Le dije, consciente de que eso no me ayudaba en lo más minimo, que quería echarme un mano, animandome y yo solo la alejaba -¿Cómo podría sobrevivir ella sola? -Pregunté, más para mi misma que hablando realmente a ella -Me alegro por vosotros... pero no quiero que esteis cerca de Maia -Añadí, comenzando a andar hacia la playa.
Me sorprendió mucho ver que ninguno de los dos barcos había sufrido daños en el bombardeo. Al menos, no eran visibles. Un aroma a comida llenaba el ambiente y la hoguera hacía borbotear el agua de alguna especie de cocido. Delante de la olla, Davy cantaba una canción que hacía tiempo que no escuchaba. Seguí acercandome, pues sinceramente me costó levantar la mirada de la arena, cuyo sonido me había distraido un momento, ayudandome a no pensar en nada.
Estaba tan cerca que pude ver como, entre tartamudeos, escondía poco sutilmente el brazo del oficial al que había matado, cuya cabeza sujetaba tras él. no tenía ganas de discutir, los ingleses se lo habían merecido, todo era culpa suya. Aceleré los pocos pasos que me separaban de Davy y lo abracé a pesar de que no le fuese muy grato el contacto humano.
-Menos mal que estás bien -Murmuré, esuchcando poco a poco como el resto también se daba cuenta de su presencia. Me aparté en cuanto el siguiente se acercó. Sentía una inmensa alegría por verlo de nuevo, vivo, sin dos espadas atravesandolo, pero, por otro lado, no podía terminar de feliz.

Will:
-Nombre: William Black
-Edad: 29
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción fisica:

-Capitan: Santamaría / Katherine
-Rango: ¿?
-Historia: No suele contar mucho sus orígenes, pues los supone normales, hijo de unos padres que se querían, el hermano mediano de una familia numerosa, puesto a trabajar desde joven y que desde siempre esta enamorado del mar. A una edad temprana, se subió a un barco pirata con la firme decisión de dejarlo todo atrás y tomar el timón de su vida. Despues de poco tiempo, acabó en el barco del capitán Santamaría, al que tenía como una gran persona y muy buen capitán, a pesar de que con el tiempo, esta visión del hombre fue cambiando a un tipo codicioso y reservado... Un pirata de pura cepa que vendería a su madre con tal de conseguir algo. Cuando el barco se hundió por una explosión mientras abordaban un barco, Will decidió volver a comenzar de nuevo y se alejó nadando en un trozo de madera, perdiendo la pista de sus compañeros, los cuales, algunos sobrevivieron. Tras su embarque en la tripulación de Ojo de Luna y reencontrarse con Kath, Maia y Davy, decidió quedarse con estas dos, puesto que las veía más vulerables... y que Davy ya tenia a su angel de la guarda. Las cosas se ponian dificiles pero no pensaba irse. Los 6 años siguientes, con una pequeña al cuidado y kath cada vez mas y mas perdida, fueron casi como un vacio, pero, 5 años depsues de la desaparicion del que robó el corazon de su capitana, por fin la había hecho sonreir al contarle que la niña le había robado la bolsa de monedas jugando al escondite con Maia. Las cosas mejoraron ligeramente y su relacion con Kath dió un paso, aunque nunca pasaron a algo más que un fugaz beso robado, pues los ojos de Kath se volvían frios y distantes. Y eso, le asustaba...
-Personalidad: Con los enemigos es un adversario incansable, suele utilizar la fuerza de estos en beneficio propio. Aunque no es un gran pensador, ni buen estratega, procura seguir las órdenes al pie de la letra y no equivocarse en ningún momento. Si ve que alguien hace algo malo, no le dirá nada, pues "los dioses le devolverán lo que crean conveniente".
-Gustos y Disgustos: Le encanta el mar, el cielo nocturno que se ve desde un barco navegando en alta mar, las mujeres en general, el ruido del viento contra las velas del barco, subir a la gavia a ver el horizonte. Odia los dias que deben dormir en tierra (salvo que sea en Tortuga), los pájaros ruidosos, que le entre agua del mar en la boca.
-Otros: Solo lleva una espada. Conoce a Davy, Kath y Maia, pues formaba parte de la antigua tripulación, pero su rango era inferior al de ellos.
-Características:
·Vigor = 15
·Destreza = 15
·Constitución = 15
·Inteligencia = 14
·Sabiduría = 13
·Carisma = 12
-Habilidades: 
-Dominio de armas blancas
-Nadar
-Trepar
-Saltar
Apenas podía mantenerme andando más de dos pasos antes de tener que parar a agarrar mejor a Maia, respirar o esperar a que un punzante dolor dejase de molestar. A lo lejos pude ver como Kath se paraba a hablar con una de las mujeres que había con nosotros, a la que no lograba ponerle nombre. Casi todos estaban ya en la playa cuando Maia y yo llegamos allí. Olía genial, pero al ver la carne que tenía el estofado, sin duda, se me pasaron las ganas de comerlo. Davy, sorprendentemente sano despues de lo ocurrido, sonreía tan inocentemente como si eso que tenía en las manos fuera una pelota y no una cabeza humana.



Última edición por Adamaris el Dom Oct 08, 2017 4:25 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre: 
Dulce 
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad: 
24 años

-Nacionalidad: 
Portuguesa

-Capitan: 
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión: 
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente. 

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas. 

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes. 

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar. 

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte. 

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados. 

Pero este "Angel de alta mar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro. 

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma. 

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas: 
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales: 
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/Burdel/ - /Playa/
~This is a disaster (DAVYYYYYYYYYY)~

-Mejor de lo que debería capitana, aunque muy adolorido no me molestaría dormir en mi camarote unos cuantos días al llegar al barco- la capitana soltó una risueña risa con tal propuesta -Te lo tienes más que merecido- respondió sin poder ocultar una sonrisa en sus labios. Se sentía tan, pero tan aliviada de verlo vivo. Oscar observó a Kath quién se había detenido, casi como si dudara en continuar ella sola en la búsqueda de su hija -Como esta el chico? siento haberlo lanzado pero era la única forma de salvarlo-. -No lo se- respondió ella, fría y distante, como si su mente se encontrara a millas de distancia, en otro lugar, uno mejor y al lado de su ser querido. En ese momento la sonrisa de Dulce desapareció por completo -, al menos esta vivo- acto seguido la pelirroja desvió su mirada en dirección a los ojos de la castaña, aquellos iris de enigmática tonalidad violácea se veían tristes, demasiado para su gusto -Yo... no se si quiero seguir navegando- su voz fue baja, sumamente apagada pero lo suficientemente audible para que ella al menos la escuchara. -¿Cómo?- no pudo evitar preguntar sorprendida ¿Era cierto lo que había escuchado? ¿Katherine quería abandonar los océanos?. No, se negaba a creerlo.

-En mi experiencia como militar y estando en la posición de los ingleses ahora lo primero que haría seria ir a atacar nuestro barcos cuanto antes , creo que deberíamos volver a la costa- captó Oscar nuevamente la atención de la castaña quién inmediatamente asintió a sus palabras -No debemos perder más t~- le fue imposible terminar la frase ya que sorpresivamente un escombro de considerable tamaño pasó volando por al lado de su cabeza e impactó en el pecho de su compañero. -¡Maldito Bastardo! ¡Mira que hacerte el héroe de esa manera estúpida!– gritó furiosa Scher para luego desplegar todo un eufórico acto de golpes y furia. Dulce decidió no detenerla, ella estaba enojada y necesitaba descargarse, además los golpes que le proporcionaban al muchacho no parecían hacerle daño alguno. -Ya... ya... volvamos al barco- ordenó con calma una vez que Scher terminara de agredir a Oscar. Luego de eso lidero al grupo al exterior.

* * *

Con cada minuto que pasaba sentía el cuerpo más cansado y el hecho de hundirse en la arena cada vez que daba un paso le suponía un esfuerzo aún mayor. A la lejanía se alzaban imponentes las figuras del Gaudium y el Sirenis, ambos custodiados peligrosamente a su alrededor aquel gran navío Ingles, el cual, no parecía estar en guardia agresiva ya que no les había hecho ni un solo rasguño. Había una sorprendente calma en el ambiente. Un escalofrío recorrió de principio a fin su espalda y no sabía si era producto de la fresca brisa marina que arremolinaba su ondulado cabello o era aquella tenebrosa paz que reinaba.

Entre la brisa pudo percibir el débil aroma a un estofado, su estómago rugió con fuerza, aunque también podía sentir aquel metálico aroma a sangre y pólvora. Inmediatamente buscó con la mirada de dónde podía provenir aquello. Había una figura a lo lejos parecía que revolvía dentro de un gran cazo, a medida que se acercaba la figura se hacía más conocida, una despeinada cabellera plateada descansaba sobre su cabeza y sus labios se movían tranquilamente entonando una conocida canción. Su corazón dio un vuelco en su pecho, sentía que iba a detenerse en cualquier instante -Davy- pronunció su nombre casi sin fuerzas y apresuró el paso aunque fue Kath quién llego primero a él por cuestiones de que estaba más adelantada al grupo. Él tartamudeó torpemente y escondió lo que parecía ser una parte humana detrás de su cuerpo, aunque por otro lado de la olla flotando se asomó lo que parecía ser un brazo el cual con disimulo volvió a sumergir. El hambre que había sentido momentos atrás se esfumó como un suspiro, pero aquello no era importante, Davy estaba allí, vivo, siendo él... él mismo.

Cuando Kath deshizo el abrazo y dio paso al siguiente Dulce no lo dudó y rápidamente se acercó a él para estrujarlo entre sus brazos -Eres tu, no puedo creerlo- exclamó para luego ocultar su rostro en el cuello del muchacho ya que algunas lágrimas habían comenzado a brotar de sus ojos y no quería que la vieran de esa manera. Su corazón latía desbocado y de su boca escapó algún que otro breve sollozo por lo que se quedó allí unos instantes hasta recuperar nuevamente la compostura. Rompió el abrazo y tomó suavemente la cara del muchacho entre sus dos manos -Bienvenido- le dijo esbozando una sonrisa que irradiaba felicidad.


_________________


♥ Hikami-Kun ♥







~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario
 
Spoiler:

Nombre: Maia Twiin
Edad: 26
Nacionalidad: De algún país Nórdico
Capitan: Kath, del Sirenis 
Profesión :Contramaestre del sirenis

Imagen o descripción física:
En los últimos años Maia ha pasado de chico con el pelo largo a ser una mujer cosa que parecía poco probable. Su cabello largo hasta la parte baja de la espalda aun luce blanco-plateado y liso cual cascada a juego con su piel clara. 
Sus ojos son de un azul cielo que parece atravesar la carcasa de la gente para averiguar sus intenciones. 
Ya no lleva encima su aparatosa vestimenta anterior sino que la ha remplazado por unos pantalones negros  , junto con unas botas negras, un blusón adornado azul y encima una armadura negra de cuero con adornos de plata, parecido a un corset pero sin las aparatosas varillas que le quitarian movilidad. Esta nueva vestimenta hace destacar su altura (1,71 cm) ademas de que no es una mujer de curvas vertiginosas, sino unas curvas delicadas y suaves. 



 Historia: La vida de Maia ha sido más bien complicada, de pequeña vivía con su madre pues esta era una civil adinerada, no sabía de su padre pues ella se negaba a contarle sobre él.  Tenía una infancia feliz, pero por algún motivo el mar llamaba su atención y se pasaba el día en la costa, a pesar de las prohibiciones de su madre. A la tierna edad de 5 años, estando ella en la costa vio aparecer un barco pirata, el primer impulso fue acercarse a investigar, pero después huyó de allí hasta su casa. A la hora,  alguien llego a su casa, está a sentir los gritos de su madre, bajo corriendo a la entrada. Allí pudo observar a un hombre, de aspecto cruel, el cual había derramado mucha sangre, y cuando miro al suelo pudo ver a su madre tumbada, con sangre a su alrededor, intento huir, pero ese hombre de aspecto diabólico, la cogió y se la llevo con él. Él decía ser su padre, aunque ella nunca lo trato como tal. Fue parte de la tripulación desde  ese entonces, hasta que consiguió escapar, y se alisto en  otro barco pirata, para poder matar a su padre si tenía oportunidad. [new!] Tras perseguir a su padre Bodvar desde siempre y perder la oportunidad en aquella isla decidió seguir dándole caza y que no se volvería a escapar. Con la unión de nuevos compañeros en aquel mismo lugar, los cuales muchos perecieron en la batalla o simplemente siguieron por su lado. Un acercamiento a un oficial desertor al cual comenzaba a apreciar y que desgraciadamente desapareció,  los años pasaron y pasaron. Estos seis  últimos   para Maia han sido toda una aventura y no de las sangrientas a las que estaba acostumbrada.  Kath quedo en cinta, buscaron a amir que no apareció, intentaron que Kath se quedara en tierra pero no hubo manera, protegió a la capitana durante el embarazo y la aguanto (cosa difícil por su mal humor y hormonas) la ayudo a dar a luz  y convenció para que se dejara de gilipolleces e hiciera caso  a la niña... 
Después de dejar la búsqueda de amir zarparon sin rumbo fijo y fueron completamente en rumbo contrario , visitaron tierras exóticas , y poco a poco acabaron acercándose a un sitio que solo reconoció cuando bajo del barco... era su ciudad natal... como debían abastecerse bien y eso les costaría un tiempo Maia no puedo evitar que aflorara  en ella cierta curiosidad   y fue a su antigua casa que seguía donde la había dejado, en perfectas condiciones, alguien se había instalado en ella. Al final dio con su familia que la recibió con los brazos abiertos y le dio otra perspectiva de las cosas a la joven muchacha, días después y sabiendo que su tripulación la estaba buscando volvió a la embarcación y decidió que si no moría en la batalla en la que derrotara a su padre volvería allí, quizá convenciera a Kath y a Will para que se quedaran podrían darle a Lily una vida tranquila... aunque quizá echara de menos la sangre, la adrenalina , las batallas y el mar . Cuando volvió al barco se llevo una reprimenda de la capitana, claro que después de que todos se quedaran boquiabiertos viendo que realmente podía parecer femenina y ella le diera un capón a Will por su " pensaba que eras un tío!" . Después de eso volvieron hacia el Caribe al enterarse de la situación deprimente que ocurría en el lugar, dispuestas a conseguir una rebelión y una nueva era donde reinaban los piratas.

Personalidad: [ Personalidad anterior-->Es un tanto cambiante, pues con la gente de su tripulación es lo más bueno del mundo, los considera su familia, y puede bromear con ellos, en cambia con la gente de fuera, es una asesina sin escrúpulos, puede matar a cualquiera simplemente por “mirarla mal”.] Cuando desapareció la fuerte presencia que frenaba sus ataques de rabia y la  personalidad de Kath fue marchitándose las matanzas y ríos de sangre iban a la orden del día, no había día que no acabara cubierta de sangre, pirata, inglesa, expatriados, civiles, le daba igual una simple palabra, mirada, gesto a Kath, Will o el nuevo bebe era significativo a muerte, sin miramientos a sangre fría. Un  poco mas risueña que anteriormente sobretodo con Lily. Resumiendo, poco confiada  con la gente del exterior , agresiva en cuanto a Lily o a Kath se refiere, más calmada y ligeramente comprensiva en cuanto a la tripulación(pide explicaciones antes de degollar a alguien).
Personalidad “malvada”: Le encanta verter sangre siempre que no le salpique , solo es leal a aquel que le beneficie, mas coqueta que su verdadera personalidad, seductora cuando quiere conseguir algo. 
Gustos y Disgustos:
-Le gusta-> Aun le apasiona leer y en sus ratos de cuidar a la pequeña aprovecha mientras ella dibuja.
Ama el mar , el vaivén del barco, el oleaje , el olor a sal, en cierta manera le recuerda ligeramente a ella, apacible y tranquilo pero cuando hay tormenta y se pone furioso arrasa con todo.
Le gusta mucho entrenar y parte del día lo dedica a ello.
Jugar con Lily, menos a las cocinitas,  adora jugar y correr por cubierta con la niña.
La niebla 
-No le gusta-> Que la despierten, que le roben comida. Tiene un miedo horrible a los ratones, pues su padre la tuvo encerrada durante meses en la bodega del barco con ellos.
Otros: Tanto Lily como Kath tienen prioridad en cuanto a la seguridad, cualquier palabra o gesto obsceno será una condena a muerte. Cualquier intención maligna con la niña o la madre será equivalente a decapitación y así con todo...

Características (45 puntos )
Vigor = 8 + 11 = 19
Destreza = 8 + 13 =21
Constitución = 8 + 7=15
Inteligencia = 8 +6=14
Sabiduría = 8 +5 =13
Carisma = 8 +3=12
+ 10 en todo en caso de volverse “mala”
Habilidades básicas
Leer y escribir
Dominio de armas blancas
Trepar
Saltar
Reputación  -6 +1 -> -5+1-2->-6
Habilidad->"Sexto Sentido" puedes sentir y hasta ver espíritus de personas muertas
Equipo-> Tres armas blancas, su espadón , una pequeña daga bajo la armadura de último recurso y una espada ligera a su cintura.
La cantarian voz de Dulce resono en mis oidos, sonrei ante su broma sin fuerzas para protestar o reirme y deje que entre mis dos compañeras me llevaran hacia unas escaleras que conducian hacia abajo. 
De repente despues de una sacudida tremenda y unos empujones provenientes de todos lados uno d emis apoyos desaparecio y cuando quise darme cuenta estaba en los brazos de Will. En circustancias normales no lo dejaria acercarse a mas de un metro pero en ese momento tampoco podria moverme de ninguna manera.
No tardamos en ponernos en marcha y a cada paso que dabamos me iba encontrando mejor, el dolor , la confusion iba desapareciendo para dejar solamente el cansancio. Un agotamiento extremo que contribuyo a que al final del camino a  pesar d ela arna que asomaba por la playa me negara a levantar lo spies para caminar.
Tras la cuarta o quinta patada a la arena me deshice de las manos de Will, por las caras que habi apuesto por el camino y la que tenia ahora seria mejor que cada uno arrastrara su cuerpo como pudiera. Me separe suavemente de él.
- Ya puedo Will... gracias, no hubiera llegado sin ti hasta aqui.- el aroma que arrastro la brisa marina hacia nosotros en ese momento me hizo girar la cabeza, se trataba del malherido Davy haciendonos la cena, pensaba estar alucinando pero esa teoria quedo atras cuando a causa de querer ir hacia alli a toda prisa mis piernas no respondieron y me encontre con el suelo. Maldeci por lo bajo pero estaba tan comoda en el suelo, deje saludar a mi compañero para mas tarde y me tumbe completamente en la arena mirando al cielo, ajena a todo y todos, menos de de Will  que debia de estar tan destrozado como yo pues no tardo en levantar una nube de polvo a mi lado. 

Ver perfil de usuario


Oscar Del Valle:


-Edad: 30
-Nacionalidad: Español
-Imagen:
Spoiler:

-Capitan: Dulce
-Antigua Profesión: Comandante de la segunda brigada del rey Sancho I de España
-Historia: Oscar fue un sirviente leal a la corona donde sirvio valientemente como comandante de una de las divisiones mas importantes de la España cristiana su astucia sumada su imponente tamaño pronto lo hicieron un guerrero temido por todos los enemigos de la corona , su habilidad con la espada y el combate cuerpo a cuerpo en general solo se veian opacadas por su gran inteligencia en combate lo que le llevo a escalar rapidamente en el ejercito , su ambicion era ser el mejor guerrero del rey y inculcarle a su pequeño hijo los mismos valores que a el le fueron inculcados pero cuando el rey sancho fallecio traicionado en manos de su truan hermano toda su vida cambio para siempre , con el nombramiento del nuevo rey lo llamaron a jurar lealtad a este pero por sus principios y su sentido de justicia el no pudo jurarle nada a ese asesino , asi fue que despojado de su cargo en el ejercito solo tuvo 2 opciones quedarse y ser asesinado por orden del rey o huir al exilio .
Sin muchas mas opciones monto una barcaza con su mujer , su hijo y las pocas pertenencias que alcanzo a salvar y se encaramo al oceano . Tras 2 dias de ardua navegacion dia y noche fue alcanzado por un gran galeon del rey , sorprendido grito a su capitan que el tenia admistia siempre y cuando abandonara España pero el capitan le informo que el rey habia cambiado de parecer y lo habia considerado una amenaza y sin mas aviso abrio fuego contra la pequeña barcaza y todo se oscurecio . cuando recobro la conciencia se encontraba flotando sobre los pequeños restos de madera de su barcaza que no habian sido devorados por el fuego .
busco desesperadamente a su mujer e hijo sin encontrar rastro , y con su vida totalmente en ruinas se dio por vencido y decidio dejar de pelear y entregarse a la muerte , pero cuando creyo que era su fin fue rescatado milagrosamente por el barco Gaudium y su alegre capitana .


-Personalidad: Hosco y Silencioso , despues del incidente se volvio muy reservado aunque es muy fiel con quienes lo ayudan y puede llegar a dar la vida por salvar a quien el considere que merezca ese honor 


-Gustos y Disgustos:Entre sus Gustos estan la cartografia y la astrologia , ademas de la lectura sobre todo si se trata de guerra .
sus disgustos son todo lo que tenga que ver con su pais natal , el Rey y toda la armada española , ademas del fuego (le recuerda el incidente )y sobre todo odia las armas de fuego ( son para cobardes que no tienen el valor de medir fuerzas en combate) 

-Características (25 puntos a distribuir): 
Vigor = 18
Destreza = 8
Constitución = 14
Inteligencia = 17
Sabiduría = 8
Carisma = 8
-Habilidades Básicas: 
-LEER Y ESCRIBIR

-DOMINIO PUÑOS
-DOMINIO ARMAS BLANCAS

-NADAR




-Equipo: un Sable curvo con ciertas melladuras por el uso


color de roleo #ffffff


camino a la playa

 -No debemos perder más t~- una piedra de considerable tamaño impacto sobre mi humanidad antes de que Dulce pudiera acabar la frase, cortando el ambiente de golpe. Atónito me pase la mano por donde la roca golpeo aunque no me había hecho siquiera un rasguño.


Scher me miraba con ojos llenos de lagrimas y se acerco hecha una furia golpeando y gritando
- ¡Maldito Bastardo! ¡Mira que hacerte el héroe de esa manera estúpida! ¿Es que acaso te crees inmortal? ¡En qué demonios estabas pensando? – senti unas suaves pataditas en las canillas mientras seguia gritando.



 – Qué diablos… pareciera que te hubieses vuelto de piedra. Deberías estar agradecido… -o sin esperar mas ni emitir otra palabra la rodee con mis brazos y con sumo cuidado de no aplastarla la presione contra mi en un torpe abrazo.No sabia otra forma de expresar lo que sentia en ese momento.


-Ya... ya... volvamos al barco-  fue dulce quien nos hizo volver a la situación , debíamos volver rápido aun no sabíamos que encontraríamos ahí.


La marcha fue corta y presurosa , en el ambiente se percibía un sospechoso silencio atípico para cualquier expectativa que teníamos sobre lo que estaría aguardándonos en la costa . al acercarnos muy suavemente se empezó a escuchar un alegre canturreo . 


Al cruzar la ultima fila de arboles pude ver el calmo ambiente , a pesar de que esperaba fuego continuo o peor , nuestra barco hecho trizas nada parecía haber ocurrido y los 3 barcos flotaban calmos en la mar , del barco ingles no se observaba ni el menor de los movimientos y el único ruido ademas de las olas del mar eran los cantos felices de un solo hombre al frente de un gran caldero en llamas .


 -Davy-  la capitana lo reconoció al instante , una gran sonrisa se abrió paso en mi rostro. La capitana lo abrazo tiernamente y le susurro unas palabras .


Al ver la cabeza que sostenía en su mano me invadió el pánico - Ya lo habíamos acordado tu te encargas de la música y la fiesta y la capitana de la cocina y los... ingredientes - mi risa era un tanto nerviosa viniendo de su parte era muy probable saber que era lo que se cocía en esa olla.


Trate de no mirar dentro y proseguí -Aquí traigo a la capitana sana y salva como prometí , me alegra tenerte devuelta -

Ver perfil de usuario
Lily:
-Nombre: Lily Salleh/Campbell

-Edad: 5 años (casi 6)

-Nacionalidad: Nació en mitad del mar de ninguna parte

-Imagen o descripción fisica: Una niña de seis años, quizás algo menuda para su edad, de pelo oscuro y ojos morados.

-Personalidad: Es una niña como cualquier otra, curiosa, pregunta por todo lo que no le han explicado anteriormente, no tiene miedo a la sangre dado que fue criada por piratas. Por la misma razón, sabe que hacer en caso de un ataque, aunque suele asustarse cuando el barco zozobra y se va a esconder con su madre o con Maia. Siente especial predilección por las tabernas, donde le encanta jugar al escondite con Maia o Will, armando casi siempre una pelea por empujar a alguien por error.
-Gustos y Disgustos: Le gustan las nubes, el mar y los delfines, también adora parar en tierra para recoger las flores que hacen sonreir a mamá. Le da miedo el sonido que hacen las gaviotas, las tormentas de noche y que el barco se balanceé excesivamente.
-Otros: Kath le explicó que, en un abordaje (tanto en su propio barco como a otro) cuando vea piratas que no conozca haga dos cosas, si la han visto, correr todo lo que pueda hasta que alguien que la conozca la proteja, o en caso contrario esconderse y estarse lo más quieta y callada posible hasta que el peligro haya pasado. Conoce el nombre de su padre por un descuido de Kath, pero nunca lo ha visto y sabe que no debe preguntar por él. Tiene una muñeca que le hizo Dulce y algunas cosas más que le regalaron los miembros de la tripulación.
-Habilidades:
-Nadar
-Leer y escribir
-Jugar al escondite
Tom tardó un par de segundos en reaccionar y, aunque salí corriendo a toda la velocidad que podía, me alcanzó. Le había costado un poco, incluso me había perdido en aquel lugar, pero estaba segura de que era el camino bueno, por que la protagonista de una historia no se puede perder. Ahora agarrada por Tom, seguimos deambulando por los corredores de la fortaleza, encontrando pasillos desiertos, compeltamente vacios, parecían los restos de un naufragio. No vi nada de valor que quisiera coger, solo mantuve mi bolsa de dinero en su sitio y, cada pocos pasos, comprobaba que seguía ahí. Esa bolsa era mi billete para un barco nuevo en el que poder formar mi tripulación o tal vez para arreglar el de mamá si me castigaba. Un ruido hizo que comenzaramos a caminar con más sigilo, alguien estaba en el pasillo que teníamos delante. Tom debió reconcerlo y me soltó para ir a por él. Un estruendo me asustó, pues había sido realmente cerca, asi que me acerqué corriendo hasta Tom, que había agarrado a la persona por el cuello hasta que lo dejó incosnciente.
-¿Está muerto? -Le pregunté apoyando la cabeza en el pecho. no debía ser así, ya que pude oir su corazón latir. También seguía respirando -¡Hala! Puedes dormir a las personas -Dije emocionada. No entendía por qué lo había hecho pero Amir tenía muchas más heridas de las que yo recordaba.
-¿Me enseñarás? -Le pedí, planeando que asi cuando mamá o papá me quisieran castigar podría dormirlos y asi no acabar ayudando en la cocina. Me senté junto el cuerpo de Amir, estaba un poco cansada y ahora papá no iba a subirme sobre sus hombros. Tiré de la pernera del pantalón de mi contramaestre.
-Tom, tengo hambre -No me gustaba tener hambre y estar cansada, era aburrido -¿Podemos volver al barco? -Le pedí -Mamá nos dará algo para comer y podremos escuchar las historias de tía Maia -Le aseguré, levantandome, recordando que yo era la capitana y no tenía que pedir explicaciones -¡Por aqui! -Dije echando a andar sin esperarlo o recordar que debía cargar al pirata dormido. por supuesto, el camino que tomé no era el correcto y acabé llegando a una habitación muy grande, pero que no era la salida. Dije la palabrota favorita de la tía y me tapé la boca corriendo, a ella no le gustaba que la repitiese.
-Digo... ¡recargo la fruta! Por aqui no era -Cogí un papel que tenía cosas escritas, sin sentido, y lo usé como si fuera un mapa -Vamos por ahí -Dije animada, sabiendo que esta vez acertaría. Tras repetir el mismo patrón cuatro veces, equivocandome todas ellas, unas pequeñas lágrimas caían por mis mejillas. ¿Nos habíamos perdido? ¿Dónde estaba la salida? ¿Podríamos escapar alguna vez de allí o eramos prisioneros? Fingí que no pasaba nada, caminando delante, menos habladora, pero igualmente decidida, hasta que la siguiente decisión también fue errónea y comencé a llorar llamando a mi mamá.
De repente, unos brazos me levantaron del suelo. Amir se había despertado. Me limpió las lágrimas con suavidad, parecía estar aún algo atontado por la siesta, pero seguía sonriendo. No dijo nada, pero me abrazó y me dijo que los capitanes no lloran, asi que poco a poco fui tranquilizandome, limpiando la cara con su camiseta, donde me había escondido mientras lo abrazaba.
Cuando se me pasó el llanto del todo, me volvió a dejar en el suelo. Me recoloqué la ropa, mirando al suelo un poco avergonzada y todavía con los ojos llorosos.
Decidmos dar la vuelta ya que el camino era sin salida, aunque esta vez le di la mano a Amir para que no se perdiera ni saliese corriendo otra vez. Tom se quedó algo rezagado comprobando una puerta y enseguida escuchamos como nos llamaba. ¡¡Había encontrado la salida!! Tiré de Amir hasta llegar a esta, era cierto, se veía el mastil mayor del Syrenis desde aquella puerta. Solté la mano de mi tripulante.
-Podemos esperar en el barco -Les dije con una enorme sonrisa antes de salir corriendo. Por supuesto, me tropecé, cayendome al suelo, pero los raspones no iban a pararme, me miré las rodillas heridas y me quite un poco la porquería para seguir mi camino a toda la velocidad que pude. Las ramitas eran molestas, pero quería llegar a la playa lo más rápido posible, seguro que alguien se habría quedado vigilando los barcos.

Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra) - Nereida
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]


-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitana del Syrenis

-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro.
+Personalidad: Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +7
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capaz de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recién recargada. Espada.
El sol se comienza a poner de nuevo. Las espadas han dejado de luchar y los disparos todavía producen eco a pesar de haber cesado con la huida de los ingleses. Pero para mi no hay sentimiento de victoria. La fortaleza ha caido y con ella, todas mis esperanzas de encontrarla viva.
Mi hija, mi preciosa sirena, la luz de mi vida, la razón de que aún me mantenga en pie, no ha vuelto de la fortaleza y, tras las explosiones, no queda rastro de la edificación. Se ha desvanecido como una lágrima en el mar o un suspiro en la solitaria noche. En silencio, me acerco a recoger a Dulce, la muñeca de mi niña, lo único que me queda de ella en esos momentos. Esta sucia, llena de sangre, rota, sola... un reflejo de mi alma, de mi cuerpo y de mi mente. Intento llorar, intento sacar el veneno que me devora, pero nada sale de mi interior. No puedo alzar la voz y pedirles que la busquen, pues el miedo que tengo a encontrar su cuerpo inerte me paraliza. Tampoco voy a subir al barco, un sitio lleno de recuerdos, lleno de marcas, dibujos y objetos que, día a día, me harían ver que no está conmigo.
Las heridas que la batalla me ha causado palpitan. No soy capaz de mostrar dolor, incluso presionándolas para sentir mi cuerpo, no encuentro más que un muro a mi alrededor, una cárcel invisible, un golpe que me ha dejado fuera de combate. Cierro los ojos y tomo aire. No se si hay silencio o no escucho al resto, pero mi voz se alza sobre las demás. Cantar nunca ha sido uno de mis entretenimientos favoritos estando con gente. Los enemigos lo consideran una especie de debilidad, los aliados una tontería si no trata sobre ron o mujeres y mis amigos pocas veces han sido capaces de oírme, pero esta vez, se escucha por toda la isla. Una melodía sin letra comprensible, una melodía sobre la pérdida, sobre la muerte y la desesperación que esta conlleva. No puedo hablar, pero puedo expresarme así, abrazando la muñeca, cerrándome al mundo y tan solo cantando.

Unos pasos se acercan corriendo en nuestra dirección, desde el bosque. Algunos se ponen en guardia, pero apenas soy capaz de mirar, tan solo dejando la melodía sin terminar. ¿Porqué no me muevo? Esta viniendo hacía nosotros. Se la respuesta. Aún así, alzo la vista, forzándome a actuar como la capitana que soy. De entre la vegetación que asola la isla, un pelo negro, desordenado, lleno de porquería y realmente familiar se deja ver. Will, que también la ha visto, me mira, pero ni me doy cuenta, en cuanto esta lo suficientemente cerca, la abrazo con fuerza, con miedo, temblando.
-Mamá, me estás ahogando. Hola, tía Mai -Exclama la pequeña ignorando por completo todo lo que estoy sintiendo, intentando soltarse para ir a mostrarle algo a su querida tía. Pero no puede moverse de mi lado, la tristeza se convierte en ira.
-¡¿Dónde estabas?! ¡¿Sabes el susto que nos has dado?! -Lily me mira asustada, nunca le he gritado asi, aunque alguna vez si subí la voz, nunca era para echarle la bronca, nunca hacía nada lo suficientemente malo para enfadarme tanto y esta vez sin duda no era culpa suya, pero mi corazón no soportaba estar en silencio, no soportaba la idea de que durante un momento la había perdido. Quiero gritar algo más, maldecir o insultar, pero sus ojos, ahora enormes del susto, se empiezan a llenar de lágrimas, lo que apaga completamente todo el enfado.
-H-he traído a un am-amigo -Dice con la voz entrecortada, obligándose a ser fuerte y no llorar, aunque pequeñas gotitas comienzan a caer. Por donde ella ha llegado, otra persona con la respiración acelerada cruza las hojas. Alguien que ha salvado a mi hija, que la ha traído de vuelta, alguien que se merece mi gratitud infinita. Alguien que, realmente, no esperaba encontrar.
-¿A..m..ir...? -Escucho murmullos detrás de mi, incluso Lily esta diciendo algo, pero no puedo apartar la mirada mientras un tropel de pensamientos cruzan mi mente, algunos de ellos tan absurdos como para preguntarme qué pensará de mi al verme vestida como a una cortesana, con la falda rasgada por encima de las rodillas, heridas por el cuerpo, sangre, barro y sudor, llena de marcas y cicatrices viejas y el pelo horrible, otros más importantes, como si es una ilusión causada por el cansancio o tan solo son dos espíritus jugandome una mala pasada.
"Pero todos pueden verlos" Me digo, intentando calmarme. En el instante en que suelto un poco, Lily sale corriendo, dejándome sin el apoyo que me daba. Me he quedado sin habla, hace años que no considero la posibilidad de encontrarme con él y ahora... esta delante de mi. Con suavidad, me estiro un poco buscando tocarle la cara, lejos de las heridas que tiene que tiene. Un mal pensamiento me hace creer firmemente que mi mano se cerrará en el aire, pero no es así.
-Estas aquí... -Murmuro, notando como una gran carga desaparece de mis hombros, desestabilizandome y haciendo que me caiga al suelo arrodillada, haciéndome daño pero llorando como una tonta por otra cosa. He cumplido mi promesa, le he encontrado, esta a salvo, esta vivo. Noto que su cuerpo se tensa al verme caer y que esta ligeramente incomodo al oírme llorar, pero no soy capaz de parar. Esta conmigo.
-¿Mamá? ¿Te duele algo? -Lily ha vuelto a mi lado, esta preocupada, se le nota en la cara. Me cuesta mucho recobrar la compostura, pero Maia ya debe estar dando órdenes a los tripulantes para que se pongan en marcha, alejándolos de nosotros para que pueda recomponerme tranquila. Will sigue mirando desde lejos, pero no se acerca y se pone a dar órdenes. Me siento mal por él, pero siempre he ido con la verdad por delante, no tengo nada por lo que sentirme culpable. "¿Nada?" Me pregunto dubitativa, pero no le doy vueltas y decido que es momento de ponerme en pie. Amir me ofrece su mano para ayudarme, preguntándome con una voz algo apagada si estoy bien. Asiento, pero después niego.
-No lo se -Admito, muy bajo, pero no suelto su mano, me aferro a él con miedo de que sea tan solo un sueño, aun dudando de que sea cierto lo que esta ocurriendo -Lily... vete con Will -Mi pequeña me mira confundida, pero tras decidir que estoy bien, se aleja corriendo, aunque me produce cierta incomodidad oir como grita "papá Will".
Ninguno de los dos se anima a hablar, noto que evita mi mirada y realmente no se como actuar. ¿Como decirle que le echaba de menos, que había estado buscándolo desesperadamente hasta que me hice a la idea de que estaba muerto, que su desaparición me dejo completamente destrozada y había tenido que volverme mas fría de lo que era tiempo atrás? ¿Como le iba a decir que del ultimo día que nos vimos, de ese único día, había nacido Lily?
-Felicidades... -No se cuanto rato llevamos quietos, pero lo miro igual ya que se libera de mi mano. Su voz se me hace áspera, ronca y apagada, no como la recordaba. Mira algo lejos y, al girarme, localizo a Lily, que habla animada con Maia, contándole algo mientras gesticula en exceso. Sonrío un poco, con cariño -, os deseo lo mejor -Me extrañan sus palabras, algo no suena bien tras ellas. Parece una despedida. Cuando me giro, veo que Amir se esta alejando de mi, perdiendose en la vegetación. "No" pienso alarmada. Otra vez no. Avanzo los pasos que me separan de él y le agarro del brazo.
-A-amir -Mi voz se queda parada cuando me mira, pero no sabemos como hablar, tras tanto tiempo el dolor se ha vuelto mas palpable que nosotros y nos hemos acostumbrado hasta el punto de no saber como seguir.
-... -No se que decir y noto que se suelta de mi, con suavidad, pero evitando mi contacto. Asegura que no tengo que explicarle nada, pero se por sus ojos que miente, que se siente traicionado.
-Amir -Me giro al oír a Will que parece habernos seguido. Lo miro temiendo lo que pueda decir, pero Amir se da la vuelta para marcharse, tras una mirada de odio -Escucha lo que tengo que decir, maldito bastardo -Le dice, acercándose rápidamente. Desde siempre ha sido un poco menos valiente que el resto, evitando enfrentamientos directos, pero ahora parece decidido -Llevas 6 años desaparecido -Se había puesto delante de Amir, impidiéndole andar -Ka... -Parece dudar pero continua -Katherine te necesita -escucho que murmura algo como respuesta pero no soy capaz de oírlo.
-¡No seas estúpido! -Exclama de repente, enfadado -¡Yo no he podido ayudarla en nada! ¡No te haces una idea de lo que ha ocurrido en el barco, tu desapareciste sin dejar rastro y nos quedamos Maia y yo para cuidarla! -Amir lo agarra por el cuello de la camisa, claramente enfadado por esa forma de hablarle, pero Will se suelta con un solo movimiento.
-¡Lily es tu hija, maldita sea! Me llama papá por que he estado cuidándola, ¡¡Kath nunca me ha visto como nada que no sea un hermano!! -Sus ojos buscaron los míos, él sabia que aquel beso era tan solo un momento de debilidad.
-Nadie puede borrarte del corazón de mi capitana, pero si vuelve a pensar en tirarse por la borda por culpa tuya, te mataré -Dicho eso, se acerca a mi y me murmura que estarán esperándome en el Syrenis. Le sonrió como agradecimiento y dejo que se marche. En cuanto desaparece, me siento mas incómoda, lo que aumenta porque Amir no dice nada, pero me mira de reojo. Me intimida lo que pueda pensar de mi y de Lily, de que no quiera saber nada de nosotras y prefiera irse a seguir con sus aventuras.
-Es... ¿Es verdad? -Por supuesto, Amir me mira confundido -Lo que ha dicho... ¿es verdad? -Mi miedo aumenta, pero sonrío un poco, no quiero obligarle a ser padre de una niña así, que consideraba padre a otra persona. Es una sonrisa triste, pero no soy capaz de nada mejor.
-Si... yo... no sabia que estaba embarazada hasta cuatro meses después -No soy capaz de mirarle a los ojos, asi que miro al suelo, alternándolo con él -Estaba asustada... no entendía que me pasaba y... todos temían que estuviera enferma -No se por que estoy contándoselo, pero el silencio me molesta y quiero que sepa lo ocurrido -, cuando Lily nació yo... yo estaba... habías desaparecido y no conseguía encontrarte -Una parte de mi sigue temiendo que todo sea una broma pesada, pero prefiero no llenarle la cabeza con preocupaciones pasadas.
-Maia le ha contado cosas sobre ti, yo... no era capaz de... -No continuo y me froto un brazo sintiendo que esta conversación no va a ningún lado. No quiero perderle pero... Lily es mi prioridad en caso de que me hiciese elegir, aunque eso rompería el corazón que se me esta curando en este instante, muy lentamente. "No va a venir" Ya no soy capaz de leer sus ojos como tiempo atrás, no se que piensa, no se que parte cree de mi historia, pero siento que no  va a venir. Quiero irme, quiero esconderme en el barco, estar sola, tranquilizarme, pensar... pero mis piernas no se mueven. La gran cantidad de emociones ese día, sobre todo la horrible sensación de no haber podido salvar a mi hija, me tienen aún al borde del abismo.
-Davy esta... herido... -Prefería cambiar de tema, no me gusta su mirada llena de pensamientos confusos -, creimos que... que no... -Las palabras no me salen, ha sido un día asqueroso y parece que no va a terminarse todavía. El exceso de silencio me hace retroceder un paso, no quiero darme la vuelta y alejarme, pero esa respuesta inexistente no hace más que agrandar el vacio de mi interior.
-... -Abro la boca para decir algo, pero no soy capaz, me rodeo con los brazos, esperando recuperar algo del calor perdido mientras tomo la decisión de dejar que se marche. Antes de que haga nada, Amir se gira a mirarme. No está enfadado, eso esta claro, pero no sabría decir qué piensa. Retrocedo otro paso al notar que se acerca, mirando al suelo, avergonzada por la situación, mi vestido está destrozado, manchado de sangre y suciedad y la cara llena de lagrimas secas que comienzan a brotar solo por el pensamiento de volverle a perder.
Pero nunca ocurre la despedida que espero. Abro los ojos de nuevo al notar su mano en mi mejilla y lo miro. Al principio no me doy cuenta, pero una pequeña sonrisa empieza a aparecer en su rostro. En sus ojos encuentro una intensa mirada que consigue que me sonroje como una niña tonta tan solo por eso y por tenerlo tan increíblemente cerca.
Me fijo en tonterias, pequeñas cicatrices que antes no estaban, alguna arruga en la frente, el pelo revuelto parecido al de Lily, pero todo se va por el desagüe cuando noto su mano en mi cintura, acelerando mi corazón hasta donde no recordaba que podía llegar. Poco a poco, se acerca, hasta que nuestros labios por fin se rozan. En ese estrecho espacio, mi mente entraba en pánico, temiendo no recordar como se hacía, pero mis miedos se desvanecen como si nada me hubiera molestado antes. Él solo ha conseguido derretir la coraza que me ha llevado mucho esfuerzo construir, haciendome cerrar los ojos y corresponder al beso que tanto tiempo llevo esperando. Es corto, demasiado corto, pero cuando nos separamos no me queda aliento y todo lo que he estado cargando se aleja arrastrado por su beso. Al mirarle de nuevo, sonrie algo avergonzado, probablemente dandose cuenta de lo tonto que ha parecido discutiendo, pero eso solo hace que, otra vez, empiece a llorar, aunque riendome a la vez, haciendome parecer una loca.
-Kath... -noto preocupación en su voz, pero el cálido aire que pronuncia mi nombre no ayuda a que recupere la compostura. Los brazos de Amir me rodean, estrechandome tan fuerte que parece querer partirme, a pesar de no ser molesto para mi.


_________________

Ver perfil de usuario
Post en progreso:
-¿¡Donde estas!?-
Me incorpore subitamente examinando a mi alrededor en busca del tipo de tridente y cola larga al que habia estado persiguiendo, era rojo como una langosta y tenia patas de cabra...por lo que no estaba seguro si sabria igual que una o la otra...habia solo una forma de averiguarlo...le habia apostado por langosta a mi compañero de cuarto Hachaenlacabeza, el se inclinaba por la cabra...o al menos eso habia entendido yo...cuando hablaba no se le entendia muy bien...quizas no habria recibido una educacion muy privilegiada...o quizas fuera el trozo de metal inscrustado en su craneo el causante de aquel impedimento...de todos modos era un gran tipo...todo estaba oscuro...ya no parecia estar en el mismo lugar...no hacia tanto calor...
-Hachaenlacabeza?...Tripasafuera?...Sinbrazos?...Pedro?..-
En la penumbra del cuarto donde me encontraba acostado no lograba distinguir a nadie mas...y mis amigos no parecian responderme...definitivamente ya no me encontraba en el infierno...o en Mejico aun no estaba seguro del todo donde habia pasado mis ultimos dias.
Me puse de pie con cautela y avance hacia el marco de luz que parecia ser la puerta, y al abrirla senti una oleada de felicidad al reconocer el navio en el que habia despertado
-Capitana!-


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 11 de 11.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.