La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » Utopía [Rol]

Utopía [Rol]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1 Utopía [Rol] el Miér Sep 14, 2016 6:43 am

La gala de premios se llevaba a cabo el primer día del mes más próximo al anuncio de los ganadores. Esto les daba tiempo al mundo para preparar el dia en que todo estaba cerrado, pues las empresas tenian orden de dar dia libre. El gobierno se ocupaba de los sueldos de ese dia, asi como del costo del viaje para el premiado y su prenda.
El viaje de los ganadores era preparado con una semana de tiempo, para que tanto ellos como su acompañante tuvieran todo listopara llegar sin problemas hasta Italia, donde se alojaba la sede gubernamental en que se celebraba el evento.
Una vez el transporte aparcaba en el lugar, eran alojados en el hotel contiguo, llamado "Olimpo", de cinco estrellas. Las habitaciones de los nuevos premiados eran las primeras en escogerse, habitualmente las más adecuadas a cada uno de los casos, siendo ellos los que podían decidir dónde descansar.
Un día más tarde, el resto de invitados, casi todos Pegasos, eran repartidos de igual forma por las diferentes estancias del lugar, donde podían hablar entre ellos. Sus prendas, aquella persona, animal, planta o cosa que les acompañaba, eran colocados en las mejores situaciones dependiendo de sus necesidades.

La gran mañana, cuando todo vuestro mundo cambiara, el hotel es un autentico gallinero. Todos los Pegasos bajan a desayunar entre las 8 y las 10, hora en que abre el buffet de mañana, donde podeis encontrar desde donuts y bollería casera, a huevos con beicon, ademas de una cocinaabierta enteramente para vosotros. A estas horas, las cámaras aún no tienes permitido entrar en el hotel, siendo horas de relax y socialización. Las mesas estan diferenciadas en cada una de las generaciones de Pegasos, aunque todas tienen las mismas cualidaddes. Una mesa limpia de color blanco, con sillones de madera similar y cómodos cojines de color azul cielo. Delante de cada silla, un plato y la servilleta, azul tambien, con diferentes formas.
Las prendas son tratadas como VIP's. Las humanas, tienen su propio sitio en la mesa de su Pegaso, asi como propio espacio en el cuarto. Las que sean animal, cuentan con todas las comodidades necesitarias en sus habitaciones, cuadras o jaulas, asi como un plato donde el dueño escoge la comida con que se alimenta. Las plantas, tanto las que se hayan llevado al lugar como aquellas que quedaron en el lugar de origen, ya por su tamaño o su enraizamiento tienen escolta y cuidadores especializados. Los objetos, protegidos dentro de cajas fuertes en cada una de las habitaciones y, en caso de pedirlo, son pulidas, limpiadas o cuidadas de la forma más propicia para no dañarlas.
Los estilistas, peluqueros y maquilladores se abren paso por la puerta trasera a medio día, para cortar, teñir o arreglar el cabello de los participantes, invitados y prendas. Se toman notas, se hacen preguntas para buscar la vestiventa adecuada que lucirán en el evento. Tras la comida, comienza la puesta a punto. Para tener todo preparado para las 19, cuando comienza la gala, se preparan los peinados finales, se muestran las ropas escogidas y preparan hasta el más minimo detalle. A las 5 y media, una rueda de prensa a los Pegasos ya conocidos distrae a los periodistas de la salida de aquellos nuevos al lugar donde se les enseñarán instalaciones, se les permitirá preguntar todo cuanto deseen hasta que, a las 6, lleguén los demás.

Los focos se encienden con los nuevos Pegasos tras el telón. La presentadora empieza con los aplausos, presentaciones y bienvenidas, hasta que, mencionan vuestros nombres. Uno a uno debeis salir al escenario. En las pantallas apareceis en primer plano. Vuestro logro es expuesto y los aplausos llenan el lugar. Veis caras sonrientes, deslumbrantes y molestas, pero no es el momento de mirarlo. Adulaciones, regalos, alabanzas y gritos de alegria os rodean, y los premios no tardan en llegar. En forma de cápsula, dentro de una cajita con forma de huevo de oro, los poderes que cambiarán todo. Son todas iguales y no hay problema si os las intercambiais, ya que no sabeis lo que ocultan.
Una vez os las tragais, con ayuda de un vaso de agua, la gala termina entre agradecimientos a los que han hecho posible todo eso, una ultima muestra de los avances del mundo y aplausos del gentío.
La vuelta al hotel es silenciosa y calmada. Os informan que la mañana siguiente y quizas la tarde la teneis libre, pero no podeis salir de las instalaciones de "Olimpo".


NORMAS

Esta vez, tengo que poneros unas normas (ademas de las propias del foro que todos las conocemos, salvo Drakstone, pero ya las ira conociendo)
1. Estais vigilados por el gobierno desde que montais en el transporte que sea hasta que acaba la gala. No podeis salir del hotel

2. Prenda solo UNA por pegaso. No pueden ser una personayun objeto, ni una mascota y una planta, ni ninguna combinación. Aquello que "marqueis" como prenda, lo será para siempre.
3. El rol irá por misiones, pero quiero un post inicial para que los personajes puedan conocerse. La primera misión comenzara cuando todos posteeis una vez (podeis postear más veces antes de que la ponga, pero mínimo 1). Con cada misión ganareis dinero y algunas cosas dependiendo de como lo solucioneis.
4. Si por alguna razón, teneis que dejar el rol durante x tiempo AVISAD. El que no avise, morirá. Y esta vez no daré segundas oportunidades.
5. No necesitais postear como "prenda", salvo que lo querais mover.
6. Si teneis dudas, quereís acelerar alguna accón o teneis una petición, mandadla por MP.


Podeis narrar todo lo ocurrido hasta el final del dia libre, asi vamos haciendonos a los personajes y demás. Las prendas, como he dicho, son aquello que habeis escogido para que os acompañe. Os han dejado MUY claro, que es una decision importante, lo que os llevariais a una isla desierta o aquello que salvariais en el fin del mundo. Pensad bien quién o qué es, por que será clave para la historia. No necesitan ficha por ahora, pero podeis prepararla, mientras poned una imagen para que veamos como es.
También podeis hablar con otros premiados ese dia, con sus prendas (si hablan), con organizadores, peluqueros... Con quien querais, yo os diré sus respuestas en caso de ser Pegasos, prendas o preguntas sobre algún tema interno. Podeis mandarmelas por MP para ahorraros el postear varias veces para un solo mensaje mio.
No teneís armas, asi que tendreis que valeros de vuestro nuevo poder para cumplir con vuestra nueva posición. El mundo os ve como heroes por algo que habeis hecho, pero no esta bien firmar nada sin leer antes la letra pequeña...
*A pesar de haber invitados a la gala, todos son del gobierno, no habeis podido invitar a nadie, pero sabeis que es un día festivo, asi que estarán viendoos por la televisión*

Podeis comenzar

 
"Los héroes en tiempos de guerra, no son más que asesinos de masas en tiempos de paz
"
Riza Hawkeye, Fullmetal Alchemist


_________________

Ver perfil de usuario

2 Re: Utopía [Rol] el Jue Sep 15, 2016 12:09 pm


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30


Mi cara de molestia se había hecho permanente durante todo el tiempo que habíamos tardado en llegar, la verdad es que no me hacía mucha gracia eso de ir a Italia, pero cómo había aceptado al final y ya había acabado los entrenamientos de krav maga, no tenía ninguna excusa que usar para no ir. Eso sí, Liel estaba verdaderamente emocionado pues era un sitio dónde había muchas escuelas de arte y sitios que visitar. Sabía que aquello le hacía mucha ilusión, mucho más que a mi tía o a Denra, por eso le dejé que me acompañara, aunque seguramente si no fuera por él ya me habría dado a la fuga para no tener que ir a un lugar tan tranquilo dónde no había ningún tipo de arte marcial o tipo de lucha que no fuera con pistolas… y yo no era de armas de fuego.
 
Ya cuándo llegamos me dejaron escoger habitación, con las pocas ganas que tenía de todo aquello le dirigí una mirada a Liel, que en un momento tomó el mando de la situación. Él decidió por mí, una habitación para los dos, que fuera amplia y sin demasiados muebles y sin nada frágil que no fuera la televisión. Así fue, estaba lo suficiente vacía como para que pudiera seguir entrenando sin miedo a romper muebles de alto coste y sin preocuparme de que por accidente golpeara algún jarrón o cualquier detalle de cristalería y se cayera.
 
Más gente iba viniendo, y eso hacía que me molestara, yo no quería estar allí ni tener que convertirme en uno de esos pijos estirados. Lo malo es que yo siempre cumplía mi palabra y le había dicho a Liel que no me largaría antes de la ceremonia, pues aunque no me gustara, ser uno de esos niñatos hacía que mi familia viviera bien y tranquila con multitud de cosas con las que antes sólo podíamos soñar, como un buen barco pesquero o un buen camino que cruce la isla.
 



Liel:

-Nombre: Lielve Aska, Liel

-Edad: 20

-Sexo: Masculino

-Facción: Oceanía 

-Personalidad: Liel es una persona tranquila y pacífica, que tiene mucha paciencia y aguante. Él nunca se alarma cuando ocurren cosas inesperadas, pero es incapaz de mantenerse quieto cuándo hay algo que no le gusta o no quiere. Tiene una gran amabilidad que la demuestra de mil u una formas y un gran sentido del deber por lo que ayuda a las personas por más que le caigan mal. Liel es alguien cálido en el que se puede confiar para todo tipo de cosas, siempre y cuando no sea hablar en público, pues las grandes multitudes le agobian mucho.

-Imagen: Tiene el pelo de color gris y siempre está algo desordenado. Sus ojos son azules, grandes y expresivos, por los cuales una persona normal sabría los sentimientos de él sin tenerlo que conocer en exceso. Al igual que Abiah tiene un tatuaje cerca de su ojo derecho, pero este sólo ocupa desde el final del ojo hasta mitad de la mejilla, y es del mismo color que su cabello. Tiene una sonrisa muy discreta y apacible, que te hace preguntarte si de verdad es real. Es bastante delgado y sin nada de musculatura, que añadiéndole el rostro tan aniñado que tiene le hace parecer más joven e incluso a veces una chica.

Lielve:









-Historia: Nació en Rawaki, dónde vivió con su madre. Ella nunca le ocultó la verdad, Liel era un niño al que su padre no deseaba, pues éste era una persona muy importante para el mundo y no quería que las personas supieran que tenía un hijo bastardo fuera del matrimonio. 

Por culpa de no tener un padre que le hiciera ser un chico aventurero y divertido, se convirtió en un niño calmado que le gustaban hacer cosas manuales, como la pintura, cocinar o coser. Lielve nunca creyó que eso fuera algo extraño, al igual que su madre, la que estaba encantada con tener un niño tan dócil y amable como era Liel. Hasta que un día conoció a Abiah, que se había presentado en su casa con la excusa de que estaba de aventura. Aquella persona le cambió la vida, descubrió lo que era divertirse a la intemperie, mancharse de barro y caerse en las rocas. Al principio era un poco reticente a salir, pero poco a poco fue convirtiéndose en rutina con la condición de que cada cierto tiempo se quedarían tranquilos en su casa. Abiah se convirtió en su mejor amigo, incluso con la gran diferencia de personalidades, pues aunque Liel era muy tranquilo, Abiah siempre conseguía hacer cosas divertidas y hacerlo reír. 

Lielve no era tan abierto, ni tan seguro de sí mismo como Abiah, pero consiguió con un poco de ayuda conocer a los otros chicos de las otras islas que de vez en cuando venían a jugar. 

Cuando ya tenía 9 años, vio cómo Abiah a tan poca edad ya había conseguido su tatuaje... sin embargo lo que más le marcó a esa edad fue el cambio de su amigo ya no era la persona que conocía alegre y divertida, siempre con energías para algo más. Su cambió se debió a la muerte de su madre y al cambio de su padre. Lielve siempre estuvo a su lado, y se dio cuenta que realmente no había cambiado tanto, tan solo tenía un muro que había que saltar para poder encontrar a la persona que él conocía.

Dos años después murió el padre de Abiah, haciendo que Liel y su madre se trasladaran a la casa de Denra y Abiah para poderlos cuidar, alimentar y consolar. Con el tiempo le enseñó a dibujar y a pintar para entretenerlo, y se notaba que aunque no era algo que le sirviera, le divertía. Ya con 12 años Liel se ganó su tatuaje por su gran arte en dibujar, en especial por los mapas que realizaba cuando se aburría.

Tuvo una adolescencia tranquila, ayudando a su madre y cuidando de Denra. No había mucho que hacer que no fuera estar por allí tranquilo y esperar a que fuera época de reunión y así poder ver a todos sus amigos juntos. Sin embargo con 16 años se embarcó en un viaje con Abiah, su madre le había dicho que era bueno ver el mundo y que le resultaría emocionante, así que sin pensárselo mucho más empezó el viaje junto a su mejor amigo. 

Para ganar algo de dinero y que su madre no tuviera que pagarles todo, ambos decidieron hacer lo que mejor se les daba para conseguir dinero. Liel decidió vender las pinturas y las cosas que hacía, siempre firmando con la traducción de su apellido "Ceniza". Pasaban los años tranquilamente, hasta que un día Abiah le dijo que le habían estado ofreciendo ser un Pegasus y éste se había negado rotundamente, pero que tras tanta insistencia había terminado por aceptar después de mucho tiempo. 


-Gustos: 

+Cocinar
+Dibujar y pintar
+Tocar el violín
+Ayudar a Abiah con sus entrenamientos
+Acoger animales (De todo tipo)
+Viajar

-Disgustos:

+Que se le queme la comida
+Que Abiah se salte la hora de comer
+Los tonos altos de voz
+Aburrirse
+Las grandes multitudes de gentes
+Tener que hablar en público

-Extra:

+ Tiene un anillo atado al cuello, del cual no habla nunca.

+ Es la única persona con vida que conoce el género de Abiah.

+ Sabe quién es su padre por las fotos que tiene su madre de él, al principio dudaba de que fuera su padre por que no se parecían en nada, pero luego descubrió que tenían el mismo color de ojos.

+Allá a dónde vaya, se lleva un bloc de dibujo y un lápiz para entretenerse.

-Color de roleo: 6593d4


 
Por fin era el día especial en el que Abiah se convertiría en un Pegasus, me desperté cuando ya había salido de la habitación, seguramente para desayunar. Efectivamente, cuando bajé a ver estaba en ello, pero había algo extraño en su desayuno, me puse a contar platos: 2 de huevos con bacon, unas cuantas tostadas, algo de bollería y un vaso de leche… -¿Vas a comer tan poco?- le pregunté preocupado, este asintió –No creo que hoy  tenga tiempo para quemar lo que coma- me respondió secamente dándose cuenta de que algunas miradas ya estaban fijas en nuestra conversación, y sobre todo en la comida que yo había considerado como “Poca”.
 
Tras ponerme un vaso de leche y un par de tortitas con nata, me puse a desayunar a su lado tranquilamente y sin darle mucha conversación, pues que no le dejaran comer en paz era algo que le disgustaba muchísimo desde que era pequeño. Ya a medio día empezaron a venir los estilistas, peluqueros y maquilladores, con los que tuve que discutir bastante para decidir que le ponían de ropa, si le cortaban las puntas y cómo le peinarían y que no quería que le echaran demasiado maquillaje para que su tatuaje se pudiera ver. Aunque sabía que si fuera por Abiah, habría elegido lo primero que le dijeran por ahorrarse tiempo y porque tampoco le importaba mucho su apariencia.
 
Acabé feliz del trabajo que había hecho para él, seguro sería una persona que destacaría en la sala. Luego los mismos que me habían ayudado con los preparativos para Abiah me ayudaron a decidir lo que yo me pondría, a mi parecer les caí bien a esas personas que se portaron muy bien conmigo después de que aclaráramos que Abiah no llevaría chaqueta y corbata. Ya con todo listo nos pusimos a prepararnos, él seguía totalmente tranquilo y deseaba que aquello se acabara pronto para hacer lo que le viniera en gana.
 
Por fin empezó la ceremonia, Abiah fue el segundo en salir, no mostró su sonrisa reluciente, en vez de eso mostró su rostro de indiferencia e incomodidad. Poco le importaba lo que dijeran de él, nunca lo había hecho por reconocimiento mundial, tan solo porque le gustaba y por complacer a sus seres queridos. Ya terminada la gala fui directamente a felicitarlo, no parecía muy feliz, pero me dedicó una de sus sonrisas para luego despeinarme más de lo que ya estaba.
 

Al día siguiente nos levantamos juntos dispuestos a ir a desayunar, sin embargo de un momento a otro ya no estaba a mi lado, sino ayudando a una chica rubia a no caerse al suelo.



Última edición por clea el Dom Sep 18, 2016 7:05 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

3 Re: Utopía [Rol] el Dom Sep 18, 2016 5:01 pm


Max:

0Nombre: Máximo Martinez Valdez; Alias: Max

Edad 24 años

Sexo: Hombre

Facción: Centroamericano (México)

Talento: Desarrollador, creador y controlador de un nuevo sistema de seguridad extendido a nivel mundial

Personalidad: Max es un joven alegre, divertido, inteligente y honesto. Suele contar chistes y hacer bromas a la gente especialmente a los que no les agradan. A pesar de su actitud bromista Max esta marcado emocionalmente por la muerte de sus padres aunque intenta esconderlo con su sentido del humor. Las pocas personas que superan esta barrera se dan cuenta de que es un chico inseguro en busca de una nueva creación que le meta en los libros de historia. Solo se pone serio cuando se enfada o la situación lo requiere la situación.

Imagen: Max tiene el cabello negro rizado, unos ojos marrones que amenazan a todos aquellos que han intentado ponerse en medio para conseguir sus metas.Tiene unas orejas puntiagudas parecidas a las que tendría un elfo y una cara alegre rematada con una sonrisa picara que te recuerda que no debes dejarle cerca un mechero o un cuchillo. constitución ligeramente delgada que oculta una extraña resistencia por el uso frecuente de sus herramientas. Lleva siempre encima como colgante el anillo de alianza de su madre.



Historia:
Max nació en una familia que estaba empezando a desmoronarse. Su madre Emilia Valdez había tenido un mal embarazo por su tozudez de seguir trabajando en el pequeño taller del que era dueña su familia hasta pocos días antes del parto, su marido y padre de Max ;Sammy; le había dejado hacer lo que quería debido a la total confianza que tenia en ella. En el momento del parto debido a una negligencia medica y a muchos pequeños detalles que no fueron como estaban planeados Emilia Valdez falleció después de dar a luz. Sammy destrozado con la responsabilidad de criar a Max intento seguir viviendo, aunque le resultara doloroso.

Sammy un reconocido ingeniero empezó a sucumbir a la presión pocos años después del nacimiento de Max dejando de lado su trabajo y sumiéndose poco a poco en el mundo de las drogas. Decidió que su hijo debía tener la vida de una persona y lo mando con el hermano de Emilia, Rafael, que se había convertido en único dueño del taller familiar. 

Ya desde muy joven el resto de compañeros se reían de él porque no tenia madre y su padre era un drogadicto. Deicidio hacer oídos sordos y salir corriendo del colegio para ir ayudar a su tío en el trabajo haciéndole pensar que las maquinas eran mejor compañía que las personas causándole un aislamiento serio durante el colegio. 

En el momento en el que entro en el instituto intento mostrar una cara nueva para no volver a quedarse solo. Como la mayoría de compañeros eran los mismos que durante el colegio intento acercarse a un chico que no había visto nunca, ni siquiera por el barrio. Con un par de bromas y algún comentario sobre una serie que habían estrenado hace poco empezó  su amistad con Jason. Max en esta época intento ayudar a su padre a dejar las drogas aunque fue un proceso largo y conseguía mas sufrimiento que resultados haciendo que se frustara. Jason intentaba animarlo en clase e intentaba acallar los rumores de su padre dentro del instituto aunque sin mucho éxito aunque así consiguió conocer a Piper que se unió pasando a ser el grupo de 3 personas.

A los 18, cuando los 3 amigos estaban preparándose para las pruebas de acceso Max descubrió que en realidad su padre no había hecho ningún avance con su problema con las drogas y les propuso a sus 2 amigos mudarse a una casa cerca de la universidad.
Estudiar ingeniería informática le parecía apasionante aunque la gente le llamara loco por pasarse horas delante de un ordenador luchando contra lineas de código que no tenían ningún sentido. Una vez independiente en el pequeño piso de estudiantes empezó a disfrutar de su vida,  comenzó a hacer amigos en su clase, entro en un equipo de baloncesto amateur, salia de fiesta; disfrutaba cada día como si fuera único. Mientras tanto sus compañeros de piso empezaron a estrechas cada vez mas su relación. Y sin darse cuenta habían pasado 4 años.

Unos días antes de su graduación fue a visitar a su padre en la clínica de desintoxicación donde estaba internado. Pidió un permiso para que pudiera asistir a su graduación como un ultimo intento de reconciliación. Sammy prometió asistir a la ceremonia y volver a ser alguien importante para el.
En la graduación con sus dos amigos inseparables estaba siendo el día mas feliz de su vida hasta que una vez terminada la ceremonia cuando estaba buscando a su padre entre la multitud le comunicaron la noticia de que había fallecido en un accidente de trafico de camino. Max en shock junto a la pareja fueron al hospital a identificar al fallecido.

Una vez recogidas todas sus pertenencias del centro de desintoxicación encontró una carta en la que se despedía de Max, una nota en la que se disculpaba por todo el sufriendo que había causado y los datos de varios seguros de vida siendo él el único beneficiario. Al final de la carta estaba escrita su ultima voluntad: utilizar el dinero que había ganado para crear algo que le marcara la vida. Sammy quería que tuviera un hijo pero Max pensó automáticamente en su proyecto de final que no podía hacer por falta de financiación. A punto de llorar abrazo a sus amigos y les hizo una oferta que no podían rechazar.

Año y medio de desarrollo dio lugar al sistema Cerberus. Un nuevo sistema de seguridad de fácil distribución con un altísimo nivel de seguridad al que solo el como administrador tenia control total. Cuando había empezado las transiciones de los sistemas de seguridad de algunas multinacionales, entre las facturas que llegaban de forma constante todos los días encontró una carta del gobierno extraña. Abriéndola con cuidado pensando que iba a ser un nuevo impuesto que le complicaría un poco mas el día se encontró con que era una invitación para el Premio Pegasus. Pensando que era una buena idea de marketing empezó a reservar una cita para la fiesta en la que seria presentado...

Prenda: Jason
Spoiler:
 

Poderes:
Radiestesia: Habilidad para localizar objetos. Es necesario conocer el objetos en cuestión para encontrarlo. Por ejemplo, si se busca una caja sin saber como es, se encontrarán todas las cajas de alrededor.
--Usar el poder te cansa ya que debes concentrarte durante al menos 1 minuto por metro en el que quieras buscar. Con una siesta se te pasa. 
--Puedes acelerar el tiempo de búsqueda a la mitad con ruido blanco, canto de ballenas o ruidos oceánicos.

Gustos:
-Los ordenadores 
-Aplicaciones inútiles pero graciosas del teléfono móvil
-El sonido de engranajes que encajan y funcionan muy bien
-Los fuegos artificiales
-El crepitar de una hoguera
-Las noches en vela durante las que trabaja

Disgustos:
-Las drogas
-Las peleas
-Ver sufrir a gente a su alrededor
-Los dentistas

Extras
-Lleva siempre en el cuello cuentas de collar los anillos de matrimonio de sus padres
-Tiene un cinturón con varios bolsillos donde guarda varios móviles, un MP3, sus cascos y algo de bollería industrial
-Cuando trabaja quiere estar solo para poder concentrarse pero el resto del tiempo busca estar con alguien
-Cuando no hay nada que le llame la atención se pone los cascos y escucha música  mientras revisa algunos papeles de su empresa



Aprovechando el viaje a Italia para la gala decidimos Jason y yo irnos de viaje para hacer turismo y cuando terminara la gala volver a casa. El cambio de horario nos dejo bastante mal el primer día, como no teníamos mucho tiempo íbamos corriendo y no pudimos hacer prácticamente nada. La noche anterior a la gala llegamos por la noche al hotel donde pedimos una habitación gigante para los dos ya que nos habíamos acostumbrado esa semana a dormir en las estaciones de bus para aprovechar así mas el tiempo. Cuando entramos en la suite quedamos impactados al ver que era tan grande como nuestro piso compartido, dejamos las maletas y nos fuimos a dormir porque estábamos muy cansados.

Al día siguiente nos despertamos pronto y bajamos a desayunar, cuando entramos en el bufe vimos que nos habían asignado una mesa así que nos acercamos y vimos que había un pelirrojo vistiendo una ropa rara que no paraba de comer. Nos acercamos con nuestros platos de huevos y beicon y un café a la mesa, nos sentamos mientras nos presentábamos pero al ver que no hablaba mucho decidimos seguir a lo nuestro. Cuando estábamos a punto de terminar llego un chico que hablo directamente con el pelirrojo, después de presentarnos nos fuimos a nuestra habitación ya que me tenían que cortar el pelo para parecer una persona decente y prepararme un traje para la ceremonia porque no me lo había llevado durante las vacaciones. Jason como siempre lo tenia todo bajo control iba perfecto, como siempre, con su traje.

Cuando terminaron los últimos arreglos era casi la hora de la ceremonia, salimos corriendo de la habitación hacia la planta donde se nos iba a presentar al mundo entero, me despedí de Jason mientras me deseaba  que no hiciera el ridículo, como si no lo hiciera siempre. Estaba nervioso al pensar en la cantidad de gente que había tras el telón pero ver otra vez al pelirrojo de por la mañana con cara de absoluta indiferencia me tranquilice. Lo siguiente que recuerdo después de que empezaran a correr el telón fue ya la fiesta de celebración, al parecer no lo debí de hacer tan mal mientras mi cerebro estaba en otra parte porque estuve durante mucho rato hablando en la fiesta con los periodistas. Cuando me quise dar cuenta no vi a Jason suponiendo que se había ido ya a la habitación decidí hacer lo mismo, era muy tarde así que entre a la habitación sin hacer ruido y me metí a la cama. Usaría el día siguiente para dormir un poco

Ver perfil de usuario

4 Re: Utopía [Rol] el Miér Sep 21, 2016 2:06 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.  
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

/Hotel "Olimpo"/
~Con los otros pegasos - Con el muchacho pelirrojo~

El esperado viaje a Italia no había sido largo pero si solitario a pesar de estar rodeada de mucha gente desconocida, ya que por reglas de la aerolinia su amiga Winter había tenido que viajar sedada en una jaula dentro de un compartimiento del avión. Se sentía especialmente emocionada en el fondo pero así mismo sentía algo de miedo, tal vez provocado por el no saber completamente que iba a ocurrir una vez que pusiera sus pies sobre el suelo Italiano, pero a decir verdad, era su primera vez viajando a otro país y probablemente aquella era la razón de su temor y el hecho de que no pudiera dejar de temblequear la mano que sostenía aquel vaso que contenía un cuarto de Brandy.

El hotel al que arribó era magnifico -¡5 estrellas!- no pudo evitar exclamar asombrada al ver las doradas figuras pintadas arriba del nombre "Olimpo". Era todo un lujo y sentía que no merecía nada de aquello ¿Pero qué más daba? a fin de cuentas ella había sido elegida por algo para estar allí ¿no?. Sin detenerse mucho tiempo en la puerta de entrada luciendo como una boba turista, tomó sus cosas, le silbó a su fiel compañera en señal de que la siguiera y juntas pasaron por debajo del umbral.

La habitación que le fue asignada por poco no se asemejaba a una especie de suite presidencial. Tenía todo lo que una persona ambiciosa podía desear y hasta un poco más, y no hacía falta mencionar el espacio que le habían proporcionado a su compañera dentro de la misma habitación, ya hasta parecía un lobo de la realeza. Luego de ordenar sus pertenencias y observar la televisión en un idioma que poco y nada conocía, se colocó su piyama y cayó rápidamente a los brazos de Morfeo.

A la mañana siguiente bien temprano bajó a desayunar encontrandose así con un comedor amplio y luminoso repleto de personas y con comida suficiente para un banquete real. Gracias a las conversaciones agenas de la gente que la rodeaba con facilidad pudo divisar a los otros dos candidatos que iban a recibir el "don" al igual que ella. Uno de ellos era pelirrojo que poseía curiosos tatuajes, el otro se trataba de un simple muchacho de piel tostada que poseía una rizada cabellera oscura. La rubia tomó un desayuno liviano que consistía en unas sencillas tostadas con mermelada, un puñado de galletas de mantequilla y una humeante taza de té rojo. Con todo eso, se dirigió tranquilamente a la mesa en dónde se encontraban sus... ¿Compañeros tal vez? ¿O sería más apropiado llamarlos futuros pegasos?. -Buenos días- saludó cordialmente y luego sin emitir mayor conversación ya que parecía que (al menos por el momento) nadie tenía muchas ganas de hablar.  

Más tarde llegaron los estilistas quienes pusieron especial atención en la larga y bella cabellera de la jóven la cual peinaron y dieron forma para crearle un peinado semi recogido con sus ondas mayormente definidas. Su maquillaje fue natural pero muy coqueto, colocando mucho rimel para alargar sus pestañas y delineando sus ojos para darle una forma casi almendrada, además de otro retoque por aquí y allá con color. Le colocaron un largo vestido color índigo, zapatos de tacón y la enviaron junto con los otros muchachos directo a la gala.

Ella fue la primera en aparecer detrás del telón un segundo después de que la presentadora anunciara con una radiante sonrisa su nombre. La rusa tenía la sonrisa petrificada en el rostro y sus nerviosos movimientos casi parecían los de un robot pero se las arregló como pudo para lucir lo más calmada posible ante el público que la vitoreaba por sus logros. Luego de recibir el premio e ingerirlo, agradeció a todo el mundo una y mil veces para luego retirarse del escenario tratando de no tropezarse con su propio vestido al salir. El regreso al hotel fue silencioso, casi parecía que todos estaban completamente ensimismados en sus pensamientos, y era obvio el saber por qué ¿Qué clase de don era el que habían recibido?

Le costó mucho consiliar el sueño aquella noche debido a los pensamientos que no dejaban de rondar por su mente, por lo que Narkissa a la mañana siguiente se levantó más somnolienta de lo normal, aproximadamente cada dos a tres minutos lanzaba un profundo bostezo que tapaba delicadamente con una de sus manos. Se dirigió lentamente hacia el comedor, se sentó sobre una de aquellas cómodas sillas y mientras esperaba a que le trajeran el desayuno.... de un segundo a otro cerró sus ojos y se quedó dormida. Involuntariamente su cuerpo de balanceó hacia un lado, pero un segundo antes de caer de la silla directo al suelo, algo la sostuvo. Sintió un escalofrió recorrer todo su cuerpo seguido de una agobiante sensación de ahogo en sus pulmones producto de su Afenfosfobia, sus ojos se abrieron de par en par con suma rapidez y luciendo un tanto desorientada enfocó su mirada en la persona que la había ayudado. Se trataba del muchacho pelirrojo que había visto ya en varias oportunidades, la rubia tratando de luchar en contra de su incomodidad, de la manera más natural que le fue posible retiró las manos del chico de su cuerpo para que dejara de sostenerla y tocarla. -Muchas gracias, debí de haberme dormido por un segundo- le dijo para luego soltar un pequeño bostezo que le hizo saltar una brillante lágrima de su ojo derecho. Seguido a aquel acto, se puso de pié y le extendió cordialmente una mano en pos de saludarlo -Narkissa Stepanov, un gusto.- se presentó, aunque pronto agregó -Bueno, supongo que ya lo sabías... es decir, la presentadora anunció nuestros nombres anoche- y tras decir eso soltó una tenue y amigable risa -Es espectacular este lugar ¿No lo crees? Somos tan afortunados- comentó para tratar de iniciar una conversación.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

5 Re: Utopía [Rol] el Miér Sep 21, 2016 3:55 pm


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30




La chica a la que había sostenido para que no se cayera me agradeció, pero enseguida se apartó como si le desagradara, no me importó aquel gesto disimulado pues hizo un esfuerzo y se presentó. Luego dijo que ayer ya dijeron nuestros nombres y en un intento de entablar conversación comentó lo espectacular que era el sitio y lo afortunados que éramos -… La verdad es que yo no quería venir, pero tras tanta insistencia acepté- enseguida noté que no era una buena forma de iniciar conversación, pero llegó Liel para salvar la situación con su sonrisa –No seas cascarrabias, tienes buena comida y puedes hacer lo que quieras- comentó mientras se acercaba, cuando reconoció a la chica hizo un saludo con una de sus sonrisas discretas y sencillas –Me llamo Lielve Aska, un placer conocerte- se presentó mientras yo volvía a confirmaba las buenas maneras que tenía él y yo todavía no había recuperado –Si no me equivoco Narkissa, eras muy buena en la pintura… él adora dibujar y pintar- dije señalando a mi compañero al recordar la presentación vagamente.
 
Liel me miró con cara de enfurruñado cómo si quisiera mantener en secreto aquello de que le gustaba el arte, cocinar y todas aquellas cosas tan delicadas. No pude evitar reírme ligeramente por su cara, y esto le animó, siempre deseaba que me riera y sonriera feliz -¿Por qué no vienes a desayunar con nosotros?- le preguntó a Narkissa –Estaría bien, así si te vuelves a dormir tendremos tiempo de acudir para que no te estampes contra el suelo- insistí, yo no es que fuera de muchas palabras, pero a Liel le había caído bien y aunque yo no parecía agradarle, a mí no me molestaba por el momento.



Última edición por clea el Jue Dic 29, 2016 5:22 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

6 Re: Utopía [Rol] el Jue Sep 22, 2016 8:56 pm


Max:

Nombre: Máximo Martinez Valdez; Alias: Max

Edad 24 años

Sexo: Hombre

Facción: Centroamericano (México)

Talento: Desarrollador, creador y controlador de un nuevo sistema de seguridad extendido a nivel mundial

Personalidad: Max es un joven alegre, divertido, inteligente y honesto. Suele contar chistes y hacer bromas a la gente especialmente a los que no les agradan. A pesar de su actitud bromista Max esta marcado emocionalmente por la muerte de sus padres aunque intenta esconderlo con su sentido del humor. Las pocas personas que superan esta barrera se dan cuenta de que es un chico inseguro en busca de una nueva creación que le meta en los libros de historia. Solo se pone serio cuando se enfada o la situación lo requiere la situación.

Imagen: Max tiene el cabello negro rizado, unos ojos marrones que amenazan a todos aquellos que han intentado ponerse en medio para conseguir sus metas.Tiene unas orejas puntiagudas parecidas a las que tendría un elfo y una cara alegre rematada con una sonrisa picara que te recuerda que no debes dejarle cerca un mechero o un cuchillo. constitución ligeramente delgada que oculta una extraña resistencia por el uso frecuente de sus herramientas. Lleva siempre encima como colgante el anillo de alianza de su madre.
Spoiler:
 

Historia:
Max nació en una familia que estaba empezando a desmoronarse. Su madre Emilia Valdez había tenido un mal embarazo por su tozudez de seguir trabajando en el pequeño taller del que era dueña su familia hasta pocos días antes del parto, su marido y padre de Max ;Sammy; le había dejado hacer lo que quería debido a la total confianza que tenia en ella. En el momento del parto debido a una negligencia medica y a muchos pequeños detalles que no fueron como estaban planeados Emilia Valdez falleció después de dar a luz. Sammy destrozado con la responsabilidad de criar a Max intento seguir viviendo, aunque le resultara doloroso.

Sammy un reconocido ingeniero empezó a sucumbir a la presión pocos años después del nacimiento de Max dejando de lado su trabajo y sumiéndose poco a poco en el mundo de las drogas. Decidió que su hijo debía tener la vida de una persona y lo mando con el hermano de Emilia, Rafael, que se había convertido en único dueño del taller familiar. 

Ya desde muy joven el resto de compañeros se reían de él porque no tenia madre y su padre era un drogadicto. Deicidio hacer oídos sordos y salir corriendo del colegio para ir ayudar a su tío en el trabajo haciéndole pensar que las maquinas eran mejor compañía que las personas causándole un aislamiento serio durante el colegio. 

En el momento en el que entro en el instituto intento mostrar una cara nueva para no volver a quedarse solo. Como la mayoría de compañeros eran los mismos que durante el colegio intento acercarse a un chico que no había visto nunca, ni siquiera por el barrio. Con un par de bromas y algún comentario sobre una serie que habían estrenado hace poco empezó  su amistad con Jason. Max en esta época intento ayudar a su padre a dejar las drogas aunque fue un proceso largo y conseguía mas sufrimiento que resultados haciendo que se frustara. Jason intentaba animarlo en clase e intentaba acallar los rumores de su padre dentro del instituto aunque sin mucho éxito aunque así consiguió conocer a Piper que se unió pasando a ser el grupo de 3 personas.

A los 18, cuando los 3 amigos estaban preparándose para las pruebas de acceso Max descubrió que en realidad su padre no había hecho ningún avance con su problema con las drogas y les propuso a sus 2 amigos mudarse a una casa cerca de la universidad.
Estudiar ingeniería informática le parecía apasionante aunque la gente le llamara loco por pasarse horas delante de un ordenador luchando contra lineas de código que no tenían ningún sentido. Una vez independiente en el pequeño piso de estudiantes empezó a disfrutar de su vida,  comenzó a hacer amigos en su clase, entro en un equipo de baloncesto amateur, salia de fiesta; disfrutaba cada día como si fuera único. Mientras tanto sus compañeros de piso empezaron a estrechas cada vez mas su relación. Y sin darse cuenta habían pasado 4 años.

Unos días antes de su graduación fue a visitar a su padre en la clínica de desintoxicación donde estaba internado. Pidió un permiso para que pudiera asistir a su graduación como un ultimo intento de reconciliación. Sammy prometió asistir a la ceremonia y volver a ser alguien importante para el.
En la graduación con sus dos amigos inseparables estaba siendo el día mas feliz de su vida hasta que una vez terminada la ceremonia cuando estaba buscando a su padre entre la multitud le comunicaron la noticia de que había fallecido en un accidente de trafico de camino. Max en shock junto a la pareja fueron al hospital a identificar al fallecido.

Una vez recogidas todas sus pertenencias del centro de desintoxicación encontró una carta en la que se despedía de Max, una nota en la que se disculpaba por todo el sufriendo que había causado y los datos de varios seguros de vida siendo él el único beneficiario. Al final de la carta estaba escrita su ultima voluntad: utilizar el dinero que había ganado para crear algo que le marcara la vida. Sammy quería que tuviera un hijo pero Max pensó automáticamente en su proyecto de final que no podía hacer por falta de financiación. A punto de llorar abrazo a sus amigos y les hizo una oferta que no podían rechazar.

Año y medio de desarrollo dio lugar al sistema Cerberus. Un nuevo sistema de seguridad de fácil distribución con un altísimo nivel de seguridad al que solo el como administrador tenia control total. Cuando había empezado las transiciones de los sistemas de seguridad de algunas multinacionales, entre las facturas que llegaban de forma constante todos los días encontró una carta del gobierno extraña. Abriéndola con cuidado pensando que iba a ser un nuevo impuesto que le complicaría un poco mas el día se encontró con que era una invitación para el Premio Pegasus. Pensando que era una buena idea de marketing empezó a reservar una cita para la fiesta en la que seria presentado...

Prenda: Jason
Spoiler:
 

Poderes:
Spoiler:

Radiestesia: Habilidad para localizar objetos. Es necesario conocer el objetos en cuestión para encontrarlo. Por ejemplo, si se busca una caja sin saber como es, se encontrarán todas las cajas de alrededor.
--Usar el poder te cansa ya que debes concentrarte durante al menos 1 minuto por metro en el que quieras buscar. Con una siesta se te pasa. 
--Puedes acelerar el tiempo de búsqueda a la mitad con ruido blanco, canto de ballenas o ruidos oceánicos.  

Gustos:
-Los ordenadores 
-Aplicaciones inútiles pero graciosas del teléfono móvil
-El sonido de engranajes que encajan y funcionan muy bien
-Los fuegos artificiales
-El crepitar de una hoguera
-Las noches en vela durante las que trabaja

Disgustos:
-Las drogas
-Las peleas
-Ver sufrir a gente a su alrededor
-Los dentistas

Extras
-Lleva siempre en el cuello cuentas de collar los anillos de matrimonio de sus padres
-Tiene un cinturón con varios bolsillos donde guarda varios móviles, un MP3, sus cascos y algo de bollería industrial
-Cuando trabaja quiere estar solo para poder concentrarse pero el resto del tiempo busca estar con alguien
-Cuando no hay nada que le llame la atención se pone los cascos y escucha música  mientras revisa algunos papeles de su empresa



Cuando me desperté al día siguiente note que tenia bastante sueño y que algo me estaba molestando en la cara, No se me había ocurrido que debía correr las cortinas antes de irme a dormir y ahora un esplendido rayo de luz impactaba contra mi cara. Desperazandome pregunte en voz alta en que año estábamos y lo único que obtuve como respuestas fueron ronquidos. Con solo correr las cortinas seguramente no podría volver a dormirme, aparte entonces la idea de volver a dormir así que me dirigí al baño para ducharme y bajar a desayunar. -Algún día seré un mapache-pensé riéndome de mi mismo mientras miraba mis ojeras en el espejo. Cuando iba a salir decidí darle una pequeña sorpresa a Jason, cogí mi almohada y mientras le golpeaba le empece a gritar animado - !Que nos quedamos sin desayuno!-, tire mi arma improvisada a la cara y me baje tranquilamente ya que estaba molido por el día tan intenso que habíamos tenido.

Cuando llame al ascensor saque mi móvil para ver si aparecía en todas las primeras paginas de las noticias de todo el mundo, fui revisando mientras bajaba todos los periódicos importantes, mientras me dije a mi mismo feliz -Todos los días debería aparecer alguien tan guapo como yo en todas las pantallas del mundo, que modesto que soy. Encontré unas cuantas revistas en las que no nos nombraba a ninguno de nosotros cuando me servia el café del desayuno. Me dirigí directo a  a la mesa donde había visto a mis compañeros, nada mas llegar cogí una silla y me senté con una amplia sonrisa: ¿Que tal vuestra primera mañana como las personas mas famosas del mundo?, mire la cara de todos y parecía que había interrumpido algo, para intentar hacer que continuara la conversación un poco nervioso dije- Nos conocimos ayer pero creo que no me presente como debía, soy Max, Max Martinez Valdez--¿De que estabais hablando?- pregunte bastante intrigado mientras dejaba que la taza se enfriara un poco.

Ver perfil de usuario

7 Re: Utopía [Rol] el Vie Sep 23, 2016 7:46 am

En mitad del desayuno, cuando todos estan charlando, un hombre trajeado de apariencia seria se acerca a la mesa. Su pelo es oscuro, al igual que sus ojos, es alto y algo corpulento. con una voz grave, pero tranquilizante, comienza a hablar.
-Buenos dias, nuevos pegasos -Cuando todos lo  miran, continua -, me llamo Shain. Soy el encargado de guiarles por las instalaciones y llevarlos a su primera misión. si son tan amables de acompañarme -A pesar de que parece un ofrecimiento, estais 100% seguros de que no es una pregunta, sino una orden. Guiados por Shain os muestra las instalaciones de la sede del Gobierno: las oficinas, con tonos frescos y sillas cómodas; los despachos, adecuados al puesto ocupado; salas de reuniones amplias e iluminadas...
El paseo es largo, pero las preguntas y dudas son resueltas en el momento. Teneis tiempo de parar en una pequeña zona de descanso para sentaros, beber algo o simplemente charlar un poco. Una pausa de media hora y, sobre las 12, llegais a vuestro destino. El lugar donde os harán unas preguntas, os daran los poderes y cumplireis la primera misión.
Tres chicas con bata blanca os llevan a cada uno de vosotros a diferentes habitaciones, donde os colocan algunos aparatos que miden vuestras pulsaciones, el ritmo cardíaco y demás sintomas vitales. Las preguntas son muy simples, sobre vuestro pasado, la infancia, vuestra prenda, el color del cielo...
-Solo son preguntas rutinarias -aseguran ellas si les preguntais -Para comprobar que todo está en orden -Explican mientras apuntan las respuestas que les dais. Con una sonrisa, se excusan un momento y salen de la sala, dejandoos solos.
Tras ellas, entra un doctor en los hombres y una doctora con las mujeres que os trae un vasode agua con una pequeña pastilla. Las pastillas son de diferente color, pero eso no es nada llamativo.
-Tómatela y tumbate -Os piden, señalando una pequeña tumbona que hay a un lado del lugar -Si te encuentras mal o necesitas algo, ese botón llamará a una enfermera -el pequeño botón es fácilmente alcanzable desde cualquier posición.
-Solo es un anestesico para comenzar con el premio -Os cuentan antes de salir. Efectivamente, entrais en un profundo sueño a los pocos minutos de tomaros la pastilla. Al despertar, os encontrais en una habitación completamente blanca, acompañados por vuestra prenda.
Unas horas despues de la intervención, en la que no os ha quedado marca alguna, las enfermeras entran de nuevo y os hacen las mismas preguntas que en la primera sala. satisfechas con los resultados, os traen ropa limpia y os piden que paseis a la sala 14, donde os  espera Shain para comenzar el entrenamiento.
-La primera misión será simple, teneis que aprender a controlar vuestro nuevo poder -Explica. Ya no lleva el traje completo, pero sigue vistiendo bastante formal. -Las misiones son las siguientes...
-ABIAH: Debes encontrar a tu prenda entre 100 cajas. No puedes llamarla, comunicarte con ella, ni tocar las cajas. Señala la que crees que es. Tienes 2 oportunidades. *Tu prenda no sufrirá daño alguno*
-MAX: Tu misión es encontrar una aguja entre fardos de paja. No esta permitido que uses fuego o herramientas para lograrlo. Solo puedes coger la aguja. Tienes media hora.
-NARKISSA: En tu sala hay 100 bolas de apariencia exacta. Encuentra las 2 únicas que tienen el centro relleno de plomo. Puedes tocarlas pero no levantarlas. Tienes media hora.
MISIÓN TUTORIAL: Quiero que utiliceis y penseis como son vuestros poderes. Esta es tan solo roleo, asi que sed cuidadosos. No me importa si teneis suerte y acertais a la primera o conseguis pasar la prueba a dos segundos de terminar mientras esté bien roleado. Estais solos en la sala, os ven por pequeñas cámaras en el techo.
Las siguientes pruebas serán más de pensar, tendreís que escoger entre varias opciones y no tendreis ayuda salvo entre vosotros.
Apariencia de Shain:


_________________

Ver perfil de usuario

8 Re: Utopía [Rol] el Sáb Sep 24, 2016 2:41 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.  
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

/Buffet/
~Con Max y Abiah~


-… La verdad es que yo no quería venir, pero tras tanta insistencia acepté- oh bien, ese si que había sido un buen comienzo. La rubia se quedó en silencio sin saber que responderle, obviamente no pensaban de la misma manera pero gracias al cielo un muchacho albino (que al parecer era compañero de Abiah) apareció para salvar el momento realizando un gracioso comentario para luego presentarse –Me llamo Lielve Aska, un placer conocerte-, -El placer es todo mio- respondio inmediatamente Narkissa. –Si no me equivoco Narkissa, eras muy buena en la pintura… él adora dibujar y pintar- comentó el pelirrojo -Yo... bueno, no es para tanto- respondió ella mostrando un deje de nerviosismo por el alago al mismo tiempo que notaba como Lielve hacia un enfurruñado mohín... al parecer aquello era un secreto -Si quieres puedo darte algunas lecciones, no creo ser una gran profesora pero algunos tips puedo darte- le dijo al peliblanco. Luego de aquello la invitaron a desayunar juntos seguido de un chistoso comentario acerca de su somnoliento estado y su anterior torpeza al haberse quedado dormida por un segundo.

Stepanov nuevamente tomó un liviano desayuno, tostadas con mermelada y una taza de té. Todos los días eran así para ella, el mismo desayuno todas las mañanas casi a la misma hora, le gustaba ese tipo de monotonía, la hacía sentir segura y que estaba haciendo todo al pie de la letra. -Conozcamonos un poco, supongo que vamos a vernos las caras muy seguido por aquí- comentó para iniciar una nueva conversación -Diganme ¿De dónde vienen?- le preguntó a sus compañeros pero antes de que estos pudieran responderle, pronto a la mesa llegó el muchacho moreno para sentarse a desayunar en compañía -¿Que tal vuestra primera mañana como las personas mas famosas del mundo?- preguntó al aire interrumpiendo el momento, aunque este rápidamente se dió cuenta de lo sucedido -Nos conocimos ayer pero creo que no me presente como debía, soy Max, Max Martinez Valdez-. -¿De que estabais hablando?[/b]-. La rubia esbozo una tenue pero amigable sonrisa para comunicarle que todo estaba bien -Estabamos conociendonos- le dijo para luego darle un sorbo a su humente taza -Unete a la pregunta ¿De dónde eres?-
Rol off: Lo dejo ahí así el resto puede comenzar a moverse con el entrenamiento ~
La vida es dura


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

9 Re: Utopía [Rol] el Sáb Sep 24, 2016 6:09 pm


Liel:

-Nombre: Lielve Aska, Liel

-Edad: 20

-Sexo: Masculino

-Facción: Oceanía 

-Personalidad: Liel es una persona tranquila y pacífica, que tiene mucha paciencia y aguante. Él nunca se alarma cuando ocurren cosas inesperadas, pero es incapaz de mantenerse quieto cuándo hay algo que no le gusta o no quiere. Tiene una gran amabilidad que la demuestra de mil u una formas y un gran sentido del deber por lo que ayuda a las personas por más que le caigan mal. Liel es alguien cálido en el que se puede confiar para todo tipo de cosas, siempre y cuando no sea hablar en público, pues las grandes multitudes le agobian mucho.

-Imagen: Tiene el pelo de color gris y siempre está algo desordenado. Sus ojos son azules, grandes y expresivos, por los cuales una persona normal sabría los sentimientos de él sin tenerlo que conocer en exceso. Al igual que Abiah tiene un tatuaje cerca de su ojo derecho, pero este sólo ocupa desde el final del ojo hasta mitad de la mejilla, y es del mismo color que su cabello. Tiene una sonrisa muy discreta y apacible, que te hace preguntarte si de verdad es real. Es bastante delgado y sin nada de musculatura, que añadiéndole el rostro tan aniñado que tiene le hace parecer más joven e incluso a veces una chica.

Lielve:









-Historia: Nació en Rawaki, dónde vivió con su madre. Ella nunca le ocultó la verdad, Liel era un niño al que su padre no deseaba, pues éste era una persona muy importante para el mundo y no quería que las personas supieran que tenía un hijo bastardo fuera del matrimonio. 

Por culpa de no tener un padre que le hiciera ser un chico aventurero y divertido, se convirtió en un niño calmado que le gustaban hacer cosas manuales, como la pintura, cocinar o coser. Lielve nunca creyó que eso fuera algo extraño, al igual que su madre, la que estaba encantada con tener un niño tan dócil y amable como era Liel. Hasta que un día conoció a Abiah, que se había presentado en su casa con la excusa de que estaba de aventura. Aquella persona le cambió la vida, descubrió lo que era divertirse a la intemperie, mancharse de barro y caerse en las rocas. Al principio era un poco reticente a salir, pero poco a poco fue convirtiéndose en rutina con la condición de que cada cierto tiempo se quedarían tranquilos en su casa. Abiah se convirtió en su mejor amigo, incluso con la gran diferencia de personalidades, pues aunque Liel era muy tranquilo, Abiah siempre conseguía hacer cosas divertidas y hacerlo reír. 

Lielve no era tan abierto, ni tan seguro de sí mismo como Abiah, pero consiguió con un poco de ayuda conocer a los otros chicos de las otras islas que de vez en cuando venían a jugar. 

Cuando ya tenía 9 años, vio cómo Abiah a tan poca edad ya había conseguido su tatuaje... sin embargo lo que más le marcó a esa edad fue el cambio de su amigo ya no era la persona que conocía alegre y divertida, siempre con energías para algo más. Su cambió se debió a la muerte de su madre y al cambio de su padre. Lielve siempre estuvo a su lado, y se dio cuenta que realmente no había cambiado tanto, tan solo tenía un muro que había que saltar para poder encontrar a la persona que él conocía.

Dos años después murió el padre de Abiah, haciendo que Liel y su madre se trasladaran a la casa de Denra y Abiah para poderlos cuidar, alimentar y consolar. Con el tiempo le enseñó a dibujar y a pintar para entretenerlo, y se notaba que aunque no era algo que le sirviera, le divertía. Ya con 12 años Liel se ganó su tatuaje por su gran arte en dibujar, en especial por los mapas que realizaba cuando se aburría.

Tuvo una adolescencia tranquila, ayudando a su madre y cuidando de Denra. No había mucho que hacer que no fuera estar por allí tranquilo y esperar a que fuera época de reunión y así poder ver a todos sus amigos juntos. Sin embargo con 16 años se embarcó en un viaje con Abiah, su madre le había dicho que era bueno ver el mundo y que le resultaría emocionante, así que sin pensárselo mucho más empezó el viaje junto a su mejor amigo. 

Para ganar algo de dinero y que su madre no tuviera que pagarles todo, ambos decidieron hacer lo que mejor se les daba para conseguir dinero. Liel decidió vender las pinturas y las cosas que hacía, siempre firmando con la traducción de su apellido "Ceniza". Pasaban los años tranquilamente, hasta que un día Abiah le dijo que le habían estado ofreciendo ser un Pegasus y éste se había negado rotundamente, pero que tras tanta insistencia había terminado por aceptar después de mucho tiempo. 


-Gustos: 

+Cocinar
+Dibujar y pintar
+Tocar el violín
+Ayudar a Abiah con sus entrenamientos
+Acoger animales (De todo tipo)
+Viajar

-Disgustos:

+Que se le queme la comida
+Que Abiah se salte la hora de comer
+Los tonos altos de voz
+Aburrirse
+Las grandes multitudes de gentes
+Tener que hablar en público

-Extra:

+ Tiene un anillo atado al cuello, del cual no habla nunca.

+ Es la única persona con vida que conoce el género de Abiah.

+ Sabe quién es su padre por las fotos que tiene su madre de él, al principio dudaba de que fuera su padre por que no se parecían en nada, pero luego descubrió que tenían el mismo color de ojos.

+Allá a dónde vaya, se lleva un bloc de dibujo y un lápiz para entretenerse.

-Color de roleo: 6593d4

 
La señorita Narkissa se ofreció a darme algunas lecciones si yo quería -¡Me encantaría!- exclamé con los ojos llenos de ilusión, era algo genial poder recibir clases de alguien tan impresionante como era ella. Tras unos segundos nos fuimos a la mesa y cada uno se cogió un poco de comida, a excepción de Abiah que a diferencia del día de ayer esta vez no se contuvo en comer todo lo que quiso: Croissant, donut, galletas, leche, zumo, tostadas, y algo de lo que yo no sabía el nombre pero parecía una especia de magdalena rellena de algo.  Yo miré a Narkissa cuando nos preguntó de dónde veníamos, pero no me dio tiempo a responder antes de que otra persona se acercara a la mesa, y se presentara.

Al final volvimos a retomar la pregunta –Venimos de las Islas Fénix, están en Oceanía- le respondí por los dos sabiendo que Abiah habría añadido algún comentario sobre la forma de vivir tan atípica que tenían allí. De nuevo otra persona vino, esta vez haciendo fruncir el entrecejo a Abiah quién se había dado cuenta de que ese hombre no se iba a sentar y de que si no se daba prisa no terminaría la comida antes de que tuviera que marcharse. Con la última de las tostadas en la mano se levantó para seguirle –Volveré lo más rápido que pueda- me prometió a lo que yo asentí con una pequeña sonrisa.
 
 


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30


 
Tras despedirme de Liel, le di un bocado a la tostada todavía con el ceño ligeramente fruncido… no me gustaba que me molestaran mientras comía, y menos si tenían un nombre tan estúpido como era el de Shain. Cuando nos dejó en una zona de descanso no pude evitar ir a mirar que había en las máquinas de comida, desgraciadamente para mí solo eran de bebida, lo que me hizo sentir más molesto con ese tal Shain que podría al menos haber puesto una máquina de comida barata, como en cualquier sitio decente.
 
Por esto me senté con los brazos cruzados esperando que alguien viniera y terminara todo aquello. Después de un rato vinieron unas chicas que nos separaron a los tres, una de ellas me llevó hasta una habitación en la que quiso hacerme un examen físico, y aunque pareció algo confundida empezó a hacerme preguntas supuestamente rutinarias a las que yo respondí sin tapujos. Al final de todas aquellas tonterías, entró un doctor que me pidió que me tomara una pastilla, algo a lo que estuve reticente y le puse mirada de desconfianza. Pero decidí que no me intentarían matar después de haber salido por todos los canales de televisión, así que le hice caso y me tomé la dichosa pastilla que en poco tiempo me hace quedarme completamente dormido.
 
Me despierto de un sobresalto mirando a mi alrededor y calmándome enseguida al ver a Liel allí cerca de mí –Te dije que me esperaras, no que vinieras a buscarme- bromeé mientras me pasaba la mano por el pelo y me intentaba quitar el susto de encima. –Lo sé, pero me aburría solo- me respondió con el mismo tono de broma que yo estaba usando. Tras un breve momento en el que lo miré divertido, volvió a entrar la enfermera preguntándome de nuevo lo mismo y entregándome ropa limpia, no eran las mías, pero al menos eran cómodas.
 
Fui a la sala que me dijeron delante de Liel y allí me encontré de nuevo al tipejo ese que me parecía tan desagradable aunque hubiéramos intercambiado muy pocas palabras, por no decir ninguna, ya que yo solo escuchaba y no hablaba. Dibujé una sonrisa atrevida y con un toque malvado al escuchar que tenía que aprender a controlar mis poderes, eso sí que sería divertido. Y sin embargo cuando escuché las reglas de la misión no pude evitar sorprenderme al saber que tendría que encontrar a Liel. Les quise informar de que no me hacía falta tocar la caja para saber dónde estaba, siempre olía a pinturas y papel nuevo, no era demasiado, pero cerca de la caja me haría descartar la mayoría que no estuvieran cerca.
 
Sabiendo cual era el poder que tenía supuse que aquello sería hacer trampas, por esto decidí intentarlo por las buenas. No tenía ni idea de cómo hacerlo y no es que yo fuera precisamente una persona inteligente que supiera cómo hacer aquello. Estuve un montón de rato dándole vueltas a la cabeza sin saber cómo liberar mi poder, hasta que me cansé de pensar y me senté en el suelo. Cerré los ojos y me puse en una de las posiciones de meditación, dependiendo del arte marcial era una u otra, así que decidí usar la que me era más familiar por que fue la primera que aprendí. No sé cuanto estuve así, sin pensar ni preocuparme por nada. Ya más tranquilo abrí los ojos pensando en que no me había servido de mucho meditar, y me di cuenta que muchas cosas raras había en la habitación, lo que más me llamó la atención era el suelo que en vez de blanco y frío como antes, ahora era una especie de hierba de color extraño algunas azules y otras acercándose más al morado. Toqué con el dedo índice una de ellas, y rápidamente se escondió bajo la tierra asustada de mí. Sorprendido me eché hacia atrás cayéndome en el suelo y haciendo que todos los seres extraños huyeran velozmente dejando trozos de tierra color gris oscuro. 

Tardé un rato en mirar hacia delante, pues esperé a ver si volvían a aparecer las plantitas esas tan graciosas, y sí, lo hacían pero muy lentito y si las tocabas se escondían de nuevo. Ya cansado de mirar las plantas levanté la vista y encontré algo que me llamó la atención La mayoría de las cosas que habían estado en la habitación blanca, estaban allí, aunque con la ausencia de colores en casi su totalidad -… ¿esto es el mundo astral?- empecé a preguntarme después de todo el rato que había pasado allí.
 
Me paseé un rato hasta que me di cuenta de que seguramente las cámaras no me podían ver y no sabrían si toco las cajas. Por esto decidí probar a moverlas, algo que no logré ya que las traspasé como si fuera un fantasma. Las cosas no podían ser más raras e interesantes en aquel lugar, tras esto encontrar a Liel fue coser y cantar, solo tuve que correr atravesando las cajas hasta verle.

Ver perfil de usuario

10 Re: Utopía [Rol] el Lun Sep 26, 2016 9:16 pm


Max:

Nombre: Máximo Martinez Valdez; Alias: Max

Edad 24 años

Sexo: Hombre

Facción: Centroamericano (México)

Talento: Desarrollador, creador y controlador de un nuevo sistema de seguridad extendido a nivel mundial

Personalidad: Max es un joven alegre, divertido, inteligente y honesto. Suele contar chistes y hacer bromas a la gente especialmente a los que no les agradan. A pesar de su actitud bromista Max esta marcado emocionalmente por la muerte de sus padres aunque intenta esconderlo con su sentido del humor. Las pocas personas que superan esta barrera se dan cuenta de que es un chico inseguro en busca de una nueva creación que le meta en los libros de historia. Solo se pone serio cuando se enfada o la situación lo requiere la situación.

Imagen: Max tiene el cabello negro rizado, unos ojos marrones que amenazan a todos aquellos que han intentado ponerse en medio para conseguir sus metas.Tiene unas orejas puntiagudas parecidas a las que tendría un elfo y una cara alegre rematada con una sonrisa picara que te recuerda que no debes dejarle cerca un mechero o un cuchillo. constitución ligeramente delgada que oculta una extraña resistencia por el uso frecuente de sus herramientas. Lleva siempre encima como colgante el anillo de alianza de su madre.
Spoiler:
 

Historia:
Max nació en una familia que estaba empezando a desmoronarse. Su madre Emilia Valdez había tenido un mal embarazo por su tozudez de seguir trabajando en el pequeño taller del que era dueña su familia hasta pocos días antes del parto, su marido y padre de Max ;Sammy; le había dejado hacer lo que quería debido a la total confianza que tenia en ella. En el momento del parto debido a una negligencia medica y a muchos pequeños detalles que no fueron como estaban planeados Emilia Valdez falleció después de dar a luz. Sammy destrozado con la responsabilidad de criar a Max intento seguir viviendo, aunque le resultara doloroso.

Sammy un reconocido ingeniero empezó a sucumbir a la presión pocos años después del nacimiento de Max dejando de lado su trabajo y sumiéndose poco a poco en el mundo de las drogas. Decidió que su hijo debía tener la vida de una persona y lo mando con el hermano de Emilia, Rafael, que se había convertido en único dueño del taller familiar. 

Ya desde muy joven el resto de compañeros se reían de él porque no tenia madre y su padre era un drogadicto. Deicidio hacer oídos sordos y salir corriendo del colegio para ir ayudar a su tío en el trabajo haciéndole pensar que las maquinas eran mejor compañía que las personas causándole un aislamiento serio durante el colegio. 

En el momento en el que entro en el instituto intento mostrar una cara nueva para no volver a quedarse solo. Como la mayoría de compañeros eran los mismos que durante el colegio intento acercarse a un chico que no había visto nunca, ni siquiera por el barrio. Con un par de bromas y algún comentario sobre una serie que habían estrenado hace poco empezó  su amistad con Jason. Max en esta época intento ayudar a su padre a dejar las drogas aunque fue un proceso largo y conseguía mas sufrimiento que resultados haciendo que se frustara. Jason intentaba animarlo en clase e intentaba acallar los rumores de su padre dentro del instituto aunque sin mucho éxito aunque así consiguió conocer a Piper que se unió pasando a ser el grupo de 3 personas.

A los 18, cuando los 3 amigos estaban preparándose para las pruebas de acceso Max descubrió que en realidad su padre no había hecho ningún avance con su problema con las drogas y les propuso a sus 2 amigos mudarse a una casa cerca de la universidad.
Estudiar ingeniería informática le parecía apasionante aunque la gente le llamara loco por pasarse horas delante de un ordenador luchando contra lineas de código que no tenían ningún sentido. Una vez independiente en el pequeño piso de estudiantes empezó a disfrutar de su vida,  comenzó a hacer amigos en su clase, entro en un equipo de baloncesto amateur, salia de fiesta; disfrutaba cada día como si fuera único. Mientras tanto sus compañeros de piso empezaron a estrechas cada vez mas su relación. Y sin darse cuenta habían pasado 4 años.

Unos días antes de su graduación fue a visitar a su padre en la clínica de desintoxicación donde estaba internado. Pidió un permiso para que pudiera asistir a su graduación como un ultimo intento de reconciliación. Sammy prometió asistir a la ceremonia y volver a ser alguien importante para el.
En la graduación con sus dos amigos inseparables estaba siendo el día mas feliz de su vida hasta que una vez terminada la ceremonia cuando estaba buscando a su padre entre la multitud le comunicaron la noticia de que había fallecido en un accidente de trafico de camino. Max en shock junto a la pareja fueron al hospital a identificar al fallecido.

Una vez recogidas todas sus pertenencias del centro de desintoxicación encontró una carta en la que se despedía de Max, una nota en la que se disculpaba por todo el sufriendo que había causado y los datos de varios seguros de vida siendo él el único beneficiario. Al final de la carta estaba escrita su ultima voluntad: utilizar el dinero que había ganado para crear algo que le marcara la vida. Sammy quería que tuviera un hijo pero Max pensó automáticamente en su proyecto de final que no podía hacer por falta de financiación. A punto de llorar abrazo a sus amigos y les hizo una oferta que no podían rechazar.

Año y medio de desarrollo dio lugar al sistema Cerberus. Un nuevo sistema de seguridad de fácil distribución con un altísimo nivel de seguridad al que solo el como administrador tenia control total. Cuando había empezado las transiciones de los sistemas de seguridad de algunas multinacionales, entre las facturas que llegaban de forma constante todos los días encontró una carta del gobierno extraña. Abriéndola con cuidado pensando que iba a ser un nuevo impuesto que le complicaría un poco mas el día se encontró con que era una invitación para el Premio Pegasus. Pensando que era una buena idea de marketing empezó a reservar una cita para la fiesta en la que seria presentado...

Prenda: Jason
Spoiler:
 

Poderes:
Spoiler:

Radiestesia: Habilidad para localizar objetos. Es necesario conocer el objetos en cuestión para encontrarlo. Por ejemplo, si se busca una caja sin saber como es, se encontrarán todas las cajas de alrededor.
--Usar el poder te cansa ya que debes concentrarte durante al menos 1 minuto por metro en el que quieras buscar. Con una siesta se te pasa. 
--Puedes acelerar el tiempo de búsqueda a la mitad con ruido blanco, canto de ballenas o ruidos oceánicos.  

Gustos:
-Los ordenadores 
-Aplicaciones inútiles pero graciosas del teléfono móvil
-El sonido de engranajes que encajan y funcionan muy bien
-Los fuegos artificiales
-El crepitar de una hoguera
-Las noches en vela durante las que trabaja

Disgustos:
-Las drogas
-Las peleas
-Ver sufrir a gente a su alrededor
-Los dentistas

Extras
-Lleva siempre en el cuello cuentas de collar los anillos de matrimonio de sus padres
-Tiene un cinturón con varios bolsillos donde guarda varios móviles, un MP3, sus cascos y algo de bollería industrial
-Cuando trabaja quiere estar solo para poder concentrarse pero el resto del tiempo busca estar con alguien
-Cuando no hay nada que le llame la atención se pone los cascos y escucha música  mientras revisa algunos papeles de su empresa




De momento conocer a mis otros compañeros parecía una buena idea, no quería seguir relacionando a la gente según su color de pelo, de momento saber de donde veníamos cada uno era un buen primer paso. Me pareció raro que la pareja viniera de unas islas tan recónditas pero solo podían elegir gente excepcional, ¿o no?. Cuando llego mi turno de contestar dije intentando imitar el acento de mi país natal -México, en Centroamérica-y  di un par se sorbos a mi taza de café esperando quedar bien mientras evite quemarme la lengua. Poco después vino un hombre bastante bien vestido que nos "sugirió" que le acomparamos a lo que yo le conteste -¿Es que uno no puede tomarse uno un café tranquilo por la mañana?- Me lo termine rápidamente y me levante, justo vi a Jason entrando en el restaurante antes de salir. -Tomate lo que quieras, yo invito-Le dije mientras le guiñaba un ojo y me dirigía hacia mis nuevos compañeros.

Llevábamos un rato ya caminando y estaba empezando a cansarme cuando nos dijeron que podíamos para un rato para tomar algo. Después de entrar a la salita fui directo hacia las maquinas expendedoras para ver lo que tenían.-Y como no no hay café- Dije mientras sacaba un refresco, cansado por la paliza del día anterior y la caminata me derrumbe en una silla esperando poder descansar de verdad en ese rato que nos dieron. 

Cuando nos pidieron seguir con el recorrido me levante de la silla como un zombi esperando que lo que fuera que tuviéramos durara poco. Tardaron nada en separarnos, unas preciosas enfermeras nos estaban esperando para llevarnos a cada uno a una habitación, la seguí encantado a una sala donde me enchufaron un motón de aparatos médicos que no sabia para que eran. Empezó a hacerme un montón de preguntas y yo intentaba sonsacarle algo de como era la operación a través de alago y preguntas bastantes superficiales. De repente me dejo de hacer preguntas y se retiro rápidamente -Que tímida pensé yo- y cuando empece a pensar en lo que haría cuando volviera a casa entro un doctor ofreciéndome una pastilla y asegurando que el premio todavía no había sido entregado. No me dio buena pinta pero me la tome y me quede dormido casi al instante.

Me desperté con los ojos cerrado y con algo de nauseas, escuchaba el sonido lento de una respiración así que pensé en abrir los ojos lentamente. Vi sentado en una silla con cara de preocupación a mi querido amigo.-Menuda pinta que tienes- le dije con la voz muy baja, sobresaltado me contesto con una sonrisa al ver que estaba bien y no había perdido el sentido del humor -Pues anda que tu...- . Hablamos un rato de cosas sin importancia hasta que nos interrumpió la misma enfermera de antes, me trajo ropa nueva y me hizo otra vez las mismas preguntas, las conteste con rapidez ya que quería probarme a ver como me iba la ropa nueva. Mientras me vestía la enfermera me pidió que fuera a una sala donde me esperaría el tío bien bien vestido. 

Llegue nervioso a la habitación porque no sabia que esperarme dentro. Cuando abrí la puerta me encontré a Shain leyendo unas hojas que tenia en una carpeta, me indico sin prestarme mucha atención que tenia que hacer en mi prueba y rápidamente pensé que iba a ser un trabajo no muy difícil y que encontraría la aguja rápidamente. Entre en una habitación enorme llena de pales de paja y se me callo el alma a los pies, avance un poco hacia el primer fardo, entonces escuche como se cerraba la puerta y el cronometro que estaba encima de esta empezó a correr. Muy nervioso me lance de cara sin pensar contra el primer pale de paja y empece a desacerlo. Enseguida descarte la idea de seguir desbrozar los pales porque no me daría tiempo, intente buscar otros métodos de búsqueda pero todos me parecían poco útiles en esa sitaucion y empece a perder los nervios. Empece a notar que tenia la respiración muy alterada y que estaba sudando bastante, me tire encima de los fardos de paja como si fueran una cama, me puse los cascos y mi música relajante para ver si podía pensar con mas claridad. Intente concentrarme pensando en como podría encontrar rápidamente la aguja pero cuando llevaba ya unos minutos dandole vueltas y sin ocurrirme ninguna idea nueva empece a notar como percibía el espacio. Seguía viendo fardos de paja pero sabia que no estaba ahí lo que estaba buscando. Espere entusiasmado para ver si el rango de esta nueva percepción aumentaba y podía encontrar mi objetivo. Hubo un punto en el que noto que algo no encajaba pero seguí buscando cual era el limite que podía alcanzar. De repente sonó una voz neutra procedente de unos altavoces que había en la puerta dijeron una de las peores frases del mundo -Quedan. cinco. minutos- Me levante exhausto y fui a buscar la anomalía que había encontrado antes y resulto ser la aguja que estaba buscando, la cogí y justo después mire a una cámara de seguridad que había en una esquina de la  habitación  mientras mostraba una amplia sonrisa y levantaba con la otra mano el pulgar en señal de victoria.  al momento vuelve a sonar la voz artificial diciendo-Prueba superada-

Con un sentimiento de superioridad salí de la habitación pensando en todas las veces que había escuchado esa frase en la pantalla del monitor mientras jugaba.

Ver perfil de usuario

11 Re: Utopía [Rol] el Miér Sep 28, 2016 3:28 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.  
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

/Bufet/ - /Sala de pruebas/
~Con sus compañeros - Sola con Winter~

Venimos de las Islas Fénix, están en Oceanía- respondió Lielve -Wow, que exotico- comentó inmediatamente Narkissa tratando de imaginar en su mente como debía ser aquel lugar. -México, en Centroamérica- dijo por otro lado su compañero Máximo usando un repentino y un tanto gracioso cambio de acento en su voz que hizo reir alegremente a la jóven rubia, no en señal de burla, sino más bien debido a lo amena y agradable que era la situación. -Deben ser lugares hermosos- comentó de manera general a sus compañeros -Bueno, mi compañera y yo somos de Asia, más bien... de Rusia- al momento de decir la palabra "compañera" señaló con un delicado movimiento de su mano derecha a la gran loba blanca que se encontraba un poco más lejos de la mesa dormitando hecha un ovillo en el suelo.

Lastimosamente la conversación no pudo seguir mucho más ya que un hombre todo trajeado y de cabello negro hizo aparición -Buenos dias, nuevos pegasos- los celestes orbes de la jóven se clavaron fijo en el rostro del desconocido quien parecía ser una especie de autoridad. El mismo se presentó con el nombre de Shain y pidió que todos lo siguieran en dirección a las instalaciones para la "primera misión". Narkissa sin acotar nada al respecto, le dió un ultimo sorbo a su taza de té para luego silvar al aire llamando a Winter quién tardó solo milesimas de segundos en despertarse y ponerse de pié para dirigirse al lado de su dueña.

En grupo lo siguieron para observar como eran aquellas instalaciones del gobierno, fue un paseo largo a decir verdad pero muy educativo, incluso todas las preguntas que iban surgiendo sobre la marcha eran respondidas sin hacer esperar. Luego de un breve descanso todos llegaron a destino y fueron distribuidos por separado a diferentes salas donde se iban a realizar los chequeos médicos.

Narkissa se sintió más que nerviosa al estar sola con aquella enfermera dentro de la sala. Le supuso a la especialista todo un desafio el tratar de colocarle los aparatos para medirle las pulsaciones ya que la rubia se negaba rotundamente a que le metieran mano debajo de la camiseta. Las preguntas a responder eran sencillas pero toda una tortura para Stepanov, revelar detalles sobre su vida no le parecía del todo grato por lo que sus respuestan eran breves y concisas, pero a pesar de eso, para su suerte la enfermera se mostraba paciente con ella. Poco después a la habitación ingresó una doctora que tenía una pastilla y un vaso de agua en las manos, la rubia mostro cierto deje de desconfianza, pero sin oponer resistencia ingerió dicha pastilla y se tumbó como era debido. A los pocos minutos de su boca escapo un gran bostezo en señal de que comenzaba a sentirse cansada por el anestésico, le dirigió una mirada a su fiel compañera y le susurró -Nos vemos luego bonita- y luego de eso cerró sus ojos para hundirse dentro de un profundo sueño.

No supo cuanto tiempo transcurrió, pudieron haber sido horas o simples minutos cuando lentamente comenzó a abrir sus ojos observando como la silueta difuminada de Winter que se encontraba frente a ella lentamente cobraba una forma más definida. Los sonidos llegaban a sus oidos de manera lenta y apagada, podía percibir el triste gimotear de su compañera quién podia notar algun tipo de cambio en el interior de la rubia. -¿Dónde estoy?- se preguntó así misma confundida al notar que se encontraba en una habitación completamente blanca. El sonido de una puerta abrirse la hizo sobresaltar pero la calma llegó con suma rapidez cuando notó que era nuevamente la enfermera quién le hizo exactamente las mismas preguntas de antes, luego de eso le proporcionó ropa limpia y le notificó que tenía que dirigirse a la habitación 14 para encontrarse con Shain. Una vez que lue fue a visitar el mismo le dió la misión que tenía que realizar.

La sala asignada para la misión era bastante grande, dentro de la misma de manera muy ordenadas y alineadas se encontraban nada más ni nada menos que 100 bolas casi identicas una de las otras. -¿Con que dos rellenas de plomo, eh? Esto va a ser dificil- comentó en voz baja para sí misma al tiempo que se cruzaba de brazos. ¿Cómo iba a hacer para encontrarlas? Siquiera sabía en que consistía su "nuevo don" aún y para empeorar un poco la situación, aún tenía que despertarlo. *Bien, repasemos todo una vez más* pensó cerrando sus ojos momentaneamente recordando cada palabra que le dijeron de la misión *"Puedes tocarlas pero no levantarlas"* resonó aquella frase en su mente *Tocarlas...* resonó aquello solo casi como un eco fantasmal, esa debia ser la clave.

Se acercó a la bola que tenía más proxima, limpió el sudor que sentía en las palmas de sus manos con la tela de su pantalón producto del repentino nerviosismo que comenzaba a nacer en lo más profundo de su alma, y luego, lentamente acarició la bola con la yema de sus dedos. -¡AAH!- dejó escapar un corto pero asustado grito y retiró su mano rápidamente del objeto ¿Qué era lo que había ocurrido? Delante de ella, al lado de la misma bolsa, casi por arte de magia había aparecido una borrosa imagen con datos, casi como en segundo plano, allí glotando dandole las respuestas que buscaba. Mordió su labio inferior con fuerza y pasó una de sus manos por sobre su cabello despeinandolo un poco en señal de inquietud. Todo aquello era tan raro y tan nuevo para ella.

Trato de calmar su respiración tomandose pocos segundos ya que el tiepo apremiaba y solo tenía unos míseros 30 minutos para lograr su objetivo. Nuevamente realizó lo mismo, apoyó su mano sobre la bola y al lado de esta comenzaron a aparecer diferentes datos, tales como la composición de la misma, el tamaño que poseía y su peso... -El peso...- susurró con la voz un tanto temblorosa ¡No podía creer lo que estaba haciendo! ¡Podía verlo todo!. El nerviosismo dió paso a un estado de excitación y alegría, casi parecía que ya tenía control sobre el juego. Esbozó una pícara sonrisa y afiló su mirada, tenía que concentrarse y ver bien el peso de las bolsas. Muchas de ellas eran absurdamente livianas y algunas otras tenían un peso que la hacían dudar sobre si aquellas eran las que contenían plomo o no. Pero luego de mucho tocar y concentrarse, ya casi al final, con solo unos pocos 3 minutos de sobra y la mente sumamente cansada, las encontró, las 2 más pesadas de todas. -¡Son estas!- exclamó cuando las encontró a ambas para luego señalar la posición en las que se encontraban casi igual que un niño cuando éste encontraba algo que le llamaba mucho la atención.
Rol off: Editado. Juro por la madre patria que leí "bolsas" en vez de "bolas" fjsafjaja


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

12 Re: Utopía [Rol] el Sáb Oct 01, 2016 5:14 am

Segunda Parte
Una alarma marca el final de cada prueba. Excepto Liel, que está dentro de la caja, el resto de prendas os esperan en el hall, junto a Shain, que os aplaude sarcásticamente.
-Bien hecho, pegasos -No sabeís si es ironía o no, y por su gesto tampoco sabriais distinguirlo -Los resultados de la prueba llegarán mañana, por la mañana tendremos una reunión donde os explicarán todo debidamente -Hace una pausa y comienza a andar -Por aquí -Dice tras unos segundos de pausa- Vamos a conocer a vuestro mentor. Tendreís uno por persona, él se ocupará de entrenaros, cuidaros y enseñaros las responsabilidades de este premio hasta que os creamos suficientemente diestros en él para que continueís por vuestra cuenta -La explicación continúa hasta la que suponeis es la puerta de una sala de reuniones.
Al entrar os encontrais un patio pequeñito y todos los demás pegasos dentro de la habitación. Prendas animales y humanas se encuentran sentadas en unas butacas cercanas que rodean el lugar desde balcones no excesivamente altos. Podeís contar unas veinte personas allí abajo, y casi las mismas prendas.
Shain os lleva hacia el escenario, contandoós que sereís el grupo o subdivisión Ámbar, es vuestro nombre en clave como grupo y, como tal, os responsabilizais de lo que hace el resto.
Los Pegasos se muestran distantes, os miran, pero no se acercan. Diferenciais caras de enfado, de tristeza y otros evitando el contacto visual.
-Solo aquellos sin mentor o aprendiz pueden acoger a los nuevos -Añade vuestro anfitrión en voz alta. Los que no cumplen estas condiciones, desaparecen para sentarse junto a sus prendas. Abajo quedan nueve personas de años anteriores.
-Presentaros -Pide Shain. ¿Porqué? Os preguntareis, ya que las presentaciones fueron en la gala. -Es diferente -Os explica -No habeis tenido contacto de ningún tipo con el resto de premiados y ellos deben encontrar cierta confianza en vosotros para que seais escogidos -Los posibles mentores asienten a esas palabras. Teneis un post para presentaros como querais, dependiendo de como sea, tendreís un mentor u otro.


_________________

Ver perfil de usuario

13 Re: Utopía [Rol] el Sáb Oct 01, 2016 12:03 pm


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30




Al terminar la prueba y sacar a Liel de la caja, salimos de allí, donde me encontré con el dichoso Shain, quien aplaudía con ironía y me alababa de igual manera. Tal vez no era así y solo era que cómo me caía mal pensaba que lo había pronunciado de ese modo. En cualquier caso yo me lo tomé de ese modo y actué consecuentemente, aunque mi rostro y mis movimientos eran naturales apreté uno de los puños –No- oí de Liel que estaba a mi lado cuando le estábamos siguiendo. Me había calado desde el principio y sabía que aunque fuera solo un golpe lo daría con todas mis fuerzas –Déjalo pasar o nos traerás problemas- ante sus palabras aflojé el puño y respiré hondo. No le respondí si lo dejaría pasar o no, aunque Lielve sabía de sobra que me había tranquilizado lo suficiente como para no tener ganas de golpear a ese engreído con cara de idiota pijo. 

Escuché sus explicaciones hasta llegar al lugar donde conoceríamos a nuestros mentores, el lugar no era muy grande, y tampoco demasiado lleno… un buen lugar para una base secreta. Nos dan a los tres un nombre en clave, que he de admitir me gustaba bastante. Cuando todos se van y solo quedan 9 personas nos toca volvernos a presentar, esta vez dedicado especialmente a la búsqueda de un mentor. Yo di un paso al frente para hablar el primero –Me llamo Abiah Fénix, no quiero hablaros sobre mi historia ni sobre mi tierra natal, tan solo quiero deciros que busco a un maestro exigente. Me da igual si mi presentación os resulta escasa, yo estoy aquí para mejorar y acabar el entrenamiento pronto, no me importan las horas que tenga que pasar entrenando o las que tenga que estar sin dormir, lo que quiero es aprender a utilizar los poderes que tengo en el menor tiempo posible. Cualquier cosa que añadiera sobre mí, me parece inútil y una pérdida de tiempo para vosotros y para mí.- Tras mi presentación retrocedí para que otro se presentara. Sabía que podía haberme currado más la presentación y todo eso, pero encontrar un maestro a mi gusto significaba hacer algo que llamara la atención y que le diera curiosidad.

Ver perfil de usuario

14 Re: Utopía [Rol] el Lun Oct 03, 2016 11:23 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.  
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

/Patio pequeño/
~Con sus compañeros y futuros mentores~

Una fuerte alarma marcó el final de la prueba provocando que la joven rubia soltara un ligero suspiro de puro alivio. Al salir de aquella sala se encontró con el resto de sus compañeros y Shain en el hall. El mismo los felicitó a todos a pesar de que aquello venía acompañado de unos desagradables aplausos cargados de ironía, aquel comportamiento hizo que la Rusa frunciera el ceño en señal de desacuerdo, y en consecuencia, esto provocó que la blanquecina loba profiriera un grave pero corto gruñido en direccion al pelinegro como si estuviera sintiendo lo mismo que su dueña.

Pronto todos fueron guiados por los pasillos del lugar para presentarlos delante de los posibles mentores que iban a cuidarlos, enseñarles cosas y demás. Casi al finalizar la explicación de aquello se encuentran con una puerta que parecería conducir a una sala, pero en realidad, al abrir la puerta todo lo que mostró fue un pequeño patio con una considerable cantidad de gente y algunos animales. Sin emitir sonido alguno Narkissa observó curiosa el entorno clavando sus azules ojos en los diferentes rostro de los presentes, allí se dio cuenta que la expresión que llevaban muchos de ellos era de simple enojo o tristeza. *Que raro* pensó.

Fueron guiados a un escenario en el cual se acomodaron, allí Shain les contó que iban a conformar un grupo llamado "ambar", por lo que ahora ellos tres eran compañeros de verdad que iban a tener que trabajar codo con codo ya que todos se resposabilizaban por las acciones del otro. -Ok- respondió la rubia antes de que Shain se dirigiera al grupo antiguo de pegasos -Solo aquellos sin mentor o aprendiz pueden acoger a los nuevos- tras decir eso mucho de ellos se alejaron dejandó así solo a nueve posibles candidatos. Finalmente el pelinegro les pidió a todos que se presentaran una vez más.

El primero en hacerlo fue Abiah, su presentación en sí habia sido llamativa debido a la propia rudeza de sus palabras, aquel muchacho si que parecía querer todo un desafió del cual pudiera lograr sacarle el jugo. Stepanov mantuvo sus ojos bien abiertos en señal de sorpresa hasta que el chico retrocedió dando en claro que había terminado de hablar ¿Cómo era posible que le hablase de esa manera a una persona que iba a ser su tutor? La muchacha no estaba muy segura de si catalogarlo como alguien rebelde, de caracter fuerte o como un simple idiota. Pero bueno, aquel no era el momento de pensar en ese tipo de cosas, era su momento de presentarse al resto.

A diferencia de su anterior compañero, ella prefirio realizar una presentación breve y humilde, comenzando así a hablar con un tono de voz calmo y amigable -Buen día- su mirada se paseó rápidamente por el rostro de aquellas nueve desconocidas personas para analizar sus expresiones y recordar sus facciones -Mi nombre es Narkissa Stepanov. Para mi es todo un placer encontrarme aquí en este momento. Espero llevarme muy bien con aquella persona que me elija para ocupar el cargo de mentor, además de que me enseñe todas las utilidades que tiene mi nuevo don- en su rostro se dibujó el esbozo de una cálida sonrisa. Aquello era todo un logro ya que a pesar de estar en aquella situación, delante de tanta gente desconocida y en un entorno que del cual poco y nada sabía, se sentía calma. Tan solo esperaba que aquello durara un buen rato. -Oh y por cierto- agregó de pronto para luego silvar al aire llamando a su compañera quién se encontraba vagando por el lugar olfateando. La cánida se acercó tranquilamente hasta su dueña para luego sentarse a su lado observando con sus ambarinos ojos a cada una de las nueve personas. -Ella es Winter, mi compañera de andanzas. Ambas daremos nuestro mejor esfuerzo- así fue como finalizó su presentación, le dió unas suaver palmadas a la cabeza de la loba y luego observó a Max para darle la señal de que era su turno. [/b][/color]


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

15 Re: Utopía [Rol] el Sáb Oct 08, 2016 8:24 pm


Max:

Nombre: Máximo Martinez Valdez; Alias: Max

Edad 24 años

Sexo: Hombre

Facción: Centroamericano (México)

Talento: Desarrollador, creador y controlador de un nuevo sistema de seguridad extendido a nivel mundial

Personalidad: Max es un joven alegre, divertido, inteligente y honesto. Suele contar chistes y hacer bromas a la gente especialmente a los que no les agradan. A pesar de su actitud bromista Max esta marcado emocionalmente por la muerte de sus padres aunque intenta esconderlo con su sentido del humor. Las pocas personas que superan esta barrera se dan cuenta de que es un chico inseguro en busca de una nueva creación que le meta en los libros de historia. Solo se pone serio cuando se enfada o la situación lo requiere la situación.

Imagen: Max tiene el cabello negro rizado, unos ojos marrones que amenazan a todos aquellos que han intentado ponerse en medio para conseguir sus metas.Tiene unas orejas puntiagudas parecidas a las que tendría un elfo y una cara alegre rematada con una sonrisa picara que te recuerda que no debes dejarle cerca un mechero o un cuchillo. constitución ligeramente delgada que oculta una extraña resistencia por el uso frecuente de sus herramientas. Lleva siempre encima como colgante el anillo de alianza de su madre.
Spoiler:
 

Historia:
Max nació en una familia que estaba empezando a desmoronarse. Su madre Emilia Valdez había tenido un mal embarazo por su tozudez de seguir trabajando en el pequeño taller del que era dueña su familia hasta pocos días antes del parto, su marido y padre de Max ;Sammy; le había dejado hacer lo que quería debido a la total confianza que tenia en ella. En el momento del parto debido a una negligencia medica y a muchos pequeños detalles que no fueron como estaban planeados Emilia Valdez falleció después de dar a luz. Sammy destrozado con la responsabilidad de criar a Max intento seguir viviendo, aunque le resultara doloroso.

Sammy un reconocido ingeniero empezó a sucumbir a la presión pocos años después del nacimiento de Max dejando de lado su trabajo y sumiéndose poco a poco en el mundo de las drogas. Decidió que su hijo debía tener la vida de una persona y lo mando con el hermano de Emilia, Rafael, que se había convertido en único dueño del taller familiar. 

Ya desde muy joven el resto de compañeros se reían de él porque no tenia madre y su padre era un drogadicto. Deicidio hacer oídos sordos y salir corriendo del colegio para ir ayudar a su tío en el trabajo haciéndole pensar que las maquinas eran mejor compañía que las personas causándole un aislamiento serio durante el colegio. 

En el momento en el que entro en el instituto intento mostrar una cara nueva para no volver a quedarse solo. Como la mayoría de compañeros eran los mismos que durante el colegio intento acercarse a un chico que no había visto nunca, ni siquiera por el barrio. Con un par de bromas y algún comentario sobre una serie que habían estrenado hace poco empezó  su amistad con Jason. Max en esta época intento ayudar a su padre a dejar las drogas aunque fue un proceso largo y conseguía mas sufrimiento que resultados haciendo que se frustara. Jason intentaba animarlo en clase e intentaba acallar los rumores de su padre dentro del instituto aunque sin mucho éxito aunque así consiguió conocer a Piper que se unió pasando a ser el grupo de 3 personas.

A los 18, cuando los 3 amigos estaban preparándose para las pruebas de acceso Max descubrió que en realidad su padre no había hecho ningún avance con su problema con las drogas y les propuso a sus 2 amigos mudarse a una casa cerca de la universidad.
Estudiar ingeniería informática le parecía apasionante aunque la gente le llamara loco por pasarse horas delante de un ordenador luchando contra lineas de código que no tenían ningún sentido. Una vez independiente en el pequeño piso de estudiantes empezó a disfrutar de su vida,  comenzó a hacer amigos en su clase, entro en un equipo de baloncesto amateur, salia de fiesta; disfrutaba cada día como si fuera único. Mientras tanto sus compañeros de piso empezaron a estrechas cada vez mas su relación. Y sin darse cuenta habían pasado 4 años.

Unos días antes de su graduación fue a visitar a su padre en la clínica de desintoxicación donde estaba internado. Pidió un permiso para que pudiera asistir a su graduación como un ultimo intento de reconciliación. Sammy prometió asistir a la ceremonia y volver a ser alguien importante para el.
En la graduación con sus dos amigos inseparables estaba siendo el día mas feliz de su vida hasta que una vez terminada la ceremonia cuando estaba buscando a su padre entre la multitud le comunicaron la noticia de que había fallecido en un accidente de trafico de camino. Max en shock junto a la pareja fueron al hospital a identificar al fallecido.

Una vez recogidas todas sus pertenencias del centro de desintoxicación encontró una carta en la que se despedía de Max, una nota en la que se disculpaba por todo el sufriendo que había causado y los datos de varios seguros de vida siendo él el único beneficiario. Al final de la carta estaba escrita su ultima voluntad: utilizar el dinero que había ganado para crear algo que le marcara la vida. Sammy quería que tuviera un hijo pero Max pensó automáticamente en su proyecto de final que no podía hacer por falta de financiación. A punto de llorar abrazo a sus amigos y les hizo una oferta que no podían rechazar.

Año y medio de desarrollo dio lugar al sistema Cerberus. Un nuevo sistema de seguridad de fácil distribución con un altísimo nivel de seguridad al que solo el como administrador tenia control total. Cuando había empezado las transiciones de los sistemas de seguridad de algunas multinacionales, entre las facturas que llegaban de forma constante todos los días encontró una carta del gobierno extraña. Abriéndola con cuidado pensando que iba a ser un nuevo impuesto que le complicaría un poco mas el día se encontró con que era una invitación para el Premio Pegasus. Pensando que era una buena idea de marketing empezó a reservar una cita para la fiesta en la que seria presentado...

Prenda: Jason
Spoiler:
 

Poderes:
Spoiler:

Radiestesia: Habilidad para localizar objetos. Es necesario conocer el objetos en cuestión para encontrarlo. Por ejemplo, si se busca una caja sin saber como es, se encontrarán todas las cajas de alrededor.
--Usar el poder te cansa ya que debes concentrarte durante al menos 1 minuto por metro en el que quieras buscar. Con una siesta se te pasa. 
--Puedes acelerar el tiempo de búsqueda a la mitad con ruido blanco, canto de ballenas o ruidos oceánicos.  

Gustos:
-Los ordenadores 
-Aplicaciones inútiles pero graciosas del teléfono móvil
-El sonido de engranajes que encajan y funcionan muy bien
-Los fuegos artificiales
-El crepitar de una hoguera
-Las noches en vela durante las que trabaja

Disgustos:
-Las drogas
-Las peleas
-Ver sufrir a gente a su alrededor
-Los dentistas

Extras
-Lleva siempre en el cuello cuentas de collar los anillos de matrimonio de sus padres
-Tiene un cinturón con varios bolsillos donde guarda varios móviles, un MP3, sus cascos y algo de bollería industrial
-Cuando trabaja quiere estar solo para poder concentrarse pero el resto del tiempo busca estar con alguien
-Cuando no hay nada que le llame la atención se pone los cascos y escucha música  mientras revisa algunos papeles de su empresa



Cuando salí de la habitación me sentí eufórico pero al ver otra vez la cara de Shain con esa expresión tan superficial no pude evitar pensar que podría ser un poco mas amable, aun nos estábamos conociendo... Poco después nos explico la situación a todos y la idea de un mentor no me terminaba de gustar. Tener a alguien encima asegurándose de que todo lo que hago esta bien sonaba muy poco alentador. Ademas esperar un día por unos resultados de una prueba tan absurda tan rápido me pareció bastante surrealista. 

Nos dirijamos finalmente a una sala donde había bastante gente.  Deje que mis compañeros se me adelantaran en las presentaciones y cuando finalmente llego mi turno hable pensando en mi futuro dentro de este mundo nuevo lleno de cosas que no sabia y que podia aprender. Di un paso adelante y empece a hablar con decisión -Buenos días...- tras una pausa breve para saber que todos me prestaban atención continué -Mi nombre es Max y busco a alguien que este dispuesto a enseñarme todo lo que sepa sobre estos nuevos poderes que he obtenido. Tengo motivación, ganas de aprender, facilidad para concentrarme y buena memoria. Llegare a ser el mejor en mi especialización o en todo lo que este a mi alcance, mi meta es la cima y luchare con uñas y dientes para conseguirla y mantenerme ahí.- Termine diciendo mientras me colocaba en posición de firmes y con mi mejor sonrisa para demostrar a mis posibles mentores mi forma de ser. -Ahora ya solo toca esperar a ver como terminan de pelear todos para ser mi mentor- Pense nada mas terminar

Ver perfil de usuario

16 Re: Utopía [Rol] el Dom Oct 09, 2016 6:05 am

Segunda parte
La primera presentación causa murmullos entre los asistentes. Muy pocos mantienen el tipo y siguen mirando al novato.
La siguiente no llama la atención de nadie, una chica amable y segurade si misma fácilmente conseguirá un mentor, por lo que se oyen pocas palabras en las butacas.
Para el último, los mentores que quedaban se miraron entre ellos y empezaron a reirse. Una clara burla. Solo una voz se alzó sobre las demás.
Tras esto, los mentores hablan entre ellos. Os parais en ese momento a observarlos. Cinco hombres y cuatro mujeres.
Entre ellos quizás diferenciais alguno por las noticias, pero teneís la oportunidad por fin de verlos de cerca. Tambien os dais cuenta de que, en caso de cruzaroslos por la calle, probablemente no os llamarian la atención, ya que son personas normales. Esto quizás os hace sentir más tranquilos, son personas normales como vosotros, o tal vez os moleste, son capaces de pasar desapercividos si lo necesitan.
Unos minutos de reunión alejada de vosotros y tres de esas personas se acercan unos pasos. Un hombre con gesto no muy amable, con una cicatriz desde la ceja derecha hasta casi el cuello y vestido con ropas oscuras de color rojo. A su lado, una niña de apenas 12 años de pelo largo castaño, con una sonrisa amable y curiosa, con un vestidito de color blanco y decoraciones azules.
-¿Pegarnos por tí, pequeño potro? -Una mujer de treinta años y voz dulce salió de detrás de los otros. Vestía similar a una secretaria, con un traje de falda ajustada de tonos marrones y negros -Creo que tienes mucho que aprender sobre este sitio.
Ellos se acercan al que hayan elegido. Arkan, el hombre, tiende la mano a Abiah. La pequeña Cira sonrie a Narkissa y Lucía, que se acerca con una mueca burlona a Max.
-Tendreís tiempo de conoceros mañana por la tarde -Explica Shain antes de que todos los experimentados se marchen sin decir una sola palabra. De nuevo, os quedais a solas con él.
-Hoy podeis escoger quedaros aquí o volver por esta noche a vuestro hogar para recoger las cosas que os quedan allí, mañana organizaremos vuestro traslado al edificio de los Pegasos y cuando acabeís la formación os daremos el equipo necesario -Explica, leyendo los pasos en su ya característica carpeta -También tendreis mañana una reunión con los gobernantes y otra con los mentores y... -continúa tras pasar la página - entrenamiento nocturno. Eso es todo -Os tiende a cada uno de vosotros una hoja exacta a las de vuestros compañeros. En ella aparece la agenda del día siguiente.
14:00 Comida llegada
15:00 Reunión Gobierno
16:00 Mudanza al Edificio Pegasos
19:00 Reunión Mentores y entrenamiento
22:00 Cena
Podeis escoger entre volver a casa esa noche o quedaros en el hotel. Como siempre, vuestra prenda no tiene voz ni voto. Si os vais, va. Si os quedais, se queda.
Si quereis más datos de vuestros mentores, más tarde os mandaré una descripción por MP.
Podeis hablar entre vosotros y eso, este rol no es personaje a personaje, tened en cuenta que ahora sois un equipo.


_________________

Ver perfil de usuario

17 Re: Utopía [Rol] el Lun Oct 10, 2016 5:44 pm


Liel:

-Nombre: Lielve Aska, Liel

-Edad: 20

-Sexo: Masculino

-Facción: Oceanía 

-Personalidad: Liel es una persona tranquila y pacífica, que tiene mucha paciencia y aguante. Él nunca se alarma cuando ocurren cosas inesperadas, pero es incapaz de mantenerse quieto cuándo hay algo que no le gusta o no quiere. Tiene una gran amabilidad que la demuestra de mil u una formas y un gran sentido del deber por lo que ayuda a las personas por más que le caigan mal. Liel es alguien cálido en el que se puede confiar para todo tipo de cosas, siempre y cuando no sea hablar en público, pues las grandes multitudes le agobian mucho.

-Imagen: Tiene el pelo de color gris y siempre está algo desordenado. Sus ojos son azules, grandes y expresivos, por los cuales una persona normal sabría los sentimientos de él sin tenerlo que conocer en exceso. Al igual que Abiah tiene un tatuaje cerca de su ojo derecho, pero este sólo ocupa desde el final del ojo hasta mitad de la mejilla, y es del mismo color que su cabello. Tiene una sonrisa muy discreta y apacible, que te hace preguntarte si de verdad es real. Es bastante delgado y sin nada de musculatura, que añadiéndole el rostro tan aniñado que tiene le hace parecer más joven e incluso a veces una chica.

Lielve:









-Historia: Nació en Rawaki, dónde vivió con su madre. Ella nunca le ocultó la verdad, Liel era un niño al que su padre no deseaba, pues éste era una persona muy importante para el mundo y no quería que las personas supieran que tenía un hijo bastardo fuera del matrimonio. 

Por culpa de no tener un padre que le hiciera ser un chico aventurero y divertido, se convirtió en un niño calmado que le gustaban hacer cosas manuales, como la pintura, cocinar o coser. Lielve nunca creyó que eso fuera algo extraño, al igual que su madre, la que estaba encantada con tener un niño tan dócil y amable como era Liel. Hasta que un día conoció a Abiah, que se había presentado en su casa con la excusa de que estaba de aventura. Aquella persona le cambió la vida, descubrió lo que era divertirse a la intemperie, mancharse de barro y caerse en las rocas. Al principio era un poco reticente a salir, pero poco a poco fue convirtiéndose en rutina con la condición de que cada cierto tiempo se quedarían tranquilos en su casa. Abiah se convirtió en su mejor amigo, incluso con la gran diferencia de personalidades, pues aunque Liel era muy tranquilo, Abiah siempre conseguía hacer cosas divertidas y hacerlo reír. 

Lielve no era tan abierto, ni tan seguro de sí mismo como Abiah, pero consiguió con un poco de ayuda conocer a los otros chicos de las otras islas que de vez en cuando venían a jugar. 

Cuando ya tenía 9 años, vio cómo Abiah a tan poca edad ya había conseguido su tatuaje... sin embargo lo que más le marcó a esa edad fue el cambio de su amigo ya no era la persona que conocía alegre y divertida, siempre con energías para algo más. Su cambió se debió a la muerte de su madre y al cambio de su padre. Lielve siempre estuvo a su lado, y se dio cuenta que realmente no había cambiado tanto, tan solo tenía un muro que había que saltar para poder encontrar a la persona que él conocía.

Dos años después murió el padre de Abiah, haciendo que Liel y su madre se trasladaran a la casa de Denra y Abiah para poderlos cuidar, alimentar y consolar. Con el tiempo le enseñó a dibujar y a pintar para entretenerlo, y se notaba que aunque no era algo que le sirviera, le divertía. Ya con 12 años Liel se ganó su tatuaje por su gran arte en dibujar, en especial por los mapas que realizaba cuando se aburría.

Tuvo una adolescencia tranquila, ayudando a su madre y cuidando de Denra. No había mucho que hacer que no fuera estar por allí tranquilo y esperar a que fuera época de reunión y así poder ver a todos sus amigos juntos. Sin embargo con 16 años se embarcó en un viaje con Abiah, su madre le había dicho que era bueno ver el mundo y que le resultaría emocionante, así que sin pensárselo mucho más empezó el viaje junto a su mejor amigo. 

Para ganar algo de dinero y que su madre no tuviera que pagarles todo, ambos decidieron hacer lo que mejor se les daba para conseguir dinero. Liel decidió vender las pinturas y las cosas que hacía, siempre firmando con la traducción de su apellido "Ceniza". Pasaban los años tranquilamente, hasta que un día Abiah le dijo que le habían estado ofreciendo ser un Pegasus y éste se había negado rotundamente, pero que tras tanta insistencia había terminado por aceptar después de mucho tiempo. 


-Gustos: 

+Cocinar
+Dibujar y pintar
+Tocar el violín
+Ayudar a Abiah con sus entrenamientos
+Acoger animales (De todo tipo)
+Viajar

-Disgustos:

+Que se le queme la comida
+Que Abiah se salte la hora de comer
+Los tonos altos de voz
+Aburrirse
+Las grandes multitudes de gentes
+Tener que hablar en público

-Extra:

+ Tiene un anillo atado al cuello, del cual no habla nunca.

+ Es la única persona con vida que conoce el género de Abiah.

+ Sabe quién es su padre por las fotos que tiene su madre de él, al principio dudaba de que fuera su padre por que no se parecían en nada, pero luego descubrió que tenían el mismo color de ojos.

+Allá a dónde vaya, se lleva un bloc de dibujo y un lápiz para entretenerse.

-Color de roleo: 6593d4


 
No me sorprendió la presentación de Abiah, yo me había alegrado bastante cuando supe que había una presentadora que hablara por él. Así que cuando dijo Shain que se tenían que presentar me preocupé un poco, seguramente se ganaría que ninguna persona quisiera enseñarle. Las otras dos presentaciones fueron más tranquilas y normales, por esto cuando terminó las personas que se le acercaron eran más normales que la que se le acercó a Abiah… Era un hombre de unos 25 años de cabello blanquecino, ojos dorados y piel morena… parecía ser un chico normal en las islas en las que yo había nacido, salvo que en vez de un tatuaje en el ojo tenía una cicatriz desde la mejilla hasta el cuello.
 
Enseguida me percaté que al estrecharle la mano Abiah tenía una sonrisa de satisfacción. Había conseguido lo que quería, un maestro fuerte y que le gusten los retos. Justo cuando vi de lejos que abría la boca para decir algo a su nuevo maestro, Shain lo interrumpió diciendo que ya tendrían tiempo mañana para conocerse. Tan solo era un pequeño gesto, pero la pequeña arruga que se formaba entre sus cejas era de mucho enfado y frustración por saber que no debía golpearlo. Esta se le disipó cuando supo que podía volver a casa a la isla esa nochever a mi madre y a su hermana y recoger sus cosas, en especial sus armas y su ropa, y yo aprovecharía para traerme mis dibujos, bocetos y todos mis utensilios.
 



Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30


 

Seguí escuchando lo que decía el charlatán de Shain, pero no le prestaba demasiada atención, ya estaba pensando en todo lo que me iba a llevar de mi casa y que vería a mi hermana y a mi tía. Miré el folleto… si es que era un folleto o quizás un horario. Cuando me lo leí supe que era un horario desde el día de mañana a la hora de comer –Yo creo que iré a mi tierra natal, debo de recoger multitud de armas y de paso saludar a mi familia- les comenté a los que ahora serían mi equipo -¿Qué haréis vosotros?- pregunté por educación ya que poco me importaba realmente.

Ver perfil de usuario

18 Re: Utopía [Rol] el Lun Oct 17, 2016 5:41 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.  
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

Luego de todas las presentaciones, solo tres personas se acercaron al grupo de muchachos, en otras palabras, los mentores. Narkissa observo curiosa al hombre de piel morena que iba a cuidar de Abiah, luego su expresión se mostró casi maravillada cuando se posó en aquella mujer de voz sumamente dulce que iba a ser la mentora de Max, finalmente, su expresión se volvió bastante desanimada al observar que la persona que iba a estar a su cargo... tenía aproximadamente 12 años. Aquella muchachita de largo cabello castaño y brillantes ojos azules le sonrió ampliamente a lo que la Rusa le devolvió el mismo gesto a pesar de que en el fondo no se mostraba tan conforme ¿Pero quién sabe? A lo mejor aquella niña era toda una prodigio, no tenía que juzgarla solo por su apariencia.

-Tendreís tiempo de conoceros mañana por la tarde- explicó Shain llamando la atención de todos antes de que decidieran marcharse. -Hoy podeis escoger quedaros aquí o volver por esta noche a vuestro hogar para recoger las cosas que os quedan allí, mañana organizaremos vuestro traslado al edificio de los Pegasos y cuando acabeís la formación os daremos el equipo necesario - dijo mientras leía algo en su carpeta -También tendreis mañana una reunión con los gobernantes y otra con los mentores y...- continuó al pasar página tras página -entrenamiento nocturno. Eso es todo-. Inmediatamente Narkissa inclinó ligeramente la cabeza al igual que un cachorro confundido -¿Entrenamiento nocturno?- murmuro casí para sí misma tratando de descubrir el porqué de ese inusual horario para entrenar. Luego de eso todos recibieron una hoja con diferentes horarios para el día siguiente.

Yo creo que iré a mi tierra natal, debo de recoger multitud de armas y de paso saludar a mi familia- les comento Abiah -¿Qué haréis vosotros?- finalmente preguntó. -Yo, pues...- comenzó a responder la rubia mientras terminaba de ordenar las ideas en su mente -Creo que me quedaré... a fin de cuentas no tengo nada que buscar ni de quién despedirme en mi tierra natal, además prefiero dejar algo allá por si algún día tengo que volver ¿Quién sabe?- comentó.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

19 Re: Utopía [Rol] el Vie Ene 06, 2017 10:11 am

3 de Julio del 20XX
15:00 - Reunión con el Gobierno
Sala de reuniones del Edificio de la Sede
Alpha

Las decisiones están tomadas. Max y Abiah deciden volver a casa por última vez, mientras Narkissa prefiere quedarse. Ambos Pegasos son ayudados a preparar sus maletas y acompañados al aeropuerto. Arkam, el mentor de Abiah, le avisa que no puede acompañarla por problemas con su prenda, Lucía en cambio, se marcha junto a Max.
Sobre las 12 del día siguiente, Abiah regresa junto a su prenda al hotel. Arkam, junto a Narkissa y Cira estan esperandola en recepción. Una pequeña investigación ha hecho que se descubra que, la razon por la cual Max había sido premiado solo era una mentira, ya que los planos de su "cerradura" eran en realidad de uno de sus amigos. Por estas razones, ha sido eliminado del proyecto. A cambio, dado la extraña situación, un chico fascinante, que había encantado al gobierno nada mas conocer su caso, había sido avisado y en ese momento estaba terminando la prueba de poder.
Un tentempie y un breve descanso después, Shain os va a buscar a la sala de espera del piso superior. Os guia a una habitacion vacía con doce asientos, de los cuales cuatro os corresponden a vosotros y vuestras prendas y otros dos a vuestros mentores. Por indicaciones de Shain, cada uno se sienta en la butaca que le corresponde, excepto Winter que tiene una almohada de similar color en el suelo, donde correspondería la butaca.
Tras eso, Shain sale y, unos minutos despues, vuelve con un chico y una mujer vestida con kimono. La mujer os suena, es Megumi Sasaki, del mismo grupo que Arkan, conocida por su don de telepatía. al otro chico no lo conoceis. Ellos se sientan a la derecha de Abiah y debeis esperar un poco más hasta que por fin el resto de butacas se llenan con gente trajeada. Shain, el último, toma asiento al lado de Winter.
-Bienvenidos nuevos Pegasos -Comienza el hombre que se ha sentado en uno de los laterales, frente a vosotros Megumi -Los resultados de las prueas han llegado ya, incluida la tuya -Añade, mirando al más nuevo de los Pegasos -Todos conseguisteis activar vuestro poder sin necesidad alguna de ayuda por nuestra parte, lo cual es impresionante -Un par de aplausos vagos irrumpen en el silencio formado. El hombre os elogia brevemente y da paso a otro compañero, una mujer cuyo pelo esta cubierto bajo el panuelo musulman.
-Todos habeis tenido la oportunidad de regresar a vuestros hogares durante el dia pasado, excepto Azzim -Para aclararos, señala al compañero del cual no sabíais el nombre -, que dado que acaba de volver no requiere de visitar su casa -En la blanca pared aparecen un monton de imágenes, con las vuestras algo más ampliadas. La mujer se levanta y amplia cada una por separado mostrando que Abiah posee proyección astral, con un video con cámara especial, donde se ve una distorsion saliendo del cuerpo de la chica, que queda incosciente en el suelo; Narkissa y su poder de psicometría, en donde se marcan las bolas diferentes; y la prueba de Azzim, donde se muestra como es capaz de, tras casi media hora concentrado, averiguar una contraseña tan solo rozandola.
-Aqui os enseñaremos a controlar y entrenar vuestro nuevo don sin preocupaciones y sin costes añadidos
-
Shain se levanta y, uno por uno, os entrega unas fotocopias donde aparecen datos sobre vuestro poder propio, información sobre vuestro estado físico y las recomendaciones para mejorar. Las últimas dos hojas son preguntas sobre el poder, sobre cómo se ve el mundo espiritual o de que forma sabias que esas bolas eran las correctas, en resumen 10 preguntas sobre vuestros poderes.
El siguiente en tomar la palabra, una mujer algo mayor de pelo blanco y sonrisa dulce, os explica que el gobierno lleva casi dos décadas con el proyecto que ahora es conocido mundialmente, pero que han sido muchisimos más de los que creeis, por investigación, pruebas y busqueda de financiación.
-La situación actual del Gobierno ha formado una enorme red de información mucho mayor que el propio internet, con datos de todas las personas que viven en la Tierra. Esto nos permite conocer el estado de nuestros ciudadanos, sus necesitades, metas e incluso, sus habilidades -Su sonrisa es tranquilizadora, como si fuera vuestra abuela. Abre una carpeta y os acerca a cada uno unas hojas grapadas, seis en total. En la parte superior, escrito en grandes letras "contrato de confidencialidad".
-Os explico
-Comienza la mujer con una sonrisa, abriendo en la pantalla una copia del contrato ampliada. Con un puntero laser, va señalando poco a poco las partes que os explica -En el contrato, donde aparecen vuestros nombres y el puesto de premiado con el don Pegasus os pedimos que no divulgueis la información recogida durante las misiones, pues al ser sobre personas reales podría ser utilizado en nuestra contra o de forma negativa para aquellos que aparecen en os informes. En la primera cláusula os definimos algunas palabras, es una parte obligatoria -Bromea, riendose suavemente y continua su discurso -En la segunda, nos aseguramos que toda información escrita que llegue sea cual sea el método es completamnete confidencial y será tratada como os explicaremos en otra reunion. En la tercera y la cuarta, aclaramos que será mostrada solo aquella información que es conocida públicamente o cuya fuente permita mostrar, siendo en caso contrario almacenada bajo fuertes medidas de seguridad. En la quinta se añaden al contrato toda grabación, libros de cuentas, listas de clientes, socios y demás datos internos del gobierno. La sexta excluye aquella información privada que tengais permiso para divulgar. La septima extiende vuestra responsabilidad en caso de que algo de esto se hiciera público por vuestra mano, siendo la octava la cláusula habitual de inclumplimiento, que consta de que sereis tratados para perder el don y acusados de tráfico de información personal -Señala en el contrato ampliado la octava cláusula, donde cita "El incumplimiento de las obligaciones de confidencialidad plasmadas en este documento, por cualquiera de los conformantes del cualquiera de ambos grupos, facultará al Gobierno presente de poder para, con ayuda de la justicia, sentenciar al acusado provocante del incumplimiento un castigo propio de su crimen" -La novena es la duración del contrato, que es mientras trabajeis con nosotros y la décima la legislación que se aplicará en caso de quebrar cualquiera de las anteriores -Tras unos aplausos vagos, todos los integrantes se levantan.
-Os dejamos hablar un rato, podeis dar una vuelta o quedaros, pero en diez minutos comenzara la reunion de nuevo
-Dije con una sonrisa hasta que, uno a uno, van saliendo, quedandoos los tres junto a vuestras prendas, ya que los mentores salen a estirar las piernas.


_________________

Ver perfil de usuario

20 Re: Utopía [Rol] el Vie Ene 06, 2017 3:12 pm

Azzim:
-Nombre: Principe Azzim Mashal bin Salleh...se hace llamar simplemente Azzim
-Edad: 25
-Sexo: Maculino
-Facción: Arabia
-Talento: Diagnosticar enfermedades en animales
-Personalidad: Se lo ve como una persona tranquila y pensativa, evita enojarse y simplemente ignora a quienes buscan molestarlo. Es amable, calido y sencillo, a pesar de haberse criado en una acaudalada familia llena de comodidades no necesita mucho para estar completamente a gusto. Un tanto solitario, suele disfrutar de pasar tiempo solo en la naturaleza o con animales, pero tampoco le molesta tener compañia.
-Imagen:
-Historia: Su historia, aunque inusual, se desenvolvio lisa y uniforme como los desiertos que adornaban su pais. Nacio siendo el menor de 16 hermanos y hermanas, hijo del magnate Abdala Abdelaziz bin Salleh, conocido como el rey del petroleo, quien acumulo una fortuna monopolizando los yacimientos de todo medio oriente; pero desde temprana edad se mostro mucho mas interesado en el exterior que en los lujosos pasillos de la mansion. Solia dar largos paseos por los establos, conversando con los caballos mientras los alimentaba y los atendia, encontrando en aquellas bestias una pureza y sencillez que nadie en su familia parecia tener, sintiendo que aquellos animales sin poseer nada eran capaces de alcanzar una mayor felicidad que el mismisimo rey con todos sus tesoros. A uno de sus favoritos lo bautizo Salam, que significa paz, ya que sin importar los problemas que le aquejaran, siempre lograba olvidarlos en la mirada de la atezada criatura. Una tarde, durante una de sus visitas, lo noto un tanto desanimado, intento alimentarlo pero se rehusaba a probar bocado y al dia siguiente ni siquiera lograba mantenerse en pie. Durante largas semanas recurrio a veterinarios y curanderos, pero ninguno pudo brindar al muchacho esperanza alguna, el caballo agonizaba. Azzim siempre recuerda aquella ultima noche, cuando se tendio frente al equino y acariciandole el hocico busco aquella paz que siempre descansaba en sus ojos, pero no la encontro. El espiritu del animal habia sido destruido por el sufrimiento, la hermosura de su alma se habia apagado aun antes de que su corazon dejara de latir. Ignorando la tradicion familiar, eludio la educacion militar, e inicio sus estudios para convertirse en veterinario, prometiendose que no dejaria que otro animal sufriera lo que su amigo Salam. Quizas por todo el tiempo compartido con los animales, o por la afinidad que sentia hacia ellos, logro desarrollar un gran talento para dilucidar lo que fuera que aquejara a sus pacientes, en ocasiones aun sin haberlos examinado apropiadamente. Invirtio los fondos de su padre en organizaciones ambientalistas y refugios, y finalmente abandono la comodidad de su hogar para unirse a Greenpeace y recorrer el globo usando su talento para salvar animales. A la edad de 25 años recibio la notificacion de que habia sido selecto para ser premiado con el don Pegasus, emocionado ante la esperanza de que podria significar de gran ayuda en su mision.
-Prenda: Una extraña especie de lagarto negro al que apoda "Smiley", ya que como mecanismo de defensa enseña sus dientes en una extraña sonrisa (el de la imagen)
-Poderes:
-Gustos: La naturaleza, los climas calidos, los animales, viajar, leer, dormir al aire libre, caminar descalzo, trepar, tocar la flauta.
-Disgustos: El maltrato a animales, la contaminacion, las personas ostentosas, maleducadas, disconformes, quejosas.
-Extra: Perdio un brazo intentando liberar a un cocodrilo atrapado en una red, por lo que su padre le costeo una moderna protesis que hasta posee ciertas utilidades para su profesion.
Sabe tocar la flauta celta y la utiliza para calmar a los animales

A decir verdad no entendia mucho de lo que estaba sucediendo, ni tampoco me preocupaba demasiado. Dormi durante casi todo el viaje al hotel ya que mis compañeros la noche anterior me habian preparado una fiesta de despedida y no habia pegado el ojo en toda la noche, al despertar me guiaron hacia un hotel que parecia construido para los dioses, me dieron una habitacion, formularios a rellenar, examen medico etc. Quitando lo lujoso y extremadamente profesional de los procedimientos seguian los protocolos standard para unirse a cualquier organizacion, por lo que no me preocupe demasiado y simplemente seguia las instrucciones. Me presentaron a mi tutora, una bella mujer japonesa que parecia haber salido de un lienzo tradicional de su pais, totalmente agradable y dulce no tardo en hacerme sentir completamente a gusto de tenerla como guia. Luego siguio "la primera mision" como la llamaban, la cual, gracias a las instrucciones de Megumi, resulto sorprendentemente simple para tratarse de algo imposible de lograr por un ser humano normal.
Aun sin poder recuperarme de mi asombro fui guiado a una sala de reuniones donde al parecer se encontraban mis nuevos compañeros, sonrei timidamente y agite levemente la mano a modo de saludo antes de sentarme y escuchar a los directores hablar. Cuando mencionaron que todos habiamos logrado activar nuestros dones me puse de pie y aplaudi energicamente sonriendo a mis compañeros, pero al ver que era el unico parado volvi a sentarme avergonzado. Siguieron unos videos donde pude apreciar los poderes de mis compañeros, pense emocionado que pareciamos salidos de una pelicula de ficcion. Por ultimo una señora nos explico el contrato que debiamos firmar, que en resumen decia que si hablabamos nos mandaban a la carcer. Acaricie la cabeza de Smiley, que durante todo el proceso habia estado bastante nervioso afirmado a mi hombro con la cola descansando alrededor de mi nuca, a decir verdad no se movia mucho, pero yo podia notar cuando no estaba comodo.
Ni bien terminaron de hablar no pude contenerme y me acerque a la hermosa criatura que se encontraba recostada en el suelo
-Es preciosa...-
Dije con asombro poniendome en cuclillas mientras la acariciaba cuidadosamente por si intentaba morderme, Smiley siseo sonriendole
-¿Es tuya?-
Pregunte a la chica de al lado sin dejar de observarla
-¿Como se llama?-
Note que quizas estaba siendo un poco maleducado y me volvi rapidamente hacia su dueña
-Perdon, soy Azzim-
Dije extendiendole la mano con una sonrisa apenada


_________________
Ver perfil de usuario

21 Re: Utopía [Rol] el Sáb Ene 07, 2017 2:56 pm


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30



Por fin podía volver a casa a por mis cosas y a decirle a Denra y a mi tía lo que ya habían visto por la tele, que aunque antigua aún funcionaba. Sabiendo el día que era me alegré, esa noche habría reunión y podría juntarme con mis amigos de las islas cercanas que vendrían a la isla principal. Hacía bastante que no veía a los gemelos, por que a la única chica del grupo la había visto poco antes de marcharme la última vez que pasé por allí y fue a despedirme. Ella era muy dulce y esperaba que algún día decidiera viajar por el mundo… estaría encantado de ser su guía de los mejores sitios que había visitado.

Le quite importancia a las palabras de Arkam, seguramente estar toda la noche delante de una fogata haciendo pescados le cansaría, además de que en las Islas Fénix no había mucha cortesía y la familiaridad con la que le tratarían le podría resultar incómoda.

Junto con Liel nos marchamos en el avión que nos dejaba en una isla algo lejos de la nuestra, por que no teníamos aeropuerto en ninguna de las cercanas. Luego cogimos el barco de siempre con ese capitán tan agradable que siempre daba temas curiosos de los que hablar durante el trayecto de 2 horas. Por fin en casa mi tía vino a saludarnos en cuanto escuchó al barco acercarse. Su cabello era del mismo color del de Liel y mostraba esa tan cálida sonrisa que intensificaba a la familia. Se la veía mover la boca y una sombre negra moverse velozmente desde la casa al exterior. Era Denre, se había dejado crecer el pelo negro azabache que tenía, y su mirada brillaba del mismo color que el fuego, ya tenía 16 años y estaba convirtiéndose en toda una mujer. Bajamos del barco para recibir nuestros abrazos tan esperados -Ya estamos de vuelta- hice saber  mientras Denre llegaba hasta mí.

Liel estaba mucho más emocionado que yo de que hoy fuera la reunión, y ayudó a preparar todo para ese momento al tiempo que yo me ponía al día con mi tía y con Denre quién al parecer tenía alguien que le gustaba. Me sorprendió bastante que me lo dijera a mi, pero yo era su única familia real y quería mi aprobación -Sea quien sea, si tu lo has elegido será una buena persona y si no lo es y te hace cualquier tipo de daño u ofensa ya me encargaré yo de partirle todos los huesos de su cuerpo para que se arrepienta de lo que le hizo a mi dulce hermanita- gracias a eso se relajó y decidió que la próxima vez que nos viéramos me diría quién era el afortunado que la había conquistado.

La noche la disfrutamos mucho, nos sentamos los cinco amigos de la infancia para hablarnos de nuestras vidas, al parecer los gemelos habían decidido irse a Nueva Zelanda a estudiar en la universidad, pues habían estado estudiando en casa como lo hacíamos todos allí y querían sacarse uno el título de biólogo y otro el de geólogo. Y nuestra compañera estaba pensando en que quería ir a Europa para mejorar su fotografía. De pequeños habíamos ahorrado los cuatro con ayuda de nuestros padres para regalarle una buena cámara de fotos que había usado para fotografiarnos multitud de veces, incluso yo salía en algunas sin el tatuaje. Yo les dije que si de algo servía ser pegases era para ganar dinero, por lo que hicimos la promesa de que en un año nos encontraríamos todos en Alemania y yo les invitaría a comer. Durante el resto de la noche estuvimos bebiendo y comiendo, Denre se animó a bailar un rato al lado de la hoguera, y con mi buen humor y ligera embriaguez decidí acompañarla en el baile para que luego todos los demás se unieran y acabara bailando con mi amiga de la infancia.

Todavía no se había apagado el fuego y ya era la hora de partir, habíamos hecho un gran equipaje con todas las armas empaquetadas con cuidado en una gran caja de madera y casi todas nuestras ropas. La vuelta se hizo más corta, por que fui capaz de conciliar el sueño en el barco del capitán amable quién había decidido por primera vez que era más importante que descansáramos a escuchar sus fascinantes historias. En el avión también pudimos echar una cabezada hasta llegar a Italia. Allí volvimos al hotel donde todos nos esperaban, menos Max, quién al parecer era un fraude "Pues no parecía mal tipo" pensé sorprendido de que hubiera hecho algo así. Tras dejar el equipaje en la habitación, ducharme y comer cuánto pude, fuimos llamados por el estúpido de Shain.




Liel:

-Nombre: Lielve Aska, Liel

-Edad: 20

-Sexo: Masculino

-Facción: Oceanía 

-Personalidad: Liel es una persona tranquila y pacífica, que tiene mucha paciencia y aguante. Él nunca se alarma cuando ocurren cosas inesperadas, pero es incapaz de mantenerse quieto cuándo hay algo que no le gusta o no quiere. Tiene una gran amabilidad que la demuestra de mil u una formas y un gran sentido del deber por lo que ayuda a las personas por más que le caigan mal. Liel es alguien cálido en el que se puede confiar para todo tipo de cosas, siempre y cuando no sea hablar en público, pues las grandes multitudes le agobian mucho.

-Imagen: Tiene el pelo de color gris y siempre está algo desordenado. Sus ojos son azules, grandes y expresivos, por los cuales una persona normal sabría los sentimientos de él sin tenerlo que conocer en exceso. Al igual que Abiah tiene un tatuaje cerca de su ojo derecho, pero este sólo ocupa desde el final del ojo hasta mitad de la mejilla, y es del mismo color que su cabello. Tiene una sonrisa muy discreta y apacible, que te hace preguntarte si de verdad es real. Es bastante delgado y sin nada de musculatura, que añadiéndole el rostro tan aniñado que tiene le hace parecer más joven e incluso a veces una chica.

Lielve:









-Historia: Nació en Rawaki, dónde vivió con su madre. Ella nunca le ocultó la verdad, Liel era un niño al que su padre no deseaba, pues éste era una persona muy importante para el mundo y no quería que las personas supieran que tenía un hijo bastardo fuera del matrimonio. 

Por culpa de no tener un padre que le hiciera ser un chico aventurero y divertido, se convirtió en un niño calmado que le gustaban hacer cosas manuales, como la pintura, cocinar o coser. Lielve nunca creyó que eso fuera algo extraño, al igual que su madre, la que estaba encantada con tener un niño tan dócil y amable como era Liel. Hasta que un día conoció a Abiah, que se había presentado en su casa con la excusa de que estaba de aventura. Aquella persona le cambió la vida, descubrió lo que era divertirse a la intemperie, mancharse de barro y caerse en las rocas. Al principio era un poco reticente a salir, pero poco a poco fue convirtiéndose en rutina con la condición de que cada cierto tiempo se quedarían tranquilos en su casa. Abiah se convirtió en su mejor amigo, incluso con la gran diferencia de personalidades, pues aunque Liel era muy tranquilo, Abiah siempre conseguía hacer cosas divertidas y hacerlo reír. 

Lielve no era tan abierto, ni tan seguro de sí mismo como Abiah, pero consiguió con un poco de ayuda conocer a los otros chicos de las otras islas que de vez en cuando venían a jugar. 

Cuando ya tenía 9 años, vio cómo Abiah a tan poca edad ya había conseguido su tatuaje... sin embargo lo que más le marcó a esa edad fue el cambio de su amigo ya no era la persona que conocía alegre y divertida, siempre con energías para algo más. Su cambió se debió a la muerte de su madre y al cambio de su padre. Lielve siempre estuvo a su lado, y se dio cuenta que realmente no había cambiado tanto, tan solo tenía un muro que había que saltar para poder encontrar a la persona que él conocía.

Dos años después murió el padre de Abiah, haciendo que Liel y su madre se trasladaran a la casa de Denra y Abiah para poderlos cuidar, alimentar y consolar. Con el tiempo le enseñó a dibujar y a pintar para entretenerlo, y se notaba que aunque no era algo que le sirviera, le divertía. Ya con 12 años Liel se ganó su tatuaje por su gran arte en dibujar, en especial por los mapas que realizaba cuando se aburría.

Tuvo una adolescencia tranquila, ayudando a su madre y cuidando de Denra. No había mucho que hacer que no fuera estar por allí tranquilo y esperar a que fuera época de reunión y así poder ver a todos sus amigos juntos. Sin embargo con 16 años se embarcó en un viaje con Abiah, su madre le había dicho que era bueno ver el mundo y que le resultaría emocionante, así que sin pensárselo mucho más empezó el viaje junto a su mejor amigo. 

Para ganar algo de dinero y que su madre no tuviera que pagarles todo, ambos decidieron hacer lo que mejor se les daba para conseguir dinero. Liel decidió vender las pinturas y las cosas que hacía, siempre firmando con la traducción de su apellido "Ceniza". Pasaban los años tranquilamente, hasta que un día Abiah le dijo que le habían estado ofreciendo ser un Pegasus y éste se había negado rotundamente, pero que tras tanta insistencia había terminado por aceptar después de mucho tiempo. 


-Gustos: 

+Cocinar
+Dibujar y pintar
+Tocar el violín
+Ayudar a Abiah con sus entrenamientos
+Acoger animales (De todo tipo)
+Viajar

-Disgustos:

+Que se le queme la comida
+Que Abiah se salte la hora de comer
+Los tonos altos de voz
+Aburrirse
+Las grandes multitudes de gentes
+Tener que hablar en público

-Extra:

+ Tiene un anillo atado al cuello, del cual no habla nunca.

+ Es la única persona con vida que conoce el género de Abiah.

+ Sabe quién es su padre por las fotos que tiene su madre de él, al principio dudaba de que fuera su padre por que no se parecían en nada, pero luego descubrió que tenían el mismo color de ojos.

+Allá a dónde vaya, se lleva un bloc de dibujo y un lápiz para entretenerse.

-Color de roleo: 6593d4



Estaba feliz de ver a Abiah tan alegre, hacía mucho que no lo veía bailar y reír como lo había hecho la noche de reunión, quizás fue por esto que me costó despedirme de mis amigos, de mi madre y de Denre más de lo habitual -Toma, estos son los dibujos que hice para ti en estos meses- le dije a Denre mientras le entregaba una libreta llena de paisajes y de animales dibujados a lápiz -Espero que algún día puedas ver estas cosas por ti misma- le sonreí amablemente para recibir una sonrisa de vuelta mientras me agradecía con entusiasmo el que le diera la libreta. Al poco nos fuimos y llegamos de vuelta a Italia donde Narkissa y los dos tutores nos esperan.

Tras un par de horas relajadas en las que coloqué mi equipaje y me duché, fuimos convocados. Nunca pensé que me incluirían en la reunión, yo no era una persona importante, ni se me había otorgado el Don. Me senté a uno de los lados de Abiah quién miraba indiferente el panorama como esperando a que algo malo sucediera. Menos mal nada pasó, solo empezó a venir gente unos desconocidos aparecieron y se sentaron al otro lado de Abiah, que los miró con cierta curiosidad y respeto, no sabía que había visto en ellos que le infundió tales sensaciones que hasta saludó con un ligero asentimiento al joven que agitó la mano pasa saludar poco antes. Estuve algo tenso desde que empecé a ver cómo más gente se aproximaba, pero los aplausos efusivos de Azzim y la sonrisa de Abiah que no pudo disimular, disminuyeron mi rigidez. También influyó mucho que Azzim tuviera un lagarto al cuello al que no pude dejar de prestar atención. Seguí mirándolo durante la explicación del contrato a la espera de que se moviera y fuera capaz de ver las proporciones para poderlo dibujar más tarde.

Esto no pasó desapercibido para Abiah aunque yo lo creyera así, y cuándo nos dieron diez minutos de descanso decidió hablarle -Me llamo Abiah de aquí en adelante seremos compañeros- se presentó tras las respuestas de Narkissa sobre Winter -Mi amigo querría ver a tu mascota si no es mucho problema- di un paso adelante algo tímido por la idea de le sentara mal mi petición e ilusionado por la idea de que le pareciera bien -Buenas mi nombre es Lielve, la verdad es que me encanta dibujar animales y si me permitieras dibujarlo…- no acabé la frase mientras pensaba en si debía hablarle formal por su mayor edad y su título de Pegaso o informal tal y como lo había hecho mi amigo -Le harías un gran favor- concluyó Abiah al tiempo en el que revolvía mi pelo -Por cierto, voy a ir a por algo de comer a una máquina expendedora que he visto al venir. Narkissa, Azzim, Liel ¿Queréis que os traiga algo?- preguntó a lo que negué con la cabeza. Se notaba que volver a la isla le sentaba bien, hacía que su humor mejorara y que se viera la amabilidad que tenía y que siempre estaba ahí aunque no lo pareciera habitualmente.

Ver perfil de usuario

22 Re: Utopía [Rol] el Dom Ene 08, 2017 2:53 pm

Spoiler:

-Nombre:
Narkissa Stepanov

-Edad:
25 años

-Sexo:
Femenino

-Facción:
Asia (Específicamente Rusia)

-Talento:
Es una completa experta en las artes manuales se trate de pintura, moldeado o bordado. Tiene un gran conocimiento en cuanto a materiales a utilizar, pinturas, etc. Por lo que cuando alguien tiene una duda sobre algo referido a lo artistico, se podría considerar que ella es casi como una enciclopedia.

-Personalidad:
Narkissa es una persona de actuar muy profesional y capaz en todo lo que hace, es amigable con el mundo y relajada al punto de que todo le gusta tomarselo con calma. Es serena y recogida, a pesar de que muchas personas la reconocen por sus trabajos se muestra de forma modesta y paciente. Es delicada, toda una fina dama que disfruta de los atardeceres, cruzarse de piernas y tomar una humeante taza de té.
Pero claro, ella no es un ser humano perfecto, comete errores y también se enoja. Odia rotundamente a la gente metiche, que se entrometan en su vida y en sus decisiones es algo que realmente le infla la vena. Actualmente es una mujer libre, alguien que decide por sí misma por lo que agradecería mucho que no le dijeran que cosas tiene y no tiene que hacer. Le cuesta confiar en la gente, no es fria con ellos pero en el fondo siempre guarda una pizca de duda que la hace ponerse en alerta y a la defensiva.

-Imagen:
Es una fémina alta que posee una envidiable altura de 1.76m y un peso completamente acorde a su delgada figura adornada de suaves y coquetas curvas. Tiene la piel nívea y muy bien cuidada.
Su rostro posee facciones muy femeninas y suavizadas, de nariz respingada y puente estrecho, pomulos ligeramente definidos y labios apenas carnosos. Tiene una mirada afilada e intimidante a pesar de su calma personalidad decorada con una larga capa de pestañas curvas, sus iris están tintados de un brillante azul cielo.
Sobre su cabeza descanza una larga cascada de cabello rubio, la cual se ondula a medida que llega a las puntas.
Look at me:



-Historia:

15/03/2XXX - Antigua Rusia

Una niña de preciosos ojos azules llora por primera vez al llegar al mundo, su madre exhausta contempla maravillada aquel milagro mientras su padre no para de observarla con curiosidad y asombro. Aquel hombre cryó fehacientemente que la niña era una copia exacta de la mujer que tenía por esposa, casi como una reencarnación de alguien que todavía no había muerto, por lo que no tardó nada en caer enamorado de la infante.

Pasaron los años y la pequeña Narkissa creció con gracia y delicadeza, su padre no dejaba que nadie le hiciera daño, la cuidaba tal como a una fina pieza de cristal. La madre de la rubia poco a poco comenzaba a notar extraña la situación, ciertamente el amor de un padre por su hija podía ser grande, enorme a decir verdad ¿Pero acaso era ya para tanto?. Lastimosamente nada pudo hacer la mujer al respecto, ya que, una tarde regresando del trabajo el taxi en el que viajaba para regresar a casa fue embestido brutalmente por un vehículo de mayor tamaño. Así fue como días negros y oscuros comenzaron para la pequeña Issa.

Su padre había quedado destrozado, fueron mucho días en los que pasó de luto y para cuando se "recuperó"... ya no era el mismo. La fascinación del hombre por la jóven rubia fue en aumento, incluso había momentos en los que la llamaba "cariño" o "mujer" haciendo alusión a su ya fallecida esposa. Incluso fue mucho más allá a medida que los años pasaban y notaba que su preciosa hija iba convirtiendose cada vez más en una elegante mujer.

No podía pedir ayuda, no podía divulgar lo que ocurría en su hogar ya que tenía miedo de recibir una terrible consecuencia. Para aliviar a su atormentada alma comenzó a realizar diversos hobbies, fue desde la cocina hasta la música, pasó por el deporte hasta por la yoga... y cuando parecía que ya nada iba a poder reconfortarla... a la edad de 19 años apareció ante ella el dibujo. Oh que dulce era poder plasmar su tristeza, dolor, ira sobre un lienzo ¡Y qué mejor luego bordarlo sobre una tela! ¿Y que me dices de traerlo casi a la vida con una escultura?.

Esa fue su salida una muy lenta pero fructifera. A través de internet dió a conocer sus obras las cuales comenzaron a agradar mucho al público, en secreto comenzó a venderlas y con eso ganar dinero para poder forjarse un futuro mejor. En su cumpleaños número 23 ella sin decir nada al respecto y aprovechando que su padre estaba en el trabajo, tomó todas sus cosas y se marchó, muy lejos, lo más que pudo. Tomó aire varias veces para darse valor, dió aviso a las autoridades de su situación y finalmente se mudó completamente sola a un apartamento.

A partir de ese momento su vida tomó color y forma, las sombras de su pasado aún la perseguían de tanto en tanto pero ellas las alejaba con pinceladas y finas puntadas sobre la tela. Un día, en una de sus más importantes muestras en un museo un hombre muy bien vestido se le acercó para hablarle en privado, la jóven completamente desconfiada aceptó la invitación, para su suerte aquel desconocido hombre le tenía una importante noticia, se trataba de que por alguna razón del universo ella había sido elegida para llevar un don Pegasus ¡JÁ! ¿Se imaginan? Un truco debía de haber allí. Tardó varios días en dar una respuesta, lo meditó mucho, demasiado a decir verdad y cuando estuvo a punto de decir que no lo aceptaba, algo en su mente le hizo cambiar de opinión y musitar un suave "si".

-Prenda:
Lobo blanco:

-Poderes:
Psicometria:
Capacidad de conseguir información sobre un objeto, sus caracteristicas, materiales, volumen, peso, etc...
--Es necesario estar en contacto con el objeto, es decir, debes tocarlo.
--La información te sale alrededor del objeto como si de un ordenador se tratase y puedes escoger centrarte más en unos aspectos u otros. Por ejemplo, tocar una caja para saber su composicion y centrarte en el porcentaje de cada componente, en su volumen o en su peso. No puedes saber si el objeto en cuestión esta hueco, contiene algo o ha sido modificado.

-Extra:
- Es zurda.
- Su cabello es su parte favorita de su cuerpo, utiliza mucho tiempo de su día en cuidarlo y lograr que luzca perfecto.
- Actualmente está tratando de incorporar a sus habilidades manuales el manejo del vitraux.
- Su color favorito es el amarillo.
- Cuando de desconfiar de gente se trata, los hombres encabezan su lista.
- Núnca en su vida ha ido a una playa, desea mucho poder conocer alguna en verano y dejar que la arena toque sus pies.
- Ella es como el ojo de una tormenta, puede estar totalmente calma cuando a su alrededor se crea el caos, eso hace que tenga un poder de concentración casi milenario.
- Posee un principio de Afenfosfobia (Miedo a ser tocado) lo cual hace que le provoque un gran malestar e incomodidad que alguna persona le haga eso.
- Winter es su mejor amiga, una loba blanca rescatada de sus captores en lo profundo de un bosque de Siberia.

-Color de roleo:
#fcc75b

/Sala de reuniones/
~Abiah, Lielve y Azzim~

Ambos compañeros decidieron irse mientras que la rubia prefirió quedarse. Al día siguiente aproximadamente a las 12 am solamente Abiah regresó al edificio, aquello era obvio porque Max había sido sacado del programa. Narkissa había escuchado algo al respecto, aunque no sabía exactamente la razón por la cual lo habían bajado.

Poco tiempo después todos fueron llevados a una sala de reuniones para explicar varios puntos importantes y de interes. Llegaron a una amplia sala que tenía varias butacas, la Rusa se sentó en la que le correspondía y así mismo su compañera Winter se acostó a su lado sobre un cojín que le habían colocado especialmente para ella. Los celestes orbes de la rubia siguieron a Shain hasta que el mismo salió de la sala momentaneamente para buscar a dos personas, una de ellas era una mujer con un kimono, Megumi Sasaki, bastante conocida por el lugar, pero en cambio el moreno que la acompañaba era un completo desconocido. Ambos se sentaron a la derecha de Abiah y tras esperar un poco más a que las butacas terminaran de llenarse, la reunión dió comienzo.

Primero explicaron que ya estaban listos los resultados de las pruebas y que había sido bueno que todos hubiesen podido activar los poderes sin utilizar una ayuda extra. Ante eso el muchacho de piel morena se levantó para comenzar a aplaudir efóricamente, Narkissa lo observó extrañada hasta que el mismo se sintió avergonzado y se detuvo. Seguido, con la ayuda de un proyectos comenzaron a explicar las habilidades de cada uno, incluido del chico nuevo que se llamaba Azzim, luego les explicaron que allí iban a aprender a usarlos como era debido, ante esto Narkissa asintió con determinación, completamente concentrada en lo que decían para no olvidarse de nada después. Brevemente su atención se vió interrumpida cuando Shain se levantó para repartir unas cuantas hojas a cada uno, rápidamente les dió una mirada para luego dejarlas posada en su regazo, luego tendría tiempo de responder las preguntas.

Finalmente, una de las partes más extensas llegó, se trataba de la explicación de un contrato de confidencialidad. La mujer de blanquecinas hebras y dulce sonrisa explicó una a una todas las clausulas que contenía. Luego del bombardeo de información, el descanso para todos llegó. La mayoría de los presentes se levantaron y se reitaron de la sala para estirar las piernas, por su lado, Narkissa se quedó un poquito más sentada en su cómoda butaca tratando de ordenar todo lo aprendido, pero sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando por el rabillo del ojo logro observar como Nazzim se acercaba a ella rápidamente, más bien... se acercaba a Winter.

La loba se puso en guardia ante tal repentina aparición de un desconocido, pero pronto se tranquilizó cuando notó que las intenciones del hombre no eran malas. -Es preciosa...- Inclinó ligeramente su peluda cabeza hacia un lado mientras recibia tan calida caricia por parte del moreno, mientras tanto, Narkissa observo un tanto sorprendida la escena debido a la inesperada confianza del hombre y de su amiga. -¿Es tuya?- le preguntó a la muchacha y ésta sintió varias veces a pesar de que él no podía dejar de observar al salvaje animal -¿Como se llama?- inmediatamente Stepanov entre abrió sus labios para responderle, pero fue rápidamente interrumpida cuando el chico le extendió una mano y se presentó -Perdon, soy Azzim-

La chica dió un respingo en su asiento cuando vió aquella mano tan cerca. Sintió su corazón acelerarse al mismo tiempo que notó que sus ojos no paraban de viajar entre la mano del chico y el rostro del mismo sin sabes exactamente que hacer. -Yo... esto- balbuceó un instante para luego negar suavemente la cabeza tratando de recobrar la calma lo más rapidamente posible -Narkissa Stepanov, un gusto- se presentó adornando aquello con una suave sonrisa en su rostro esperando que aquello suavizara el hecho de que no había correspondido el apretón de manos del chico. -Si, ella es mi compañera- respondió a su anterior pregunta -Se llama Winter- apenas dijo su nombre la loba desvió su cabeza en dirección a su compañera mientras levantaba bien en alto sus suaves y peludas orejas blancas.

Sungos después apareció Abiah junto a Lielve, ambos se presentaron y le preguntaron si podían ver a su mascota la cual parecía ser una especie de lagarto. Luego de eso Abiah dijo -Por cierto, voy a ir a por algo de comer a una máquina expendedora que he visto al venir. Narkissa, Azzim, Liel ¿Queréis que os traiga algo?- se lo notaba de muy buen humos y había que aprovechar eso aunque fuese un poquito, -Traeme unas gomitas de fruta, por favor- le dijo la rubia para luego volcar su atención nuevamente en Azzim -¿De dónde eres?- le preguntó curiosa tratando de imaginarse de antemano la respuesta, aunque seguramente iba a ser erronea.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario

23 Re: Utopía [Rol] el Vie Ene 13, 2017 1:39 pm

Azzim:
-Nombre: Principe Azzim Mashal bin Salleh...se hace llamar simplemente Azzim
-Edad: 25
-Sexo: Maculino
-Facción: Arabia
-Talento: Diagnosticar enfermedades en animales
-Personalidad: Se lo ve como una persona tranquila y pensativa, evita enojarse y simplemente ignora a quienes buscan molestarlo. Es amable, calido y sencillo, a pesar de haberse criado en una acaudalada familia llena de comodidades no necesita mucho para estar completamente a gusto. Un tanto solitario, suele disfrutar de pasar tiempo solo en la naturaleza o con animales, pero tampoco le molesta tener compañia.
-Imagen:
-Historia: Su historia, aunque inusual, se desenvolvio lisa y uniforme como los desiertos que adornaban su pais. Nacio siendo el menor de 16 hermanos y hermanas, hijo del magnate Abdala Abdelaziz bin Salleh, conocido como el rey del petroleo, quien acumulo una fortuna monopolizando los yacimientos de todo medio oriente; pero desde temprana edad se mostro mucho mas interesado en el exterior que en los lujosos pasillos de la mansion. Solia dar largos paseos por los establos, conversando con los caballos mientras los alimentaba y los atendia, encontrando en aquellas bestias una pureza y sencillez que nadie en su familia parecia tener, sintiendo que aquellos animales sin poseer nada eran capaces de alcanzar una mayor felicidad que el mismisimo rey con todos sus tesoros. A uno de sus favoritos lo bautizo Salam, que significa paz, ya que sin importar los problemas que le aquejaran, siempre lograba olvidarlos en la mirada de la atezada criatura. Una tarde, durante una de sus visitas, lo noto un tanto desanimado, intento alimentarlo pero se rehusaba a probar bocado y al dia siguiente ni siquiera lograba mantenerse en pie. Durante largas semanas recurrio a veterinarios y curanderos, pero ninguno pudo brindar al muchacho esperanza alguna, el caballo agonizaba. Azzim siempre recuerda aquella ultima noche, cuando se tendio frente al equino y acariciandole el hocico busco aquella paz que siempre descansaba en sus ojos, pero no la encontro. El espiritu del animal habia sido destruido por el sufrimiento, la hermosura de su alma se habia apagado aun antes de que su corazon dejara de latir. Ignorando la tradicion familiar, eludio la educacion militar, e inicio sus estudios para convertirse en veterinario, prometiendose que no dejaria que otro animal sufriera lo que su amigo Salam. Quizas por todo el tiempo compartido con los animales, o por la afinidad que sentia hacia ellos, logro desarrollar un gran talento para dilucidar lo que fuera que aquejara a sus pacientes, en ocasiones aun sin haberlos examinado apropiadamente. Invirtio los fondos de su padre en organizaciones ambientalistas y refugios, y finalmente abandono la comodidad de su hogar para unirse a Greenpeace y recorrer el globo usando su talento para salvar animales. A la edad de 25 años recibio la notificacion de que habia sido selecto para ser premiado con el don Pegasus, emocionado ante la esperanza de que podria significar de gran ayuda en su mision.
-Prenda: Una extraña especie de lagarto negro al que apoda "Smiley", ya que como mecanismo de defensa enseña sus dientes en una extraña sonrisa (el de la imagen)
-Poderes:
-Gustos: La naturaleza, los climas calidos, los animales, viajar, leer, dormir al aire libre, caminar descalzo, trepar, tocar la flauta.
-Disgustos: El maltrato a animales, la contaminacion, las personas ostentosas, maleducadas, disconformes, quejosas.
-Extra: Perdio un brazo intentando liberar a un cocodrilo atrapado en una red, por lo que su padre le costeo una moderna protesis que hasta posee ciertas utilidades para su profesion.
Sabe tocar la flauta celta y la utiliza para calmar a los animales

-Yo... esto Narkissa Stepanov, un gusto-
La chica de cabellos dorados no acepto mi saludo, en cambio me sonrio y se presento dejandose ver algo incomoda, me volvi hacia mi mano de metal extrañado, quizas no le agradaba mi protesis...estaba bien...supongo...
-Un placer Narkissa-
Respondi sonriendo
-Los cocodrilos no son tan amistosos como parecen-
Agregue a modo de explicacion mientras movia mi brazo robotico, un tanto desanimado por su reaccion
-Si, ella es mi compañera, se llama Winter-
Volvi mi atencion hacia la loba recostada a su lado
-Winter...-
Repeti acariciandola
-Apropiado-
Sentencie finalmente maravillado ante el niveo color de su pelaje.
-Me llamo Abiah de aquí en adelante seremos compañeros, mi amigo querría ver a tu mascota si no es mucho problema
-Buenas mi nombre es Lielve, la verdad es que me encanta dibujar animales y si me permitieras dibujarlo…-
-Le harías un gran favor-
Me puse de pie para saludar a los chicos que se habian acercado
-Abiah, Lielve, ¡Encantado de conocerlos!-
Dije con una amplia sonrisa
-Mi nombre es Azzim, a su servicio-
Agregue, esta vez solamente inclinando levemente la cabeza a modo de saludo.
-Por supuesto que puedes dibujarlo, extiende tu mano-
Espere a que el muchacho de ojos azules lo hiciera y extendi la mia sobre la suya, formando un puente para que mi mascota cruzara desde mi hombro hacia el suyo
-Smiley, saluda a Lielve-
Smiley sonrio siseando y avanzo lentamente hasta posarse sobre el hombro del muchacho
-Se pone nervioso si no se encuentra sobre alguna persona-
Explique, Smiley siseo nuevamente confirmando mis palabras.
-Por cierto, voy a ir a por algo de comer a una máquina expendedora que he visto al venir. Narkissa, Azzim, Liel ¿Queréis que os traiga algo?-
-Yo estoy bien muchas gracias-
Le conteste con una sonrisa, ya me habia llenado con los bocadillos que sirvieron antes de la reunion.
-¿De dónde eres?-
Me volvi hacia Narkissa mientras volvia a inclinarme para juguetear con Winter
-Arabia-
Conteste simplemente sonriendo
-Tu eres de rusia ¿no es cierto?-
Teniendo en cuenta su apellido, el lobo blanco y su indumentaria mi suposicion era mas que una conjetura afortunada.


_________________
Ver perfil de usuario

24 Re: Utopía [Rol] el Sáb Ene 14, 2017 2:15 pm


Abiah:


-Nombre: Abiah Fénix

-Edad: 21

-Sexo: Desconocido

-Facción: Oceanía (Islas Fénix)

-Talento: Tiene un gran talento para aprender a la perfección cualquier tipo de arte marcial y tipos de lucha tanto cuerpo a cuerpo como con armas antiguas (Espadas, arcos, etc).

-Personalidad: Tiene una personalidad muy fuerte y carismática, aunque para los desconocidos o la gente que le cae mal (Qué suelen ser bastantes personas) es alguien borde y con un humor bastante negro. No suele mostrar expresiones en la cara, al menos no en público. La única que hace es fruncir las cejas para mostrar su enfado. Aunque no es alguien simpático ni agradable a primera vista, tiene un gran corazón e incluso hará cosas buenas sin importarle que parezcan otra cosa. Cuándo conoces mejor a Abiah, puedes ver su cálida sonrisa y su auténtica personalidad, amante de la naturaleza y de las artes de lucha. Siempre te ayudará y te brindará su apoyo. Algo que no cambia es su sinceridad, no dirá algo que no piense a menos que lo crea extremadamente necesario. Con el tiempo uno se da cuenta de que protege a quienes quiere y defiende sus creencias hasta el final. Tiene gran ambición en mejorar y aprender tipos de lucha, y en mejorar la primera impresión que da a las personas, ya que desde hace tiemo quiere cambiar y demostrarle a la gente que verdaderamente es una persona amable y amistosa.

-Imagen: Abiah tiene el cabello naranja fuego, lo mantiene corto para que no le moleste cuando entrena. Su mirada es fría y muy amenazadora, además de la indiferencia que muestra en su rostro. Sus ojos brillan naranjas como las llamas y cuando se enfada parece que ardieran. Tiene un tatuaje que cruza de encima de su ojo derecho hasta pasar su mejilla, es del mismo color que su cabello. A diferencia de lo que mucha gente piensa tiene poca musculatura, que lo hace ver bastante débil. Usa ropas cómodas todo el tiempo sin importarle el aspecto extraño que pueda dar. Abiah tampoco tiene forma alguna, por lo que nadie ha sabido incluso ahora ya con 21 si es un chico o una chica. Rara vez habla por lo que es difícil saberlo por su voz y cuando lo hace es una voz tan neutral que desconcierta a cualquiera.

Spoiler:

-Historia: Nací en una pequeña isla llamada Rawaki que pertenecía a un conjunto de islas. Las casas estaban separadas por kilómetros incluso por el mar ya que todas las islas de alrededor formaban una gran familia de 47 personas con multitud de culturas y razas diferentes. Mi padre era algo así como el líder del grupo, ayudaba a cultivar y a cazar pues aunque el mundo había cambiado, nuestra vida seguía siendo como la de cientos de años antes sin ninguna interferencia ni problema. Eso era lo que yo pensaba hasta los tres años, con mi tercer cumpleaños mis padres me explicaron que para mantener nuestra cultura yo sería un hombre, eso era algo que todavía no había llegado a entender hasta cumplir los cinco. Desde tiempos remotos el primogénito del jefe sin importar su género era convertido en el defensor de la isla y entrenado para ello desde pequeño.

Ese mismo año nació mi hermana pequeña a la que le cogí mucho cariño pues ya tendría alguien con quién jugar. Con seis años empecé mi entrenamiento con un extraño arte marcial que casi todo el mundo desconocía, sin embargo me resultaba divertido y fácil aprenderlo, tanto que en poco más de cuatro meses ya había dominado por completo aquel estilo de lucha. Esto sorprendió a mi padre el cual como premio me dejó explorar la isla, sin esperar a que se lo pensase mejor me fui en busca de aventuras en las cuales no encontré nada en absoluto. Solo encontré una casa en lo alto de la montaña que estaba más lejos de mi casa... esos eran mis vecinos, como una persona normal de 6 años y medios, ni siquiera me planteé el seguir adelante. Llamé a la puerta y me abrieron, era una mujer y su hijo de una edad más o menos igual a la mía que parecía un debilucho. La mujer era muy amable y me invitó a comer un poco y si quería incluso a dormir, algo que tuve que rechazar por que no había avisado a mi madre, había descubierto unas personas agradables en un sitio no lejos de casa.

Al poco de cumplir los 7 mi padre trajo a un amigo suyo para que me enseñara a entrenar con un arma muy extraña a la que más tarde llamaría espada de un filo. Como la vez anterior empecé con dificultad, pero pasaban los días y mejoraba considerablemente. Por las noches y cuando tenía tiempo libre me marchaba de casa para visitar a Lielve y a su madre, Liel se había convertido en mi mejor amigo, era muy tranquilo y tenía que obligarlo muchas veces a que saliera fuera de casa y jugara conmigo a correr o a explorar, a pesar de todo eso nos llevábamos bien y de vez en cuando yo aceptaba hacer lo que él quería para así contentarlo.

Cada dos meses todas las personas de las islas fénix venían a Rawaki y hacíamos una pequeña fiesta- reunión en la que los mayores hablaban de cómo iban los cultivos, la pesca y todo eso y los pequeños nos marchábamos a jugar por algún lado. Sólo éramos 5 niños contándome a mí y a Liel... y excluyendo a Denra mi hermana pequeña que todavía no podía jugar con nosotros. Aunque fuéramos sólo cinco éramos un grupo que llamábamos la atención, yo era fuerte, alegre y muy carismático, Liel era tranquilo, amable y bastante inteligente, la chica del grupo era agradable, guapa y divertida, y los dos gemelos eran de lo más reboltosos, bromistas y simpáticos. Sí, formábamos un gran equipo cuándo nos juntábamos.

Ya con 10 años había cumplido todas las expectativas de mi padre incluso más, él era feliz de que cada dos tres meses tuviera que cambiar de profesor por que el anterior no tenía mucho más que enseñarme, siempre me decía que yo sería el mejor defensor que las islas fénix tendría jamás, aunque sólo era un título me gustaba contentar a mi padre así que nunca le dije de mi sueño de explorar el mundo y aprender todas y cada una de las formas de luchar que existían en el mundo. En esa época me gané mi tatuaje alrededor de mi ojo derecho que como era tradición se le hacía a los niños y niñas que destacaban en algo.

Por esa época mi madre empezó a enfermar, al parecer desde pequeña le habían diagnosticado una enfermedad incurable, a la que solo se la podía retrasar con unos medicamentos que le darían una vida bastante larga como para llegar a los 60 o 70, pero había dejado de tomar por que estaba de nuevo embarazada y a diferencia de cuando los dejó en las otras dos ocasiones, esta vez murió.

Mi padre no pudo superar su pérdida, y cada vez empeoraba más. Siempre estaba enfadado o borracho, y no paraba de exigirme más, y lo que había sido algo que me gustaba y disfrutaba, se convirtió en un trabajo el cual era cada vez más difícil. Ésto hacía que mi actitud fuera cambiando y ya no era la persona que todos habían conocido alegre y con energía, mi cara tan solo mostraba indiferencia y de vez en cuando malhumor. Tan sólo mi hermana, Liel y mis amigos de las otras islas conseguían que volviera a ser yo. 

Un día caluroso de invierno ya cuándo tenía doce años, desapareció mi padre, nadie sabía a dónde se había podido marchar, hasta que pasados dos días lo encontramos muerto en uno de los acantilados, se había caído al perder el equilibrio por culpa de su borrachera. Desde ese día no hubo ni uno que no le maldijera por habernos abandonado como si él hubiera sido el único que sufría la muerte de nuestra madre. Al poco tiempo Liel y su madre se trasladaron a nuestra casa a que era más grande, con mejores cultivos y con un pequeño puerto. Volvíamos a ser una familia, pero yo no pude volver a ser feliz, seguí con mis entrenamientos sin pensar que esto era para lo que mi padre me había preparado y no algo que yo decidiera voluntariamente.

Con Liel en casa todo era más divertido, incluso me enseñó a dibujar y a pintar, cosa que desde pequeño se le había dado genial. Tanto que con 13 años le hicieron su tatuaje, gracias a lo bien que dibujaba y a que lo llevaba a hacer excursiones por ahí, había creado multitud de mapas que ayudaban a guiarse por senderos remotos. 

El tiempo pasaba y yo tenía más responsabilidades, como era guiar una cacería o viajar a cada isla para ver que sus habitantes estaban bien. No era jefe pues todavía no tenía la edad y porque eso era una votación a la cual no quería asistir ni participar. Con 15 empecé a ejercer de defensor, algo muy diferente de lo que me esperaba, simplemente era vigilar, y explicar a los guías de los extranjeros los lugares por los que mejor no pasar si querían seguir vivos. 

Por fin a mis 17 años, salí de allí y me fui por el mundo junto con Liel. Su madre nos costeaba parte del viaje, y lo otro lo conseguíamos con nuestras habilidades, era extraño ver a dos fénix por el mundo, era muy bien conocido lo salvajes y los bestias que éramos además de que no solíamos salir de nuestras tierras. No entendía el por que nos llamaban así solo por vivir cómo queríamos en armonía con la isla, tampoco me importaba mucho como me llamaran, no podía negar que era bastante bestia. 

Allá a donde fuéramos tomaba clases de los tipos de lucha que se daban en esos lugares: esgrima, capoeira, boxeo, kárate... etc. Solía quedarme el tiempo suficiente cómo para aprender por completo y luego cuando me hacía un poco famoso marcharme a otro lugar a practicar otra cosa. Cada cierto tiempo volvíamos a casa para ver a mi hermana y su madre a la que ahora llamaba tía. Hasta que una de esas veces me encontré con que unos tipos habían venido a mi casa y llevaban cosa de un mes esperando a que volviera para decirme que por mis habilidades me habían elegido para otorgarme el don Pegasus. Se enfadaron mucho cuando me negué rotundamente y los eché de mi casa... seguramente no los habían rechazado nunca y los habían echado de una casa a patadas. No me interesaba todo eso del caballo con alas y bla bla bla, simplemente quería vivir mi vida cómo quería y que nadie me molestara con patrañas y cosas raras. Aquellas personas que ya eran pegasus no volvieron a presentarse en casa viendo que para mi eso era como entrar en mi privacidad, y yo volví a las andadas con Lielve. Éste se estaba volviendo bastante famoso por sus obras de arte, pero cómo nunca dijo que él las creaba, los tipos extraños no supieron que él era el gran dibujante y pintor que firmaba con el nombre de "Ceniza".

Los tíos estos no paraban de molestar, aparecían cada dos por tres sin importar a dónde fuéramos nos encontraban, al principio me enfadaba y me daban ganas de apalizarlos por acoso, pero medio año después dejé incluso de prestarles atención había aprendido como darles esquinazo y como evitar que me vieran de primeras. Me había cansado de su insistencia, a la que admiraba bastante porque después de más de medio, seguían allí ofreciéndome unirme a aquello del caballo con alas nunca había dejado que hablaran, simplemente ponía cara de enfado y huía de aquellos que querían impedir que terminara mis entrenamientos. Un día, ya con 21 recién cumplidos, me los encontré de nuevo y a diferencia de las últimas veces en las que me ocultaba para no ser visto, esta vez me dirigí hacia ellos para hacerle una única pregunta ¿Esto del Pegasus me va a estorbar mucho?

-Prenda: Lielve

-Poderes: 
Proyección astral o proyección mental: Experiencia extracorporal dodne el "cuerpo astral" o "espíritu" se separa del cuerpo físico. En caso de que el cuerpo físico fallezca, la persona queda atrapada en el "mundo astral" o "mundo de los espiritus" sin forma de salir, salvo muriendo. De igual forma, en caso de que sea el espiritu el que muera, el cuerpo queda en un coma irreversible. 
--Mientras estan en esta forma intangible ves lo que otros no pueden ver, de la misma forma que te vuelves invisible para todos. 
--Conforme más lejos de tu cuerpo estés, más dificil te es moverte y concentrarte, y más cosas extrañas ves. 

-Gustos: 

+ Comida
+ Personas que no son creídas
+ Golpear a las personas creídas
+ Aprender cosas nuevas
+ La naturaleza, en especial los animales
+ Ver a Liel dibujar
+ Entrenar todo lo que ya sabe

-Disgustos:

+ El alcohol
+ Los estruendos
+ Las rosas
+ Su padre (Aunque ya este muerto)
+ La tecnología en general (No se le da bien y eso le molesta)
+ Que no le dejen comer en paz
+ Los que hablan mal de algún ser querido suyo

-Extra:

+ Adora a su hermana.

+ Tiene multitud de armas que le han ido dando sus anteriores maestros como un regalo por ser buen aprendiz.

+ La amistad que tiene con Lielve es muy fuerte, pues gracias a él no se convirtió en una persona fría y cruel.

+ Hace tanto ejercicio que luego come en enormes cantidades, las personas normalmente creen que es un monstruo por ello.

+ Tiene mucha fuerza, velocidad y resistencia, pero lo que se dice inteligencia... es bastante común, tirando para escasa.

+ Es capaz de comer cualquier cosa que se diga que es comida, sin hacerle asco a ninguna de las cosas más extrañas. 

- color de roleo: f07a30


Narkissa fue la única que pidió algo, así que el tiempo que tardé fue menor. Sin embargo la cara de Liel de pura alegría mientras tenía a Smiley encima hicieron que soltara una pequeña risa antes de avanzar hacia donde estaban. -Toma, tus gomitas de frutas- le entregué lo que me había pedido antes de darle un mordisco a una extraña cosa la cual tenía un nombre en italiano antiguo, estaba muy rica tenía crema de limón por dentro y algo de azúcar por fuera… había acertado al elegir eso.

Miré un momento a Azzim para volverme a fijar en su brazo robótico… ¿será más potente que uno de mis golpes? Seguramente… pero también tenía que ser más lento a menos que fuera de algún metal ligero como la espada que tenía que me dio uno de mis maestros como regalo… tenía ganas de batirme con ese brazo para ver sus capacidades -Si algún día pierdo alguna extremidad espero que me digas donde lo conseguiste. Sería realmente interesante probar cuánto aguanta- dije después de un buen rato en el que tan solo me mantuve observando -Si eres tu lo llevarías tan al límite que te lo cargarías el primer día- me avisó Liel leyendo en mi mente todas las pruebas que le haría al brazo -Seguramente… pero ¿No sería divertido intentarlo?- le pregunté dejándole ver lo mucho que me interesaba ver las capacidades máximas de ese brazo, aunque para los demás quizás mi pregunta fue poco más que curiosidad por ver cuanto tardaba en romperse.

Ver perfil de usuario

25 Re: Utopía [Rol] el Lun Ene 16, 2017 10:01 am

3 de Julio del 20XX
15:25 - Reunión con el Gobierno, descanso.
Sala de reuniones del Edificio de la Sede
Alpha


Una vez todos reunidos de nuevo los mentores entran en esta. Cira come una barrita de galleta y chocolate mientras Arkam y Megumi charlan entre ellos. Solo la japonesa se gira a mirar a los novatos y les recibe con una sonrisa.
-Buenas tardes -Dice, acompañando el saludo con una pequeña pero hermosa inclinación, digna de la antigua realeza nipona.
-¿Habeis terminado de firmar? -Pregunta Arkam, el único que mantiene un semblante serio, mirando a su protegido con dureza -Dejadlos firmados para cuando empiece la reunión o pensaran que no lo habeis entendido y volveran a explicarlos -Le advierte al escuchar la negación como respuesta.
-Yo no quiero volver a escuchar todo eso -Se queja Cira, animada sin razón alguna, al contrario que Arkam y Megumi, que parecen un tanto bajos de animos, corre a sentarse y, despues de pensarselo, ofrece una de las tabletas de chocolate y galleta a Narkissa, no demasiado cerca de ella, pero claramente mirandola.
-Azzim, ¿has cansado del viaje? -Pregunta Megumi, acercandose al susodicho. Se lo queda mirando y mira a Narkissa, riendose suavemente.
-Creo que Narkissa tiene fobia a ser tocada, cielo -La sonrisa de la mujer es dulce -, no es que tengas nada malo -Su mirada se vuelve hacia la chica y hace una pequeña inclinación a modo de disculpa -Azzim cree que no le tocas por que su brazo metálico te repulsa -Arkam, entre tanto, recibe una llamada y sale de la habitación rápidamente.


Aqui os traigo las imágenes de todos los mentores además de los datos que conoce el mundo entero.  solo están los datos que se conocen públicamente, el resto de cosas las ireis conociendo conforme avance el rol.
Mentor 1:
-Nombre: Megumi Sasaki
-Edad: 32 años
-Sexo: Femenino
-Facción: Prefectura de Aichi, Chūbu (Centro sur de Japón)
-Talento: Memoria fotográfica
-Personalidad: Una mujer dulce, cariñosa, simpática, siempre con una sonrisa en la cara, lo cual no la hace menos inteligente. Criada en un mundo puramente tradicional, siempre se mantiene en su sitio y nunca se le ha oido levantar la voz más de lo requerido.
-Imagen:

-Historia: Se quedó viuda unos meses antes de ser premiada, su marido, un empresario que estaba llegando a lo más alto, murió en un accidente de coche. Muchos la acusaron de ser una geisha, aunque tras el escándalo montado por unas fotos en las que falsamente vendía su cuerpo, recibió una disculpa pública del causante, que fue encerrado, hasta que la misma Megumi pidió su liberación. Fue premiada en el mismo grupo que Arkram.
-Prenda: Un árbol de cerezo.
-Poderes: Telepatía
-Gustos y disgustos: [Desconocido]
-Extra:  Forma parte del equipo Amatista
Mentor 2:

-Nombre: Arkam Salla Sal'a
-Edad: 25 años
-Sexo: Masculino
-Facción: Luxor, Egipto (Norte de áfrica)
-Talento: Impresionante capacidad de escalada sin ayuda.
-Personalidad: Un hombre duro, frío, estricto y misterioso. No es demasiado hablador.
-Imagen:

-Historia: Se desconoce gran parte de su pasado. Fue premiado por su gran habilidad de escalada, ha recibido grandes elogios por subir cuatro de las más altas montañas. Esto fue antes de ser premiado, donde aprovechó para retirarse de su hobbie de forma temporal.
-Prenda: Desconocida, él mismo declaró que prefería que no fuera molestada
-Poderes: Prefiere no mostrarlos.
-Gustos y disgustos: Le gusta la escalada, la nieve y las montañas
-Extra: Forma tarde del equipo Amatista
Mentor 3:
-Nombre: Cira Nylund
-Edad: 12 años
-Sexo: Femenino
-Facción: Örebro, en Suecia (Norte de Europa)
-Talento: Don innato para cantar
-Personalidad: Una niña dulce, afable, cariñosa, infantil, que adora jugar y hablar. Desde que fue premiada es la favorita de casi el mundo entero por su personalidad altruista y adorable.
-Imagen:

-Historia: Fue criada por su madre tras el abandono del padre tras el conocimiento del embarazo y premiada en la gala anterior, con 9 años.
-Prenda: Erin Nylund, su madre
-Poderes: Aporte (Materialización, desaparición o teletransporte de un objeto)
-Gustos y disgustos: Los pasteles de menta y chocolate, el color azul, los animales y las vacaciones.
Las clases privadas, las misiones demasiado largas y las charlas aburridas.
-Extra: Forma parte del equipo Rubí



Última edición por Adamaris el Jue Ene 19, 2017 1:53 pm, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.