La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » La guerra de los Mil Años

La guerra de los Mil Años

Ir a la página : Precedente  1 ... 21 ... 38, 39, 40  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 39 de 40.]

1 La guerra de los Mil Años el Mar Jun 07, 2016 11:56 am

Recuerdo del primer mensaje :

Allí donde la noche es alumbrada por dos lunas, una guerra sin edad ni tiempo, fue iniciada siendo un recuerdo olvidado la causa de la misma. Durante mil años tan sólo sobrevivía la maldad y el odio.
Muerte tras muerte, venganza tras venganza, creó una guerra sin fin donde ningún ser humano ganaba nada, los únicos que conseguían algo eran aquellos seres ocultos en las tinieblas, que aparecían cuando los problemas se acercaban, se alimentaban de los pensamientos y acciones perversas, estos seres también eran llamados demonios.
Gobernados por la tecnología, y los pecados capitales, los demonios caminaban entre los humanos sin que estos lo supieran, todos temían su existencia, y la de un lugar donde habitaban.
Al mismo tiempo seres mágicos que solían caminar por aquellas lejanas tierras, usando magia por donde pasaban, eran desterrados a vivir en un lugar creado más tarde por ellos, los ángeles, incapaces de estar en un lugar con tanta maldad. Muchos se dejaron corromper e influir por ella y la desesperación que reinaba por tierras humanas, convirtiéndose en alas negras o aliados de Satán. Otros simplemente renunciaron a marcharse transformándose en ángeles grises.

Tres mundos distintos
Tres seres diferentes
Pero solo una guerra eterna en la que el equilibrio se había roto.
_____________________________________________________________________________________________



Última edición por Adamaris el Vie Jul 14, 2017 7:54 am, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

951 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Abr 02, 2017 5:03 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Edahi tan solo dijo que si, guardandose para el lo que queria preguntarles. Parecia querer varias cosas y entre otras no me costaba imaginar que temía morir por comer lo que cocinaba Silya, que estaba siendo instruida por Wendy, explicándole en ese momento como montar las claras.
-¿Me traes agua? Iria yo, pero aun no estoy estable -le pedi, esperando que mi peticion lo ayudase un poco a buscar escusas para acercarse a cotillear. No entendia que nadie se fiara de Silya, pero yo tampoco era realmente buen cocinero, solo sabia hacer un par de cosas simples y lo que me habia explicado Wendy, que le iba diciendo a Silya las cosas con paciencia infinita, mostrandole como y corrigiendola cuando debia.
-¡Esta genial! -Exclamo poco despues de que le cediera el turno a Silya. Olia un poco a quemado, pero no me preocupe ya que ninguna se habia quejado. Tambien olia a tortitas con miel.

Scar:
-Nombre: Marie Anne Limesground, "Scar"
-Edad: 89
-Descripción fisica: La piel de Scar es de un tono claro pero algo más oscuro que la de Wendy pues se pasa más tiempo al sol, sus ojos de un tono lavanda suave y el pelo violeta casi blanco, siempre atado en una coleta o trenza, casi nunca decorado con nada salvo algún lazo regalo de su amiga Wendy. Le gusta vestir cómoda, con camisetas simples de colores básicos, su chaqueta de "aventuras" y unos pantalones casi siempre destrozados por sus continuos viajesfuera de la casa. Le gusta llevar un a cinta al cuello como si fuera un collar y un par de pulseras que su hermana le dió cuando eran más pequeñas.

-Descripción psicológica:  Una chica fuerte, dura, borde y algo agridulce. Es muy directa cuando tiene algo que decir y no se corta un pelo al hablar. Es borde si la situación lo requiere pero sabe cuando debe mantenerse callada. Su caracter desaparece cuando ve un ciervo, pues es su animal favorito.
-Historia: Amaia y Eduardo, sus padres, abandonaron a Scar a sus siete años en la aldea donde ha crecido desde entonces, diciendo que iban a buscar a su hermana. Jamás volvieron. Scar no les odia, pero sabe que si volvieran no los trataria como padres. Se crió con ayuda de los padres de Cain, que la cuidaban como alguien más de la familia, y unos vecinos sin hijos, que la acogieron como tal. Estos han sido desde entonces sus padres, viven aun en la aldea, aunque ella decidió montarse su propia casa más cerca del bosque, bien camuflada, como refugio para un posible ataque. Su historia no es más compleja que eso.
La unica peculiaridad es que su padre era un ángel caido, por lo que la mancha de oscuridad devoró una de las alas de Scar antes de que esta comenzase a andar. Es una mutación genetica que no afectó a su hermana mayor.
-Gustos y disgustos:
+Correr junto a Ocho
+Nadar en el lago desnuda
+El pescado, en especial la trucha frita
+Aunque jamás lo admitirá, volver a ver a sus padres
-Luna nueva
-Eclipses
-Que se burlen por su unica ala
-....
-Poderes: Mantener la estabilidad en una caida
Arma sagradas (regalo de sus padres para que se protegiera), es una daga que hace mucho dejó de ser realmente sagrada
Curación
-Extras: Vive con Wendy en su casa junto al bosque, aunque visita a sus padres cada dos dias.
Tiene un perro llamado Ocho en el bosque. Entra a casa a dormir y come con ella. Ocho es un mestizo de Pastor alemán y Rottweiler y lo llamó asi por el antifaz que tiene en los ojos, que forma el simbolo infinito.
Es mitad guardían, mitad alquimista con un don innato mínimo para Miada, es decir, no cura las heridas, sino que las restaura. No sabe controlar el tiempo ni sabe que tiene este poder, ya que nunca se ha activado.
El nombre real de su hermana era Rilleta Kathleen pero, al ser muy largo y dificil, todos la llamaban cariñosamente Ricca.
Una radiante sonrisa empezo a crecer en la cara de Isaro conforme su mente procesaba lo que le habia dicho y accedió a ayudarme. Le pedi que fuera llevando cosas a la mesa y que me ayudase con lo poquito a terminar mi aperitivo para ese dia. Despues, fui a desayunar, dejando que comiera lo que el quisiera, ya que yo no era Wendy y no pensaba obligarlo. Le ofreci un poco de la infusion con hielo que preparaba ella, pues sabia dulce y ligeramente acida y realmente me gustaba. Me distraje un momento para echarles de comer a los gatos.
-¿No te he molestado durmiendo? -Le pregunte por no estar completamente en silencio.


Notaba como Tefael me abrazaba mientras decia cosas que me hicieron sonrojar, asi que lo miré con un ojo, aun escondido en la almohada. Parecia realmente encantado por la situacion, aunque me molestaba no poder darle todo lo que queria.
-Te queda bien el pelo suelto -Murmure apartandoselo detras de la oreja. Le daba un aspecto joven y divertido, siempre me habia gustado el tono blanco que tenia y, gracias a Lear, me di cuenta su suave aroma propio. No queria levantarme, asi que segui jugando con su pelo, distraido, era tan agradable como tocar seda, igual que la textura de sus alas, suaves como pocas cosas. Bostece, un rato despues de estar perdido en recordar la figura de mi amigo y me fije que Eider rondaba por ahi.
-Ojala pudieramos parar el tiempo -Murmure, perdido en mi mundo, que se volvia bastante mas luminoso gracias a la blanca y hermosa presencia de Tefael.



Última edición por Adamaris el Miér Abr 05, 2017 11:26 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

952 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Abr 02, 2017 7:02 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Sonreí agradecido cuando Cain me pidió que fuera a por algo de agua para él -En seguida- respondí levantándome del sofá sabiendo que con eso tenía una buena excusa por la que ir a la cocina y ver lo que estaban haciendo pareciera razonable. Al llegar a la cocina las miré discretamente mientras me dirigía recto a por un vaso para llenarlo de agua.

No parecía estar demasiado mal, y Wendy estaba atenta a todo lo que Silya hacía para que no se desviara de la receta… ese solía ser su mayor defecto que se guiaba por su instinto o utilizaba magia para hacerla. Para mi estaba claro que dejarla sola en la cocina era como dejar suelta a una bestia mortífera en su habitat natural… solo podían ocurrir dos cosas que algo saliera mal o que algo saliera aún peor.




Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


No tardamos en ponernos a desayunar, no comí demasiado, aunque como mi apetito siempre había sido pequeño para mi fue suficiente. La infusión estaba deliciosa, no recordaba haber tomado nada similar por lo que al poco tiempo me eché por segunda vez en el vaso.

-Para nada
- respondí sonriendo tranquilamente -Estabas muy tibia y casi no te moviste desde que te llevé a la cama- le aseguré al tiempo que prestaba atención a los gatos que comían hambrientos lo que Scar les daba -Habría sido un problema para mi si me hubieras echado a patadas de la cama, me hubiera tenido que quedar en el sofá…- bajé un poco la cabeza pues ya lo había admitido con anterioridad pero decirlo solo hacía que viera lo inútil que era todavía -No habría podido dormir tan bien allí solo-. Incluso cuando viajé como bailarín dormía con Edahi y Silya siempre, en especial con el primero al que me encantaba acurrucar entre mis brazos.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



El halago de Cryp sobre mi aspecto con el pelo suelto me hizo sonrojar levemente ocultándolo un poco con mi sonrisa que todavía estaba en mi rostro -Si te gusta así no me importaría dejarlo suelto- tenía la cinta del pelo atada a la muñeca para mantener la conexión con Mer, así que mientras la tuviera cerca daba igual si era en el pelo, en la muñeca o en algún bolsillo.

Eider entró silenciosamente, por lo que hice como si no lo notara. Era como un niño queriendo ocultar su presencia para podernos asustar más tarde. Atraje a Cryp hacia mí cuando escuché sus deseos -No puedo parar el tiempo, pero sí que podemos disfrutar juntos de este rato hasta que nos cansemos- Nunca había imaginado que con tan solo ver el rostro de Cryp al despertar, me sintiera tan feliz que no necesitará hacer nada más. Siempre había pensado que lo que él me había ofrecido era una relación física, pero allí estaba mirándolo sin ningún otro pensamiento que no fuera el de querer complacerlo.



Última edición por clea el Lun Abr 03, 2017 4:40 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

953 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 4:32 am


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Silya estaba siguiendo mis instrucciones al pie de la letra y, aunque la primera de las tortitas había quedado algo quemada por mi culpa, la segunda quedo muy bien, quizás algo deforme, pero las mias casi siempre lo eran.
-Ya puedes sacarla -La avisé, ayudando en el proceso, ya que era algo complicado si nunca lo había tenido que hacer. Dejé que ella preparase la mitad, asi que iba haciendo ella una y yo otra. Las mías quedaban algo más redondeadas, pero seguían sin tener la forma de las que preparaba mi madre. Edahi entró en la cocina mientras estaba yo en la sartén.

Scar:
-Nombre: Marie Anne Limesground, "Scar"
-Edad: 89
-Descripción fisica: La piel de Scar es de un tono claro pero algo más oscuro que la de Wendy pues se pasa más tiempo al sol, sus ojos de un tono lavanda suave y el pelo violeta casi blanco, siempre atado en una coleta o trenza, casi nunca decorado con nada salvo algún lazo regalo de su amiga Wendy. Le gusta vestir cómoda, con camisetas simples de colores básicos, su chaqueta de "aventuras" y unos pantalones casi siempre destrozados por sus continuos viajesfuera de la casa. Le gusta llevar un a cinta al cuello como si fuera un collar y un par de pulseras que su hermana le dió cuando eran más pequeñas.

-Descripción psicológica:  Una chica fuerte, dura, borde y algo agridulce. Es muy directa cuando tiene algo que decir y no se corta un pelo al hablar. Es borde si la situación lo requiere pero sabe cuando debe mantenerse callada. Su caracter desaparece cuando ve un ciervo, pues es su animal favorito.
-Historia: Amaia y Eduardo, sus padres, abandonaron a Scar a sus siete años en la aldea donde ha crecido desde entonces, diciendo que iban a buscar a su hermana. Jamás volvieron. Scar no les odia, pero sabe que si volvieran no los trataria como padres. Se crió con ayuda de los padres de Cain, que la cuidaban como alguien más de la familia, y unos vecinos sin hijos, que la acogieron como tal. Estos han sido desde entonces sus padres, viven aun en la aldea, aunque ella decidió montarse su propia casa más cerca del bosque, bien camuflada, como refugio para un posible ataque. Su historia no es más compleja que eso.
La unica peculiaridad es que su padre era un ángel caido, por lo que la mancha de oscuridad devoró una de las alas de Scar antes de que esta comenzase a andar. Es una mutación genetica que no afectó a su hermana mayor.
-Gustos y disgustos:
+Correr junto a Ocho
+Nadar en el lago desnuda
+El pescado, en especial la trucha frita
+Aunque jamás lo admitirá, volver a ver a sus padres
-Luna nueva
-Eclipses
-Que se burlen por su unica ala
-....
-Poderes: Mantener la estabilidad en una caida
Arma sagradas (regalo de sus padres para que se protegiera), es una daga que hace mucho dejó de ser realmente sagrada
Curación
-Extras: Vive con Wendy en su casa junto al bosque, aunque visita a sus padres cada dos dias.
Tiene un perro llamado Ocho en el bosque. Entra a casa a dormir y come con ella. Ocho es un mestizo de Pastor alemán y Rottweiler y lo llamó asi por el antifaz que tiene en los ojos, que forma el simbolo infinito.
Es mitad guardían, mitad alquimista con un don innato mínimo para Miada, es decir, no cura las heridas, sino que las restaura. No sabe controlar el tiempo ni sabe que tiene este poder, ya que nunca se ha activado.
El nombre real de su hermana era Rilleta Kathleen pero, al ser muy largo y dificil, todos la llamaban cariñosamente Ricca.
Lo miré cuando aseguró que por la fiebre apenas me había movido. Eso era lógico, recordaba que mis hermana sabía cuando enfermaba precisamente por que dormía cual tronco, no podía controlarlo, asi que me era dificil disimular mientras dormía.
-Aunque te hubiera echado lo logico es que volvieras a la misma cama, ¿no? -Le Pregunté, extrañada por su afirmación -Y en todo caso podrias haber ido a casa de Cain, allí dijeron que te dejarían su habitación hasta que te pudieramos construir la casa -Añadí, no sabiendo bien si se lo habían dicho al final o no. Tenía hambre, asi que había estado desayunando mientras él hablaba.


Noto que por mi comentario, Tefael se sonroja. Me rio con cariño al verlo asi pues aunque nos conocemos desde hace muchisimo tiempo, es una parte de él que casi siempre escondia para no meterse entre nosotros. Él mismo admitó no poder parar el tiempo, pero tampoco teníamos nada más que hacer. Escuché su propuesta y me incorporé un poco para besarlo.
-Entonces me parece que tendré que pedir que traigan comida -Le digo de broma, aunque sé que yo le necesito para mantenerme estable y si él en todo ese tiempo n ose ha cansado de mi, es dificil que lo hiciera solo por estar juntos unas horas. Volví a tumbarme, estaba cansado de todo lo ocurrido y solo necesitaba un tiempo de tranquilidad. Más tarde iría a ver a mi hijo y a comprobar que ess carroñeros no habían tocado las tumbas bajo el árbol.



Última edición por Adamaris el Miér Abr 05, 2017 11:29 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

954 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 3:30 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Seguí sus indicaciones obedientemente intentado hacerlo tal y como ella me decía. Feliz de los resultados que estaba consiguiendo no pude sino sonreír cuando vi a Edahi acercarse -¡Mira!¡Mira!¿A qué tienen buena pinta?- Al ver las tortillas que le mostraba no pudo hacer otra cosa que sorprenderse. Olfateó el aire que provenía de ellas -Y huelen genial- aseguró revolviéndome el pelo como si se sintiera muy orgulloso de que su hermanita por fin pudiera cocinar algo -Ya tengo ganas de probarlas- añadió poco antes de llenar el vaso de agua y salir de la cocina algo más confiado en que no iba a fabricar un desastre culinario.




Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


La primera respuesta me dejó pensativo, jamás había pensado que se pudiera volver a ir a una cama de la que te habían echado, o al menos antes no era así. La segunda también me dejó en ese mismo estado, aunque esta vez sí dije mis pensamientos en voz alta -¿Tú crees que me habrían dejado entrar en mitad de la noche?- Sabía que Silya me lo permitiría, ella siempre me había consentido desde que nos conocimos, pero no quería obligar a Cain a acogerme en la noche cuando ya estaría durmiendo.

Sonreí de tan solo imaginar que me dejaban pasar a pesar de que era tan tarde -Entonces esta noche me quedaré allí a dormir- "De este modo seguro que Scar duerme mejor" pensé en mi interior feliz de encontrar una solución a todo para no ser de estorbo para nadie.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



No podía hacer otra cosa que no fuera fascinarme por sus reacciones, estaba totalmente a sus pies desde el principio y ahora con ese rostro inclinándose sobre mi para besarme como si fuera natural, ya me había rendido contra su encanto. Le devolví el beso con dulzura sonriendo con naturalidad -Bueno, puedo pedirle a Silya que venga a traernos el desayuno- comenté con un tono bromista. Realmente era la única persona además de Mer a las que no me importaba mostrarles mi forma buena de ser que tanto solía odiar, pues ellas ya la habían descubierto cada una a su manera.

A pesar de que a mi no me importaba, sabía que a Cryp seguramente no le gustaría ver a una de mis pequeñas traernos el desayuno, por eso a mis pensamientos les había añadido el tono de broma y que así se pudiera reír un poco de imaginárselo.

Ver perfil de usuario

955 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 4:49 pm


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Silya le enseñó entusiasmada su creación a Edahi, que dio el visto bueno tanto el olor como el apariencia, cogió un vaso de agua y salió con Sessy. Sonreí a Silya animandola a hacer alguna más, apilarlas como a ella le gustasen, ya que conocía los gustos de Edahi y suyos mejor que yo, y ponerles encima lo que le gustase. Entre las dos apenas tardamos un rato en terminarlas todas y las sacamos al salón. Los chicos parecían estar callados, aunque más bien me daba la impresión que Sessy le estaba transcribiendo nuestra conversación a Edahi.
-Aqui está el desayuno -Dije al entrar, aunque nuestro lobo ya estaba mirando en la dirección de los platos. Sus tortitas estaban algo más tostadas, sin nada por encima y bastante más frías que las mías, pues las prefería humeantes y con algo dulce, preferiblemente mermelada -¿Necesitas ayuda? -Le pregunté a Sessy, que estaba bastante callado. Él sonrió.
-No, tranquila... mientras no tenga que levantarme puedo solo
-Me sentía un poco mal por hacer la clase justo el día en que él no podía venir, pero tampoco quería retrasarla más para poder pasar el resto de dias con ellos y que los niños pudieran verlos. No pareció importarle, pues cuando me disculpé, él solo bromeo sobre su pronta "jubilación".

Scar:
-Nombre: Marie Anne Limesground, "Scar"
-Edad: 89
-Descripción fisica: La piel de Scar es de un tono claro pero algo más oscuro que la de Wendy pues se pasa más tiempo al sol, sus ojos de un tono lavanda suave y el pelo violeta casi blanco, siempre atado en una coleta o trenza, casi nunca decorado con nada salvo algún lazo regalo de su amiga Wendy. Le gusta vestir cómoda, con camisetas simples de colores básicos, su chaqueta de "aventuras" y unos pantalones casi siempre destrozados por sus continuos viajesfuera de la casa. Le gusta llevar un a cinta al cuello como si fuera un collar y un par de pulseras que su hermana le dió cuando eran más pequeñas.

-Descripción psicológica:  Una chica fuerte, dura, borde y algo agridulce. Es muy directa cuando tiene algo que decir y no se corta un pelo al hablar. Es borde si la situación lo requiere pero sabe cuando debe mantenerse callada. Su caracter desaparece cuando ve un ciervo, pues es su animal favorito.
-Historia: Amaia y Eduardo, sus padres, abandonaron a Scar a sus siete años en la aldea donde ha crecido desde entonces, diciendo que iban a buscar a su hermana. Jamás volvieron. Scar no les odia, pero sabe que si volvieran no los trataria como padres. Se crió con ayuda de los padres de Cain, que la cuidaban como alguien más de la familia, y unos vecinos sin hijos, que la acogieron como tal. Estos han sido desde entonces sus padres, viven aun en la aldea, aunque ella decidió montarse su propia casa más cerca del bosque, bien camuflada, como refugio para un posible ataque. Su historia no es más compleja que eso.
La unica peculiaridad es que su padre era un ángel caido, por lo que la mancha de oscuridad devoró una de las alas de Scar antes de que esta comenzase a andar. Es una mutación genetica que no afectó a su hermana mayor.
-Gustos y disgustos:
+Correr junto a Ocho
+Nadar en el lago desnuda
+El pescado, en especial la trucha frita
+Aunque jamás lo admitirá, volver a ver a sus padres
-Luna nueva
-Eclipses
-Que se burlen por su unica ala
-....
-Poderes: Mantener la estabilidad en una caida
Arma sagradas (regalo de sus padres para que se protegiera), es una daga que hace mucho dejó de ser realmente sagrada
Curación
-Extras: Vive con Wendy en su casa junto al bosque, aunque visita a sus padres cada dos dias.
Tiene un perro llamado Ocho en el bosque. Entra a casa a dormir y come con ella. Ocho es un mestizo de Pastor alemán y Rottweiler y lo llamó asi por el antifaz que tiene en los ojos, que forma el simbolo infinito.
Es mitad guardían, mitad alquimista con un don innato mínimo para Miada, es decir, no cura las heridas, sino que las restaura. No sabe controlar el tiempo ni sabe que tiene este poder, ya que nunca se ha activado.
El nombre real de su hermana era Rilleta Kathleen pero, al ser muy largo y dificil, todos la llamaban cariñosamente Ricca.
Se notaban a millas de distancia las dudas que corroían aún al inocente Isaro, que temía hacer cualquier cosa por enfadar a las personas. No pude evitar sonreir cuando preguntó si Cain lo dejaría entrar a media noche en su casa, si realmente no le iba a importar.
-Claro que te dejaría entrar, probablemente hasta se quedaría despierto por asegurarse que estas bien -Le respondí conociendo de sobra la amabilidad que el lobo demostraba a cada vez que era necesaria -Seguramente se quedaría preocupado de porqué andabas por la noche en la calle, pero no te preguntaría salvo que te viese herido -Le aseguré, viendo que su rostro mostraba una gran felicidad. Era agradable ver a alguien tan inocente y que no se llevaba a todos mis amigos tras él.
-No me molesta que duermas conmigo -Le dije cuando aseguró que dormiría allí esa noche -, ademas, seguro que Cain prefiere estar a solas con Silya -Añadí un poco más molesta. Ya me había hecho a la idea, pero seguía picando verlos tan... en su mundo.


La propuesta de Tefael me hace poner mala cara, no quiero que nadie nos traiga el desayuno, y quizás menos aún algun ode nuestros hijos, por más "postizas" que sean las suyas. Simplemente no tengo ganas de ver a personas en ese momento, con él y el pequeño felino somos suficientes.
-No me apetece estar en sociedad -Gruño, en parte de broma, incorporandome un poco para poder estirarme -Contigo y Eider me es suficiente -Digo mirandolo, ya completamente despierto, aunque eso no quiere decir que me fuese a costar volver a dormirme.
-Podemos dar un paseo por el bosque si quieres, pero prefiero fingir que no existen personas a mil metros a la redonda al menos por un rato -Bromeo, pues se que tarde o temprano tendré que volver. No me importa ver a mi hijo, ni estar con gente pero... me siento más seguro con él que con tantos inocentes alrededor. Tefael me salvará si hace falta, se que no me hará daño aunque me volviera loco, pero gracias a él, las voces están callandose, no gruñen, no se me eriza el pelo ni me salen orejas cuando no presto atención. Quiero poder sentirme una persona normal un rato más y no un demonio en decadencia.
-Solo quiero ser normal un rato -Murmuró, respondiendo a preguntas que probablemente él no se hace pero que yo necesito contestar.



Última edición por Adamaris el Mar Mayo 09, 2017 3:17 pm, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

956 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 5:39 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Las tortitas no tardaron en llegar, agradecí a Cain el mantenerme informado de lo que sucedía en la cocina, aunque esta vez en realidad no había tenido nada de que preocuparme. Como agradecimiento, al notar que realmente quería venir a la clase le hablé mentalmente sobre como conectar la pluma a la mía o a Silya sin que se percatara de que estaba escuchando "Así al menos puedes escuchar a los niños y de vez en cuando opinar o darles algún susto" dije divertido de la idea de ver a Laima o a María mirando a todos lados buscando de donde venía la voz de Cain.

Mientras estuve comiendo las tortitas que Silya había preparado para mi, estaban realmente riquísimas, además de que las había puesto justo como a mi me gustaba calientes y con mermelada de fresa por encima. No estaba seguro de cuando se había fijado en esos detalles, pero ahora me daba más cuenta de lo observadora que siempre había sido.




Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Al mismo tiempo que me sentía feliz por saber que me abriría la puerta, no quería tener que preocuparlo por algo tan insignificante "Tampoco es que no sea capaz de dormir en el suelo" dije en mi mente recapacitando la facilidad que tenía para dormir cuando estaba cansado, lo único era que habiendo tantas personas que me habían ofrecido un lugar donde dormir, me parecía muy desconsiderado elegir la tierra húmeda y dura antes que cualquiera de las casas.

Me sorprendió lo que Scar me dijo -¿A caso Cain está interesado en Silya?- me solía costar entender aquellas cosas, pero Scar era tan clara que me era difícil no comprender lo que decía. -Es una pena, me apetecía hablar con ella durante la noche… pero si sé que voy a estorbar…- No terminé la frase pues estaba claro que era lo que diría. Miré un momento por la ventana antes de volver a mirar a Scar -¿Hoy no tenías día de caza?- le pregunté sin saber a qué hora empezaba y sin saber si iba bien de tiempo o yo la estaba entreteniendo demasiado.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Sabía que mi broma solo le hizo admitir que su propia propuesta había sido mala. Escuché la oferta de ir a dar un paseo por el bosque -Para eso prefiero quedarme aquí y asegurarme que no nos encuentran- respondí incorporándome también solo para poderlo ver mejor a los ojos.

Su murmullo me hace cogerle la mano y llevarla hasta donde estaba mi corazón -Nadie que fuera normal podría hacer que con solo mirarlo mi corazón se comportara de este modo- no tardé en darle un beso con una pequeña sonrisa -Si fueras normal nunca me hubiera enamorado de ti- comenté con normalidad sabiendo que mi buen comportamiento se debía a que no había absorbido nada de oscuridad en esos días y el equilibrio estaba algo roto en mi interior… en este momento la bondad y la pureza reinaban sobre la oscuridad. "Más tarde seguro que esto se vuelve un problema" pensé sin darle realmente la importancia que se merecía.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:52 am, editado 2 veces

Ver perfil de usuario

957 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 6:16 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Edahi me dio ideas sobre molestar a Wendy y los niños con los colgantes, pero tras pensarmelo, mientras Silya y Wendy iban a empaquetar las pocas tortitas que quedaban para ofrecerlas a Zahan y Ariel como agradecimiento por algunos ingredientes me quede a solas con Edahi.
-Creo que buscare algo con lo que entretenerme -Le dije, recogiendo los platos de la mesa para que fuera mas facil llevarlos -, no quiero que se preocupen mas aun... y me siento cansado todavía -Sabia bien que el entendia que preferia no molestarlas ya que entre los niños se les olvidaria lo ocurrido -Si los niños quieren verme podeis dejar que vengan, estoy mejor que ayer -Añadi cuando las chicas volvieron. Wendy sonrio pues eso animaria a los peques y le dijo a Silya de ir a despertar a Isaro para que pudiera desayunar y cambiarse con calma, ademas de coger la cesta con la comida de todos y ls cosas que habia preparado para animar a nuestro felino gigante. Ambas salieros tras ayudarme a llegar a la cama.

Scar:
-Nombre: Marie Anne Limesground, "Scar"
-Edad: 89
-Descripción fisica: La piel de Scar es de un tono claro pero algo más oscuro que la de Wendy pues se pasa más tiempo al sol, sus ojos de un tono lavanda suave y el pelo violeta casi blanco, siempre atado en una coleta o trenza, casi nunca decorado con nada salvo algún lazo regalo de su amiga Wendy. Le gusta vestir cómoda, con camisetas simples de colores básicos, su chaqueta de "aventuras" y unos pantalones casi siempre destrozados por sus continuos viajesfuera de la casa. Le gusta llevar un a cinta al cuello como si fuera un collar y un par de pulseras que su hermana le dió cuando eran más pequeñas.

-Descripción psicológica:  Una chica fuerte, dura, borde y algo agridulce. Es muy directa cuando tiene algo que decir y no se corta un pelo al hablar. Es borde si la situación lo requiere pero sabe cuando debe mantenerse callada. Su caracter desaparece cuando ve un ciervo, pues es su animal favorito.
-Historia: Amaia y Eduardo, sus padres, abandonaron a Scar a sus siete años en la aldea donde ha crecido desde entonces, diciendo que iban a buscar a su hermana. Jamás volvieron. Scar no les odia, pero sabe que si volvieran no los trataria como padres. Se crió con ayuda de los padres de Cain, que la cuidaban como alguien más de la familia, y unos vecinos sin hijos, que la acogieron como tal. Estos han sido desde entonces sus padres, viven aun en la aldea, aunque ella decidió montarse su propia casa más cerca del bosque, bien camuflada, como refugio para un posible ataque. Su historia no es más compleja que eso.
La unica peculiaridad es que su padre era un ángel caido, por lo que la mancha de oscuridad devoró una de las alas de Scar antes de que esta comenzase a andar. Es una mutación genetica que no afectó a su hermana mayor.
-Gustos y disgustos:
+Correr junto a Ocho
+Nadar en el lago desnuda
+El pescado, en especial la trucha frita
+Aunque jamás lo admitirá, volver a ver a sus padres
-Luna nueva
-Eclipses
-Que se burlen por su unica ala
-....
-Poderes: Mantener la estabilidad en una caida
Arma sagradas (regalo de sus padres para que se protegiera), es una daga que hace mucho dejó de ser realmente sagrada
Curación
-Extras: Vive con Wendy en su casa junto al bosque, aunque visita a sus padres cada dos dias.
Tiene un perro llamado Ocho en el bosque. Entra a casa a dormir y come con ella. Ocho es un mestizo de Pastor alemán y Rottweiler y lo llamó asi por el antifaz que tiene en los ojos, que forma el simbolo infinito.
Es mitad guardían, mitad alquimista con un don innato mínimo para Miada, es decir, no cura las heridas, sino que las restaura. No sabe controlar el tiempo ni sabe que tiene este poder, ya que nunca se ha activado.
El nombre real de su hermana era Rilleta Kathleen pero, al ser muy largo y dificil, todos la llamaban cariñosamente Ricca.
Estaba tan entretenida que me rei cuando pregunto si Cain estaba interesado en Silya. Asenti y le conte lo que respondio a Edahi cuando este le pregunto si la amaba. Habia sido hacia bastante tiempo y ellos no sabian que yo escuchaba, pero seguia sabiendolo.
-Y gracias a ella yo fui rechazada -Dije sonriendole y me levante a coger algo de agua. Tras un rato me pregunto si no tenia que ir a cazar. Lo mire.
-¡Se me habia olvidado! -Exclame desayunando a toda velocidad, casi atragantandome. Tosi tras conseguir tragarmelo y le di un beso en la mejilla -Gracias, me has salvado -Cogi la chaqueta y las armas todo lo rapido que pude y sali corriendo al punto de encuentro tras gritarle a Isaro que cerrase bien al salir. Por suerte, no fui la ultima en llegar, asi que tuve tiempo para recuperar el aliento.


La sonrisa de Tefael se hace mas grande conforme hablo, pero no esta de acuerdo con el paseo por el bosque, cosa que entiendo fácilmente cuando dice que prefiere que nadie nos vea. Su confesion hace que me sonroje bastante mas de lo que esperaba, pero tambien me incomode ligeramente. No puedo corresponderle, no soy capaz de decirle que le quiero de esa forma tan profunda, incluso aunque el no me hubiera pedido total sinceridad.
-Sabes que no puedo responderte a eso... -Murmuro desviando la mirada, ahora queriendo escapar por miedo a su reaccion. "No, no vas a huir" Me obligo a quedarme y a mirarlo directamente a los ojos.
-Pero te puedo asegurar que eres lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo -Era cierto, era real y queria que lo supiera. Gracias a él estaba mejor, gracias a él podia estar tranquilo, sin temor.



Última edición por Adamaris el Miér Abr 05, 2017 11:24 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

958 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Abr 03, 2017 7:31 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Aunque consideró mis ideas, prefirió buscarse algo mejor con lo que entretenerse. Lo comprendía, escuchar a las personas en el exterior y no estar allí era muy molesto. Dejé la conversación a un lado cuando las chicas volvieron de llevares a Zahan y Ariel las tortitas.

Al final Silya se fue a por Isaro mientras nos preparábamos para marcharnos, no había mucho que hacer así que solo ayudé un poco a Wendy en lo que necesitó y a Cain a llegar hasta la cama -¿Estamos listos?- le pregunté a Wendy cuando revisé todo por si se me había olvidado algo o ella se daba cuenta de que nos faltaban cosas.




Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Empecé a sentir lástima por Scar que había sido rechazada por Cain después de escuchar que él amaba a Silya "Realmente me recuerdan a los cotilleos que circulaban en el castillo" pensé algo triste, pues los chismes siempre traían a una persona que sufría.

No tardó en marcharse tras mi aviso, me sonrojé un poco cuando me besó en la mejilla y me agradeció por habérselo recordado. Había sido tan rápido que no pude ni siquiera pensar en nada antes de verla salir corriendo. Me levanté del asiento para escuchar como unos delicados pasos se acercaban hacia la casa, eran tan diferentes de cualquier otro que fui directamente a abrir la puerta sin que tuviera la necesidad de llamar -¡Isaro! Venía a despertarte- su dulce sonrisa me calmaba -Iba a decirte que había desayuno, pero parece que ya tomaste algo- agarré su mano inconscientemente mientras le hacía entrar en la casa -Si lo cocinaste tu me encantaría probar un poco- respondí esperando que me dejara probar aquello que olía tan bien en sus ropas.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Noté cómo desvió durante un segundo la mirada antes de volver a mantenerme la mirada -No tienes que decirme nada, ya sé que no puedes decirlo- le puse la mano en la mejilla para que no intentara huir de nuevo -Tan solo me gusta decirlo, con que seas capaz de escucharlo para mí es más que suficiente- Empezaba a notar que algo iba mal, pero no sabía que era. Yo no me solía comportar así, me sentía bien pero la sensación de que algo no marchaba como debería me seguía rondando en la cabeza.

Un arañazo me hizo girarme hacia Eider, que seguía clavándome sus pequeñas garras en mi brazo. No me quejé ante su acción, más bien intentaba que me explicara lo que sucedía. De nada sirvió pedírselo con educación lo único que causó fue que arrastrara sus zarpas a lo largo del brazo para hacerme más daño -¡Para ya Eider!- dije empezando a molestarme por lo raro que estaba en esa mañana.

No fue hasta que me molesté que me di cuenta de lo que había estado a punto de suceder… poco había faltado para que perdiera la mitad de mi ser. Tuve que disculparme enseguida con mi pequeño compañero que tan rápido había actuado para ayudarme.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:53 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

959 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 04, 2017 5:00 am


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Silya acepto ir a por Isaro y la cesta que les había preparado. Con despertarlo era suficiente, pero supuse que se quedaría acompañandolo un rato, asi que Edahi y yo iriamos a buscar a los niños. Asentí cuando preguntó si estabamos listos y salimos a por ellos. Zahan y Daion se habian ido con los cazadores fuera del pueblo, asi que Ariel estaba intentando vestir a Abi mientras Mikka ayudaba un poco a recoger. A su alrededor, ignorados, Nara y Nero bailaban medio desnudos con boles en la cabeza. Su madre no parecía hacerles caso, pero su tecnica de fingir no verlos tampoco funcionaba, asi que los miraba de reojo. Donovan, ya vestido y arreglado, fue quién nos abrió la puerta. Eva apareció de la habitación con un vestido nuevo que seguramente le habían regalado. Aparté de su camino un par de cosas que Mikka había olvidado y consiguió llegar sin problemas hasta nosotros.
-Buenos dias -Parecía especialmente entusiasmada, seguramente por que les avisé que tendríamos varios invitados -¿Cómo esta Cain? -Parecía que ella era la única que se atrevía a preguntar directamente, o tal vez era por que lo consideraba un hermano mayor. Dejé que Edahi hablara con ella, ya que me parecía que se llevaban realmente bien, mientras aproveché para cazar a uno de los mellizos.
-Venga, a vestir -Les ordené, a pesar de que ninguno me hizo caso.


Al mirar a Tefael de nuevo me doy cuenta de que ni siquiera me esta prestando atención, mira a su gato y habla con él de esa extraña forma que tienen para comunicarse. Probablemente no es lógico, pero me sienta realmente mal. Me estoy sincerando... y espero al menos una minima reaccion por su parte, o como poco que me preste atención. Como puedo, salgo de debajo suyo, intentando no dejarme llevar y no empujarlo, solo salgo y me marcho. Se que puede seguirme, que sabe dónde estoy y no le será muy dificil encontrarme, pero quiero estar un momento solo. Esa tonteria a roto un poco mi tranquilidad.
-¿Papá? -Levanto la mirada, he vuelto a casa sin darme cuenta. No me acordaba que Cain estaría alli. Parece preocupado y se levanta, con dificultad, para acercarse. En ese momento me percato de que estoy llorando. ¿Porqué? Ha sido una tonteria. Claramente mis emociones no estan tan bien como yo creía. Me alegra un poco ver que puede mantenerse de pie sin que se le note que hasta hace poco no podía ni respirar solo.
-¿Ha pasado algo?
-Sigue preocupado dado que no le he contestado. Niego con la cabeza y se que acabo de confundirle, no entiende qué me ocurre, pero tampoco soy capaz de decir le que me he puesto asi por que Tefael estaba hablando con su gato en vez de hacerme caso. Sería una idiotez.
-No es nada
-Se que me está abrazando, pero me siento un tanto inestable, asi que me apartó con suavidad -, solo estoy un poco inestable -Pone mala cara y suspira. No quería hablar sobre esto, pero una vez dicho no hay vuelta atrás.
-Papá... me parece bien que estes con Tefael... pero ¿no crees que estás siendo egoista?
-Lo miro, parece que pone en voz alta mis pensamientos, pero cuando quiero contestar, solo escucho que mi voz pregunta a qué se refiere -Tú mismo lo has dicho... eres inestable -Levanta la mano y me muestra que tengo orejas de lobo... otra vez. Tiro de ellas, pero no desaparecen y él me obliga a soltarlas para evitar que me haga daño -Hace relativamente poco que se enteró de lo que le ocurrió a mamá... no creo que soporte perderte también a ti -Lo se, todo es como yo lo pienso, pero no puedo. Sigue hablando ysigo evitandolo. Mis continuas negativas estan enfadando a Cain, que parece desesperado por que comprenda lo que dice, pero no soy capaz de decirle a Tefael que no quiero estar con él. Se que mi hijo tiene miedo por estar viendo como me marchito, como me vuelvo loco, y que no quiere que el padre de Silya sufra por ello, ni yo tampoco, pero me es imposible.
-¿Cómo puedes ser tan egoista?
-Exclama, cansado de que no lo escuche -¿Te lo pasas bien jugando asi? ¿Ya no le quieres o que? -Me pregunta, realmente enfadado. Se que habla de Tefael, se que le quiero, se que soy egoista. Lo se... y no quiero arrastrarlo conmigo, pero su presencia es lo que me mantiene ahora despierto.



Última edición por Adamaris el Miér Abr 05, 2017 11:28 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

960 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 04, 2017 11:58 am


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Nos fuimos primero a la casa de Zahan, pues con tanto niño era mejor avisarlos los primeros y si necesitaban ayuda tener tiempo para ello. Me quedé junto a Eva mientras Wendy se ocupaba de Nara y Nero -Está mucho mejor, me ha dicho que le gustaría que fuerais a visitarlo cuando terminen las clases- sonreí aún sabiendo que no me podía ver.

Me alegraba la rápida mejora de Cain y cómo esto hacía que los niños y los vecinos se quedaran más tranquilos. Además de que yo mismo había visto su rápida curación gracias a la ayuda de Mer, Silya y Tefael que estuvieron curándolo sin descanso hasta que casi agotan sus fuerzas.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2




No tardé en ver como Cryp se levantaba para marcharse, no me debía ninguna explicación por lo que simplemente supuse que había ido al baño. Tuve que pedirle a Eider que me hiciera algunos arañazos más para centrarme por completo, me extrañaba el no haberme dado cuenta de que casi perdía el equilibrio por completo, normalmente cuando el balance era roto todo mi cuerpo dolía… aunque también era cierto que siempre se había inclinado hacia la oscuridad. Me aterró pensar que podía no darme cuenta de que me estaba atacando a mi mismo cuando el equilibrio se perdía inclinándose hacia la luz. Miré a Eider agradecido de que pudiera notar esos cambios en mi y supiera actuar en consecuencia.

Sin embargo él me dijo algo de lo que yo no me había percatado, Cryp se marchó justo cuando dejé de prestarle atención. Había escuchado claramente sus palabras, pero le di más importancia a mi vida que a responderle. Mi astuto compañero me avisó de lo ofendido que podía estar y que debía apresurarme, por lo que no tardé demasiado en salir por la puerta corriendo desesperado de pedirle disculpas por no haber dicho nada cuando él más lo necesitaba.

Sabía dónde buscar por lo que no me llevó demasiado tiempo llegar hasta allí, las palabras de Cain hicieron que me hirviera la sangre causando que mis músculos reaccionaran antes de que mi mente recapacitara que estaba herido, golpeándole directamente en la cara. No me podía creer que después de haber dicho que le daba igual la relación que tuviera ahora su padre, le reprochara que ya no amara a Lear solo por estar conmigo -Ten más respeto por tu padre- dije por primera vez en muchos años con mi verdadero rostro enfadado -Él puede hacer lo que quiera con su vida, tanto si es egoísta como si está jugando. Como hijo no tienes derecho de decirle lo que tiene que hacer- apreté mi puño conteniéndome para no golpearlo una segunda vez -No creo que Cryp haya criado un niño que cuando más lo necesita lo que hace es echarle en cara las cosas en vez de ayudarlo- molesto de ver su cara salí de allí sin dar más explicaciones empezando a notar que las heridas que Eider me había hecho estaban más abiertas por culpa de haber corrido hasta la casa.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:54 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

961 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 04, 2017 1:06 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
No me di cuenta que estabamos acompañados hasta que algo me golpeó. Tefael me gritaba algo y exigía que fuera más respetuoso. Me gustaría haberle contestado, pero el golpe, ademas de tirarme al suelo, hizo que me comenzara a doler la cabeza. Mi padre dudó mirando hacia el ángel, lo que me enfadó más y me hizo gruñirle cuando se acercó a mirarme.
-Dejame en paz -Tras mis palabras volvió a pensarselo, pero sí salió corriendo tras su pareja. Por mi parte, me puse la mano en el golpe, que no se curaba a la velocidad de siempre, pues tenía demasiadas cosas que curar todavía. Entre unos y otros acababa siempre siendo el saco de boxeo y estaba empezando a cansarme. No me encontraba bien ni podía volverme a la habitación, asi que decidí arriesgarme a preocupar a Silya para que me ayudase, pero su voz comenzó a salir del colgante antes de que consiguiera decir nada.


El golpe de Tefael me sobresalta, no esperaba que apareciese de repente y mucho menos que fuera a pegarle a alguien. Nunca lo había visto tan enfadado y una estela de enfado lo sigue por la casa hasta la salida. Me paro un momento, pero decido acercarme a mi hijo, que esta tan enfadado que me aparta con un gruñido. No quiero dejarlo solo, pero sus enfados se evaporan mejor en soledad... y tengo la impresión que Tefael necesita compañía. Dando un momento para que peuda cambiar de opinión, salgo corriendo tras mi pareja, que en tan poco tiempo se ha alejado más de lo que esperaba.
-Tefa... -Lo llamo al acercarme, esperando no alertarlo o que se enfade más. no me gusta verlo alterado, asi que me acerco a él con suavidad y le cojo la mano



Última edición por Adamaris el Miér Abr 05, 2017 11:20 am, editado 2 veces


_________________

Ver perfil de usuario

962 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Abr 04, 2017 6:26 pm


Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



No me doy cuenta de que Cryp ha venido tras de mi hasta que me agarra la mano -Deberías de haberte quedado con Cain, lo golpeé con fuerza- los ángeles de Chamuel teníamos prohibido hacer daño a otras personas sino había una razón incuestionable para el arcángel. Como podían ser defender un amor, tu propia vida o la de un ser muy querido. incluso con la posibilidad de hacer daño teníamos rotundamente prohibido matar a alguien… Y era lo único que me había detenido más de una vez cuando Lear y Cryp desaparecieron.

Apreté su mano a pesar de lo que le dije, empezaba a calmarme pensando con frialdad lo que había escuchado. No había nadie más que Cryp quisiera por lo que no encontraba alguna forma de haberlo malentendido -Tu siempre fuiste de lo mejor que ha pasado en mi vida- solté respondiendo a la conversación que habíamos dejado a la mitad mientras tiraba ligeramente de él de nuevo hacia nuestra guarida -Hay algo que debería de contarte- murmuré sabiendo que en verdad eran varios los secretos que mantenía ocultos de todo el mundo. Actualmente solo tenía la intención de decirle lo que ocurría con mi alma que era lo que más problemas nos podía causar… De todos modos con Isaro cerca otro de mis grandes secretos pronto sería desvelado también.




Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Isaro y yo nos quedamos dentro de la casa descansando un rato mientras Edahy y Wendy terminaban de llamar a los niños. Estuvimos hablando de multitud de cosas, no solo de nuestro pasado juntos, sino también de lo que nos sucedió después y de nuestras naturalezas que en aquella época ocultábamos mutuamente.

-¿Has adelgazado?- le pregunté tras un rato, casi nadie se daría cuenta por el hecho de que ya era bastante delgado, pero yo podía notarlo con solo observarlo un poco -No he comido muy bien estos años- comentó con una pequeña sonrisa -Edahi siempre cocinaba para nosotros en aquella época- solté una risa discreta de recordar al pequeño Edahi con el cabello por el hombro y todavía inmaduro, le quedaba genial el delantal en aquella época -Era el encargado de cuidarnos a todos, sino seguro que más de uno se moría de hambre allí- bromeé para ver que pensaba al igual que yo quién sería quien no comería en todo el viaje si fuera por Edahi.

-Qué bueno que era tu pareja- dijo con un pequeño suspiro de alivio, refiriéndose evidentemente a mi pareja de baile -Sino Edahi no me habría ayudado a aprender a cocinar- Me acerqué para revolverle el pelo, conmigo ya tenía la suficiente confianza de que jamás le golpearía y por eso me dejaba acercarme sin avisar -De todos modos aprendiste para que Edahi no tuviera que hacer la comida siempre- Se sonrojó un poco al saber que había sido descubierto -Era lo mínimo que podía hacer para compensar todo en lo que me ayudasteis- respondió haciendo que recordara la dulzura y la bondad que Isaro siempre entregaba a todos sin pedir nada a cambio.

Ambos nos quedamos un segundo en silencio al mirar por la ventana -Me gustaría volver a nuestra relación anterior- dije en un suspiro, tardó en darse cuenta que lo había dicho en voz alta por lo que su mirada fue lentamente hasta donde yo estaba -¿Por qué no?- pregunté animada, hacía bastante que no bailaba con nadie, Cain había sido el último y jamás había llegado a conectar tanto en el baile como lo hice aquellos cuatro años que pasé con Isaro… él tenía un don para bailar.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:55 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

963 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 05, 2017 9:48 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
A pesar de no ser educado escuchar una conversación ajena, me era imposible callar a ese puñetero colgante. Sus palabras fueron una gran patada en el estómago. Ya sabía que no tenía mucho que hacer con ella, era un ángel guerrero con capacidad para vivir entre los humanos, el cielo la necesitaba. A mi, en cambio, no. ¿De qué servía todo esto si al final acabaríamos cada uno por nuestro lado? Suspiré. "Va siendo hora de dejar de hacer el tonto" Decirle lo que sentia era completamente contraproducente, no quería que se alejase de mi, ahora nada me impedía ser egoista. Decidí llamar a Edahi.
-Edahi, ¿puedes venir a la casa un momento? -Escuché que estaban yendo a por los niños y que Wendy se ofrecía, pero le dice que con uno era suficiente. No quedó del todo convencida, pero los niños llegaban y no iba a dejarlos solos, asi que accedió a que fuera solo, mientras de camino de vuelta recogiera a la pareja que faltaba. Era capaz de ver que a mi alrededor había una ligera niebla negra, pero me importaba poco que la oscuridad de mi aura se hubiera descontrolado un poco, era quizás el mejor momento para permitirme un poco de tranquilidad en ese tema. Me apoyé en la pared mientras esperaba.


Tefael parece aún alterado por lo ocurrido, se le ve enfadado y, aunque aprieta mi mano, me regaña por no haberme quedado con mi hijo, al que le ha pegado bastante fuerte. Me acerco para abrazarlo, esperando que pueda tranquilizarse un poco.
-No ha dejado que me acerque -Le digo, esperando que se calme. Mirandome a los ojos me reconoce que soy lo mejor que le ha pasado, cosa que me molesta, ya que el resto de cosas debieron ser horribles para que yo sea la mejor.
-Hay algo que debería de contarte -Me avisa, yendo de vuelta a nuestro "refugio", no quería que se enfadase más, pero no entendía por que se había puesto asi, si nuestra conversación estaba siendo relativamente tranquila.
-No deberias haberle pegado... -Le regaño sin culparle, es obvio que pueda cabrearle que Cain hable asi sobre nosotros. Le acaricio la mano distraido, esperando sin presionarlo para ver que quiere contarme. Parece algo importante y me siento agradecido de que quiera contarme algo más sobre él.


_________________

Ver perfil de usuario

964 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 05, 2017 3:04 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





La voz de Cain sonaba apesadumbrada cuando pidió que fuera un momento a la casa. Me costó un poco convencer a Wendy de que todo marchaba bien y de que no hacía falta que viniera.

No tardé en llegar, pues había apresurado el paso sin darme cuenta. No llamé a la puerta sabiendo que ya me estaba esperando, encontrándome a Cain en el suelo con gran cantidad de oscuridad a su alrededor. -¿Estás bien?¿Qué ha pasado?- pregunté mientras me acercaba para ayudarle a levantarse y llevarlo de nuevo hacia su habitación.





Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Aunque noto su reprimenda suave, sé que no tiene del todo razón, por lo que decido evitar ese tema y seguir con el que estaba intentando sincerarme -Ya sabes que tengo muchos secretos… la mayoría los conoces- comencé aunque todavía seguíamos caminando no creí que hubiera gente por allí que pudiera escuchar esa conversación y comprenderla -También sabes que mi alma esta dividida en dos, incluso mi aura lo está- añadí. Para mi era imposible ocultar una parte de mi aura o de mi alma de la vista de todos, por lo que simplemente les explicaba que por eso estaban mis alas moteadas y por eso no pertenecía a ningún bando completamente.

-Nunca te quise preocupar- admití mirando al frente sin saber cómo decírselo, era yo mismo el que había elegido que no quería desprenderme de ninguna parte de mi ni de pertenecer a un lugar por completo… todo lo que me sucediera por mis decisiones era únicamente culpa mía -Pero aquí donde me ves soy mucho menos estable que tú desde el día en que nací- sonreí para dirigir la vista a Cryp ahora que ya tenía más control sobre mi mismo -Mi alma se intenta destruir a sí misma todo el tiempo. Y cuando la oscuridad o la luz empieza a ganar mi comportamiento cambia radicalmente- Eider estaba en la puerta del refugio sentado esperando pacientemente a que volviéramos. En cuanto estuvo a mi alcance lo alcé en brazos -Hoy no me percaté de que la luz estaba ganando sobre la oscuridad… y si no llega a ser por Eider que me consiguió cabrear habría perdido la mitad de mi ser- Volví a mirar a Cryp esperando saber si ahora que le había confesado lo de mi gran inestabilidad se quería replantear nuestra relación que solo había empezado un día atrás.

-Logró cabrearme tanto que la oscuridad ganó suficiente poder como para atacar a mi otra mitad haciendo que el comentario de Cain fuera mucho más molesto para mí de lo que realmente era- Me encogí de hombros para sonreírle con picardía -Normalmente me doy cuenta cuando esto pasa por que mi cuerpo duele a rabiar, pero contigo delante ni siquiera me percaté- Solté a Eider y tiré de Cryp hacia mi -Es tu culpa por ser tan atractivo… ahora tienes que recompensarme- murmuré cerca de su oído esperando que no se fuera a hacer de rogar.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:56 am, editado 2 veces

Ver perfil de usuario

965 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 05, 2017 3:41 pm

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
No tuve que esperar mucho antes de escuchar a Edahi acercandose a la casa. Seguía teniendo muchos pensamientos en la cabeza y por tanta oscuridad enfrenté sus ojos cuando entró. Evidentemente parecía preocupado por todo lo que había pasado en apenas media hora que se habían marchado.
-No puedo levantarme -Dije simplemente, notando un gran enfado en mi voz. No era tanto que estuviese realmete cabreado como que prefería sentir eso que tristeza. No dudó en ayudarme a volver a la cama, lo cual agradecí, pues al ponerme de pie, aun con él como apoyo, me desestabilicé bastante y tuve que agarrarme  ala pared.
-No es nada, solo me he caido -Me excusé, aún sabiendo que no sonaba realista, era evidentemente una mentira, pero quizás comprendiera sin tener que decirselo que prefería evitar tener que responder. La niebla oscura seguía mi movimiento, traspasandose ahora a la habitación con nosotros -Gracias -Murmuré, con más equilibrió aun estando solamente sentado -No le digas nada a Silya o no querrá volver a salir -Añadi con una voz algo grave, cerrando los ojos para obligar a toda esa niebla a curar el golpe que tenía. Ella seguía sintiendose culpable por lo que me había ocurrido y si se enteraba de lo que supuestamente hacía ocurrido, casi seguro que se negaría a dejarme solo por miedo a que pasase algo peor. Un pequeño pinchazo se generó al recordar la conversación que habían tenido en otro lugar.
-Solo era eso -La oscuridad estaba desapareciendo, o al menos estaba siendo usada en algo. No quería retenerlo demasiado rato, pues eso supondría preguntas que ni pretendía responder ni quería escuchar.



La falta de explicaciones de Tefael me preocupa más a cada paso que damos y se mantiene callado. ¿Qué le ocurre? ¿Es grave? ¿Es peligroso? ¿Puedo hacer algo por él? Como siempre, parece tener la capacidad de leerme la mente y comienza a contarme lo que pasa antes de que lleguemos. Escucho atentamente y lo miro a los ojos cuando él lo hace. ¿Por que nunca me lo había contado? Me siento mal por mi comportamiento anterior, pero me molesta saber que desde siempre ha tenido algo asi consigo y no he sido capaz de saberlo.
-Lo siento... no me di cuenta -Murmuro apesadumbrado, pero lejos de decirme nada, tira para acercarme y poder murmurar cosas traviesas al lado de mi oido. sigo con una pequeña sensación de desasosiego, pero si eso le hace feliz, quiero compensarle.
-Podriamos improvisar algo -Respondo, metiendo las manos dentro de su camisa, comenzando a acariciar la suave piel de su torso, dejando que decida si seguir ahí o volver a nuestro recoveco.


_________________

Ver perfil de usuario

966 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Abr 05, 2017 5:34 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Estaba claro con la rojez en la mejilla que no se había caído al suelo por que sí, más bien parecía haberse chocado contra el puño de alguien. Como él quería zanjar el tema no incidí sobre lo sucedido. Asentí cuando me agradeció y cuando me pidió que no se lo dijera a Silya comprendiendo que tenía toda la razón y que dejaría de hacer las cosas que le gustaban con tal de tener a Cain bien vigilado.

-¿Seguro que no quieres que me quede un rato?- le pregunté cuando me dispensó de mis deberes de cuidarlo. Dudaba que algo así le volviera a ocurrir, pero no me gustaba la idea de dejarlo solo cuando su humor era tan malo y estaba herido.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Sonrío cuando escucho su respuesta a mi invitación, sabía que estaba algo triste por que no se lo había dicho hasta ese momento, pero quería quitarle importancia a mis palabras… y que mejor manera que esa.

Besé con pasión a Cryp mientras abría la puerta como podía, por culpa de la dichosa pureza había perdido toda la mañana observándole en vez de hacer algo más productivo como era esto. Tras cerrar la puerta arrastré mis manos por debajo de su ropa para empezar a quitársela, no necesitaba nada más que saber que me permitía ser egoísta para darme cuenta de lo mucho que lo necesitaba en mi vida… aunque ahora no era el momento de ponerse filosófico.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:57 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

967 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 6:43 am

Cain / Sessaibushi:
-Nombre: Sessaibushi "Cain" DeepDark
-Edad: 130 años
-Descripción fisica: Su apariencia humana es similar a cualquier otro hombre que puedas cruzarte. Pelo algo más largo de lo habitual, de semblante duro, alto y ligeramente corpulento pero nada muy llamativo. Podría ser desde un soldado cualquiera hasta un panadero o un nómada. Apuesto y caballeroso pero con algo extraño. quizás tan solo un sentimiento de incomodidad cuando su mirada es muy fija o un miedo real a que se acerque. La unica diferencia son las orejas en forma de punta que oculta bajo el pelo.
Tras la rotura del sello, mostró su forma demoniaca. Su fuerza, velocidad y destreza se disparan. El color de ojos se torna ambarino y el pelo se alarga cubriendo su cuerpo. Le salen orejas, hocico y cola. Un lobo espectral ocupa el sitio en que antes había un hombre. Sin embargo, puede volver a su forma humana.
Forma humana

Forma demoniaca completa

-Descripción psicológica: A pesar de ser un demonio, su personalidad y educación lo mueve a ayudar a otras personas, humanos, angeles o demonios, e intentará hacer lo que esté en su mano Esta es una forma de vivir muy amable y generosa, pero él sabe que es egoista, pues más que hacerlo por otros, lo hace como compensación por lo ocurrido, para tener la conciencia tranquila.
Si bien sus poderes aumentan cuando los sentimientos negativos que lo rodean son más fuerte
s, este poder va quémandolo como ponzoña venenosa, volviendolo fuerte pero malvado. Por supuesto, no le gusta en absoluto la sensación de estar usando a los demás como canalizadores, por lo que busca liberar su propio poder sin que nadie tenga que odiar, matar o herir a otros. Solo tiene cariño por tres cosas, que lo acompañan en su viaje y de las que jamás se separa: Las espadas que su padre le regaló y una foto que tiene de su familia cuando aún estaban todos. 
Conoce su apellido real, pero no tiene cariño ni curiosidad por establecer contacto con sus abuelos, lo que sus padres le contaron fue más que suficiente para que todo el interés que sentia por esos demonios desapareciese. 


-Historia: En el mundo de los demonios, conocido como Infierno, no es extraño conocer el enlace entre dos demonios unidos por el interés paterno de aumentar su honor, orgullo y renombre. Allí donde la desolación y los sentimientos amargos son el pan de cada día, cuanto más poder se tiene, mayor respeto corresponde a la familia. Aunque las cosas han cambiado un poco, esta fue la razón de que Learty, una joven de la conocida familia demoníaca Rivernigth, huyera de lo que sus padres habían preparado para ella, de la mano del apuesto sirviente que vivía con ellos.
De esta aventura por los mundos, un amor dio paso a la relación clandestina de ambos jóvenes, que viajaron por el Infierno y la tierra humana conociendo sus costumbres y a sus gentes.
Veinte años después, el timbre de la mansión Rivernigth sonó con un apremiante tono de alarma. Al abrirse la puerta, la dulce Learty envuelta en lágrimas pidió ayuda. La guerra habia estallado en el mundo humano y los habia cogido en medio. Ni el avanzado estado en que se encontraba el embarazo de la chica, ni sus heridas o la presencia del marido de esta, herido gravemente, casi inconsciente, ablandó el corazón de sus padres, que cerraron las puertas fingiendo no reconocerla.
Obligandose a ser fuerte, Learty volvió al mundo humano con su marido. La casa era todo lo que tenian y desde ese momento decidieron dejar atras el apellido de ambos y comenzar la segunda parte de su aventura siendo la familia DeepDark, sin honor, sin conocidos, sin nada.
El doloroso parto tuvo lugar en el mundo humano, la madre quedo exahusta, por lo que Crypthorn tuvo que utilizar todos sus conocimientos en espadas, magia y la fuerza de la que disponia para proteger a su mujer y a su hijo, Sessaibushi, el nombre del hermano fallecido de Cryp.

Tras la recuperación y el encuentro de un lugar donde vivir, cuando el pequeño Sessai cumplia los tres años, sus padres tomaron la decision mas dificil. Al serle imposible ocultar su energia demoniaca, los humanos se sentian agresivos hacia el pequeño. Debian protegerlo. La forma mas segura para todos era aprovechar que los ojos del pequeño tenian un color humano para sellar su potencial y que, a ojos ajenos, fuera un niño humano como tantos otros, hasta que llegase la edad en que fuera capaz de cuidarse.
Para evitar que estuviera completamente indefenso, su padre le enseñó todo lo que sabia sobre espadas, reconociendo que Sessai era muy bueno en el manejo de estas, llegando a usar dos y superar a su padre a los 60 años (aparentando 16). Por su parte, Learty no queria enseñarle nada de poderes demoniacos, por lo que solo le contaron la verdad, evitando contarle lo que pudiera asustarlo.

Ajeno a ellos, la guerra avanzaba y cuando la familia se pensaba segura, un giro los separó, dejando al chico con su madre y al padre desaparecido. Delante de él, un ángel confundido atravesó a su madre con su propia arma. El sello que mantenia al demonio de Sessai oculto se rompió, liberandose. La cara del chico se alargó, sus dientes crecieron y cayo a cuatro patas. Un enorme lobo demoniaco de pelo morado claro y negro miraba a los hombres con ojos rojos, llenos de lagrimas. De un mordisco, enloquecido por el dolor de la perdida, mató a aquel que tenia mas cerca. Uno tras otro, todos murieron entre sus fauces, y solo el angel, que habia salido antes de que Learty muriera, estaba vivo. 
La consciencia de Sessai estaba apagada, y su moral y etica se habia quedado encerrada bajo los recuerdos de la reciente muerte de su madre. Sin ver nada, las muertes continuaron durante un rato, todo aquel que le atacaba, era despedazado, fuera quien fuera.
Nadie parecia capaz de pararlo, pero un lobo similar, de un color mas apagado pero de tamaño mayor consiguio tumbarlo. Mientras Sessai se revolvia, ambos, padre e hijo, volvian a su forma humana. No hicieron falta palabras, Crypthron lo sabia. Su esposa, la madre de Sessai, habia muerto. La sangre emanaba el olor de la desesperacion que intentaba ocultar de su hijo.
Sus caminos tardaron aun 1 año en separarse. Cuando una pista del angel causante de todo aquello hizo que Crypthorn olvidara su camino, las nuevas enseñanzas a su hijo para ayudar a su despertar repentino y ahogar el dolor de la perdida, para guiarse por la venganza en la que jamas habia pensado. La peticion de Sessai de que no lo hiciera tardo en hacer efecto, un par de semanas siguiendo al hombre, apagaron la llama del odio.
Si bien el poder de Crypthorn y Sessaibushi era cada vez mayor por la desesperacion de los humanos, ninguno queria seguir lo que su raza solia escoger. Aquel mundo era el que su madre habia elegido, en el que habian vivido durante tanto tiempo y donde ella habia muerto. En un viaje a la tumba de Learty, padre e hijo sabian el siguiente paso. Aventuras separadas, necesitaban pensar, digerir lo ocurrido. Crypthorn partio al anochecer en direccion norte. Sin despedidas, llantos o mentiras. Solo una promesa de reencontrarse cuando sus almas estuvieran recuperadas.
Seis años después, el dia a dia de Cain, el nombre humano que Sessai adopto por ser mas facil que el real, se basaba en ayudar a aquellos que lo necesitaban, a la fuerza si era necesario.

-Gustos y disgustos:
 +Las noches de luna llena
 +Ayudar a la gente
 +Su poder demoníaco cuando esta bajo control
 +Carne
 +
 -Matar por error
 -Descontrolarse
 -Quedarse bloqueado
 -Pescado

-Poderes:
*Poderes de demonio estándar:
Ver el aura de las personas: Al utilizarlo para aumentar su poder, desarrollaron la capacidad de ver las auras. Su forma y color es diferente en cada persona, pero solo se ven cuando el dueño siente algo fuerte. La textura es siempre similar a un vaho, semitransparente, no se "ve" a no ser que se mire.
Visiones de un futuro cercano: El leido debe estar dormido, inconsciente o en coma para poder ser objeto de este poder. El "ritual" es diferente para cada familia, pero el resultado es siempre el mismo, entre 5 y 10 segundos de una escena que ocurrira en el futuro. No es un poder exacto, podría mostrar un peligro, una pista o simplemente una imagen de lo que va a desayunar.
Sobrehumano: Su capacidad sobrehumana les permite moverse por zonas contaminadas sin sentir los efectos de estas (excepto radiación en grados altos)
Modificación temporal de apariencia demoniaca: A pesar de ser muy cansado, en ocasiones, los demonios utilizan la energía oscura ambiental para modificar a ojos de quienes les ven su apariencia demoniaca, no pudiendo cambiar su forma pero si ciertos aspectos como el color del pelo o las escamas, los ojos o el tamaño de los colmillos, incluso su aparición. Esto para quienes tienen mucho potencial mágico (como arcángeles o altos cargos infernales) se ve como una ilusión translucida sobre la verdadera apariencia del sujeto.
Absorción de sentimientos negativos: La ira, el miedo, el dolor y la venganza son algunos de los poderes que más energía y poder suministran a los demonios, que son capaces de utilizarlos a su favor.
*Poderes de Cain:
Velocidad aumentada: Como demonio lobo tiene la capacidad de correr grandes distancias a gran velocidad sin cansarse aunque, una vez pare, deberá descasar hasta reponerse.
Visión nocturna:
Gracias a su naturaleza lobuna, es capaz de ver sin problemas en noches de luna nueva, tanto en su forma humana como demoniaca.
Alimentación animal: Esto es más una característica, pero por su forma de depredador puede comer carne cruda sin problemas para su organismo.
Comunicación:
Puede entender y hablar con lobos.

-Extras: Sus padres escogieron un apellido nuevo para su familia, evitando asi dañar de alguna forma a la familia de la chica.
Entre sus ropas esconde una vieja foto de sus padres con él de niño, cuando sus poderes estaban ya sellados.
Le gusta ser un demonio, no odia su naturaleza, a pesar de arrepentirse de lo que hizo.
Como había supuesto al llamarlo, Edahi acepto de buen grado no contar nada y tampoco hacer preguntas, simplemente me ayudó sin molestar. Me dolía todo, por moverme, por el golpe, la caida. Suspiré.
-No, no hace falta -Le respondí aún con los ojos cerrados, aunque lo miré de nuevo -Seguro que Wendy te está esperando -Realmente no me apetecía estar con nadie, el enfado se estaba dispersando y prefería que me dejasen tranquilo -De todas formas puedo avisarte si pasa algo, no te preocupes -Estaba preocupado y era lógico.


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Los niños comenzaban a venir y ni Isaro, Silya ni Edahi volvían. Me preocupé pues se suponía que tan solo era ir a algo simple, asi que pedí a Daion que se acercase a mi casa a por dos de ellos, pues Edahi hacía menos rato que se había marchado y quería darle un poco más de tiempo. Me seguía preguntando qué habría ocurrido con Sessy, era mala idea aparecer allí, quizás era importante o algo entre ellos, no estaba segura, asi que simplemente me quedé con los niños hasta que regresaron.



Me da la impresión que Tefael esta un tanto ansioso, quizás puede ser cosa mía, pero por sus movimientos cualquiera diría que acababa de darle el permiso que tanto quería. Yo, en cambio, comienzo a notar un cansancio continuo por el ejercicio tan repentino. No me importa, pero sería mejor bajar el ritmo antes de que me quede seco. Pero ahora no es el momento, sus besos no me dejan pensar demasiado en lo que ronda mi mente y tampoco pretendo parar, lo dejo para más tarde, ahora quiero distraerme.
Cada vez que la situación se repite, me encuentro más cómodo, ya casi sin dudar le quito la camisa, aunque él sigue siendo bastante más rapido que yo, probablemente por la experiencia que tiene. Pero eso importa poco, ahora nada importa lo suficiente.


_________________

Ver perfil de usuario

968 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 1:14 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Cain rechazó mi ofrecimiento de quedarme por un rato más cerca suya, podía notar su aura crisparse y girar de forma algo extraña. Decidí no discutir nada más con él al notar sus fuertes pensamientos que intenté bloquear para no entrometerme en su intimidad. Cuando veía venir pensamientos con tanta energía siempre intentaba hacer un muro más fuerte, no solo por cuestión de respeto, sino por que en realidad nunca era mi intención oír sus voces internas, pero cuando alguna era más poderosa de lo normal se saltaban el muro que había creado para evitar escuchar todo lo que pensaban.

-De acuerdo, pero avísame para lo que sea que necesites por muy pequeño que sea- le pedí. Después de que aceptara salí de la casa desactivando todas las defensas extras que había construido en mi mente para bloquear el paso de cualquier pensamiento externo. No tardé en llegar al lugar de reunión, Silya e Isaro también habían llegado después de que Daion tuviera que ir a avisarles de que iba siendo tarde.

Sonreí a Wendy nada más verla, no quería que se preocupara y estaba casi seguro de que para que los niños tampoco lo hicieran solo me preguntaría con la mirada por eso esperaba que mi tranquilidad la relajara. -¿Ya estamos todos?- pregunté empezando a contar para ver si faltaba algún niño… al final los más mayores fuimos los que más tardamos.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:57 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

969 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 1:40 pm


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Daion había puesto mala cara antes de ir, pero volvía hablando tranquilamente con Isaro, que estaba bastante más contento. Suspiré resignada al darme cuenta que no había pasado por casa de Sessy a coger el calzado que le había dado. En el poco rato que tuvimos que esperar a Edahi, Maria miraba al nuevo demonio fijamente, de la misma forma que antes miró a Edahi. Parecía dudar, pero quería acercarse, cosa que no hizo hasta que llegó su favorito. Mientras, los niños se acercaron a Silya, hablandole con la confianza de conocerla de antes, contandole cosas sobre las plantas que tenían en el jardín, todos manteniendose algo alejados de Isaro por "norma", pues aunque no fuese agresivo y estuviera con nosotros, seguía siendo un desconocido para ellos. Supe que Edahi no quería que le preguntase nada, al menos en ese instante. Preferí dejarlo de lado por el momento y me giré a los niños.
-Bueno, niños, como veis hoy somos muchos más que de habitual -Los que estaban pendientes de otra cosa se giraron a mirarme y tan solo Donovan asintió con la cabeza -Este es Isaro, un amigo de Silya y Sessaibushi -Todos los que aún no lo conocian exclamaron con sorpresa un "oooh" y comenzaron a cuchichear. Eva sonreía escuchando las tonterias de los demás. Maria levantó la mano y ya me supuse qué era lo que quería preguntar, pero aún asi, le dejé hablar.
-¿Qué eres? ¿Eres un demonio? Sessy solo trae personas no humanas -Eva se empezó a reir en bajo. Era logico que pensase eso, pues ultimamente había mucho movimiento de seres no humanos en las zonas cercanas -¿Qué eres? ¿También eres un lobo? ¿O un águila? ¡Ya sé! ¡Un oso! -Incentivados por el ánimo de Maria, todos comenzaron a dar ideas, desde peces hasta elefantes.
-¡Silencio! -Automaticamente todos se callaron y me sonrojé un poco por que se habían girado a mirarme -Isaro esta recuperandose de unas heridas, asi que no quiero que lo agobieis -La respuesta fue un "sí, profesora" al únisono. Donovan abrió la boca, dudó y la volvió a cerrar, pero tras unos segundos, se animó a decir lo que pensaba en voz alta.
-¿Por que no llevas zapatos? -Las miradas de casi todos, excepto de Eva por ser ciega y de Nara y Nero por ya haberse dado cuenta, se clavaron primero en Isaro y después bajaron hasta sus pies, para luego vovler a subir a mirarlo a los ojos. Miré al pobre demonio que estaba siendo sometido a un insterrogatorio infantil para ver si quería contestar o prefería que cambiasemos de tema.


_________________

Ver perfil de usuario

970 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 5:08 pm


Isaro:
*Nombre: Isaro Narabul


*Edad: 145 años


*Descripción física: Su cabello es morado claro con algunos mechones más oscuros, suele tenerlo un poco desordenado. La mirada violácea que tiene es amable y sincera, al igual que su sonrisa que desvela la tristeza que alberga en su interior. Las orejas le acaban en punta, que es lo que más puede destacar de él además de su color de pelo. Su cuerpo es delgado y elegante, para la mayoría de personas puede parecer frágil o delicado, pero a pesar de esa apariencia es capaz de resistir mucho además de que sigue teniendo la fuerza de un demonio. Tiene unas extrañas marcas que rodean ambos tobillos, que suele taparlas con lo que puede.

Cuando se transforma se vuelve un tigre gigante y feroz de color morado oscuro con rayas negras cruzando su cuerpo, los ojos le cambian a color azul cielo y se vuelven más felinos. Además le aparecen unos grandes colmillos superiores que le aportan la agresividad que en su otro cuerpo no impone.

Transformado y sin transformar:





*Descripción psicológica: Es una persona bastante tímida e insegura, siempre está disculpándose por todo lo que hace y agradeciendo lo que los demás hacen por él. Cuando lo conoces mejor, descubres a una persona cálida y amable que siempre intenta hacer lo mejor. Es muy paciente y difícil de enojar, pero cuando  su serenidad y calma son destrozadas atente a las consecuencias.

Sonríe con facilidad, pues cualquier cosa lo hace feliz. Nunca espera nada a cambio. Isaro también es algo cabezota y sincero, siendo unas de sus mejores facultades. Por desgracia es muy sensiblero y tiende a llorar con facilidad, aunque casi nunca por él mismo… más bien por lo que los demás sufren cerca suya.


*Historia: Nacido en Zéndikar, un reino más allá del horizonte, donde el mar es el mejor sustento para sobrevivir, vivió Isaro. No recuerda a sus padres o a algún tipo de familia que no fuera el sobrino del rey. En ese lugar apartado de la mayoría de culturas, los cazadores de demonios habitaba por todos lados y usaban a los demonios que conseguían coger de muy pequeños para usarlos a su antojo… es decir, los convertían en esclavos de la sociedad.

La mayoría de la gente los veía como simples humanos esclavos, pues solo los altos cargos y los cazadores sabían lo que eran realmente despreciándolos más que cualquier otra persona. Su dueño, el sobrino del rey, lo estuvo torturando tanto física como psicológicamente desde que no era más que un crío. Isaro estaba acostumbrado a todo aquello, aterrado de que se enfadaran con él vivía cada día obedeciendo las órdenes que le daba su señor, que siempre le recordaba que no podía escapar y que si lo intentaba llamaría a los cazadores para que acabaran lo que empezaron.

Daba igual cuantas heridas fueran hechas en su cuerpo, todas se curaban excepto las creadas con aquellos grilletes de tal extraño metal que no solo le era imposible de romper, sino que le abrasaba como si fuera fuego cuando a los humanos no les ocurría nada al tocarlo. Al parecer era algún tipo de arma para mantenerlo sujeto. El rey murió pronto y su hermano subió al poder… los años se sucedían y la monotonía ya se había instaurado en la mente de Isaro, el tiempo pasaba más rápido para los humanos, finalmente su dueño llegó al poder. Aunque eso no le interesaba a un esclavo como Isaro, pues su papel era el mismo que antes: divertir, entretener y obedecer.

Más rápido de lo que él creyó su amo, quién lo había estado torturando por más de 70 años falleció, dejándolo como regalo a su hijo que era tan cruel como el anterior dueño. No le cambió mucho la situación por el traslado, tan solo era menos veces castigado y cuando su dueño estaba feliz, mejor alimentado. Otros treinta años pasaron antes de que este humano falleciera. Isaro ya pensó que otro nuevo vendría para hacerlo su esclavo, pero no fue así, en su lecho de muerte el rey liberó a todos los demonios que habían sido obedientes toda su vida. Nadie estaba desacuerdo con esa decisión, pero ninguna persona se atrevía a contradecirlo sobretodo teniendo a tantos demonios que defenderían a su señor hasta la muerte. Los más disgustados fueron los cazadores que aceptaron con la única condición de que tenían que salir del reino y nunca regresar.

Sin grilletes, patria o dinero, Isaro vagó por las tierras cercanas haciendo lo único que se le daba bien además de las luchas contra otros esclavos, bailar. Se buscó un grupo ambulante con el que viajar y rehacer su vida desde cero intentando aprender qué era lo que le gustaba y lo que no, cómo funcionaba el mundo en realidad y cuántas personas eran amables con él sin saber nada sobre su pasado. En el grupo ambulante hizo una gran amiga que bailaba con él en las actuaciones y un pequeño amigo que tocaba la música, cantaba y hacía todas las cosas que los demás no querían, como era cocinar o curar a los que se herían en sus actuaciones. Estos dos eran Silya y Edahi.

Fueron tres los años que disfrutó con esta compañía, él nunca les dijo sobre su identidad, aunque ellos tampoco preguntaron ni informaron de la propia. Poco a poco el grupo ambulante se empezó a dirigir a Zéndikar, por lo que Isaro prefirió dejarlos. Lo que no se esperaba es que Silya y Edahi decidieran irse con él, los tres juntos escogieron cruzar el mar y cambiar de continente para llegar a aguas más tranquilas que son las actuales. Poco más de un año después Mitzrael apareció en su mundo y tras una sola noche, supo cómo amenazarlo para que se marchara con él y dejara a sus únicos dos amigos. Mitzrael, al igual que Silya y Edahi, sabía parcialmente de su pasado y averiguó que si Isaro volvía a su lugar de nacimiento o avisando a un cazador, sería asesinado o convertido de nuevo a la esclavitud.

Esto fue suficiente para que el sumiso de Isaro aceptara seguirlo. No fue hasta una semana más tarde que volvió a ver a Silya, aunque esta vez en su verdadera forma. Aquello lo dejó bastante sorprendido, más por que no lo hubiera descubierto en todo el tiempo que estuvieron juntos que en que matara a los compañeros que acababa de conocer. Esa vez fue la última vez que vio a Silya, y aunque ensangrentada la mirada de tristeza en el rostro de su amiga se quedó grabada en él hasta el día de hoy.

Los años pasaron, las torturas de Mitzrael eran peores que cualquier otra que hubiera tenido anteriormente, él conocía el límite físico de un demonio por lo que siempre rozaba la línea… y cuando se pasaba lo único que tenía que hacer era curar un poco o entregar algo de oscuridad para sanarlo antes de que se muriera. Isaro nunca supo si lo que tenía Mitzrael con él era odio o la simple relación amo-esclavo que había tenido anteriormente. Solo tenía que aguantarlo, no era tan difícil soportar algo así cuando solo cuatro años de tu vida habían sido en plena libertad… al fin y al cabo un esclavo siempre será visto como un esclavo…¿No?


*Gustos:
+Dulces
+Noches
+Bailar
+Canciones
+Visitar nuevos lugares
+Que las personas a su alrededor sean felices


*Disgustos:
+La comida salada


*Poderes:
(Todavía no los tengo decididos)


*Extra:

-Siempre que alguien levanta una mano para acariciarle o tocarle cierra fuertemente los ojos creyendo que lo van a golpear.

-Tiene miedo a los rayos, por que la mayoría de las veces Mitzrael lo torturaba así.

-No tiene dificultad en hablar de su pasado como tal, pues aunque no está orgulloso de él, no le ve nada por lo que no se deba contar.


*Color de roleo: 3f2380


Sonreí con calidez a las preguntas de Maria pensé en responder, pero las órdenes de Wendy me hicieron callar como a cualquiera de los niños. Segundos después cuando todo se calmó, Donovan, al que había conocido el día anterior solo de vista, me preguntó por que no llevaba zapatos. Al igual que ellos bajé la mirada hacia mis pies -Los que Cain me regaló ayer se me olvidaron en su casa- los miré divertido al ver la expresión de sorpresa de algunos -Además ir descalza da sensaciones en los pies, si tienes buena intuición podrás sentir lo que hay alrededor- O eso creía, quizás solo era por mi naturaleza mágica que podía sentirlo.

Miré a Silya cuando noté que se agachaba… se estaba quitando los zapatos al igual que Edahi que tardó un poco más en reaccionar -¿No queréis ver lo que se siente? Hoy hace buena temperatura así que al pisar se nota el frescor de la hierba- Se notaba que se sabían el camino y que no había ni ramas ni piedras picudas que se pudieran clavar los niños, ya que sino no lo habrían hecho por que ellos querían imitarlos.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:58 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

971 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 5:36 pm


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Me tranquilizo mucho ver que Isaro no se incomodaba por tantas preguntas, respondiendolas con total naturalidad, incluso Silya y Edahi se unieron a él. No comente nada, pero me incomodaba un poco la situacion. El camino era liso y acolchado por las hojas, pero podia haber tantos cambios en el bosque... Los padres confiaban en mi para cuidar de los niños, asi que no queria que se torcieran un tobillo, se clavasen algo o, en caso de tener que salir corriendo, no puedan. Sin embargo, viendo como casi todos se quitaban los zapatos, decidi  un poco permisiva y les di un rato para jugar en la hierba previa al bosque.
-Venga, calzaros, sino se nos hara muy tarde -Hubo quejas, pero no dudaron en hacer caso. Se alejaron un poco, apenas unos metros para volverse a poner los zapatos en una zona mas alta.
-Lo siento...
-Les dije, suponiendo que estaban preguntandose el porque -No quiero que vayan descalzos por el bosque, a ti no te puedo obligar, pero aunque no creo que haya nada, prefiero que esten preparados para cualquier cosa que pudiera suceder -La aldea era tranquila, pero teniamos por norma no bajar demasiado la guardia, no queriamos meter la pata y que algo saliera mal.
-Si nos encontramos a alguien peligroso tienen que poder salir corriendo -Le explique a Isaro que era el mas "novato". Laima llego corriendo en ese momento, alegre al ver que no nos habiamos ido sin ella. Miro a Isaro un momento pero enseguida fue a hablar con los niños, dejandonos a solas de nuevo. De todas formas, decidi que una vez junto al refugio no habria problema en que volvieran a intentarlo.



Última edición por Adamaris el Sáb Abr 08, 2017 4:48 am, editado 1 vez


_________________

Ver perfil de usuario

972 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Abr 06, 2017 7:04 pm


Silya:


Nombre: Silya Losarig


 
Edad: 142 años


 
Descripción física: Silya es rubia su cabello cae laciamente hasta mitad de la espalda, tiene una tez bastante pálida que le hace parecer que nunca ha trabajado en el campo ni caminado siquiera sobre él, por tanto muchas personas cuando la ven creen que es alguien importante. Sus ojos grandes y expresivos, son una mezcla entre el castaño y el dorado, que le hace destacar aún más. Su aspecto en general es de una muchacha bastante joven y frágil, a pesar de esto tiene una fuerza y velocidad sobre humana que la hace capaz de cosas bastante sorprendentes. Aunque lleve armas, no parece nada amenazante, más bien parece una chica sensata que nunca las usaría de verdad y que las tiene para no verse indefensa… grave error. Tiene una voz muy suave, dulce y tranquila que hace que cualquier cosa que diga, incluso un insulto, parezca bonito. Silya nunca alza la voz, ya que no considera agradable el gritar, por esto a veces es tan solo un murmullo que no se escucha realmente, pero de igual manera parece importante y te obliga a preguntar qué dijo. Ella tiene una sonrisa cálida y sincera que hace que cualquier cosa, por mala que sea parezca menos importante que antes, pero su mirada es tan expresiva que de vez en cuando refleja lo que tiene en su interior, y no siempre en tranquilidad y felicidad. Las alas de Silya son largas, bellas y totalmente blancas, aunque cuando mata a alguien o hace algo que luego le hace sentir culpable, sus salas se muestran en tonos grises claros. Éstas están todo el rato plegadas perfectamente sobre su espalda, sin que se noten en lo más mínimo, pero por si acaso siempre se pone capas que cubran su espalda. 
 
Imagen:


Descripción psicológica: Es una persona muy honesta consigo misma y con los demás, es bastante detallista. Silya transmite tranquilidad, calma y felicidad allá por donde va, ella se preocupa por todos los seres del planeta, y aunque no lo demuestre nunca quiere herir a nadie. Parece algo callada, pero ese silencio no es incómodo, tan solo le gusta el prescindir de tener que hablar tanto. A pesar de esto superficialmente aparenta ser una persona muy cálida, que es verdad muy en el fondo, pero entre la falsa y la real hay un estado en el que se muestra fría y desinteresada con aquellas personas que ha visto más de dos o tres veces, ya que no quiere cogerle cariño a seres tan efímeros como lo son los humanos o cualquier otro ser que habite allí. Silya tiene una cálida sonrisa para los que no conoce y para los que verdaderamente quiere, y da igual si la encuentras de mal humor, ella será amable y ayudará a lo que sea que necesites, eso sí, sino eres uno de sus objetivos. Ella es bastante solitaria, y no se da cuenta, porque protege a los que quiere sin involucrarse con ellos, incluso si ella tiene que salir herida no dudará ni un momento. Cuando no sabe que hay alguien a veces tiene una mirada triste en el rostro que muestra los restos de su pasado.
 


Historia: Ella era el ser más raro que habitaba en la tierra, hija de un ángel y una mujer mestiza mitad ángel mitad humana, Silya era tres cuartas partes de ángel, ella era el fruto del amor de sus padres, pero también era de la necesidad de un ángel que caminara por la tierra por tiempo indefinido, ya que los ángeles reales no podían pasar más de uno o dos años en la tierra seguidos y luego un periodo de algunos años hasta que volvían a poder pisar la tierra sin que esta los debilitara y los hiciera cambiar de bando y convertirse en un ángel caído que sí podían caminar por la tierra todo el tiempo. Ella se crió con su madre, feliz en un pequeño hogar en medio de ninguna parte, que tenía todo lo que necesitaban para vivir. Ambas eran felices juntas mientras Silya aprendía magia, pero pronto superó a su madre, ella tenía el nivel de casi un ángel, sin llegar a ser tan rápida ni fuerte. Aprendía rápido cualquier cosa que se le enseñara, desde leer hasta tirar con arco, pasando por multitud de disciplinas que no tardaba ni dos semanas en dominar a la perfección. 


Silya también quería mucho a su padre que venía cada cinco años para quedarse uno o dos años con ellas, con él aprendió a volar, que fue lo que más le costó. También se convirtió en una guerrera fuerte, tanto en la espada como en la magia, lo que ella no sabía era que la estaban entrenando para que fuera una protectora del orden y por consiguiente una asesina de humanos y a veces demonios. Siendo todavía cría se enteró de los planes que tenían para ella y simplemente los asimiló como necesarios para que pudiera vivir tranquila, pero eso no pudo durar más tiempo, un grupo de demonios liderados por un ángel caído irrumpieron en su pequeño hogar… se habían enterado mediante el soplo de aquel ángel recientemente caído, de que allí vivía una mestiza con su marido, y su pequeña hija. Ese año su padre no estaba para protegerlas, era la primera vez que ella se encontraba con demonios, y no supo actuar con suficiente rapidez. 


Fueron segundos, minutos u horas las que pasó mirando el cuerpo ensangrentado y cruelmente degollado de su madre, que tenía la mirada perdida dirigida hacia donde estaba ella. Los demonios la habían dejado vivir porque nunca se les pasó por la cabeza que ella fuera hija de un ángel original, pensaban que era hija de un humano e inofensiva con ese pequeño poder, sin embargo el ángel caído culpable de la muerte de su madre se había callado la verdad y le salvó la vida. Él sabía que por más que la hirieran y le doliera como a cualquier persona, ella sanaría, así que después de que los demonios se divirtieran un poco infligiéndole algunas heridas que le habrían causado la muerte si fuera casi humana, les ordenó retirarse, dejando a Silya sola en lo que había sido su antiguo hogar, junto con él cadáver de su preciosa madre a la que tanto había querido. Y allí se quedó llorando, sin comer ni beber durante días o quizás semanas, hasta que unos amigos de su padre la sacaron de allí en brazos y enterraron el cuerpo de su madre. 


Ellos se quedaron con Silya durante dos años, ayudándole a recuperarse de aquel gran trauma sin mucho éxito, sus alas eran cada vez más grises debido a que se sentía responsable de la muerte de su madre y poco después de la caída de su padre, que debido a la tristeza de saber que el alma de su amada había sido llevada al infierno y a su sentimiento de culpabilidad se convirtió en un ángel caído, pero nunca se alió con los demonios, tan solo caminaba por la tierra como un ser sin motivo de existencia, esperando encontrar algo que le hiciera volver a ser quien era. Desde ese día, nunca más se volvió a encontrar con su hija a la cual parecía haber olvidado casi por completo.


Después de unos años, Silya se recuperó y empezó con que tenían en mente los “superiores”, hacía bastantes años que se había iniciado una guerra interminable entre humanos, y por culpa de eso había gran odio, asesinatos, venganzas y maldad, que alimentaban y volvían más poderosos a los demonios, al mismo tiempo, hacía más débiles a los ángeles reales. Por tanto, ella tenía que evitar el mayor número de casos malignos, adelantándose a los acontecimientos, matando así a personas que no habían cometido asesinato para que sus almas no se corrompieran o influyendo para que no ocurriera aquello por lo que estaba debía intervenir. Nunca discutía las órdenes que recibía, pero de repente un día dejó de recibir órdenes, la guerra incrementaba y estaba haciendo imposible a los ángeles comunicarse con ella, y no podían desvelar lo que tanto tiempo habían ocultado, que ellos existían.
 
Gustos:
+ Naturaleza
+ Música
+ Personas
+ Tranquilidad
+ Silencio
+ Viento
+ Volar
+ Usar su magia para el bien
+ Defender a todas las personas
+ Sinceridad
 
Disgustos:
+ Mentiras
+ Recordar cualquier cosa de su pasado
+ Demonios asesinos
+ Humanos corruptos
+ Gritos
+ Suciedad de las ciudades
+ Guerras
+ Cadáveres
 
Magia: Se irá añadiendo con forme vayan apareciendo


Extras: 

Tiene multitud de poderes diferentes, que se irán desvelando poco a poco.

Aunque no lo admitiría Silya nunca aprendió a socializar, ni las ironías y sarcasmos, y esto a veces le dificulta el trabajo.

Por más edad que tenga, sigue teniendo un lado infantil que aparece algunas veces. 

Tiene un arco y un carcaj lleno de flechas y un mandoble. El mandoble cualquiera que intentara cogerlo le sería imposible porque pesa algo así como una tonelada, fue fabricado especialmente para ella, ya que las otras espadas tenían tan poco peso para ella que salían disparadas a cualquier lugar, o se rompían con tan solo coger la empuñadura.

Ella nunca ha odiado a los demonios, ya que no todos son malvados, ni se alimentan de los pecados de los seres vivos. Por eso piensa que hay que mirar a cada demonio individualmente y no como raza.

Color de roleo: f7e240



Los tres nos miramos empezándonos a reírnos cuando Wendy se disculpó por obligarles a calzarse -No pasa nada, era lo que creímos que pasaría… al menos ya se llevan mejor con Isaro- Estaba de acuerdo con Edahi, Isaro quería caer bien a los niños, y qué mejor modo que haciendo todos lo aceptaran como uno de ellos.

Edahi también se calzó como los niños para que no cuestionaran a Wendy, yo me quedé como estaba mirando a Isaro. En todas nuestras actuaciones íbamos ambos descalzas siempre, nunca llegué a comprender si era por ir conjuntos o por que era más fácil maniobrar cuando hacíamos funciones más complicadas.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 7:58 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

973 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Abr 07, 2017 5:54 am


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Los tres se miraron y comenzaron a reirme, haciendo que me sintiera un poco incomoda, a nadie le gusta que se rían de él. Me tranquilizó ver que no estaban enfadados, que tan solo se esperaban mi reacción. Me fije que, si bien Edahi volvió a calzarse, Silya no lo hizo, pero supuse que, en cierta parte, era una forma de que Isaro se sintiera más integrado en el grupo. Nara se acercó corriendo y cogió a Isaro de la mano, haciendo Nero lo mismo con la otra.
-Ven con nosotros -Dijo ella -, asi no te perderas -Terminó él, guiándolo hacia el pequeño e invisible sendero que usábamos para entrar. Donovan ayudó a Eva y el resto comenzaron a caminar detrás nuestro, excepto Laima, que aún andaba algo desconfiada y me cogió de la mano. El camino hasta el prado estaba relativamente limpio, pero algunas ramas marcaban el suelo, haciendome pensar que lo mejor había sido que se pusieran los zapatos de nuevo. Una vez allí, donde Nara y Nero ya le estaban explicando a Isaro sobre el refugio, señalandole la puerta y diciendole cómo debía esconderse si ocurría algo. Laima parecía interesada pero decidí contarselo tranquilamente algo más tarde.
-Venid, Nara, Nero -Ambos miraron a Isaro y lo soltaron para volver conmigo. Se pusieron en la pequeña formación habitual para que pudiera contarlos, aunque eran tan pocos que era facil ver a todos y se sentaron donde les indiqué. A los adultos, en cambio, les dejé que se sentaran donde quisieran. Había zonas de sol en mtad del claro, de sol y sombra donde estabamos nosotros y de sombra completa, a los pies de los árboles. Mientras, los niños, excepto Eva, comenzaros a rebuscar en sus cestas en busca del papel y del carboncillo para escribir. A Isaro le ofrecí lo que le había traido dandole la cesta, no sabía si le habían enseñado a escribir y leer, pero al menos podía encontrar agua y comida para nosotros, una chaqueta y las mismas herramientas de los niños, ademas de la planta de ese día, que me había ocupado de ir a buscar.


_________________

Ver perfil de usuario

974 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Abr 07, 2017 7:42 pm


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





El trayecto estuvo animado, entre los niños que sentían curiosidad por Isaro y Silya, y ellos que los hacían alterarse más. Todo parecía mucho más alegre, como si nadie se acordara de la guerra.

Ya cuando llegamos estuve atento de que ninguno de los niños se perdiera, especialmente Isaro que tendía a olvidarse de las compañías e irse a investigar el lugar solo. Pero gracias a los niños que lo tenían secuestrado podía tranquilizarme sabiendo que no podría desaparecer sin más. Silya y yo nos sentamos a cada lado de nuestro amigo cuando tuvimos que atender a la clase que estaba iniciando. Ninguno de los tres cogió los carboncillos para ponernos a escribir.

Los niños no se habrían dado cuenta, pero la ligera rojez de Isaro era de vergüenza… él no sabía escribir, era capaz de leer pero jamás había cogido un carboncillo o una pluma entre sus manos y mucho menos trazar líneas. Nos limitamos a agarrarle de la mano que cada uno tenía más cerca y a sonreírle, no era el momento de pasarlo mal por eso, solo debía divertirse y pasar un buen rato con todos. Ahora era capaz de elegir lo que aprender, y estaba seguro que escribir sería una de esas cosas.



Última edición por clea el Sáb Abr 08, 2017 8:00 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

975 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Abr 08, 2017 5:14 am


Wendy:
-Nombre: Wendy D'font
-Edad: 20
-Descripción fisica: Una chica de cabellos largos, ojos color miel y piel clara. Es un poco más delgada de lo que a Scar le gustaría, pero se niega a comer más de lo que necesita. Suele llevar las manos limpias y las uñas arregladas, el pelo suelto decorado con un lazo y no utiliza ni pulseras ni colgantes, tampoco anillos. Le gusta ir con colores cálidos, como el marrón o el naranja, y prefiere los vestidos, a no ser que necesite llevar pantalones (por ejemplo, para ir a la montaña o ayudar en algo).

-Descripción psicológica:
  Desde pequeña siempre ha sido una chica tímida pues sus padres, al ser un mitad ángel y una medio demonio no eran bien vistos en casi ningún circulo social. Le encanta la naturaleza y con su tía aprendió todo lo que pudo antes de que sus caminos se separasen, por lo que se enfada si alguien la hiere o ensucia. No le gusta hacer daño a los animales ni destrozar las plantas, por lo que prefiere no mirar cuando hay caza o talan para leña. Es muy dulce y amable, pero su timidez le impide mucha de la sociabilidad que le gustaría tener, por suerte para ella, Scar es un remolino. De llanto fácil y alegría contagiosa, parece más una niña cuando esta rodeada de algoque le gusta.
-Historia: Los padres de Wendy, su tía y su primo mayor se mudaron a la aldea improvisada cuando ella tan solo tenía tres años. Sus recuerdos de esa época son borrosos, pero el olor del valle, la tranquilidad y el haber huido de unos horribles ruidos nocturnos hicieron que la pequeña durmiese bien y sin problemas durante el resto del tiempo. Nicole, su tía, la alentó con su amor a la naturaleza, enseñandole a partir de los cinco años todo lo que sabía y la pequela podía aprender. Su padre, Jack, un medio ángel que había escapado por los pelos de la masacre a su familia, la cuidaba pero nunca lo notó tan cariñoso como cuando estaba con su madre. Wendy no lo entendía y sus preguntas se respondian con "tiene un mal día, cielo". Martha, su madre, medio demonio, intentó enseñarle la magia que conocía, pero enseguida se dieron cuenta que las habilidades sobrenaturales de la pequeña no se desarrollarian si ella no quería. Y la pequeña, ignorando a sus maestros, salía corriendo tras una mariposa o se paraba a alimentar a cualquier animal.
Conforme crecía, algunas de las conversaciones qe antes pasaban inadvertidas para ella, fueron cobrando sentido. Su madre se había quedado embarazada sin proponerselo, Jack no quería hijos pero no había sido capaz de abandonar a Martha a su suerte. Por eso, aunque si la veía llorar o herida, si se paraba, no solía mostrar verdaderos signos de amor a su pequeña. Nicole, hermana de Jack, que no había podido tener hijos, le brindaba todo el cariño que su padre no le profesaba. Noir, su primo mayor, hijo del marido de Nicole, fruto de una relación anterior, un ángel, no era partidario de jugar con niñas. Él quería unirse al ejercito.
Cuando cumplió los 16 años, se escapó de casa, haciendo que su madre fuera tras él.  Algunas cartas llegaron durante los siguientes años, con su nuevo hogar, la nova de Noir y el nuevo hijo, un humano adoptado por parte de Nicole pero, tras un par de semanas sin noticias, los padres de Wendy tomaron rumbo a aquella morada, dejando a la joven en aquella aldea protegida, donde estaban seguros de que su vida continuaria tranquila y sin problemas. Le mandan una carta cada semana mínimo y, si no pueden, una paloma de luz, creada por Jack, la visita poco despues, para llevarle un regalo y quedarse con ella al menos unas horas.
-Gustos y disgustos:
+La naturaleza
+Los animales (sobre todo los zorros y serpientes) y las plantas (sobre todo la lavanda y la menta)
+Los dias con el cielo lluvioso
+La cecina
+Té de lavanda (Laimae) y menta
+Las noches donde las nubes rodean la luna.
+Cuevas oscuras
-Los sobrenaturales extremistas
-Su tio
-Que le pregunten algo y se la queden mirando muy fijamente
-Que Scar llore
-Poderes: No los ha desarrollado (por elección propia).
-Extras: Cuida de los niños de la aldea y es la profesora de naturaleza oficial, encargada de ir a por hierbas medicinales y separación de hongos venenosos. Vive con Scar desde hace relativamente poco, pero se lleva genial con ella. Ha aprendido medicina humana para complementar los conocimientos de Scar.
Todos los niños estaban atentos a ver lo que les contaba ese día. Esperé a que tanto Edahi como Silya e Isaro se hubieran sentado para empezar, que no hicieron ni un simple gesto por sacar los papeles. No dudé de por que al ver a Isaro sonrojado y mirando a los niños como si fueran afortunados. Me apunté para más tarde preguntarle si quería que le enseñara a escribir o leer hasta que decidiera qué camino seguir.
-La planta de hoy será una flor aromática -Les dije, para que fueran escribiéndolo, excepto Eva, que solo estaba sentada escuchando, tal como los tres adultos -, seguro que el nombre os suena -Añadí sonriendoles, haciendo que todos parasen de escribir para mirarme -, uno de sus nombres es Laimae -Por supuesto, las miradas rotaron hasta Laima, que sonrió ampliamente, casi seguro por conocer dicha planta.
Continué con la clase, primero explicandoles las características de la planta, su color, forma, textura, asi como propiedades y usos, haciendo cierto hincapié en todas aquellas cosas que Eva sería capaz de diferenciar. Después de que terminasen de escribir esta parte, era el momento de verla.
-Isaro os dará la planta -Dije para integrarlos un poco, le hice señas de que estaba dentro de la cesta, era facil verla y si me había prestado atención, la encontraria sin problemas. Laima estaba realmente entusiasmada, aunque le estaba costando un poco seguir el ritmo de escritura, por esto Donovan le había dejado sus datos para que copiase lo que le faltaba, mientras ellos se acercaban a coger la plantita. Sabiendo que seríamos bastante, cogí más de lo habitual, pues de una forma u otra se podía utilizar. Incluso había para Isaro, Edahi y Silya.


_________________

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 39 de 40.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 21 ... 38, 39, 40  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.