La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 13 de 15.]

Recuerdo del primer mensaje :

Skull And Crossbones
The Key To The Cage



SIRENIS


Tripulacion:
-Capitana: Katherine Campbell
-Contramaestre: Maia Twiin
-William Black
-Sebastian Ojo de Luna
-Samantha Aldrich
-Lily Salleh Campbell
-Francis Bonnefoy
-Dayron Cabrera
Intro:
El mar, de nuevo en calma. Una calma que precede a la tormenta. Desde cubierta podía notar el sol brillante en el horizonte, calentando el aire y despertando a las aves.  La tripulación estaba agitada pues por fin teniamos acción despues de un par de días navegando.
Por fin, esa mañana, la capitana Kath nos despertó a gritos. ¡Teniamos rumbo! Los vítores recorrieron los camarotes de la tripulación y los animos volvieron a levantar sus cansados cuerpos. El movimiento volvió a surgir en el navio.
Hacía tiempo que nos habíamos acostumbrado al Sirenis aunque había pasado ya tiempo de aquella batalla. Miré a la pequeña Lily siguiendo a su tía y a Kath llevando el timón mientras el timonel se despertaba lo suficiente para poder manejarlo.
Antes de llegar a nuestro destino, Kath se enderezó, separandose del mastil donde estaba apoyada hasta hacía un momento. Era hora de sumergirnos. Ya nadie reaccionaba a aquello, aunque la primera vez más de uno casi se muere del susto. Sonreí al recordarlo y me puse en mi puesto. Bajo la superficie, el agua no tocaba nuestra cubierta. Los peces se apartaban nerviosos a nuestro paso y la luz del sol se distorsionaba con el movimiento de las olas. Maia entrenaba bajo la atenta mirada de Lily, que esperaba entusiasmada su turno de mostrar nuevas habilidades. Kath, en cambio, se mantenía separada del grupo. Fui hasta ella y le aparté el pelo de la cara. Me miró y buscó a su hija con la mirada.
-Solo te ví distraida -
Suspiró y se fue a actuar de capitana, guiando nuestro camino. Desde donde estaba pude ver los cascos de los barcos que pasabamos por debajo, aunque no tardaríamos en salir a la superficie, pues aunque eramos casi intocables bajo el agua, la isla de Tortuga se mantenía en la superficie.
Viramos para escondernos de los ingleses que vigilaban las orillas y entramos por una cala menos vigilada. Tras desembarcar un grupo, el barco volvió a desaparecer. Si nos encontraban, lo mejor sería que no supieran como habíamos llegado. Sin ninguna indicación, todos sabíamos donde íbamos: La hija del capitán, la última guarida pirata.
Nadie debía vernos, nadie podía alertar. Todos aquellos que se atrevieron a interponerse perdieron la oportunidad de huir al sobrevalorar sus habilidades y burlarse de las chicas. Kath y Maia aún seguían reglar diferentes, pero ambas mataban sin piedad, una por diversión, la otra por proteger, pero de ambas espadas caían gotas de sangre aún caliente de los idiotas que intentaron pararlas.
Maia abrió rápidamente la puerta de la taberna y en un momento todos desaparecimos de la vista en su interior. La pequeña Lily parecía divertirse sin enterarse de lo que ocurría mientras su madre se abría paso bruscamente en dirección a la barra, apartando a los que le tapaban el camino. Miré a ambas mujeres, siguiendolas cuidando que nadie tocase a Lily, o lo siguiente que rodaria por el suelo sería mi cabeza, pues no solo la capitana era agresiva con ese tema. Me costó un poco llegar a la barra pero por fin conseguí alcanzarlas. Allí empezamos a ocupar poco a poco la zona. Senté a Lily al lado de Mai, mientras la pequeña le enseñaba orgullosa la bolsita de dinero que le había cogido a uno de los borrachos del camino. Una pequeña sonrisa asomó en el rostro de Maia, que parecía solo tener gestos amables para ella, y con una leve señal de aprobación consiguió que Lily se riese y viniera a contármelo. Mientras fingía hacerle caso, me fijé en que Kath se subía a la barra de un salto y se ponía de pie sobre esta. Ya no sonreía, nunca, al menos que la vieramos. Había cambiado, todos habiamos cambiado en esos seis años y más aún con lo ocurrido en Tortuga. Pero esa noche todo se acababa. Uno de nuestros "queridos" parroquianos cometió el error de gritarle obscenidades a la capitana, que lo miró con asco. No hizo falta mas que un gesto para que Maia adelantase un par de pasos, lo justo para que su arma lo atravesase de lado a lado, los que se habían adelantado a por él volvieron a su sitio. Después retorció para sacar y se sentó de nuevo junto a mi y a Lily, que aplaudía a la tia Maia por espantar a los monstruos. Mi mirada se cruzó con la de Kath, en donde pude ver de nuevo tristeza, como siempre, desde hacía años. Pero yo ya no sabía que más hacer... ahora que por fin volvía a estar con todos, lo mejor era no presionarla, de modo que solo le sonreí, anímandola a que hablase. -¡Esta situación es ultrajante! -
Exclamó, alzando la voz sobre los ruidos propios de una taberna, llamando la atención de los que aún no se habían dado cuenta de su presencia
-Cómo puede ser, ¡que nosotros! ¡¡piratas!! ¡las personas más temidas antaño en la armada! Estemos recluidas en este lugar como sucias ratas! Presumimos orgullosos de nuestra bandera, de nuestras velas, de nuestros barcos, pero nos escondemos en el fondo de una apestosa taberna cuando más deberiamos levar anclar y volver a surcar los mares -
Muchos alzaron la vista de sus jarras para mirarla
-pero no, es más fácil murmurar el odio que le tenemos a los que hasta ahora nunca se habían atrevido a coaccionarnos. Nuestros hermanos de batallas ahora reposan en el fondo del mar, lanzados al amparo de Davy Jones por un grupo de perros sarnosos. ¿Acaso ellos, con sus trajes rojos totalmente impolutos, son más fieros que nosotros? ¡¡SOMOS PIRATAS!! A nuestras espaldas cargamos con cientos ¡MILES! de cuerpos sin vida de aquellos que osaron cruzarse en nuestro camino! Alzemos las banderas traigamos la muerte de nuevo a este mar, la memoria de todos nuestros tripulantes sigue viva! Solo hay tres liquidos que ansiemos, el mar para navegar! el ron para calmar nuestros males y ¡la sangre de nuestros enemigos! -
Exclamó finalmente, alzando su espada, logrando con ello que el furor de los demás, que poco a poco había llenado sus corazones extallase, haciendolos levantarse y rugir como hacia tiempo que no había visto en aquel lugar dejado de la mano de dios. Miré a Kath, que por más que compartía el sentimiento con todos, no parecía entusiasmada. Bajó de un salto de la barra y se tomó un trago de su jarra.

Los gritos alarmaron a invitados no bienvenidos, que entraron en la taberna como furias, acercandose a quien había causado tanto escándalo, facilmente localizable por el espacio que había a su alrededor. Cogió a Katherine por el cuello de su ropa y la levantó delante suyo, aunque no consiguió despegarla del suelo. Preguntó en un tono irrespetuoso si acaso no habían dejado claro que nada de reuniones. Varios de los que había allí se sentaron de nuevo, parecían controlados por las palabras de aquel hombre.
-No deberias tocar así a una dama -
Dije con calma, viendo como Kath le mantenía la mirada con fiereza
-Podría salirte el tiro por la culata -
Le advertí, aunque prefirió no hacerme caso. Suspiré cuando la espada de Maia cortó la muñeca del hombre como si se tratase de un muñeco.
El dolor tardó en llevar a su cerebro, pero para entonces, otras tres espadas atravesaban su estómago. La de Maia, la de Kath y la mia.  Un grito de dolor y lamento en aquella alma perdida alertó al resto de su batallón, pero la capitana ya contaba con ello. Hora de irse.
-¡Piratas! -
Gritó Kath, cogiendo a Lily y dandomela
-¡Preparaos para la batalla! ¡Destruyamos estas cadenas y abrámonos paso a la libertad! -
La puerta se abrió. El pobre inglés que lo hizo solo se vió venir encima una jauría de perros de agua furiosos y listos para morir por su bien más preciado. Volvimos hacía nuestro barco, llevandonos a todos los que ansiaban el mar tras nuestros pasos.
Autoras: Capitanas Adamaris y Kairiki


OFF: Son las 23:00, una húmeda brisa anuncia que una tormenta se acerca. Atraviesan las puertas de la taberna e irrumpen lanzando eufóricos gritos de guerra a las calles de la isla, unos pocos soldados se acercan atraídos por el alboroto. Al nor-este se encuentra la base militar de la armada británica, donde se encuentran la mayoría de los soldados, al sur-este se encuentra el puerto, resguardado por 4 guardias de sacos rojos. Aunque no saben cuantos soldados hay en la base, podrían sorprenderlos ya que a estas horas se encuentran durmiendo, aunque si fallan podrían perder su única oportunidad de escapar de la isla y hasta su libertad. El camino hacia el barco parece despejado, y ya que conocen el paradero del tesoro del oleaje rojo (una isla llamada Ábaco, ubicada al norte) quizás sea mas prudente embarcar cuanto antes.


GAUDIUM


Tripulacion:
-Capitana: Dulce
-Contramaestre: Davy Van Bockholt
-Oscar Del Valle
-Andrea Campos
-Scheherezade
Intro:
El majestuoso navío se abría paso lentamente por el embravecido océano, enfrentando temerario a las olas que lo embestían airadas, olas, que luego se transformaban en una nube de diminutas gotas de agua y espuma que acariciaba el calmado rostro de su capitana, erguida impasible en el puente con la vista fija en el horizonte. Los años habían borrado de su temple el miedo y la inseguridad que las cadenas y el látigo habían inculcado durante su vida de esclava, y aunque aun poseía un espíritu noble, su carácter ya no era el de la endeble niña dedicada a cumplir con los deseos de su amo. Los miembros tripulación, algo nerviosos por la tormenta, la observaban expectantes, pero sabían que bajo su mando estaban a salvo. Habían sido testigos de los "hechizos" que Dulce era capaz de realizar, durante 6 años la habían seguido a donde sus visiones la guiaban, aprendiendo acerca del extraño poder que los vientos habían confiado sobre ella, y como usarlo para doblegar a las hordas de muertos que infestaban los mares, amenazando con extinguir a cualquier pirata que no se les uniera. Bajo su mando habían enfrentado y vencido a cientos de piratas muertos, devolviéndolos al infierno del que habían salido.
Pero el "Ángel de Alta mar", como comenzaban a llamarla los pobres diablos a los que rescataba de Bodvar, no podría haber sobrevivido a la dura vida que ahora demandaba ser un pirata, no sin su contramaestre y protector, el joven irlandés de cabellos blancos
-¡Si quieres matarme, lanza tus rayos a mi espada, maldita!-
Los gritos se oian desde la cima del palo mayor, donde Davy desafiaba a la tormenta lanzando, entre carcajadas, sablazos a la nada. Un trueno resono a unos metros en estribor.
-¡Ha! ¡Fallaste de nuevo!-
El joven envaino las espadas y se dejo caer, sujetándose en el aire de uno de los cabos, luego de otro, y después de dar un giro cayo parado inclinandose apenas por la inercia de la caída. Los tripulantes se inquietaron cuando el contramaestre paso entre ellos, para pararse junto a la capitana en el puente. Se dice que el Gaudium examina las almas de quienes intentan abordarlo, solamente permitiendo que aquellos de corazón puro puedan tripularlo...pero nadie entendía como al "Demonio Blanco", el asesino mas sádico y terrible de los 7 mares, le habia permitido la entrada. Algunos creian que el barco lo eligio para proteger a Dulce, otros dicen que en su locura, el chico en realidad poseia un alma pura, siendo inconsciente de su maldad.
-¿Falta mucho capitana? no hay mucho para hacer en un barco que se tripula solo y comienzo a aburrirme-
Dijo Davy rascándose la cabeza, Dulce le dedico una agradable sonrisa
-Ya solo unas millas mas, no te preocupes-
La joven se volvió a mirar hacia el horizonte
-Y por lo que he visto, tendrás mucha diversión en la isla-
Davy lanzo un grito de alegría, desenvaino sus espadas y las afilo rozandolas varias veces, mientras se volvía a la tripulación
-¡Vamos holgazanes!, ¡a entrenar! ¡no crean que sus abra kadabra alcanzaran para hundir a Bodvar!-
Grito mientras se paraba en el centro del barco esperando que toda la tripulación lo atacara, pero antes de que pudieran comenzar se oyó el grito de uno de los marineros
-¡Tierra a la vista!-


OFF: Son las 23:00, y la tormenta aun arrecia contra las playas caribeñas. Arriban por la costa sur-este a la isla que Dulce había visto en sus visiones, nunca la han explorado, por lo que no saben nada de ella. Deberán elegir si pasar la noche en la costa frente a la que se extiende una densa y espesa selva, recorrer la costa hacia el norte o hacia el oeste, o, si se sienten con suerte, adentrarse en la espesura. Dulce solo sabe que debe buscar "la isla en la isla", sin saber que es lo que significa

Ver perfil de usuario

El miembro 'Leidana' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'1d4' : 3

Ver perfil de usuario http://lamazmorragris.foroargentina.net
Davy Van Bockholt:
-Nombre: Davy Van Bockholt

-Edad: 26 años

-Nacionalidad: Irlandes

-Capitan: Dulce

-Antigua Profesión: Decorador de interiores

-Imagen: Mide unos 1.82, de contextura musculosa, su palida piel se encuentra cubierta de cicatrices que manifiestan su amor por las batallas. Una sonrisa sincera y divertida adorna casi siempre su rostro, enmarcado por mechones desparejos de cabello blanco que caen hasta sus hombros. Viste el uniforme de un comandante de la marina que sucumbio bajo sus machetes, cree que su cargo de contramaestre demanda una vestimenta apropiada, aunque el desgastado atuendo aun lleva las manchas de sangre de su antiguo dueño y se encuentra lejos de ser decoroso.

Davy:

-Historia:
Nacio en el mar, su madre dio a luz a bordo de un navio carguero que se dirigia de irlanda hacia las costas de america; su barco encallo en las costas de una de las islas del caribe, conocida entre los marineros por ser tierra de canibales, nada mas se supo del barco o sus tripulantes.

Años despues un barco pirata busco refugio de la armada inglesa en la misma isla, donde encontraron al niño, ahora de unos 7 años de edad, cantando una cancion de mar mientras intentaba bajar un coco de una palmera.
-¡Bienvenidos a mi isla!-
Exclamo alegremente el muchacho al percatarse de la presencia de los piratas.
El Capitan y sus hombres siguieron al niño a su "hogar" y descubrieron los restos del navio encallado, al parecer los sobrevivientes habian dispuesto una valla defensiva contra los canibales pero esta se encontraba destrozada y cubierta de sangre, al igual que las paredes externas de la nave, en el interior, junto a los cadaveres esparcidos, (con los que Davy aun mantenia animadas conversaciones), el niño habia trazado algunos garabatos usando la sangre como tinta. Guiandose por los dibujos y el conocimiento que poseia acerca de aquellas islas el capitan dedujo los detalles de la tragedia: los nativos de la isla habian sido repelidos por algunos años por los desdichados sobrevivientes, pero al parecer a los marineros se le acabo la polvora y el grupo numericamente inferior termino sucumbiendo ante las lanzas de los salvajes. Al parecer alguna clase de temor reverente hacia el muchacho hizo que los nativos huyeran nuevamente a la selva, Santamaria sabia que los canibales relacionaban el color blanco con la muerte y quizas fue la palida cabellera de Davy la que salvo su vida.

Una joven grumete, cuya vida errante en el oceano nunca le habia dado oportunidad de tener familia, decidio adoptarlo y asi el niño se convirtio en miembro de la tripulacion de Santamaría, el terrible pirata español que mas tarde conspiraria contra la hermandad guiandolos a su muerte.
El niño crecio forjado por el estruendo de los cañones y mecido por la bravura de las olas, pero aunque su madre adoptiva se habia criado entre los mas valientes perros de mar, noto en Davy un sadismo y ausencia de miedo que no era normal.

A pesar de las inquietantes peculiaridades del muchacho, fueron felices juntos por un tiempo, pero los riesgos como bandido en las costas del mediterraneo fueron creciendo exponencialmente cuando los reyes españoles comenzaron a tomar manos en el asunto. Cuando tenia 13 años, durante un ataque, su joven madrastra fue alcanzada por una bala en el pecho y murio al instante; esa tarde los machetes de Davy se abrieron paso entre sus enemigos, desmembrando y arrancando alaridos hasta llegar al fusil que se habia robado a su madre, fue la primera vez que el demonio blanco probo carne humana.

Despues de haber culminado la sangrienta pelea el capitan le ofrecio la oportunidad de abandonar la tripulacion, sabia que aun podia disfrutar de una vida normal en tierra, y sin el cariño de su madre temia por la salud mental del inestable joven...pero el se nego rotundamente -"Mi unica patria la mar.."- cito la famosa cancion entonanda por los bandidos de la costa. El Capitan acepto la decision del muchacho y le encargo el trabajo de mantener las armas afiladas y listas para el abordaje.
Durante sus años de pirata conocio a Katherine y Maia, llegando a quererlas como hermanas, y finalmente en uno de sus abordajes a la joven Dulce, en cuya mirada veia la bondad que la vida nunca le habia demostrado. Encandilado por la luz de la muchacha dedico su vida a protegerla, dejando atras al joven salvaje e inmaduro para convirtiendose en su leal contramaestre.

-Gustos: Ama el mar, las tormentas, navegar bajo la luna, tiene una obsesion por las armas blancas, asustar a sus enemigos gritando o cantando alguna temible cancion pirata, saltar de lugares altos, treparse al mastil, comer en especial las comidas de Dulce, y alguna que otra extremidad seccionada.

-Disgustos: Odia quedarse a cuidar el barco, que lo traten como un crio, los engaños y las mentiras, la traicion, la gente enojada, la gente cobarde.

-Miedos: Tiene un reverente miedo a la magia y a las cosas que no puede entender.

-Otros: Cuando pelea o esta por pelear suele imitar a los animales con una sadica sonrisa y los ojos desmesuradamente abiertos para asustar a sus oponentes.

-Características:
- Vigor = 22
- Destreza = 26
- Constitución = 15
- Inteligencia = 14
- Sabiduría = 8
- Carisma = 8

-Habilidades Básicas:
- Dominio armas blancas
- Dominio de los puños
- Trepar
- Saltar

-Habilidades Especiales:
- Naturaleza Salvaje (lvl 1) Tienes afinidad con los animales, cuando tus instintos afloran en la batalla tu vigor y destreza aumentan aunque tu inteligencia, sabiduria y carisma disminuyen, puedes perder el control.

-Equipo:
- Dos machetes
- ...

- Reputacion: -8

-¡Vas a hacer que te maten!-
Cerre mis ojos mientras los proyectiles zumbaban a mi alrededor
-No te preocupes, se como volver-
Conteste intentando que no se preocupara, en verdad no recordaba como habia vuelto...todo fue muy cofuso...me preguntaba si los chicos me echaban de menos.
Senti algo humedo en la mano, que tenia apoyada en el suelo junto a ella, al ver de que se trataba note que era sangre...y que brotaba del brazo de Dulce...mi pecho se inundo de toda clase de oscuros sentimientos.
-¿D..Duele?-
Pregunte incapaz de ocultar mi preocupacion...temiendo una respuesta afirmativa...la habian herido...me dispuse a vendar la herida pero Kath llego antes
-Davy -
Me volvi a mirarle aun sosteniendo la mano de Dulce
-, te necesito de timonel -
Sujete con fuerza la mano de mi capitana volviendo a mirar la herida y luego a su bello rostro en busca de alguna mueca de dolor...no podia
-Cambiamos el rumbo, todo a estribor, colócanos al otro lado del navío de estos desgraciados-
No deje de mirar a Dulce, no queria irme de su lado..
-Ve, yo voy a estar bien
Asenti incorporandome, dude unos segundos, bese su herida sin dejar de acariciar su mano y le dirigi una mirada de suplica a Kath antes de salir corriendo al timon.
Segui las ordenes de la capitana, con la mirada fija en aquellos bastardos...la habian herido...la habian herido...vire el barco manteniendo los dientes apretados y lo alinee con el navio ingles, lanzando gritos de furia al tiempo que los cañones estallaban.

---------------------------------------------------------------


Lentamente, como la marea se devora la costa buscando la pleamar, los piratas fueron prevaleciendo sobre los ingleses, siendo el inesperado ataque del syrenis el impulsor final de la insolita victoria. Al pasar junto al navio, los tripulantes de Kath y Dulce recibieron un saludo de los 5 capitanes  desconocidos que ahora sabian aliados, como si fuera el sello de un tacito acuerdo de paz entre antiguos enemigos.
Amir se recosto simplemente intentando mantener una calmada sonrisa a pesar del dolor
-Dime que no tengo que esperar hasta llegar a la costa por un trago..-
Bromeo a modo de suplica, con la serenidad del hombre que se sabe fuera de batalla por causas externas a su propio honor.
Davy por el contrario parecia sentirse incapaz de mantenerse a bordo, encendido por una furia que parecia ocultar mas de lo que exhibia. Aquellos que observaron con cuidado distinguieron entre sus labios dientes mas grandes y agudos.
La tripulacion de Craver se encontraba resguardada en su navio, con los cañones cargados pero sin capacidad de maniobrar, experando con disciplina militar el asedio. 4 barcos piratas (los que no habian acudido a ayudar a Emeline) se encontraban rodeandolo pero sin arriesgarse a entrar a distancia de tiro. Las capitanas ahora decidirian si atacar a Craver o retirarse a la costa para atender a los heridos.



Última edición por Kuvuka el Vie Sep 14, 2018 9:30 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario
OFF: Tirada por carisma para convencer a Hawk de rendirse falla 
numeros:
Dados 19 + Carisma Emmeline 11 - Carisma Hawk 30  = 0

ON:

Bradley Hawk:
Nombre: Bradley Hawk

Info: Hermano menor del renombrado Comandante William Hawk, el muchacho recibio la misma instruccion que su hermano, pero quizas por la edad o quizas por el temperamento, no demostro las mismas cualidades en el campo de batalla. Hay quienes dicen que su posicion es prematura, pero su hermano insiste en que "la polvora templara su caracter"

Especialidad: Nobleza, Esgrima, Entretenimiento (violin)

Vigor = 11      
Destreza = 17    
Constitución = 11  
Inteligencia = 20  
Sabiduría = 5      
Carisma = 30        

Habilidades
Dominio de espada
Leer y escribir
Nadar
Comercio

Había fallado...habia dado la razón a todos aquellos que alegaban que mi mayor talento, si no el único, era mi apellido. Había perdido un navío de guerra de la Real armada inglesa frente a un puñado de sucios piratas, y ahora probablemente perdería también la vida. Los segundos que la mujer a la cabeza del ataque se tomó para llegar frente a mi pasaron con una horrible lentitud, desfilando entre pensamientos de un fracaso arrollador y presagios de un final terrible.
Monsieur, ríndase ahora y prometo perdonar su vida y la de sus hombres...o por lo menos de los que queden de ellos. Tiene mi palabra.-
Sus palabras despertaron una esperanza, que intentó en vano abrirse paso desde mi pecho a mis extremidades, suplicando manifestarse en mi humillación a cambio de conservar la vida, pero no lo consiguió. Mi derrota si bien era total, no seria humillante...a pesar de mi falta de temple para la batalla, ningún Hawk podía ser llamado cobarde. 
-Lo siento milady, no me insulte con la opcion de una salida facil-
Puse toda mi fuerza de voluntad en que mi voz no dejara entrever el miedo
-Deberá arrebatarme el mando con su espada, no con sus palabras-
Sabia manejar la espada, no seria derrotado facilmente, tan solo me quedaba dar una buena pelea y morir con honor, intentando llevarmela conmigo al infierno.
Me puse en guardia, y cuando note que estaba lista lance mi primer estocada buscando su lado derecho.

OFF: Dados: 12
Tirada de destreza: El ataque falla por poco
numeros:
Dados 12 + Destreza Hawk 17 - Destreza Emmeline 22 = 7



Última edición por Kuvuka el Lun Sep 17, 2018 6:29 pm, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
El miembro 'Kuvuka' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 '1d6' : 3

--------------------------------

#2 '1d6' : 6

Ver perfil de usuario http://lamazmorragris.foroargentina.net

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087


- Lo siento milady, no me insulte con la opcion de una salida fácil. Deberá arrebatarme el mando con su espada, no con sus palabras.- respondió, zanjando de lleno la posibilidad de llegar a un acuerdo, aunque éste último sólo hubiese conllevado convertirlo a él y a todos sus hombres en prisioneros. Cabía remarcar que el tono titubeante de su voz no acompañaba aquellas palabras. Una pequeña sonrisa de dibujó en mi rostro.
- Muy honorable.
Me puse en guardia al igual que él, previendo el ataque del joven Capitán y bloqueando su espada con la mía. El filo de su estoque rozó ligeramente mi pierna sin hacerme daño alguno. Pero que me pasase tan cerca no me hizo ni un ápice de gracia.
- Será como usted quiera.- Dije dando un giro lista para el contraataque.
Necesitaba que se rindiera. Muerto no me servía de nada para los planes que tenía. Si Balthazar caía a manos de el otro navío, la cabeza de ese niño me serviría para realizar un intercambio. Sólo esperaba que no muriese. *No, él es más fuerte que eso.* me dije a mi misma, apartando aquellos pensamientos. Con un rápido movimiento arremetí contra él buscando el flanco que había dejado al descubierto.

Dado: 8


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario
OFF: Tirada de destreza: El ataque impacta haciendo daño normal (Vigor 11 + Daño espada 7)
numeros:
Dados 8 + Destreza Emmeline 22 - Destreza  Hawk 17 = 13

ON:

Bradley Hawk:
Nombre: Bradley Hawk

Info: Hermano menor del renombrado Comandante William Hawk, el muchacho recibio la misma instruccion que su hermano, pero quizas por la edad o quizas por el temperamento, no demostro las mismas cualidades en el campo de batalla. Hay quienes dicen que su posicion es prematura, pero su hermano insiste en que "la polvora templara su caracter"

Especialidad: Nobleza, Esgrima, Entretenimiento (violin)

Vigor = 11      
Destreza = 17    
Constitución = 11  
Inteligencia = 20  
Sabiduría = 5      
Carisma = 30        

Habilidades
Dominio de espada
Leer y escribir
Nadar
Comercio

Aunque había dejado a un lado el miedo instintivo que despertaba en mi quel primer encuentro con la crudeza de la guerra, toda mi valentía y convicción tambaleo al sentir como mi espada se encontraba contra el suelo sin probar la sangre de mi enemiga. Era mas rápida, de lo que parecía
- Será como usted quiera.-
Como me lo imaginaba el contraataque no se demoro, mi estocada me había dejado descubierto por mi lado diestro, y por mas que intente regresar a mi posición de guardia su acero se abrio paso desgarrándome la carne del brazo derecho.
La espada golpeo el suelo con un sonido metalico, regada enseguida por gruesas  gotas de sangre, el agudo dolor que sentía parecía extenderse por todo mi cuerpo, nublándome la visión y revolviéndome el estomago. Aprete la mandibula para impedir que los quejidos de dolor me arrojaran a la vergüenza, pero incapaz de mantenerme en pie cai de rodillas, inclinando levemente la cabeza por el mareo. Todo había terminado, ahora a esperar el golpe final.



Última edición por Kuvuka el Lun Sep 17, 2018 6:28 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087



El filo de mi espada mordió la carne de mi adversario, hiriendo su brazo hábil e incapacitándole el uso de su estoque. Le observé caer de rodillas y cubrirse el profundo corte con la mano izquierda mientras la sangre comenzaba a escabullírsele entre los finos y pálidos dedos. Temblaba ligeramente debido al dolor, con el rostro escondido entre las ropas, aceptando la derrota y encogiéndose sobre si mismo como un niño asustado e indefenso. Hice una mueca de disgusto y pateé su estoque lejos de su alcance. Mis zapatos resonaron sobre la refinada madera del castillos de popa al ubicarme frente a él, luego usé la punta de mi espada para levantar su mentón y obligarle a mirarme. La amargura en sus ojos al encontrarse con los míos era casi palpable.
- No se preocupe, monsieur, no hay gloria en quitar la vida a quien se entregó a la muerte por cuenta propia. - aparté mi arma de su rostro y me dirigí al grupo de piratas que se encontraban observando.- Encerradlo en una celda, sólo. - Ordené- Le necesito con vida.
Vi como se lo llevaban a rastras escaleras abajo y desaparecían con rumbo a las bodegas. No teníamos tiempo que perder. Con aquel navío y su capitán en nuestro poder era mucho más fácil hacer frente al barco que restaba, aunque estaba segura de que aprisionar a su capitán no iba a ser tan fácil, quizás el afán por recuperar a su compañero le hicieran desistir de la lucha. Dimlamorden para que se atendiese a los heridos y me acerqué a la barandilla para observar, pero no divisé a nadie sobre cubierta del navío enemigo.
-Tráedme un catalejo.
Un viejo pirata se apresuró en acercarme el artefacto. Estaba bastante estropeado y oxidado, pero aun servía. Lo extendí para corroborar lo que suponía. No había tripulantes, lo cual quería decir que aguardaban en el interior de la fragata, previendo el abordaje. Luego dirigí mi mirada hacia el Syrenis, pero no divisé a Kath. Necesitábamos organizar otro ataque en conjunto para obligarles a salir.


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario

Einar Bjorn:
Nombre: Einar Bjorn.

Info: Hijo mayor del difunto capitán Bodvar Bjorn, siguió sus pasos lealmente desde pequeño, aunque su relación no fuera tan afectuosa, admiraba a su padre y busco aprender de el todo lo que pudiera. No gozaba de la brutal reputación de su predecesor, sin embargo su valentía e inteligencia eran legendarias dentro de la tropa, siendo desde siempre un líder nato y un estratega imbatible.

Especialidad: Liderazgo, Estrategia.

Vigor = 18      
Destreza = 18    
Constitución = 18  
Inteligencia = 25  
Sabiduría = 18      
Carisma = 25        

Habilidades
Manejo de Armas Blancas
Adivinar Intenciones
Persuasión
Nadar
color
Pusimos pie en cubierta justo antes de que la tripulación de nuestra nueva aliada fuera aniquilada, por lo que la momentánea euforia de los ingleses fue aplastada por nuestra presencia. Deteniendome unos segundos para disfrutar el miedo en sus rostros, con una sadica sonrisa hice un gesto con la cabeza, indicando a mis hombres que era momento de dar inicio a la matanza.
Mis hombres rugían como fieras mientras avanzaban, devorando con su acero a los sorprendidos soldados y dejando a su paso un grotesco rastro de sangre y muerte. Caminaba frente a ellos con la mirada fija en el Capitan, sin distraerme a buscar pelea, pero derribando con hachazos violentos a los desdichados que osaban intentar detenerme. Cuando vi que la muchacha llego antes a retarlo, hice una mueca de desilusión y mis hombres rehuyeron a mi mirada temiendo que descargase sobre ellos mi frustración, sabían que había hecho un ritual de asesinar violentamente a a cualquiera que liderara un ataque contra mi o los mios, quizás pareciera innecesario…hasta habia sido acusado de salvaje, pero la verdad era que reforzaba la lealtad de mis hombres, quebraba la voluntad de mis enemigos y, demonios, ¿todos tenemos derecho a un poco de diversión no?. La palida chica vencio con facilidad, lo cual no me sorprendio, el niño parecía nunca haber sentido el filo del acero en la piel. Cuando esperaba que ultimara al muchacho, se detuvo y le perdono la vida, lo cual a pesar de lo que gritaba mi instinto, valore quizas como medida estratégica, ya que viendo la forma en la que habia luchado, sin reparar mucho en la seguridad su tripulación, no podía acusarla de ser dominada por sentimientos inútiles como la piedad.
-Bravo-
Dije acercandome a ella con una sonrisa amistosa, mientras de reojo veia la expresión de disgusto de mi contramaestre, que aun parecía receloso de la muchacha.
-El barco es tuyo…demonios…hasta mis hombres parecen obedecer sus ordenes..lo cual es curioso porque te ves..fragil-
Observe detenidamente su reacción a mis palabras sin intentar ocultar mi curiosidad, aun no estaba seguro de ella, con instinto casi animal buscaba, tocando este o aquel nervio, reconocer a una presa, una amenaza, un aliado…o quizás algo mas.
-Felicitaciones-
Incline levemente la cabeza en reverencia aunque mantuve mi mirada sobre la suya.
-¿Y ahora que?-
Pregunte prestándole total atención, dejando deliberadamente que tomara el mando de la empresa, intrigado por saber cual seria su proximo movimiento.



Última edición por Kuvuka el Jue Sep 13, 2018 11:05 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre: 
Dulce 
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad: 
24 años

-Nacionalidad: 
Portuguesa

-Capitan: 
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión: 
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente. 

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas. 

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes. 

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar. 

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte. 

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados. 

Pero este "Angel de alta mar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro. 

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma. 

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20 + 5
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas: 
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales: 
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/Syrenis/ - /El otro barco/
~With da' crew / Emmeline y demás~

-No te preocupes, estarás bien- le decía cada tanto a los marineros heridos mientras les vendaba las heridas, y por otra parte -Boa Viagem. Serás el viento en nuestras velas y las estrellas que nos guían.- se despedía de aquellos que lastimosamente habían caído en combate para luego ordenar que corrieran los cuerpos hacia un lugar más apropiado, esperaba poder darles un entierro digno en las costas.

Davy realizó lo pedido alineando el Syrenis a la par del barco enemigo, una vez en el punto justo la voz de Dulce se alzó por lo alto -¡Fuego!- junto con el poderoso grito de guerra de su albino compañero. El barco se estremeció ante el bombardeo pero aquel fue un movimiento minúsculo a comparación del sacudon que había recibido el navío inglés sanjando así la victoria. Una vez más pidió su catalejo y observó el panorama, su mirada se dirigió en dirección a aquellos 5 barcos que se encontraban pacíficamente sobre el agua, custodiando la batalla. Parecía que aquellos 5 capitanes eran aliados a la causa por lo que no había que preocuparse, luego, su castaña mirada se dirigió al barco inglés objetivo, allí sobre la cubierta se desarrollaba una increíble pero corta batalla entre Emmeline y el capitán el cual terminó perdiendo.

Guardó el catalejo y se dirigió hasta Kath, -Voy a abordar- le dijo -Voy a ver si podemos ayudar en algo más para terminar lo más pronto con ésto... ya que aún queda hacernos cargo del otro capitán ¿No te parece?- Si bien el otro barco estaba en condiciones deplorables y habían acordado en no meterse tanto en el embrollo... tal vez era mejor terminar con la batalla de una vez por todas para poder atender a los heridos de mejor manera. Acto seguido se acercó a su amado compañero -Davy...- le llamó dulcemente, -¿Me acompañas?-. La rabia de Davy era palpable en el ambiente, incluso hasta pudo observar como su aspecto había cambiado... se lo veía más... demoníaco por así decirlo. Pero la capitana no temía de él, lo conocía muy bien y sabía de lo que era capaz.

Abordó el barco enemigo con un sable en mano por si quedaba algún Inglés con ánimos de batallar aún, lo cual era bastante improbable pero uno nunca debía confiarse, el corazón y valor de un hombre podían ser muy fuertes y leales a sus capitanes y a la corona. Cautelosa caminó por entre la destrucción en búsqueda de sus aliados, hasta que tras pocos minutos los encontró. Allí se encontraban Emmeline junto a un muchacho de larga cabellera rubia pero rapada a los costados. Lo observó fijamente unos instantes, analizando su comportamiento y postura hasta que decidió hablar -Dulce. Capitana del Gaudium- se presentó un tanto seria pero con un tono amable para luego observar a la pálida castaña -Emmeline... eso estuvo genial- la felicitó para luego agregar -Estoy a tu entera disposición para terminar con ésto de una buena vez por todas-



Última edición por Nana el Jue Sep 13, 2018 12:53 pm, editado 1 vez


_________________


♥ Hikami-Kun ♥







~Believe in MAGIC~


~ I'm strong, I'm brave, I'M A LION ~
Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18 || +5 = 23
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087



Cerré el catalejo, sin más y lo guardé entre mis ropas, ante la mirada atónita de su antiguo dueño. "Obligarles a salir" repetí en mi mente. La verdadera incógnita era cómo ´íbamos a hacerlo. Siempre podríamos abrir fuego a discrecion.

-Bravo.

Me giré para descubrir al que había catalogado como “cabecilla” de la flota del puerto acercándose. La sonrisa que llevaba en el rostro era amistosa, pero había algo en él, algo que me obligaba a estar alerta.

- El barco es tuyo… Demonios… Hasta mis hombres parecen obedecer tus órdenes. Lo cual es curioso porque te ves… Frágil. Felicitaciones.

Enarqué una ceja y media sonrisa se dibujó en mi rostro ante aquella apreciación tan común y errónea hacia mi persona.

- La realidad no necesariamente coincide con las apariencias. - aseguré, limpiándome la sangre de las manos.

Sabía que estaba estudiándome, y me molestaba ser observada de esa manera. Además, aún no podía estar segura si era de fiar. Después de todo, mi barco había pertenecido a su antiguo líder, quien había muerto a manos de Maia, parte de nuestro grupo.

- Agradezco tu apoyo y el de tus hombres. Supongo que estoy en deuda contigo.- Me alejé un poco de la barandilla y me acerqué al timón. La lluvia y el viento hacían que el panorama se tornara lúgubre. me quité el abrigo para revisar mi hombro. Tras tanto tiempo empezaba a sentir el ardor de la herida. Para mi suerte era superficial, no me impediría seguir.- Repartiremos el botín una vez acabemos con esto.- Hice una pausa al ver un pequeño bote acercarse al barco. Reconocí inmediatamente a quienes iban en él.

Dulce se dirigió directamente hacia donde estábamos luego de abordar, seguida de su contramaestre. Mientras se presentaba le noté la herida en el brazo. No era grave, pero podía saber que no la habían tenido fácil.

- Emmeline... eso estuvo genial. Estoy a tu entera disposición para terminar con ésto de una buena vez por todas.

- Me alegra ver que estás bien. - le respondí con una sonrisa. - Espero que el daño en el Syrenis no haya sido demasiado grave.- Hice una pausa para girar mi vista hacia el barco enemigo. - Están agazapados en las bodegas esperando el abordaje. No es conveniente hacerlo ahora cuando están preparados para recibirnos. - Busqué la mirada de Dulce unos momentos. - Podemos enviar un emisario para negociar su sometimiento, después de todo, tengo a su compañero como rehén en las celdas. Pero debe ser uno de nosotros. En su lugar, no cedería por una demostración de fe menor a esa. - Volví a colocarme el abrigo al tiempo que agregaba. - Si están de acuerdo, iré yo. Me ha visto timoneando el Dama Negra durante el asedio. Si algo me pasa, podrán abrir fuego sin necesidad de sacrificar a más de los nuestros y estoy segura de que encontrarás la manera de traerme de regreso una vez más. - bromeé, colocando una mano en el hombro de mi compañera.



Última edición por Leidana el Sáb Sep 15, 2018 6:58 pm, editado 2 veces


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre: 
Dulce 
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad: 
24 años

-Nacionalidad: 
Portuguesa

-Capitan: 
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión: 
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente. 

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas. 

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes. 

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar. 

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte. 

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados. 

Pero este "Angel de alta mar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro. 

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma. 

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20 + 5
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas: 
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales: 
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/El otro barco/
~Emmeline y demás~

-Me alegra ver que estás bien.- le dijo con una sonrisa haciendo que aquel pálido rostro se iluminara brevemente. -Espero que el daño en el Syrenis no haya sido demasiado grave.-, -Pues... de eso te encargas con Kath- le respondió con una pequeña risa, si bien el barco no había recibido grandes daños a comparación de los Ingleses, seguramente la pelirroja iba a cobrarle la reparación a quién se le cruzara primero por enfrente. -Están agazapados en las bodegas esperando el abordaje. No es conveniente hacerlo ahora cuando están preparados para recibirnos.- explicó observando el navío enemigo para luego girarse y buscar la mirada de la jóven capitana del Gaudium -Podemos enviar un emisario para negociar su sometimiento, después de todo, tengo a su compañero como rehén en las celdas. Pero debe ser uno de nosotros. En su lugar, no cedería por una demostración de fe menor a esa.- la castaña colocó su mano derecha bajo su mentón pensativa sopesando el plan. - Si están de acuerdo, iré yo. Me ha visto sobre timoneando el Dama Negra durante el asedio. Si algo me pasa, podrán abrir fuego sin necesidad de sacrificar a más de los nuestros y estoy segura de que encontrarás la manera de traerme de regreso una vez más.- terminó el plan con una broma al mismo tiempo que apoyaba una mano sobre sus hombros. Dulce esbozó una nerviosa sonrisa porque no tenía la menor idea de como había logrado hacerlo, es más, ahora que lo recordaba, en aquel momento había obtenido un brazalete el cual no había tenido tiempo de mirarlo bien, ¿Qué clases de misterios poseía ese objeto?.

-Creo que no debemos abusar de la suerte- respondió divertida, -Me parece que ya cubrimos nuestra cuota de resurrección contigo y Davy- comentó guiñándole un ojo a su albino compañero. -Además... ¿Sola?. No, no. Ya me cansé de quedarme al margen y... creería que mi contramaestre también, te acompañamos.-. Pero cuál sería el mejor plan para que todos resultaran ilesos (o en su defecto con el menor daño posible). En búsqueda de respuestas sus castaños orbes se pasearon curiosos y pensativos por sobre la fachada del destruido barco enemigo, *Vamos Dulce... piensa* se dijo así misma hasta que de pronto una extraña sensación invadió su cuerpo. Ya la conocía bien, la había sentido en tantas otras oportunidades que ya se le hacía casi familia... se trataba de una visión.

Sintió que su alma era transportada a la cubierta del otro barco. De lejos podía ver a sus compañeros probablemente confundidos ante el extraño actuar de la capitana pero aquello no era un problema, estaba segura que Davy se encargaría de que no la molestaran en el proceso. Como un fantasma caminó por la cubierta de aquel navío ingles siendo guiada por la magia e intuición. Atravesó escombros y esquivó pozos hasta llegar a una arruinada escalera que descendía hasta la bodega. Con calma bajó por ella hasta llegar a la sala de cañones, lugar que estaba apenas un piso debajo de la cubierta. Traspasó la puerta para encontrarse con un grupo de marineros listos para lo que fuera apuntando los cañones y armas hacia el techo. Podía percibir el miedo y el olor a sudor en el ambiente entremezclado con la sal del mar, estaban nerviosos pero preparados. Por allí, su capitán les indicaba que mantuvieran el mayor silencio posible apoyando un dedo índice sobre sus labios. Una sonrisa se dibujó en los labios de la joven castaña al descubrir el plan de sus enemigos, eso les facilitarían las cosas. Lastimosamente poco más pudo observar ya que la visión llegó a su fin arrojando nuevamente su alma a su cuerpo terrenal.

Regresó en sí tambaleándose, tuvo que sostenerse de uno de los presentes para no perder el equilibrio. -Los he visto- comentó un tanto confundida. Siempre el regresar de una visión la dejaba un tanto aturdida pero nada que no pasara tras unos segundos. Acto seguido les explicó todo lo que había observado con el mayor detalle posible haciendo hincapié como se encontraban los Ingleses esperándolos. -¿Qué opinan?-


_________________


♥ Hikami-Kun ♥







~Believe in MAGIC~


~ I'm strong, I'm brave, I'M A LION ~
Ver perfil de usuario



Einar Bjorn:
Nombre: Einar Bjorn.



Info: Hijo mayor del difunto capitán Bodvar Bjorn, siguió sus pasos lealmente desde pequeño, aunque su relación no fuera tan afectuosa, admiraba a su padre y busco aprender de el todo lo que pudiera. No gozaba de la brutal reputación de su predecesor, sin embargo su valentía e inteligencia eran legendarias dentro de la tropa, siendo desde siempre un líder nato y un estratega imbatible.



Especialidad: Liderazgo, Estrategia.



Vigor = 18      

Destreza = 18    

Constitución = 18  

Inteligencia = 25  

Sabiduría = 18      

Carisma = 25        



Habilidades

Manejo de Armas Blancas

Adivinar Intenciones

Persuasión

Nadar

color 7e9c24







- La realidad no necesariamente coincide con las apariencias. -
Le dedique una sonrisa, aunque claramente habia herido su orgullo, no se habia enojado, ni habia dado mucha importancia a mis palabras lo cual hablaba bien de su temple.
-No podria estar mas de acuerdo-
Conteste, sintiendo que, a medida que la conocia, la atencion que mi instinto le prestaba iba demostrandose acertada.
- Agradezco tu apoyo y el de tus hombres. Supongo que estoy en deuda contigo.
Asenti aceptando su agradecimiento
-Supongo que asi es, quizas algun dia me cobre esa deuda-
Observe unos segundos dejando que el peso de la obligacion que sus palabras sugerian descansara sobre sus hombros.
-O quizas tan solo me contente con ser llamado tu aliado-
Agregue finalmente acompañado del gruñido de desaprobacion de mi contramaestre
-Repartiremos el botín una vez acabemos con esto.-
No me importaba mucho lo que pudieramos recuperar de los navios, comparados con los tesoros de nuestra flota serian insignificantes. Note que la muchacha estaba herida, pero al parecer no era mas que un rasguño.
Un rumor entre mis hombres hizo que desviara mi atencion de la muchacha para buscar la causa del alboroto, al volverme note como se hacian a un lado para dejar pasar a un par de jovenes...cuyos rostros habian sido lo ultimo que vieron cientos de mis desdichados compañeros.
Durante 6 años, el angel y el demonio a bordo del majestuoso Gaudium, nos habian perseguido intentando evitar que reunieramos las reliquias, desbaratando de manera incomprensible nuestros planes, prediciendo nuestros movimientos, interceptando cada ruta que trazabamos, para luego dar rienda suelta a las endemoniadas espadas del muchacho albino que no tardaban en culminar el trabajo.
No era tan insensato como para no respetar a tales figuras, pero no compartia el temor reverencial que algunos de mis hombres les profesaban, como si se trataran de la personificacion del mal augurio, a decir verdad ni siquiera les guardaba rencor, sino mas bien culpaba a los delirantes sueños de mi padre, que por cierto no se amoldaban para nada a los mios.
-Dulce. Capitana del Gaudium-
Estreche la mano de la muchacha, quizas ahora algo mas serio de lo normal
-Einar Bjorn, hijo de Bodvar Bjorn y actual lider de su flota...-
Me detuve a recorrer con la mirada a los 4 capitanes que se encontraban conmigo en cubierta, quienes observaban expectantes la escena
-...o lo que queda de ella-
El muchacho de cabello blanco se acerco y me olfateo como si se tratara de un can
-Huelen a problemas-
Dijo simplemente, sonriendo al lograr hacerme tragar saliva nervioso
-Lamento nuestro papel en el pasado, pero aquellas oscuras ambiciones murieron con mi padre-
El sabor de la disculpa se sintio amargo en mis labios, pero reconocer nuestros pecados quizas fuera el primer paso a una alianza mas solida, contra un rival mas poderoso.
-El enemigo de mi enemigo es mi amigo-
Cite solemnemente estrechando ahora la mano del muchacho.
Habiendo dicho esto me mantuve al margen para escuchar sus estrategias, codeando a mi contramaestre al ver como la muchacha de cabellos castaños ponia sus ojos en blanco por unos minutos y adivinaba los planes de los ingleses
-De modo que asi lo hace..-
Comente curioso descubriendo el truco que nos habia causado tantas calamidades. Al parecer los ingleses se econtraban en las bodegas esperando el abordaje con los cañones listos para hacer volar la cubierta, adivinando su posicion teniamos la ventaja estrategica y podiamos movernos en consecuencia, aun asi, no podia callar la idea que se revolvia en mi mente. Una vez que dejaron de hablar, me dirigi hacia la chica del cuello cortado.
-¿Que tan valioso es el barco en ese estado...o los ingleses que lo abordan?-
Dando unos segundos para que sopesaran mi proposicion termine por agregar
-El navio esta semihundido y no puede huir, sus hombres esperando adentro para defenderlo con uñas y dientes, ¿porque en lugar de pelear en su terreno y arriesgarnos a darles mas rehenes para negociar, no abrimos fuego y cuando el humo se despeje capturamos a los sobrevivientes? O mejor aun, celebramos con bebida y comida nuestra nueva alianza, mientras esperamos sin perderlos de vista unos dias hasta que la sed y el hambre nos los entreguen mas sumisos-
La idea de una celebracion prematura logro arrancarme una sonrisa, aun asi estaba dispuesto a obrar como lo dispusieran

Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18 || +5 = 23
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087



Hice una mueca cuando Dulce decidió incluirse a ella y su compañero en el osado plan. Mi mente divagó primero en la posibilidad de que acabásemos los 3 como rehenes del enemigo, aunque ello podría arreglarse entregando el barco y a su compañero, siendo esta una gran pérdida. De todas formas no podía impedírselo, si era su voluntad exponerse a tal peligro no tenía derecho a negarle bajo ningún medio su participación.
De un momento a otro, Dulce se quedó inmóvil, con la vista fija en el barco enemigo. Sus ojos se tornaron de un blanco espectral, casi brillante, y parecía murmurar palabras inentendibles. Pude presentir la magia a su alrededor. Ésta la envolvía como un halo blanco, protegiéndola, al igual con su contramaestre. No me atreví a tocarla por temor a interrumpir su trance. Cuando por fin regresó en sí, me acerqué para comprobar si se encontraba bien. Al parecer aquella hazaña no le infringía mayor esfuerzo, y gracias a ella pudimos saber cuál era el plan de los ingleses. Estábamos jugando con un estratega bastante creativo.
-¿Que tan valioso es el barco en ese estado...o los ingleses que lo abordan?- Giré lentamente para clavar mi mirada en la de Einar.-El navío esta semihundido y no puede huir, sus hombres esperando adentro para defenderlo con uñas y dientes, ¿porque en lugar de pelear en su terreno y arriesgarnos a darles más rehenes para negociar, no abrimos fuego y cuando el humo se despeje capturamos a los sobrevivientes? O mejor aún, celebramos con bebida y comida nuestra nueva alianza, mientras esperamos sin perderlos de vista unos días hasta que la sed y el hambre nos los entreguen más sumisos.
Miré a Dulce un tanto incrédula. Pero luego mi expresión severa se transformó en una pequeña, casi imperceptible, sonrisa cómplice.
- Hay que admitir que tiene un punto – dije con algo de escepticismo. – Debemos ocuparnos de los heridos y de los daños en las naves. Además, a todos nos vendría bien un descanso, por lo menos por esta noche. – proseguí. Volviendo a dirigir mi mirada al navío inglés–. No pueden escapar. Estoy segura que la incertidumbre y el agotamiento acabarán con ellos. Esperemos un poco, aprovisionemos los barcos y rodeémosles.- Hice una pausa para dirigir mi atención esta vez al hijo de Bodvar. Le inspeccioné unos segundos y luego continué. – Puedes decirle a tus hombres que se relajen por ahora. Dividiremos las provisiones del navío, pero no esperes demasiado, sólo 1/2 tinaja de vino o una jarra de ron por cabeza. Los necesito lúcidos en caso de presentarse algún contratiempo. Davy te acompañará. – a éste último no pareció hacerle demasiada gracia su nueva tarea, y buscó la mirada de su Capitana con expresión de reproche.- Dulce, por favor, acompáñame. Necesito hablar contigo.
Dicho esto tomé rumbo hacia la cabina del Capitán. Cerré la puerta tras de nosotras, me quité el abrigo mojado y manchado de sangre, y lo arrojé sobre una de las ornamentadas sillas doradas que había allí. Al parecer a su antiguo dueño le gustaba rodearse de lujos.
- No confío en ellos. – terminé por decir, yendo directamente al grano. – Acabamos con su líder y con muchos de los suyos, les hemos quitado el fuerte y piensan que somos los culpables de traer a los ingleses a sus puertas. Me acusaron de ello ni bien verme. En su lugar, ¿no buscarías venganza? - Me senté frente a la mesa y me serví una copa del vino que había sobre ella, tratando de pensar- . Aunque tampoco estaría viva si no fuese por… él.
Aquél hombre había jugado de manera muy astuta. Si quería que los creyera de nuestro lado, todas sus acciones hasta el momento  resultaban acertadas. Me bebí la copa entera de un tirón y me serví otra, llenando una segunda para Dulce.
- Debemos avisar a Kath que mantenga los ojos abiertos. Abordaremos el navío durante el atardecer del segundo día para tratar de negociar. Si anochece y no se han rendido, ella tendrá que liderar el ataque… - Bebí la segunda copa y la coloqué sobre el tablero de madera, sin apartar mi rostro del reflejo en el cristal. – Dime lo que piensas…


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de alta mar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20 + 5
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/El otro barco/
~Emmeline y demás~

-¿Que tan valioso es el barco en ese estado...o los ingleses que lo abordan?- fue lo primero que preguntó el rubio muchacho -El navío esta semihundido y no puede huir, sus hombres esperando adentro para defenderlo con uñas y dientes, ¿porque en lugar de pelear en su terreno y arriesgarnos a darles más rehenes para negociar, no abrimos fuego y cuando el humo se despeje capturamos a los sobrevivientes? O mejor aún, celebramos con bebida y comida nuestra nueva alianza, mientras esperamos sin perderlos de vista unos días hasta que la sed y el hambre nos los entreguen más sumisos.- un fugaz intercambio de miradas ocurrió entre Dulce y Emmeline, no estaban seguras de las palabras de aquel hombre. Pero luego la pálida castaña cambió su expresión a una pequeña sonrisa de complicidad.

-Hay que admitir que tiene un punto– dijo la chica, ciertamente Einar tenía algo de razón en sus palabras – Debemos ocuparnos de los heridos y de los daños en las naves. Además, a todos nos vendría bien un descanso, por lo menos por esta noche. – proseguio dándole la razón a su plan –. No pueden escapar. Estoy segura que la incertidumbre y el agotamiento acabarán con ellos. Esperemos un poco, aprovisionemos los barcos y rodeémosles.- Dulce asintió ligeramente a sus palbras pero aún así dudaba un poco – Puedes decirle a tus hombres que se relajen por ahora. Dividiremos las provisiones del navío, pero no esperes demasiado, sólo 1/2 tinaja de vino o una jarra de ron por cabeza. Los necesito lúcidos en caso de presentarse algún contratiempo. Davy te acompañará. – la expresión del albino fue maestra, se notaba a leguas que no le había caído en gracia la orden de Emmeline. -Será solo unos minutos, te lo prometo- le dijo calmada siguiendole el juego a la otra capitana. -Dulce, por favor, acompáñame. Necesito hablar contigo.-

Silenciosamente siguió a Emmeline hasta la cabina del capitán. A pesar de la destrucción el lugar seguía mostrando su excentricidad, había adornos por doquier y oro enchapado en casi todos los muebles. La capitana del Gaudium se quedó absorta observando los alrededores hasta que escuchó la puerta cerrarse tras de sí. Sorprendida siguió con la mirada a Emme observando como se quitaba su sucio y mojado abrigo para arrojarlo sobre una silla - No confío en ellos. – dijo haciendo que Dulce soltara una pequeña risa ante la manera tan directa de decirlo – Acabamos con su líder y con muchos de los suyos, les hemos quitado el fuerte y piensan que somos los culpables de traer a los ingleses a sus puertas. Me acusaron de ello ni bien verme. En su lugar, ¿no buscarías venganza? - *Hay de todo en la viña del señor*, pero sí, ciertamente si fuera cualquier persona del mundo... la venganza sería la primera opción - . Aunque tampoco estaría viva si no fuese por… él.-


Aceptó la bebida de Emme y le dio un largo trago soltando finalmente un suspiro de alivio, no se había dado cuenta lo sedienta que estaba. - Debemos avisar a Kath que mantenga los ojos abiertos. Abordaremos el navío durante el atardecer del segundo día para tratar de negociar. Si anochece y no se han rendido, ella tendrá que liderar el ataque… Dime lo que piensas…- ese era su plan. Dulce bajó la mirada hacia la copa semi llena que tenía entre sus manos y acarició con la yema de su dedo índice el borde. -Ciertamente yo tampoco confió en ellos....- comenzó a relatar -Durante años mi tripulación y yo los hemos perseguido y desbaratado sus planes- le dio otro trago al vino -Tengo algo de miedo por el hecho de que hayan descubierto mi... habilidad- secuestrar a una persona que tanto problemas había causado y cortarle la garganta no era algo muy difícil de realizar... sobre todo si estaban entremezclados con sus amigos. -Tendremos que poner un par de puestos rotativos de guardia que vigilen el navío Inglés desde la distancia. No vaya a ser que se escapen nadando mientras nosotros comemos y atendemos a los heridos- rió ligeramente, dudaba que los ingleses se lanzaran a nadar al mar, pero tal vez veían el suicidio como una opción. -También tendremos que vigilar los alimentos, si quieres puedo ocuparme de eso.- las posibilidades eran infinitas. Tinajas de agua desapareciendo de a poco y los alimentos condimentados mágicamente con valeriana, Kava u Ortiga podían llegar a generar muchos problemas. Dejó la copa sobre la mesa y clavó sus castaños orbes en el rostro de la señorita -¿Quienes serán los que aborden para la negociación?. Mi idea de acompañarte sigue en pié... pero si realmente consideras que no es necesario... te cuidaré las espaldas desde la distancia- una vez definido eso, Dulce creía que ya podía retirarse a contarle el plan a Kath para que comenzaran a prepararse lo más pronto posible. 


_________________


♥ Hikami-Kun ♥







~Believe in MAGIC~


~ I'm strong, I'm brave, I'M A LION ~
Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18 || +5 = 23
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087


- Ciertamente yo tampoco confió en ellos… Durante años mi tripulación y yo los hemos perseguido y desbaratado sus planes. Tengo algo de miedo por el hecho de que hayan descubierto mi... habilidad.- dijo Dulce, dejando entrever consternación en su voz.
Fruncí el ceño instintivamente. Ciertamente aquel hecho nos obligaba a estar aún más alerta. Sin dudas Davy le protegería llegado el caso, y todos los demás también. A mi mente regresó la imagen de la flota de Bodvar. Nada podrían hacer contra los 8 barcos. Sólo intentar que huyesen todos a quienes les sea posible salvar.
- Tendremos que poner un par de puestos rotativos de guardia que vigilen el navío Inglés desde la distancia. No vaya a ser que se escapen nadando mientras nosotros comemos y atendemos a los heridos. También tendremos que vigilar los alimentos, si quieres puedo ocuparme de eso.- Continuó. Asentía levemente, sopesando sus palabras. Con la cantidad de navíos en nuestro haber podríamos forjar un perímetro casi completo alrededor de aquella fragata casi destruida. Levanté la vista de la copa vacía al presentir la mirada de Dulce sobre mí.
- ¿Quiénes serán los que aborden para la negociación? Mi idea de acompañarte sigue en pié... pero si realmente consideras que no es necesario... te cuidaré las espaldas desde la distancia.
En mi rostro se dibujó media sonrisa. Quizás además de las visiones, también ocultaba la capacidad de leer los pensamientos. Le sostuve la mirada a mi compañera sin inmutarme.
- Voy a serte sincera, mi mayor preocupación es que esto no termine bien, y eres demasiado valiosa como rehén… - Hice una pausa para llenar mi copa una última vez.- Por otro lado, creo que contamos con más probabilidades de conseguirlo si lo hacemos juntas. Inclusive también de escapar. Tenemos que estar preparadas.- Dicho esto me levanté de mi asiento.- ¿Puedes encargarte tú de comunicarle esto a Kath? Trataré de socavarle información al inglés. Si sabe lo que le conviene, hablará.


Luego de despedirnos, me dirigí hacia las celdas en busca de mi pajarillo. Me lo encontré agazapado en una esquina, cabizbajo, entregado a la derrota. Levantó su cabeza, me observó unos segundos y volvió a esconderse, totalmente resignado.
- Vaya, eso se ve muy mal... - le dije, acercándome a los barrotes.- Tu compañero allí afuera está oponiendo bastante resistencia, ¿sabes? Es un hombre inteligente, eso puedo decirlo. ¿Cuál es su nombre?


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario
Davy Van Bockholt:
-Nombre: Davy Van Bockholt

-Edad: 26 años

-Nacionalidad: Irlandes

-Capitan: Dulce

-Antigua Profesión: Decorador de interiores

-Imagen: Mide unos 1.82, de contextura musculosa, su palida piel se encuentra cubierta de cicatrices que manifiestan su amor por las batallas. Una sonrisa sincera y divertida adorna casi siempre su rostro, enmarcado por mechones desparejos de cabello blanco que caen hasta sus hombros. Viste el uniforme de un comandante de la marina que sucumbio bajo sus machetes, cree que su cargo de contramaestre demanda una vestimenta apropiada, aunque el desgastado atuendo aun lleva las manchas de sangre de su antiguo dueño y se encuentra lejos de ser decoroso.

Davy:

-Historia:
Nacio en el mar, su madre dio a luz a bordo de un navio carguero que se dirigia de irlanda hacia las costas de america; su barco encallo en las costas de una de las islas del caribe, conocida entre los marineros por ser tierra de canibales, nada mas se supo del barco o sus tripulantes.

Años despues un barco pirata busco refugio de la armada inglesa en la misma isla, donde encontraron al niño, ahora de unos 7 años de edad, cantando una cancion de mar mientras intentaba bajar un coco de una palmera.
-¡Bienvenidos a mi isla!-
Exclamo alegremente el muchacho al percatarse de la presencia de los piratas.
El Capitan y sus hombres siguieron al niño a su "hogar" y descubrieron los restos del navio encallado, al parecer los sobrevivientes habian dispuesto una valla defensiva contra los canibales pero esta se encontraba destrozada y cubierta de sangre, al igual que las paredes externas de la nave, en el interior, junto a los cadaveres esparcidos, (con los que Davy aun mantenia animadas conversaciones), el niño habia trazado algunos garabatos usando la sangre como tinta. Guiandose por los dibujos y el conocimiento que poseia acerca de aquellas islas el capitan dedujo los detalles de la tragedia: los nativos de la isla habian sido repelidos por algunos años por los desdichados sobrevivientes, pero al parecer a los marineros se le acabo la polvora y el grupo numericamente inferior termino sucumbiendo ante las lanzas de los salvajes. Al parecer alguna clase de temor reverente hacia el muchacho hizo que los nativos huyeran nuevamente a la selva, Santamaria sabia que los canibales relacionaban el color blanco con la muerte y quizas fue la palida cabellera de Davy la que salvo su vida.

Una joven grumete, cuya vida errante en el oceano nunca le habia dado oportunidad de tener familia, decidio adoptarlo y asi el niño se convirtio en miembro de la tripulacion de Santamaría, el terrible pirata español que mas tarde conspiraria contra la hermandad guiandolos a su muerte.
El niño crecio forjado por el estruendo de los cañones y mecido por la bravura de las olas, pero aunque su madre adoptiva se habia criado entre los mas valientes perros de mar, noto en Davy un sadismo y ausencia de miedo que no era normal.

A pesar de las inquietantes peculiaridades del muchacho, fueron felices juntos por un tiempo, pero los riesgos como bandido en las costas del mediterraneo fueron creciendo exponencialmente cuando los reyes españoles comenzaron a tomar manos en el asunto. Cuando tenia 13 años, durante un ataque, su joven madrastra fue alcanzada por una bala en el pecho y murio al instante; esa tarde los machetes de Davy se abrieron paso entre sus enemigos, desmembrando y arrancando alaridos hasta llegar al fusil que se habia robado a su madre, fue la primera vez que el demonio blanco probo carne humana.

Despues de haber culminado la sangrienta pelea el capitan le ofrecio la oportunidad de abandonar la tripulacion, sabia que aun podia disfrutar de una vida normal en tierra, y sin el cariño de su madre temia por la salud mental del inestable joven...pero el se nego rotundamente -"Mi unica patria la mar.."- cito la famosa cancion entonanda por los bandidos de la costa. El Capitan acepto la decision del muchacho y le encargo el trabajo de mantener las armas afiladas y listas para el abordaje.
Durante sus años de pirata conocio a Katherine y Maia, llegando a quererlas como hermanas, y finalmente en uno de sus abordajes a la joven Dulce, en cuya mirada veia la bondad que la vida nunca le habia demostrado. Encandilado por la luz de la muchacha dedico su vida a protegerla, dejando atras al joven salvaje e inmaduro para convirtiendose en su leal contramaestre.

-Gustos: Ama el mar, las tormentas, navegar bajo la luna, tiene una obsesion por las armas blancas, asustar a sus enemigos gritando o cantando alguna temible cancion pirata, saltar de lugares altos, treparse al mastil, comer en especial las comidas de Dulce, y alguna que otra extremidad seccionada.

-Disgustos: Odia quedarse a cuidar el barco, que lo traten como un crio, los engaños y las mentiras, la traicion, la gente enojada, la gente cobarde.

-Miedos: Tiene un reverente miedo a la magia y a las cosas que no puede entender.

-Otros: Cuando pelea o esta por pelear suele imitar a los animales con una sadica sonrisa y los ojos desmesuradamente abiertos para asustar a sus oponentes.

-Características:
- Vigor = 22
- Destreza = 26
- Constitución = 15
- Inteligencia = 14
- Sabiduría = 8
- Carisma = 8

-Habilidades Básicas:
- Dominio armas blancas
- Dominio de los puños
- Trepar
- Saltar

-Habilidades Especiales:
- Naturaleza Salvaje (lvl 1) Tienes afinidad con los animales, cuando tus instintos afloran en la batalla tu vigor y destreza aumentan aunque tu inteligencia, sabiduria y carisma disminuyen, puedes perder el control.

-Equipo:
- Dos machetes
- ...

- Reputacion: -13

Comence a escuchar susurros, voces dando vueltas a mi alrededor, envolviendome como una brisa helada, sacudia mi cabeza cada tanto, pero intentar auyentarlas era inutil, no lograba entenderlas, pero sabia lo que querian...lo que me pedian...lo que me ordenaban: Muerte
Lance otro grito de odio y mis dedos se hundieron en la madera del timon haciendolo crujir, mostre mis dientes bajo una mirada impregnada en sangre y las voces dejaron de hablar, para recostarse en mis miembros...en mi torso...en mi acero, era hora de actuar. Mis manos abandonaron el timon y camine hacia la borda, me sentia...mas alto...menos humano...pero antes de que pudiera saltar su voz resono como un eco lejano al principio, para luego posarse en mi pecho como una calida mano que erradicaba la fria oscuridad
-Davy...¿Me acompañas?-
Mi expersion de odio dio lugar a una un poco mas relajada con tan solo escucharla, me volvi hacia ella y mi mirada recorrio de su bella sonrisa hacia el brazo donde se encontraba la herida, ya no tenia nada. Sonrei algo mas calmado y asenti como respuesta, sintiéndome aun algo incapaz de articular palabras.
Segui a la capitana hacia el barco contiguo, cruzando por la cuerda que habian enganchado en la barandilla de cubierta.
Al llegar recorri el barco junto a Dulce, pero en vez de concentrarme en los heridos o moribundos ingleses camine hacia el alto capitan de ojos celestes y larga trenza, lo observe unos segundos a los ojos parandome a centimetros de su rostro y olfatee el aire que lo rodeaba para confirmar mis sospechas. Recordaba ese aroma, el aroma que sentia cada vez que comenzaba una batalla contra la flota de Bodvar, aroma que tenian aquellos que iban a morir por mis machetes.
-Huelen a problemas-
El rubio trago saliva, aunque no lo demostrara, sabia que me tenia miedo. Sonrei y lo deje en paz para buscar a su tripulacion, me acerque a uno de ellos amagando un movimiento brusco hacia el y lance una risa divertido al ver como se cubría con los brazos retrocediendo
-Miedoso-
Sentencie bromeando, para volverme a Bodvar Junior, que ahora me estrechaba la mano
-El enemigo de mi enemigo es mi amigo-
Asenti ante sus palabras, y conteste con igual solemnidad la primer frase que se me cruzo por la mente
-A buen hambre, no hay pan duro-
Terminando con esto de manera exitosa las formalidades de la nueva alianza, me dedique a afilar mis machetes mientras tarareaba una canción pirata, deteniéndome solo cuando Dulce me guiño un ojo para devolverle una amplia sonrisa.

Ver perfil de usuario
Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra)
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]


-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitana del Syrenis

-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro. [Seirina Mavros] Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
+Personalidad: ??
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +7
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capaz de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recién recargada. Espada.

La carne de Dulce empezó a cerrarse rápidamente y eso hizo que una parte de la tranquilidad que había perdido volviera a mi. Cuando su piel volvió a una aparencia totalmente normal, retiré la mano y suspiré, no queriendo pararme demasiado tiempo en admirar esa extraña habilidad, pues el resto también merecía una cura veloz. Apenas me había acercado a Amir y Dulce salió corriendo a por pelea, aprovechando nuestro imprevisto ataque al navio de nuestro enemigo.
-Deja de lloriquear -Le gruñí a Amir, que cualquiera diría que veía sus tiempos de batallar demasiado lejanos, como si se acabase su tiempo en nuestro mundo. Había poca agua de mar como para mojarme las manos, no había pensado en esa parte, pero tampoco podíamos sumergirnos dejándo atrás a la parte de la tripulación que había seguido a Dulce y saltar no era una opción, pues tardaría demasiado. Decidí dar un par de órdenes para que subieran un cubo con agua mientras iba dando órdenes para agrupar a los heridos. Me preocupó sobremanera encontrar a Maia insconciente, pero tan solo parecía que un golpe increíblemente fuerte después de todo lo ocurrido. La dejé cerca de donde estaba Amir y me agaché a su lado de nuevo, ya con el agua a mano.
-Debería haberte dejado inconsciente en la playa -Me quejé, limpiandole un poco la sangre para ver el estado de la herida -Eres peor que Lily -En ese momento me alegraba haberla dejado atrás incluso aunque ella no quería. Si bien era muy escurridiza, prefería que no estuviera presente en batallas como esa. Me senté bien, apartandome los jirones que quedaban del vestido rasgado y frotándome el maquillaje que hacía que me picase la cara. Recordé en ese momento que ninguna de nosotras tenía una apariencia demasiado feroz, tal vez por eso Amir no se había tomado en serio mi petición, pese a que eso no le quitaba nada de culpa. De nuevo, intenté curar su herida lo más rápido que pude, no era una ciencia muy exacta, simplemente lo intentaba siempre y si funcionaba, seguía. Por suerte, en este caso todo salió bien y enseguida pude ver como la piel de Amir volvía a su apariencia habitual. Acaricié con suavidad el lugar donde momentos antes estaba la herida, pero en cuanto me di cuenta, la aparté, levantándome.



Última edición por Adamaris el Sáb Sep 22, 2018 5:27 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario
ON:

Bradley Hawk:
Nombre: Bradley Hawk

Info: Hermano menor del renombrado Comandante William Hawk, el muchacho recibio la misma instruccion que su hermano, pero quizas por la edad o quizas por el temperamento, no demostro las mismas cualidades en el campo de batalla. Hay quienes dicen que su posicion es prematura, pero su hermano insiste en que "la polvora templara su caracter"

Especialidad: Nobleza, Esgrima, Entretenimiento (violin)

Vigor = 11      
Destreza = 17    
Constitución = 11  
Inteligencia = 20  
Sabiduría = 5      
Carisma = 30        

Habilidades
Dominio de espada
Leer y escribir
Nadar
Comercio


El amargo sabor de la derrota no abandonaba mi garganta…repasaba cada minuto pensando en las cosas que debería haber hecho diferente, las decisiones que debi o no debi haber tomado…¿Como volveria a enfrentar a mi hermano? ¿A mi padre? ¿A mi Rey?...quizas regresar ya no fuera una opción para mi...golpee la pared de la celda con mi puño, al menos hubiese tenido la valentia de hacerme matar...pero no, no era un soldado como William, no merecia mi puesto...y tampoco me interesaba morir por honor. Eso me habia quedado muy claro.
Escuche unos pasos acercandose y me volvi para ver a la Capitana que me habia vencido, sin darle mucha importancia a su presencia.
- Vaya, eso se ve muy mal... - 
Me dijo acercandose, ni siquiera voltee para mirarla
- Tu compañero allí afuera está oponiendo bastante resistencia, ¿sabes? Es un hombre inteligente, eso puedo decirlo. ¿Cuál es su nombre?
Una triste sonrisa se dibujo en mi rostro
-El presentara mas problemas que yo...Craver fue tutor de mi hermano...no se rendira tan facil-
Examine la herida de mi brazo mientras evaluaba como ya no tenia completa movilidad en los dedos.
-¿Que harán conmigo?-
Pregunte resignado a cualquier opción como respuesta

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de alta mar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20 + 5
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/El otro barco/ - /Syrenis/
~Emmeline / Kath y demás~

En el pálido rostro de la muchacha se dibujó una tenue mueca a modo de sonrisa -Voy a serte sincera, mi mayor preocupación es que esto no termine bien, y eres demasiado valiosa como rehén…- Dulce no hizo más que soltar un suspiro de resignación mientras observaba como ella llenaba una vez más su copa con vino. -Por otro lado, creo que contamos con más probabilidades de conseguirlo si lo hacemos juntas. Inclusive también de escapar. Tenemos que estar preparadas.- la capitana del Gaudium asintió a sus palabras -¿Puedes encargarte tú de comunicarle esto a Kath? Trataré de socavarle información al inglés. Si sabe lo que le conviene, hablará.- una pequeña risa escapó por entre los labios de la castaña -Cuenta con ello. No seas tan ruda con el muchacho- bromeo para luego salir de la habitación tras su compañera.

Se despidió de Emme y tomó un rumbo diferente. Regresó sus pasos nuevamente a la cubierta para acercarse a la antigua tripulacion de Bodvar, específicamente a Einar. -Tomaremos tu sugerencia. Descansaremos en la costa un tiempo mientras los vigilamos. Abordaremos el navío durante el atardecer del segundo día para tratar de negociar, si para esa misma noche no se han rendido... los haremos salir por la fuerza- le comunicó el plan obviando por completo el hecho de que a pesar de que ahora eran aliados iban a estar bien vigilados *La verdad de hoy es la herejía de mañana* pensó al momento que apoyaba suavemente su mano derecha sobre uno de los hombros del alto y rubio muchacho -Vayan a prepararse, nos vemos en la playa- le dedicó una breve sonrisa para luego girarse y buscar a Davy con la mirada entre el tumulto de nórdicos. -¿Vamos?- le preguntó haciendo un ademan en dirección al Syrenis, esta vez no era una orden, si el albino deseaba quedarse molestando un rato más a Einar y su tripulación podía hacerlo tranquilamente.

Con calma regresó al navío, una vez abordo buscó con la mirada la pelirroja cabellera de su compañera. Resaltaba como el fuego entre las cabezas de los demás tripulantes. Se la veía ocupada pero aún así decidió acercarse e interrumpir sus tareas brevemente -Kath... tenemos un plan- comenzó a decirle -De momento descansaremos en la costa un tiempo mientras vigilamos a los Ingleses. Se abordará el navío durante el atardecer del segundo día para tratar de negociar, si para esa misma noche no se han rendido, iniciaremos el ataque. Emmeline quiere que seas tú la que lidere la pelea- luego de eso se acercó a su oído y susurró -Debes estar atenta... no terminamos de fiarnos de la ex tripulación de Bodvar, nos parece extraño que de pronto sean nuestros aliados. Los mantendremos vigilados al igual que nuestros insumos y tesoros.-     


_________________


♥ Hikami-Kun ♥







~Believe in MAGIC~


~ I'm strong, I'm brave, I'M A LION ~
Ver perfil de usuario
Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra)
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]


-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitana del Syrenis

-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro. [Seirina Mavros] Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
+Personalidad: ??
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +7
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capaz de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recién recargada. Espada.

No me dio la impresión de que Amir tomase el gesto cmo algo importante, por lo que dejé de pensar en ello. Le ayudé a levantarse, esperando que fuera un poco más consciente de la situación y no se lanzase al abordaje después de la sangre que había perdido.
Como temía, él aseguraba estar bien, de forma que avanzó un par de pasos por si mismo antes de que las consecuencias de la herida hicieran su aparición y casi se diera de cabeza contra la cubierta. Me apresuré a sujetarlo, perdiendo el aliento por el repentino peso extra que supuso evitarle más golpes. Necesité ayuda para sentarlo de nuevo y me puse la mano en el costado, dolorido por tanto trote. Antes de poder curar a nadie más, Dulce volvió a aparecer en cubierta, con una mirada brillante que denotaba noticias frescas y, esperaba, positivas para nosotros. El inicio era bastante agradable, descansar en la playa, pese a que no me hacía gracia la parte de vigilar a los ingleses desde allí, era poner la zona en riesgo para nada.
-Emmeline quiere que seas tú la que lidere la pelea -Alcé las cejas, ¿porqué yo? Les había dejado claro a ambos que no quería tener nada que ver con ellos, que no podían acercarse a Maia. Quizás no me había explicado lo suficientemente bien - -Iba a gritarle algo, pero tras conseguir con una sola palabra que todos se quedasen mirandome, pensé que lo mejor era ser algo más discreta.
-¿Como vamos a fiarnos de ellos? Como Maia se despierte los va a matar a todos, sean aliados o no -Le dije, intentando no ser demasiado expresiva para que el resto pensase que no ocurría nada -Explícame lo que ha ocurrido -Le pedí, esperando que eso despejase las dudas que estaban surgiendo rápidamente en mi cabeza sobre esa extraña alianza. Escuché cuanto me dijo y de todas formas no estaba segura de que fuera una gran idea, pero me resigné, eramos pocos para luchar contra los ingleses y aunque después de la batalla tuvieramos que matarlos, sería más fácil en ese orden.
-Esta bien, volvamos a la playa -Dije, aceptando finalmente las ideas que habían tenido, mandando de timone de nuevo a Davy, que era el único en quien confiaba que no estaba recuperandose o inconsciente. Mientras, le ofrecí a Dulce cambiarnos de ropa en mi camarote, ya que sus vestidos habían quedado para limpiar la cubierta.



Última edición por Adamaris el Sáb Sep 22, 2018 3:42 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18 || +5 = 23
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087


El muchacho sonrió tristemente ante mis inquisiciones. Sin siquiera levantar la mirada, comenzó a hablar.
- Él presentara más problemas que yo... Craver fue tutor de mi hermano... No se rendirá tan fácil.- dijo, examinándose el brazo y confirmando mis suposiciones sobre el rango de su compañero. Sus dedos comenzaban a perder color y tornarse violáceos. -¿Que harán conmigo?
- Lo que suceda contigo depende más de ti que de mí. – sentencié. – No me interesa qué tan fuerte sea, todos los hombres tienen una debilidad. Y yo quiero saber la suya.
Tomé asiento sobre un barril y me crucé de piernas, sin dejar de observarle.
- Míralo de esta forma. Tú me dices lo que necesito para que se entregue y yo no tendré la obligación de reducirlo a él, su barco y su tripulación a escombros flotantes. Piénsalo bien, estás ayudándole. Creo que se lo debes luego de destruir su barco


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario



Einar Bjorn:
Nombre: Einar Bjorn.



Info: Hijo mayor del difunto capitán Bodvar Bjorn, siguió sus pasos lealmente desde pequeño, aunque su relación no fuera tan afectuosa, admiraba a su padre y busco aprender de el todo lo que pudiera. No gozaba de la brutal reputación de su predecesor, sin embargo su valentía e inteligencia eran legendarias dentro de la tropa, siendo desde siempre un líder nato y un estratega imbatible.



Especialidad: Liderazgo, Estrategia.



Vigor = 18      

Destreza = 18    

Constitución = 18  

Inteligencia = 25  

Sabiduría = 18      

Carisma = 25        



Habilidades

Manejo de Armas Blancas

Adivinar Intenciones

Persuasión

Nadar

color 7e9c24



Mi idea fue bien recibida por las capitanas, pero enseguida note en sus miradas aquello que estaba esperando desde el momento que el polvo de la batalla se había dispersado: La desconfianza, al día anterior era su enemigo y aun no estaban seguras de mis intenciones, a decir verdad no esperaba menos, hacían bien en levantar la guardia.
Escuche las palabras de la chica de cuello cortado, perstandole total atención, aunque quizás desviando demasiado mi mirada hacia aquellas bellas piernas mientras imaginaba con una sonrisa picara aquello que el vestido no dejaba ver. Nos envió a las bodegas, asentí.
-Como ordene capitana-
Quizás el incomodo sentimiento que me causaba el recibir ordenes se había dejado ver en mi expresión, exagerándola hasta casi parecer irónica, pero juro que no fue intencional.
Cuando las muchachas convinieron hablar en privado les dedique una sonrisa, sabiendo que en tales circunstancias solo podían buscar privacidad para hablar de mi y mis hombres.
-Estaremos en las bodegas-
Dije a modo de despedida y camine escoltado por el salvaje muchacho que refunfuñaba por tener que esperar para luchar. Que agradable sujeto, de ser distintas las circunstancias encajaria muy bien en mi tripulacion.
Hice un par de gestos a mis hombres quienes acudieron a ayudarme con las provisiones, los 4 capitanes que me habian acompañado en la batalla me siguieron a las bodegas, seguramente buscando que les pusiera al tanto de la situacion.
Davy paso frente a cada uno de ellos aun molesto y se puso a separar las provisiones, hablando consigo mismo de las mil formas en las que mataria a los ingleses. Me dirigi a mis hombres sin preocuparme porque Davy estuviera en la sala, demostrando que no tenia nada que ocultar
-Sugeri esperar para atacar el segundo navio, ya que los ingleses no iran a ningun lado, y las Capitanas estuvieron de acuerdo, nos enviaron a las bodegas a racionar las porciones y prepararnos para dar de comer y beber a los hombres-
Era quizás mi segunda o tercer orden como sucesor de mi padre, examine a los capitanes en busca de alguna muestra de descontento y, como esperaba, Frank fue el primero en objetar
-¿Seguimos sus ordenes ahora? ¿Eres su perro fal-
Interrumpí su comentario con un cabezaso en su nariz, de reojo note la sonrisa de Hella, que como toda nordica amaba las reacciones violentas, pero no separe mis ojos de los del maldito maricón. Este retrocedió quejándose y saco una de sus pistolas para apuntarme, con un gesto indique a los otros capitanes que no intervinieran.
-Tu sigues mis ordenes, es todo lo que debe preocuparte, tu eres mi perro faldero, si no te gusta dispara, o vete con tu barco e intenta sobrevivir por tu cuenta-
Mi mirada no era la misma de hace unos minutos, la mi aspecto apacible se habia esfumado dejando en su lugar una mirada desquiciada y desafiante. El frances enfundo su arma rapidamente y abandono la bodega conteniendo con un pañuelo la sangre de su nariz, lo segui con la mirada lamentando un poco el haber perdido la posibilidad de destriparlo.
-Uno de estos dias-
Susurre, era demasiado inteligente para abandonar la flota, pero estaba seguro que era el mas descontento con mi nueva posicion.
-No parecen tener razones para traicionarnos-
Agrego el anciano sentado un poco mas atras que el resto
-Aunque no deberias fiarte de ellos aun, eran nuestros enemigos-
Asenti agradeciendo el consejo del viejo, nadie sabia exactamente cuantos años tenia, y los años siempre traen sabiduria
-Estoy manteniendo el terreno alto, si deciden atacar estaran en desventaja-
Alessa jugueteaba con un bisturi un tanto ajena, como siempre, a las estrategias de guerra, y Hella demostraba con su mirada que confiaba plenamente en mi.
-El otro grupo sigue rodeando al navio ingles, envien a alguien para informarles de la situacion-
-Yo ire-
Acepte de buena gana el ofrecimiento del viejo, nadie cuestionaba su sensatez y su presencia calmaria cualquier duda hacia mis decisiones.
Concluimos la tarea de separar los bienes destinados para la cena, segun las cantidades que Emm habia propuesto, y sali para dirigirme a mis hombres que esperaban ansiosos fuera, acompañado de Hella. Despues de unos segundos de una pausa dramatica levante mi brazo derecho.
-¡Skol!-
Grite dando inicio a las celebraciones, vitoreado por mis hombres con toda la euforia de la victoria. Hella comenzo los rituales de celebracion, mandando a traer a uno de los sobrevivientes, de la fila de ingleses arrodillados y atados a los que aun no habían encarcelado, para el sacrificio, mientras los músicos tocaban y los guerreros danzaban, extendiendo la fiesta sobre la cubierta del navío ingles. Me senté tranquilamente en la barandilla del puente bebiendo de mi cuerno y esperando la salida de Emmeline.
-Los hombres se preguntan cuando sera la mancha de sangre-
Mi contramaestre se referia a mi usual ritual de una pelea a muerte contra el lider del navio tomado, al que segun los cuentos exagerados de mis hombres reducia a una mancha de sangre. Mi expresion se torno severa y tome del cuello al maldito acercandolo a centimetros de mis ojos
-Si sigues incitando a que los hombres pidan la mancha de sangre tu seras el protagonista-
Sabia al igual que yo que la capitana no estaria de acuerdo en sacrificar a alguien tan valioso como Hawk, por lo que sus intenciones eran crear descontento entre los hombres hacia la nueva alianza.
-Habra mancha de sangre, pero cuando yo lo disponga-
Agregue finalmente dejando ir a mi nervioso amigo, quien no objeto nada mas y se alejo despues de pedir disculpas.

Hella Lindström:
Nombre: Hella Lindström

Alessa Blickensderfer:
Nombre: Alessa Blickensderfer "Dollface"


François Le Clerc:
Nombre: François Le Clerc, known as "The Jester"

Ver perfil de usuario

El Bradley Hawk:
Nombre: Bradley Hawk

Info: Hermano menor del renombrado Comandante William Hawk, el muchacho recibio la misma instruccion que su hermano, pero quizas por la edad o quizas por el temperamento, no demostro las mismas cualidades en el campo de batalla. Hay quienes dicen que su posicion es prematura, pero su hermano insiste en que "la polvora templara su caracter"

Especialidad: Nobleza, Esgrima, Entretenimiento (violin)

Vigor = 11      
Destreza = 17    
Constitución = 11  
Inteligencia = 20  
Sabiduría = 5      
Carisma = 30        

Habilidades
Dominio de espada
Leer y escribir
Nadar
Comercio


- Lo que suceda contigo depende más de ti que de mí. No me interesa qué tan fuerte sea, todos los hombres tienen una debilidad. Y yo quiero saber la suya.
En realidad la muerte no me asustaba, morir con honor seria una agradable forma de escapar de mi desgracia, el dolor por otra parte...
- Míralo de esta forma. Tú me dices lo que necesito para que se entregue y yo no tendré la obligación de reducirlo a él, su barco y su tripulación a escombros flotantes. Piénsalo bien, estás ayudándole. Creo que se lo debes luego de destruir su barco
Quizás tenia razón, de todos modos no tenia opcion alguna, no podia engañarme creyendo que soportaria ser torturado, y habiendo perdido ya el honor no me interesaba recuperarlo, les pertenecia, y solo el destino podria cambiar eso
-Lamento informarle que no se mucho que podria servirle, salvo creo yo dos cosas-
Hice una pausa pensativo sopesando mis futuras palabras
-Craver se preparara para recibirlos con alguna ingeniosa trampa, probablemente sea conveniente que no se apresuren a decidir el ataque-
No note mucha sorpresa por parte de la capitana ante tal informacion, seguramente ya se lo esperaban
-Y la segunda, en cuanto a la debilidad de Craver, la unica que conozco es su hijo, Demian, un muchacho alto de cabello largo, del mismo color que el de su padre, pero probablemente estara junto a el todo el tiempo, asi que de momento no veo como podrian usarlo de ventaja-
Lance un suspiro ya sintiendo como la culpa por mi traición era justificada por mi instinto de supervivencia, y me recoste con la mirada perdida en la pared del calabozo

Ver perfil de usuario

FICHA:

-Nombre: Emmeline Éclair-Devour
-Edad: Técnicamente, 24
-Nacionalidad: Francia
-Imagen: Estatura promedio. Facciones finas y delicadas. Ojos almendrados, iris verde cristalino, pestañas largas y ligeramente curvas que le aportan sensualidad a su rostro. Su piel se obscurece ligeramente alrededor de sus ojos. Tez pálida y expresión sombría. Figura de curvas suaves y busto prominente. Emana un aura delicada y misteriosa. Una notoria cicatriz circunda su cuello. Su cabello es castaño obscuro, largo casi a la cintura y ligeramente ondulado.

IMÁGENES:






-Capitan: -
-Antigua Profesión: Antes de convertirse en pirata, era hija de un acaudalado parlamentario francés.
-Historia: Emmeline nació en Versalles, Francia, dentro del seno de una familia aristocrática, un 24 de Julio de 1587. Hija de Johannes Èclair, parlamentario rico e influyente del Parlement de París, y Agathe Rosmarie Devour, hija a su vez de un Comisario primero de la marina. Como la menor y única mujer de cuatro hermanos, fue siempre la favorita de su padre.
A diferencia de lo que su madre hubiese deseado, Emmeline creció con afición por las artes de guerra, uso de armas, esgrima y demás prácticas masculinas desempeñadas por sus hermanos mayores, y al cumplir catorce años, ya los superaba en destreza, inteligencia y habilidad.
En un afán por enderezar a la jóven, sus padres decidieron casarla con Fréderic III de Lorraine-Vàudemont, Duque de Lorena, quien profesaba un profundo amor por ella, a pesar de los constantes rechazos y la inminente negativa de ésta. Sin embargo, Emmeline accedió por pedido expreso de su padre.
La boda se celebró alegremente en la mansión Vàudemont, en Abril de 1602. Una vez culminó el evento, Frèderic intentó someterla a las perversiones más malvadas con el fin de doblegar el espíritu aguerrido de la joven, en venganza por el maltrato recibido durante su cortejo. Ella procuró huir, y, en un intento desesperado por luchar, Emmeline acaba asesinando a su agresor. Creyéndose una criminal, se dispone a escapar y se dirige al puerto de Boulogne-Sur-Mer, en Nord-Pas-de-Calais. Luego de 15 días de persecución, logra abordar el primer barco que pudo encontrar más próximo a soltar amarras.
Pero su infortunio todavía no había llegado a su fin. Al adentrarse en alta mar una fuerza descomunal azotó la embarcación por estribor y Emmeline, quien se encontraba del lado contrario observando absorta la inmensidad del océano, cayó por la borda, por poco muriendo ahogada. No obstante, pudo incorporarse a tiempo para observar horrorizada como una bestia descomunal destruía el barco y lo hundía en las profundidades, sin dejar rastro alguno de su existencia ni de su tripulación más que unos pocos trastos flotantes. Naufragó durante días aferrándose a uno de los restos de la proa,mientras que el sol y el agua salada resecaban su piel y su esperanza se extinguía. Lo único que alcanzó a ver antes de desvanecerse fue una enorme masa obscura surgiendo del océano frente a ella.
Despierta en la cubierta de un extraño barco, sus tripulantes la habían rescatado, salvándole de las fauces del infierno.
El nombre de la capitana del navío era Mariam Haddad. Ella le habló del barco y de las personas que en él se encontraban, piratas. Por último le ofreció ser parte de su tripulación, a cambio de lealtad absoluta. A lo cual Emmeline accede vehemente, cautivada por las historias que aquellos individuos relataban, pasando a formar parte de la dotación del “Syrenis”.
La vida en alta mar le condujo a la libertad que había añorado desde pequeña. Siempre repleta de aventuras e historias fantásticas, todo fue fascinante, hasta el trágico día en que fueron capturados y su capitana, colgada por el cuello hasta la muerte. Lograron escapar gracias a un desconocido hombre que apareció entre el follaje, un inglés desertor, rehén de un grupo de piratas que se encontraban en el mismo lugar dispuestos a dar batalla, y que despertó sentimientos en la joven dama. Pero todo fue ofuscado por un hechizo que invocó la obscuridad interior de varios de los piratas allí, convirtiéndoles en seres viles y despiadados. Entre ellos, su estimado Oficial, a quien trata de ayudar y termina asesinándola.
Luego de su muerte, Emmeline pasó sus días sumida en las tinieblas del reino de Eris.
-Personalidad: Es una persona tenaz, perseverante y muy capaz. Suele pecar de arrogante, terca y orgullosa. Le gusta la aventura y la libertad que representa el camino que eligió en su vida, más no abandona las costumbres características de su educación. Le cuesta confiar en otras personas, pero es generosa con quienes se ganan su afecto. Si bien la aterradora experiencia vivida no logró aplacar su aguerrido espíritu, sí cambió su actitud temperamental a una más pasiva, reflexiva y fría. Nunca mediaría con personas que considere de baja moral y prefiere morir antes de ser capturada o traicionar a los suyos. No es de naturaleza violenta, pero será la primera en desenfundar su espada sin temor así la situación lo amerite. Sumamente perceptiva, nada escapa a sus ojos ni olvida un rostro jamás.
-Gustos:
Adora el aire libre, la noche, la luna, la brisa marina. Personas humildes y generosas. Secretamente, las joyas. Crear estrategias de combate como ataques sorpresivos o emboscadas. Los días de lluvia tranquila en altamar. Licor, ron y té de sabores exóticos. Cantar, tocar el piano y un buen contrincante en el uso de la espada.
-Disgustos:
Entre las cosas que más detesta está que la consideren débil por su aspecto y la subestimen. Los traidores y personas crueles por demás, aunque aprendió a aceptar las condiciones y características del ambiente en el que vive. Las órdenes y las imposiciones, las personas demasiado altaneras y prepotentes. Odia las mentiras, más que nada porque su poder de observación le indican cuando alguien las dice. Siente cierta repulsión a los insectos en general. No soporta que la sermoneen. Cualquier insulto hacia su persona desencadenará un conflicto armado. 
-Otros: Posee una tolerancia al alcohol increíblemente alta y al embriagarse deja ver su lado bromista y burlón, o violento y temerario.
-Características (35 puntos a distribuir):
Vigor =  8+2 = 10
Destreza = 8+11 =  19 || +3 = 22
Constitución = 8+3 = 11 || +2 = 13
Inteligencia = 8+6 = 14
Sabiduría = 8+10 = 18 || +5 = 23
Carisma = 8+3 = 11
-Habilidades Básicas:
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-OBSERVAR
-LEER Y ESCRIBIR
-NADAR
-Habilidades Especiales:

-Equipo: -

-Reputación: 4

-Color de roleo: 29b087


- Lamento informarle que no se mucho que podría servirle, salvo creo yo dos cosas - dijo, comenzando a responder a mis preguntas, aunque tenía la sensación de que poco podía ayudar -. Craver se preparara para recibirlos con alguna ingeniosa trampa, probablemente sea conveniente que no se apresuren a decidir el ataque. – prosiguió.

Claramente él también era consciente de la inteligencia de su compañero, lo cual incrementó mi curiosidad. Las batallas contra oponentes de ese tipo se me antojaban emocionantes.
- Y la segunda, en cuanto a la debilidad de Craver, la única que conozco es su hijo, Demian, un muchacho alto de cabello largo, del mismo color que el de su padre. Pero probablemente estará junto a él todo el tiempo, así que de momento no veo como podrían usarlo de ventaja.
Se hizo un silencio entre los dos, en lo que yo sopesaba las palabras del muchacho. Y en medio de aquella pausa fue donde mi oído se percató del ruido que hasta hacía unos instantes le había sido ajeno. Agudicé la audición para distinguir gritos sobre cubierta y levanté la vista hacia el techo de madera, los cuales comenzaron a vibrar sobre mi cabeza, producto de las pisadas violentas. Me levanté de mi sitio y me dirigí hacia las escaleras, pero antes, me volví al muchacho, quien había regresado a la posición resignada de la primera vez.
- Enviaré a alguien a revisar ese brazo. – dije a secas, antes de desaparecer escaleras arriba.
Al salir al exterior, descubrí a una multitud enardecida, formando un círculo de ovación alrededor de algo que no llegaba a vislumbrar debido a la altura de los hombres. El alboroto de gritos, aullidos y pisotones de la tripulación de nuestros nuevos aliados era ensordecedor. Me abrí paso a empujones hasta llegar al centro del círculo, pero lo que vi allí jamás hubiese deseado contemplarlo.
Aquella mujer recitando palabras inentendibles para mí. El prisionero de rodillas, desnudo, maniatado, sujetado al suelo por sogas que se le anudaban firmemente al cuello. A su derecha, un hombre corpulento sostenía un hacha y la bamboleaba socarronamente sobre su cabeza, mofándose del temor que se le dibujaba a éste en el rostro al ver cercano el final de su existencia. A su alrededor, cada semblante se desfiguraba en éxtasis y locura, deseoso de llegar al desenlace de aquella brutal demostración. Porque eso era, lo supe cuando los ojos de la mujer se clavaron en los míos, como si estuviese desafiándome a detenerle, y formuló la orden de ejecución, tras lo cual el silenció reinó sobre los presentes. Pero mi vista sólo se apartó de la suya para posarse en el filo del hacha, cayendo veloz y en picada como un águila hacia su presa, arrancando la cabeza del cuerpo, la cual rodó sobre cubierta y fue tomada a modo de trofeo por uno de ellos, levantándola en el aire, acompañado de un grito salvaje de victoria. El cuerpo fue sostenido, y la vertiente de sangre que manaba del cuello cercenado fue recolectada en varios cuencos. Aquella mujer, la sacerdotisa, dio un paso al frente y se colocó en medio del tumulto, alzó los brazos al cielo invocando a sus dioses paganos, y la sangre del difunto le fue vertida encima, empapando su cabello, su rostro y sus ropas, para luego comenzar a ser rociada sobre todos los demás. Eran bárbaros atroces e inhumanos, aullando como fieras.
En ese momento noté el dolor en mis manos a causa de la fuerza con la cual había mantenido los puños apretados todo ese tiempo. Jamás había presenciado herejía semejante.
Aparté violentamente a todo el que estuviese en mi camino hasta salir de allí, y me abalancé sobre Einar al reconocerle apartado del grupo.
- Yo no di órdenes de asesinar más prisioneros. ¿Qué demonios crees que están haciendo?


_________________


•  INSCRIPCIONES  •


•  ROL •

Ver perfil de usuario

Me encontraba ya sentado en un charco de mi propia sangre, todo a mi alrededor daba vueltas y aunque había pedido un poco de ron para adormecer el agudo dolor de la herida nadie, ni siquiera Kath, me acerco un vaso. Mientras atendían a los otros heridos improvise torpemente un torniquete para evitar desangrarme, cuando finalmente Kath se acerco a curarme, me acuso de lloriquear y comportarme como Lily. Habia sido paciente, quizas por la alegria de volverla a ver despues de tantos años, pero ya sea por el dolor o el cansancio, su actitud termino por sacarme de las casillas
- Eres tú la que lloriquea por que no le hacen caso. No pienso disculparme por no querer separarme de ti, aunque ni siquiera parezcas feliz de tenerme contigo. ¿Qué pasó, Kath? Antes luchábamos juntos, y ahora te comportas como si fueses mi madre. ¿Te has olvidado quién soy?-
- Si hubieses estado esos seis años verías la diferencia entre el trato contigo y con Lily.-
Contestó, airada.
- ¿Si hubiese estado estos seis años?-
No podia creer que me reclamara eso, apreté la mandíbula intentando medir mis palabras
- Seis años... Encerrado, resistiendo continuas torturas, tratando de protegerte.-
Me detuve unos segundos para que asimilara mis palabras
- Y para ti fueron unas putas vacaciones, ¿no? -
Cada golpe, cada injuria, cada intento de huida, el hambre, la incertidumbre, el dolor; aquellos brutales recuerdos se agolparon en mi mente mientras mi mirada se clavaba en la nada.
- Todo ese tiempo, sólo pensando en ti. Aun asi, aqui estoy, no han podido conmigo, hace falta mucho más que esto para acabar con el tigre. No me pidas ahora que me siente a esperar mientras te arrojas a la batalla como lo hiciste. Yo no soy Will. Si me quieres lejos, alejate, me da igual-
Justo habia terminado de curarme, como el dolor habia desaparecido no me preocupe por comprobar que la herida haya cerrado en cambio me puse de pie airado dispuesto a irme, pero la cantidad de sangre que ya no corria por mis venas se hizo sentir enseguida. Me senti tambalear y todo se volvió negro, cuando recupere el conocimiento ya me encontraba sentado solo.
Maldije al sentirme tan inútil, pero no había mucho que pudiera hacer
-¡Alguien me traiga una maldita jarra de ron!-
Grite de mal humor mirando amenazante a los miembros de la tripulación.

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 13 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.