La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » La guerra de los Mil Años

La guerra de los Mil Años

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29 ... 34 ... 40  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 28 de 40.]

1 La guerra de los Mil Años el Mar Jun 07, 2016 11:56 am

Recuerdo del primer mensaje :

Allí donde la noche es alumbrada por dos lunas, una guerra sin edad ni tiempo, fue iniciada siendo un recuerdo olvidado la causa de la misma. Durante mil años tan sólo sobrevivía la maldad y el odio.
Muerte tras muerte, venganza tras venganza, creó una guerra sin fin donde ningún ser humano ganaba nada, los únicos que conseguían algo eran aquellos seres ocultos en las tinieblas, que aparecían cuando los problemas se acercaban, se alimentaban de los pensamientos y acciones perversas, estos seres también eran llamados demonios.
Gobernados por la tecnología, y los pecados capitales, los demonios caminaban entre los humanos sin que estos lo supieran, todos temían su existencia, y la de un lugar donde habitaban.
Al mismo tiempo seres mágicos que solían caminar por aquellas lejanas tierras, usando magia por donde pasaban, eran desterrados a vivir en un lugar creado más tarde por ellos, los ángeles, incapaces de estar en un lugar con tanta maldad. Muchos se dejaron corromper e influir por ella y la desesperación que reinaba por tierras humanas, convirtiéndose en alas negras o aliados de Satán. Otros simplemente renunciaron a marcharse transformándose en ángeles grises.

Tres mundos distintos
Tres seres diferentes
Pero solo una guerra eterna en la que el equilibrio se había roto.
_____________________________________________________________________________________________



Última edición por Adamaris el Dom Ene 22, 2017 1:19 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

676 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Ene 28, 2017 7:09 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Rechazaron el aceptar la comida, ya que ambos decían que no se tardaba tanto en llegar desde el sitio en el que estaban, me encogí de hombros sin saber si lo que decían era verdad o tan solo era para no gastar los alimentos que tan costosamente habían conseguido. Ambos ascendieron hasta ser tan solo unos puntos en el cielo. Pude distinguir claramente a Tefael que tenía las alas negras no sabía si había algo de blanco a esa distancia. Allí permanecieron por uno o dos minutos, seguramente despidiéndose mutuamente y deseándose un buen viaje. Hasta que de pronto Tefael se dejó caer en picado hacia un lugar que ya no podía vislumbrar. Lo mismo pasó con Emeriel, que subió más y más alto hasta que me fue incapaz de distinguirla en el cielo.

La tarde fue tranquila hasta que llegó el momento de partir, mi viaje era algo más largo que los demás, pues aunque era capaz de viajar a través de los sueños y sabía donde atracarían el barco, tenía que ir de sueño en sueño pasando por el mundo físico cada vez, lo cual me cansaría y me retrasaría más que a los demás que se habían ido volando, transformándose o cruzando portales. Todos los pequeños aparecieron para despedirse de mí, cada uno me dio un regalo tenían el estilo personal en ellos. A cambio yo ya había preparado lo que les iba a dar en mi despedida, me agaché para estar a la altura de todos ellos -Como me habéis dado todos estos hermosos regalos, yo os quiero dar a cambio un pequeño conjuro que cualquiera puede usar- les guiñé un ojo, en realidad no era un conjuro como tal, pero para que lo entendieran mejor lo dejé así -Cuando os vayáis a la cama y estéis a punto de dormid de sueño o cansancio recitáis estas palabras- mantuve el suspense mientras se formaba poco a poco mi sonrisa y sus miradas se llenaban de emoción -Denayrarmhar aystegh, Edahi- sabía que quizás no sabían el idioma en el que lo había pronunciado, pero si eran capaz de imitar los sonidos serviría -Con esto cada vez que os vayáis a dormir podré acudir a vuestros sueños, protegerlos y evitar que tengáis pesadillas- sonreí esperando que aquello les hiciera ver que no estaría tan lejos. -Recordad, antes de caer dormidos por completo "Denayrarmhar aystegh", y luego mi nombre. Así os podré ver en el mundo de los sueños- repetí justo antes de que se marcharan corriendo lejos de allí.

Me reí ante la broma de Wendy, la verdad es que no me importaría ser secuestrado por unos niños tan adorables. La miré directamente a los ojos y le sonreí -Lo que le dije a los niños también puedes usarlo tú- le dije refiriéndome a las palabras que en demonio significaban "Aparece aquí" y que cuando eran pronunciadas junto con un nombre poco antes de que la conciencia cambiara de mundo eran útiles para invocar a una persona en ese mundo de los sueños y reunirlas en un mismo sitio.

"Ah~ Va siendo el momento ¿No?" A pesar de que ya era hora de irme, todavía me costaba darme la vuelta y empezar a buscar un sueño en el que entrar.



Última edición por clea el Dom Ene 29, 2017 5:27 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

677 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Ene 29, 2017 7:38 am


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Los niños se habían ido encantados, intentando pronunciar las palabras extrañas con ayuda de Eva, que era la única que parecía haber podido decirlas sin problemas. Incluso Nara y Nero lo tuvieron dificil y parecían algo frustrados por ello. Cuando nos quedamos solos, Edahi me dio permiso para usar esas palabras igual que los niños, aunque yo negué con la cabeza.
-No quiero molestarte, seguro que estas cansado de todo lo que ha pasado aqui, te irá bien dormir un tiempo sin distracciones -Le sonreí. Por alguna razón notaba que estaba retrasando el momento de marcharse, aunque también podía ser cosa mía.
-Si te quedas mas tiempo los niños volveran a por ti
-Bromeé, riendome al imaginarme la situación.


_________________

Ver perfil de usuario

678 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Ene 29, 2017 3:47 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Me desperté a la mañana siguiente tan adormilada como siempre, había tenido un sueño realmente cambiante, siendo al principio una pesadilla y al final un buen sueño donde conseguía encontrarme con Lucas. Aunque estaba llorando como cuando lo conocí, me reconfortó verlo vivo y saludable. Seguí mi camino por la cueva balbuceando algo que ni siquiera yo misma entendía por culpa de mis bostezos, hasta que llegué a donde había apoyado las armas y las recogí con facilidad. Me giré para buscar a Cain y avisarle de que ya era hora de seguir para llegar al lugar, sin embargo me detuve durante un momento mirando el lugar en el que él se encontraba ¿No era ese el sitio en el que yo había dormido?¿Había estado tan cerca y ni me había dado cuenta? Descarté ambas preguntas, seguramente me había confundido estando medio dormida y mi lugar era el otro -Cain, deberíamos partir ya- le comenté mientras salía fuera de la cueva para ver si desde allí se podía ver la ciudad.

Cogí mucho aire de una vez y lo solté del mismo modo. Hacía tiempo que no dormía a la intemperie, siempre que lo hacía me sentía más revitalizada que durmiendo en una cama por más confortable que fuera, por eso me gustaba tanto a pesar de que el suelo pudiera ser duro, húmedo, frío o todas las cosas al mismo tiempo.

Levanté la vista hacia el cielo, esperaba que hoy fuese un día mejor que el de ayer y quizás algo menos silencioso.




Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





La consideración de Wendy parecía no tener límites, ella creía que estaba cansado y que era mejor que descansara -Esos niños ya han aprendido a pronunciar las palabras así que de todos modos difícilmente dormiré sin distracciones. Además no es algo que tengas que hacer por obligación ni todos los días, simplemente si un día tienes ganas de conversar con alguien en sueños o pasar un rato me avisas- le sonreí amablemente, desde que llegara a mi destino eso de dormir era algo impensable a menos que hubiera habido celebración y tos estuvieran borrachos de tanto ron… el silencio no era una de las cualidades de los integrantes del barco.

Las palabras de aviso me sacaron de mi ensimismamiento, debía marcharme ahora o realmente me atraparían y me obligarían a quedarme -De acuerdo- acepté mientras daba un ligero paso atrás, y tras haber encontrado un sueño en el que entrar, dejé que mi cuerpo perdiera la consistencia real y fuera desapareciendo poco a poco -Cuídate hasta que vuelva- le pedí justo antes de irme por completo de allí y tener que empezar mi viaje hacia el suroeste. Daba gracias que el primer sueño al que fui era tranquilo y sin nada que pudiera hacerme atacarme de repente… esperaba que pudiera seguir así todo el camino.



Última edición por clea el Dom Ene 29, 2017 5:28 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

679 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Ene 29, 2017 4:26 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.

Abri los ojos repentinamente al escuchar a Silya decir algo. Miré entre mis brazos y había huido de mi. Me levanté bostezando, viendo de reojo como ella salía de la cueva. Aj... tenía sueño. Me levanté y sacudí la porquería de la ropa, cogiendo mis armas y yendo tras sus pasos. Me acerqué a donde estaba, mirando algo en el cielo que por más que busqué, no logré encontrar.
-¿Estás mejor? -Le pregunté, tocandole el brazo pues parecía confundida y seguramente ni se había percatado de mi presencia. Noté que se apartaba de mi,bastante más rápido de lo que sería una simple casualidad. Fingí no darme cuenta, pero tras colocarme las espadas y arreglarme el pelo comencé a andar sin esperarla, aunque sí atento a sus movimientos, asegurandome que me seguía y parando hasta que me alcanzase si no era asi. El pueblo no estaba demasiado lejos y había bastante bullicio. Las gentes parecían especialmente animadas por algun evento que ocurría dentro.
-¿Qué estará pasando? -Le pregunté sin realmente esperar una respuesta. Notaba una inquietante sensación en el pecho de que todos mis intentos serían en vano, asi que, si este viaje no servía de nada, le pediría separar caminos. De todas formas, ella no me quería cerca.
-Vamos a mirar -Esta vez no me molesté en ofrecer mi mano, solo avancé, siempre delante de ella, siempre pendiente y procurando no perderla entre el gentío.


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.

Sí, Edahi tenía razón, diciendole eso a los niños era poco probable que consiguiera descansar más allá de unas poas horas antes de que alguno no molestase. En la cesta, puse unas telas que tenían dentro hierbas secas, que le servirían para cuando cocinase en alta mar. No es que me hubiera escondido para prepararselas, pero si las había puesto sin que se diea cuenta, mientras los niños se despedían. Junto con una explicaciión de cada una de ellas, algunas para cocinar, otras calmantes, desinfectantes... Aquellas que supuse que en mitad del océano o simplemente lejos de la costa les serían útiles y no demasiado fáciles de encontrar. Cuando se marchó, entré en casa, para encontrarme con una nube negra que rodeaba a Scar. Me dio un escalofrío pero, tras una tarde de "chicas" conseguí que me contase lo que ocurría. Preferí guardarlo en secreto, pero si me hubiera preguntado, seguramente mi respuesta es que se sentía deprimida por no estar a la altura de Silya y Tefael. A cambio, le preparé su comida favorita para cenar y la entretuve hasta que se quedó dormida. Suspiré. era muy cansado hacer de madre cuando la tuya ha dejado de hablar contigo.



Última edición por Adamaris el Lun Ene 30, 2017 6:09 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

680 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Ene 29, 2017 5:52 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



La presión de su mano en mi brazo hizo que lo retirara con velocidad inconscientemente, quise disculparme por mi repentino comportamiento, pero como no le dio importancia lo dejé pasar -Estar mejor… ¿De qué?- pregunté sin comprender hasta que caí en la cuenta de que seguramente con la pesadilla inicial habría hecho algo de ruido o movimientos bruscos debido a tener tan vívido el sueño.

Caminamos de nuevo él delante mía atento a no dejarme atrás y a que tampoco lo alcanzara. La ciudad estaba bastante animada con algún tipo de festividad que hacía que en plena guerra el lugar pareciera olvidar lo que sucedía en el exterior de las fronteras. -No lo sé- musité sin alzar mi voz por encima de los ruidosos ciudadanos que parecían ser más felices que nunca. Asentí a la opción de echar un vistazo, pocas veces había ido a festivales o celebraciones de ese tipo me gustaban mucho debido a que traían felicidad a las personas incluso en momentos tan amargos y crueles como eran los que se estaban viviendo actualmente.

Ver perfil de usuario

681 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Ene 30, 2017 6:35 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Intentaba prestar atención a lo que ocurría alrededor, pero mi cabeza pensaba en cosas más negativas de las que la gente de allí parecía sentir. Resultó haber un grupo itinerante recién llegado que ofrecía espectaculo gratis a cambio de comida, alojamiento o simplemente algo de dinero. El posadero, amablemente les había prestado una habitación y una cuadra donde alojarse pidiendoles solo que actuasen delante de la misma. Ellos claramente habían aceptado, pues la preciosa yegua parda que los acompañaba, observaba todo desde la puerta. La miré de nuevo, saliendo de mis pensamientos. No era una yegua común. Ni siquiera era una yegua real. Me acerqué en uno de los descansos que hicieron, cuando la gente se dispersó.
-Bonita yegua, ¿cómo se llama? -No parecía un comentario demasiado distinto a los que cualquier ciudadano haría, por lo que la respuesta fue bastante simple: Erin. Sonreí.
-¿Y Erin no participa en el número? -
Ellos negaron, un caballo podía asustarse y herir a alguien -Un caballo si, pero ella no lo es, ¿verdad? -Se quedaron callados, mirandose entre ellos y vigilandome. Estaban nerviosos y, aunque me agradaba poder molestar a algunas personas de vez en cuando, preferí contarles la verdad, pues temía que huyeran si dudaban de mi.
-He oido como se asustaba cuando el fuego ha salido mal -
Sus miradas temerosas se transformaron en curiosidad, el resto de las personas habían imaginado que era parte del número -Os presento a mi am... amiga Silya -No era el momento de dudar presentandola. Me aparté un poco para que pudiese acercarse -Os ha estado mirando y parecía más emocionada que el resto -Bromeé. Seguían recelosos, pero Silya tenía ese aura calmante y tranquilizadora propia de un ángel. Me aparté un poco el pelo y miré a Erin para que viera que la tenía localizada y pudiera darse cuenta que mis orejas alargadas eran el símbolo de nuestra sangre infernal. Su relincho me indicó que ahora saldría. Entró dentro y, un rato después, una chica que aparentaba no más de 16 años salió de las cuadras con un vestido simple y claramente viejo se acercó a donde estábamos.
-No importa, chicos
-Dijo ella cuando todos se giraron a mirarla -El caballero es... como yo -Me reí por lo de caballero, pero sentí que las auras de aquellos chicos se relajaban completamente.
-Me llamo Cain -
La mirada de aquellas personas estaba fija en mi, pero no entendía que lo que querían era saber qué era yo. No podía leer la mente, asi que me los quedé mirando -¿Qué pasa? -Pregunté tras un rato


_________________

Ver perfil de usuario

682 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Ene 30, 2017 7:49 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



El espectáculo me fascinó, era muy entretenido y animado. Durante un instante giré la cabeza para ver si a Cain le gustaba, pero ni siquiera lo estaba mirando, él estaba más atento a la yegua en la que casi no me percaté antes de ese momento y de la que no noté nada raro hasta que me fijé lo suficiente.

Tras la finalización de uno de los espectáculos que estaban realizando, nos acercamos para hablar con ellos. Cain tenía claras sus preguntas y no fue hasta que me presentó que di un paso para ponerme a su misma distancia -Soy Silya, un placer conocerlos… Me ha encantado el número- sonreí abiertamente esperando que nuestra repentina llegada no les fuera incómoda, menos suponiendo que estaban algo a la defensiva por que Cain había descubierto el secreto que guardaban.

La chica que apareció relajó el ambiente con sus palabras, aceptando que nada pasaba por que nosotros supiéramos de la situación. Cuando dijo que Cain era como ella supe que no me había presentado como se debía realmente, así que cuando preguntó que qué pasaba caí en la cuenta -Ah… Creo que es por que no dijiste qué eras, yo lo averigüé más o menos por tu olor cuando te conocí, pero la verdad es que tenía curiosidad- comenté para que viera por donde iban los pensamientos de las personas que teníamos en frente. Miré a la chica, después si me decía algo o se percataba de mi condición como mestiza le explicaría que no tenía ninguna intención de pelear contra nadie ni de causar ningún problema innecesario en una ciudad que estaba de celebración.



Última edición por clea el Mar Ene 31, 2017 5:44 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

683 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Ene 31, 2017 8:08 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Aquella chica logró calmar los ánimos del grupo, que ahora estaban más encantados con la presencia de Silya que asustados por la mía. Seguían mirandome y, aunque mi compañera intentó explicar sus intereses, no fueron los correctos.
-¿Eres un demonio? -Algunas personas de alrededor se quedaron quietos, mirándome, por lo que el chaval se dio cuenta de su error. Usó una mala escusa de un espectaculo ajeno al grupo y consiguió que la gente se alejase de allí.
-Si -Respondí cuando fue seguro y poca gente nos rodeaba ya. La emoción recorrió los ojos de los tres muchachos que se quedaron mirándome de nuevo.
-¿Podemos verlo? -Vale, eso era lo que querían pedirme. Erin intentó ocultar una pequeña risa y los chicos se levantaron para alejarse un poco de las zonas ocupadas.
-No puedo transformarme aqui -
La decepción personificada. Su interés aumentó al punto de ofrecerme oscuridad si era que mi poder no era suficiente. Me reí, al igual que Erin -Soy bastante más grande que vuestra amiga -Les expliqué, pero eso no pareció servir como excusa. Estaba bastante cansado, aun así, ellos se ofrecieron a hacer de guías en la ciudad para nosotros, aunque yo decliné la oferta y decidí irme a dormir con la promesa de ser despertado si necesitaban mi ayuda. Por si las moscas, dejé el colgante de Silya cerca de mi oido tras pagar la habitación y la cena para ambos, que se la darían cuando la pidiese.


_________________

Ver perfil de usuario

684 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Ene 31, 2017 5:43 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Al parecer los chicos querían saber si realmente era un demonio y qué forma tenía al transformarse, Cain se rehusó ha mostrarles su forma original en ese sitio lleno de gente, pues a diferencia de su compañera él era bastante más grande que un animal común.

Decidió irse a dormir a pesar de que hasta hace poco había dormido, no le contradije ya que debía estar cansado de todo el recorrido de ayer en el que tan solo paramos una vez para comer y otra para dormir. Como los chicos a los que había conocido y Erin se habían ofrecido a guiarnos por la ciudad, y yo no pensaba irme a dormir en ese momento, acepté encantada de dar un paseo por allí y disfrutar del festival.

Poder relajarme un rato sin tener que pensar en qué debía decirle a Cain o en si era mejor callarme me animó inconscientemente haciendo que me riera con más facilidad y hablara con ánimo. Me tomé confianza con los chicos, tirando de ellos cuando quería que se pararan o me indicaran qué había en ese lugar o en el de más allá. Aunque con quién más familiaridad y amistad entablé fue con Erin quién me pareció una chica muy agradable desde el principio. En un momento dado me preguntó por el cambio de actitud que había tenido hasta que se fue Cain -Tuvimos una pelea hace poco… aunque no estoy segura de que pelea sea el termino correcto- dije sin dar muchas más explicaciones, no era necesario decir el por que de la tirantez que había entre nosotros en ese momento.

El día pasó rápidamente entre bailes locales, puestos de ventas de objetos, comidas o utensilios interesantes. Compré una cosa además de toda la comida que probé allí que me pareció que sería útil algún día. Pronto anocheció y creí que era hora de avisar a Cain de que ya estaba oscureciendo por si tenía que hacer algo en la ciudad antes de que cerraran absolutamente todo.




Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Aquella noche pude notar a algunos de los niños llamándome corréctamente y permitiendo que parte de mi conciencia fuera hacia allí a hablar con ellos y ayudarles a crear un sueño conjunto con todos los que habían sido capaz de decir las palabras bien. Me era difícil seguir mi camino y al mismo tiempo mantenerme en ese lugar por bastante tiempo hasta que se durmieran del todo y sus sueños finalizaran, por lo que volví al mundo real por esos pocos minutos a disfrutar de ese tiempo completamente.

Para mi desgracia el viaje nocturno despues de ese momento fue agotador. Pese a que siempre evitaba las pesadillas cuando viajaba, cuando un animal depredador soñaba con cazar a su presa no era considerado un mal sueño y no podía detectarlo como "altamente peligroso" hasta que ya estaba dentro y en peligro.

En la mañana estuve en el lugar indicado con bastantes rasguños y una herida algo más fea que las demás en el antebrazo izquierdo que me había hecho por culpa de haber tenido que entrar en una pesadilla para poder llegar a mi destino. Hasta el medio día estuve lamiéndome las heridas para que al menos las menos profundas se curaran instantáneamente y durmiendo de forma ligera para relajar mi cuerpo y destensarlo de correr y luchar tanto. En la tarde busqué en el puerto a mi capitán con su grandioso barco mercante, pero no lo encontré, al parecer según los registros tenía que llegar esa noche.

Decidí esperar en el puerto hasta que llegaran y así darle una sorpresa al viejo que seguro no creía que pudiera llegar a aquel lugar en ese período de tiempo, pero claro, la velocidad con la que yo era capaz de recorrer el mundo era muy diferente a la de los demás... también era bastante agotadora y peligrosa si no estabas familiarizado con los problemas que pudieras tener que enfrentar en un sueño ajeno cuando notaban un invasor.

Ver perfil de usuario

685 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Feb 01, 2017 8:09 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
El sueño que tenía no era demasiado ajetreado, un viaje normal y corriente, un trayecto entre dos pueblos aunque, de nuevo, viajaba solo. Corría por un bosque infinito, escuchando los ruidos propios de la noche, lobos corriendo a mi alrededor a los que no podía ver, la luna en lo alto. Hermoso, pero solitario.
Me desperté al escuchar a alguien entrar en la habitación. Por suerte, se trataba de Silya, que parecía bastante más animada que cuando me marché. Al menos su aura parecía relajada. Era hora de marcharnos.
Me incorporé, bostezando, mucho más descansado que por la mañana. Parecía que nos venían bien momentos para estar separados, al menos a ella. Me levanté y, efectivamente, vi que era de noche y una de las lunas no se veía desde allí.
-Gracias -Le dije a Silya antes de salir de la habitación -Parece que te lo has pasado bien sin mi -Dije, aunque no totalmente de broma. En la parte baja aquellos tres jóvenes y Erin, la semidemonio, estaban esperandonos.
-¿Vamos? -Preguntó Erin, que intentaba ocultar cierto interés en su voz. Antes de salir, comimos algo, pues la cena iba con la habitación y realemnte estaba hambriento. Había bastante bullicio en la parte baja de la taberna, los lugareños estaban encantados con el ambieste de festival de aquel sitio, pero era hora de irnos. Comenzamos a caminar cruzando toda la ciudad, acompañados por el grupo ambulante, que parecían encantados con Silya y solo Erin caminaba a mi altura.
Escuchaba detrás a los tres chicos contandole cosas de sus viajes mientras nosotros dos ibamos en completo silencio varios pasos por delante. Cuando llegamos al exterior, los ojos de los chicos se iluminaron, mirandome.
-Ahora vengo -Le di mis espadas a Silya procurando no tocarla y me alejé hasta donde no me vieran. Escuchaba las quejas de los tres amigos que preguntaban a donde iba. Suspiré, no me venía mal a veces un poco de calma. en parte me seguía molestando la forma de actuar de Silya, aunque la entendía perfectamente. No podía culparla. Mientras daba vueltas a todo aquello, quitandome la ropa y dejandola donde pudiera recogerla, prefería no escuchar lo que hablaban un poco más allá. Iba a ser un viaje largo.

Volví con los demas, caminando con calma, escuchando las expresiones de sorpresa de los muchachos que no esperaban mi forma y de Erin, sorprendida por mi enorme tamaño. Abrí los ojos una vez delante de ellos, cierta cantidad de miedo se movía oculto entre su emoción.
-Eres gigante! -Exclamó uno de ellos, el primero en recuperar el control de su mente. Los otros estallaron en risas y alabanzas, pero en absoluto me sentía muy metido en la celebración, en parte por que había crecido asi.
-¿Te subes o vuelas?
-Le pregunté a Silya. Erin fue la única que no parecía del todo confundida, los chicos se quedaron mirandola -Veo que si note preguntan no comentas que eres un ángel -Dije con cierto deje venenoso en mis palabras. Una mirada de la semidemonio me alertó de que, quizás, la oscuridad de mi alma estaba algo revuelta. suspiré -Lo siento, no he dormido bien, el de la habitación de al lado no paraba de gritar -Me tumbé frente a ellos, no había mucho que me cubriese frente a la ciudad y prefería no ser fácil de ver.
-Entonces, ¿te llevo?
-Pregunté de nuevo, algo más tranquilo, acercando la cabeza para que pudiera subir si lo quería. noté que alguien me estaba acariciando la cola y parte del cuepo y Erin y el chico más joven estaban realmente interesados en mi pelo.


_________________

Ver perfil de usuario

686 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Feb 01, 2017 10:39 am


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Cain se levantó poco después de que lo avisara, y aunque me dio las gracias la frase que dijo después la note con un toque de molestia. No es que hubiera decidido divertirme sin él, había sido Cain quién a pesar de haber dormido en la noche decidió irse a su cuarto a descansar. Al bajarlos chicos y Erin nos esperaban, a quienes sonreí con amabilidad, me habían tratado muy bien enseñándome la ciudad y aceptando ir a dónde yo pedía para saciar mi curiosidad.

Nos pusimos en marcha para salir de la ciudad, los chicos me contaban algunas de sus historias y sus viajes mientras que Erin se quedaba cerca de Cain, seguramente por que tenían más en común de lo que yo podía tener con cualquiera de los dos. Supe instantáneamente qué era lo que iba a hacer Cain cuando avisó de su marcha. Todos parecían más asombrados por su tamaño que por su elegancia. Después de un rato me preguntó que pensaba hacer si subir en su lomo o volar por mi cuenta, y aunque esa pregunta no me molestó las palabras llenas de molestia que le siguieron si me alarmaron un poco -No lo digo por que no quiero que la gente me mire y me trate de otra manera simplemente por mi raza- contesté sin dejar ver mi decepción al escuchar semejantes comentarios provenir de él.

Sacudí la cabeza negando -No pasa nada, todos tenemos un mal día- le disculpé intentando no pensar más en ello, también rechacé la oferta de subir, pues aunque en todo el día me había estado preparando para aceptar y sonreírle diciéndole que era evidente que no iba a estar volando todas las noches, su actual estado me decía que seguramente lo decía por cortesía pero que en realidad ni siquiera me quería cerca. Sonreí con tristeza sin gastar esfuerzos en ocultarla. Lo poco que había servido mis esfuerzos en llevarme bien hacía que me sintiera mal conmigo misma -Iré volando como ayer, te seguiré el ritmo- respondí mientras, por primera vez en el día, dejaba salir mis alas blancas y toda mi aura que había estado reteniendo junto con la magia para disminuir en cierta medida la sensación de los humanos al verme. Observé a los chicos que había conocido hoy esperando que sus reacciones no fueran excesivas por haber sido engañados -Espero que todos nos volvamos a encontrar pronto- También miré a Erin sonriendo pues desde el principio su actitud me demostró que ya lo sabía y no dijo nada, cosa que agradecí por que así pude disfrutar de un día como humana y no preocuparme por como actuarían los demás al saber de mi.

Ver perfil de usuario

687 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Feb 01, 2017 12:36 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
No dije nada cunado Silya se negó a que la llevase, simplemente me levanté. Estaba demasiado arisco, lo sabía, pero era irremediable, no podía dejar de pensar cosas negativas que no tenían nada que hacer en ese momento y que, viendo la diferencia de actitud de la que yo esperaba fuera algo más que una amiga cuando se encontraba entre otras personas y la que tenía conmigo, no podía evitar pensar que habria sido más fácil marcharme solo. "Sabes que no es cierto, me recriminó una vocecilla al fondo de mi cabeza, si la hubieras dejado atrás la echarías de menos" Y tenía razón, dejarla en el pueblo, pedirle que no viniera y marcharme solo era algo que ni siquiera había tenido en cuenta. La echaría de menos enseguida, no estaría centrado en el viaje y probablemente haría alguna tontería para volver antes. Era mejor asi. Era el precio por dejarme llevar.
Quería haberle dicho algo a Silya, pero durante el viaje todo fue como el día anterior, yo corría y ella volaba lejos. Ni recordé la presencia del colgante, los siguientes tres días eran de viaje hasta otra aldea, allí haríamos noche y pasaríamos mas o menos medio día para reponer las fuerzas de este largo trayecto. En cuanto paramos, en un claro del bosque, me tumbé delante de ella, dispuesto a disculparme, aún pensando que ella no me perdonaría.
-Siento haberte hablado asi antes -Apoyé la cabeza en el suelo, con las patas cansadas, pero la cabeza despejada. Por entre los árboles se movía una suavre brisa que me removía el pelo, era una zona cálida, pero para dormir se volvía fría rápidamente. Asi que esperaría a que se quedase dormida para acercarme a ser una pared contra el viento, manteniendome levemente alerta a cualquier ruido, descansando menos pero pudiendo alejarme antes de que despertase, o dispuesto a luchar si había algún peligro.


_________________

Ver perfil de usuario

688 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Feb 01, 2017 6:10 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



El viaje fue exactamente como cuando iniciamos al irnos del pueblo, cada uno por su lado siguiendo un mismo camino. Sabía que debía disculparme por rechazar la oferta por segunda vez cuando bajara a descansar. Sin embargo cuando aterricé él se me adelantó disculpándose otra vez por su anterior comportamiento, yo negué con la cabeza -Tengo la sensación de que yo soy la culpable de tu malhumor- dije comprendiendo que la sensación que había tenido desde que se había despertado era esa -Así que debería ser yo quien se disculpara… perdóname si hice algo para molestarte- añadí bajando un poco la cabeza, había estado durante el vuelo intentando comprender qué era lo que le había hecho para causarle tal estado.

Como estaba delante mía tumbado levanté la mano para acariciarlo, sin poder evitarlo dudé de que fuera adecuado pues parecía enfadado conmigo haciendo que por un instante la desplazara hacia atrás. Al final con algo de esfuerzo me decidí por posar mi mano en su hocico y acariciarlo con suavidad por unos segundos antes de retirar la mano. Me conocía lo suficiente para saber que si lo acariciaba un rato más ya no me despegaría en toda la noche y si estaba disgustado no era necesario irritarlo más con mi infantilismo.

Me tumbé en el suelo dándole la espalda, y en menos tiempo del que predije ya estaba durmiendo plácidamente sintiendo la fresca hierba rozarme suavemente y causando que mis sueños fueran más dulces y tranquilos que la última vez.

Ver perfil de usuario

689 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Feb 02, 2017 7:22 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.

Esperé pacientemente durante una hora más o menos para asegurarme de que Silya estaba completamente dormida. Tras eso, me levanté y cambié de sitio, a un lugar más cerca de ella, cortando el aire que seguramente le daria frío durante la noche. La rodeé sin tocarla para que no notase que estaba allí, durmiendo, pero con parte de mi cuerpo alerta. Salvo un par de animales curiosos que me despertaron bastante rato después.
Cuando el sol comenzaba a alzarse en el cielo y los colores de la madrugada se pintaban en los alrededores, me levanté con cuidado para apartarme de ella, que seguía dormida. Aproveché para dar una vuelta en busca del desayuno para mi y, si encontraba, algunas frutas para Silya. Entontré más bien poco, ese bosque parecía no ser un buen lugar para acampar.
Nuestro siguiente viaje era también bastante largo, asi que esperé que se despertase, pues le vendría bien descansar antes de seguir.


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
El humor de Scar era cada vez peor, aunque parecía muy centrada leyendo un extraño papel en, supuse, idioma celestial. Tanto por la mañana como por la tarde estuvo leyéndolo y releyéndolo , en voz alta y para si misma. No debía de avanzar demasiado, pues parecía frustrada, lo arrugo y tiro para que los gatos jugaran con el. No tardo en arrepentirse y recogerlo para alisarlo y volver a empezar.
Por otro lado, los niños estaban encantados con el sueño de Edahi donde habían estado todos jugando. Me reí cuando me lo contaron, insistiéndome en que fuera a jugar con ellos, aunque lo rechace.
-Chicos, llamad a Edahi solo los días que hagamos clase -Por supuesto, todos se quejaron, pero les explique que, el rato que Edahi los visita de noche, no puede dormir. Les costó un par de explicaciones entender que aunque ellos dormían bien, Edahi podría pasarlo mal o incluso sufrir algún accidente por sueño.
Ayudé a Ryan con una pequeña astilla en la mano de María, que eran mas quejas de la pequeña que un dolor real, aunque si debía molestarle. Tras una rápida y simple cura, la pequeña quedó encantada con la venda de gatitos y, cantando, se fue a jugar con Cris, que había ido a buscarlas.                       
El resto de la tarde fue realmente simple. Montamos una pequeña guardia por los alrededores, entre los bosques y los valles contiguos para alejar posibles asesinos, ladrones, estafadores o cualquier persona que no fuera... bueno, eso, desagradable.
Ocho se fue con la partida de vigilancia, junto con Scar, así que me quede sola con los gatos. Los cachorros parecían estar creciendo bien, las heridas de la madre estaban curadas y sus huesos ya no se marcaban apenas. Había recuperado el peso y la energía, era una gatita realmente tranquila, que no debía de tener mas de dos años, con unos ojos preciosos y muy cariñosa. Me estuvo mirando mientras cocinaba, subida a la mesa, como si pretendiese aprender y yo, sin darme cuenta, comencé a hablar con ella como si pudiera entenderme.
-Ahora lo pones todo en la sartén... -Me empece a reír cuando la gatita giro la cabeza como si no hubiera entendido algo. Le acaricie la cabeza y me centré en cenar, ponerles agua limpia, su cena y "salvar" a uno de los pequeños que por hacerse el valiente había subido por los cajones y no sabia bajar.
La solitaria cena fue silenciosa, los gatos se hicieron pequeños ovillos a mi alrededor mientras leía y, ahí, horas mas tarde, me quedé dormida, mientras la cena de Scar se enfriaba en la cocina.
Era un día lluvioso, me levante por los maullidos alarmados de Nemamiah, que me miraba desde al lado de la cama.
-¿Qué pasa? -Le pregunté, siguiéndola al salón. Comprobé, pero no le faltaba comida ni nada, pero parecía que todavía me guiaba a algún lado. Salí al exterior tras ella y note que era de noche. "Un día perdido" pensé, mientras daba un par de pasos fuera. Al alzar la mirada, me fije que no era de noche, solo había muchas nubes cubriendo el sol. Nubes de tormenta.
Frente a mi, me encontré a mi padres, que me sonreían. Les devolví la sonrisa cuando me llamaron pero, al avanzar hacia ellos, un relámpago cambio la escena. Sus gritos de terror me impedían oír lo que ocurría alrededor. Ni la reciente lluvia, los truenos o los pasos de Silya se escuchaban.
-¿Mamá? -Conforme más me acercaba a ellos, más miedo dejaban entrever en sus voces que, a pesar del volumen, no lograba entender -No os entiendo -Me giré a intentar pedir ayuda a Silya, pero Sessy se acercaba hacia nosotros corriendo.
-¡Ses...!- Cuando pasó junto a Silya, esta hizo un movimiento brusco y, de repente, del cuello de Sessy comenzó a brotar sangre y sus ojos se llenaron de miedo mientras miraba a Silya, cuyas alas se habían vuelto completamente negras. Una a una, las plumas que las cubrían comenzaron a caerse, como las hojas de un árbol en otoño. Miró a Sessy y se arrodillo junto a él, sin mostrar emociones, diciéndole algo en una lengua que no comprendía. Sus palabras me sonaban, pero no era capaz de saber dónde las había escuchado anteriormente.
Entre toda aquella oscuridad, un destello rojo me hizo mirar a otro lado. Edahi, que no había visto hasta ese momento, se acercaba hacia donde estábamos.
-¡No te acerques! -Le grité, pero mi voz salió ahogada y empezaba a hundirme en el suelo, como si de arenas movedizas se tratase. Intentaba salir, pero por más que me movía solo conseguía que me tragasen más y más rápido.


_________________

Ver perfil de usuario

690 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Feb 02, 2017 2:04 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Me desperté a la mañana siguiente al poco de que la luz del sol empezara a iluminar el cielo hermosamente, la madrugada en aquel lugar le daba un ambiente mágico a todo. Tardé en levantarme, pues allí tumbada mirando las luces cambiar de color podía notar una extraña sensación que me atraía bastante. Cuando pasó un rato me incorporé, hoy estaba menos adormilada por haber pasado ese tiempo mirando el paisaje -Buenos días- saludé poco antes de levantarme por completo y sacudirme la hierba que se había quedado adherida en mis ropas.

No había demasiada comida en las bolsas y como tampoco sabía a que distancia estábamos del lugar, decidí no desayunar. Era mejor almacenar comida para cuando verdaderamente se necesitara.




Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





El capitán se alegró mucho de verme allí e hizo una pequeña celebración en una taberna del lugar. Había algunas caras nuevas que no sabían quién era yo -¡Este es el muchacho más fuerte que he tenido bajo mi mando a pesar de su apariencia flacucha!- dijo mi capitán ya algo más borracho de lo que se debería a su edad -¡Si me vas a presentar al menos diga mi nombre!- bromeé también alzando la voz como era tan típico allí. Él carraspeó como si de verdad fuera a hacerlo enserio -Este chico es Edahi, también apodado el rey de las siestas- sus bromas hacían reír a mis camaradas sabía que no pararían con todo aquello, y hasta yo me reí de su ingenio al llamarme así. Realmente dormía muchas siestas por que era la forma de descanso más eficaz para mi cuerpo, pues no llegaba a soñar pero descansaba de igual manera. Y como en ese barco mientras hicieras las cosas que se te ordenaban tenías libertades, yo pasaba el rato descansando y así durante la noche estaba de vigilante para evitar tener alguna confrontación con piratas o la guardia. Tenía muy buena vista comparado con los otros por lo que era normal que me pusieran allí en la oscuridad para que tuviéramos tiempo de darnos a la fuga si un barco se nos acercaba sin buenas intenciones.

Después de acabar el alcohol de la taberna, decidieron quedarse allí mismo a dormir por que tenían miedo de que al ir al barco se cayeran al puerto -Yo no bebí tanto, podría sacarlos del agua- bromeé con uno de mis compañeros que tampoco estaba demasiado bebido. Nos mantuvimos despiertos hasta que fue de día y tuvimos que regresar al barco teniendo la mayoría una resaca muy curiosa.

Esta vez no habían parado para comerciar, sino para dejar al joven que había visto la última vez y recoger a un par de personas a las que no es importaba viajar en un barco mercante. La verdad es que en esos días más personas cogían barcos mercantes para viajar, pues era mucho más barato porque el servicio que daban los empleados a los viajeros era nulo y tan solo daban una cama, comida, agua y alguien con quien conversar. Todos en el barco eran muy alegres y de buen humor menos por Robert, el médico, que siempre parecía enfadado por que nos exponíamos a demasiados riesgos según él. Así que una conversación con cualquiera de nosotros era fácil de entablar.

Esta vez era un chico joven de quizás unos veintiuno o veintidós años y su hermana de diecinueve, la timidez de la chica me recordó a Wendy, aunque su cabello rubio y sus ojos celestes le daban un aire de norteña en comparación con mi amiga. El chico tenía las mismas características que ella, aunque su altura era lo más destacable de él. Tenían rostros bellos y cuidados lo que me hacía sospechar de que en realidad no eran viajeros comunes y pertenecían a la nobleza o a algo por el estilo.

El día fue calmado preparando las cosas para levar el ancla e iniciar el viaje rumbo al país del norte donde venderíamos todas las pieles y las piedras preciosas de las islas del sur que conseguimos antes de que yo me marchara.

Esa noche estuve en mi lugar habitual, en lo alto del mástil mayor tumbado en la gavia en cuanto amaneciera nos pondríamos en marcha, así que antes de eso quería un momento de paz para encontrarme con los niños. Todos consiguieron llamarme correctamente y no tuve que pararme a buscarlo en sus sueños para hacer uno conjunto. Al parecer Wendy les había pedido que solo me llamaran cuando hubiera clases por que podía estar en peligro al ir hasta allí o que no podría dormir -Esto es muy poco rato, así que después me iré a dormir- les dije para evitar decirles que era cierto -Y respecto a lo de salir herido no es verdad, como me llamáis puedo venir directamente hasta aquí sin pasar por ningún otro lugar- eso pareció calmarlos. El poco rato que estuve con ellos noté una pesadilla cercana de una persona que reconocía con claridad, por eso en cuanto se durmieron del todo fui a calmar sus sueños.

Ya estaba acostumbrado a esa clase de horrores y más, por lo que no me impactó tanto como podría hacerlo a los demás. Había bastante sangre e incluso desde la lejanía en la que yo estaba se podía ver a la dueña de la pesadilla llamar al herido que se desangraba poco a poco. Di unos pasos hasta que se percató de mi y me pidió que no me acercara, a lo que yo hice oídos sordos y seguí avanzando. Me había costado entrar en aquella pesadilla más que habitualmente, supuse que era debido a la distancia que nos separaba, pero cuando intenté transformarla de nuevo me resultó complicado -No te preocupes, yo estaré bien- le dije intentando tranquilizarla mientras que con un movimiento de la mano hacía que cayera más lluvia haciendo desaparecer la parte de tierra que había estado tragando a la dueña del sueño. Luego bajé el brazo y el cielo se volvió estrellado, precioso como si fuera más real que el verdadero. Sabía manipular lo suficiente los sueños y por eso esas acciones no me cansaban tanto, pero el cambiar el clima de una pesadilla ya era algo costoso, más si estaba tan lejos… parecía cansarme el doble.

Actué con normalidad evitando que se notara mi cansancio, luego toqué la frente de Silya haciéndola caer desmayada y el cuello de Cain que se recuperara por completo y sujetara a Silya con cariño que se despertó instantes después mirando con afecto al pobre lobo que había sido herido. Esto me había agotado menos pues eran cosas mucho más simples y fáciles de modificar. Poco después me dirigí a los padres para cambiarles un poco el aspecto con mejores ropas y una cara más tranquila como si nada hubiera pasado. Sonreían con amabilidad en especial el padre. Al fin pude ver a los padres de Wendy, se notaba que eran buenas personas.

Volví hacia la pequeña dueña del sueño ahora agradable y le acaricié el cabello con suavidad -¿Ves? Nada pasó, todo fue una pesadilla- sonreí al ver cuan pequeña parecía -Ahora relájate, pronto el sueño se acabará y podrás empezar a descansar… disfruta del tiempo que te queda aquí, los sueños no me suelen salir tan hermosos- susurré mientras con mis manos creaba luciérnagas para alumbrar la estrellada noche que tan solo duraría unos minutos. Podía parecer estúpido, pero los detalles eran importantes por más que me cansaran hacerlos… por la mañana estaría agotado, pero para mi gusto merecía la pena -¿Te gusta?- pregunté pensando si añadir estrellas fugaces, aunque todo aquello me fatigara quería hacer un bonito sueño para Wendy y que lo pudiera recordar como "La primera vez que Edahi visitó sus sueños".



Última edición por clea el Jue Feb 02, 2017 6:38 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

691 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Feb 02, 2017 2:39 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Silya parecía haberse distraido tanto con alguna cosa que tardó un rato en acordarse de mi presencia. Respondí con el mismo saludo que ella, aunque con mi voz lobuna sonaba bastante peor, cuando vi que se podía a recoger sus cosas gruñí, leyendo sus pensamientos sin necesidad de poderes.
-Te he traido fruta, asi que ni se te ocurra irte sin desayunar o te obligaré a ir sobre mi
-La avisé, empujando con el hocico una pequeña bolsa con bayas dulces y rojas de las que crecian habitualmente por los caudales de los rios en el interior del bosque. No había demasiadas, quizás había más hojas y ramitas que frutas, ya que recoger cosas pequeñas con semejante bocaza era muy complicado, pero algo era algo.
Se sentía parecido a cuidar a una niña pequeña, ademas, despues de que su "yo pasado" me contó que comía cada varios días, me era más fácil vigilar que se alimentase. Era cierto que yo no sabía cocinar, pero estaba haciendo lo que podía con ayuda de Wendy para aprender, aunque en esos momentos dudaba que Silya comiese algo preparado por mi.
-Saldremos cuando comas algo -Le avisé, mientras me sentaba en frente suyo. siempre donde pudiera verme. Siempre donde me pudiera vigilar.



Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Me ignoró y siguió andando hacía mi. Edahi parecía tranquilo en aquel ambiente infernal. Sus manos parecían controlar tanto el clima como las personas, quitándome el barro que me devoraba, salvando a todos y haciendo desaparecer el miedo que me mantenía quieta.
Ahora, sobre nosotros se extendía un cielo nocturno plagado de estrellas y pequeñas luciérnagas volaban a nuestro alrededor. Aún asustada, salté a abrazarlo con lágrimas en los ojos, estaban salvados gracias a él. No sabía que edahi tuviera esos poderes.
"Estás soñando, boba" Me regañó mi consciencia y, como si despertase, me di cuenta que eso era probablemente la razón de tantas cosas raras. aún así no solté fácilmente a Edahi, que parecía cansado. Seguramente por que la última vez que lo vi, había dormido poco. Hablé un poco con él, aunque quizás no todo tenía sentido, si bien era cierto que era consciente de estar dormida, eso no lo hacía más normal. No tardé demasiado en dejarle que se fuera, pues me daba la impresión de estar haciendo algo malo. Por supuesto, cuando me desperté unos segundos después no me acordaba demasiado de lo ocurrido, solo de haberlo abrazado y de hablar con él sobre cosas sin lógica. Al verme de nuevo en el salón, supuse que solo había sido un sueño estúpido y me fui a la cama, viendo que Scar me había tapado con una manta al volver de su vigilancia.


_________________

Ver perfil de usuario

692 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Feb 02, 2017 6:35 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



No supe como había leído tan bien mis intenciones de no comer nada y almacenarlo para más tarde. Lo miré sorprendida de que me conociera hasta ese punto… ¿Tan fácil era yo de intuir? No repliqué cuando me dijo que me había traído algunas frutas, yo era capaz de disminuir mi hambre por bastantes días, pero la fruta se pondría mala si no la comía ese día o el siguiente.

Ya que me estaba vigilando decidí comérmelas en ese momento y así quitarnos de peso extra. Había algunas estaban amargas debido a que habían sido recogidas antes de tiempo, pero la mayoría estaban dulces y sabrosas. Me gustaban mucho las frutas en especial las dulces y pequeñas pues podías comerlas como aperitivo, postre o simplemente cuando te daba una pizca de apetito.

Me sobraron algunas que decidí guardarlas para más tarde "Ahora huelo a fruta" pensé divertida al notar la fragancia dulce salir de mi al respirar -Bien, ya comí- dije en voz alta para que se empezara a levantar -Podemos seguir con el viaje- añadí mientras me preparaba para salir en cuanto él dijera.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



El día en el infierno era bastante cálido, se notaba que el clima allí iba diferente al del mundo humano. Volvía por tercera vez a la Biblioteca Magna, en la que casi todo el mundo me recordaba por pasar los días allí cuando todavía era un estudiante… aunque no solo estaba allí para leer libros "Interesantes". Incluso actualmente se me conocía por mi frivolidad frente al mundo, en esos dos días anteriores había sacado más información de lo que yo estaba buscando de una maestra del lugar que de los libros que había en la biblioteca.

Y ese día no fue diferente al poco de estar allí una mujer de corto cabello negro bastante desordenado y ojos del mismo naranja intenso que las llamas, se acercó a mi con intenciones que yo ya conocía perfectamente. Ella había sido mi profesora de maldiciones y encantamientos, y ahora que ya no teníamos una relación profesor-alumno… ¿Por qué no aprovechar? -¿Sabes? Encontré en mi casa algunos libros antiguos que te pueden interesar- susurró en mi oído no solo por que estábamos en una biblioteca. La miré con picardía sabiendo lo que significaba; si quería leer esos libros que llevaban generaciones en su familia algo tenía que pagar… y era algo que me podía permitir y me resultaba muy factible.

Me levanté de la mesa cerrando el libro que tenía entre las manos -¿Qué tal si vamos ahora?- pregunté también susurrándole en la oreja. Tras un ligero asentimiento por su parte y un -Tengo tiempo hasta que empiecen mis clases-, guardé todos los papeles que había escrito con los hechizos que podían ser útiles y algunas formas de combinarlos, además de algunas referencias a libros que no se podían sacar de la biblioteca.

Salimos de allí juntos, y me despedí de la bibliotecaria que aunque algo tímida era bastante conocida por su gran conocimiento en todos los campos de la magia… pero como no era algo general sino específico no podía usarla como ayuda. Todavía era temprano, por lo que si me daba prisa y me despedía de ella algo después de la hora de comer, tendría tiempo para visitar al especialista en alas, Yalainn, quien a pesar de su extravagancia sabía apreciar lo que las personas ofrecían a cambio de su información.

Si seguía así, en un día o dos como mucho terminaría mi investigación y podría crear un hechizo útil y productivo y así marcharme cuanto antes para ver a Cryp… por eso iba siendo hora de empezar con las pruebas para ver cuales de todos los hechizos eran más eficaces y quién mejor que Yalainn (que disfrutaba viendo a la gente retorcerse de dolor) para que me ayudara con eso, pues así lo ayudaba con su propia investigación a cambio de algunos hechizos y anulaciones de maldiciones que intentaría usar en mi propio cuerpo antes de probarlas en otra persona… daba gracias de que para la tarde todavía faltaban horas y que antes venía un tiempo de disfrute.

Ver perfil de usuario

693 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Feb 03, 2017 8:34 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Para mi sorpresa, Silya se comió la fruta sin rechistar y aunque se guardó unas pocas, no le dije nada. Tampoco tardó en estar preparada para continuar el viaje. Hacía bastante sol y el cielo estaba despejado, me preocupaba que la vieran volando, pero seguramente nadie pararía a comprobar qué era eso que cruzaba el horizonte. O eso esperaba.
-Si necesitas descansar de volar apóyate en mi, prefiero avanzar un poco más hoy -Le dije, empezando a andar en la dirección que debíamos tomar. Prefería caminar despacio por si Silya prefería montar antes que volar y esperé a que alzase el vuelo o me parase para subirse, después, aceleré todo lo que pude para seguir el viaje.
Los siguientes días fueron monótonos. Unos momentos parecía que nos llevabamos mejor, siempre y cuando no me acercase excesivamente, otros sentía que me odiaba, por lo que tocaba el colgante comprobando que estaba entero.
La visita fue rápida, solo paramos a recoger comida y a descansar un poco del viaje, ademas de asearnos y pasar una noche durmiendo en una cama. De nuevo en camino, no era dificil encontrar signos de lucha. Manchas de sangre, flechas perdidas, cuerpos, fuego...
No quería que nos atacasen, pero dar un rodeo sin saber cuando ocupaba aquello era una pérdida enorme de tiempo. Decidí bajar la velocidad e intentar escuchar dónde estaba la batalla.


_________________

Ver perfil de usuario

694 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Feb 03, 2017 6:16 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Cain me ofreció acudir a él cuando me cansara, yo negué con la cabeza -El día está muy soleado, arriba en los cielos habrá buenas corrientes de aire… seguramente hoy me sea hasta más fácil- le comenté, pues como no había nada que me pudiera ocultar y volar bajo me cansaba demasiado, era mejor atrapar las corrientes de aire que había muy arriba y dejarse arrastrar hasta llegar a lugares más desiertos donde pudiera disminuir la altura o incluso aterrizar.

El tiempo pasaba y había días o ratos en los que incluso se me olvidaba la distancia que había mantenido para irme poco a poco acostumbrando a la actualidad, que parecía en realidad no haber significado mucho marra Cain… No estaba segura de si eso me alegraba o me molestaba, aunque decidí apartar ese tema por ahora. Lo primero era ver a los padres de Wendy e informarla del estado de ellos.

Aterricé al notar que Cain se paraba, había muchos signos de lucha, se notaba que ya estábamos lejos de las ciudades importantes que todavía estaban protegidas por el reino. Tensé mi arco colocando una flecha lista para salir disparada a la menor señal de necesidad, miré a mi acompañante, dejándole la elección de ir por un lado o por otro.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Yalainn me había sido de bastante utilidad y aunque el hechizo no era completamente perfecto, tras la revisión de unos cuantos estudiosos del tema, le dieron el visto bueno, me sería útil para lo que yo deseaba. Nada más saber eso me marché del infierno, dándole las gracias al loco de Yalainn y despidiéndome de mi exprofesora que me había dejado al alcance de la mano libros que me habría costado una fortuna el tan siquiera leerlos.

No estaba seguro de cuantos días habían pasado, pues el tiempo iba de un modo diferente en ambos mundos. Pero cuando llegué al pueblo noté el cambio de temperatura respecto a la última vez que estuve allí. Sin demorarme ni un segundo fui en dirección a la casa que tanto había conocido en el poco tiempo que estuve allí. Y llamé a la puerta esperando que el recibimiento que me diera no fuera una mirada analizan por las extrañas ropas que llevaba provenientes del infierno y que me permitían ocultar mis alas completamente sin necesidad de capa o ropas oscuras.



Última edición por clea el Lun Feb 06, 2017 12:12 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

695 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Feb 04, 2017 6:28 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Vi como Silya, en lo alto, tambien frenaba. Desde allí arriba quizás era capaz de ver algo, pero tras mirarla unos segundos deduje que planeaba bajar, lo que en parte me mosqueó. Gruñí y decidí centrarme en mis alrededores. No escuchaba nada demasiado cerca, asi que volví a andar, más lento y alerta. No parecía que la batalla estuviese aún ahi.
Tras un rato caminando, los gritos de lucha empezaron a llenar mis oidos. Eran unos grupos grandes, no sabía cuántos eran y mucho menos el bando al que pertenecían, pero había armas, muchas armas. El ansia de poder me incitaba a acercarme para "ayudar", no debía dejarme guiar por esos impulsos, era un blanco fácil para las armas a distancia y, ignorándolo, iba a cruzar por la mitad. Cambié mi pelaje hasta volverlo negro como el carbón, mis ojos rojos y duplicar mi cola. El aspecto no era realmente importante, pero prefería que, si llamaba la atención, ninguno reconociese al lobo que tenían delante.
Esperaba que Silya se decidiera a ayudarme cuando el colgante me golpeó una pata. Podía hablar con ella... aunque no estaba muy seguro de ello. Igual que cuando quise hablar con Edahi, me daba cierta cosa hablar solo, pero confiaba en que funcionaría, ya que ella era más fácil por ser quien los había creado.
-¿Silya? -
Pregunté antes para asegurarme -Voy a cruzar por mitad de la batalla, ven volando, que no te vean -Dicho eso y antes de que contestase, me lancé contra las filas de ambos ejércitos. No era una zona muy grande, pero parecía que n oera solo una batalla. Parecía... una trampa.
-
¡Demonio! -Escuché que gritaban desde la derecha, aunque los ignoré, gruñendoles a quienes se acercaban. También pude oir algo que cortaba el aire y un dolor bastante fuerte atravesarme el costado. Me miré y un virote de balista me había acertado. Maldije para mis adentros pero no paré de correr, aunque me fue imposible continuar el ritmo.


_________________

Ver perfil de usuario

696 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Feb 05, 2017 6:01 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



A pesar de haber aterrizado con bastante cautela de que no se me viera y cubrirme mis alas con la capa y las ropas, Cain parecía no percatarse de que había descendido y le había dado una mirada de que me dijera que tenía en mente. Avancé unos pasos hasta que oí la voz de Cain a mi lado decirme lo que planeaba y lo que yo debía hacer para ayudar -De acuerdo- murmuré añadiendo en mi mente un "Ten cuidado, no te pongas en exceso peligro". Retrocedí unos pasos para volver a despegar y volar verticalmente hasta conseguir la altura deseada en la que ya no me veían… tenían bastante mala vista en comparación con las otras dos razas y eso me daba ventaja.

Cuando volví a mirar hacia abajo encontré con algo desastroso, Cain ya estaba herido por culpa de un humano que no se daba cuenta de la diferencia de fuerzas que había entre ellos. Volví a tensar mi arco desde los cielos y empecé a disparar flechas a las personas que veía apuntar con un arma a Cain. A todos les di en puntos no vitales que tan solo le impedían intentar atacarlo como eran los hombros, los brazos, las manos o las rodillas.

"Que esto termine pronto" pensé sin estar segura a qué me refería; si era al camino lleno de enemigos por el que mi compañero tenía que pasar, si era la guerra en general o si era algo más que todavía no había llegado a ser procesado por mi mente que ahora estaba concentrada en que el mínimo número de enemigos lanzaran flechas o virotes contra Cain.



Última edición por clea el Lun Feb 06, 2017 12:19 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

697 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Feb 05, 2017 6:22 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
En forma demonica tiene la capacidad de volar sin necesidad de alas, ver en la oscuridad (no ve como un gato, pero puede moverse a oscuras), moverse de forma veloz, comer comida cruda, comunicarse con lobos...
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.

Sentia mi pata ardiendo, pero el ruido de flechas cayendo desde el cielo me tranquilizo, Silya estaba ayudandome y me habia hecho caso. "Menos mal que le he pedido que volase" pense animado por mi buena idea. Por supuesto, la ciudad estaria llena de tropas en batalla y no podriamos parar ahi, esperaba que no nos retrasase demasiado, pues sin comida, acabaria cansado basta te deprisa. Las balistas dejarom de disparar y los arcos de tensarse. Aquellos con armas cuerpo a cuerpo no se atrevian a cercarse ni a dar la espalda a sus enemigos, por lo que pude salir sin demasiado problema.
Decidi modificar un poco mi rumbo rodeando la ciudad, y entrando en un bosque cercano, bastante frondoso pero que se veia afectado por la lucha. No entré demasiado hasta que Silya estuvo cerca, donde comprobar que se encontraba bien. Me habia quitado el virote con el hocico, por lo que la herida sangraba bastante. Por suerte me regeneraba rapido y con una tarde de descanso podria andar, el problema seria no poder cambiar de forma.
-¿Estas herida? -Le pregunte, soltando lentamente la oscuridad que me habia ayudado a cambiar mi apariencia. No queria que se corrompiese ayudandome, si es que lo hacia, por eso cuanta menos de esa asquerosa energia tuviese, mejor.

Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Bostece por tercera vez aquel dia, habia descansado muy bien, incluso me habia despertado animada, pero tenia la sensación de querer volver a dormir. Unos golpes en la puerta me sobresaltaron y hicieron que se me cayera el libro de las manos.
-¡Voy! -exclame, recogiendo todo apresuradamente y yendo a abrir. Me sorprendio ver a Tefael con apariencia de estar cansado, habia pasado muy poco tiempo desde que se fue, asi que me temi lo peor.
-¿Tefael? ¿Ocurre algo? -Mire alrededor -¿Cryp esta bien? -me hice a un lado para que pudiera pasar, aunque parecia que no era yo a quien buscaba -Eh... Scar esta durmiendo aun, ¿la despierto? -le pregunté, extrañada aun mas por su visita.



Última edición por Adamaris el Lun Feb 06, 2017 7:29 am, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

698 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Feb 05, 2017 7:03 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Gracias a la cobardía humana nadie lo atacó y pudo salir del lugar sin ningún incidente más. Noté como cambiaba de dirección eligiendo un sitio donde esconderse sin personas ajenas que pudieran pillarlo desprevenido mientras descansaba. Aterricé después de confirmar que nadie le había seguido hasta el bosque, y fui directa hacia el lugar donde notaba su alma. Me sorprendió su pregunta, evidentemente el que estaba herido era él, yo había estado fuera del alcance de las flechas o cualquier otra arma que pudieran intentar lanzarme si es que conseguían verme -No, estoy bien, nada me pasó… a diferencia de ti- le dije haciéndole saber que era un desastre como demonio, primero debía preocuparse por si mismo y por no salir herido tan a menudo.

Tras un pequeño suspiro de resignación me acerqué a él -Dime, ¿Por qué será que siempre que estás conmigo sales herido?- le pregunté sin querer saber la respuesta en realidad. No comprendía por qué me preocupaba tanto el pensar que podía ser incluso peor si yo no estaba cerca "Seguro que se mete en más problemas" pensé empezando a aliviar mi sentimiento que me decía que era una buscapleitos y que solo causaba problemas a los demás.

Me agaché cuando estuve lo suficientemente cerca y miré la herida muy molesta con el hombre que la había causado, el virote era de caza por lo que al tirar de él empeoraba la herida desgarrando el alrededor -Déjame ver- le pedí y sin esperar a que me dijera que sí, me puse a conjurar magia curativa como la primera vez que lo intenté sanar "Qué bien que esta vez no hay veneno en su sangre que me impida curarlo de este modo", la última vez me había arriesgado demasiado y todos pagaron por mi culpa. Tendría más cuidado para no entristecer o preocupar a las personas a las que tanto quería y todavía a pesar de mis muchos defectos y errores seguían protegiéndome y velando por mi seguridad.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



No me sorprendió que Wendy me abriera la puerta, era demasiado temprano para ellos. Sus preguntas alarmadas me hacían ver que no había pasado demasiado tiempo, eso me alegraba así podría intentar encontrarme con Cryp lo antes posible sin llegar a preocupar que algo me hubiera sucedido -Estoy bien, todavía no me reuní con él… tenía algo que había dicho de hacer antes- era cierto, si no lo hubiera pensado antes el orden habría cambiado radicalmente pues para mi Cryp era importante, pero una promesa a mi mismo lo era aún más.

-Sí, por favor- respondí con educación poco antes de arreglarme la ropa. Llevaba la ropa que mi padre tenía guardada para mí en la mansión, y definitivamente desentonaban totalmente con este mundo en el que ahora estaba… Aquí las corbatas, los trajes negros de nobleza y los zapatos pulcros no concordaban. En cuanto hablara con Scar y me dijera lo que opinaba de mi idea iría al cuarto de Cryp a quitarle algo de ropa… no pensaba caminar por aquí con estas pintas, por más que me gustaran en el infierno, había que adaptarse al lugar en el que se estaba.



Última edición por clea el Lun Feb 06, 2017 12:20 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

699 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Feb 06, 2017 8:40 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia escogido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez paré, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.

Parecía tener algo que echarme en cara pero fingí no entenderlo, no me había deshecho de suficiente oscuridad para contestarle algo que no fuera desagradable. Suspiró resignada y me hizo una pregunta que yo no esperaba. Me encogí de hombros, mi primera respuesta iba a ser "Por que estoy enamorado de ti y parece que quieras hundirme en la miseria" pero me parecía que mejor no decir nada. Pasó por mi lado hasta acercarse a la herida de mi pata. Mequedé mirandola, estaba realmente concentrada, me habría encantado saber en qué pensaba, pero me era imposible leer su mente y, aunque fuera el caso, prefería no hacerlo.
-Si es el precio por estar cerca de ti puedes dispararme las veces que quieran -Murmuré sin darme cuenta. La miré de reojo, ¿me habría oido? Esperaba que no. Por suerte mientras estaba en esa forma nadie notaba que me había puesto rojo, aunque si comencé a mover la cola de forma incosnciente por el nerviosismo.
-Ya que hemos parado deberias comer algo -Dije algo más alto, tras carraspear, mirando al exterior deseando con todas mis fuerzas que no me hubiera oido. "¡Eres tonto, Cain! ¡Vas a asustarla!" Me grité a mi mismo.

Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Por alguna razón, quizás mi exceso de inventiva, me daba la impresión de que Tefael iba bastante bien vestido para haber venido solo a ver a Scar. No había comentado nada, pero conforme iba a la habitación de mi amiga, varias ideas pasaron por mi mente, a cada cual más loca y estúpida, pero una sonrisa tonta se mantuvo en mi cara mientras despertaba a la bella durmiente, que me gruño cuando lo intenté. Los gatos, que rondaban a su alrededor, jugaban ocn las plumas grises que se habían caido del ala muerta y Eiden, el más espabilado y aventurero de la familia, salió de la habitación como una gallina, lleno de plumas por la cola y las orejas, ademas de la que valientemente había cazado para su dueño.
-¿Que quieres? Hoy no tengo nada que hacer... -Dijo Scar, que solo asomó un ojo de debajo de las sábanas cuando mencioné que Tefael estaba en el salón -¿Y que hace aquí? -Me encogí de hombros. Su curiosidad le pudo y se levantó. Aún bostezaba cuando salí de la habitación, debía hacer dormido bastante mal, pues llevaba puesta una vieja camisa que Sessy le regaló hacía muchos años, más de los que yo había vivido en el pueblo. No se molestó ni en vestirse, lo que me daba cierta vergüenza y envidia, yo no era tan... abierta.

Scar:
-Nombre: Marie Anne Limesground, "Scar"
-Edad: 89
-Descripción fisica: La piel de Scar es de un tono claro pero algo más oscuro que la de Wendy pues se pasa más tiempo al sol, sus ojos de un tono lavanda suave y el pelo violeta casi blanco, siempre atado en una coleta o trenza, casi nunca decorado con nada salvo algún lazo regalo de su amiga Wendy. Le gusta vestir cómoda, con camisetas simples de colores básicos, su chaqueta de "aventuras" y unos pantalones casi siempre destrozados por sus continuos viajesfuera de la casa. Le gusta llevar un a cinta al cuello como si fuera un collar y un par de pulseras que su hermana le dió cuando eran más pequeñas.

-Descripción psicológica:  Una chica fuerte, dura, borde y algo agridulce. Es muy directa cuando tiene algo que decir y no se corta un pelo al hablar. Es borde si la situación lo requiere pero sabe cuando debe mantenerse callada. Su caracter desaparece cuando ve un ciervo, pues es su animal favorito.
-Historia: Amaia y Eduardo, sus padres, abandonaron a Scar a sus siete años en la aldea donde ha crecido desde entonces, diciendo que iban a buscar a su hermana. Jamás volvieron. Scar no les odia, pero sabe que si volvieran no los trataria como padres. Se crió con ayuda de los padres de Cain, que la cuidaban como alguien más de la familia, y unos vecinos sin hijos, que la acogieron como tal. Estos han sido desde entonces sus padres, viven aun en la aldea, aunque ella decidió montarse su propia casa más cerca del bosque, bien camuflada, como refugio para un posible ataque. Su historia no es más compleja que eso.
La unica peculiaridad es que su padre era un ángel caido, por lo que la mancha de oscuridad devoró una de las alas de Scar antes de que esta comenzase a andar. Es una mutación genetica.
-Gustos y disgustos:
+Correr junto a Ocho
+Nadar en el lago desnuda
+El pescado, en especial la trucha frita
+Aunque jamás lo admitirá, volver a ver a sus padres
-Luna nueva
-Eclipses
-Que se burlen por su unica ala
-....
-Poderes: Mantener la estabilidad en una caida
Arma sagradas (regalo de sus padres para que se protegiera), es una daga que hace mucho dejó de ser realmente sagrada
Curación
-Extras: Vive con Wendy en su casa junto al bosque, aunque visita a sus padres cada dos dias.
Tiene un perro llamado Ocho en el bosque. Entra a casa a dormir y come con ella. Ocho es un mestizo de Pastor alemán y Rottweiler y lo llamó asi por el antifaz que tiene en los ojos, que forma el simbolo infinito.
El nombre real de su hermana era Rilleta Kathleen pero, al ser muy largo y dificil, todos la llamaban cariñosamente Ricca.
Tal y como me había dicho Wendy, Tefael estaba en mitad del salón, vestido de traje que llamaba bastante la atención y con ciertos movimientos de nerviosismo, como arreglarse la ropa. por como Wendy me lo había contado, casi seguro que se imaginaba cosas que no eran.
-¿Has dejado a Emeriel plantada en el altar? -Le pregunté, molestandolo un poco, aunque lo cierto es que le quedaba bastante bien. Me acerqué lo que nos separaba, por que hablar de lado a lado de la habitación era bastante incómodo -Te queda bien -Le dije por si se había ofendido con mi broma, cosa que dudaba. Aún seguía algo molesta con él, pero sabía que no era culpa suya. También tenía algo de sueño, pues me había acostado bastante tarde leyendo los conjuros que me dejó escritos, aunque seguía sin estar segura con ellos, leyendolos como si fuera un ángel cuando no lo era.


_________________

Ver perfil de usuario

700 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Feb 06, 2017 6:24 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Él me respondió cuando todavía estaba terminando de conjurar, por lo que el inicio de la frase no la llegué a oír bien. Dejé de sanarlo cuando ya estaba casi completo, en pocos segundos los restos de la magia acabarían el trabajo -No comprendo por qué tendrían que dispararte- respondí para levantar la mirada y encontrarme con él -Deberías ser más cuidadoso, las heridas te duelen igual que a todos- lo regañé, no debía meterse en problemas incitando a los demás a hacerle daño era mejor si tenía un poco de consideración consigo mismo y no hacía el camino más difícil para él, que al ser el más grande de los dos era el punto de mira de cualquier ataque.

Negué con la cabeza a lo que dijo -Ya desayuné antes, y no ha pasado tanto tiempo desde entonces- le dije viendo en realidad que quedaba poca comida y si Cain tenía hambre después de todo lo que había corrido que menos que dejarle la comida que todavía estaba guardada. Tampoco le dije que comiera él directamente, estaba segura de que se daría cuenta de lo que estaba intentando si hacía eso… era mejor que si tenía hambre se decidiera a comer sin mi interferencia.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Wendy amablemente fue a despertar a Scar, antes de que llegara Eider apareció con muchas plumas lo cual me hizo bastante gracias, estaba realmente lindo de ese modo -No, creo que todavía eres muy pequeño- contesté apagando ligeramente su ilusión -Pregúntale a Nemamiah, si ella te deja a mi me encantaría- sabía que para los demás esto era una conversación unilateral, pero Eider comprendía lo que decía y se marchó corriendo a por su madre.

Al poco llegó Scar, bromeando sobre mi vestimenta -La verdad es que vine sin cambiarme por que tenía prisa, me marcharé con la misma velocidad seguramente- me encogí de hombros pues me había preparado para sus bromas en lo referido a mi fabulosa manera de vestir que en ese mundo no estaba aceptado de la misma manera. Me puse un poco más serio y le entregué todos los papeles que tenía escritos con los hechizos que había usado para crear uno definitivo -Lo hice- no dije nada más hasta sonreír cálidamente -Ahora sé como devolverte las alas-.

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 28 de 40.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29 ... 34 ... 40  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.