La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » La guerra de los Mil Años

La guerra de los Mil Años

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 12 ... 23  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 23.]

1 La guerra de los Mil Años el Dom Abr 09, 2017 3:34 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Me alegré mucho al ver su cambio de actitud cuando le ofrecí viajar conmigo, así tendríamos un día más juntos y además podría conocer a sus padres y ella a mi capitán -Claro que puedes conocerlo, además seguro que te llevas bien con toda la tripulación- respondí con entusiasmo negando que pudiera ser una molestia, con una dama cerca mis compañeros solían tener mejores ánimos y hacían todo más rápido para tener tiempo para hablar con la damisela.

La veía tararear con alegría caminando a mi lado y sonriendo con mucha ilusión. Se notaba que hacer el viaje junto a mi le hacía feliz, aunque también estaba la posibilidad de que podía ver a sus padres finalmente.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Nadie me explicó por qué me felicitaba, aunque tampoco le di tanta importancia después de ver que era así de cariñosa con todo el mundo. Mi sugerencia no pasó desapercibida consiguiendo que ambos se marcharan para limpiar la habitación y que Cryp terminara de vestirse. No tardamos nada en arreglar el cuarto volviendo a encender incluso las velas que ni siquiera necesitamos cuando llegamos.

Al salir Zahan se disculpó con nosotros por el ataque de su esposa, se notaba cuanto la amaba por su forma de mirarla y por su tono de voz "Menos mal que no hice ningún intento con ella" pensé agradecido de que mi voz pensante se dejó oír por encima de las demás. Llego a vislumbrar en Cryp unos ojos llenos de sentimientos negativos antes de que se dé la vuelta para marcharse. Esta vez soy yo el que mira a Zahan en forma de disculpa por como está Cryp, parecían ser unas personas que habían estado cuidando de él cuando yo no estuve para él, así que quería que al menos no perdieran esa amistad formada y que pudieran serle de ayuda en un futuro si yo llegaba a faltar.

Fui rápidamente en la dirección de Cryp para ver que se había encontrado con Silya e Isaro. Aunque me extraño verlos tan sonrientes, más fue mi extrañeza al ver que Isaro rodeaba a Silya por la cintura. Era un gesto muy posesivo y sin embargo él lo hacía con tanta normalidad que daba a entender que era habitual para ellos. -Sí, acabamos de volver- contestó Silya con una sonrisa muy cálida, Isaro pareció recordar algo por que nos miró a ambos con entusiasmo -Iba a preparar la comida, vendréis a comer ¿Verdad?- Sabía que Cryp quería decirme algo, pero si nos quedábamos solos ahora por negarnos a irnos con ellos seguramente sería incapaz de contarme todo lo que planeaba. Decidí dejar la elección de acompañarlos en sus manos, era él el que no parecía saber que hacer.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:52 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

2 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Abr 09, 2017 3:45 pm


Los dos muchachos parecen realmente cercanos aunque el gesto del demonio no me pasa desapercibido. Según Tefael, mi hijo y la joven ángel tuvieron un pequeño roce sexual no hace mucho, lo que me hace preguntarme si acaso Isaro y Silya son pareja. De cualquier forma, no es el momento de preguntarlo, ya que, en caso de serlo, lo ocurrido entre mi hijo y ella quizás le es desconocido y prefieren no contárselo. La invitación a comer con ellos es difícil de rechazar viendo la ilusión en los ojos de aquel chico que tanto me recuerda a Cain, ademas de ser una buena excusa para intentar hablar con él.
-Si... claro -Respondo tras un silencio más largo de lo que probablemente es agradable. Les sonrio algo triste, aún siendo molestado por todos los recuerdos sobre mi querida esposa -¿Ha pasado algo bueno durante la clase? -Decido indagar un poco, no tanto por curiosidad sino más por miedo a llegar a la casa y encontrar a Cain todavía con esos ojos llenos de rencor.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:43 pm, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

3 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Abr 09, 2017 6:35 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Habíamos sido encontrados justo cuando repetíamos uno de los pasos más complicados del baile que habíamos elegido para esa noche, aunque por la cara de Cryp tan solo vio justo el final cuando ya sujeta de la cintura andábamos en linea recta. Disimulamos como pudimos haciendo parecer que era cualquier otra cosa menos un paso del baile que queríamos mostrar en la noche como una sorpresa.

Nuestra conexión para adaptarnos mutuamente y complementarnos seguía siendo la misma, por lo que no fue difícil recordar los pasos y llevarlos a cabo con forme la música en nuestra cabeza sonaba. Nos miramos a los ojos sonriendo con complicidad ante la pregunta de Cryp -Sí, digamos que Wendy y Edahi tuvieron una gran idea-  contesto sin percatarme del silencio anterior en el que todavía tenía la música en mi cabeza -Si podéis no hagáis planes para la noche- añadió Isaro dando una pequeña pista de lo que pasaría en ese momento. Queríamos que fuera una sorpresa para ambos ya que habían estado ausentes mucho tiempo desde que llegamos el día anterior, era un buen momento para unir a las personas de la aldea.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:53 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

4 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 6:08 am

Ninguno de los dos nos dice qué es lo que han planeado, parecen divertirse ocultando lo que sea que traman, tan solo nos piden no hacer planes esa noche. Miro a Tefael pues, aunque no teníamos planes, pretendía hablar con él. No les dije tampoco nada, lo que pasa por mi mente son demasiadas cosas, casi todas negativas para ponerlas en voz alta. Siguiendoles, vamos a casa para que preparen la comida. Realmente no pensaba que fuera tan tarde, pero esta claro que me equivocaba.
No me pasa inadvertido que, al entrar, hay una ligera niebla negra en el ambiente, que si no fuera por que se de que és, pensaría que tan solo veo mal, pero esta se esfuma completamente cuando entramos en la casa, sin dejar rastro de que hubiera estado antes ahi.
-¿Qué vas a hacer de comer? -Le pregunto a Isaro, intentando no pensar demasiado en lo ocurrido por la mañana. Puedo oir como Cain se mueve en la cama, quizás dandose la vuelta o sentandose, no estoy seguro, pero desde luego, se que siente algo de rencor hacia Tefael y hacia mi. Aún asi, me acerco a la puerta para ver como está.
-No entres -
Murmura sin moverse cuando toco el pomo de la puerta -No quiero verte -No estoy seguro de que los demás puedan oirle, Isaro sería el único que probablemente podría, pero al estar distraido no es seguro.
-¿Como estás?
-Hablo bajo, para que no puedan oirme, pero no obtengo ninguna respuesta. Repito la pregunta un poco más alto, pero sigue sin responder, aunque antes de que pueda volver a preguntar si oigo su voz.
-Lárgate
-Tras sus palabras es facil diferenciar un gruñido de aviso. Parece que esta realmente molesto, cosa que entiendo. Con suavidad, suelto la puerta antes de darme la vuelta, pues las voces empiezan a empujarse por salir a gruñirle.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:43 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

5 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 11:34 am


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


No tardamos en llegar a casa, donde una  neblina oscura me llamó la atención, parecía que Cain estaba teniendo un mal día, seguramente por que todavía le dolían todas las partes de su cuerpo. Yo agradecí tener una buena constitución física y que mi naturaleza mi ayudaba a lidiar con los rayos, por que sino seguramente estaría casi tan mal como él. -No estoy seguro, pero daré mi mejor esfuerzo en que sea algo que les guste a todos- respondí con una sonrisa pensando en ver lo que había en la cocina antes de decidir lo que preparar.

Silya me acompaña hasta la cocina, mientras que Tefael se acomoda en el sofá y Cryp se dirige a la habitación de Cain. Al oír sus palabras supe que habían tenido algún tipo de discusión padre hijo, nunca había conocido a mis padres por lo que no sabía si sentir envidia por él o lástima por ver la relación que tenían actualmente. El sonido de unos pasos elegantes me distrajeron, Tefael se había levantado y sin mediar palabra fue capaz de llevar a Cryp hasta el sofá.

La única ajena a lo sucedido era Silya que miraba la verdura como si pudieran hablar -¿Qué tal si usamos los tomates? hay bastantes de ellos- sonreí al verla tan animada -Sí, los tomates estarán bien…- me sequé las manos que me acababa de lavar para empezar a cocinar y miré a Silya con preocupación -¿A Cain le gustan los tomates?- pregunté esperando que así fuera -Por que sino sería mejor elegir algo que le guste, también le puedo hacer algo a parte se así lo prefiere- La risilla de Silya me dejó ver que estaba siendo demasiado considerado -Sí que le gusta, o al menos no me ha hecho saber lo contrario- Eso me bastaba para tranquilizarme sabiendo que lo que tenía planeado no disgustaría a nadie… o eso esperaba.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:54 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

6 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 11:47 am

El completo silencio en la habitación de Sessaibushi en parte me molesta, prefiero que me grite y se enfade, no que se esconda a gruñir al otro lado de la puerta, mas se que ahora no es el momento adecuado para ello. Tefael, que probablemente ha sido capaz de escucharlo todo, se acerca para tirar de mi al sofá. Suspiró apesadumbrado, prestando atención a si mi hijo se mueve, pero parece estar tan quieto como una estatua.
-Le encanta el tomate -Respondo a Isaro, a pesar de que Silya ha sido capaz de contestarle antes -, pero no la piel -Añado mirando al suelo. Lear era igual, adoraba el tomate, pero la piel le producía repulsa, por lo que casi siempre me había dedicado a pelarles a ambos dicha verdura antes de que se la comieran, aun cuando ambos admitaban mi capacidad de devorarla con piel incluida. Lear había sido criada como una princesa mientras que yo, en el orfanato, comía lo que había sin rechistar. De nuevo, suspiro, realmente echo de menos al pequeño lobo de 30 años que se ilusionaba facilmente por tonterias como comer piel de tomate o ser capaz de saltar por encima de la casa. "Y ahora mi pequeño lobo me odia" Pienso, pasandome una mano por el pelo, intentando que eso no me sacase de mis casillas.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:43 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

7 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 12:13 pm


Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Cryp sigue triste por el vacío que su hijo le esta haciendo por culpa de su enfado, ya lo había visto enfadado cuando ocurrió lo de Silya, por lo que aprendí que era mejor dejarlo solo con sus pensamientos hasta que se calmara o hasta que no aguantaras más y decidieras hablar. -Entonces pelaré los tomates- dijo con una sonrisa Isaro mientras elegía con qué cuchillo debía empezar. Me sorprendía la amabilidad que tenía con una persona a la que casi no conocía.

Apreté un poco la mano de Cryp para que me mirara a los ojos, no quería decirlo en voz alta por que teníamos dos demonios con un gran oído así que solo moví la boca vocalizando lo que quería decir "Ya se le pasará, tan solo tiene un disgusto" sonreí mientras pasaba la mano por su cabello, más tarde me disculparía con Cain, ahora mismo prefería estar con mi lobo "Te quiero" vocalicé sin llegar a dejarle ver lo que mis labios decían. Todavía no se lo había dicho en persona, estaba claro que lo sabía además de que yo mismo admití que estaba enamorado de él cuando la luz se estaba apoderando de mi. Pero esta era la primera vez que ponía esas palabras en mis labios para dirigirlas a él, y aunque aún no les podía dar volumen para mi era más que suficiente.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:54 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

8 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 12:35 pm

Seguramente Isaro sigue ignorando todo lo que ocurre, pues esta tan alegre como momentos antes, dejando claro que pelará los tomates... como si fuer auna tarea facil. La piel es realmente fina y o se tiene un cuidado extremo o la mitad de la carne se va detras. No dudé de sus conocimientos, pues quizás con el tiempo que había vivido conocia como pelarlos sin problemas. Una leve presión en mi mano hace que levante la vista a Tefael, que si que se ha dado cuenta de lo que me ocurre. Sonrio un poco cuando asegura que el enfado de Sessy se desvanecerá, pero no estoy tan seguro de que algo asi se le vaya a olvidar facilmente. Sus siguientes palabras hacen que me ponga tan rojo como los tomates de la comida. La expresión de sorpresa que lleva consigo el no esperarme "oir" eso en tal momento hace que casi me caiga del sofa, aunque me recupero relativamente rapido como para apartar la mirada con el corazón totalmente acelerado.
-¿Cómo dices eso tan tranquilamente? -Le regaño, aunque no me ha molestado en absoluto. Lo miro de reojo y, sin dudar demasiado, me apoyo en su hombro, dandole un beso en la mejilla. No puedo responderle a eso y los gruñidos de Cain no ayudan a que mi mente se sienta preparada para corresponderle en voz alta, pero al menos se que dejaría mi vida en sus manos.
-¿Necesitais ayuda con la comida? -Les pregunto a los cocineros sin moverme y con poca intención de hacerlo. Preferiria estar a solas. Preferiria poder hablar con Tefael. Levanto la mirada para buscar sus ojos y espero a que me mire para gesticular una respuesta. "Cúrame"



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:43 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

9 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 1:46 pm


Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Había intentado que no pudiera leer mis dos últimas palabras, pero mis intentos fueron en vano. No solo se sorprendió sino que también parecía querer huir del sofá, aunque eso me dolió un poco el sonrojo que intentaba evitar que viera me calmó haciendo que sonriera tontamente a su pregunta -Yo no las he dicho- respondí con cierto tono de broma -Tan solo te dejé verlas- me gustaba hacerlo sentir incómodo, no lo suficiente como para que huyera pero sí para que pensara un poco más en mi y menos en lo demás. No me importa que no me responda, yo ya sabía que todavía no estaba preparado para decirme algo así, incluso cabía la posibilidad de que nunca lo estuviera, pero me daba igual no necesitaba que dijera las palabras que ansiaba escuchar de su boca si realmente no las sentía.

Con un simple no, Silya e Isaro siguieron preparando todo sin nuestra ayuda. Al ver que volvía a mirarme a los ojos presto atención "Por supuesto" respondo con cariño deseando que de verdad me permitiera curarle y no fuera algo que se quedaba en palabras.




Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



A pesar de que dijimos que no necesitábamos ayuda, no teníamos mucha idea de cómo pelar un tomate sin dejarlo en la mitad. Me limité a observar como lo hacía Isaro iba despacio, con cuidado de no clavar el cuchillo en la carne del tomate… eran tan escurridizos que no tardó en cortarse por primera vez en el día. Ni siquiera emitió un sonido de queja, no parecía haberle dolido nada en absoluto, seguía tan concentrado por conseguir pelar uno que me fue imposible pedirle que parara para que se lo curara.

En poco rato ya se había cortado tres veces la mano, la última de ellas era la herida más fea además de que sangraba mucho más que las demás. Me miró frustrado por no conseguir pelar ni siquiera un tomate y me lo entregó al ver que mi rostro mostraba que tenía una idea en mente. Empezó a lamerse las heridas de la mano mientras observaba con atención lo que tenía en mente. Lo que mejor se me había dado siempre eran la magia de elementos, aunque era capaz de usarlas todas gracias a mi poder de escriba esta era la más perfeccionada por mí.

Con un hechizo de aire afilado dejé que el viento se concentrara únicamente alrededor del tomate consiguiendo pelarlo rápidamente. Tenía que tener mucho control sobre el poder para ser capaz de conjurarlo en todo su potencial en un área tan restringida como era un tomate. Todos los demás no tardamos ni dos minutos en pelarlos con el viento afilado que realizaba unas cortes tan precisos como yo deseara siempre y cuando fuera capaz de mantener el hechizo actuando.

-Déjame ver- le pedí a Isaro al descubrir que todavía seguía lamiéndose las heridas de la mano. Me la mostró con facilidad, me sorprendía que ni siquiera se hubiera quejado, una de ellas incluso cruzaba toda la palma de la mano -Si te ibas a cortar tanto hubiera sido mejor que le permitieras a Cryp que ayudara- él me sonrió al ver mi preocupación -Cain ha sido muy amable conmigo desde que llegué, así que quería serle de utilidad aunque solo fuera para quitarle la piel al tomate- sus ojos me dejaron ver algo de la tristeza que había en su interior -Al final ni siquiera pude hacer eso- añadió decaído. -No pasa nada, seguro que puedes hacerle feliz  de alguna otra manera- respondí soltándole la mano herida y limpiándole los labios enrojecidos por la sangre que se había estado lamiendo. Comprendía que no me dejaría curarle, ese tipo de herida no tardaría más de media hora en curarse y gastar mi magia en él cuando todavía estaba Cain herido le parecía mal… Suspiré sabiendo que por más bueno que fuera seguía siendo muy cabezota para algunas cosas.

Seguimos con la cocina ya sin ningún incidente más, me limité a limpiar los rastros de sangre y a observar lo que hacía dándole conversación sobre cosas sin importancia y hablando en nuestro extraño código cuando queríamos decir algo de lo que haríamos en la noche, decidiendo por fin la canción que le pediríamos a Edahi que tocara.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:55 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

10 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 2:19 pm

No tarda demasiado en oler toda la casa a sangre. Casi seguro que el pobre Isaro se ha cortado intentando pelar los tomates. Me sorprende oir a Cain moverse, seguramente levantarse, anda torpemente a la puerta, pero cambia de opinion y se va otra vez a la cama. Suspiro de nuevo, acurrucandome más en Tefael, que me alegra ver que está animado tras mi petición. Le doy un suave beso en la mejilla antes de levantarme e ir a la cocina.
-Huele a sangre -Les digo, tras haberles dejado tiempo para pedir ayuda si lo necesitaban. Silya esta limpiando la sangre de la encimera o lo poco que queda. Me acerco a ver que han conseguido quitarles la piel, aunque por los cortes se que ha sido magia.
-Os podria haber ayudado -Les digo, mirando los tomates. Había oido lo que Isaro decía sobre compensar la amabilidad de Sessy, asi que cojo un tomate sin pelar
-Ven, te enseño -Le digo, esperando que mi ayuda les sirva de algo. El proceso es un tanto... estúpido. Un corte en cruz sobre la piel del tomate, meterlo en agua hirviendo medio minuto y después en agua helada. Si todo esta bien, la peil sale como si fuera un simple papel.-Learty también odiaba la piel -Le explico a Silya con una sonrisa -Me costó averiguar como quitarla sin cortarme -Les dejo el tomate al lado de los que ellos mismo habían pelado -Le gusta la carne poco hecha y odia las espinas del pescado -Añado, murmurandoselo a Isaro lo más bajo que puedo para evitar que mi lobo pueda oirlo y asi ayudarle a preparar el plato que planean, sea el que sea. Puedo oir como Wendy y Edahi cruzan en dirección a su casa tras dejar a la pequeña hija de Ryan.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:43 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

11 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 10, 2017 6:56 pm


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Cryp no tarda en venir cuando todavía estoy lamiéndome las heridas de la mano, me avergüenzo cuando dice que huele a sangre, antes nadie se daba cuenta de si sangraba o no, tampoco les importaba en caso contrario -Perdón- dije con la cabeza algo agachada esperando que el olor no le desagradara o que se esfumara rápidamente, al ver que dice que nos podría haber ayudado mantengo la cabeza agachada -No quería molestarte… no parecías tener un buen día- murmuré tímidamente esperando que mi observación no lo molestara.

El bondadoso de Cryp me mostró la técnica que usaba para pelarlas sin el uso de magia y sin la necesidad de cortarse a cada paso que dabas. -¡Muchas gracias!- digo sonriendo al escucharle todos los datos extras que me dio -Espero no haberte molestado con esto- añado feliz de tener más cosas con las que agradar a Cain. Esperaba que algún día él fuera capaz de considerarme su amigo.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:59 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

12 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 10:22 am

No puedo evitar sonreirle a Isaro, me recuerda a mi hijo cuando era más pequeño, cuando aún tenía el sello, haciendole a su madre una tarta que resulto ser un enorme desastre ya que se impacientó y acabó por quemarlo todo. Niego con la cabeza a su disculpa.
-No eres una molestia -Le aseguro, esperando que se tranquilice un poco, pues tengo la impresión de que mide sus palabras al milimetro intentando no molestar ni enfadar a nadie -Si necesitais más ayuda podeis pedirla -Les digo antes de volver al sofá y contarle a Tefael que el pequeño gatito se había cortado un par de veces, para asegurarme de que si no se le curaban antes de comer supiera sobre las heridas. Se me hace realmente largo el tiempo que tardan en hacer la comida, asi que suspiro un par de veces.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:44 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

13 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 12:49 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e






Tardamos un poco más de la cuenta en regresar, ya que nos parábamos en cada casa para hablar con los padres y ver como iban las cosas en cada familia. Cuando llegamos un delicioso olor llenaba la casa, olía a carne, tomate y algunas verduras mezcladas… me recordaba mucho algo, pero no llegaba a encontrar el qué.

También percibí un ligero olor a sangre, no me asusté al notar a nadie estaba alarmado -¡Oh habéis llegado en el momento perfecto! ahora iba a ir a llamar a Cain para que viniera a comer con todos- su sonrisa era radiante, parecía estar orgulloso de haber sido capaz de hacer la comida para todos. Yo lo paré cuando vi que iba en dirección de la habitación, había hurgado ligeramente en sus recuerdos para saber por qué estaba herido y el descubrir que ni siquiera le dejó a Silya que lo curase me hizo sujetarle el brazo -Silya, ve tu- ella ni siquiera rechistó suponiendo correctamente lo que yo tenía planeado. Me llevé su mano a mi boca y lo lamí un poco. Las heridas estaban casi curadas, por lo que al igual que con Wendy la vez anterior se cerraron instantáneamente sin dejar rastro de que hubiera ocurrido nada -¡Wah!- exclamó sorprendido mirándose la palma de la mano -¿Tu saliva tiene poderes curativos?- me preguntó con curiosidad -No mucho, tan solo sirve para cortes superficiales, si fuera algo grave no podría hacer nada por ti- Respondí, siempre me había molestado que mi poder de curación fuera tan pequeño, pero Isaro estaba más que encantado con él -Yo solo soy capaz de desinfectar las heridas hasta que se curan solas… muchas gracias- al ver su gran sonrisa, yo también sonreí -No tienes que dármelas, ya sabes que eres de la familia- el comentario pareció casi hacer llorar al pobre de Isaro que no estaba acostumbrado a tanta bondad. Igual que cuando llegó al principio para viajar con todo el grupo ambulante.

De fondo escuché a Silya llamar suavemente a la puerta antes de adentrarse, no sabía como estaba Cain, pero deseaba que desde esa mañana nada malo le hubiera vuelto a pasar.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:00 am, editado 2 veces

Ver perfil de usuario

14 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 1:12 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
No me logré quedar dormido mucho rato y notaba mi mejilla aún palpitar, realmente dolorida. La presencia de mi padre solo hacía que notase más el dolor, por ser la causa que lo había provocado, pero no estaba de humor para aguantarle y prefería que se mantuviera fuera de la habitación. Desde dentro, podía escuchar lo que sucedía, pero preferí no intervenir. Me tranquilizó dejar de notar el olor a sangre y la llegada de Wendy y Edahi solo puso fin a mi reclusión. Silya tocó la puerta timidamente, sus pasos eran más suaves que los del resto, más gráciles, bastante similares a los de Wendy y Tefael, pero con cierta diferencia.
Había estado tanto rato pensando como encararla y en ese instante mi mente se quedó en blanco. Tardé más de lo que sería logico en darle permiso para entrar, por suerte fui lo suficientemente rápido para eliminar cualquier resto de neblina de mi alrededor. Con cierto esfuerzo, me senté en la cama, procurando que no me viera el golpe, que aún no estaba del todo curado.
-¿Qué tal la clase? -Mi voz sonó algo grave, as ique carraspeé, levantandome solo, a pesar de necesitar su ayuda para moverme. Por suerte, menos que el dia anterior. A idea, la puse al lado contrario de la marca, no quería que me preguntasen nada, simplemente dando como escusa es ser más comodo caminar con ella a ese lado.

Las dos personas que faltaban, sin contar a Marie Anne que estaba de cacería, no tardan en llegar. Estan realmente entusiasmados y, por las palabras del pequeño tigre,  me levanto para ayudar a poner la mesa, mientras Silya se aleja hacia la habitación de Sessy. Nopuedo evitar mirar de reojo cuando llama, pero mi atención se distrae al ver una interesante escena en la cocina. Edahi, el chico pelirojo que tengo la sensació nde que me sigue guardando algo de rencor, lame las heridas del cocinero, diciendole que gracias a que son superficiales su saliva es capaz de curarlas. "Hacen buena pareja" Pienso divertido, viendo como Wendy, ignorando aquello, ayuda a poner la mesa.
-Sois mas utiles que yo -Bromeo, aunque no es del todo falso, mis poderes al completo solo servían para aumentar mi fuerza, resistencia y velocidad, generar un escudo casi invulnerable y, en definitiva, fortalecerme yo en vez de ayudar a otros. Realmente no me importa, es un poder realmente útil, pero molesto cuando el mayor deseo es proteger a alguien. Salgo a colocar las cosas, seguido de Wendy, que saca vasos y bebida para todos.
-Scar está en una partida de caza, asi que hasta esta tarde no vendrá -Avisa con una sonrisa por si alguien aún no lo sabía.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:44 pm, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

15 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 1:38 pm


Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



No intento evitar que una sonrisa divertida se muestre en mi rostro al presenciar aquella escena que parecía tan íntima entre Isaro y Edahi, quién no tarda en lanzarnos una mirada furtiva a mi y a Cryp que al parecer había pensado exactamente lo mismo que yo, quizás algo menos detallista. Nos soltó un bufido sin saber qué hacer con nosotros "Y lo piensa la pareja que ha estado desde que llegamos desaparecida" nos respondió devolviéndome mi sonrisa o una barata imitación de ella. Isaro que no sabía lo que ocurría se limitó a seguir a Wendy para ayudar a preparar la mesa.

Sabía que indirectamente nos había dado un alabo y eso me hacía feliz, por lo que dejé la broma ahí y seguí a Cryp que ya se había ido a por vasos -Creo que ya te habrás dado cuenta de su poder de leer mentes- murmuré risueño, saber que Edahi creía que hacíamos buena pareja me animaba… al menos no era solo yo el que lo pensaba.




Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Lo noté algo extraño cuando entré, pero como no supe qué era preferí esperar a que él me lo contara -Estuvo muy bien, hablé con todos los niños y disfruté mucho del paseo con Edahi, Wendy e Isaro- respondí sonriente mientras me acercaba para ayudarle a levantarse.

Me puse donde me pidió y lo guié hasta el salón donde ya estaba toda la mesa preparada -¿Dónde te quieres sentar?- le pregunté con amabilidad, el pobre había estado dos días casi encerrado todo el tiempo saliendo únicamente para comer o ir a servicio. Creí que se merecía el derecho a elegir asiento.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:01 am, editado 3 veces

Ver perfil de usuario

16 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 1:52 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Me resultaba extraño hablar con Silya con tanta normalidad, pero prefería centrarme en que me dolía la cara. Sonreí a su respuesta sobre las clases, aunque sin querer engañarme, me importaba un pimiento. Aun asi, le seguí un poco la conversación, preguntandole alguna cosa más. Agradecí que me ofreciera elegir donde sentarme, pero dado que ni Tefael ni mi padre estaban sentados me importaba poco donde, asi que escogí el lugar más cercano para que no tuviera que ayudarme demasiado.
-Gracias por la ayuda -Dije cuando me dejó sentarme y, aunque esperé que no viera la moradura, estaba bastante seguro de que se había visto perfectamente.

Siento que Edahi se gira a mirarme, con una expresión extraña, como si hubeira escuchado lo que estba pensando hasta hacía unos segundos. No tardo much oen escuchar su voz respondiendome y, aunque me incomoda un poco que sea capaz de oir mis pensamientos, no me arrepiento en absoluto de ellos.
-Pero tengo razón -Le digo en voz alta, sonriendole, aliviado de no haber pensado algo más fuerte, como los recuerdos que tenía de esos momentos en que Tefael y yo habíamos estado desaparecidos. Al llevar los platos, riendome un poco por la tontería de la situación, Tefael se acerca a mi.
-Creo que ya te habrás dado cuenta de su poder de leer mentes -Le sonrio también, no es dificil de deducir y sin duda oir su voz es un tanto extraño para mi, pues ya bastantes tengo en ella como para llenar también la suya.
-No creo que quiera oir todo lo que pienso en ciertos momentos -Bromeo, con cierto tono picante guiñendole el ojo.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:45 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

17 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 2:27 pm


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Entre ida y venida a la cocina para terminar de llevar las cosas a la mesa escucho a Cryp decir algo sobre oír lo que piensa, no entendía mucho de lo que estaban hablando por que habías estado en el salón terminando de colocar algunos entrantes. Justo cuando estoy saliendo soy capaz de ver una sonrisa en Tefael -¿Por qué no? Seguro que así aprende a no meterse en las cabezas de los demás- llego a ver como le da un suave beso en los labios a Cryp antes de marcharme al salón con la comida en las manos, no me llamó mucho la atención aquel beso ya que en aquel lugar parecía ser una práctica habitual como Scar la noche anterior. Seguí distraídamente mi camino para encontrarme con una Silya preocupada -¿Qué te ha pasado? Esto no lo tenías cuando me fui- preguntó acercándose mucho al rostro de Cain -Tiene pinta de doler mucho- comento sin darme cuenta hasta que ya lo había pronunciado.

Me sonrojo y bajo la cabeza, sabía que nada me iba a pasar por poner mis pensamientos en palabras, pero la sensación de que podía recibir un castigo por hablar tan fácilmente todavía estaba grabada en mi cabeza. Noto una mano revolverme el pelo es Edahi, me miraba con cara de comprensión y una pequeña sonrisa que me ayudaba a seguir adelanta "Aquí estás a salvo" escucho en mi cabeza su voz, me sorprendo durante un instante, pero pronto me relajo comprendiendo que él tiene sus propios poderes por más nuevos que me resulten.

-Levanta un poco la cabeza- Silya parece quererle curar ese moretón que tan mala pinta tenía para que pudiera masticar sin ningún dolor -No creo que tarde más de un par de minutos- aseguró cuando extendió su mano a la mejilla de Cain ya con un brillo dorado en su superficie.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:02 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

18 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 11, 2017 2:49 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Por un momento me relajé pensando que había podido ocultarle a Silya la moradura, pero de repente su atención fue a parar allí y la preocupación llenó sus ojos. Me sentí mal por no haber terminado de curarla antes, con toda la oscuridad que había tenido danzando a mi alrededor era una tarea simple, pero estaba realmente cansado y la idea se había disuelto rápidamente mientras pensaba otras cosas.
-No es nada -Murmuré, esperando que con esa simple respuesta fuese suficiente, llegando a ver de reojo como mi padre aparta la mirada de la mía observando el suelo, seguramente avergonzado por lo ocurrido. En parte, aún siento rencor por lo ocurrido, pero se bien que no es el momento, todos estaban bastante animados hasta que yo salí del cuarto. Seguí mirando a mi padre, dandome igual si se daban cuenta o no, dejando que Silya me curase si quería. Después miré a Isaro.
-No duele apenas -En parte, mi resistencia al dolor era bastante alta y eso me ayudaba, pero no era cierto, dolía a rabiar pero más por la razón de ello que por el golpe en si. No quería mentir y si me volvian a preguntar les diria la verdad, pero prefería que no se enfadasen con Tefael o con mi padre, ya que su egoismo acabaría dandome la razón. Wendy también estaba alarmada, preguntandome si tenía algo más, pero fue más facil de tranquilizar, una simple negación hizo que, al menos, dejase de insistir, auqnue por su mirada super que más tarde vendría a preguntar.
-¿Podemos comer antes? -Le pedí a Slya, más apaciguado al tenerla cerca. Me estaba comportando como un crío, lo sabía. Le sonreí un poco e insistí, si iba a tardar poco igual daba comer antes o después.
Me rio a la respuesta de Tefael, seguro que Edahi saldría un tanto espantado viendo algo como eso y realmente no puedo evitar sopesar la idea ligeramente, pero la voz de Silya me distrae. Al mirar, yo también me doy cuenta de que el golpe de Tefael realmente fue fuerte, un cardenal marca el lugar del impacto. La mirada rencorosa de mi hijo hace que baje la mirada, recordando sin querer lo que había sucedido. También miro de reojo a Tefael, buscando algo de comprensión por su parte, aunque si que muy agradecido de que Cain no haya dicho nada contra él.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:45 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

19 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 12, 2017 8:08 am


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Fui el único de los de allí que pareció darse cuenta de la mirada llena de rencor que Cain le lanzó a su propio padre cuando aseguró que no era nada, los recuerdos de lo sucedido fueron rápidamente enviados a mi cabeza descubriendo que con quién en realidad debería de haberse cabreado era con Tefael y no con Cryp. Tefael, sujetaba la mano de su compañero mirándole como si fuera él el que estuviera recibiendo las miradas de Cain. Estaba claro que tenían algún código de miradas por el que se comprendían, y a mi parecer Tefael le estaba haciendo saber a Cryp que más tarde se disculparía por todo lo ocurrido.

Silya colocó su mano en la mejilla herida curando con rapidez la herida que tanta preocupación había causado, -Bien, ya no debería dolerte- dijo después de un minuto y algo separándose de él y sentándose a su lado -Qué alivio entonces, a mis ojos no se veía así- respondió con una cálida sonrisa de saber que en realidad no era tan doloroso como parecía. Dudaba un poco de que Cain hubiera dicho la verdad, pero ahora que estaba curado de nada servía hacerle saber a los demás lo mucho que le dolía… Y yo que pensaba que Tefael era un pacifista que nunca golpearía a nadie, vaya sorpresa me había dado, por no decir que se notaba la fuerza que tenía de un solo golpe le había dejado semejante marca.

Isaro no tardó en volver a la cocina para traer el plato principal a la mesa -Espero que sea de tu agrado- solo con su sonrisa y su dulzura hacía que todo se calmara más y nos olvidáramos del tema del moretón que ya había desaparecido de la mejilla de Cain. Ya no había ninguna marca en las manos del tigre, se había tomado su tiempo para cocinar algo que le gustara a todo el mundo. Si ahora a Cain, de quién más esperaba la aprobación, no le gustaba se pondría muy triste. No quise decirle nada a Cain de lo mucho que le había costado a Isaro, por que quería que le diera el buen veredicto sin que yo se lo pidiera mentalmente.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:05 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

20 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 12, 2017 8:30 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Silya quedó satisfecha tras haberme curado la moradura, haciendo caso omiso a mi petición, aunque con solo eso el resto se tranquilizó. Wendy se sentó a mi otro lado, mirandome con un claro intento de interrogatorio, que no salió adelante por la salvada de Isaro que traía la comida. Ella se levantó para ayudarle a pasar platos y servir, reconociendole al demonio o bien que olía.
-Huelo a sangre -Murmuré a Silya, aunque realmente había podido oir con algo de dificultad lo que ocurría. Solo cosas sueltas y apenas algo más que murmullos, pero eso era algo que todavía podía notar y estaba completamente seguro de no estar sangrando yo. Esperé hasta que todos estuvieron sentados para empezar a comer. Mi humor no estaba lo suficientemente bien para que la compaía me fuese agradable, pero los ojos de cachorrillo que ponia Isaro, seguramente sin querer, cuando nos veía probarlo, me hicieron suponer que lo que se había esforzado en ello.
-Esta delicioso -Le dije con una simple sonrisa, aunque completamente sincera. El tomate no tenía piel y la carne estaba poco hecha, no como la de Wendy -¿Cuanto pides por ser el cocinero oficial? -Bromeé, haciendo que Wendy me llamase la atención haciendose la ofendida, diciendo que ella llevaba años cocinando y nuna le habíamos pagado. No peleé mucho, pues no tenía ganas de hacer el paripé y tanto ella como mi padre felicitaron a Isaro por la comida.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:55 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

21 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 12, 2017 11:19 am


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Con el murmullo de Cain me hace saber que el olor a sangre todavía estaba en la casa -No es nada, ya está curado- murmuré a su lado con una sonrisa sin darle mucha importancia. La mirada indiscreta de Isaro hizo que sonriera, era tan tierno como un peluche. El comentario de Cain fue el que más quería escuchar haciendo que sonriera con mucha felicidad -¿En serio? Eso es genial- se rió ante la broma, aunque no respondió nada ya que Wendy se había llevado la atención de Cain hacia otro tema, que era el porqué a ella ni siquiera le intentaban pagar.

Yo también puse de mi parte para halagarlo por un trabajo bien hecho -Me encanta- aseguró Edahi con una sonrisa -Pero la próxima vez intenta no cortarte pelando los tomates- Isaro asintió concienzudo comprendiendo que eso solo nos preocuparía a todos -Ahora ya sé como hacerlo- respondió mirando a Cryp con una cálida sonrisa.

Al terminar de comer le pedí a Cain que se quedara allí mientras recogíamos, para que no se aburriera viendo como nos movíamos por la casa cuando él estaba quieto le dejé a Isaro a su lado, había cocinado todo y ayudado a poner la mesa, como mínimo podíamos dejarle que no la recogiera. No insistió demasiado pues conocía mi tozudez era igual que la suya y mis argumentos eran más válidos que los suyos.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:06 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

22 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 12, 2017 5:35 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
 Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoníaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
 Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
La cara de Isaro se llenó de ilusión en cuanto escucho mi comentario sobre la comida y fue mejorando conforme los demás le decían lo bueno que estaba. Incluso Wendy, tras dejas de hacerse la enfadada. Después de comer, todos se dedicaron a recoger mientras él era el encargado de "cuidarme".
-¿Te has llevado bien con los niños? -Le pregunte sin saber bien de que mas hablar. Mi padre me miraba de reojo, con ojos preocupados, pero no podía evitar mirarle con un ligero rencor.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:45 pm, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

23 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 13, 2017 6:09 am


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Asentí a la pregunta de Cain -Todos se portaron muy bien conmigo y me explicaron muchas cosas- sonreí feliz recordando cada momento como era el paseo con ellos hasta el lugar, las preguntas curiosas de los niños o la clase en sí. Mi sonrisa se desvaneció durante un instante con este último recuerdo… Quería aprender a escribir, pero sentía vergüenza por no saber después de 145 años, era como si no hubiera querido en vez que no había podido por las circunstancias. Seguro que lo habría logrado si hubiera puesto más voluntad.

Volví a sonreír al acordarme de otra cosa -Los niños hablan mucho de ti, parecen quererte mucho- añadí, durante todo el rato siempre había algún niño que preguntaba por el estado de Cain o me contaba cosas de lo que él hacía por todos los niños. Esperaba poder ser tan genial como Cain cuando fuera más fuerte e independiente.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:12 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

24 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 13, 2017 6:57 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa


-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
 Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
 Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
No me sorprendió en absoluto que los niños tratasen bien a Isaro, tenía pinta de ser una persona amable, incluso cuando su anterior amistad había sido casi la última y estuvo a nada de conseguir matarnos. Parecía contento, pero su rostro se ensombreció por un instante, a pesar de que no mencionó nada más sobre eso y cambió nada sutilmente de tema.
-Hasta que las batallas se movieron un poco me dedicaba a distraerlos de la muerte que nos rodeaba -Le expliqué sin muchos ánimos, hacía apenas unos pocos años que la aldea era tranquila, quizás desde la llegada de Donovan las cosas habían cambiado, tal vez unos poco menos, no lo recordaba bien -Les ayudaba como podía a superar los miedos a los que Wendy o el resto de habitantes no eran capaces de enfrentarse -Continuo con una pequeña sonrisa -. La mayoría de niños han perdido a alguien cercano -Miraba al resto moverse, probablemente ignorando lo que yo le contaba -A Eva la encontraron dentro de el sótano de una casa, llevaba casi una semana escondida dentro, sin saber lo que había ocurrido fuera, con los ojos y los oídos tapados, su hogar estaba destruido y no había rastro de cuerpos. Al llegar tenía miedo de todo, Ariel no conseguía calmarla por su aura de ángel -La historia de Nara y Nero sin duda era peor, pero estaba seguro que la pequeña demonio le había llamado la atención -, la noche que llegué llevaba aquí tres días y aun temía moverse -Realmente era triste recordarlo, le había costado salir adelante, sin duda su ceguera era una mal trago para moverse de forma independiente, pero con ayuda de su familia iba dando grandes pasos -Nos costó casi un año que actuase como una niña otra vez -Añadí, apoyándome en el respaldo del sofá, aun cansado.
-Los otros tienen historias similares, pero casi nunca estoy aquí para verlos llegar
-Con lo ocurrido con mis padres, la casa se me antojaba extraña, y sin embargo en ese año había estado más veces allí de lo que podía recordar, casi siempre por culpa mía.



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 2:45 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

25 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 13, 2017 11:16 am


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Comprendí rápidamente por qué todos los niños lo apreciaban tanto. No me veía capaz de consolar y cuidar de tantos niños cuando ni siquiera pude hacerlo en la subasta -No puedo imaginarme el dolor de todos ellos- murmuré con la cabeza baja, mi pasado no había sido el mejor, pero el momento en el que empeoró ya era bastante mayor y no tuve que sufrir la destrucción de mi hogar o la pérdida de familiares… pues nunca los tuve.

Cuando me acordé de lo que habíamos estado planeando los adultos en la clase me alegré interiormente, una fiesta por su cumpleaños era lo único que podía hacer para intentar hacerla feliz. Inmerso en mis pensamientos Silya y los demás terminaron de recoger volviendo al salón con nosotros -Isaro, Cain ¿Vosotros que pensáis del verano?- la pregunta de Silya me desconcertó hasta que vi a Edahi y a Tefael a su lado -Yo creo que es una época del año preciosa y que el calor es bueno- Sus brazos cruzados me confirmaban que habían estado discutiendo durante un buen rato aquel tema -¿Qué dices? Solo coges insolaciones, te deshidratas, y no sabes donde meterte para ocultarte del calor… es mejor el invierno- No pude evitar echarme a reír cuando descubrí lo calurosa que estaba siendo la discusión solo por saber qué época del año es mejor -A mi también me gusta más el verano por que hace sol y te puedes bañar… pero el invierno es muy bonito sobre todo cuando nieva- Nos miró esperando que nosotros fuésemos los que ayudáramos a resolver el debate. Dejé hablar a Cain primero, pues nunca me había parado a pensar cual era mi estación favorita.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 5:12 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 23.]

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 12 ... 23  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.