La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » Spies war [Rol]

Spies war [Rol]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Spies war [Rol] el Miér Ene 04, 2017 7:37 pm


"El conocimiento es poder, algo que arma y desarma a su antojo, una cosa caprichosa y egoísta que domina la mente de hasta el más fuerte. Si sabes algo que los demás no, ten por seguro que has ganado la guerra."

- Maximilian Von Wietersheim

══════════════════════════════

~Historia~:
Año 20XX, se ha desatado una guerra entre dos naciones Europeas, cada una poseedoras de una importante y secreta organización de espías que recluta a individuos de diversos países y se los instruye en el arte del engaño, combate, recopilación de información y demás con el fin de destruirse mutuamente hasta que una sola de ellas quede en pié.

La primera a nombrar se trata de la organización Francesa “Alfega”, un nombre cuyo significado proviene de la mera unión entre las palabras Alfa y Omega demostrando así que ellos quieren ser el principio y el fin de un gran acontecimiento. Sus verdaderos propósitos son desconocidos pero las malas lenguas de ancianas mujeres dicen  que ellos quieren escalar desde lo más oscuro y recóndito para apoderarse enteramente de una nación para gobernarla con un régimen tiránico y de nefastas ideologías.

La segunda organización se conoce con el nombre de “Cognitio” de origen Italiano, una palabra en latín que significa “Capacidad del ser humano para conocer por medio de la percepción y los órganos del cerebro”, en simples palabras se la podría traducir como “Conocimiento”. Poco y nada se conoce de dicha organización, la misma es incluso más secreta que la anterior ya mencionada, ya que siquiera existen rumores de Cognitio.

¿Qué deparará el destino para ambas organizaciones? ¿Alguna de ellas tiene sentimientos nobles? ¿Ambas quieren gobernar el mundo con tiránicas decisiones? ¿Qué harán los espías que están bajo sus órdenes? ¿Seguirá todo en pie o habrá una total devastación?

══════════════════════════════

CUPOS

ALFEGA
1 Espía interno - Weihnachten Tödlich "Weihn" - Clea
1 Espía externo - Byron "Bear" McNeill - Kuvuka

COGNITIO
1 Espía interno - Scarlett Ricci - Leidana
1 Espía externo - Reilin “Lil” Serkin - Meretseger Enehy

══════════════════════════════


-THE BEGGINING-

-20 de Octubre de 20XX

El otoño estaba en su apogeo, en ambos paises, tanto en Francia como en Italia las hojas caian una a una al gélido suelo y sus habitantes utilizaban sweters para protegerse de la fresca brisa. El entorno en ambos lugares tenía su propio ajetreo, las personas iban de aquí a allá, algunos ya haciendo compras para Halloween y otros simplemente haciendo de su vida diaria. A pesar del bullicio uno podía encontrar cierta calma al escuchar como las aves trinaban suavemente, como las cafeterías expedían humeantes y deliciosas tazas de café y como muchas personas decidian pasar sus ratos libres en los diversos parques alimentando a los patos de los lagos antes de que se hiciera más frio.

Lastimosamente el interior de ambas organizaciones discrepaba mucho con la paz del exterior. Dentro de cada grupo existía un gran caos que estaba a punto de estallar con creces.

-COGNITIO-

El interior de Cognitio era sublime, una enmarañada red de pasillos y habitaciones que se comunicaban casi todas entre sí, sus paredes estaban pintadas de un impoluto blanco, las cuales de tanto en tanto se veían adornadas por una particular frase en latin escrita con una bella caligrafía.

"Scientia est lux quae illuminat in via tua”

(El conocimiento es la luz que iluminará vuestro camino.)

El suelo era de una delicada cerámica realmente reluciente y hasta un tanto resbalosa, si uno no tenía cuidado, al estar tan bien pulida, las mismas reflejaban como estrellas las luces del techo, no había un solo rincón sombrío en ningun lugar.

Era un lugar realmente inmenso, poseía habitaciones personales para cada uno de los trabajadores de la organización, así como una clínica, baños privados, un comedor y hasta una sala recreativa para cuando los espías o algun otro empleado tuviera tiempo libre. Claro está que no era obligatorio que aquellas personas vivieran dentro enjaulados, podían tener un hogar fuera de la misma en alguna ciudad dentro de Italia. Cognitio era conocido por ser una organización bastante relajada y libre pero sin descuidar de sus cosas.

Las instalaciones estaban repletas de gente, particularmente aquel día era uno muy caótico ¿Qué era lo que estaba sucediendo? Doctores, administrativos y algunos espías jefes se movían de aquí a allá como un embravecido enjambre. Los altavoces que se encontraban bien ocultos en cada esquina para que no arruinaran el minimalista entorno se encendieron con un leve sonido de estática para luego dar paso a la suave y cálida voz de una señorita.

-Queridos espías, hay nuevos anuncios en la gran cartelera de la sala principal, por favor, vayan todos a examinarlo lo más pronto posible-

Luego de eso se apagó. La cartelera de corcho color ocre se encontraba en una gran sala justo frente a la entrada de las instalaciones subterráneas. Allí había algunos sillones con tapizado de cuerina azul marino, algunas lamparas de pié y unos helechos en sus grandes macetas. La cartelera estaba repleta de anunciós, algunos para el público en general y otros para "empleados" en específico. Uno de ellos resaltaba sobre manera ya que estaba escrito a mano sobre un post-it amarillo y con un caricaturesco dibujo de una de las Jefas coordinadoras.


El llamado del deber, cuando se hiciera la hora debían de acudir allí para recibir instrucciones. ¿Qué clase de emocionante misión iban a recibir aquel día?

-ALFEGA-

Alfega podía describirse casi como la antítesis de la organización enemiga. Esta organización subterránea también era un red de telaraña con sus pasillos y habitaciones sin fin, la misma (al igual que la otra) poseía sus habitaciones para sus empleados, comedor, clínica, etc. Sus paredes estaban pintadas de colores más vivos, muchas de ellas incluso hasta tenían cuadros famosos colgados decorando el ambiente. La mayoría de los suelos estaban cubiertos por alfombras de tonalidades rojizas o marrones claro y de tanto en tanto, se podían ver colgados en las paredes placas metálicas de color plateado con su propio slogan personal impreso.

“Être que nous sommes, et de devenir ce que nous sommes capables de devenir, elle est la seule fin de vie.”


(Ser como somos, y convertirnos en lo que somos capaces de convertirnos, es el único fin de la vida.)

Los médicos, directivos y espías jefes se paseaban tranquilamente por los pasillos acarreando decenas de papeles. En sus rostros portaban una expresión que quería decir que tenían absolutamente todo bajo control pero en el aire se podía sentir un deje de nerviosismo y desconcierto, algo grande estaba pasando y no se lo estaban comunicando al resto.

El sonido de unos altavoces se encendieron con un estrepitoso chirrido seguido de la lejana voz de una muchacha que parecía estar discutiendo con alguien.

-¡Ya le dije que no puede entrar así como así a esta sala!- se escuchó que chilló con furia.
-Ya dejame tranquilo, soy el jefe espía de coordinación y tengo derecho- respondió una gruesa voz masculina.
-¡Devuelveme el micrófono ahora mismo!-
-¡Shh! Que calladita te vez más bonita, corazón- fue su sentencia final a lo cual de fondo se pudo escuchar tenuemente una lluvia de insultos masticados por la rabia.

-Ejemm...- el hombre del altavoz carraspeó la garganta -Veamos... ¿Cómo mierda se pronuncia esto?- preguntó aunque más que nada para sí mismo mientras se escuchaba el sonido de unos papeles moverse de un lado a otro. En los pasillos de la organización muchas personas comenzaron a suspirar exasperadas mientras que otras soltaban risitas burlonas. Cada vez que ocurria algo así era todo un espectáculo.

-Turdich... Todinc... ¡Tödlich! y... McNeill ya mismo los quiero en la sala de reuniones N°3 para.... este... ya se van a enterar- dicho esto el altavoz se apagó despidiendo nuevamente un horrible sonido.  

Parecía que aque hombre no se encontraba de muy buen humor o tal vez en realidad ese era su caracter normalmente. Fuese como fuese, habían asuntos muy importantes que atender y aquellos dos espías habían sido los elegidos.

══════════════════════════════

Este inicio es meramente introductorio para ver que tan vivos están ustedes. Una vez que posteen los 4 (o 3 tal vez) pasaremos a lo importante ;3
Así que simplemente cuenten que hizo el personaje en el día o directamente la introducción que he puesto.
Nos leemos luego ♥


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

2 Re: Spies war [Rol] el Jue Ene 05, 2017 2:46 pm



Weihnachten:


Nombre y apellido: Weihnachten Tödlich "Weihn"

Edad: 19

Sexo: Femenino 

Categoría de espía: Interno

Personalidad: Para la mayoría de las personas solo conocen y conocerán su fachada, que aparenta ser fría, calculadora, egocéntrica y sin una pizca de humanidad. No tolera las bromas ni los comentarios fuera de lugar, y mira con cara asesina a cualquier persona que crea que ha incumplido alguna norma, aunque sea la de cerrar la puerta del baño. 

Sin embargo esta no es su verdadera personalidad, le importan los detalles y si la conoces bien, sabrás que todo lo hace por alguna causa y que en realidad Weihn es amable, tranquila y servicial. Incluso sabiendo cómo es, ella tiende a ser callada y solitaria ya que no busca hacer amistades, ni mantener las que ya tiene. Esto puede parecer indiferencia, pero es más por protegerse a sí misma de que otros le hagan daño.

Descripción física: Con un cabello corto y blanco como la nieve y unos ojos rojos como la sangre, la gente suele pensar que de ahí viene su nombre "Navidad Mortal". Al ser albina se expone poco a la luz directa del sol, para así evitar dañar su piel o sus ojos haciendo que su tonalidad de piel siga siendo pálida. Tiene un cuerpo muy proporcionado del que ella no se da cuenta, y una mirada en la mayoría de los casos fría o indiferente, en los otros pocos es cálida y amable... aunque seguramente si ves esta mirada es que te está mintiendo. Además tiene una cicatriz ancha que cruza toda su espalda a lo largo y con recorrido irregular.


Weihn:



Habilidades: 

Charlatán: Sus palabras pueden engatusar hasta el más avispado. No posee reacciones físicas o emocionales que le hagan parecer que está mintiendo. Es una habilidad muy buena pero igualmente no se equipara con la habilidad especial de un espía externo.


Shadow: Si bien los espías en general son conocidos por ser tan 
sigilosos como un gato, esta habilidad lo es aún mejor. Nadie lo ve, nadie lo escucha, siquiera sienten su presencia, es perfecto para infiltrarse dentro de algún lugar de la manera más discreta posible.

Habilidad especial:
-Sabueso:
Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.

Color de roleo: b92de0 



Leía los documentos a gran velocidad, pasaba las hojas con energía haciendo que el novato que me había entregado la información se encogiera sobre si mismo haciendo que pareciera más bajito y joven que yo -¿Este es el primer informe que redactas?- le pregunté con un tono frío e irónico, su voz temblorosa confirmaba mis sospechas y con molestia saqué un bolígrafo rojo del bolsillo de atrás de mi pantalón, rodeando tres palabras en todo el informe -Corrige las faltas ortográficas- luego subraye algunas palabras, en especial del tercer folio -No repitas varias veces lo mismo- taché el cuarto folio entero y le entregué el informe -Tampoco es necesario que hagas un resumen de todo lo nombrado anteriormente. Ahora arregla lo que te he dicho- di media vuelta pensando que había sido demasiado estricta, en realidad estaba bastante bien para ser la primera vez que redactaba un informe pero no podía entregar algo erróneo aunque fuera tan solo un aviso de los fallos de una de las calderas, de las medidas y el coste de arreglarlo. Además de que un novato siempre eran evaluados después de entrar para descubrir si era un infiltrado… y este o era muy bueno o realmente era un muchacho patético al que tenía que endurecer.

Caminaba por los pasillos con rapidez con la mirada en alto hasta que una voz muy característica sonó por los altavoces que había en toda la base, suspiré sabiendo que ese era mi jefe aunque me apeteciera decir que no lo conocía me era imposible. Estaba cerca de la sala de reuniones número 3 así que no me tomó más de siete minutos llegar hasta allí. Golpeé la puerta antes de entreabrirla un poco -Señor Hicks… ¿En que le puedo ayudar?- no me anduve con rodeos, mientras antes me dijera lo que quería de mi antes me podría en marcha.

Ver perfil de usuario

3 Re: Spies war [Rol] el Vie Ene 06, 2017 12:04 am

Byron:

Avatar:

Nombre y apellido: Byron "Bear" McNeill

Edad: 26

Sexo: Masculino

Categoría de espía: Externo.

Personalidad: Tras la portada de un amable y caballeroso gigante, Byron oculta a un hombre eficaz, frío, inteligente e implacable. Nadie en el pueblo conoce de su pasado y aunque los mas perspicaces están seguros de que algo oculta, aquellos que se atrevieron a preguntar no obtuvieron mucho mas que una sonrisa acompañada de una elusiva respuesta:
"Seria cruel de mi parte aburrirla con cuentos del hijo de un tabernero"
Su antigua vida ha forjado en el una calma y auto-confianzas inmutables, es extremadamente observador, y en su experiencia con la violencia es capaz de identificar los conflictos antes de que se generen, ideando alguna maniobra para prevenirlos sin ser notado o, para aquellos casos en los que la violencia es la única opción, ocultando sus calculados movimientos con tropezones y demás torpezas o simulados ataques de ira.
Aunque posee cierto nivel de conciencia moral, rara vez deja que interfiera con su trabajo o revele su verdadera personalidad. Su personalidad prolija y meticulosa es evidente hasta en su forma de vestir. Se podria decir que el honor y el profesionalismo son sus prioridades, ya que no posee ninguna otra motivación.


Descripción física:
Byron ostenta unos dos metros de altura, hombros anchos, brazos fornidos y un abdomen de acero, todo producto de su constante entrenamiento. Una tupida y prolija barba recubre su mandíbula, bajo unos inteligentes ojos color avellana, anchas cejas y una poblada y rebelde cabellera ondulada que mantiene cuidadosamente peinada hacia atrás. Acostumbra vestirse de manera elegante, al estilo clásico ingles, pantalones, tirantes, camisa mangas largas de color sobrio y moño. Para trabajar acostumbra arremangarse la camisa para evitar ensuciarla, dejando al descubierto gran parte de los tatuajes que adornan sus brazos, y en dias de calor se la quita y extiende prolijamente quedándose solamente en musculosa.



Habilidades:
Pelea cuerpo a cuerpo: Karate, judo, taekwondo, boxeo y demás palabras que infundan miedo. Este espía sabe defenderse solo al 100% si alguien se acerca a más de medio metro para darle pelea.

Sniper: No importa si posee una simple pistola o un rifle francotirador, sus disparos rara vez fallan. Donde pone el ojo ahí va la bala.

Habilidad especial:
-Farsante: Sus palabras, gestos corporales y disfraces logran engañar mucho mejor a las personas comunes y al enemigo. Su habilidad sobrepasa la de otro espía que pertenezca a una categoría distinta.

Color de roleo: [/size]




Abri la puerta trasera del bar e ingrese dando una rapida mirada para asegurarme de no haber sido seguido hasta alli. Era muy temprano y todavia nme quedaban algunas horas de tranquilidad antes de abrir. Prendi la radio con el control remoto mientras caminaba a mi baño personal.


Me quite el traje y lo colgue cuidadosamente en el perchero dentro de mi casillero, hice una mueca de disgusto al descubrir las salpicaduras de sangre sobre la manga de mi camisa.
- Mi favorita...-
Musite molesto, me la quite suspirando y la coloque junto a mi arma y guantes en la bolsa predestinada para incinerar.
Me lave la cara y despues de secarme cerre los ojos moviendo lentamente la cabeza hacia un lado y al otro, dejandome relajar por la musica, habia sido una larga noche.
Despues de asearme y perfumarme deje preparado mi atuendo para cuando abandonara la taberna y me dispuse a trabajar en el aseo del lugar
Unas horas despues escuche rechinar de la puerta al abrirse "tengo que aceitar eso" me recorde
-Tarde otra vez-
Recrimine a mi compañero con una sonrisa al verlo entrar bostezando, le resto importancia a mis palabras con un gesto de la mano
-Dejame en paz, siempre te cubro cuando sales-
Asenti sonriendo mientras terminaba de pulir el vaso
-Lamento haberme perdido el partido de poker anoche, decidi tomarme la noche para descansar-
-Avisale a tu cara-
Contesto Jhonny aun con los ojos entrecerrados mientras limpiaba una de las mesas. Me mire al espejo, habia estado trabajando mucho ultimamente, en verdad tendria que tomarme unos dias de descanso
bzzzz bzzzz
"Al parecer no sera hoy" Pense al sentir el zumbido de mi telefono, era de la agencia. Jhonny leyo la expresion en mi rostro
-Ve, ve yo me encargo, esos jardines no se hermosearan solos ¿no?-
-Gracias Jhonny, la señora Dumont aun no decide si plantar rosas o tulipanes, me pidio que la acompañe a la floreria-
Jhonny hizo un gesto indicandome que no me preocupara y se dispuso a atender al primer cliente del dia. Me puse mi traje acomodando meticulosamente el cuello y las mangas de la camisa nueva y me dirigi hacia el estacionamiento. Media hora despues ya caminaba por los pasillos de alfega. Whein ya habia llegado, la salude inclinando levemente la cabeza al entrar
-Señorita-
Dije al tiempo que le guiñaba un ojo en confianza
-Jefe-
Agregue seguidamente al voltearme para estrechar la mano de Hicks
-¿Nos llamo?-
Pregunte educadamente esperando sus ordenes[/color]


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario

4 Re: Spies war [Rol] el Vie Ene 06, 2017 5:09 pm


Reilin, Cognitio:
•Nombre y apellido: Reilin “Lil” Serkin

•Edad: 24 años

•Sexo: Femenino

•Categoría de espía: Externo

•Personalidad: ¿Se puede saber cómo es una persona que cambia de personalidad como se cambia de ropa? Bueno, tal vez. Dejando de lado su entrenamiento para fingir algo que no es; ella es segura de sí misma, lo necesitas para hacer este trabajo. Su principal objetivo siempre es pelear por ella misma. Por sus propios ideales está dispuesta a ir en contra del mundo y de la marea, a matar a quien sea y dar su propia vida. Aunque esto último tiene que estar muy MUY BIEN justificado. Algo malhumorada, salvaje o agresiva, como quieras llamarla. No te va a recibir con una sonrisa, eso es seguro. Le desesperan las personas indecisas, incapaces y tímidas, la enojan. Siempre intentará no llegar a los golpes aunque en realidad le guste. Normalmente los golpes cierran puertas de oportunidades futuras.

•Descripción física: 1,73 metros de espía perfectamente capaz. Piel blanca como la nieve, suave en el rostro algunas otras zonas pero un poco más… firme en otras. Como las manos, perfectas para escalar. Dedos largos y fuertes. Ojos verdes y penetrantes como lentes de cámara fotográfica. Cabello negro y liso, hasta los hombros. El largo perfecto. Ropa ajustada y elástica, perfecta para moverse de la forma en que desee. Claro con una gabardina o chaqueta larga para no llamar tanto la atención con su físico. Le encanta vestir así aunque puede pelear hasta en tacones de aguja y vestido.



•Habilidades:
Habilidad especial:
-Farsante: Sus palabras, gestos corporales y disfraces logran engañar mucho mejor a las personas comunes y al enemigo. Su habilidad sobrepasa la de otro espía que pertenezca a una categoría distinta.

Experta en:
-Pelea cuerpo a cuerpo: Karate, judo, taekwondo, boxeo y demás palabras que infundan miedo. Este espía sabe defenderse solo al 100% si alguien se acerca a más de medio metro para darle pelea.

-Parkour: La habilidad de escalar paredes, saltar desde grandes alturas, caminar por cornisas y demás, todo sin caer es realmente útil sobre todo si el espía se encuentra atrapado y de un salto tiene que llegar a un ducto de ventilación que se encuentra en el techo para huir.

•Color de roleo: 82f0ff
* Cognitio *

Era temprano en la mañana, lo primero que hice fue mi rutina de estiramiento, Las últimas semanas había estado trabajando como una mula y comenzaba a cansarme. Después de la rutina y el aseo me dispuse a bajar. No vivía en el edificio de la agencia sino que en mi propio apartamento, no me gustaba estar encerrada en ese lugar. Fui a una cafetería cercana para tomar el desayuno. Y de paso hacer contacto con un hombre que tenía que entregarme una información. Llegué con mi traje negro y una gabardina roja. Mientras me tomaba mi café y veía a la gente pasar llegó el hombre, parecía bastante agotado, y me entregó una tarjeta con microchip. Después de unas pocas palabras intercambiadas y de revisar la información prometida en mi computadora de bolsillo él se marchó. Guardé ambas cosas en los bolsillos internos de mi gabardina y entonces me dispuse a comer en paz.

Después de pagar me dispuse a ir a la oficina. En el camino me topé con tres tipos que intentaban robarme. Sabía que me seguían y los guie a una calle solitaria. Digamos que se la pensarán dos veces antes de intentar robarme de nuevo. Cuando llegué me dirigí al baño para asearme. Fui descuidada solo porque eran unos niños y unas gotas de sangre habían caído en mi mano. Ya limpia me dirigí a la oficina de la persona que me había solicitado que recogiera la información. Mientras él me daba las gracias escuché que por el megáfono decían de un nuevo anuncio en la cartelera. Claro que tenía que estar al tanto así que cuando llegué y vi que era para mí y otra chica, fui directamente a la sala de reuniones. Si quería que llegáramos ¿Por qué no simplemente nos había llamado? No era necesario que todos fueran a ver la cartelera y molestarlos en su trabajo. Pero bueno, en estos años he aprendido que algunas cosas no cambian.

Llegué al lugar y al ver que ya era la hora toqué la puerta para abrir y entrar. -aquí Reilin, ¿deseaba verme? - le dije quedándome de pie y viendo a la persona que tenía frente a mí.

Ver perfil de usuario

5 Re: Spies war [Rol] el Vie Ene 06, 2017 11:37 pm





scarlett:

•Nombre y apellido: Scarlett Ricci
 
•Edad: 23
 
•Sexo: Femenino
 
•Categoría de espía: Interno.
 
•Personalidad: Metódica y organizada. No hay detalle que se le escape. Obsesiva del control y el orden. No es tolerante ante las deficiencias ajenas, sean cuales fueren, y es difícil que admita sus propios errores. Tiene una capacidad de aprendizaje extraordinaria, odia las sorpresas y eventos inesperados. Utilizará toda artimaña a su alcance para conseguir lo que desea. Su ambición no es desmedida, aunque su orgullo le impide conformarse con menos de lo que cree que merece. No habla de su vida privada ni crea lazos de confianza con otras personas. No teme a la muerte ni a correr peligro, no se arriesgará imprudentemente.
 
•Descripción física: 1,63 m de altura, 56 kg. Cabello castaño y algo rizado. Ojos café. Figura delgada y esbelta. Sofisticada, sensual. Mírelo usted mismo (¿?
 


WATCH OUT!:

•Habilidades:


•As del disfraz: Sus disfraces para engañar a las personas y al enemigo son realmente excelentes, aunque claro, esto no se iguala con la asombrosa habilidad especial que posee un espía externo, pero igual es muy buena.


•Sniper: No importa si posee una simple pistola o un rifle francotirador, sus disparos rara vez fallan. Donde pone el ojo ahí va la bala.


•Habilidad especial:


-Sabueso: Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.
 

•Color de roleo: c20037



Cognitio


Desactivó el despertador diez minutos antes del horario en que debía sonar, como era ya costumbre todas las mañanas. A veces se preguntaba por qué se molestaba en programarlo cada noche antes de acostarse, pero aun así lo hacía. Quizás era el temor a quedarse dormida y no llegar a tiempo al trabajo, quizás era otra forma de ejercitar el poder sobre su entorno, o los problemas que siempre tuvo para conciliar el sueño de forma placentera, pero cada día su subconsciente le indicaba que era momento de levantarse diez minutos antes de las 6 a.m. Siempre diez minutos.
Tomó la bata de seda negra que yacía geométricamente doblada al lado izquierdo la cama doble en la que dormía, el lado que nunca usaba. Deslizó un brazo a través de la manga y la tela le acarició la piel, suave y fría como la brisa en aquel ordinario día otoñal. Aquella sensación auguraba una jornada tranquila y amena, o eso era lo que deseaba. Un día sin trastiempos como los que habían precedido al actual, aquellos eran los que más le gustaban.
Luego de darse un baño y acomodar su larga cabellera café en un apretado rodete, se dirigió a la habitación que funcionaba como vestidor en aquel penthouse que había sido su hogar los últimos dos años, pasando frente a los ventanales que mostraban a los tenues rayos del sol abrirse paso a través de las construcciones gigantescas de concreto que se interponían en su camino. Tomó una falda tipo tubo negra, un blazer color habano y una blusa blanca.
El reloj marcaba las 6:45 am cuando sus tacones pisaron el impoluto mármol de la entrada y avanzaron rítmicamente a través del hall vacío de Cognitio. Una gran sala separaba el vestíbulo principal y la zona recreativa donde aquellos que no tenían nada más importante que hacer cuchicheaban entre sí sobre su vida fuera del trabajo, sus hijos, sus parejas. Era una suerte que su oficina personal se encontrase lejos de allí, de otra forma hubiese tenido que tolerar el insoportable alboroto a diario. Para llegar hasta ella, Scarlett atravesó el vestíbulo abovedado, dejó atrás la escalera semicircular que conducía al comedor común, y franqueó unas puertas de cristal que daban a otra sala, más pequeña que la primera pero igual de reluciente e iluminada. La recepcionista de turno se percató de su presencia y rebuscó nerviosamente entre los papeles que tenía sobre el escritorio hasta encontrar una carpeta color vino con una inscripción dorada en la tapa. Se la tendió sonriendo tímidamente y tartamudeando un “buen día” casi inaudible, luego las puertas del ascensor se abrieron y se cerraron tras ella, dejando atrás a la inquieta joven de apariencia menuda y enfermiza. Era un edificio de 20 plantas, o quizás más si se contaban las plantas subterráneas, ubicado en medio de la ciudad, e inaccesible a cualquiera que no trabajara dentro.
Las puertas de acero se abrieron para dejar al descubierto un pasillo largo y blanco como la nieve. Retomó su camino a través de este, luego dobló a la derecha y subió un piso más por las escaleras. Atravesó otra sala pequeña y de paredes color caoba. El hombre de aspecto rígido e imperturbable sentado tras el mostrador de cristal le pidió una identificación y la hizo pasar por un detector de metales ubicado frente al umbral dorado de las puertas que llevaban a las oficinas privadas. Scarlett lo cruzó sin activar ninguna alarma, y el guardia infundado en un traje negro como el carbón le abrió las puertas y la acompañó hacia el interior.
Al poco, Scarlett se encontró en una sala estrecha con una pulcra puerta de madera en un extremo. Colocó su pulgar derecho en el detector de huellas y un chasquido seco le indicó que la cerradura se había destrabado. Al ingresar, fue recibida por el característico aroma a patchouli y café de cada mañana. Se sentó en su escritorio, se colocó los lentes y se dispuso a leer los informes matutinos. Como siempre, incompletos, mal redactados, incongruentes, inservibles. Arrojó la carpeta al cesto de basura y se dispuso a reescribir lo leído palabra por palabra. Se lo entregaría al salir a la primer recepcionista. Quizás así de una vez por todas aprendiese a hacer lo que le era solicitado eficientemente.
La mañana se esfumó entre archivos e historiales, organizando la información reciente que había recibido en su casilla de correo electrónico. Los seguimientos de la semana no habían arrojado datos significativos y pensar en ello le generaba frustración e impaciencia. Antes de que pudiese descargar su ira en aquellos a quienes consideraba culpables, su línea privada comenzó a sonar. Al parecer, se requería su presencia en el salón de reuniones.
Sintió las piernas pesadas al levantarse del taburete de cuero rojizo debido a las horas que había pasado sentada allí, y se dirigió al susodicho salón, un cuarto común y corriente ubicado dos pisos más arriba a donde nadie excepto quienes compartían su mismo propósito laboral hubieran de entrar jamás, y jamás había visto a nadie más allí que a su jefa. Quizás por eso le sorprendió tanto encontrarse con una tercera persona.
Scarlet ya la había visto antes. Sus antecedentes descansaban entre los tantos archivos que tenía dentro de su oficina.
- Espero que sea importante, Diane. Tengo mucho trabajo que hacer… - farfulló cruzándose de brazos.

Ver perfil de usuario

6 Re: Spies war [Rol] el Sáb Ene 07, 2017 3:38 pm

Constantine Hicks / 33 Años / #A6261B

Jefe espía de coordinación / Alfega

/Sala de reuniones N°3/
~Tödlich y McNeill~

Un suspiro escapó por entre los finos labios del hombre apenas había colgado el micrófono de los altavoces. Detrás de él se encontraba una mujer completamente enfurecida apenas mayor que él con el rostro lleno de pecas y sobre el puente de su nariz unos enormes anteojos de gran aumento. El rubio rodó sus ojos sobre sus cuencas en pura señal de exasperación, había momentos en los que esa mujer si que podía llegar a ser molesta.

Sin decirle nada al respecto se levantó de la silla de tela negruzca y ruedas para luego dirigir sus pasos en dirección al pasillo y eventualmente a la sala de reuniones N°3. La misma no era la gran cosa, era una sala muy sencilla y más pequeña en comparación a sus hermanas 1 y 2, pero ésta había sido elegida especialmente ya que era considerada más privada, para poder hablar de detalles de gran importancia que solo correspondieran a ciertas personas. La sala era muy sencilla, tenía las paredes pintadas de un color muy sobrio, el suelo estaba cubierto de un alfombra color caqui, no había cuadros ni nada parecido a excepción de la ya muy conocida placa de metal que contenía el famoso slogan de la organización. En el centro de la misma se encontraba una mesa redonda de caoba con sillas a juego, sobre la superficie encerada del muebre se encontraban 3 carpetas de papel madera con algunos papeles en su interior.

Hicks estuvo a punto de sentarse en una de aquellas cómodas sillas cuando la puerta del lugar fue golpeada y luego abierta -Oh! Pero que espías más eficientes tengo- comentó cuando vió solamente entrar a la jóven Tödlich.

-Señor Hicks… ¿En que le puedo ayudar?- esa señorita si que no se andaba con rodeos, siempre al grano, siempre tan seria.

-Todo a su tiempo, bonita. Tenemos que estepera a McNeill primero- le dijo para luego hacer un ademan en dirección a una de las sillas indicandole que tomara asiento mientras tanto. El rubio estaba bien vestido, usaba pantalones oscuros de vestir, una camisa blanca un tanto desabotonada y sobre esto un saco de la misma tela del pantalón. Su larga cabellera rubia casi blanca estaba semi recogida, uno podría haber pensado que se veía como todo un galan (y ciertamente lo era, Ego no le faltaba para nada) pero sus encantos físicos lastimosamente a veces eran opacados por su modo de actuar.

Se quedó parado a un lado de la puerta esperando pacientemente, por suerte solo pasaron pocos minutos hasta que el segundo espía hizo aparición. El muchacho saludó a la albina y luego estrechó una mano con Constantine. -Bien, es hora de comenzar. Todos a sentarse- dijo éste para luego dirigirse a la mesa y tomar asiento. Tomó las tres carpetas, una se la dejó para él y las otras dos las repartió, acto seguido abrió la suya para mostrar el título.

"Charlotte"

La siguiente página tenía una foto en blanco y negro de una mujer además de información pertinente sobre ella.

"Charlotte":


Nombre: Charlotte
Apellido: Mainenhickes.
Edad en la fotografía: 30 años.
Altura: 1.67 m
Peso: 59 kg.
Vista por última vez: París - Francia. 12 de Julio de 20XX (Hace 19 años atrás)

-Bien, mis queridos espías, este es un caso muy viejo por lo que podrán notar- levantó brevemente su mirada de las hojas para pegarla en los rostros de sus compañeros -¿Por qué debería de importarnos ahora?- preguntó sin esperar respuesta alguna para luego voltear a la hoja siguiente. -Tenemos información fresca, es es la cuestión. Y la organización necesita de una buena vez por todas que esto se resuelva- sus azulados ojos regresaron nuevamente a la información impresa que tenía delante para comenzar a leer.

Las siguientes hojas eran un mero informe que decían que esa tal Charlotte Mainenhickes había sido avistada hacía pocas horas atrás en un bar oculto en los suburbios parisinos. Uno de los espías de la organización había jurado haberla visto mientras se encontraba allí realizando otra misión diferente, pero el mismo, poco pudo hacer ya que así como la vió, la mujer se esfumó delante de él.

-La cuestión es simple, necesito imperiosamente que la encuentren, que la atrapen, traigan aquí e interroguen de la manera que más les guste.- escupió aquellas palabras casi con odio -Esa mujer posee información muy importante, la cual es casi seguro que ya ha a informado a sus superiores de... Cognitio- el nombre de aquella organización enemiga se deslizó venenosamente por su boca. -No importa si eso sucedió, hace ya 19 años que sucedió aquello... pero es muy importante que esté en nuestras manos lo antes posible ahora que sabemos que sigue viva.-

Volteó nuevamente las hojas y en la siguiente había coordenadas de al menos tres lugares -Estos son las zonas por las que pueden comenzar a averiguar, pueden repartirselas como las les guste o viajar juntos, me da lo mismo. Ustedes serán monitoreados e informados de cada cuestión a través del dispositivo que se les ha sido entregado apenas entraron a la organización, ya saben, ese que parece un teléfono celular con pantalla tactil pero 100 veces más moderno.- comentó restandole importancia a aquella explicación. -Si tienen alguna otra pregunta para seguir perdiendo el tiempo, háganla ahora-

-Bar L'Impact - Suburbio norte
-Aeropuerto de Paris - Sur de la capital
-Hotel Novotel - Suroeste de la capital


══════════════════════════════

Diane Cox / 24 años / #75A5BC

Jefe espía de coordinación / Cognitio

/Sala de reuniones general/
~Ricci y Serkin~

Luego de dejar aquella nota un tanto infantil colocada en aquel gran tablon se percató de que probablemente que alguna (o ninguna) de las dos podía estar allí dentro de la organización para verlo. Lanzando un ligero suspiro de puro cansancio debido a la agetreada mañana decidió dar aviso por otros medios de comunicación también. Habia un asunto muy importante que resolver y debía asegurarse de que ambas señoritas hicieran aparición sí o sí.

Se quedó esperando en la gran sala de reuniones mientras organizaba la información y los nuevos aparatos electrónicos que habían llegado. Aquel lugar era muy amplio y bien iluminado. Había delicados cuadros de flores decorando las paredes y alguna que otra simple planta de hojas verdes en las esquinas. En el centro había una gran y larga mesa de madera oscura que formaba un semi-circulo para que así todos los que estuvieran presentes pudieran verse cara a cara, y a su alrededor, una fila de sillas con tapizado blanco lo acompañaban.  

No pasó mucho tiempo hasta que la primera espía hizo aparición, quién educadamente primero tocó la puerta antes de entrar, se trataba de Serkin -Aquí Reilin, ¿deseaba verme?- le preguntó a lo que la rubia esbozó una amistosa rubia -Llegas justo a tiempo, si quieres toma asiento mientras esperamos a Ricci ¿si?- le dijo para luego tomar asiento ella misma.

Escasos minutos después llegó la otra bella señorita, Ricci, la espía que se llevaba la mayor cantidad de suspiros por parte de la población masculina. -Espero que sea importante, Diane. Tengo mucho trabajo que hacer…- le dijo haciendo que la muchacha de doradas hebras frunciera ligeramente los labios en desacuerdo por su actitud tan dura. -Si es importante- le respondió haciendo un pequeño puchero como si le estuviera diciendo que era obvio que no la había llamado para solamente darle los "buenos días".

Nuevamente soltó un ligero suspiro, calmó sus emociones y le repartió a sus compañeras algunas de aquellas hojas impresas que se encontraban abrochadas en una de las esquinas. -Es una misión muy importante- les dijo una vez que les dió una copia a cada una. -Fueron seleccionadas debido a sus habilidades y la capacidad de ser lo mayormente discretas- inmediatamente les dedico una suave sonrisa para entrar en mayor confianza o tal vez para relajar un poco más el ambiente -Pido disculpas por el modo tan arcáico de comunicación pero mi ID COM se rompió, por suerte recién me trajeron uno nuevo al igual que a ustedes- sin más repartió los aparatos electrónicos de nueva generación. Los mismos eran de color negro y tenían el tamaño de una palma de la mano, tenían un espesor finisimo de no más de 3 mm pero eso no quitaba el hecho de que fueran ultra resistentes a golpes, caidas y al agua. Era una pantalla completa que al encenderse tenía la apariencia de una computadora personal. Del lado de atrás y en la parte frontal en una esquina superior habían una pequeñisimas cámaras. -Con esto podran realizar llamadas secretas, recibir y enviar videos, documentos, fotos y demás. Es única e instransferible por lo que deberan rellenarla con sus datos y una contraseña que solo ustedes sepan. Aún no se bien que más hace pero estoy segura de que lo van a descubrir pronto- terminó por añadir.

Acto seguido tomó las hojas y leyó en voz alta el título. "Aguja en un pajar". La misma consistía que hace poco tiempo atrás la organización Cognitio se había adueñado de un microchip que contenía información extremadamente valiosa de la organización enemiga, lastimosamente el mismo había sido accidentalmente destruido cuando uno de los espías Hacker no muy experimentado había intentado decodificarlo por su cuenta. Estaba de más decirlo que aquel espía había recibido un duro y terrible castigo por su negligencia.

-Tenemos información de que existe otro Chip con la misma o muysimilar información, necesitamos que lo recuperen.- sentenció a lo que luego agregó -Es una misión muy importante y de altisimo riesgo, entendería que quisieran declinarla, si es así, luego de que salgamos de esta reunión deberan pasarse por la clínica N°2- dijo con una seriedad sorprendente en su voz, la mayoría de las personas ya sabían que significaba cuando uno de los jefes mandaban a alguien a la clínica, eso quería decir "borrado de memoria". Nada doloroso y mortal, nadie se quejaba de eso, pero a muchos les molestaba el secretismo.

-Tenemos dos opciones, más bien, dos versiones de dónde podríamos encontrar el chip.- comenzó a explicar la misión -La versión uno dice que el micro-chip se encuentra aquí en Italia, tenemos la noticia de que uno de los altos mandos de Alfega se encuentra manteniendo una reunión secreta. Aún no sabemos exactamente donde está ya es un espía de alto calibre por lo que es un experto en borrar sus huellas.- se aclaró la gargante y continuó -La segunda versión nos dice que el micro-chip en realidad todavía se encuentra en las instalaciones de Alfega, allí en Francia, la cual, obviamente no sabemos dónde se encuentra exactamente al igual como ellos no saben dónde estamos nosotros.- dejó de leer las hojas y clavó sus ojos celestes como el cielo en el rostro de ambas chicas -Pueden dividirse el trabajo o estar juntas, en ambos casos primero deberan averiguar en dónde se encuentran los lugares para poder así actuar. Tendrán acceso a la sala de informes de la organización si así lo creen necesario, además- dió vuelta varias hojas hasta llegar a la última -Estos son dos posibles lugares que pueden visitar en búsqueda de información-

-La Piazza della Signoria - Al lado de la fuente Manierista de Neptuno
-Cafetería Le Giubbe Rosse

-Si tienen alguna pregunta, haganla ahora, el tiempo apremia- fue lo último que dijo para ambas espías.[/b][/color]

══════════════════════════════

Presten mucha atención a los post, hay mucha información importante. Dependiendo de las acciones les podrá ir bien o muuuy mal.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

7 Re: Spies war [Rol] el Sáb Ene 07, 2017 4:51 pm



Weihnachten:


Nombre y apellido: Weihnachten Tödlich "Weihn"

Edad: 19

Sexo: Femenino 

Categoría de espía: Interno

Personalidad: Para la mayoría de las personas solo conocen y conocerán su fachada, que aparenta ser fría, calculadora, egocéntrica y sin una pizca de humanidad. No tolera las bromas ni los comentarios fuera de lugar, y mira con cara asesina a cualquier persona que crea que ha incumplido alguna norma, aunque sea la de cerrar la puerta del baño. 

Sin embargo esta no es su verdadera personalidad, le importan los detalles y si la conoces bien, sabrás que todo lo hace por alguna causa y que en realidad Weihn es amable, tranquila y servicial. Incluso sabiendo cómo es, ella tiende a ser callada y solitaria ya que no busca hacer amistades, ni mantener las que ya tiene. Esto puede parecer indiferencia, pero es más por protegerse a sí misma de que otros le hagan daño.

Descripción física: Con un cabello corto y blanco como la nieve y unos ojos rojos como la sangre, la gente suele pensar que de ahí viene su nombre "Navidad Mortal". Al ser albina se expone poco a la luz directa del sol, para así evitar dañar su piel o sus ojos haciendo que su tonalidad de piel siga siendo pálida. Tiene un cuerpo muy proporcionado del que ella no se da cuenta, y una mirada en la mayoría de los casos fría o indiferente, en los otros pocos es cálida y amable... aunque seguramente si ves esta mirada es que te está mintiendo. Además tiene una cicatriz ancha que cruza toda su espalda a lo largo y con recorrido irregular.


Weihn:



Habilidades: 

Charlatán: Sus palabras pueden engatusar hasta el más avispado. No posee reacciones físicas o emocionales que le hagan parecer que está mintiendo. Es una habilidad muy buena pero igualmente no se equipara con la habilidad especial de un espía externo.


Shadow: Si bien los espías en general son conocidos por ser tan 
sigilosos como un gato, esta habilidad lo es aún mejor. Nadie lo ve, nadie lo escucha, siquiera sienten su presencia, es perfecto para infiltrarse dentro de algún lugar de la manera más discreta posible.

Habilidad especial:
-Sabueso:
Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.

Color de roleo: b92de0 



El jefe alabó la eficiencia de sus espías al escucharme llegar, no comenté nada para no resultar impertinente y me senté tal y como me pidió el señor Hicks para esperar a Bryon. Cuando llegó me guiñó un ojo que yo devolví en forma de un ligero asentimiento. Por fin nos sentamos todos y nos empezó a explicar la misión que nos entregaban, me resultaba extraño que me dieran una misión que es más bien para expías externos, pero comprendía que podían necesitar un estratega que estuviera sobre el terreno. Negué con la cabeza a la opción de hacer preguntas, todo había quedado claro.

Miré a Bryon para explicarle mis ideas si importarme mucho que el jefe estuviera todavía allí -El bar es un buen sitio para buscar información sobre ella pero si lo que queremos es atraparla es mejor que no escape, por lo que deberíamos ir al aeropuerto o al Hotel Novotel e infiltrarnos allí en busca de algo de información- eran mis pensamientos que marchaban a velocidad rápida sin ningún tipo de filtro -Y si no aparece puede uno de nosotros ir al bar a sacar la información de lo que planea- alcé mi mirada para observar que pensaba de mis ideas y si podía refinarlas de alguna manera aportando las suyas propias antes de salir de esa habitación y que no pudiéramos hablar de esta misión que parecía ser tan secreta.

Ver perfil de usuario

8 Re: Spies war [Rol] el Lun Ene 09, 2017 3:02 pm

Byron:

Avatar:

Nombre y apellido: Byron "Bear" McNeill

Edad: 26

Sexo: Masculino

Categoría de espía: Externo.

Personalidad: Tras la portada de un amable y caballeroso gigante, Byron oculta a un hombre eficaz, frío, inteligente e implacable. Nadie en el pueblo conoce de su pasado y aunque los mas perspicaces están seguros de que algo oculta, aquellos que se atrevieron a preguntar no obtuvieron mucho mas que una sonrisa acompañada de una elusiva respuesta:
"Seria cruel de mi parte aburrirla con cuentos del hijo de un tabernero"
Su antigua vida ha forjado en el una calma y auto-confianzas inmutables, es extremadamente observador, y en su experiencia con la violencia es capaz de identificar los conflictos antes de que se generen, ideando alguna maniobra para prevenirlos sin ser notado o, para aquellos casos en los que la violencia es la única opción, ocultando sus calculados movimientos con tropezones y demás torpezas o simulados ataques de ira.
Aunque posee cierto nivel de conciencia moral, rara vez deja que interfiera con su trabajo o revele su verdadera personalidad. Su personalidad prolija y meticulosa es evidente hasta en su forma de vestir. Se podria decir que el honor y el profesionalismo son sus prioridades, ya que no posee ninguna otra motivación.


Descripción física:
Byron ostenta unos dos metros de altura, hombros anchos, brazos fornidos y un abdomen de acero, todo producto de su constante entrenamiento. Una tupida y prolija barba recubre su mandíbula, bajo unos inteligentes ojos color avellana, anchas cejas y una poblada y rebelde cabellera ondulada que mantiene cuidadosamente peinada hacia atrás. Acostumbra vestirse de manera elegante, al estilo clásico ingles, pantalones, tirantes, camisa mangas largas de color sobrio y moño. Para trabajar acostumbra arremangarse la camisa para evitar ensuciarla, dejando al descubierto gran parte de los tatuajes que adornan sus brazos, y en dias de calor se la quita y extiende prolijamente quedándose solamente en musculosa.



Habilidades:
Pelea cuerpo a cuerpo: Karate, judo, taekwondo, boxeo y demás palabras que infundan miedo. Este espía sabe defenderse solo al 100% si alguien se acerca a más de medio metro para darle pelea.

Sniper: No importa si posee una simple pistola o un rifle francotirador, sus disparos rara vez fallan. Donde pone el ojo ahí va la bala.

Habilidad especial:
-Farsante: Sus palabras, gestos corporales y disfraces logran engañar mucho mejor a las personas comunes y al enemigo. Su habilidad sobrepasa la de otro espía que pertenezca a una categoría distinta.

Color de roleo: [color=#938953] [/size]


Hicks nos invito a sentarnos en la pequeña sala de reuniones, mi temple me impedia demostrarlo pero mi corazon comenzo a acelerarse, pasaba gran parte del tiempo convenciendome a mi mismo de que Alfega era solo un trabajo, digamos que aumentaba mi efectividad como agente y facilitaba la conciliacion del sueño durante las noches, aun asi siempre me encontraba deseando la proxima mision, y a decir verdad, las cacerias humanas eran mis favoritas.
Examine con cuidado la fotografia, era bella, una lastima. Memorice los rasgos mas llamativos y calcule la edad que tendria actualmente. La mision consistia en encontrarla e interrogarla, ya que cabia la posibilidad de que hubiera entregado informacion a nuestros rivales, los miembros de Cognitio.
Al examinar los lugares donde el objetivo habia sido avistado el objetivo me inquieto el hecho de que el aeropuerto fuera uno de ellos, mas aun si existia la posibilidad de que la mujer hubiese reconocido al agente que la vio en aquel bar.
Escuche atentamente las palabras de mi compañera asintiendo totalmente de acuerdo, la conocia y conocia sus habilidades, por lo que sabia que no habia una mejor eleccion para acompañarme en la mision.
-Concuerdo totalmente-
Conteste asintiendo
-Si me permites me gustaria vigilar el aeropuerto, es probable que Mainenhickes se vuelva hostil en una situacion de escape, mientras tu podrias infiltrarte en el hotel ya que sabes como pasar inadvertida sin levantar sospechas-
Hice una pausa evaluando su expresion ante mi idea
-Si planea huir, la detendre, y si aun se encuentra en el hotel podrias obtener informacion acerca de sus movimientos, para asi planear la captura-
Tras su respuesta me puse de pie y estreche la mano del jefe.
-Considerelo hecho, Señor Hicks-
Dije a modo de saludo con una leve sonrisa pero una mirada firme, seguidamente me dirigi hacia la puerta y la abri para dejar pasar a mi compañera.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario

9 Re: Spies war [Rol] el Lun Ene 09, 2017 9:41 pm

-ALFEGA-

Ambos espías fueron rápidos en decidir y ponerse de acuerdo, los destinos elegidos fueron los siguientes:

•McNeill - Aeropuerto de Paris•

•Tödlich - Hotel Novotel•

Constantine esbozo una especie de sonrisa de aprobación ante la decisión de sus compañeros, acto seguido se aseguró de que ambos recibieran dinero suficiente para afrontar gastos de transporte y demás pequeñas cosas, además de otorgarles pequeñas pistolas que debían de usar solo en caso de emergencia y en extrema necesidad ya que uno de sus objetivos principales era la discreción por lo que no podían ir apuntando a la sien a la gente como gangster barato. Se les recordó a ambos que poseían una ID COM (*remitirse a la explicación de Cognitio*) que debían de utilizar con regularidad ante cualquier inconveniente, traspaso de información, etc. Constantine iba a estar en continuo contacto con ellos a través de mensajería privada siempre y cuando fuera necesario, claro estaba. Luego, sin más preguntas e interrupciones de cualquier tipo, la misión "Charlotte" dió comienzo...

-Tödlich-

La jóven de hebras albinas tomó un tren subterráneo para poder arribar lo más rápidamente a destino. La boca de salida se encontraba a tan solo una calle de distancia por lo que la caminata hasta la entrada del edificio fue extremadamente corta. Apenas sus pies se encontraron apuntando a las gigantescas puertas de vidrio sintió su ID COM vibrar, claramente había recibido un mensaje de Hicks el cual podía leer en aquel momento, luego o simplemente ignorarlo, era su completa decisión.

El hotel era realmente impresionante, tal ves demasiado ostentoso para una mujer que no deseaba ser encontrada de ninguna marena. ¿A caso podía llegar a tratarse de una trampa?
Hotel Novotel:

Dentro la recepción era sombrosa pero al mismo tiempo delicada, había finos sillones de color claro posados sobre una cálida alfombra bordó. Habían plantas muy bien cuidadas dentro de sus macetas decorando las esquinas y luces por doquier. Sentado detrás de un mostrador brillante por lo pulido que estaba se encontraba un señor muy elegante de ya avanzada edad, tenía el cabello canoso, estaba bien afeitado provocando así que se le notaran algunas arrugas en su rostro y usaba una camisa blanca con una corbata cerúlea con delicadas líneas blancas y pantalones oscuros. Aquel hombre apenas vió a la muchacha mostró una de sus sonrisas más cálidas para luego decirle: -Buenos días mademoiselle, ¿En qué puedo ayudarla?-

══════════════════════════════

-McNeill-

Por su parte el fornido espía había decidido utilizar un taxi, un medio de transporte extremadamente común que utilizaba uno si quería ir al aeropuerto. Una vez que llegó pudo observar la magnificencia del lugar, era impresionantemente grande y moderno, lleno de ventanas y como era de esperarse, también repleto de gente caminando apurada por todas partes. ¿Cómo iba a ser posible encontrar a una sola mujer en aquel gigantesco lugar?

Dentro uno facilmente podía quedar asombrado, había docenas de asientos para los pasajeros que esperaban pacientemente su vuelo, había varios puestos para comprar los boletos, varios andenes, kioskos para los turistas y demás. Cerca de la zona de venta de boletos, se encontraba una caseta con una "I" gigante arriba, la caseta de información obviamente. Allí sentada tras el mostrador luciendo un semblante de puro aburrimiento se encontraba una muchacha de cabellera rojiza y grupos de pecas en su rostro. Sus verdosos ojos se clavaron en el rostro de McNeill cuando apenas se percató de su presencia, ¿Resultaría bueno acercarse a preguntarle sobre si había visto algo inusual? ¿Sería prudente aquello o sería mejor buscar en otra parte? Un aeropuerto era un lugar gigante, a lo mejor se podía obtener algo mucho mejor si se buscaba por otra parte ¿Qué tal pedir hablar con un encargado? ¿Un gerente tal vez? Cuando parecía que estaba por decidirse a actuar, sintió como su ID COM vibró, claramente era un mensaje del jefe de coordinación ¿Debería leerlo ahora o luego?


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

10 Re: Spies war [Rol] el Lun Ene 09, 2017 11:58 pm





scarlett:

•Nombre y apellido: Scarlett Ricci
 
•Edad: 23
 
•Sexo: Femenino
 
•Categoría de espía: Interno.
 
•Personalidad: Metódica y organizada. No hay detalle que se le escape. Obsesiva del control y el orden. No es tolerante ante las deficiencias ajenas, sean cuales fueren, y es difícil que admita sus propios errores. Tiene una capacidad de aprendizaje extraordinaria, odia las sorpresas y eventos inesperados. Utilizará toda artimaña a su alcance para conseguir lo que desea. Su ambición no es desmedida, aunque su orgullo le impide conformarse con menos de lo que cree que merece. No habla de su vida privada ni crea lazos de confianza con otras personas. No teme a la muerte ni a correr peligro, no se arriesgará imprudentemente.
 
•Descripción física: 1,63 m de altura, 56 kg. Cabello castaño y algo rizado. Ojos café. Figura delgada y esbelta. Sofisticada, sensual. Mírelo usted mismo (¿?
 


WATCH OUT!:

•Habilidades:


•As del disfraz: Sus disfraces para engañar a las personas y al enemigo son realmente excelentes, aunque claro, esto no se iguala con la asombrosa habilidad especial que posee un espía externo, pero igual es muy buena.


•Sniper: No importa si posee una simple pistola o un rifle francotirador, sus disparos rara vez fallan. Donde pone el ojo ahí va la bala.


•Habilidad especial:


-Sabueso: Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.
 

•Color de roleo: c20037

Cognitio

Diane Cox era una mujer delgada, de figura esbelta, rondaba los 30 años y generalmente se comportaba como una adolescente. A pesar de ello, Scarlett envidiaba de cierta manera su personalidad despreocupada y la forma en que cada palabra suya infundia respeto entre quienes le seguian. La otra mujer no tendría más de 25 o 26 años, vestía casi completamente de negro y su cabello oscuro caía como lluvia sobre sus hombros. Su tez era pálida como la fachada del mismo edificio donde se encontraban, y a través de aquella expresión sombría resaltaban dos ojos verdes de mirada penetrante y fría. A Scarlett no le extrañó en absoluto que la chica tuviese tantas muertes en su haber.  A juzgar por su apariencia podría haber asegurado que ningún grito, llanto o súplica de su víctima le hubiesen hecho dudar de su misión.
Tomó el montón de papeles y el ID que Cox les estaba entregando y guardó éste último en el bolsillo interno de su Blazer. Comenzó a pasar las hojas al tiempo que memorizaba cada palabra que escapaba de los labios de su jefa, asegurándose de no obviar detalle. No había forma de que declinase aquella petición tan directa, por lo cual guardó silencio ante la inquisitiva de Diane.
Repasó mentalmente todos los documentos que tenía en su oficina en busca de alguno que aportara un poco de claridad a su búsqueda. Poseían dos locaciones para empezar y el sinfín de registros dentro de la Sala de informes. De momento era más que suficiente.
- Si tienen alguna pregunta, háganla ahora, el tiempo apremia. – fueron las últimas palabras de la mujer de cabellera dorada.
- Ninguna. – respondió, volviendo a juntar sus papeles. Luego desvió su mirada a su nueva compañera. – Si estás de acuerdo, me encargaré del Café. Nunca me han gustado los espacios amplios.

____________________________________________

Cerró la puerta de su oficina tras de sí y arrojó el montón de papeles sobre el escritorio. El nombre de aquella persona había estado resonando en su cabeza desde la culminación de la reunión. Ella misma había tenido que informar un expediente sobre él al comienzo de su trayectoria en Cognitio, cuando sólo le otorgaban montañas de papeleo que se incrementaban más y más cada día sin importar lo mucho que se esforzase por reducirlas. Recorrió con el índice los lomos numerados de los archivos que se apilaban unos sobre otros en la biblioteca de su oficina, abarcando toda la pared de dos metros sesenta de alto por tres de largo, hasta encontrar el que buscaba. Era una carpeta angosta, forrada en cuerina negra, con un 19 en números romanos sobre la tapa y pequeños cantos metálicos en las esquinas. Al sacarla de su lugar de descanso, un pequeño papel rectangular cayó al suelo, una polaroid perfectamente angulada, sin lugar a dudas producto de una mano experta. Un hombre de no más de 30 años la observaba con expresión dudosa desde el papel, parecía estar hablando por el móvil y llevar prisa. Las facciones de su rostro eran armoniosas y su mirada, serena. El tipo de hombre que una  mujer no olvidaría fácilmente.
polaroid:

A pesar de repasar una y otra vez lo recopilado, no obtuvo más que un nombre y algunos indicios sobre avistamientos pasados en lugares sin ningún tipo de conexión entre sí. Nada referido a su paradero actual. Exhaló un largo suspiro de abatimiento. El reloj marcaba casi la una de la tarde. Llegar al Café le tomaría aproximadamente media hora si se apresuraba. Al regresar quizás revisaría el archivo principal si hallaba algo relevante.
Se levantó de su asiento y se dirigió a un gran armario de roble al otro lado de la habitación. Los grabados de orquídeas que adornaban sus puertas centellearon ante la luz de la lámpara al abrirse éstas y dejar al descubierto un sinfín de prendas de diferentes estilos, colores y formas. Nunca había sido su proceder ir de encubierto luciendo como era habitualmente. Mientras menos información pudiese dar a enemigos sobre su apariencia real, menos peligraría su vida. Se puso un vestido negro algo ajustado que le llegaba por encima de las rodillas y un par de zapatos al tono, su largo cabello fue reemplazado hábilmente por una peluca pelirroja corta. Una vez finalizado el proceso, se veía irreconocible. Era increíble lo que un poco de maquillaje podía hacerle al rostro de una persona.
Extrajo la Glock nueve milímetros que guardaba para ocasiones como aquella, la cargó y la guardó en su bolso junto a una pequeña caja de repuesto esperando no tener que utilizarla. Tomó un taxi y se dirigió al Café.

____________________________

Las mesas estaban abarrotadas de gente. Tanto que casi no había lugares disponibles. Afortunadamente, una joven pareja abandonaba dos asientos sobre la barra al momento que ella llegaba. Tomó lugar en uno de ellos, pidió un café en jarro y se dispuso a observar disimuladamente a su alrededor en búsqueda de algo o alguien que le resultase peculiar.

apriencia actual:

Ver perfil de usuario

11 Re: Spies war [Rol] el Mar Ene 10, 2017 2:35 pm


Reilin, Cognitio:
•Nombre y apellido: Reilin “Lil” Serkin

•Edad: 24 años

•Sexo: Femenino

•Categoría de espía: Externo

•Personalidad: ¿Se puede saber cómo es una persona que cambia de personalidad como se cambia de ropa? Bueno, tal vez. Dejando de lado su entrenamiento para fingir algo que no es; ella es segura de sí misma, lo necesitas para hacer este trabajo. Su principal objetivo siempre es pelear por ella misma. Por sus propios ideales está dispuesta a ir en contra del mundo y de la marea, a matar a quien sea y dar su propia vida. Aunque esto último tiene que estar muy MUY BIEN justificado. Algo malhumorada, salvaje o agresiva, como quieras llamarla. No te va a recibir con una sonrisa, eso es seguro. Le desesperan las personas indecisas, incapaces y tímidas, la enojan. Siempre intentará no llegar a los golpes aunque en realidad le guste. Normalmente los golpes cierran puertas de oportunidades futuras.

•Descripción física: 1,73 metros de espía perfectamente capaz. Piel blanca como la nieve, suave en el rostro algunas otras zonas pero un poco más… firme en otras. Como las manos, perfectas para escalar. Dedos largos y fuertes. Ojos verdes y penetrantes como lentes de cámara fotográfica. Cabello negro y liso, hasta los hombros. El largo perfecto. Ropa ajustada y elástica, perfecta para moverse de la forma en que desee. Claro con una gabardina o chaqueta larga para no llamar tanto la atención con su físico. Le encanta vestir así aunque puede pelear hasta en tacones de aguja y vestido.



•Habilidades:
Habilidad especial:
-Farsante: Sus palabras, gestos corporales y disfraces logran engañar mucho mejor a las personas comunes y al enemigo. Su habilidad sobrepasa la de otro espía que pertenezca a una categoría distinta.

Experta en:
-Pelea cuerpo a cuerpo: Karate, judo, taekwondo, boxeo y demás palabras que infundan miedo. Este espía sabe defenderse solo al 100% si alguien se acerca a más de medio metro para darle pelea.

-Parkour: La habilidad de escalar paredes, saltar desde grandes alturas, caminar por cornisas y demás, todo sin caer es realmente útil sobre todo si el espía se encuentra atrapado y de un salto tiene que llegar a un ducto de ventilación que se encuentra en el techo para huir.

•Color de roleo: 82f0ff
* Cognitio *

A los pocos segundos de que yo llegara entró una chica algo ¿pesada? Para hablarle así a Diane. Pero sabía que era una agente competente, al menos en el área administrativa ya que nunca la había visto en el campo. Diane nos pasó uno folder a cada una y un ID COM. Primero revisé el ID COM asegurándolo y revisando algunos datos rápidamente mientras me quedaba en silencio escuchando lo que ella nos indicaba. Claro que no me moví de mi asiento cuando nos dio la opción de declinar. Cuando comenzó a hablar sobre la misión ya había terminado con el ID COM por lo que lo guardé en uno de los bolsillos internos de mi gabardina y abrí el archivo. Cuando terminó supe que tenía todo lo que necesitaba para comenzar. La chica que me acompañaba habló primero. - No me molesta, iré a la Piazza, será más rápido si nos separamos. - dije levantándome para salir.

Una vez afuera me fui a cambiar. No iba a ir a una misión encubierto como cuando iba a las misiones de campo. Me coloqué algo muy casual, un pantalón de lona azul, una blusa color rosa de botones, unos lentes de contacto color marrón, medio ocultos por unos lentes de sol. Unas simples extensiones y unos broches para el cabello. El ID lo coloqué en una carcasa de celular corriente y lo puse en la bolsa de mi pantalón. Por último una cartera pequeña color marrón, un libro de fantasía pequeño, unos audífonos y algo de maquillaje; cosas que guardé en la cartera. Claro, llevaba mi ropa cómoda dentro del disfraz. Así salí de cognitio, me hubiera gustado llevar mi motocicleta pero mi vestimenta no me lo permitía. Por ello me fui en autobús.

Ver perfil de usuario

12 Re: Spies war [Rol] el Dom Ene 15, 2017 9:58 pm


mischa annikov:


Nombre y apellido: Mischa Annikov

Edad: 31

Sexo: Masculino

Categoría de espía: Externo. Se caracteriza por ser un espía que pasa la mayor parte de su vida fuera, investigando por la ciudad o tratando de infiltrarse en la organización enemiga para robar todo tipo de información que sea de interés. Sus conocimientos sobre sus oponentes es mucho más vasto que la de cualquier otro espía, llegando a conocer en ocasiones hasta la vida de sus contrincantes.

Personalidad: Despreocupado, seguro de sí mismo, sigiloso y letal. Tal vez esos sean los cuatro rasgos que más definen a este hombre, popular entre las damas e inquieto por naturaleza. Es meticuloso, sabe qué hacer y cuando, y no se deja llevar por sus impulsos, aunque a veces su propia terquedad le traicione. No le agrada discutir por tonterías, sabe reconocer sus propios errores y pedirá disculpas de creerlo necesario. Descarga su estrés en el gimnasio.
Mischa es un hombre práctico, conservador, perseverante y tiene una gran fuerza de voluntad. Le gusta llevar el mando de su vida, tomar sus propias decisiones y no se deja intimidar. Quizás por esto último es constantemente vigilado por su propia organización.

Descripción física: Macho pecho peludo 1,88 m, 91 kg. Cabello castaño rojizo, barba poblada. Tribal maorí tatuado en su hombro izquierdo. Ojos verdes, musculatura definida, hombros anchos. No sé qué más poner :c
Mischa:



Habilidades: 
Pelea cuerpo a cuerpo: Karate, judo, taekwondo, boxeo y demás palabras que infundan miedo. Este espía sabe defenderse solo al 100% si alguien se acerca a más de medio metro para darle pelea. 
•Parkour: La habilidad de escalar paredes, saltar desde grandes alturas, caminar por cornisas y demás, todo sin caer es realmente útil sobre todo si el espía se encuentra atrapado y de un salto tiene que llegar a un ducto de ventilación que se encuentra en el techo para huir.

•Habilidad especial: 
-Farsante:
 Sus palabras, gestos corporales y disfraces logran engañar mucho mejor a las personas comunes y al enemigo. Su habilidad sobrepasa la de otro espía que pertenezca a una categoría distinta.

•Color de roleo: 768780


Luego del último golpe, decidió que aguantaría sólo uno más, y el siguiente dio de lleno en su mejilla derecha, con más fuerza y ahínco que todos los anteriores.
- Repetiré mi pregunta una vez más. ¿Donde está?
Mischa escupió saliva y sangre sobre los zapatos lustrosos de aquel hombre calvo y moreno a modo de respuesta. Éste hizo una mueca de disgusto y le profirió un puntapié en el costado, pero él ni siquiera pareció notarlo. Ya sabía donde encontrar lo que buscaba. 
El matón con el cual había pasado las últimas dos horas, además de estúpido, era un bocazas, y no había tardado, creyéndose al mando de la situación, en soltar la lengua sobre la ubicación de la información que necesitaba. Lo que aquel hombre no sabía es que Mischa tenía siempre un as bajo la manga, y que haberlo tenido prisionero durante tanto tiempo sólo era parte de su plan.
Las cuerdas cayeron al liberarse sus puños y su brazo rodeó como una gruesa serpiente al cuello de su presa, cada vez más firme, cerrándose en un nudo inquebrantable hasta que los movimientos espasmódicos cesaron y el cuerpo inerte de aquel matón cayó al piso justo sobre la alfombra de piel de tigre, despojado de toda seguridad y vitalidad anterior.
Se limpió el sudor de la frente con la manga de la camiseta y rebuscó el celular en los bolsillos de aquel hombre. Lo desbloqueó con un complejo patrón y revisó su casilla de mensajes recientes. Tenía uno sin leer. La semana acababa de comenzar y ya estaba llegando tarde a una reunión.
El labio inferior le ardía, al igual que la mejilla donde había recibido el último golpe. Tanteó la hinchazón cuidadosamente con la yema de los dedos. Debería pasar por la enfermería de regreso a la organización. 
Recordando las palabras del difunto, tomó al cadáver por la muñeca derecha y lo arrastró hasta el gran armario en una esquina de aquella oficina. Posó el dedo pulgar del matón en el lector de huellas dactilares y una luz verde le indicó que estaba abierto, luego lo dejó caer nuevamente. En el interior del armario sólo había una pequeña caja metálica negra con un panel digital en la tapa. La tomó y salió por la ventana.

______________________________________________________

Los pasillos de Cognitio siempre se le habían antojado incómodos. Todo el lugar pintado de aquella manera lucía como una especie de hospital psiquiátrico lleno de pasadizos y salas de espera. Más de una vez había rechazado la oferta de poseer una oficina privada dentro del edificio. Su lugar era en el exterior y él lo sabía mejor que nadie.
La clínica iba a tono con la fachada en general. Si bien no habían escatimado gastos al montarla, a su criterio el personal dejaba mucho que desear. María, la enfermera en jefe, parecía haber sido entrenada por el mismo demonio y era a quien encontraba cada vez que iba.
- Ya es la tercera vez en ésta semana. - le reprochó la mujer acomodándose los lentes de media luna sobre el puente de su nariz aguileña, al tiempo que sacaba dos jeringas de sus empaques herméticos y llenaba los cilindros con el líquido amarillento de un pequeño frasco. Tomó dos gasas embebidas en alcohol y frotó sin cuidado la mejilla y labio de Mischa. Éste hizo un esfuerzo sobrehumano para no soltarle una palabrota en la cara a la anciana. María le colocó un anestésico tópico y luego introdujo la aguja a través de la piel, rodeando los cortes en múltiples puntos.
- C'est fini... - dijo al terminar. - Espero no volver a verte pronto.
Mischa contestó con un gruñido y se dirigió escaleras arriba.
Mostró la credencial al guardia que se encontraba en el acceso a las oficias privadas y éste desactivó el detector de metales antes de que él pasase por debajo, previendo que la alarma sonaría.
La puerta de la sala de reuniones indicada en el mensaje estaba entreabierta. Golpeó dos veces e ingresó.
Un par de ojos azulados lo escrutaron desde el lado opuesto de la sala.
- Lamento la demora, Srta. Cox. Surgieron algunos... inconvenientes.
Extrajo la pequeña caja metálica del bolsillo de su chaqueta y la colocó en la mesa frente a su jefa. Luego tomó asiento y se reclinó un poco en la silla.
- Dígame en qué puedo servirle.

Ver perfil de usuario

13 Re: Spies war [Rol] el Lun Ene 16, 2017 1:27 pm



Weihnachten:


Nombre y apellido: Weihnachten Tödlich "Weihn"

Edad: 19

Sexo: Femenino 

Categoría de espía: Interno

Personalidad: Para la mayoría de las personas solo conocen y conocerán su fachada, que aparenta ser fría, calculadora, egocéntrica y sin una pizca de humanidad. No tolera las bromas ni los comentarios fuera de lugar, y mira con cara asesina a cualquier persona que crea que ha incumplido alguna norma, aunque sea la de cerrar la puerta del baño. 

Sin embargo esta no es su verdadera personalidad, le importan los detalles y si la conoces bien, sabrás que todo lo hace por alguna causa y que en realidad Weihn es amable, tranquila y servicial. Incluso sabiendo cómo es, ella tiende a ser callada y solitaria ya que no busca hacer amistades, ni mantener las que ya tiene. Esto puede parecer indiferencia, pero es más por protegerse a sí misma de que otros le hagan daño.

Descripción física: Con un cabello corto y blanco como la nieve y unos ojos rojos como la sangre, la gente suele pensar que de ahí viene su nombre "Navidad Mortal". Al ser albina se expone poco a la luz directa del sol, para así evitar dañar su piel o sus ojos haciendo que su tonalidad de piel siga siendo pálida. Tiene un cuerpo muy proporcionado del que ella no se da cuenta, y una mirada en la mayoría de los casos fría o indiferente, en los otros pocos es cálida y amable... aunque seguramente si ves esta mirada es que te está mintiendo. Además tiene una cicatriz ancha que cruza toda su espalda a lo largo y con recorrido irregular.


Weihn:



Habilidades: 

Charlatán: Sus palabras pueden engatusar hasta el más avispado. No posee reacciones físicas o emocionales que le hagan parecer que está mintiendo. Es una habilidad muy buena pero igualmente no se equipara con la habilidad especial de un espía externo.


Shadow: Si bien los espías en general son conocidos por ser tan 
sigilosos como un gato, esta habilidad lo es aún mejor. Nadie lo ve, nadie lo escucha, siquiera sienten su presencia, es perfecto para infiltrarse dentro de algún lugar de la manera más discreta posible.

Habilidad especial:
-Sabueso:
Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.

Color de roleo: b92de0 



Mientras tomaba el tren subterráneo terminaba de formar mi personaje en base a información que ya tenía. Me había vestido con una camisa blanca con algunos detalles en morado y unos vaqueros ajustados para no destacar demasiado en aquel hotel que ni era de pobres ni de ricos… más bien de turistas y gente de paso que tiene un sueldo medio alto. Llevaba un pequeño bolso con unos papeles en blanco dentro de un sobre que utilizaría para mi actuación si veía a alguien interesante que pudiera tener información o me encontraban en un lugar en el que no debía estar… unos papeles en blanco siempre son útiles para improvisar si no eres tan estúpido como para dejarlos ver a los demás.

Justo en la puerta vibró el ID COM, era un mensaje del señor Hicks que me daba un objetivo con el que hablar además de la propia mujer a la que esperaba encontrar. En seguida le respondí añadiendo tras unos segundos una posdata al acordarme de lo mucho que le costó llamarme por los altavoces.

Al entrar se notaba que era más ostentoso de lo que una persona normal querría para alojarse y pasar desapercibida, aunque yo sí que lo logré hasta que quise hacerme notar un poco lejos del señor que parecía coincidir con la descripción que me había dado mi jefe -Ah…- asentí cabizbaja aparentando algo de timidez -E-Estoy buscando a alguien- tartamudeé, mi personaje estaría nervioso así que actué como esta chica lo haría. Al levantar un poco la cabeza mostré en mi rostro lo que quería que el creyera que estaba pensando "Usted parece muy amable… ¿No le importaría ayudarme verdad?" le sonreí tímidamente para empezar a hablar antes de que rechazara mi petición -Mi nombre es Charlotte Rolvsson- dejé caer el apellido discretamente, esta familia era bien conocida por que ambos espías habían intentado hacerse con el poder de tal tecnología y comercio como tenían los Rolvsson. Los mayores jefes llevaban una vida bastante discreta y huían de las cámaras lo más posible por lo que me era fácil decir que era de esa familia, además de que mi palidez ayudaba a reforzar que era noruega -Mi padre Asger Rolvsson me pidió que encontrara a esta persona…- Hasta que no estuviera segura de que picaría el anzuelo no le diría más.

Mi plan era bastante bueno y sin fisuras que no se pudieran tapar con un comentario. Todos sabían que Asger era una persona real y había fallecido hacía muy poco, hasta ese entonces tan solo era una leyenda lo de que tenía una hija, pero ahora se había anunciado que en dos meses ella se haría cargo de la mitad de la empresa que era la que le pertenecía a su padre. Todavía no se habían sacado fotos de ella, por lo que era la persona más inaccesible de la compañía… o eso parecía hasta que me presenté en el hotel aparentando ser ella.

Ver perfil de usuario

14 Re: Spies war [Rol] el Lun Ene 16, 2017 6:14 pm

-COGNITIO-

Ambas muchachas comenzaron con la misión repartiendose las zonas a investigar quedando así en:

•Ricci - Cafetería Le Giubbe Rosse•
•Serkin - La Piazza della Signoria•

A ambas señoritas antes de retirarse se les fue entregado un poco de dinero para afrontar los gastos de movilidad y alguna que otra pequeña cosa, además de que se les dió la posibilidad de portar alguna arma de fuego pequeña y discreta si lo veían necesario. También se les recordó que iban a estar en constante comunicación con Diane ante cualquier traspaso de información, dudas, etc, a través de la ID COM nueva que se les había dado.

Sin más que añadir, la misión "Aguja en un pajar 2.0" dió inicio.

-Ricci-

El lugar se trataba de una cafetería histórica, una que ya tenía una larga trayectoria en París y una alta reputación entre los ciudadanos. Era un espacio elegante y siempre atiborrado de clientes a los cuales se les sobresalían los Euros de los bolsillos. De fachada clásica y muebles a juego gracias a sus diversas tonalidades de marrón lustrado.

Le Giubbe Rosse:

Pero a pesar de la fina fachada que poseía, Le Giubbe Rosse no era una cafetería a la antigua, tenían modernas cafeteras, aires acondicionado y cámaras de seguridad en cada esquina. ¿Por qué una cafetería de tan clásico estílo iba a necesitar tanta seguridad? Pues había una razón, bueno en realidad, al menos se trataba de un mero rumor que escapaba con regularidad de las bocas de ancianas mujeres que siempre se reunian allí a tomar el té de las 5 de la tarde como si se creyeran de la realeza Inglesa. Aquel rumor giraba en torno a la privada y famosa "Tea Room" que poseía el lugar. Una habitación a la cual no cualquiera podía acceder así como así ya que dentro, supuestamente, se realizaban actos viles de lavado de dinero, contrabando, venta de droga y trato de temas delicados con respecto al gobierno de turno.

Pero claro, eran rumores solamente.

¿O no lo eran?

El barista atendió el pedido de la despampanante jóven de cabello corto que tenía delante, y sin hacerla esperar demasiado, le dejó frente a ella el café en una delicada jarrita de fino vidrio grabado, luego de eso, se dedicó a atender a los demás clientes sentados en la barra pero sin dejar de dirigirle de tanto en tanto disimuladas miradas.

La gente que se encontraba dentro de aquella gran sala se veía normal, vestían elegante y reían de manera pomposa, pero fuera de eso no había nada que llamara mucho la atención. Pasaron pocos minutos hasta que por fin algo inusual sucedió. Un hombre de aspecto mayor, con varias arrugas en su rostro y rechoncho estómago se acercó disimuladamente a un mozo que se encontraba parado de manera muy firme delante de un pasillo que no se hallaba demasiado lejos de la posición de Scarlett. El anciano (que en realidad no debía de tener más de 60 años aproximadamente) le susurró unas cuantas palabras al jóven mozo.

Gracias a la excelente habilidad de Ricci como espía Interno, pudo escuchar muchas de aquellas palabras a través de las risas de los comensales formando así un mensaje.

-Alpha et Omega sont la vérité absolue- pronunció con un excelente Frances la rechoncha figura masculina.
-La connaissance tombe dans de mauvaises mains- respondió el empleado del café haciendose ligeramente a un lado para dejar pasar al anciano para luego retomar su lugar nuevamente, clavado en medio de la entrada del pasillo.


Aquello estaba más claro que el agua, claramente algo raro estaba sucediendo allí. Justo en ese instante la ID COM de la espía vibró alertando que tenía un mensaje de Diane, el mismo solo contenía un croquis dibujado a mano y de manera express de cómo era el café y las salas que contenía.

Croquis:

TIPS escribió:
Gracias a tus habilidades de espía interno podes percatarde de las siguientes situaciones:

-Aproximadamente, cada 1 minuto / 2 minutos podes sentir que el Barista de la barra te dirige una corta mirada.
-Un pequeño grupo de mujeres de no más de 30/40 años se percataron del rechoncho hombre que hablaba Frances. Comenzaron a soltar rumores de que probablemente se trate de un contrabandista. Una de ellas parece hablar fluidamente el Frances por lo que pudo entender a la perfección el intercambio de palabras.
-Las cámaras de vigilancia que puedes notar se encuentran: 2 en la sala principal (Una en esquina izquierda y otra en la derecha) las cuales abarcan por completo la visión del lugar y una se encuentra al final del pasilo, justo al lado de la puerta de la sala de Té.
-El mozo que custodia el pasillo no parece tener muchas ganas de permanecer en su puesto más tiempo.


══════════════════════════════

-Serkin-

La Piazza della Signoria era un predio lleno de vida, cemento y esculturas clásicas. El sol bañaba por completo la superficie de todo el lugar y habían pocos lugares para tomar asiento a la sombra.

Piazza:

Una de las mayores atracciones del lugar era la impresionante fuente Manierista de Neptuno. Una escultura rodeada de agua, marmol, cemento y plantas de verdes hojas dentro de sus propias macetas. Por los alrededores de la misma habían algunos pequeños puestos de vendedores ambulantes que vendían joyería artesanal, artículos de cuero y, por supuesto, no podían faltar las famosas "adivinas" con su puestito meramente esotérico.

¿Qué clase de pistas iba a poder encontrar en un lugar como ese? Parecía que iba a tener que abrir mucho los ojos o tener bastante suerte para poder encontrar algo de utilidad.

Mientras rondaba por la zona una mujer caminó por su lado con paso más que apresurado chocando sin querer fuertemen con uno de sus hombros. La fémina de cabello oscuro y ambarina mirada apenas se disculpó para luego mezclarse entre la gente. La misma utilizaba un corto vestido color crema, zapatos de tacón blanco que producían aquel característico "clack" cuando golpeaban contra el suelo y llevaba entre sus brazos una gruesa carpeta de papel madera que contenía una extraña inscripción. "AFG 001X13". Lastimosamente Lil poco más pudo notar ya que la chica se esfumó rapidamente como un rayo.

¿Habrá sido algo importante?

Poco pudo pensar al respecto ya que sintió como alguien tomaba suavemente su muñeca. Se trataba de una gitana, una mujer mayor de cabello castaño enmarañado producto de la suciedad y grasitud, arrugas bajo sus ojos y su Iris derecho completamente blanco producto de una ceguera, la misma comenzó a escupir palabras que parecían no tener sentido alguno.

-Estan en peligro, todos lo están. Ellos juegan con algo que no pueden controlar- la mujer tenía la mirada perdida en la nada mientras su mano se aferraba cada vez más con fuerza en la pálida muñeca de la espía -Todo principio tiene un fin y no es tan malo como parece- la voz de la mujer se hacía cada vez más y más fuerte, casi como si quisiera gritar una cruel verdad al mundo -¡Pero ellos tampoco son trigo limpio! ¡Nadie lo es!- Oh dios, estaba delirando ¿A caso se trataba de una loca? ¿O las cosas que decía tenían sentido alguno?.

-Serkin, serkin, serkin, serkin, serkin...- comenzó a repetir una y otra vez la mujer disminuyendo el tono de su voz hasta convertirlo en un susurro.

¿Cómo sabía su nombre? ¿Era verdad que podía ver algo en las estrellas? ¿O se trataba de una espía encubierta? ¡Se suponía que nadie iba a descubrirla con su disfraz! ¿Qué había de la mujer con aquella voluminosa carpeta la cual se alejaba cada vez más y más de la plaza en dirección a quién sabe dónde?

══════════════════════════════

-Annikov-

Diane Cox / 24 años / #75A5BC

Jefe espía de coordinación / Cognitio

/Sala de reuniones/
~Mischa~

Luego de la reunión con ambas jóvenes, la rubio decidió quedarse allí dentro ya que iba a tener otro encuentro con un espía diferente poco tiempo después. Le envió un mensaje directo a través de la ID COM y esperó silenciosamente dentro de aquellas cuatro paredes mientras ojeaba diversos informes que tenía delante de sus ojos.

El tiempo transcurrió y cada tanto sacaba su aparato electrónico para rastrear la ubicación de las dos espías que tenían aquella dificil misión encomendada, incluso les mandó algunos mensajes para ayudarlas justo antes de que alguien golpeara la puerta de la sala para luego pasar.

Se trataba de Mischa Annikov, un espía que se la pasaba mayor mente fuera de la organización realizando diversas misiones las cuales siempre salían de manera exitosa.

-Lamento la demora, Srta. Cox. Surgieron algunos... inconvenientes.- se disculpó el muchacho haciendo que la rubia esbozara una sonrisa en sus labios al mismo tiempo que su azulada mirada se posaba en las recientes heridas de su rostro.

-No te preocupes, puedo notar que estabas trabajando duro- fue su respuesta para dar a entender que su tardanza no iba a ser penalizada de ninguna manera.

Mischa extrajo una caja negra que poseía un panel digital y la dejó en la mesa frente a la jóven de doradas hebras -Dígame en qué puedo servirle.- dijo luego de tomar asiento.

-¡Lo conseguiste!- chilló Diane con una sorprendente alegría para luego tomar la caja entre sus manos y examinarla tal cual como un infante cuando tenía un juguete nuevo -Es realmente magnifico, gracias a tí las cosas irán más rápido ahora- comentó sin dejar muy en claro a qué se refería con eso. Pasó la yema de sus dedos por sobre el panel digital el cual se iluminó tenuemente y emitió un ligero pitido -Ajam.. una clave, era algo obvio de esperarse. La mandaré a decodificar cuanto antes- comentó en voz baja casi en transe ¿Qué clase de objeto podía haber en su interior para que llamara de esa manera la atención de Cox?. Toda la información que había recibido el muchacho al respecto era sobre la forma de la caja y dónde podía encontrarla.

Tras unos segundos la chica despertó de su sueño y levantó abruptamente la mirada para clavarla en el rostro del apuesto muchacho -Bueno, respondiendo a tu pregunta. Actualmente hay un asunto muy importante entre manos, se trata de un micro-chip que contiene información pertinente sobre la organización enemiga, lastimosamente los lugares exteriores de investigación ya fueron tomados por las espías Ricci y Serkin, por lo que....- su voz decayó a medida que trataba de pensar a qué lugar podía asignar al muchacho -¿Por qué no vas a la sala de archivos y ves si los espías encargados de recaudar datos tienen algo nuevo? Se qué te sientes más cómodo realizanco misiones en el exterior, pero a lo mejor han descubierto una posición más certera sobre el paradero de uno de los altos mandos de Alfega o sobre la localización de la misma organización enemiga.- acto seguido le entregó el juego de copias que ella tenía inicialmente con toda la información pertinente al caso -Leelo si lo crees necesario y.... bueno, ya puedes retirarte- le dijo por último. Le dedicó una amistosa sonrisa y sin agregar nada más la chica volcó su atención nuevmante en la caja metálica.

Rol off: La misión de la caja metálica me vino al pelo *rie macabramente*


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

15 Re: Spies war [Rol] el Miér Ene 18, 2017 12:31 am





scarlett:

•Nombre y apellido: Scarlett Ricci
 
•Edad: 23
 
•Sexo: Femenino
 
•Categoría de espía: Interno.
 
•Personalidad: Metódica y organizada. No hay detalle que se le escape. Obsesiva del control y el orden. No es tolerante ante las deficiencias ajenas, sean cuales fueren, y es difícil que admita sus propios errores. Tiene una capacidad de aprendizaje extraordinaria, odia las sorpresas y eventos inesperados. Utilizará toda artimaña a su alcance para conseguir lo que desea. Su ambición no es desmedida, aunque su orgullo le impide conformarse con menos de lo que cree que merece. No habla de su vida privada ni crea lazos de confianza con otras personas. No teme a la muerte ni a correr peligro, no se arriesgará imprudentemente.
 
•Descripción física: 1,63 m de altura, 56 kg. Cabello castaño y algo rizado. Ojos café. Figura delgada y esbelta. Sofisticada, sensual. Mírelo usted mismo (¿?
 


WATCH OUT!:

•Habilidades:


•As del disfraz: Sus disfraces para engañar a las personas y al enemigo son realmente excelentes, aunque claro, esto no se iguala con la asombrosa habilidad especial que posee un espía externo, pero igual es muy buena.


•Sniper: No importa si posee una simple pistola o un rifle francotirador, sus disparos rara vez fallan. Donde pone el ojo ahí va la bala.


•Habilidad especial:


-Sabueso: Sus sentidos de la vista y audición son excelentes, pueden observar letras pequeñitas en informes, notar diferencias en la apariencia de alguien y (desde luego) poder observar a una distancia ligeramente mayor a la de una persona normal. En cuanto a su audición puede oír susurros y escuchar tras las puertas como mucama metiche de hotel.
 

•Color de roleo: c20037


apriencia actual:


Café "La Giubbe Rosé"


El bartender había puesto manos a la obra apenas el pedido se deslizó entre sus rojos labios, y en menos de lo que hubiese imaginado, el café descansaba frente a sus narices, humeante y espumoso. Luego de probarlo supo que no era de extrañar la fama del lugar. Tenía la combinación perfecta, amargo y dulce, suave pero con un sabor que no pasaba desapercibido. Hasta pudo notar el dejo amaderado a cognac. Cuando el hombre se volteó a mirarla, ella le dirigió una sonrisa amistosa y sus labios formularon la palabra “delicioso” sin emitir sonido alguno. Luego del segundo sorbo, unas voces tras de sí llamaron su atención repentinamente. Agudizó el oído y logró ver por el rabillo del ojo como un hombre mayor se acercaba a otro que custodiaba el pasillo que dirigía a la parte posterior del establecimiento. La posición en la que estaba le impidió oír  la conversación completa, pero sí lo más importante. El hombre había pronunciado dos palabras que resonaron en su cabeza: Alfa y Omega. "Alfega".
Aquellas palabras eran un código de ingreso, sin lugar a dudas, pero ella no podía utilizarlo aún si quisiese. No podía ingresar sola a aquel lugar. Necesitaba un guía. Alguien que pudiese tener un panorama de información más amplio sobre lo que sucedía allí, o por lo menos, fuese lo suficientemente conocido en el lugar como para no levantar sospechas.
Su ID vibró dentro de su bolso justo cuando sus ojos cubiertos por lentes de contacto verdes se encontraban nuevamente con los del barista. Leyó el mensaje con rapidez y memorizó el croquis. Luego volvió a guardarlo donde estaba al tiempo que oía la conversación mantenida por un grupo de mujeres en una mesa cercana.
- ¿Le has notado? – Cotilleaba una señora rubia de gafas redondeadas. – Viene aquí cada semana y nunca le he visto sentarse en el salón. Siempre va directo hacia la sala trasera. Me pregunto qué habrá allí…
- Anda, Irma… - contestó de mala gana la mujer morena de su derecha. Su acento delataba vilmente su nacionalidad española. - ¿Es que acaso eres tonta? Tú y yo bien sabemos qué es lo que se trata en ese lugar. De algunas cosas mejor ni enterarse…
- Últimamente ha venido muy seguido. – Añadió la mujer de su izquierda. Llevaba un pañuelo de gasa celeste anudado al cuello y una blusa blanca acompañada de pantalones rectos azules. La larga cabellera pelirroja enmarcaba un rostro redondeado y repleto de arrugas. De todas, era la que más parecía haber entendido la situación. – Antes lo veíamos cada Jueves, pero ya es la tercera vez esta semana. ¿Han oído lo que ha dicho? Estaba buscando a alguien y parecía urgido de encontrarlo. ¿Quién creen que será?
- Pues a mí no me interesa quien sea. – Respondió la morena cruzándose de brazos. – Ya dije que hay cosas que es mejor no saberlas.
- Qué terca eres, Nora. ¿Vas a decirme que no te da curiosidad?
- Ve y averígualo tú misma, si es que tantas ganas tienes de enterarte.
- Ya, no te enfades. Siempre estás con ese humor de perros.- suspiró la pelirroja sacando del bolso una billetera dorada con incrustaciones brillantes. – Yo invito esta vez. Aún tenemos tiempo de llegar al Salón antes de que el marido de Irma comience a llamarla preguntándole qué hacer con los niños.
- Es que es un inútil, Ana. – soltó la rubia en un bufido. – Figúrate que la semana pasada tuvo que darle de comer al bebé y no se le ocurrió mejor idea que ordenar sushi… Suerte que la niñera aún no se había marchado. Su escusa fue que yo había dicho que Simón debía cenar arroz cocido esa noche.
Luego de pagar, abandonaron el lugar sin dejar de cuchichear al respecto.
 
Scarlett regresó la vista a su café a medio terminar y luego la posó en el guardia del pasillo. Éste se veía incómodo e impaciente. Podría apostar que si cualquiera de los clientes le hubiese ofrecido relevarlo, ni siquiera hubiese vacilado en obsequiar sus responsabilidades. Más allá de eso, probar suerte con él era insensato, por lo menos de momento. Iría a lo seguro y optaría por recopilar algo más de información antes. Cuando sus ojos se cruzaron por tercera vez con los del barista, ella lo llamó con un ademán. Trataría de entablar conversación y ganarse su confianza. Él sería su pase de entrada.

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.