La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Skull And Crossbones III: The Key To The Cage [ROL]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 9.]

Recuerdo del primer mensaje :

Skull And Crossbones
The Key To The Cage



SIRENIS


Tripulacion:
-Capitana: Katherine Campbell
-Contramaestre: Maia Twiin
-William Black
-Sebastian Ojo de Luna
-Samantha Aldrich
-Lily Salleh Campbell
-Francis Bonnefoy
-Dayron Cabrera
Intro:
El mar, de nuevo en calma. Una calma que precede a la tormenta. Desde cubierta podía notar el sol brillante en el horizonte, calentando el aire y despertando a las aves.  La tripulación estaba agitada pues por fin teniamos acción despues de un par de días navegando.
Por fin, esa mañana, la capitana Kath nos despertó a gritos. ¡Teniamos rumbo! Los vítores recorrieron los camarotes de la tripulación y los animos volvieron a levantar sus cansados cuerpos. El movimiento volvió a surgir en el navio.
Hacía tiempo que nos habíamos acostumbrado al Sirenis aunque había pasado ya tiempo de aquella batalla. Miré a la pequeña Lily siguiendo a su tía y a Kath llevando el timón mientras el timonel se despertaba lo suficiente para poder manejarlo.
Antes de llegar a nuestro destino, Kath se enderezó, separandose del mastil donde estaba apoyada hasta hacía un momento. Era hora de sumergirnos. Ya nadie reaccionaba a aquello, aunque la primera vez más de uno casi se muere del susto. Sonreí al recordarlo y me puse en mi puesto. Bajo la superficie, el agua no tocaba nuestra cubierta. Los peces se apartaban nerviosos a nuestro paso y la luz del sol se distorsionaba con el movimiento de las olas. Maia entrenaba bajo la atenta mirada de Lily, que esperaba entusiasmada su turno de mostrar nuevas habilidades. Kath, en cambio, se mantenía separada del grupo. Fui hasta ella y le aparté el pelo de la cara. Me miró y buscó a su hija con la mirada.
-Solo te ví distraida -
Suspiró y se fue a actuar de capitana, guiando nuestro camino. Desde donde estaba pude ver los cascos de los barcos que pasabamos por debajo, aunque no tardaríamos en salir a la superficie, pues aunque eramos casi intocables bajo el agua, la isla de Tortuga se mantenía en la superficie.
Viramos para escondernos de los ingleses que vigilaban las orillas y entramos por una cala menos vigilada. Tras desembarcar un grupo, el barco volvió a desaparecer. Si nos encontraban, lo mejor sería que no supieran como habíamos llegado. Sin ninguna indicación, todos sabíamos donde íbamos: La hija del capitán, la última guarida pirata.
Nadie debía vernos, nadie podía alertar. Todos aquellos que se atrevieron a interponerse perdieron la oportunidad de huir al sobrevalorar sus habilidades y burlarse de las chicas. Kath y Maia aún seguían reglar diferentes, pero ambas mataban sin piedad, una por diversión, la otra por proteger, pero de ambas espadas caían gotas de sangre aún caliente de los idiotas que intentaron pararlas.
Maia abrió rápidamente la puerta de la taberna y en un momento todos desaparecimos de la vista en su interior. La pequeña Lily parecía divertirse sin enterarse de lo que ocurría mientras su madre se abría paso bruscamente en dirección a la barra, apartando a los que le tapaban el camino. Miré a ambas mujeres, siguiendolas cuidando que nadie tocase a Lily, o lo siguiente que rodaria por el suelo sería mi cabeza, pues no solo la capitana era agresiva con ese tema. Me costó un poco llegar a la barra pero por fin conseguí alcanzarlas. Allí empezamos a ocupar poco a poco la zona. Senté a Lily al lado de Mai, mientras la pequeña le enseñaba orgullosa la bolsita de dinero que le había cogido a uno de los borrachos del camino. Una pequeña sonrisa asomó en el rostro de Maia, que parecía solo tener gestos amables para ella, y con una leve señal de aprobación consiguió que Lily se riese y viniera a contármelo. Mientras fingía hacerle caso, me fijé en que Kath se subía a la barra de un salto y se ponía de pie sobre esta. Ya no sonreía, nunca, al menos que la vieramos. Había cambiado, todos habiamos cambiado en esos seis años y más aún con lo ocurrido en Tortuga. Pero esa noche todo se acababa. Uno de nuestros "queridos" parroquianos cometió el error de gritarle obscenidades a la capitana, que lo miró con asco. No hizo falta mas que un gesto para que Maia adelantase un par de pasos, lo justo para que su arma lo atravesase de lado a lado, los que se habían adelantado a por él volvieron a su sitio. Después retorció para sacar y se sentó de nuevo junto a mi y a Lily, que aplaudía a la tia Maia por espantar a los monstruos. Mi mirada se cruzó con la de Kath, en donde pude ver de nuevo tristeza, como siempre, desde hacía años. Pero yo ya no sabía que más hacer... ahora que por fin volvía a estar con todos, lo mejor era no presionarla, de modo que solo le sonreí, anímandola a que hablase. -¡Esta situación es ultrajante! -
Exclamó, alzando la voz sobre los ruidos propios de una taberna, llamando la atención de los que aún no se habían dado cuenta de su presencia
-Cómo puede ser, ¡que nosotros! ¡¡piratas!! ¡las personas más temidas antaño en la armada! Estemos recluidas en este lugar como sucias ratas! Presumimos orgullosos de nuestra bandera, de nuestras velas, de nuestros barcos, pero nos escondemos en el fondo de una apestosa taberna cuando más deberiamos levar anclar y volver a surcar los mares -
Muchos alzaron la vista de sus jarras para mirarla
-pero no, es más fácil murmurar el odio que le tenemos a los que hasta ahora nunca se habían atrevido a coaccionarnos. Nuestros hermanos de batallas ahora reposan en el fondo del mar, lanzados al amparo de Davy Jones por un grupo de perros sarnosos. ¿Acaso ellos, con sus trajes rojos totalmente impolutos, son más fieros que nosotros? ¡¡SOMOS PIRATAS!! A nuestras espaldas cargamos con cientos ¡MILES! de cuerpos sin vida de aquellos que osaron cruzarse en nuestro camino! Alzemos las banderas traigamos la muerte de nuevo a este mar, la memoria de todos nuestros tripulantes sigue viva! Solo hay tres liquidos que ansiemos, el mar para navegar! el ron para calmar nuestros males y ¡la sangre de nuestros enemigos! -
Exclamó finalmente, alzando su espada, logrando con ello que el furor de los demás, que poco a poco había llenado sus corazones extallase, haciendolos levantarse y rugir como hacia tiempo que no había visto en aquel lugar dejado de la mano de dios. Miré a Kath, que por más que compartía el sentimiento con todos, no parecía entusiasmada. Bajó de un salto de la barra y se tomó un trago de su jarra.

Los gritos alarmaron a invitados no bienvenidos, que entraron en la taberna como furias, acercandose a quien había causado tanto escándalo, facilmente localizable por el espacio que había a su alrededor. Cogió a Katherine por el cuello de su ropa y la levantó delante suyo, aunque no consiguió despegarla del suelo. Preguntó en un tono irrespetuoso si acaso no habían dejado claro que nada de reuniones. Varios de los que había allí se sentaron de nuevo, parecían controlados por las palabras de aquel hombre.
-No deberias tocar así a una dama -
Dije con calma, viendo como Kath le mantenía la mirada con fiereza
-Podría salirte el tiro por la culata -
Le advertí, aunque prefirió no hacerme caso. Suspiré cuando la espada de Maia cortó la muñeca del hombre como si se tratase de un muñeco.
El dolor tardó en llevar a su cerebro, pero para entonces, otras tres espadas atravesaban su estómago. La de Maia, la de Kath y la mia.  Un grito de dolor y lamento en aquella alma perdida alertó al resto de su batallón, pero la capitana ya contaba con ello. Hora de irse.
-¡Piratas! -
Gritó Kath, cogiendo a Lily y dandomela
-¡Preparaos para la batalla! ¡Destruyamos estas cadenas y abrámonos paso a la libertad! -
La puerta se abrió. El pobre inglés que lo hizo solo se vió venir encima una jauría de perros de agua furiosos y listos para morir por su bien más preciado. Volvimos hacía nuestro barco, llevandonos a todos los que ansiaban el mar tras nuestros pasos.
Autoras: Capitanas Adamaris y Kairiki


OFF: Son las 23:00, una húmeda brisa anuncia que una tormenta se acerca. Atraviesan las puertas de la taberna e irrumpen lanzando eufóricos gritos de guerra a las calles de la isla, unos pocos soldados se acercan atraídos por el alboroto. Al nor-este se encuentra la base militar de la armada británica, donde se encuentran la mayoría de los soldados, al sur-este se encuentra el puerto, resguardado por 4 guardias de sacos rojos. Aunque no saben cuantos soldados hay en la base, podrían sorprenderlos ya que a estas horas se encuentran durmiendo, aunque si fallan podrían perder su única oportunidad de escapar de la isla y hasta su libertad. El camino hacia el barco parece despejado, y ya que conocen el paradero del tesoro del oleaje rojo (una isla llamada Ábaco, ubicada al norte) quizás sea mas prudente embarcar cuanto antes.


GAUDIUM


Tripulacion:
-Capitana: Dulce
-Contramaestre: Davy Van Bockholt
-Oscar Del Valle
-Andrea Campos
-Scheherezade
Intro:
El majestuoso navío se abría paso lentamente por el embravecido océano, enfrentando temerario a las olas que lo embestían airadas, olas, que luego se transformaban en una nube de diminutas gotas de agua y espuma que acariciaba el calmado rostro de su capitana, erguida impasible en el puente con la vista fija en el horizonte. Los años habían borrado de su temple el miedo y la inseguridad que las cadenas y el látigo habían inculcado durante su vida de esclava, y aunque aun poseía un espíritu noble, su carácter ya no era el de la endeble niña dedicada a cumplir con los deseos de su amo. Los miembros tripulación, algo nerviosos por la tormenta, la observaban expectantes, pero sabían que bajo su mando estaban a salvo. Habían sido testigos de los "hechizos" que Dulce era capaz de realizar, durante 6 años la habían seguido a donde sus visiones la guiaban, aprendiendo acerca del extraño poder que los vientos habían confiado sobre ella, y como usarlo para doblegar a las hordas de muertos que infestaban los mares, amenazando con extinguir a cualquier pirata que no se les uniera. Bajo su mando habían enfrentado y vencido a cientos de piratas muertos, devolviéndolos al infierno del que habían salido.
Pero el "Ángel de Alta mar", como comenzaban a llamarla los pobres diablos a los que rescataba de Bodvar, no podría haber sobrevivido a la dura vida que ahora demandaba ser un pirata, no sin su contramaestre y protector, el joven irlandés de cabellos blancos
-¡Si quieres matarme, lanza tus rayos a mi espada, maldita!-
Los gritos se oian desde la cima del palo mayor, donde Davy desafiaba a la tormenta lanzando, entre carcajadas, sablazos a la nada. Un trueno resono a unos metros en estribor.
-¡Ha! ¡Fallaste de nuevo!-
El joven envaino las espadas y se dejo caer, sujetándose en el aire de uno de los cabos, luego de otro, y después de dar un giro cayo parado inclinandose apenas por la inercia de la caída. Los tripulantes se inquietaron cuando el contramaestre paso entre ellos, para pararse junto a la capitana en el puente. Se dice que el Gaudium examina las almas de quienes intentan abordarlo, solamente permitiendo que aquellos de corazón puro puedan tripularlo...pero nadie entendía como al "Demonio Blanco", el asesino mas sádico y terrible de los 7 mares, le habia permitido la entrada. Algunos creian que el barco lo eligio para proteger a Dulce, otros dicen que en su locura, el chico en realidad poseia un alma pura, siendo inconsciente de su maldad.
-¿Falta mucho capitana? no hay mucho para hacer en un barco que se tripula solo y comienzo a aburrirme-
Dijo Davy rascándose la cabeza, Dulce le dedico una agradable sonrisa
-Ya solo unas millas mas, no te preocupes-
La joven se volvió a mirar hacia el horizonte
-Y por lo que he visto, tendrás mucha diversión en la isla-
Davy lanzo un grito de alegría, desenvaino sus espadas y las afilo rozandolas varias veces, mientras se volvía a la tripulación
-¡Vamos holgazanes!, ¡a entrenar! ¡no crean que sus abra kadabra alcanzaran para hundir a Bodvar!-
Grito mientras se paraba en el centro del barco esperando que toda la tripulación lo atacara, pero antes de que pudieran comenzar se oyó el grito de uno de los marineros
-¡Tierra a la vista!-


OFF: Son las 23:00, y la tormenta aun arrecia contra las playas caribeñas. Arriban por la costa sur-este a la isla que Dulce había visto en sus visiones, nunca la han explorado, por lo que no saben nada de ella. Deberán elegir si pasar la noche en la costa frente a la que se extiende una densa y espesa selva, recorrer la costa hacia el norte o hacia el oeste, o, si se sienten con suerte, adentrarse en la espesura. Dulce solo sabe que debe buscar "la isla en la isla", sin saber que es lo que significa

Ver perfil de usuario

Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de Altamar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/Isla: Dentro de la vegetación/ - /En la costa/ - /En el Gaudium/
~Con: Kath, Sam y Davy - Luego solo Sam y Davy

Dulce se negó a aceptar la ayuda de Kath utilizando un suave movimiento con su cabeza -No te preocupes, tan solo manten la via libre por favor- luego de eso comenzó la carre a a contra reloj, ya habían gastado demasiado tiempo en banalidades mientras tenían a un querido compañero muriendo practicamente sobre sus brazos, si es que aún respiraba claro está. Kath fue quién se encargó de mantener el camino libre, a pesar de que por suerte no había obstaculos de muertos vivientes rondando por la zona, y de vez en cuando la pelirroja ayudaba a cargar con el pesado cuerpo del contramaestre. Dulce no era reconocida por poseer una gran fuerza física por lo que, a pesar de contar con buena ayuda por parte de sus compañeras, cargar con la figura del chico de blancos cabellos se le hacía una tarea bastante complicada, incluso en varias ocasiones tropezaba con alguna que otra piedra y rama que se sobre salía del irregular terreno, por suerte en ningun momento cayó al suelo pero si se ligó alguna que otra leve torcedura de tobillo que siquiera sintió debido a la adrenalina del momento.

Una fina capa de sudor cubría su blanquecina piel, su largo cabello castaño, húmedo por la reciente lluvia, se le pegaba al rostro de una manera sumamente incómoda y su pecho se elevaba una y otra vez con un creciente ritmo debido a la agitada respiración, no había duda alguna, estaba más abrumada que núnca pero no había tiempo para siquiera pensar en ello. Llegaron a la costa y los problemas una vez más se hicieron presentes, Kath llamó a sus compañeros mientras que Dulce, ya con pasos irregulares y piernas tambaleantes, intentaba seguirle el paso junto a la otra chica. La capitana del Sirenis luego de pedirle explicaciones a Maia le preguntó a la tierna castaña -Al barco, vamos- y los ojos de ambas se encontraron durante una milésima de segundo -¿Gaudium?- e inmediatamente la capitana del Gaudium asintió. Pero el plan de ambas se vió brevemente interrumpido cuando Kath se percató de algo, y en seguida Dulce se dió cuenta de ello. -No puede ser- aquellas palabras escaparon de su boca como un suave susurro, aquel hombre... ¡Ese hombre no podía estar allí!. Un fugaz recuerdo apareció en su mente provocandole un fuerte y creciente dolor de cabeza, -Agghh~- se quejó por lo bajo frunciendo el ceño al volver a revivir aquellas imágenes, sonidos y sensaciones en su mente. Ella lo había visto en una visión... ese hombre había muerto, una bala fue la que sentenció su destino... ¿Cómo era posible que siquiera allí?. Nada tenía sentido ya.

Por otra parte Maia ya se había percatado del lamentable estado de su mejor amigo haciendo que afloraran en ella tristes emociones que se hicieron notar cuando una brillante lágrima resbaló por su tersa megilla. A Dulce se le encogió el corazón al verla y por un segundo deseó con toda su alma el poder decirle que él iba a estar bien, a salvo y que en cualquier momento iba a volver a estar de pie. Pero no podía porque ni siquiera ella estaba segura de lo que iba a suceder a continuación. Ojalá hubiese tenido una visión sobre aquello en ese mismo intante, hasta incluso intentó enfocarse en ese detalle para ver si sucedía... pero no... ninguna pista aparecía en su mente sobre lo que iba a ocurrir luego. Agitó su cabeza de un lado a otro y se apresuró a decir -Kath... Maia te necesita, nosotras nos ocuparemos de Davy- no era una órden, ella no era quien para impartirlas sobre la hermosa pelirroja pero estaba claro que Dulce no quería en ese momento que las acompañara... no si cabía la posibilidad de que algo saliera mal. Aunque claro, ella no iba a dejar que nada malo sucediera, iba a poner todo su empeño en salvarlo a pesar de que en el campo de la medicina era ineficiente. Porque Davy.... era muy importante para ella. -Al barco- fueron sus últimas palabras sintiendo como sus fuerzas se recobraban levemente para que pudiera dirigir a la chica del pañuelo directo al barco. Luego del pequeño viaje de la costa al Gaudium fue ella quién practicamente tomó las riendas del asunto, y mientras aún ayudaba a cargar el cuerpo, dirigió sus pasos hacia la zona del barco dónde ella usualmente dormia -Mi camarote es más grande, allí podremos curarlo más comodamente-.

Dicho camarote era amplio y propio de un capitan que estaba al mando de una tripulación, y a pesar de que a ella no le gustaba mucho hacer diferencias con el resto, pues bueno... no se quejaba del todo. Habían algunos cofres decorando las esquinas, uno repleto de libros y otro con diversos atuendos que ella recogía en sus viajes. Había una gran cama, una mesita y bueno demás cosas que en ese momento no eran importantes de nombrar ya que el tiempo escaseaba -Ayudaré en todo lo que pueda pero por favor intenta salvarlo-  


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario
 
Spoiler:

-Nombre: Samantha Aldrich "Sam"
-edad: 24
-Nacionalidad: Inglesa
-Imagen: 
Sam:
-Capitan: Katherine Campbell
-Antigua profesion: Ladrona/asesina
-Historia: 
Sir Robert Aldrich era un importante miembro de la sociedad inglesa poseedor de extensos territorios. A los 47 años se sentía realizado, con un título y una familia "perfecta"... bueno, casi perfecta.
Tiene tres hijos: Leon, el mayor y heredero; Elisabeth y Samantha. Esta ultima era, segun su padre, su mas grande dolor de cabeza, ya que creció entre historias de fantasías de lugares lejanos y misticos que su niñera solia contarle.
Con tal solo seis años, Sam presencio lo que marcaria su vida, una embarcacion perteneciente a su padre fue atacada por piratas. Aquel escenario, muy por encima de asustarla, la maravillo. Desde aquel dia empezo a jugar con espadas y a comportarse de manera poco agradable a su familia. Su madre, una ferviente religiosa, la consideraba "poseida" y su padre la escondia de sus conocidos. La familia resolvio el "problema" mandandola a un convento a que sea educada. Durante siete años permaneció encerrada sin ninguna visita de su familia, aprendio medicina ya que el convento recibía soldados y algunos prisioneros de guerra heridos en batalla. Ahi conoció a "S", un pirata buscado por la corona inglesa durante mucho tiempo que fue capturado y herido gravemente. Lo querian vivo para juzgarlo por sus delitos y condenarlo a muerte frente a cientos de personas como advertencia. El tiempo que "S" permanecio encerrado recuperándose, fue atendido por Sam. Entre ellos nacio una extraña amistad, el le conto lo que hacia y a ella le fascino lo que habia vivido y queria tener una vida llena de aventuras como el. Sam le propuso un trato, lo ayudaria a escapar, con la condicion de que el la sacara de ese lugar y se la llevara con el. A el no le parecio mala idea la peculiar y extraña peticion de una niña de no mas de 13 años. El escapo dos dias antes de su ejecucion y ataco el puerto, saqueando la ciudad y cumpliendo su parte del trato: la saco del convento.

Durante años viajo en "black gull", el barco de "S" y aprendio todo lo que pudo, lo bueno, lo malo y feo de la vida de un pirata. Su mas grande talento era su agilidad, "S" la elogio cientos de veces por habilidad con el robo, las armas blancas, sus perfectos escapes y su exotica belleza con la cual seducia a hombres ricos hasta dejarlos sin nada. Se gano el repeto de la tripulacion, pero no de uno (frank) que consideraba que el mar no era lugar para una mujer. La reto a duelo en un juego para humillarla, pero el acabo en ridiculo. Con el orgullo herido por la risa de toda la tripulacion, decidio hacerlos pagar y los traiciono dandoles su ubicacion a la armada inglesa. Rodeados de barcos de la corona y al ver la negativa de Sam a huir, "S" le ordeno que se fuera, prometiendole con mentiras que la veria en la playa, le entrego su espada y la dejo ir. Pero toda la tripulacion de black gull fue captura y condenada a muerte. Lo ultimo que "S" vio fue el rostro de Sam entre en publico cuando fue ahorcado junto a todos sus amigos.
Se unio voluntariamente a "Sirenis", por dos razones: para seguir recorriendo el oceano en memoria a "S" y encontrar al bastardo que los traiciono.

-Personalidad: caracter serio y frio, no suele relacionarse con los demas. Pero cuando se trata de trabajar en equipo, lo hace lo mejor que puede. 


-Habilidades basicas:
CONOCIMIENTOS EN MEDICINA
DOMINIO DE ARMAS BLANCAS
BUSCAR
LEER Y ESCRIBIR

-Equipo: 
.una espada
.dos dagas


-color de roleo: 9e1b7f

Con Kath, davy y Dulce 

Mi corazon latia a mil, el pesaba mucho, era normal los hombres pesaban siempre asi. Sentia mi frente cubierta de sudor y mi boca seca. Ambas se detuvieron cuando notaron la presencia de alguien, por la expresion de su rostro era obvio que era alguien conocido, otra chica se acerco a hablarle a davy, o asi escuche que se llamaba. Cada minuto era valioso y lo estabamos perdiendo -Dulce... no hay tiempo...- ella lo sabia
-Kath... Maia te necesita, nosotras nos ocuparemos de Davy- agradeci que dijera eso, mi respiracion no me dejaba hablar. Nos dirigimos rapidamente al barco, para mi fue algo complicado subirlo, Dulce no sentia mucho por la adrenalina, el era importante para ella, podia notarlo. No podia dejarlo morir, no podia cargar en mi conciencia otra muerte mas. -Mi camarote es más grande, allí podremos curarlo más comodamente-.o la segui hasta su camarote en silencio, para mi suerte era amplio lo que me facilitaba despazarme -Ayudaré en todo lo que pueda pero por favor intenta salvarlo- maldicion, sentia la presion de evitar que la hemorragio lo matara y ella me ponia mas nerviosa -pongamoslo en la cama boca abajo, rapido!- bote las sabanas que estaban ahi a un lado, las hiba a necesitar, me aleje un poco de el para verlo mejor, me lleve las manos a la cabeza tratando de calmarme y pensar -Escucha...- me pare frente a ella -necesito vendas, agua pura y limpia en un un plato hondo, ron o whisky , rapido!- el tiempo seguia corriendo...


_________________
Ver perfil de usuario
FICHA SCHEHEREZADE:

-Nombre: Scheherezade, “The Crimson Cobra” (Schehr para los amigos xD)

-Edad: 27


-Nacionalidad: De ascendencia persa, Scheherezade no posee nacionalidad en sí, ya que su familia migraba constantemente de una zona a otra.


-Imagen: De complexión curvilínea, vientre plano  y estatura promedio, muestra su atlético cuerpo, especialmente orgullosa de sus piernas, largas y tonificadas. Su cabello es de color castaño, levemente ondulado y aclarado por el salitre del ambiente marino; raramente se lo recoge, ya que le agrada más llevarlo suelto. Las facciones de su rostro delatan su procedencia genética; ojos grandes y almendrados, mirada intensa y de un verde que evoca al océano mismo. Cejas angulares, pómulos ligeramente prominentes, labios carnosos y piel trigueña. 
Vestimenta: Camisa blanca de lino con mangas amplias, que ajustan en las muñecas, y cuello holgado; el escote se cierne gracias a una cinta roja cruzada en el pecho. Corsé underburst fabricado en satén negro y adornado con brocados de oro, ceñido a la cintura. Raído y deshilachado fajín de tela rústica, anudado a la cadera por un lado, cruzado por dos cinturones de cuero ancho, cerrados por hebillas de plata vieja y desgastada con tallado de ornamentas florales. Bandolera marrón de cuero labrado con motivos de flor de lis, adornado con hebilla de serpiente entrelazada en un marco de plata, tahalí y cartuchera en mismo material. Calzón de montar de algodón negro, abotonado en los laterales de las perneras, y botas altas de cuero negro y gastado. Casaca larga de terciopelo adamascado carmesí  con divisa negra en solapa, vuelta y collarín, con alamares negros y botones de latón dorado, amplias bocamangas negras con galón dorado.

-Capitana: Dulce


-Antigua Profesión: Administradora de un prostíbulo.


-Historia: Scheherezade nació en el seno de una indigente comunidad romaní, exiliada de sus tierras por la corona inglesa. El único recuerdo que posee de su infancia es la constante migración de una zona a otra, el hambre y la pobreza, hasta haber cumplido su noveno año, cuando fue finalmente vendida a un burdel español. Allí fue blanco de malos tratos y abusos por parte de su dueño y las mismas prostitutas, quienes la utilizaban de esclava en la limpieza y mantenimiento del sucio establecimiento, escondido en las afueras de la ciudad y frecuentado asiduamente por marineros de toda clase y nacionalidad. Pronto comprendió que la única chance en sus manos para poder sobrevivir en ese ambiente era carisma que le proveyera de la simpatía por parte de la clientela. Montó un espectáculo, consiguiendo la aceptación de su repulsivo público, ganándose cierto afecto, y se prometió a sí misma que jamás sería tocada por las grasientas manos de ninguno de aquellos cerdos lascivos. 
Transcurrieron 5 años, su cuerpo había cambiado, su rostro reflejaba la dureza de la experiencia, aquella inocencia infantil se había esfumado en el aire fétido del burdel, y era la noche en que dejaría de ser una simple empleada para saldar su deuda, como una prostituta más. Su exótica belleza había atraído un sinnúmero de cortejadores, dispuestos a pagar por su virginidad, y así fue como el dueño del prostíbulo la vendió al mejor postor: un holandés, contramaestre de una embarcación que había arribado a puerto español días antes. Pero, algo, igual de extraordinario que nefasto, ocurrió aquella noche. Antes de que su adquiridor pudiese siquiera tocar a la temblorosa niña, empezó a gritar y maldecir, sacudiéndose una carga imaginaria sobre su espalda, luego su cara se tornó de rojo carmesí a azul purpúreo, para caer desplomado a sus pies después de unos segundos. Ella cayó de rodillas frente al cuerpo inerte de aquel holandés, para ver atónita, como una pequeña serpiente se escabullía a través del cuello de la sucia camisa del marinero, y se posaba apaciblemente sobre su regazo.  Supo enseguida que aquello había sido un regalo de los dioses y sólo lo aceptó, agradecida.
Su arma secreta la ayudó a vengarse de aquel hombre que la había vendido, se hizo de la fortuna de los amantes que la cortejaban así como del mismo burdel y lo convirtió en un prostíbulo de renombre al cual asistía sólo la élite de la clase española. Pero su riqueza se vio destruida por la llegada de las tropas inglesas, quienes descubrieron el sinnúmero de asesinatos que había cometido, y debió huir con lo poco que pudo acarrear.

-Personalidad: Ambiciosa y avara, no haría nada que no le proveyera alguna ganancia o riqueza. Es calculadora, maliciosa y cruel. Se esconde tras una fachada complaciente por conveniencia y es sumamente selectiva a la hora de escoger a las personas que la rodean. Deja sus sentimientos en segundo plano ante la búsqueda de bienes materiales, puede ser muy despiadada, pero no le gusta ensuciarse las manos ya que siempre encuentra a alguien que lo haga por ella. Nunca ha recibido muestras de afecto, debido a esto no sabe reaccionar más que con palabras y acciones hirientes a las personas que intentan acercársele, sin tener remordimiento alguno hacia ellos. Tramposa en las apuestas y poseedora de un agudo sentido del entorno, siempre logra sacar provecho de las situaciones en las que se ve envuelta. Sabe que su punto débil es su falta de fuerza física, pero es consciente de que no es una persona común y corriente gracias a ciertos sucesos inexplicables ocurridos en el pasado.

-Gustos: 
Los objetos brillantes, el oro y las joyas, el mar y los misterios que lo rodean. Apuestas y juegos de azar. Lugares excéntricos y exóticos. Es una mujer de excesos, todo lo prefiere a lo grande y pagado por otro.
-Disgustos: 
Ser despreciada. Vestimenta y comida barata. Personas que hablen demasiado. Tiene especial asco a las ratas y alimañas que rondan los barcos.

-Otros: La serpiente de su historia resultó ser una cobra que se esconde entre sus ropas. De allí surge su apodo, ya que mataba a sus clientes con el veneno del animal, el cual parece entender a su dueña y obedecerla como una mascota. La sangre que lleva en las venas proviene de generaciones antiguas de hechiceros y brujos, gracias a esto y sin darse cuenta, desgracias caen sobre las personas que se ganan su odio.

-Características (25 puntos a distribuir):
Vigor = 8
Destreza = 8 +3 = 11
Constitución = 8 +1 = 9
Inteligencia = 8 +7 = 15
Sabiduría = 8 +7 = 15
Carisma = 8 +7 = 15


-Habilidades Básicas: 
-ESCUCHAR
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-DOMINIO ARMAS FUEGO
-LEER Y ESCRIBIR

-Habilidades Especiales: 

-Equipo: Estoque robado a una de sus víctimas, cuchillo de mano escondido en el fajín, balas.

- Color de roleo: c73030

Celda/fuerte costero - junto a un extraño encadenado

Se acercó a mi todo lo que sus cadenas le permitieron, en tono amenazante y burlón. Ya estaba lo suficientemente furiosa como para soportar la soberbia de un individuo en condiciones por mucho inferiores a las mías. Me acerqué lentamente, respondiendo a su irónica petición, hasta quedar frente a frente, podía notar las secuelas del rigor en su mirada, pero no me intimidaba, a pesar de triplicarme en tamaño y fuerza, algo en él me decía que no me haría daño.
- El sarcasmo no nos ayudará a salir de aquí, imagino que sabes eso... - dije acariciando su mejilla y dejando a mis dedos bajar por su cuello hasta su tórax, deteniéndose en su vientre.
- Necesitas de mi tanto como yo de ti. -
Me tomé unos segundos para recorrer con mi índice la línea que separaba su piel de su raído pantalón.
- No me lo hagas más difícil... -
Tenía que idear un plan y él debía cooperar, mejor dicho, iba a cooperar. Me aparté bruscamente observándolo con fiereza.
- Mi tripulación se encuentra fuera, debo volver con mi capitana, mis compañeros están heridos ¿realmente crees que tengo tiempo para juegos tontos? -



Última edición por Leidana el Mar Abr 05, 2016 8:40 am, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
Amir Salleh:
Nombre: Amir Salleh

Nacionalidad: Borneo

Edad: 28

Rango: Ex-Contramaestre

Caracteristicas:

- Vigor = 21
- Destreza = 20
- Constitución = 23
- Inteligencia = 17
- Sabiduría = 16
- Carisma = 13

Imagen:

Antes


Ahora


Historia: Era el hijo primogenito de los reyes de Borneo, se habia criado en el palacio y habia seguido la carrera militar, ganandose el puesto al mando de un escuadron de hombres a una edad muy temprana. Cuando tenia 15 años, uno de los herederos de un antiguo enemigo de su padre se presento ante el rey Felipe II de España alegando ser el verdadero heredero al trono, y solicitando el apoyo de españa para recuperarlo. El Rey acepto, sabiendo que si lo ayudaba Borneo terminaria en sus bolsillos. La invasion fue sangrienta, toda la familia real fue asesinadada, Amir y el remanente de sus hombres fueron tomados como prisioneros de guerra, ya que la identidad del principe estaba encubierta. En el viaje de regreso a España logro escapar y junto con el resto de los prisioneros tomaron el control del barco asesinando a todos los soldados españoles. Fue entonces cuando su vida como pirata comenzo, con el tiempo fue conocido como el tigre de malasia, ya que lo igualaba en agilidad, espiritu y fuertza; y se rumoreaba que hasta habia matado a uno con sus propias manos.
Navego bajo su propia bandera, saqueando las costas de las tierras que le habian sido robadas, burlandose del nuevo rey de Borneo con sus osados ataques e ingeniosas artimañas, y acumulando al mismo tiempo uno de los tesoros mas abundantes de los 7 mares. El joven se convirtio en leyenda, todos los piratas del sudeste asiatico buscaban unirse a su tripulacion, se apodero de una isla en las cecanias de Singapur, y junto con sus fieles capitanes reunio la flota de piratas mas numerosa desde los dias de la primera hermandad.
Pero el poder y la fama fueron opacando su libertad, 5 años despues se encontro a si mismo responsable de las vidas de mas de 500 hombres y de la administracion de riquezas tan grandes como para ser envidiado por reyes, ya no habia nadie que cuestionara su supremacia, y la nostalgia de una vida de aventuras y peligros termino por volverse insoportable.
Finjio su muerte y desaparecio dejandose arrastrar por la marea hasta las costas del Caribe, donde una nueva vida le esperaba.
Navego bajo el mando de Kath, quien se convirtio en su unico apego en un mundo que le habia ofrecido todo, y nada a la vez.
Creyo haber encontrado su ancla, el unico lugar al que pertenecia era en los brazos de su amada, pero los vientos habian trazado un destino diferente para el tigre.
Siendo el unico sobreviviente reconocido de los capitanes del oriente, quienes habian ocultado parte del tesoro de la hermandad, fue secuestrado por la flota de Bodvar, encerrado y sometido a torturas e interrogatorios para hallar la ubicacion. Aunque logro escapar repetidas veces, nunca pudo abandonar la isla, y aun permanece cautivo en el fuerte desde donde Bodvar gobierna su territorio.

Personalidad: Protector, honorable y leal, nunca traicionaria a los suyos. A la hora de pelear es quizas es un tanto violento. Es amistoso, alegre y despreocupado. No posee malicia, pero hara cualquier cosa por lograr lo que considere correcto, sin importar los medios.

Gustos y Disgustos: No le agradan los secretos guardados con fines maliciosos, ni los negocios turbios y engañosos utilizados usualmente por los piratas cuando quieren conseguir algo. Disfruta de la lectura, como muy pocos piratas, y es buen conocedor de las leyendas y mitos de la zona. Disfruta del fragor de la batalla como todo buen guerrero, y se encarga de que sus enemigos lo sientan.

Otros: Tiene la cicatriz de unas garras de tigre sobre su pecho. Es ingenioso y ocurrente a la hora de escapar o pasar inadvertido, habilidad que desarrollo durante años vivendo con un rostro reconocido en los 7 mares.

Reputacion: 15

Habilidades: Ojo de aguila: es capaz de notar detalles que pueden pasar desapercibidos ante los ojos de la mayoria.

*-*


Me mantuve impasible al ver que se acercaba, sus ojos color esmeralda ostentaban una solida confianza, lamente su necedad, no me agradaba la idea de acabar con la vida de una mujer; esperaria a que se acerque un poco mas...
- El sarcasmo no nos ayudará a salir de aquí, imagino que sabes eso... -
Senti que posaba su mano sobre mi mejilla, era suave y calida como el fulgor de una vela, y despues de unos segundos note que comenzaba a quemarme...quizas tendria que dejar que se acerque un poco mas...
[color=#c73030]- Necesitas de mi tanto como yo de ti. -
Olia a sal...y belleza...no aparte mi severa mirada de la suya...ni aun cuando senti que el calor de mi mejilla comenzaba a bajar por mi cuerpo, tensando mis musculos a su paso...tan solo un poco mas, y la tendria donde queria...
- No me lo hagas más difícil... -
Cuando sus caricias arribaron a la parte baja de mi abdomen, senti que mi cuerpo comenzaba a responder...y un suspiro involuntario se escapo, indomable, de mi pecho encendido. Me enfureci al darme cuenta que habia sido tomado por un imbecil, recuperando el control y volviendo a tensar las cadenas en su direccion, pero ella ya se habia apartado de mi alcance.
- Mi tripulación se encuentra fuera, debo volver con mi capitana, mis compañeros están heridos ¿realmente crees que tengo tiempo para juegos tontos? -
Observe detenidamente su rostro mientras hablaba...no parecia estar mintiendo...y su airada mirada era genuina...quizas en verdad era quien decia ser...aunque ya habia subestimado a Bodvar en el pasado.
-¿Ya no quieres jugar? ¿Que te parece solo un juego mas?-
Pregunte con una sonrisa divertida, para luego moverme hacia la izquierda tensando completamente mi cadena derecha, y tomando el impulso libre que la otra cadena me permitia, abalance mi brazo izquierdo con todas mis fuerzas en un angulo perpendicular a la pared, un sordo crujido y el sonido de residuos de piedras lloviendo suavemente sobre el suelo confirmo la efectividad de mi maniobra, solo faltaba una vez mas
-¿Que tal si me dices algo que me haga creerte, antes de que logre liberarme?-
El segundo intento arranco las bisagras de la pared junto a trozos mas grandes de piedra
-Creo que a estas instancias, no hace falta que te diga que sucedera si no lo haces-
Agregue con una falsa sonrisa amistosa, tomando ahora la cadena derecha con ambas manos y tirando por primera vez. Ya habia escapado 3 veces de aquellos grilletes, y aunque en ocasiones hasta habia tenido exito escapando de la celda, Bodvar no se preocupaba en reforzar la seguridad en los calabozos, sabia que el verdadero desafio no era escapar de alli, sino evadir solo a todo su ejercito y lograr abandonar la isla con vida; quizas, si ella era quien decia ser, podriamos intentarlo...


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de Altamar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/En el Gaudium/
~Con: Sam y Davy~

Rápidamente ayudó a la joven de cabello oscuro a colocar a Davy boca abajo sobre la mullida cama machando absolutamente todo a su alrededor con aquel oscuro líquido carmesí -Escucha...- la voz de la chica llamó la atención de la jóven capitana quién en un tris se puso firme dispuesta a escuchar las instrucciones por parte de ella -necesito vendas, agua pura y limpia en un un plato hondo, ron o whisky , rapido!- no hizo falta que Dulce respondiera de manera verbal ya que automáticamente su mano ya se encontraba empujando la rugosa puerta de madera del camarote para ir a recolectar todo lo pedido.

Caminó rapidamente como una saeta por todo el navío hasta llegar a la cocina, lugar en el que pronto recordó, (dandose de paso un golpe en la frente con la palma abierta de su mano sintiendose más estúpida que nunca) que la mayoría de las cosas las habían bajado de allí para ponerlas en la costa. -Ok, a la bodega- se dijo a sí misma para tomar un plato de metal hondo y seguido desviar su camino e ir a las escaleras bajando a la oscura profundidad del barco. Juró por unos instantes que al hacerlo un par de ratones que habían logrado colarse en el último puerto que habían tocado, salieron despavoridos a esconderse chirriando escandalosamente. Rápidamente allí abajo busco el barril con agua potable y en vez de llenar el plato, decidió que iba a ser mejor llenar un pequeño balde por si algo ocurría y por alguna casualidad necesitaban más agua que la del plato. Luego, rebuscando en otras cajas consiguió el resto del pedido.

Se sentía como toda una malabarista de circo, ya que estaba cargando entre sus manos un pequeño pero pesado balde con agua, llevando debajo de su axila izquierda el plato, debajo de su brazo derecho apretando contra su torso la botella sin abrir de ron y teniendo sus bolsillos cargados de vendas que amenazaban con caer de estos en cualquier momento. Así fue como dando tumbos regresó a la zona donde la chica del pañuelo (que a decir verdad hasta el momento no le había preguntado como se llama) estaba atendiendo a su compañero. -Aquí está todo- notifico una vez cruzó bajo el umbral -¿Necesitas algo más?- se apresuró a preguntarle.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario




con Dulce

La capitana salio rauda a conseguir todo lo que le habia pedido, revise a ese chico nuevamanente. Estaba palido y su temperatura estaba bajando "demonios!" saque mi daga y corte toda la ropa alrededor de su espalda, necesitaba acceso completo a las heridas. Tome la sabana que habia movido a un lado y la corte por la mitad, hice esto varias veces hasta tener pequeños pañuelos. Tome varios para limpiar la sangre y poder ver mejor, un sudor frio recorrio mi frente, recuerdos de algo que quize olvidar "porfavor..." esa voz "niña..." ahora no "me duele..." trague saliva y sacudi mi cabeza tratando de disipar esas viejas emociones.

Me aleje de el y me dirigi a la mesa, votando todo lo que ahi se encontrara. Dulce volvio en ese instante -Aquí está todo me alegre por su rapidez, colocamos las cosas en la mesa, puse el balde de agua toscamente sobre la mesa, tome la botella de ron y la abri vertiendo casi la mitad del contenido sobre el agua. -¿Necesitas algo más?- la mire y movi la cabeza en señal de afirmacion, al mismo tiempo que me lavaba las manos con el resto del ron que quedaba en la botella -Desinfecta tus manos con el ron y ayudame a retirarle las espadas- le alcanze unos pedazos de tela que corte de la sabana -cuanto retire la espada, deberas cubrir la herida con el pañuelo. Debes presionar fuerte ¿de acuerdo? o la hemorragia te ganara- me acerque a la cama y tome el mango de la espada con mi mano derecha y la otra la puse alrededor de la herida -La sacare cuando cuente tres...- No tenia muchas esperanzas -Uno...- ¿Que pasaba si era demaciado tarde? -Dos..- o si moria como aquel hombre -¡Tres!- 

no...
Esta ves lo are bien...


_________________
Ver perfil de usuario
FICHA SCHEHEREZADE:

-Nombre: Scheherezade, “The Crimson Cobra” (Schehr para los amigos xD)

-Edad: 27


-Nacionalidad: De ascendencia persa, Scheherezade no posee nacionalidad en sí, ya que su familia migraba constantemente de una zona a otra.


-Imagen: De complexión curvilínea, vientre plano  y estatura promedio, muestra su atlético cuerpo, especialmente orgullosa de sus piernas, largas y tonificadas. Su cabello es de color castaño, levemente ondulado y aclarado por el salitre del ambiente marino; raramente se lo recoge, ya que le agrada más llevarlo suelto. Las facciones de su rostro delatan su procedencia genética; ojos grandes y almendrados, mirada intensa y de un verde que evoca al océano mismo. Cejas angulares, pómulos ligeramente prominentes, labios carnosos y piel trigueña. 
Vestimenta: Camisa blanca de lino con mangas amplias, que ajustan en las muñecas, y cuello holgado; el escote se cierne gracias a una cinta roja cruzada en el pecho. Corsé underburst fabricado en satén negro y adornado con brocados de oro, ceñido a la cintura. Raído y deshilachado fajín de tela rústica, anudado a la cadera por un lado, cruzado por dos cinturones de cuero ancho, cerrados por hebillas de plata vieja y desgastada con tallado de ornamentas florales. Bandolera marrón de cuero labrado con motivos de flor de lis, adornado con hebilla de serpiente entrelazada en un marco de plata, tahalí y cartuchera en mismo material. Calzón de montar de algodón negro, abotonado en los laterales de las perneras, y botas altas de cuero negro y gastado. Casaca larga de terciopelo adamascado carmesí  con divisa negra en solapa, vuelta y collarín, con alamares negros y botones de latón dorado, amplias bocamangas negras con galón dorado.

-Capitana: Dulce


-Antigua Profesión: Administradora de un prostíbulo.


-Historia: Scheherezade nació en el seno de una indigente comunidad romaní, exiliada de sus tierras por la corona inglesa. El único recuerdo que posee de su infancia es la constante migración de una zona a otra, el hambre y la pobreza, hasta haber cumplido su noveno año, cuando fue finalmente vendida a un burdel español. Allí fue blanco de malos tratos y abusos por parte de su dueño y las mismas prostitutas, quienes la utilizaban de esclava en la limpieza y mantenimiento del sucio establecimiento, escondido en las afueras de la ciudad y frecuentado asiduamente por marineros de toda clase y nacionalidad. Pronto comprendió que la única chance en sus manos para poder sobrevivir en ese ambiente era carisma que le proveyera de la simpatía por parte de la clientela. Montó un espectáculo, consiguiendo la aceptación de su repulsivo público, ganándose cierto afecto, y se prometió a sí misma que jamás sería tocada por las grasientas manos de ninguno de aquellos cerdos lascivos. 
Transcurrieron 5 años, su cuerpo había cambiado, su rostro reflejaba la dureza de la experiencia, aquella inocencia infantil se había esfumado en el aire fétido del burdel, y era la noche en que dejaría de ser una simple empleada para saldar su deuda, como una prostituta más. Su exótica belleza había atraído un sinnúmero de cortejadores, dispuestos a pagar por su virginidad, y así fue como el dueño del prostíbulo la vendió al mejor postor: un holandés, contramaestre de una embarcación que había arribado a puerto español días antes. Pero, algo, igual de extraordinario que nefasto, ocurrió aquella noche. Antes de que su adquiridor pudiese siquiera tocar a la temblorosa niña, empezó a gritar y maldecir, sacudiéndose una carga imaginaria sobre su espalda, luego su cara se tornó de rojo carmesí a azul purpúreo, para caer desplomado a sus pies después de unos segundos. Ella cayó de rodillas frente al cuerpo inerte de aquel holandés, para ver atónita, como una pequeña serpiente se escabullía a través del cuello de la sucia camisa del marinero, y se posaba apaciblemente sobre su regazo.  Supo enseguida que aquello había sido un regalo de los dioses y sólo lo aceptó, agradecida.
Su arma secreta la ayudó a vengarse de aquel hombre que la había vendido, se hizo de la fortuna de los amantes que la cortejaban así como del mismo burdel y lo convirtió en un prostíbulo de renombre al cual asistía sólo la élite de la clase española. Pero su riqueza se vio destruida por la llegada de las tropas inglesas, quienes descubrieron el sinnúmero de asesinatos que había cometido, y debió huir con lo poco que pudo acarrear.

-Personalidad: Ambiciosa y avara, no haría nada que no le proveyera alguna ganancia o riqueza. Es calculadora, maliciosa y cruel. Se esconde tras una fachada complaciente por conveniencia y es sumamente selectiva a la hora de escoger a las personas que la rodean. Deja sus sentimientos en segundo plano ante la búsqueda de bienes materiales, puede ser muy despiadada, pero no le gusta ensuciarse las manos ya que siempre encuentra a alguien que lo haga por ella. Nunca ha recibido muestras de afecto, debido a esto no sabe reaccionar más que con palabras y acciones hirientes a las personas que intentan acercársele, sin tener remordimiento alguno hacia ellos. Tramposa en las apuestas y poseedora de un agudo sentido del entorno, siempre logra sacar provecho de las situaciones en las que se ve envuelta. Sabe que su punto débil es su falta de fuerza física, pero es consciente de que no es una persona común y corriente gracias a ciertos sucesos inexplicables ocurridos en el pasado.

-Gustos: 
Los objetos brillantes, el oro y las joyas, el mar y los misterios que lo rodean. Apuestas y juegos de azar. Lugares excéntricos y exóticos. Es una mujer de excesos, todo lo prefiere a lo grande y pagado por otro.
-Disgustos: 
Ser despreciada. Vestimenta y comida barata. Personas que hablen demasiado. Tiene especial asco a las ratas y alimañas que rondan los barcos.

-Otros: La serpiente de su historia resultó ser una cobra que se esconde entre sus ropas. De allí surge su apodo, ya que mataba a sus clientes con el veneno del animal, el cual parece entender a su dueña y obedecerla como una mascota. La sangre que lleva en las venas proviene de generaciones antiguas de hechiceros y brujos, gracias a esto y sin darse cuenta, desgracias caen sobre las personas que se ganan su odio.

-Características (25 puntos a distribuir):
Vigor = 8
Destreza = 8 +3 = 11
Constitución = 8 +1 = 9
Inteligencia = 8 +7 = 15
Sabiduría = 8 +7 = 15
Carisma = 8 +7 = 15


-Habilidades Básicas: 
-ESCUCHAR
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-DOMINIO ARMAS FUEGO
-LEER Y ESCRIBIR

-Habilidades Especiales: 

-Equipo: Estoque robado a una de sus víctimas, cuchillo de mano escondido en el fajín, balas.

- Color de roleo: c73030

Celda/fuerte costero - junto a un extraño encadenado

-¿Qué tal si me dices algo que me haga creerte, antes de que logre liberarme? Creo que a estas instancias, no hace falta que te diga que sucederá si no lo haces-  dijo, sonriéndome.
Tuve que resguardar mis ojos del polvo y los escombros que soltó la pared al desprenderse de ella las bisagras del primer grillete. Madre mía, la fuerza de aquel hombre era increíble. Su reacción a mi provocación fue mucho mejor de lo que esperaba, aunque debía admitir que por un instante no estuve tan segura de tener el control, había abierto una brecha entre nosotros, lo suficientemente grande como para tener oportunidad de demostrarle mis intenciones.  Extendí mis brazos en señal de tregua y me acerqué sin cautela. Sólo escasos centímetros nos separaban. A esa distancia seguramente notaría que estaba completamente desarmada.
- ¿Palabras? Tengo algo mucho mejor que eso… Un plan. -
Tomé una de las piedras que yacían en el suelo junto a él, de tamaño similar a la palma de mi mano y me dirigí a las rejas que nos apresaban al mismo tiempo que uno de aquellos no-muertos se paseaba por delante de la celda. Le faltaba el brazo izquierdo, tenía gran parte de su cabeza despellejada y de las zonas donde aún quedaba piel pendían mechones de cabello blanquecino, repartidos de forma irregular. Aunque lo único que me interesaba en realidad era el sable que portaba en su descarnado brazo restante. *Perfecto.*
La piedra dio de lleno en su cabeza, desestabilizándole, tras lo cual se giró en mi dirección y profirió un sablazo a los barrotes, rechinando sus dientes amarillentos. Pegué mi rostro al metal para dirigirle una sonrisa.
- Fallaste. -
En su próximo ataque logró ingeniárselas para introducir la hoja de su arma en el interior del recinto. Como había supuesto, eran criaturas muy estúpidas. Tiré de su antebrazo y lo giré hacia la izquierda con toda la fuerza que pude, sintiendo el crujir del hueso al quebrarse bajo la presión. La criatura golpeaba su cráneo contra los barrotes generando un ruido macabro. Al desprenderse su extremidad atrapada, éste se fue hacia atrás, empujado por la fuerza con la que intentaba zafarse de mi agarre, desapareciendo por el hueco del muro hacia quién sabe dónde. Suspiré victoriosa, aquello era sólo el principio.
Hice presión con la palma de mi mano izquierda a lo largo del filo, haciendo un corte limpio que seguro sangraría lo suficiente y sanaría rápido con la debida atención una vez nos largáramos de allí. Luego arrojé el sable a los pies de mi compañía. Era tanto un obsequio como la confirmación de mis palabras.
- ¿Podemos dialogar ahora? – dije escurriendo la sangre que manaba de la herida sobre mi pecho, empapándome la camisa.



Última edición por Leidana el Mar Abr 05, 2016 8:41 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario
 
Spoiler:

Nombre: Maia Twiin
Edad: 26
Nacionalidad: De algún país Nórdico
Capitan: Kath, del Sirenis
Profesión :Contramaestre del sirenis
 
Imagen o descripción física:
En los últimos años Maia ha pasado de chico con el pelo largo a ser una mujer cosa que parecía poco probable. Su cabello largo hasta la parte baja de la espalda aun luce blanco-plateado y liso cual cascada a juego con su piel clara.
Sus ojos son de un azul cielo que parece atravesar la carcasa de la gente para averiguar sus intenciones.
Ya no lleva encima su aparatosa vestimenta anterior sino que la ha remplazado por unos pantalones negros  , junto con unas botas negras, un blusón adornado azul y encima una armadura negra de cuero con adornos de plata, parecido a un corset pero sin las aparatosas varillas que le quitarian movilidad. Esta nueva vestimenta hace destacar su altura (1,71 cm) ademas de que no es una mujer de curvas vertiginosas, sino unas curvas delicadas y suaves.
 

 
 Historia: La vida de Maia ha sido más bien complicada, de pequeña vivía con su madre pues esta era una civil adinerada, no sabía de su padre pues ella se negaba a contarle sobre él.  Tenía una infancia feliz, pero por algún motivo el mar llamaba su atención y se pasaba el día en la costa, a pesar de las prohibiciones de su madre. A la tierna edad de 5 años, estando ella en la costa vio aparecer un barco pirata, el primer impulso fue acercarse a investigar, pero después huyó de allí hasta su casa. A la hora,  alguien llego a su casa, está a sentir los gritos de su madre, bajo corriendo a la entrada. Allí pudo observar a un hombre, de aspecto cruel, el cual había derramado mucha sangre, y cuando miro al suelo pudo ver a su madre tumbada, con sangre a su alrededor, intento huir, pero ese hombre de aspecto diabólico, la cogió y se la llevo con él. Él decía ser su padre, aunque ella nunca lo trato como tal. Fue parte de la tripulación desde  ese entonces, hasta que consiguió escapar, y se alisto en  otro barco pirata, para poder matar a su padre si tenía oportunidad. [new!] Tras perseguir a su padre Bodvar desde siempre y perder la oportunidad en aquella isla decidió seguir dándole caza y que no se volvería a escapar. Con la unión de nuevos compañeros en aquel mismo lugar, los cuales muchos perecieron en la batalla o simplemente siguieron por su lado. Un acercamiento a un oficial desertor al cual comenzaba a apreciar y que desgraciadamente desapareció,  los años pasaron y pasaron. Estos seis  últimos   para Maia han sido toda una aventura y no de las sangrientas a las que estaba acostumbrada.  Kath quedo en cinta, buscaron a amir que no apareció, intentaron que Kath se quedara en tierra pero no hubo manera, protegió a la capitana durante el embarazo y la aguanto (cosa difícil por su mal humor y hormonas) la ayudo a dar a luz  y convenció para que se dejara de gilipolleces e hiciera caso  a la niña...
Después de dejar la búsqueda de amir zarparon sin rumbo fijo y fueron completamente en rumbo contrario , visitaron tierras exóticas , y poco a poco acabaron acercándose a un sitio que solo reconoció cuando bajo del barco... era su ciudad natal... como debían abastecerse bien y eso les costaría un tiempo Maia no puedo evitar que aflorara  en ella cierta curiosidad   y fue a su antigua casa que seguía donde la había dejado, en perfectas condiciones, alguien se había instalado en ella. Al final dio con su familia que la recibió con los brazos abiertos y le dio otra perspectiva de las cosas a la joven muchacha, días después y sabiendo que su tripulación la estaba buscando volvió a la embarcación y decidió que si no moría en la batalla en la que derrotara a su padre volvería allí, quizá convenciera a Kath y a Will para que se quedaran podrían darle a Lily una vida tranquila... aunque quizá echara de menos la sangre, la adrenalina , las batallas y el mar . Cuando volvió al barco se llevo una reprimenda de la capitana, claro que después de que todos se quedaran boquiabiertos viendo que realmente podía parecer femenina y ella le diera un capón a Will por su " pensaba que eras un tío!" . Después de eso volvieron hacia el Caribe al enterarse de la situación deprimente que ocurría en el lugar, dispuestas a conseguir una rebelión y una nueva era donde reinaban los piratas.
 
Personalidad: [ Personalidad anterior-->Es un tanto cambiante, pues con la gente de su tripulación es lo más bueno del mundo, los considera su familia, y puede bromear con ellos, en cambia con la gente de fuera, es una asesina sin escrúpulos, puede matar a cualquiera simplemente por “mirarla mal”.] Cuando desapareció la fuerte presencia que frenaba sus ataques de rabia y la  personalidad de Kath fue marchitándose las matanzas y ríos de sangre iban a la orden del día, no había día que no acabara cubierta de sangre, pirata, inglesa, expatriados, civiles, le daba igual una simple palabra, mirada, gesto a Kath, Will o el nuevo bebe era significativo a muerte, sin miramientos a sangre fría. Un  poco mas risueña que anteriormente sobretodo con Lily. Resumiendo, poco confiada  con la gente del exterior , agresiva en cuanto a Lily o a Kath se refiere, más calmada y ligeramente comprensiva en cuanto a la tripulación(pide explicaciones antes de degollar a alguien).
Personalidad “malvada”: Le encanta verter sangre siempre que no le salpique , solo es leal a aquel que le beneficie, mas coqueta que su verdadera personalidad, seductora cuando quiere conseguir algo.
Gustos y Disgustos:
-Le gusta-> Aun le apasiona leer y en sus ratos de cuidar a la pequeña aprovecha mientras ella dibuja.
Ama el mar , el vaivén del barco, el oleaje , el olor a sal, en cierta manera le recuerda ligeramente a ella, apacible y tranquilo pero cuando hay tormenta y se pone furioso arrasa con todo.
Le gusta mucho entrenar y parte del día lo dedica a ello.
Jugar con Lily, menos a las cocinitas,  adora jugar y correr por cubierta con la niña.
La niebla
-No le gusta-> Que la despierten, que le roben comida. Tiene un miedo horrible a los ratones, pues su padre la tuvo encerrada durante meses en la bodega del barco con ellos.
Otros: Tanto Lily como Kath tienen prioridad en cuanto a la seguridad, cualquier palabra o gesto obsceno será una condena a muerte. Cualquier intención maligna con la niña o la madre será equivalente a decapitación y así con todo...
 
Características (45 puntos )
Vigor = 8 + 11 = 19
Destreza = 8 + 13 =21
Constitución = 8 + 7=15
Inteligencia = 8 +6=14
Sabiduría = 8 +5 =13
Carisma = 8 +3=12

+ 10 en todo en caso de volverse “mala”
Habilidades básicas
Leer y escribir
Dominio de armas blancas
Trepar
Saltar
Reputación  -6 +1 -> -5+1-2->-6
Habilidad->"Sexto Sentido" puedes sentir y hasta ver espíritus de personas muertas
Equipo-> Tres armas blancas, su espadón , una pequeña daga bajo la armadura de último recurso y una espada ligera a su cintura.

Cada estúpida y egoísta gota de sangre que Davy dejaba escapar de su cuerpo para dar con el final de su aventura en la arena húmeda era como un clavo ardiendo que se abría paso perforando mi piel y hundiéndose en mi cuerpo, un cuerpo que jamás pensé podría ser tan frágil como en aquel momento, sin energía , sin fuerza , sin carácter aunque realmente tampoco quería tenerlo. Hacía mucho que había perdido a mi último ser querido... y no me habían dejado tiempo a reaccionar...
 
Nunca había sabido mentir con mi mirada, siempre había reflejado lo que pensaba y sentía, y la que normalmente expresaba sed de sangre o alegría a causa de Lily estaba desprovista de estas, la luna se reflejaba en mis vidriosos ojos ,  buscaba desesperada en la mirada de Kath y después en la de Dulce esas palabras que se estaban negando a pronunciar, un , está vivo, se pondrá bien, es superficial... pero Dulce se fue y en la capitana no había nada de aquello que necesitaba.
No dijeron que se recuperaría, ni siquiera parecía haber esperanza en ellas... Davy nos había abandonado ... el muy egoísta había dejado que lo mataran antes que a mí , se supone que debía de cuidar de Dulce ¿como pensaba hacerlo muerto?... Era como cuando el capitán Bodvar me robo a mi madre pero... no podía culpar a nadie en este momento... no había un .. asesino.. Mi aturullada mente tuvo un momento de claridad.
"Es mi culpa... corro más que Kath , podría haber llegado a él, lo podría haber salvado y ahora estaríamos riéndonos mientras degollábamos a los capitanes " Alguien había agarrado mi corazón desbocado con la mano y lo estaba ahogando. Me lleve la mano al pecho pues después de ahogar mi corazón lo estaban haciendo con todo el pecho.
Mi cuerpo dejo de responder, mi arma se escurrió suavemente de la mano haciendo un extraño ruido en el suelo que hizo que dirigiera la mirada hacia el metal que ahora yacia en la arena , nunca la hubiera dejado caer... entonces yo me sume a ella mis piernas cedieron, se doblaron y mis rodillas se encontraron con el frio suelo , enfrente de mi estaba la sangre de Davy, sangre que estaba perdiendo por mi culpa.
El camino que había dejado la primera lagrima que había surcado mi cara fue bañado por otra, y por otra. Una tras otra abandonaron mi cuerpo queriendo hacer la ultima competición con la sangre que había goteado del cuerpo de Davy.
 

No tenia de quien vengarme, así que mi cuerpo estaba vacío, mi mente no conseguía establecer un flujo de pensamientos razonables solo veía a Davy trepar delante de ella, o cuando peleaban por el barco destrozándolo todo y después Kath los regañaba... Un sonido que parecía irreal y lejano hizo que despegara mis ojos de las manchas del suelo , mi mirada llena de lagrimas se paseo por el mar, para pasar a los capitanes aunque se detuvo unos breves segundos en el oficial y baje la mirada para ver aparecer tres muertos vivientes del bosque, se acercaban.. pero.. no estaban en mi realidad, no podía levantarme y enfrentarlos...

Ver perfil de usuario
OFICIALES

William Hawk:

Bradley Hawk:

Mark Stone:

Balthazar Rannek:



No podia disimular mi sonrisa, a bordo del Prince Royal mis marineros se preparaban para el asalto.
En Tortuga la Capitana Katherine habia osado atacar a nuestra guarnicion, el Comandante William Hawk no podia ignorar un asalto tan directo a la Corona, por lo que consiguio que los cuatro buques de guerra mas grandes que la Real Armada Inglesa poseia en el Caribe zarparan en su caceria. Siendo que yo habia estado persiguiendo al Sirenis y sus hombres durante 5 años, se me nombro Capitan y uno de los 4 lideres de la expedicion, pero durante el viaje Hawk nos reunio y develo sus verdaderas intenciones. La isla donde se sabia que fondearia el Sirenis pertenecia al pirata Bodvar, el lider de la ultima gran flota que desafiaba el dominio total de la Corona, por lo que nuestro verdadero objetivo consistia en desbaratar su ejercito y retomar la isla. Era mi maldito dia de suerte, despues de mas de 100 años, las tres reliquias se encontraban en un solo lugar.
Al bajar del esquife me incline y tome un puñado de arena, para luego olfatearla suavemente, definitvamente estabamos en el lugar. Segui al Comandante Hawk y a los otros oficiales quedandome unos pasos detras de ellos, sin despegar la mirada del grupo de piratas, casi sentia lastima por ellos, intentando impedir lo inevitable. Los 4 buques de guerra se mecian amenazantes en el horizonte, casi podia olfatear la polvora lista para hacer añicos a los navios y sus desdichados tripulantes.
Hawk se cubrio la nariz con un pañuelo para protegerse del aroma a muerte y putrefaccion que ahora dominaba la playa, y avanzo tranquilamente hacia el puñado de rebeldes que ahora se mostraban desafiantes
-¿Que les trae por esta isla, Oficial?-
Mis ojos se clavaron en la bella joven de cabellos blancos...¿porque? no lo sabia, no la recordaba, pero sentia que la conocia.
El Comandante se adelanto, guardando el pañuelo por cortesia, y comenzo a hablar con aire indiferente
-Saludos, Mi Lady, soy el Comandante William James Hawk de la Real Armada Inglesa, quiero proponerles un...arreglo, aunque sus circunstancias no les brindan muchas opciones...-
Hizo una pausa recorriendo a los piratas con la mirada
-En esta isla se aloja el lider de la flota mas grande de piratas que navegan estos mares, tengo entendido que tambien es enemigo suyo, por lo que-
Un disparo resono en la jungla, y al mismo tiempo Maia ataco al...Maia...¿acaso ese era su nombre? ¿como lo sabia?
-Prepárense para morir asquerosa escoria, vuestra sangre regara hoy las arenas blancas de esta playa paradisiaca, y vuestros cuerpos alimentaran mañana a las alimañas y a los pocos muertos vivientes que aun puedan moverse cuando al amanecer allá acabado con todos. Nos veremos en el infie...-
Sonrei, me gustaba como hablaba, William se mantuvo observandola impasible, acariciando el mango de su pistola mientras esperaba que se acerque, pero algo la detuvo. El Comandante, sabiamente, se mantuvo al margen de la escena que tomo lugar despues, quitandose el sombrero en señal de respeto, nosotros lo imitamos...y aunque durante mi larga existencia me habia parecido patetica el apego que los sentian hacia sus insignificantes vidas y las de sus compañeros, no podia dejar de contemplar el dolor de la muchacha de cabellos blancos, todo a mi alrededor se desvanecio lentamente mientras la observaba intrigado...¿que era aquello que me llamaba tanto la atencion? seguia cada gesto, cada movimiento, cada palabra con la avidez de un chiquillo hacia maravilloso y desconocido...recien cuando estuvieron a unos pasos de ella, note a las dos fetidas figuras que se le acercaban por la espalda, tome la espada de Bradley al tiempo que desenvainaba la mia, y me abalance hacia ella, terminando de rodillas frente a su rostro, rodeandola con los brazos que sostenian las espadas enterradas en las cabezas muertos vivos que segundos antes se disponian a atacarla
-¿Quien eres? y ¿porque no puedo quitarte de mi mente?-
Pregunte con sincera curiosidad con mi ojo examinando con admiracion e intriga su delicado rostro.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
[Kath] Mañana pongo ficha
Las cosas se iban moviendo cada vez mas rapido y no podia paralas. La situacion de Davy calo muy hondo en Maia, demasiado, mas de lo crei nunca. Jamas quise verla asi, preferia su cara enfadada que oirla gritar a quien no la oia, a quien no iba a responderle y quien no sabiamos si despertaria algun dia. La misma situacion que a ella la destrozo, a mi me hizo reponerme. No podia dejarla asi, pero tampoco pude mirarla a los ojos mas alla de un pequeño instante antes de tener que apartarla. No soportaba la idea de perder a Davy y a Maia. Quise poder abrazarla pero un ruido me distrajo y mi espada atraveso el cuerpo muerto de un ser del infierno.
No... no iba a volver a caer en la oscuridad. Ella me saco de alli y era mi momento de sacarla a ella. Varios de los seres que nos habian rodeado sin apenas hacer ruido hicieron un ruido extraño tras de mi, haciendome girar. Casi atravieso al oficial cuando lo vi rodeando a Maia y eso hizo que la sangre me hirviese.
-Alejate de ella, oficial Blackboot!!! No eres mas que un traidor!! No la toques!! -le puse la espada al cuello ¡¿por que el si y Amir no?! -Apartate de ella o me cobrare la vida que te regale! -le exigi a voz en grito, ignorando a nuestros desagradables invitados.


_________________

Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de Altamar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/En el Gaudium/
~Con: Sam y Davy~

Le entregó las cosas a la muchacha quién con dejó todo lo pedido sobre la pequeña y desgastada mesa de madera que decoraba la habitación. -Desinfecta tus manos con el ron y ayudame a retirarle las espadas- Dulce asintió con un leve movimiento de la cabeza y acto seguido comenzó a peinar su largo cabello castaño con sus dedos creando una desordenada trenza para que los mechones dejaran molestarle y pegarsele en el rostro -cuanto retire la espada, deberas cubrir la herida con el pañuelo. Debes presionar fuerte ¿de acuerdo? o la hemorragia te ganara- terminó de arreglarse las greñas un segundo después de que la muchacha del pañuelo finalizara la explicación -Entendido- dijo la capitana del Gaudium ahora limpiando sus manos con el alcohol sintiendo un ligero ardor en su propia piel.

Tomó una gran bocanada de aire y se acercó a la cama lo más que pudo tomando un amplio trozo de tela limpio luciendo lista y concentrada para lo que fuese. -La sacare cuando cuente tres...- un suave escalofrío recorrió su columna como la gélida caricia de un fantasma haciendo que en su rostro se dibujara una ligera expresión de desagrado. -Uno...- la boca de su estómago se cerró junto con una creciente ola de nervios que viajaban por sus extremidades al igual que un choque electrico. -Dos..- se pasó la lengua por los labios en un vano intento por humedecerlos, pero al hacerlo, se dió cuenta de que su boca estaba más reseca que el desierto mismo. -¡Tres!- el sonido que hicieron las espadas el deslizarse por la carne de su compañero hizo que a Dulce se le revolvieran todas las entrañas de su delgado cuerpo pero aún así no dudó en actuar y tapar cn fuerza la profunda herida con la blanca tela, la cual muy pronto, terminó teñida de un oscuro y macabro color granate, y hasta incluso, manchó sus propias manos con aquel líquido. -¿Y a-ahora qué?- preguntó ansiosa y un tono de voz tembloroso. Ella estaba dispuesta a ayudar en lo que fuere para poder salvar la situación.

Rol off: Dulce va a hacer todo lo que le pidas, soo en tu post podes hacer todo el mind control que quieras sobre ella

~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~


Spoiler:

-Nombre:
Dayron Cabrera

-Edad:
23 años

-Nacionalidad:
De alguna isla del caribe

-Capitan:
Katherine Campbell

-Antigua Profesión:
Un mero ladrón

-Imagen:

Un muchacho bastante alto, midiendo así aproximadamente 1.84m y con un peso que va a corde con su atletica musculatura. Posee una tez morena y lisa, que tan solo posee una marca distintiva en una zona de su cuerpo. Se trata de su brazo izquierdo el cual tiene un extenso tatuaje en marrón oscuro de un dragón que se enrolla por toda la extremidad hasta terminar con su cabeza en el omóplato del mismo lado.

Las facciones de su rostro son angulosas, teniendo así una barbilla definida y mandibula marcada, más aún así posee pómulos suavizados que le dan cierta calma a sus duras expresiones. Posee una nariz recta, labios finos y ojos un tanto pequeños ligeramente rasgados hacia arriba, sus orbes estan tintados de un brillante y atrapante color ambar. Sobre su cabeza descanza una abundante cabellera castaño oscuro de corte desiguales y mechones que se peinan en cualquier dirección, este es ligeramente largo llegando a sobrepasar apenas uno de sus hombros, teniendo finalmente cerca de las puntas un color un poco más claro que el resto.

Su forma de vestir es sencilla y poco llamativa, suele utilizar una camiseta de mangas cortas de color blanco, un pantalón negro, zapatos de igual color, una cinta violeta atada en la zona de su cadera y a veces, cuando siente un poco de frio, suele ponerse un abrigo de color oscuro el cual dobla sus mangas hasta sus codos además de que cubre sus manos con un par de guantes. En su cuello siempre portará un collar que sostiene una pequeña gema dorada.

Spoiler:




-Historia:

Nacido en una pequeña isla del mar caribeño dentro de una familia muy pobre compuesta por sus padres y un enfermizo hermano menor. Su vida básicamente transcurrió agotadora y triste, día a día tenía que ver como su padre practicamente se rompía la espalda trabajando tratando de conseguir algo de dinero para alimentar a su familia, mientras que su madre gastaba sus energías en tratar de mantener sano a su inestable hermanito, un niño quién caía de enfermedad en enfermedad cada dos por tres al ser alguien de contextura muy débil. Desde jóven, Dayron tuvo que acoplarse al trabajo de tala de árboles junto a su progenitor, claramente no era una tarea que le gustase mucho pero mientras ésta le proporcionara alguna que otra moneda extra al bolsillo no tenía mucho de que quejarse.

Pero aquello cambió cuando de un día a otro, el jefe que proporcionaba tal trabajo decidió despedirlos a todos. Ese iba a ser el fin de su familia y de su vida, sin dinero no había comida, ni ropa, ni intentos de medicina para su hermano... no había nada. Dayron estaba enojado... no no... ¡furioso!, era inconcebible que aquel hombre les arrebatara el trabajo a tanta gente que estaba en su misma situación, aquello no podía ser.... ese hombre tenía que pagarlo de alguna manera. Con tan solo 15 años de edad comenzó a planear lo que futuramente sería su nuevo "rubro laboral", él junto con algunos otros ex-trabajadores se unieron para idear un plan para darle un escarmiento, y aquello era quitarle todo... oro, joyas, ropas finas, lo que fuese para dejarlo en la miseria. Y así fue, poco tiempo después el plan se concretó con éxito, y es más, el grupo siguió unido y crearon su propia ideología de que cualquier persona rica tenía que pagar y quedarse sin nada.

"La órden del dragón" comenzaron a llamarse pocos meses después gracias a viejas leyendas de otros lejanos países que llegaron a los oidos de los "jefes" de dicho grupo de ladrones y captaron su atención, ya que éste ser era un simbolismo de fuerza, vida, inmenso poder y hasta incluso prosperidad, por lo que pronto dentro del grupo se decretó que todos debían llevar la "marca en su piel", así fue como se ganó su tatuaje el jóven moreno de ojos ambar. Así fue como pasó el tiempo y comenzó a ser cada vez mejor en aquel nuevo "trabajo" de tan baja reputación. A todo esto, su familia no lo sabía, a base de pequeñas mentiras, estos creían que el jóven Dayron había conseguido un puesto como ayudante en una taberna, no podían saber la verdad de su vida... iba a ser deshonroso.

En fin, pasaron muchos años hasta que un día sintió que todo lo que hacía no era suficiente, de los repartos del motín conseguido cada noche, el jóven conseguía la menor parte y claramente aquello no era justo siendo que él fue uno de los primeros en sacar a relucir la idea de crear dicho grupo de ladrones pero, al parecer, a nadie le importaba eso, porque claro, todos allí eran unos malditos egoistas. Es por esto que decidió hacer un cambio, esperó a que su padre consiguiera un nuevo empleo para luego, guiado por las leyendas de tesoros escondidos en el mundo, decidió desaparecer de su hogar y unirse inmediatamente a un grupo de piratas. A lo mejor así, algún día iba a poder coseguir la recompenza que merecían él y su pobre familia.  

-Personalidad:

Es un jóven que posee el mismo carisma de una piedra, se lo podría catalogar como alguien silencioso, un tanto frio y desinteresado con el resto de las personas que le rodean (aunque no es tan así). Es una persona muy fácil de hacer enojar y que suelte insultos por doquier pero así mismo, también es un tanto fácil hacer que regrese a su estado neutro y calmo de siempre. Se podría decir que también es un tanto rebelde, ya que acatar órdenes no es precisamente algo que le agrade mucho, pero si ve que no le queda de otra, obedecerá sin rechistar ya que considera que mantener su cuello sano es mucho más importante que cualquier otra cosa.

Es alguien que cree al 100% en sus ideales y no dejará que alguien le haga creer que las decisiones que toma en su vida son malas o poco acertadas. También es terco como una mula, cuando algo se le mete a la cabeza y considera que tiene que compartirlo con el resto, hará todo lo necesario para hacerles creer que su pensamiento es más válido e importante que el de los demás, llegando incluso a dar argumentos que por lo general son algo idiotas debido a la falta de imaginación para esos casos.

Usualmente oculta sus sentimientos bajo aquella frívola mirada que tiene para observar al mundo. Cree con certeza que si algún día llega a mostrarse verdaderamente como se siente puede llegar a ser algún punto débil en su vida y aquello podría traerle duras consecuencias, pero ¡eh! no se crean que es tan duro como una roca, de vez en cuando se le olvida aquel detalle y es posible que hasta incluso muestre una sonrisa pintada en sus labios... y cuando aquello ocurra pidan un deseo porque no suele suceder amenudo.

-Gustos:
- La calma.
- Estar despierto de noche.
- Las frutas jugosas.
- El oro, las joyas, fortuna, etc.
- Conocer lugares nuevos.

-Disgustos:
- Demasiado griterío.
- Dormir de día.
- Que indaguen en su vida personal y traten de adivinar que cosas piensa.
- Ser despreciado en cualquier sentido.
- Le irrita la gente que siempre quiere llamar la atención.

-Otros:

- Suele estar más somnoliento de día, soltando bostezos de aquí a allá. Esto se debe a que está más acostumbrado a vivir de noche debido a la cantidad de años que ha estado robando a la luz de la luna.
- Es ambidiestro.
- Lastimosamente sus habilidades en combate no son tan buenas, pero si se requiere de un trabajo en el que se necesita ser sumamente sigiloso, Dayron es el indicado.
- Es bastante supersticioso.

-Características:

- Vigor = 12
- Destreza = 18
- Constitución = 12
- Inteligencia = 12
- Sabiduría = 11
- Carisma = 8


-Habilidades Básicas:
- Sigilo
- Buscar
- Observar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
*Soon*

-Equipo:
- Una daga oculta en su cintura.
- Un sable.
- Comida (?)

-Color de roleo: # a6463d

/Costa de una isla/
~Con: Mucha gente para su gusto~

-Saludos, Mi Lady, soy el Comandante William James Hawk de la Real Armada Inglesa, quiero proponerles un...arreglo, aunque sus circunstancias no les brindan muchas opciones...- aaagghh que repulsión que le causaba aquel hombre. Inmediatamente el jóven moreno arrugó la nariz en completo desagrado al escuchar las palabras que salían escupidas de la boca del rubio. Aunque realmente no tenía un "gran inconveniente" con los Ingleses, no podía evitar sentirse así... porque tampoco los concideraba buenos amigos. y mucho menos que ahora había decidido tomar la vida de un temerario pirata.

-En esta isla se aloja el lider de la flota mas grande de piratas que navegan estos mares, tengo entendido que tambien es enemigo suyo, por lo que- las pabras de Hawk se vieron abruptamente interrumpidas con el fuerte sonido de un disparo que surcó por los aires haciendo que inmediatamente Cabrera desenvainara , al fin, el reluciente sable que llevaba colgado a un costado de su cadera. A continuación de eso, la bella muchacha de cabello como la luna comenzó un amenazante discurso que iba más que nada dirigido a los "nuevos acompañantes" de la isla. Claramente era una declaración de guerra, y cuando pareció que en cualquier momento iba a comenzar el regadero de sangre, la voz de la capitana del Sirenis llegó a los oidos de los presentes -Maia! Cabrera!-.

El chico observo practicamente inexpresivo la situación que se desplegó ante sus ambarinos ojos. Vió el herido cuerpo de un muchacho de blanco cabello, el preocupado semblante de la capitana del Gaudium, percibió el cansado estado de su compañera con el pañuelo, los nervios a flor de piel que tenía Kath y hasta pudo darse cuenta de como la contramaestre del Sirenis fue duramente afectada por todo aquello.

La jóven capitana del Gaudium se llevó el cuerpo del chico hacia su barco junto con la muchacha del pañuelo, mientras tanto, la mujer de cabello blanco practicamente se desplomó sobre la arena con la suficiente impotencia para no hacerla reaccionar como era debido ante el peligro. Nuevamente los muertos vivientes se presentaron en la playa rodeando a todos los piratas presentes en el lugar comenzando así un cruento ataque. Dayron comenzó a defenderse, con un rápido movimiento cortó la muñeca de su atacante y le proporcionó una patada en el estómago para hacer retroceder al podrido ser. Mientras tanto, pudo escuchar una discusión que daba a lugar cerca suyo. Porque claro... aquel oficial se había atrevido a rodear con sus brazos a la contramaestre del Sirenis, y como era de esperarse, la Kath salió a su rescate junto con un claro ultimátum -Alejate de ella, oficial Blackboot!!! No eres mas que un traidor!! No la toques!! Apartate de ella o me cobrare la vida que te regale!-

El muchacho caribeño le proporcionó su "ataque final" al muerto viviente cortando la garganta de éste con un limpio sablazo para luego observar de reojo a ese tal Blackboot y decirle -Parece que no tienes muchas opciones "amigo"- e inmediatamente ponerse a batallar de nuevo con otro "zombie" que atentaba con atacar a sus compañeros.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario
 
Spoiler:

Nombre: Maia Twiin
Edad: 26
Nacionalidad: De algún país Nórdico
Capitan: Kath, del Sirenis
Profesión :Contramaestre del sirenis
 
Imagen o descripción física:
En los últimos años Maia ha pasado de chico con el pelo largo a ser una mujer cosa que parecía poco probable. Su cabello largo hasta la parte baja de la espalda aun luce blanco-plateado y liso cual cascada a juego con su piel clara.
Sus ojos son de un azul cielo que parece atravesar la carcasa de la gente para averiguar sus intenciones.
Ya no lleva encima su aparatosa vestimenta anterior sino que la ha remplazado por unos pantalones negros  , junto con unas botas negras, un blusón adornado azul y encima una armadura negra de cuero con adornos de plata, parecido a un corset pero sin las aparatosas varillas que le quitarian movilidad. Esta nueva vestimenta hace destacar su altura (1,71 cm) ademas de que no es una mujer de curvas vertiginosas, sino unas curvas delicadas y suaves.
 

 
 Historia: La vida de Maia ha sido más bien complicada, de pequeña vivía con su madre pues esta era una civil adinerada, no sabía de su padre pues ella se negaba a contarle sobre él.  Tenía una infancia feliz, pero por algún motivo el mar llamaba su atención y se pasaba el día en la costa, a pesar de las prohibiciones de su madre. A la tierna edad de 5 años, estando ella en la costa vio aparecer un barco pirata, el primer impulso fue acercarse a investigar, pero después huyó de allí hasta su casa. A la hora,  alguien llego a su casa, está a sentir los gritos de su madre, bajo corriendo a la entrada. Allí pudo observar a un hombre, de aspecto cruel, el cual había derramado mucha sangre, y cuando miro al suelo pudo ver a su madre tumbada, con sangre a su alrededor, intento huir, pero ese hombre de aspecto diabólico, la cogió y se la llevo con él. Él decía ser su padre, aunque ella nunca lo trato como tal. Fue parte de la tripulación desde  ese entonces, hasta que consiguió escapar, y se alisto en  otro barco pirata, para poder matar a su padre si tenía oportunidad. [new!] Tras perseguir a su padre Bodvar desde siempre y perder la oportunidad en aquella isla decidió seguir dándole caza y que no se volvería a escapar. Con la unión de nuevos compañeros en aquel mismo lugar, los cuales muchos perecieron en la batalla o simplemente siguieron por su lado. Un acercamiento a un oficial desertor al cual comenzaba a apreciar y que desgraciadamente desapareció,  los años pasaron y pasaron. Estos seis  últimos   para Maia han sido toda una aventura y no de las sangrientas a las que estaba acostumbrada.  Kath quedo en cinta, buscaron a amir que no apareció, intentaron que Kath se quedara en tierra pero no hubo manera, protegió a la capitana durante el embarazo y la aguanto (cosa difícil por su mal humor y hormonas) la ayudo a dar a luz  y convenció para que se dejara de gilipolleces e hiciera caso  a la niña...
Después de dejar la búsqueda de amir zarparon sin rumbo fijo y fueron completamente en rumbo contrario , visitaron tierras exóticas , y poco a poco acabaron acercándose a un sitio que solo reconoció cuando bajo del barco... era su ciudad natal... como debían abastecerse bien y eso les costaría un tiempo Maia no puedo evitar que aflorara  en ella cierta curiosidad   y fue a su antigua casa que seguía donde la había dejado, en perfectas condiciones, alguien se había instalado en ella. Al final dio con su familia que la recibió con los brazos abiertos y le dio otra perspectiva de las cosas a la joven muchacha, días después y sabiendo que su tripulación la estaba buscando volvió a la embarcación y decidió que si no moría en la batalla en la que derrotara a su padre volvería allí, quizá convenciera a Kath y a Will para que se quedaran podrían darle a Lily una vida tranquila... aunque quizá echara de menos la sangre, la adrenalina , las batallas y el mar . Cuando volvió al barco se llevo una reprimenda de la capitana, claro que después de que todos se quedaran boquiabiertos viendo que realmente podía parecer femenina y ella le diera un capón a Will por su " pensaba que eras un tío!" . Después de eso volvieron hacia el Caribe al enterarse de la situación deprimente que ocurría en el lugar, dispuestas a conseguir una rebelión y una nueva era donde reinaban los piratas.
 
Personalidad: [ Personalidad anterior-->Es un tanto cambiante, pues con la gente de su tripulación es lo más bueno del mundo, los considera su familia, y puede bromear con ellos, en cambia con la gente de fuera, es una asesina sin escrúpulos, puede matar a cualquiera simplemente por “mirarla mal”.] Cuando desapareció la fuerte presencia que frenaba sus ataques de rabia y la  personalidad de Kath fue marchitándose las matanzas y ríos de sangre iban a la orden del día, no había día que no acabara cubierta de sangre, pirata, inglesa, expatriados, civiles, le daba igual una simple palabra, mirada, gesto a Kath, Will o el nuevo bebe era significativo a muerte, sin miramientos a sangre fría. Un  poco mas risueña que anteriormente sobretodo con Lily. Resumiendo, poco confiada  con la gente del exterior , agresiva en cuanto a Lily o a Kath se refiere, más calmada y ligeramente comprensiva en cuanto a la tripulación(pide explicaciones antes de degollar a alguien).
Personalidad “malvada”: Le encanta verter sangre siempre que no le salpique , solo es leal a aquel que le beneficie, mas coqueta que su verdadera personalidad, seductora cuando quiere conseguir algo.
Gustos y Disgustos:
-Le gusta-> Aun le apasiona leer y en sus ratos de cuidar a la pequeña aprovecha mientras ella dibuja.
Ama el mar , el vaivén del barco, el oleaje , el olor a sal, en cierta manera le recuerda ligeramente a ella, apacible y tranquilo pero cuando hay tormenta y se pone furioso arrasa con todo.
Le gusta mucho entrenar y parte del día lo dedica a ello.
Jugar con Lily, menos a las cocinitas,  adora jugar y correr por cubierta con la niña.
La niebla
-No le gusta-> Que la despierten, que le roben comida. Tiene un miedo horrible a los ratones, pues su padre la tuvo encerrada durante meses en la bodega del barco con ellos.
Otros: Tanto Lily como Kath tienen prioridad en cuanto a la seguridad, cualquier palabra o gesto obsceno será una condena a muerte. Cualquier intención maligna con la niña o la madre será equivalente a decapitación y así con todo...
 
Características (45 puntos )
Vigor = 8 + 11 = 19
Destreza = 8 + 13 =21
Constitución = 8 + 7=15
Inteligencia = 8 +6=14
Sabiduría = 8 +5 =13
Carisma = 8 +3=12

+ 10 en todo en caso de volverse “mala”
Habilidades básicas
Leer y escribir
Dominio de armas blancas
Trepar
Saltar
Reputación  -6 +1 -> -5+1-2->-6
Habilidad->"Sexto Sentido" puedes sentir y hasta ver espíritus de personas muertas
Equipo-> Tres armas blancas, su espadón , una pequeña daga bajo la armadura de último recurso y una espada ligera a su cintura.
 Ahora mismo ¿que mas daba que me mataran? Me lo merecía por traicionar  a Davy el habría ido corriendo hubiera atravesado la jungla en cuestión de segundos si hubiera sido para salvarme, mi mirada regreso a la tierra mojada esperando el oxidado acero  de aquellos asquerosos muertos pero nunca llego.
Un movimiento brusco trajo con él una respiración ligeramente agitada, y un calor que prometía que nada malo iba a pasar. Su voz hizo que por fin dejara de escuchar la risa de Davy aquí y allí no preste atención a lo que decía pero hizo que mi dolor mitigara ligeramente. Entonces se escuchaba el eco de la voz de Kath resonar por la playa... aunque mi mente estaba centrada en otra cosa y ni siquiera le dirigí una mirada.
Levante la vista para encontrarme con el  rostro de Blackboot  , siempre llegaba en el momento que tenía que llegar . Siempre hacia lo que tenía que hacer aunque luego tuviera que cargar con mi ira... Con cierta timidez y suavidad puse mis manos en su pecho para agarrar la camisa para que no se fuera , para que no se escapara también de  mi vida y aunque podía ver la espada de Kath en su cuello enterré mi cara en su torso aun llorando, en parte estaba aliviada al ver que el oficial no estaba con los ingleses de nuevo y el simple hecho de que me encontrara entre sus brazos parecía que al menos aquellos cientos de alfileres que me estaban atravesando y la persona que oprimía mi pecho lo estaban soltando.
- Davy se ha muerto Blackboot y .. y ha sido mi culpa - dije aun con la cabeza enterrada en su pecho.

Escuche como Cabrera decía que no le quedaban muchas opciones a el oficial, tenía que defenderlo o también seria mi culpa...pero ... no quería moverme...

Ver perfil de usuario
Amir Salleh:
Nombre: Amir Salleh

Nacionalidad: Borneo

Edad: 28

Rango: Ex-Contramaestre

Caracteristicas:

- Vigor = 21
- Destreza = 20
- Constitución = 23
- Inteligencia = 17
- Sabiduría = 16
- Carisma = 13

Imagen:

Antes


Ahora


Historia: Era el hijo primogenito de los reyes de Borneo, se habia criado en el palacio y habia seguido la carrera militar, ganandose el puesto al mando de un escuadron de hombres a una edad muy temprana. Cuando tenia 15 años, uno de los herederos de un antiguo enemigo de su padre se presento ante el rey Felipe II de España alegando ser el verdadero heredero al trono, y solicitando el apoyo de españa para recuperarlo. El Rey acepto, sabiendo que si lo ayudaba Borneo terminaria en sus bolsillos. La invasion fue sangrienta, toda la familia real fue asesinadada, Amir y el remanente de sus hombres fueron tomados como prisioneros de guerra, ya que la identidad del principe estaba encubierta. En el viaje de regreso a España logro escapar y junto con el resto de los prisioneros tomaron el control del barco asesinando a todos los soldados españoles. Fue entonces cuando su vida como pirata comenzo, con el tiempo fue conocido como el tigre de malasia, ya que lo igualaba en agilidad, espiritu y fuertza; y se rumoreaba que hasta habia matado a uno con sus propias manos.
Navego bajo su propia bandera, saqueando las costas de las tierras que le habian sido robadas, burlandose del nuevo rey de Borneo con sus osados ataques e ingeniosas artimañas, y acumulando al mismo tiempo uno de los tesoros mas abundantes de los 7 mares. El joven se convirtio en leyenda, todos los piratas del sudeste asiatico buscaban unirse a su tripulacion, se apodero de una isla en las cecanias de Singapur, y junto con sus fieles capitanes reunio la flota de piratas mas numerosa desde los dias de la primera hermandad.
Pero el poder y la fama fueron opacando su libertad, 5 años despues se encontro a si mismo responsable de las vidas de mas de 500 hombres y de la administracion de riquezas tan grandes como para ser envidiado por reyes, ya no habia nadie que cuestionara su supremacia, y la nostalgia de una vida de aventuras y peligros termino por volverse insoportable.
Finjio su muerte y desaparecio dejandose arrastrar por la marea hasta las costas del Caribe, donde una nueva vida le esperaba.
Navego bajo el mando de Kath, quien se convirtio en su unico apego en un mundo que le habia ofrecido todo, y nada a la vez.
Creyo haber encontrado su ancla, el unico lugar al que pertenecia era en los brazos de su amada, pero los vientos habian trazado un destino diferente para el tigre.
Siendo el unico sobreviviente reconocido de los capitanes del oriente, quienes habian ocultado parte del tesoro de la hermandad, fue secuestrado por la flota de Bodvar, encerrado y sometido a torturas e interrogatorios para hallar la ubicacion. Aunque logro escapar repetidas veces, nunca pudo abandonar la isla, y aun permanece cautivo en el fuerte desde donde Bodvar gobierna su territorio.

Personalidad: Protector, honorable y leal, nunca traicionaria a los suyos. A la hora de pelear es quizas es un tanto violento. Es amistoso, alegre y despreocupado. No posee malicia, pero hara cualquier cosa por lograr lo que considere correcto, sin importar los medios.

Gustos y Disgustos: No le agradan los secretos guardados con fines maliciosos, ni los negocios turbios y engañosos utilizados usualmente por los piratas cuando quieren conseguir algo. Disfruta de la lectura, como muy pocos piratas, y es buen conocedor de las leyendas y mitos de la zona. Disfruta del fragor de la batalla como todo buen guerrero, y se encarga de que sus enemigos lo sientan.

Otros: Tiene la cicatriz de unas garras de tigre sobre su pecho. Es ingenioso y ocurrente a la hora de escapar o pasar inadvertido, habilidad que desarrollo durante años vivendo con un rostro reconocido en los 7 mares.

Reputacion: 15

Habilidades: Ojo de aguila: es capaz de notar detalles que pueden pasar desapercibidos ante los ojos de la mayoria.

*-*

La segunda cadena se separo del muro de piedra con un ronco crujido, y el trozo de roca desprendido se hizo añicos contra el suelo. La joven se acerco a mi con las palmas en alto en señal de tregua, demostrandome que no se encontraba armada, me ergui amenazante mirandola con desconfianza, disponiendo mis musculos para reaccionar ante cualquier movimiento brusco, se detuvo a unos centimetros de mi pecho mirandome tranquilamente..."adelante, tocame de nuevo" pense amenazarle, pero por un lado ella tenia razon, no era el momento para estupidas muestras de orgullo, si osaba traicionarme lo notaria, y no me costaria mucho hacer que se arrepienta de ello...
- ¿Palabras? Tengo algo mucho mejor que eso… Un plan. -
Observe entretenido la gracia con la que desplegaba ingenio y agilidad, y una oscura ferocidad que hasta el momento habia sido incapaz de dilucidar en su caracter, arranco el brazo a un pobre pirata muerto, para luego robarle la espada y hacerse un corte en la palma izquierda. Por un momento pense que habia perdido la cordura, pero al verla verter la sangre sobre su pecho y arrojarme la espada entendi lo que tramaba
- ¿Podemos dialogar ahora? –
Aplaudi lentamente con una sonrisa divertida...Dios, como extrañaba aplaudir.
-No solo una cara bonita ¿eh?-
Agregue a modo de reconocimiento por su idea, me acerque a ella y tome su brazo derecho, arrancando de un tiron la manga de su camisa y ofreciendosela.
-Vendate la herida, quien sabe donde ha estado esa espada-
Definitivamente sus prendas se encontraban mas limpias que las mias, ademas, su engaño seria mas creible si se encontraba un tanto maltrecha. Me acerque a la puerta y di tres brutales golpes, para luego volver a acomodar las cadenas en su posicion y ubicarme simulando estar encadenado. Con mi pie lance nuevamente la espada hacia la chica.
-Es dulce que creas que la necesito-
Le dije, un poco en broma, con una sonrisa orgullosa, ya tenia las cadenas, ella necesitaba un arma mas que yo.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario

Con Dulce


Retire las espadas y como imagine la sangre hiba a ser nuestro mayor problema, rapidamente los pedazos de tela se cmancharon. Cambiamos varias veces la tela para poder ver el momento cuando la presion ayudara a detener la hemorragia. Dulce estaba muy nerviosa y su semblante no me gustaba para nada, pero la necesitaba ahi conmigo. Aparte que ella era la indicadada para ayudar (y la unica), debia ver y tambien aprender como se hacia, ya que conociendo a lo que nos dedicabamos era muy util estar preparado. 

No se cuantos minutos estuvimos ahi, presionando, cambiando la tela y lanzando los pañuelos manchados a un lado. Mi mente me volvia a jugar una mala pasada, casi podia sentir ese dolor en la parte derecha de mi cabeza, cuando me golpee pesadamente contra la pared del convento, la desesperacion de aquellas monjas por tratar de arreglar lo que habia echo... y sus miradas. Miradas de pena, impotencia e ... ira, aunq solo fuera de una. vote una bocanada de aire tratando de concentrarme. Note las manos que tenia sobre la espalda de ese chico, tenia los nudillos blancos por la fuerza que ejercia en ellas. Me relaje, la hemorragia habia cesado. Mire a Dulce y coloque mi mano aun manchada en su hombro y le hable casi como un susurro ya que aun la veia en mal estado -Ya puedes soltarlo- al igual que yo sus manos estaban completamente, me dirigi hacia la mesa y moje unos pedazos de tela en el balde de agua con Ron. Le indique que hiciera lo mismo y limpiara suavemente las herida, tratando de sacar todo rastro de sangre. Cuando terminamos, lo vendamos, admito que fue complicado ya que el pesaba mucho. Pero al final logramos hacerlo, acomode su cabeza colocando unas almohadas en su pecho para levantarlo un poco y no fuera a ahogarse, el estaria inconsiente por un buen tiempo, lo necesario como para buscar medicina antes que el dolor haga efecto. Lo dejamos en la habitacion, salimos y nos dirigimos hacia la playa con los demas, me sentia mejor conmigo misma y a la vez cansada... muy cansada.
-Buen trabajo, Dulce- le dije mientras corriamos -El se pondra bien, ya lo veraz...- eso espero...


_________________
Ver perfil de usuario
Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra)
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]

-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitan
-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro. [Seirina Mavros] Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
+Personalidad: ??
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +10
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capas de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recargada. Espada.
La amenaza seguí resonando en el eco de la playa y ahora mi garganta dolía, no tanto de gritar como de escuchar a Maia decir que Davy estaba muerta, culpandose a si mima cuando realmente era yo la que no había podido hacer nada por él. Aparté la espada del cuello del oficial pues no quería herira a mi amiga, que se había apoyado en él para llorar. Me costaba mantener las formas, pero respiré hondo. Miré a Blackboot de reojo un segundo. Maia parecía atesorarlo por lo que estaba a salvo... mientras ella estuviera bien. Me giré para cortar la cabeza de los no-muertos más cercanos, ganandome por mi distraccion un arañazo en el brazo.
Escocía, mucho, pero al menos me tenía en mis cabales. Descargué todo el mal humor que condensaba en mi interior contra la cabeza de uno de aquellos seres.
-Como le hagas daño te abriré en canal -Le dije al oficial mirandolo a los ojos -Mi espada pende sobre vuestra cabeza y ahora ya no dudare en dejarla caer -Amenacé. Despues, me fijé que, tras nosotros, otros tres marines nos miraban, quizás divertidos, pero no me moví, iba a proteger a Maia por encima de lo que esos indeseables quisieran hacer, no me importaban sus planes si nos dejaban tranquilos.


ACTUALIZACIÓN
[WILL Y LOU]
(Si tengo permios de hie xD)
El viento mecía suavemente las hojas de los arboles que rodeaban la fortaleza. Los muertos se movian en turnos de guardia vigilando con sus ojos blancos los terrenos colindantes y todo cuanto sus cuerpos les permitian. Ninguno se fijó en que tres figuras miraban ocultas entre las ramas de la vegetación.
De un agil salto, Lou bajó de dicho árbol. Ayudó a Will con la pequeña y juntos continuaron su camino, usando la oscuridad que el tupido manto de hojas les proporciaba.
Lou, detras de Will, tenia por petición del pirata salvar a Lily si algo le ocurría, aunque no estaba muy a favor de la idea de huir entendía el sentimiento por el cual le haría caso.
No tardaron mucho en llegar a la pared de la fortaleza. Allí parecía estar todo más vigilado y un pequeño incidente tuvo lugar con un no muerto, en los que las espadas de Will y Lou atravesaron varias veces la caja toracica de lo que, por sus ropas, era un pirata.
Lily se asustó y salió corriendo a esconderse en una puerta cercana. Cuando ambos adultos la siguieron, llenos de visceras viejas y putrefactas, viero nlo que realmente era aquella puerta. Una escotilla que comunicaba el interior de la fortaleza con el exterior, la isla.
-Seguro que dentro tienen el tesoro que venimos a buscar -Murmuró Will a Lou, con una sonrisa en la cara -Por eso hay tantos vigilantes -Miró a la chica de nuevo -¿Te apetece una pequeña aventura antes de seguir buscando al resto? -Sin esperar respuesta, el joven se metió en aquel lugar, seguido de la niña.
Desde dentro se podía ver perfectamente que aquel lugar estaba siendo usado de mazmorras... Mazmorras que comunicaban con otro pasillo pero que no se paró a mirar. Todo era muy raro, pero Lily se había acercado a una celda, mirando en su interior.
-¿Estás vivo, señor? -Le preguntó al hombre que descansaba dentro.


_________________

Ver perfil de usuario


Lou:

-Nombre: Lou, o Louser su verdadero nombre es Arianna Cappeli


-Edad: 17


-Nacionalidad: Italia


-Imagen: Es delgada pero tiene bastantes curvas, ella pesa muy poco, eso es algo que le da ligereza y velocidad, mide 1,62 metros. Su pelo es negro y corto, y sus ojos son de color miel (entre marrón claro y amarillo oscuro) suele ir vestida con pocas ropas ya que eso le da libertad de movimientos y así no molestarse con las ropas. Su piel es de un tono normal.





-Capitan: Dulce


-Antigua Profesión: Ayudante de Comerciante


-Historia: Nació en Italia, en una familia de comerciantes, tenía dos hermanos mayores, cada uno de diferentes nacionalidades, desde pequeña viajó de un lado para otro con su familia, vendiendo diferentes cosas y comprando otras. Solían ir por tierra ya que había muchos piratas en el mediterráneo y en el mar negro, pero los vándalos en el sur de Europa empezaron a aumentar y cada vez las mercancías se hicieron menores, uno de esos días cuando ya marchaban de Portugal, fueron atracados por unos vándalos en el transcurso del robo accidentalmente su madre murió. Poco después de eso su hermano más mayor sentó cabeza a los 29 años y abrió un restaurante en Flandes. Dos años después su padre se retiró y se compró una casita en las afueras de Roma. Arianna y su hermano mediano Louser siguieron con el legado de su padre , en esa época Arianna tenía 15 años y su hermano 22. Fueron por sitios en los que sus padres no habían llegado y se atrevieron a ir en barco a algunos sitios para acelerar la llegada de algunos productos. Pero en una de esas ocasiones cuando Arianna tenía 16 años casi 17, cuando marchaban a los puertos de Grecia, el barco fue atacado por piratas ella fue capaz de huir, pero su hermano desapareció ese mismo día, y nadie supo qu´e pasó con él. Desde ese día Ariana se cambió el nombre al de su hermano y se apodó Lou. Poco después quiso hacerse pirata, para poder encontrar a su hermano, si este estaba vivo, le pegaría por haberse dejado raptar y si estaba muerto lo vengaría, pero para ello necesitaría encontrar a piratas y que mejor forma que unirse a ellos.


-Personalidad: Es muy energética, siempre ve el lado positivo de las cosas, es muy simpática y suele llevarse bien con todas las personas (Que no quiere matar) Es muy leal a las personas que quiere por que no es capaz de darle la espalda a alguien que le haya tendido la mano. Aunque este sea un asesino, lo defenderá si así lo cree necesario.


-Gustos: 
-Las alturas
-La fruta
-Cantar y La música
-Las leyendas y los mitos
-Las personas que hacen lo que sea para conseguir sus objetivos


-Disgustos:
-Pescado(Demasiado tiempo comiendo pescado)
-Las personas pasivas
-Los objetos inutiles
-La cerveza
-Las Grandes tormentas


-Otros: 
-Siempre hace lo quiere si no hay algo que se lo impida
-Se toma muy enserio los trabajos y acepta fácilmente ordenes que esta vea que son útiles
-No le gusta limpiar pero a aprendido a no quejarse
-Tiene una extraña capacidad de dormir en cualquier lugar de cualquier manera, llueva, sea de día, nieve o esté sentada. 
-Casi no sabe usar la magia, solo algunas veces cuando sus emociones son muy fuertes, y nunca sabe los efectos que tendrá la magia, en ese momento.


-Características 
Vigor = 8+2=10
Destreza = 8+4=12
Constitución = 8+4=12
Inteligencia = 8+5=13
Sabiduría = 8+7=15
Carisma = 8+3=11


-Habilidades Básicas: Nadar, trepar, observar, dominio de armas blancas



-Habilidades Especiales: Se les asignaran mas adelante, a medida que avance la historia y demuestren su valía


-Equipo: Un cuchillo largo y curvado, procedente de Arabia, ropas del norte de Grecia y una bolsa portugesa para guardar cosas como comida.


Tras llegar al edificio, salté de las ramas, y ayudé a Will a bajar a la niña "Ahora que lo pienso todavía no sé el nombre de ella" pensé, pero no era momento para hablar. Ya en el suelo, nos mantuvimos en la oscuridad que los árboles nos proporcionaban. Tenían turnos, se movían sistemáticamente, si averiguaba el recorrido de dos o tres tendría una entrada al edificio, pero en ese momento un no muerto se acercó a nosotros desde detrás del bosque, totalmente compenetrados Will y yo atacamos en el centro del ser, parecía que había sido un pirata, cuando este cayó al suelo le corté la garganta -Si han vuelto a la vida una vez lo podrían hacer más, así que al menos que no pueda gritar... si es que saben hacerlo claro- le comenté a Will. La cría se había asustado fuimos a por ella y encontramos una puerta hacia el interior. -Seguro que dentro tienen el tesoro que venimos a buscar -Murmuró Will con una sonrisa en la cara -Por eso hay tantos vigilantes -Me miró de nuevo -¿Te apetece una pequeña aventura antes de seguir buscando al resto? -Sin esperar mi respuesta, Will  en aquel lugar, seguido de la niña, yo solo quería encontrar a Scher...



En ese momento me di cuenta, ese lugar eran las mazmorras, dónde seguramente tuvieran presa a Scher -¿Estás vivo, señor? - la niña se había acercado a una celda, mirando en su interior, yo no podía ver dentro, pero de todas maneras tenía que preguntar-¡Scher! ¿Estás ahí dentro?- No sabía cuánto tempo tendríamos hasta que viniera otro de los guardias, eso sí con el olor tan putrefacto que teníamos de haber matado al otro, pareceríamos muertos vivientes fácilmente.

Ver perfil de usuario
ACTUALIZACION
Lou, Will, Lily

El pasillo subterraneo de la mazmorra desemboca en una alta torre, de unos 3 pisos, donde pueden distinguir, bajo el tenue resplandor de las antorchas, varias celdas de oxidados barrotes dispuestas una junto a la otra hasta la escalera que conecta a los otros niveles de la torre.
Un hombre encapuchado se encuentra sentado al fondo de la primera, al parecer dormitaba, y al escuchar a Lily y Lou se incorpora y se acerca con una expresion confundida
-No estoy muerto, princesa, solo descansaba un poco-
Dijo tratando de sonar amableme, aunque se sus frias facciones no acompañaban sus intenciones
-No deberias estar aqui, esta oscuro y podrias lastimarte-
Agrego con aparente tranquilidad para no asustarla, pero en su mirada intentaba alertar del peligro a Will y Lou
De la oscuridad de la celda contigua se oyo la voz de otro prisionero
-Eh, tu, cara bonita-
Llamo a will en un tono burlon aunque con una sonrisa amistosa
-Bajo tus pies hay un trozo de hierro, abre mi celda, yo los sacare de aqui-
Un murmullo agitado se acercaba a la puerta principal de la torre
-Ya vienen-
Musito el encapuchado con un tono sombrio, incitando al joven a moverse.

OFF: Tiempo de decidir, deben esconderse dentro de una de las celdas, el trozo de hierro se quebrara al usarlo, por lo que solo puede ser utilizado para abrir una. La celda en la que decidan refugiarse sera la del prisionero que los acompañe de aqui en adelante.


James:
Nombre: Ex-Lord James Hardy.

Info: Se sabe que fue un soldado leyenda de la naval inglesa. Aunque sus misiones nunca se cruzaron con piratas, se dice que era responsable de misteriosas muertes desapariciones de los enemigos de la corona de la alta sociedad. Fue acusado de traicion y escapo de la horca, pero no pudo salvar a su familia.

Especialidad: Punteria, Sigilo

Vigor = 18      
Destreza =28    
Constitución =17  
Inteligencia =22  
Sabiduría =14      
Carisma =16        

Habilidades
Dominio de armas de fuego
Dominio de armas blancas
Leer y escribir
Escuchar


Angelo:
Nombre: Angelo Campioni, Mercenario

Info: Rapido, astuto y escurridizo como una serpiente, dice haber visto con sus propios ojos lugares que los hombres solo mencionan, con temor religioso, en cuentos y leyendas. Se declara conocedor de todos los secretos de los 7 mares, y no hay prision que pueda contenerlo por mucho tiempo. Su lengua y su sonrisa son sus armas mas efectivas.

Especialidad: Engaño, Escapismo

Vigor = 18
Destreza = 18
Constitucion = 17
Inteligencia= 22
Sabiduria = 18
Carisma = 22

Habilidades
Dominio de armas blancas
Trepar
Observar
Nadar


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
Spoiler:

-Nombre:
Dulce
(No tiene apellido o al menos no lo sabe)

-Edad:
24 años

-Nacionalidad:
Portuguesa

-Capitan:
Ella misma es la capitana del imponente Gaudium

-Antigua Profesión:
Tiempo atrás era una mera esclava, actualmente ejerce la profesión de pirata.

-Imagen:
Una mujer un tanto alta siendo así de 1.72m con un cuerpo acorde a la medida adornado con suaves curvaturas y en general una complexión delgada pero un tanto atlética ya que, la vida de pirata demanda bastante esfuerzo a decir verdad. Poseedora de una piel blanca y sin imperfecciones a pesar de estar tanto tiempo expuesta a los rayos solares y a la sal del ambiente.

Sobre su cabeza descanza una extensa cabellera castaña que llega sin problema alguno hasta su cintura que debido a la humedad del océano este se encuentra ligeramente ondulado. Pasando a su rostro este es de facciones redondeadas y muy femeninas, con mejillas ligeramente regordetas, nariz pequeña y respingada, labios finos los cuales casi siempre están curvados en una simplona sonrisa, cejas finas y unos grandes ojos marrones decorados por una larga capa de curvas pestañas.

Su manera de vestir destaca un poco del resto de sus compañeros piratas, y con razón es así, ella es la capitana. Pero dentro de todo, cuando no usa aquel tipico atuendo de capitán (saco y pantalones), suele utilizar comodos vestidos que ha ido adquiriendo a lo largo de sus viajes.

~Mirame~:





-Historia:
Tristemente no tiene una historia larga de contar, su vida desde un principio se vió tintada de malos tratos, suciedad y protocolos a seguir para complacer a aquellos dueños que tuviera de turno. Si, es fácil de adivinar, era una esclava nacida de una pareja que ya eran esclavos en aquel pequeño país llamado "Portugal". Pero a pesar del entorno que la rodeaba, la pequeña Dulce parecía no verse afectada, es más, creció aniñada y delicada como una flor, creyendo que la crueldad que le rodeaba no era más que una mera fantasía que tal vez... algún día iba a terminar, que iba a despertar siendo diferente, tal vez alguien mejor y en otro lugar. Pero claramente no era así y hasta parecía que su situación no tenía remedio alguno. Jamás tuvo hermanos por lo que practicamente se crió con sus pobres dos padres y amigos que así por allí, pasaron algunos años de esa manera hasta que... todo tuvo que terminar.

A los 10 años de edad fue separada cruelmente de todas aquellas personas que consideraba su familia y fue obligada a viajar a un lejano lugar para ser verndida como un mero objeto. "Trabajó" para muchas familias diferentes durante años, hasta que a la edad de 18, momento en el que se encontraba sirviendo a una rica familia de Italianos, todo dió un giro inesperado.

Era un completo desconocido, pero ese extraño capitán que un día se presentó sin más delante de la puerta de aquella gran casa fue la chispa que encendió su esperanza de que podía ser libre algún día. Fue impresionante la suma de dinero que pagó por la jóven castaña con la convincente excusa de que "podía serle de mucha utilidad", claramente la familia Italiana no lo pensó ni dos veces antes de entregarla en manos de aquel hombre.

La delgada jóven apenas puso sus pies en la rechinante madera de la cubierta del barco, algo le dijo que aquel viaje iba a ser un tanto diferente. Y así lo fue, aquel día fue el principio de una infinidad de aventuras que vinieron luego. Hubo momentos alegres y tristes, conoció gente nueva y hasta incluso hizo amigos que jamás pensó que iba a tener... y como si no fuera poco los poderes nacieron en ella junto con el deber de convertirse en la nueva capitada de un enorme barco... el Gaudium.

Una nueva y gran etapa en su vida dió comienzo, una que aprovechó al máximo. Pasaron muchos años en los que pasó junto a su nuevo contramaestre (el siempre impresionante Davy), conoció lugares increibles, se armó una tripulación y hasta incluso aprovechó su tiempo en aprender a leer y a escribir, algo que siempre en su vida había deseado poder hacer bien. Actualmente se encuentra surcando los mares del mundo derrotando a todo aquel malvado muerto viviente que se interponga en su camino.

-Personalidad:
Dulce es una mujer que verdaderamente le hace honor a su nombre y por extraño que suene, es una de las piratas más amables y justas de los 7 mares. Con el pasar del tiempo ha madurado en su forma de ser de una manera impresionante, ya totalmente libre de las cadenas de la esclavitud y con un futuro que ella misma puede manejar, en su ser se puede notar que ha perdido todo rastro de inseguridad, temor y que hasta incluso a adquirido más sonrisas en su vida cotidiana. Tiene un don maternal sumamente natural, se preocupa por la gente que le rodea, sobre todo si se trata de sus tripulantes, jamás se perdonaría si a estos les llegara a pasar algo por culpa de una negligencia de su parte.

Es de esas personas que piensan antes de actuar, no se lanza a hacer algo sumamente osado no sin antes meditarlo y estar completamente segura gracias a sus habilidades especiales. Casi pareciera que un aura de completa calma y seriedad la rodea todo el tiempo y hasta incluso parece ser una fémina completamente imperturbable, y de hecho, hasta casi lo es. Pero no hay que mentir, pese a ser la capitana de un barco y de la manera en que le gusta mostrarse segura y completamente recta ante los demás, no hay que ocultar el hecho de que a veces la "contagiosa alegría" de su contramaestre se le pega y comienza a comportarse más divertida, un tanto infantil y suelta con sus allegados.

Pero este "Angel de Altamar" que destila pureza por sus poros también tiene el derecho de enojarse a veces. Núnca deja que la ira se apodere de su cuerpo, no señor, ella jamás lo permite pero cuando algo realmente le molesta su tono de voz de vuelve más distante y frio dejando bien en claro que lo que escucha o ve no le gusta para nada, y hasta incluso adorna aquellas rabietas con profundos ceños fruncidos y algún que otro exasperado suspiro.

-Gustos:
- Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
- Leer y aprender todo tipo de cosas nuevas.
- Conocer gente nueva.
- Paz y tranquilidad.
- Las cosas en orden.
- Los días tibios pero con brisas frescas.
- Admirar las estrellas.

-Disgustos:
- Los malos tratos.
- Que se metan con ella con alguno de los tripulantes de su barco.
- El encierro.
- La comida picante.
- Los días de mucho frío o calor.
- Que le digan que cocina feo ¡INCONCEBIBLE!
- Recibir órdenes de algún desconocido, ahora es ella quién maneja su vida.

-Otros:
- Sabe cocinar de ma-ra-vi-lla
- A pesar de que tantos años han pasado, la manía de juguetear con un mechón de cabello mientas se encuentra nerviosa no la ha abandonado.
- Suele coleccionar ropa de diferentes partes del mundo. Tiene decenas de prentas guardadas en un cofre.
- De vez en cuando trenza su cabello y lo adorna con alguna que otra flor.
- También le gusta coleccionar libros, tiene otro cofre repleto de estos.
- Tiene una ligera alergia al ajo, su nariz se pone roja y comienza a estornudar apenas percibe su aroma.

-Características:

- Vigor = 13
- Destreza = 14
- Constitución = 15
- Inteligencia = 15
- Sabiduría = 20
- Carisma = 16


-Habilidades Básicas:
- Leer y escribir
- Nadar
- Escuchar
- Dominio armas blancas

-Habilidades Especiales:
- Videncia (lvl 3)
- Grito de guerra (lvl 1)
- Sentir magia (lvl 1)

-Equipo:
- Un sable
- Una pequeña bolsa con monedas
- Sus ropas de capitana (?)

-Color de roleo: # EC425E

/En el Gaudium/ - /En la costa de la isla/
~Con: Sam y Davy - Con todos~

Fue una ardua tarea el tratar de curar a Davy, pero a fin de cuentas, quién sabe después de cuanto tiempo, ambas muchachas por fin pudieron "estabilizarlo" por así decirlo, y ante eso la chica del oscuro cabello apoyando su manchada mano sobre el verdoso abrigo de la capitana del Gaudium, dijo -Ya puedes soltarlo-. Inmediatamente una gran bocanada de aire escapó por entre los labios de Dulce, realmente no se había dado cuenta que desde hacía unos segundos había comenzado a contener el oxígeno en sus pulmones. Sintió como si liberaran de su espalda una parte de la pesada carga que sostenía, pero claro, solamente aquella carga se liberaría completamente cuando viera a su contramaestre abrir nuevamente sus ojos... o que no lo hiciera nunca más (cosa que realmente no deseaba que sucediera). Luego de eso terminaron de atender al muchacho limpiando con cuidado sus profundas heridas y rodeandolo finalmente con una increible cantidad de vendas que casi rozaba con lo absurdo.

A pesar de que en el fondo Dulce se sentía reticente con respecto a abandonar la habitación, allí en la costa aún habían problemas que debían de ser atendidos, por no decir que el resto de su tripulación estaba allí y debían de sentirse (probablemente) algo perdidos ante la desconcertante situación. Tras susurrar un muy tenue -Recuperate por favor- decidió por fin abandonar el barco en compañía de la chica del pañuelo. Decir que estaba cansada era poco decir, en verdad se sentía más exhausta que nunca, la adrenalina del momento lentamente dejaba su cuerpo por lo que el dolor en sus piernas y tobillos (debido a algunos tropezones) comenzaron a aparecer, pero aún así se las arregló para seguirle el paso a la otra muchacha y correr de regreso por la costa en dirección a donde el numeroso grupo de encontraba, mientras tanto, aquella chica con la tela en la cabeza, felicitó a Dulce y le dijo que Davy se iba a poner bien.

Una vez allí, con la respiración un tanto entre cortada repasó con su vista todo lo que sucedía a su alrededor, descubriendo así, que el panorama no pintaba nada bien, nuevamente los muertos vivientes descargaban su ira contra cualquier persona que se les cruzace además de que había un asuntillo bastante peculiar con uno de los Ingleses que habían llegado recientemente al lugar. Rebuscó con la mirada a alguno de sus compañeros para luego comenzar a acercarse dando pesados pasos, cuando en eso... -"La isla... en la isla"- escuchó una desconocida voz hablarle haciendo que se detuviera a mitad de camino. Desvió su mirada en todas direcciones esperando encontrar a la persona que le hablaba pero... no era ninguno de los presentes -¿Qué?-, -"La... isla... en la isla"- volvió a resonar la voz en el interior de su cabeza.

Sus parpados se abrieron ampliamente transformando su cansado semblante en uno bastante sorprendido y preocupado. Ella tenía una misión que cumplir ahí (si es que verdaderamente se le podía poner el nombre de "misión" a lo que había visto en su mente). Tenía que encontrar "la isla en la isla" porque probablemente algo muy importante estaba allí. Sus marrones orbes pronto se clavaron directo en el grupo de Ingleses que estaban parados en la arena, creando así la hipotesis de que tal vez ellos estaban en la isla también para buscar lo que fuere que se escondía en las profundidades de la misma. Y si ese era el caso, pues... -Tenemos que encontrarlo primero- se dijo a sí misma con suaves palabras despegando su vista de aquellos hombres para buscar a alguien que la acompañara a adentrarse una vez más en la profundidad de la vegetación.


_________________






~Believe in MAGIC~
Ver perfil de usuario
Will:
-Nombre: William Black
-Edad: 29
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción fisica:

-Capitan: Santamaría / Katherine
-Rango: ¿?
-Historia: No suele contar mucho sus orígenes, pues los supone normales, hijo de unos padres que se querían, el hermano mediano de una familia numerosa, puesto a trabajar desde joven y que desde siempre esta enamorado del mar. A una edad temprana, se subió a un barco pirata con la firme decisión de dejarlo todo atrás y tomar el timón de su vida. Despues de poco tiempo, acabó en el barco del capitán Santamaría, al que tenía como una gran persona y muy buen capitán, a pesar de que con el tiempo, esta visión del hombre fue cambiando a un tipo codicioso y reservado... Un pirata de pura cepa que vendería a su madre con tal de conseguir algo. Cuando el barco se hundió por una explosión mientras abordaban un barco, Will decidió volver a comenzar de nuevo y se alejó nadando en un trozo de madera, perdiendo la pista de sus compañeros, los cuales, algunos sobrevivieron. Tras su embarque en la tripulación de Ojo de Luna y reencontrarse con Kath, Maia y Davy, decidió quedarse con estas dos, puesto que las veía más vulerables... y que Davy ya tenia a su angel de la guarda. Las cosas se ponian dificiles pero no pensaba irse. Los 6 años siguientes, con una pequeña al cuidado y kath cada vez mas y mas perdida, fueron casi como un vacio, pero, 5 años depsues de la desaparicion del que robó el corazon de su capitana, por fin la había hecho sonreir al contarle que la niña le había robado la bolsa de monedas jugando al escondite con Maia. Las cosas mejoraron ligeramente y su relacion con Kath dió un paso, aunque nunca pasaron a algo más que un fugaz beso robado, pues los ojos de Kath se volvían frios y distantes. Y eso, le asustaba...
-Personalidad: Con los enemigos es un adversario incansable, suele utilizar la fuerza de estos en beneficio propio. Aunque no es un gran pensador, ni buen estratega, procura seguir las órdenes al pie de la letra y no equivocarse en ningún momento. Si ve que alguien hace algo malo, no le dirá nada, pues "los dioses le devolverán lo que crean conveniente".
-Gustos y Disgustos: Le encanta el mar, el cielo nocturno que se ve desde un barco navegando en alta mar, las mujeres en general, el ruido del viento contra las velas del barco, subir a la gavia a ver el horizonte. Odia los dias que deben dormir en tierra (salvo que sea en Tortuga), los pájaros ruidosos, que le entre agua del mar en la boca.
-Otros: Solo lleva una espada. Conoce a Davy, Kath y Maia, pues formaba parte de la antigua tripulación, pero su rango era inferior al de ellos.
-Características:
·Vigor = 15
·Destreza = 15
·Constitución = 15
·Inteligencia = 14
·Sabiduría = 13
·Carisma = 12
-Habilidades: 
-Dominio de armas blancas
-Nadar
-Trepar
-Saltar
Uno de los prisioneros que allí estaba encerrado sobresaltó mi deistraida mente. Aparté de los barrotes a Lily, que me miraba con expresión contradictoria. Miró de nuevo al hombre que se ocultaba en las sombras de la celda y no dijo nada, lo cual era sorprendente pues entre Kath y Maia le habían enseñado a decir todo cuanto pensaba para asi, en un futuro, conocer sus amorios y destruirlos si le ocurria algo. Suspire al recordar la enfasis que Maia ponía al mencionar como acabar con quien la hiriese. Otro de los recuidos parecía también haberse despertado, de bastante buen humor, como para meterse conmigo.
-Eh, tu, cara bonita-Llamó con tono divertido-Bajo tus pies hay un trozo de hierro, abre mi celda, yo los sacare de aqui.
-Me parece que tu situación no es buena como para burlarte de mi, pero esta cara bonita te sacará igual -Le contesté y cogí la barra que me había señalado. El otro tipo, al que Lily seguía mirando, murmuró algo que no llegué a entender, pero que hizo que la niña sintiese más curiosidad.
-Aparta, que abro -Le dije al estupido de cara descubierta, pero antes de poder hacer nada, noté el fierro huir de mis manos. Al buscarlo, el pequeño diablo que venia conmigo intentaba abrir la celda de su "amigo" en vano.
-Lily, para, te vas a hacer daño -Se la quité y fui a abrir la otra celda, pero, con la cabezonería que caracterizaba a sus tutores, la niña se escurrió entre las rejas de la celda y, con los ojos llorosos, probablemente de miedo, me sacó la lengua.
-Lily! Sal de ahi! -Exclamé procurando tener un tono bajo de voz, aunque no me causaba nada de tranquilidad verla ahi dentro con alguien a quien no conocía.
-Ábrele o me quedo dentro -Insistió con la voz entrecortada, procurando no moverse -. Mamá se enfadará si me dejas aquí -Me amenazó. Maldita Maia y sus clases de piratería. Resoplé y usando la vara de palanca abrí la puerta de aquella celda.
-Te llevo de vuelta al barco! Kath ya se ocupara del castigo -Le amenacé yo, cogiendola en brazos y mirando al tipo de la celda con cierta ferocidad, aunque la pequeña nunca se equivocaba con sus instintos hacia la gente, las ropas que llevaba no me gustaban -Vamos, no tenemos todo el día -Respondí molesto por tener que haber cambiado mis planes. Me anoté mentalmente no volver a llevar a Lily a ningún sitio mientras estuviese yo solo para controlarla.


_________________

Ver perfil de usuario
FICHA SCHEHEREZADE:

-Nombre: Scheherezade, “The Crimson Cobra” (Schehr para los amigos xD)

-Edad: 27


-Nacionalidad: De ascendencia persa, Scheherezade no posee nacionalidad en sí, ya que su familia migraba constantemente de una zona a otra.


-Imagen: De complexión curvilínea, vientre plano  y estatura promedio, muestra su atlético cuerpo, especialmente orgullosa de sus piernas, largas y tonificadas. Su cabello es de color castaño, levemente ondulado y aclarado por el salitre del ambiente marino; raramente se lo recoge, ya que le agrada más llevarlo suelto. Las facciones de su rostro delatan su procedencia genética; ojos grandes y almendrados, mirada intensa y de un verde que evoca al océano mismo. Cejas angulares, pómulos ligeramente prominentes, labios carnosos y piel trigueña. 
Vestimenta: Camisa blanca de lino con mangas amplias, que ajustan en las muñecas, y cuello holgado; el escote se cierne gracias a una cinta roja cruzada en el pecho. Corsé underburst fabricado en satén negro y adornado con brocados de oro, ceñido a la cintura. Raído y deshilachado fajín de tela rústica, anudado a la cadera por un lado, cruzado por dos cinturones de cuero ancho, cerrados por hebillas de plata vieja y desgastada con tallado de ornamentas florales. Bandolera marrón de cuero labrado con motivos de flor de lis, adornado con hebilla de serpiente entrelazada en un marco de plata, tahalí y cartuchera en mismo material. Calzón de montar de algodón negro, abotonado en los laterales de las perneras, y botas altas de cuero negro y gastado. Casaca larga de terciopelo adamascado carmesí  con divisa negra en solapa, vuelta y collarín, con alamares negros y botones de latón dorado, amplias bocamangas negras con galón dorado.

-Capitana: Dulce


-Antigua Profesión: Administradora de un prostíbulo.


-Historia: Scheherezade nació en el seno de una indigente comunidad romaní, exiliada de sus tierras por la corona inglesa. El único recuerdo que posee de su infancia es la constante migración de una zona a otra, el hambre y la pobreza, hasta haber cumplido su noveno año, cuando fue finalmente vendida a un burdel español. Allí fue blanco de malos tratos y abusos por parte de su dueño y las mismas prostitutas, quienes la utilizaban de esclava en la limpieza y mantenimiento del sucio establecimiento, escondido en las afueras de la ciudad y frecuentado asiduamente por marineros de toda clase y nacionalidad. Pronto comprendió que la única chance en sus manos para poder sobrevivir en ese ambiente era carisma que le proveyera de la simpatía por parte de la clientela. Montó un espectáculo, consiguiendo la aceptación de su repulsivo público, ganándose cierto afecto, y se prometió a sí misma que jamás sería tocada por las grasientas manos de ninguno de aquellos cerdos lascivos. 
Transcurrieron 5 años, su cuerpo había cambiado, su rostro reflejaba la dureza de la experiencia, aquella inocencia infantil se había esfumado en el aire fétido del burdel, y era la noche en que dejaría de ser una simple empleada para saldar su deuda, como una prostituta más. Su exótica belleza había atraído un sinnúmero de cortejadores, dispuestos a pagar por su virginidad, y así fue como el dueño del prostíbulo la vendió al mejor postor: un holandés, contramaestre de una embarcación que había arribado a puerto español días antes. Pero, algo, igual de extraordinario que nefasto, ocurrió aquella noche. Antes de que su adquiridor pudiese siquiera tocar a la temblorosa niña, empezó a gritar y maldecir, sacudiéndose una carga imaginaria sobre su espalda, luego su cara se tornó de rojo carmesí a azul purpúreo, para caer desplomado a sus pies después de unos segundos. Ella cayó de rodillas frente al cuerpo inerte de aquel holandés, para ver atónita, como una pequeña serpiente se escabullía a través del cuello de la sucia camisa del marinero, y se posaba apaciblemente sobre su regazo.  Supo enseguida que aquello había sido un regalo de los dioses y sólo lo aceptó, agradecida.
Su arma secreta la ayudó a vengarse de aquel hombre que la había vendido, se hizo de la fortuna de los amantes que la cortejaban así como del mismo burdel y lo convirtió en un prostíbulo de renombre al cual asistía sólo la élite de la clase española. Pero su riqueza se vio destruida por la llegada de las tropas inglesas, quienes descubrieron el sinnúmero de asesinatos que había cometido, y debió huir con lo poco que pudo acarrear.

-Personalidad: Ambiciosa y avara, no haría nada que no le proveyera alguna ganancia o riqueza. Es calculadora, maliciosa y cruel. Se esconde tras una fachada complaciente por conveniencia y es sumamente selectiva a la hora de escoger a las personas que la rodean. Deja sus sentimientos en segundo plano ante la búsqueda de bienes materiales, puede ser muy despiadada, pero no le gusta ensuciarse las manos ya que siempre encuentra a alguien que lo haga por ella. Nunca ha recibido muestras de afecto, debido a esto no sabe reaccionar más que con palabras y acciones hirientes a las personas que intentan acercársele, sin tener remordimiento alguno hacia ellos. Tramposa en las apuestas y poseedora de un agudo sentido del entorno, siempre logra sacar provecho de las situaciones en las que se ve envuelta. Sabe que su punto débil es su falta de fuerza física, pero es consciente de que no es una persona común y corriente gracias a ciertos sucesos inexplicables ocurridos en el pasado.

-Gustos: 
Los objetos brillantes, el oro y las joyas, el mar y los misterios que lo rodean. Apuestas y juegos de azar. Lugares excéntricos y exóticos. Es una mujer de excesos, todo lo prefiere a lo grande y pagado por otro.
-Disgustos: 
Ser despreciada. Vestimenta y comida barata. Personas que hablen demasiado. Tiene especial asco a las ratas y alimañas que rondan los barcos.

-Otros: La serpiente de su historia resultó ser una cobra que se esconde entre sus ropas. De allí surge su apodo, ya que mataba a sus clientes con el veneno del animal, el cual parece entender a su dueña y obedecerla como una mascota. La sangre que lleva en las venas proviene de generaciones antiguas de hechiceros y brujos, gracias a esto y sin darse cuenta, desgracias caen sobre las personas que se ganan su odio.

-Características (25 puntos a distribuir):
Vigor = 8
Destreza = 8 +3 = 11
Constitución = 8 +1 = 9
Inteligencia = 8 +7 = 15
Sabiduría = 8 +7 = 15
Carisma = 8 +7 = 15


-Habilidades Básicas: 
-ESCUCHAR
-DOMINIO ARMAS BLANCAS
-DOMINIO ARMAS FUEGO
-LEER Y ESCRIBIR

-Habilidades Especiales: 

-Equipo: Estoque robado a una de sus víctimas, cuchillo de mano escondido en el fajín, balas.

- Color de roleo: c73030

Celda/fuerte costero - Junto a un extraño


Mis hazañas habían sido congratuladas. Él lo estaba disfrutando, y por alguna razón también yo, y a pesar del indiscutible peligro, he de admitir que la situación era en parte emocionante.
-No solo una cara bonita ¿eh?-
<<Aún no has visto nada…>>
Se acercó a mi y arrancó la manga que restaba de mi camisa.
-Véndate la herida, quien sabe dónde ha estado esa espada-
El regaño me resultó un tanto molesto, pero acertado, y enrollé la tela alrededor de mi palma, cubriendo la herida al tiempo que él golpeaba tres veces la puerta de hierro, abollando y torciendo los barrotes que la conformaban. Luego se puso en posición, acomodando nuevamente las cadenas en sus lugares iniciales. Empujó el sable con su pie y éste fue a parar a mi derecha luego de trazar algunos círculos en su trayecto.
-Es dulce que creas que la necesito-
Una sonrisa se escabullía por las comisuras de mis labios. Aquél extraño era interesante.
Me ubiqué en el suelo, cercana a las rejas, de manera que mi cuerpo cubriese el arma y mi mano ensangrentada quedara fuera de vista, inmóvil, inerte, con el cabello cubriéndome el rostro. Como había supuesto, las visitas no tardaron en llegar.
Cinco hombres armados hasta los dientes, sucios y desprolijos. Dos de ellos llevaban botellas de ron, otros dos aún tenían su mano de cartas, el último acarreaba un látigo de sogas ennegrecidas por la sangre seca, todos portaban la misma expresión molesta que al verme mutó en desagrado y preocupación. Obviamente a su jefe no le gustaría enterarse los sucesos ocurridos en la última vigilia.
- ¡¿Qué esperan,ratas inútiles?! ¡Abran ya la maldita puerta! – bramó el del látigo y los demás obedecieron.
Los goznes rechinaron dolorosamente y los cinco hombres ingresaron en fila al recinto, ignorando el cadáver de la prisionera que les habían encargado preservar y dirigiéndose al hombre que yacía encadenado, el culpable del castigo que sin dudas caería sobre ellos al salir el sol.
- Lamentarás esto… - dijo el que parecía a cargo, blandiendo la fusta, amenazante, mientras los otros reían regocijándose en su venganza, tan absortos que no notaron la sombra de ojos refulgentes que se erguía tras ellos.
El sable atravesó el pecho del primero con la misma facilidad que la brisa se escabulle entre las copas de los árboles, inadvertida y silenciosa. Le quité al desventurado su pistola y el segundo cayó tendido mientras un río de sangre brotaba del hoyo que la bala había abierto en su sien. Los que restaban sufrieron un destino similar a manos de mi compañero.
Observé los cuerpos tendidos en el suelo, por alguna razón comenzaba a preguntarme si en realidad podríamos, pero no era momento de dubitaciones y me obligué a mi misma a proseguir con la segunda parte del plan que había trazado.
- Hay que quitarles la ropa,  ten… – le dije alcanzándole una de las botellas de ron a medio consumir. – empápalas con eso, arderá más rápido. Yo me encargo de éste.-
Me refería al más delgado que, a pesar de haber recibido un disparo en la cabeza, tenía menos sangre en su atuendo. Aquellas prendas deberían andarme bien…
Le quité la ropa, colocándola cuidadosamente a un costado.
- Me vestiré como uno de ellos,podremos fingir que estoy trasladándote a otra celda... -
Repasé en mi mente el plan, un minúsculo detalle se me había escapado, nada grave, pero igualmente esencial si no queríamos errores que nos cuesten la vida, y había un par de cosas que seguro iban a notar.
- El fuego será una distracción. – dije levantándome del suelo con el fajín del difunto pendiendo de mi mano.
Me di la vuelta y me quité la camisa, o mejor dicho lo que quedaba de ella, dándole la espalda y apartando mi cabello. Extendí el fajín y di la primera vuelta con él alrededor de mi tórax, sosteniéndolo por el frente con mi brazo izquierdo y presionando el busto que las vueltas siguientes se encargaron de disimular casi por completo. Me vestí con su camisa, pantalón, saco y botas, aunque éstas últimas eran un par de talles más de lo que acostumbraba, y me armé con la mayor cantidad de pistolas, espadas y pólvora que pude esconder. Por último, recogí mi cabello sobre mi cabeza y lo oculté bajo el sombrero tricornio que portaba el más robusto. Estaba lista y esperaba que él también lo esté.
Corrí hacia afuera y tomé una vela del pasillo, la llama danzaba salvajemente al compás del tamborileo en mi pecho, ávida e imperturbable. Nos proveería del fuego necesario y el humo serviría para ocultar a los cadáveres tanto como a nosotros.
Di un gran sorbo a la segunda botella y el ardiente líquido se abrió paso a través de mi garganta, arañándola y propagando su amaderado fulgor. Hice una mueca mientras introducía un trozo de tela en la boca del recipiente cristalino y lo encendía con la vela.Aquel fue el empujón que necesitaba.
- Lánzalo lo mas lejos que puedas. – le dije tendiéndole la botella y señalando el hueco en la pared.
Ya era hora.



Última edición por Leidana el Mar Abr 05, 2016 8:42 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario


Ficha Alexander:

Nombre:  Alexander Graham



-Edad: 20


-Nacionalidad: Inglaterra.




-Imagen:    






Capitana:  Dulce.





-Antigua Profesión: Mercenario.





-Historia: De pequeño, vivía tranquilamente con su familia en Inglaterra. Su padre los había abandonado cuando él tenía siete y su hermano tres años. Su madre no hablaba mucho de ese tema y nunca les contó por qué los había dejado.
Ella trabajaba de lo que podía para poder sobrevivir y mantenerlos, hasta que decide casarse nuevamente con un general inglés, ya que era muy bella y todavía joven. Ese general tenía una personalidad desagradable y era demasiado violento con ellos. No había un día que no los golpeara o tratara como basura.
Una noche, Alexander despertó escuchando los gritos de su madre en una de las habitaciones, cosa que para él y su hermano era ya muy normal, pero, cansado de oír la misma situación una y otra vez, y con una fuerte impotencia, decide ir en su búsqueda. Cuando abre la puerta, se encuentra con que el general estaba golpeando a su madre, más de lo normal, con intenciones de matarla, o al menos él lo veía de esa manera. Tomó silenciosamente la espada que estaba en la habitación, la cual había dejado el general momentos antes, y, sin miedo en sus ojos, decidió asesinarlo enterrando la espada en su cuello.
Ella lo observaba con temor, en shock por lo que había sucedido, y él decidió tomar su mano, despertar a su hermano y escapar; pero los alaridos de su madre habían alertado a un grupo de soldados que estaban patrullando la zona. Rápidamente comenzaron a escuchar los gritos de los soldados al encontrar el cuerpo del general y lograron esconderse en un granero cercano, pero no fue mucho el tiempo que pudieron estar ahí, ya que cuatro soldados irrumpieron en él. Se dispusieron a esperar, camuflándose silenciosamente en la obscuridad de la noche y tratando de no alarmar a sus perseguidores. Luego de unos minutos, los oyeron alejarse, pero cuando Alexander creyó que ya se han ido, una espada atravesó el torso de su madre y unas manos emergieron de la obscuridad, tomando a su hermano por el cuello. Alexander intentó valientemente golpear al soldado, pero otro de ellos, blandiendo su espada, le profirió un corte en la mejilla, haciéndole caer de rodillas. Los soldados comenzaron a injerirle golpes y patadas, dejándolo casi muerto, pero lo suficientemente consciente para grabar en su memoria lo que, a continuación, le harían a su pequeño hermano. Aquellos hombres despiadados comenzaron a herir al pobre pequeño con sus espadas, abriendo tajos en su piel. Éste gritaba desesperadamente por ayuda, pero sus alaridos mermaron cuando el filo del acero inglés le cortó el cuello. Alexander deseaba luchar con todas sus fuerzas, pero no podía moverse. Luego, uno de los agresores ensartó una espada en su hombro, riendo, con el único objetivo de dejarlo agonizar hasta la muerte, producto del desangrado, o al menos así pensaban que iban a terminar con su vida.
La vista de Alexander comenzó a obscurecerse. El chico se estaba entregando a la muerte, frustrado por no haber podido salvar ni a su madre ni a su hermano. Todo a su alrededor se volvió negro. Lo último que sintió antes de desvanecerse, fue como unas manos lo levantaron del suelo, obstruyendo la sangre que brotaba de su herida.
Al despertar, se encuentra con el rostro sonriente de un anciano, dentro de una habitación destruida. Le dolía el cuerpo, había estado desmayado durante días. Su salvador había presenciado lo ocurrido sin poder intervenir debido al número de agresores, pero había tomado al moribundo niño, librándole del infierno.
 Durante un tiempo, Alexander vivió con el anciano, ayudándolo. Éste le enseño a manejar armas blancas como espadas, dagas y cuchillos. El niño siempre resultaba sorprendido por la habilidad de su maestro, ya que, a pesar de su edad, era extraordinario con una espada en sus manos. Parecía  que esta desaparecía en el aire, veloz como una saeta, y, por más que se esforzara, Alexander nunca podía igualarlo en rapidez.
Pasó días y noches entrenando para vengarse de aquellos soldados y mejoró su habilidad, pero la diferencia con su maestro todavía era notoria. La brecha entre ellos se ensanchaba por más esfuerzos que Alexander hiciera, no podía vencerlo.
 Durante una noche habitual de entrenamiento, Alexander escucha la tos de su maestro y se acerca hasta su cuarto, tratando de no hacer ruido. “Pasa, chico. Tengo que darte algo” oye que le llama desde adentro. Ingresa a la habitación y lo encuentra recostado en su cama. Al ver a Alexader, el anciano se sienta y éste ve sangre en sus manos. Estaba muriendo, pero con su último aliento, el maestro saca el collar que siempre llevaba colgando de su cuello, adornado con una piedra roja y un grabado en ella,  “Tú eres lo más parecido a un hijo de lo que jamás tuve, serás mi heredero. La razón de mi fama como capitán, la habilidad y rapidez de mi espada, es el fruto del poder de mis ancestros, y no dejaré que se extinga. Este talismán te dará la fuerza que necesitas para realizar tu venganza. Anda, chico, ha llegado mi hora, es momento de regresar con los míos.” Luego de decir aquello, depositó el amuleto en las manos del chico y su respiración se interrumpió.
Alexander se convirtió en un asesino. Su habilidad con la espada no era la única, el utilizaba cuchillos y dagas, que llevaba escondidas en sus ropas, siempre silencioso, sin ser visto, casi como un fantasma. Alexander Escucha hablar a un grupo de piratas sobre la rebelión en contra de la corona inglesa y decide unírseles.



-Personalidad:  fría y calculador,no se deja llevar por sus impulsos, evalúa las probabilidades antes de realizar alguna acción. Ágil y rápido en la batalla, utilizando solo armas blancas, es callado e introvertido, prefiere estar solo que rodeado de personas. Luego de lo ocurrido con su familia y maestro, no le gustan las muestras de afecto, ni sabe como reaccionar ante ellas, generalmente las evita.





-Gustos y disgustos: Le gusta la tranquilidad y que no lo molesten, no le gustan las multitudes de gente.





-Otros: Para usar el talismán se tiene que estar concentrado y tranquilo, este no puede usarse si se esta enojado. Este aumenta la velocidad del cuerpo, consumiendo la energía del portador, por lo cual no puede usarse demasiado tiempo. 



-Características (25 puntos a distribuir):

Vigor = 8+5
Destreza = 8+10
Constitución = 8+4
Inteligencia = 8+4
Sabiduría = 8+1
Carisma = 8+1


-Habilidades Básicas:

Dominio armas blancas
Trepar
Saltar
Leer y escribir 


- Color de roleo: 45ad8c


La caballerosidad de la charla no tenía sentido, no sabía por qué la tripulante Syrenis era tan cordial con aquellos repugnantes ingleses, pero una sonrisa se dibujó en mi rostro al repasar imágenes de las diferentes maneras de descuartizarlos que rondaban mi mente. Definitivamente hubiese deseado enterrar mis dagas en sus malditos cráneos, pero el peligro que emergía de la jungla a nuestras espaldas era aún mayor, y mi preocupación crecía conforme los muertos se acercaban.
-Saludos, Mi Lady, soy el Comandante William James Hawk de la Real Armada Inglesa, quiero proponerles un...arreglo, aunque sus circunstancias no les brindan muchas opciones...En esta isla se aloja el lider de la flota mas grande de piratas que navegan estos mares, tengo entendido que tambien es enemigo suyo, por lo que-

Un disparo resonó en el ambiente, interrumpiendo las palabras de aquel capitán. En parte eso fue bueno, ya que si seguía hablando de esa forma, no dudaría en matarle de una buena vez. Maia comenzó a amenazarles, su rabia contra ellos era notoria y sus ansias de sangre era casi iguales a las mías. Nuestra situación era lo bastante mala como para dar pasos en falso, pero anhelaba que la batalla comience.
-Maia! Cabrera!-. Oí gritar a la que parecía ser la capitana del Syrenis. Junto a ella pude ver a Dulce y a la chica del pañuelo, que momentos antes se había adentrado en la vegetación. Ellas cargaban el cuerpo, muy mal herido, de uno de los tripulantes que investigarían la isla, dirigiéndose hacia el Gaudium para intentar curarle.


Los muertos nos rodeaban, y por más que me preocupasen los ingleses, les di la espalda y comencé a enfrentarlos. Enterré mi daga en el cráneo de uno de ellos, protegiéndome con su cuerpo del ataque de otro. Sus movimientos eran lentos por lo que, si me movía bien, no habría mucho peligro. Con un impulso retire mi arma de su cráneo y evite un ataque directo a mi pecho. Con mi otra mano, desenfunde mi sable y partí el cuello del no-muerto enfrente mío. El frenesí de la batalla crecía conforme los no-muertos caían, disminuyendo mis ganas de acabar con aquellos malditos ingleses. Con el rabillo del ojo me mantuve al tanto de la situación, tratando de no distraerme mucho de la batalla.

OFF: Perdón por tardear en postear, cambie el avatar, espero que no moleste

Ver perfil de usuario


Lou:

-Nombre: Lou, o Louser su verdadero nombre es Arianna Cappeli


-Edad: 17


-Nacionalidad: Italia


-Imagen: Es delgada pero tiene bastantes curvas, ella pesa muy poco, eso es algo que le da ligereza y velocidad, mide 1,62 metros. Su pelo es negro y corto, y sus ojos son de color miel (entre marrón claro y amarillo oscuro) suele ir vestida con pocas ropas ya que eso le da libertad de movimientos y así no molestarse con las ropas. Su piel es de un tono normal.





-Capitan: Dulce


-Antigua Profesión: Ayudante de Comerciante


-Historia: Nació en Italia, en una familia de comerciantes, tenía dos hermanos mayores, cada uno de diferentes nacionalidades, desde pequeña viajó de un lado para otro con su familia, vendiendo diferentes cosas y comprando otras. Solían ir por tierra ya que había muchos piratas en el mediterráneo y en el mar negro, pero los vándalos en el sur de Europa empezaron a aumentar y cada vez las mercancías se hicieron menores, uno de esos días cuando ya marchaban de Portugal, fueron atracados por unos vándalos en el transcurso del robo accidentalmente su madre murió. Poco después de eso su hermano más mayor sentó cabeza a los 29 años y abrió un restaurante en Flandes. Dos años después su padre se retiró y se compró una casita en las afueras de Roma. Arianna y su hermano mediano Louser siguieron con el legado de su padre , en esa época Arianna tenía 15 años y su hermano 22. Fueron por sitios en los que sus padres no habían llegado y se atrevieron a ir en barco a algunos sitios para acelerar la llegada de algunos productos. Pero en una de esas ocasiones cuando Arianna tenía 16 años casi 17, cuando marchaban a los puertos de Grecia, el barco fue atacado por piratas ella fue capaz de huir, pero su hermano desapareció ese mismo día, y nadie supo qu´e pasó con él. Desde ese día Ariana se cambió el nombre al de su hermano y se apodó Lou. Poco después quiso hacerse pirata, para poder encontrar a su hermano, si este estaba vivo, le pegaría por haberse dejado raptar y si estaba muerto lo vengaría, pero para ello necesitaría encontrar a piratas y que mejor forma que unirse a ellos.


-Personalidad: Es muy energética, siempre ve el lado positivo de las cosas, es muy simpática y suele llevarse bien con todas las personas (Que no quiere matar) Es muy leal a las personas que quiere por que no es capaz de darle la espalda a alguien que le haya tendido la mano. Aunque este sea un asesino, lo defenderá si así lo cree necesario.


-Gustos: 
-Las alturas
-La fruta
-Cantar y La música
-Las leyendas y los mitos
-Las personas que hacen lo que sea para conseguir sus objetivos


-Disgustos:
-Pescado(Demasiado tiempo comiendo pescado)
-Las personas pasivas
-Los objetos inutiles
-La cerveza
-Las Grandes tormentas


-Otros: 
-Siempre hace lo quiere si no hay algo que se lo impida
-Se toma muy enserio los trabajos y acepta fácilmente ordenes que esta vea que son útiles
-No le gusta limpiar pero a aprendido a no quejarse
-Tiene una extraña capacidad de dormir en cualquier lugar de cualquier manera, llueva, sea de día, nieve o esté sentada. 
-Casi no sabe usar la magia, solo algunas veces cuando sus emociones son muy fuertes, y nunca sabe los efectos que tendrá la magia, en ese momento.


-Características 
Vigor = 8+2=10
Destreza = 8+4=12
Constitución = 8+4=12
Inteligencia = 8+5=13
Sabiduría = 8+7=15
Carisma = 8+3=11


-Habilidades Básicas: Nadar, trepar, observar, dominio de armas blancas



-Habilidades Especiales: Se les asignaran mas adelante, a medida que avance la historia y demuestren su valía


-Equipo: Un cuchillo largo y curvado, procedente de Arabia, ropas del norte de Grecia y una bolsa portugesa para guardar cosas como comida.


Al final liberamos al chico encapuchado, tenía que admitir que mi instinto me decía que era más de fiar, y al parecer el de la niña era igual ya que cabreó a Will metiéndose entre las rejas, al sacarla le regañó, en ese momento aprendí su nombre, Lily, cuando dejó de haber ruido nos pusimos en marcha de nuevo saludé con la cabeza al encapuchado  -Soy Lou- Me presenté al encapuchado, al menos había que ser cortés con quienes podían salvarte la vida en algún momento del día -Tiene que estar por aquí- murmuré a Will -O quizás ya se haya escapado- dudé enseguida, sacudí mi cabeza y enfrié mis pensamientos, mirar los riesgos, las probabilidades de éxito y las circunstancias actuales. -Hay algo que podemos hacer, estoy segura- miré a Will, en busca de apoyo y ayuda, quizás el tuviera alguna idea que a mi no se me había ocurrido.

---------
OFF: Borré el otro y puse este, ya que creo que el anterior era muy complicado de seguir



Última edición por clea el Dom Feb 07, 2016 1:42 pm, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
PRE POST


A la mitad de la ruta hacia el infierno
En una verde y sombria colina
Estan atracadas las naves de los marineros
Junto a una vieja y alegre cantina
Y este eterno lugar de descanso
Fidlers Green se denomina...
Donde arriban los verdaderos hombres de mar
Cuando su encargo en cubierta este satisfecho
Donde sus jarras de ron no se van a acabar
Y amor y belleza tendran por derecho...


Puros delirios de borrachos, si me preguntan, inspirados por una conciencia atormentada, que busca acallar de alguna forma las voces de sus victimas reclamando justicia...fabulando algun escape al unico e inevitable destino de una vida bañada en sangre: el infierno.
No se confundan, no digo que no me merezca una eternidad de sufrimiento...demonios, si mi espada ha derramado sangre de piratas y soldados, hombres y mujeres, culpables e inocentes, asi que, sea como sea, la he cagado...pero aun asi, quizas en el apuro me han confundido con el maldito barba negra...si sospechaba acerca de mi actual sufrimiento, quizas no hubiera tenido tanta prisa en pasar al otro lado.
Mientras vivia estaba acostumbrado a desafiar a mis captores, aun en inferioridad de condiciones, era quizas mi cualidad caracteristica: "Balthazar el Temerario" solian llamarme, podrian decir que es estupido, lo se, pero para los hombres de guerra como yo, hay una muy delgada linea entre la estupidez y la valentia, y muchas veces es dificil identificarla; despues de todo, siempre me habia salido con la mia...bueno, excepto aquella ultima vez.
"Nada te mata, hasta que algo lo hace" repetia siempre a modo de reproche mi antiguo capitan, y si, una bala en el craneo fue una buena forma de corroborar por cuenta propia sus palabras.

El dolor de la bala nunca se fue...un dolor agudo que atravieza mi cabeza y parece aumentar cada segundo...pero eso es no es lo peor...ni la sed que parece arrastrarse en mi garganta como un inmenso aracnido intentando escapar...ni el hambre que retuerce y desgarra mis entrañas...ni el calor que reseca y esquebraja lentamente tu piel...lo peor es ver en todo momento lo que aun hago...o al menos mi cuerpo lo hace...como mi espada arrebata la vida de mis antiguos hermanos...como lidero ataques hundiendo sus barcos...como traiciono a quienes se convirtieron en mi familia...y como...dia tras dia...mi daga desgarra la suave piel de su cuello...y contemplo desolado aquella expresion de sorpresa y dolor mientras la vida se escapa de sus ojos...

Estoy solo, completa y terriblemente solo...no importa la direccion o distancia que recorra...no existe nadie mas...no existe el mar...ni el cielo...ni el viento...por mas que intente no existe ningun recuerdo hermoso al que aferrarse. Siento como mi humanidad se desvanece lentamente...siento como mi alma se desintegra junto con mi cuerpo...y aun asi se que nunca dejare de existir, el infierno es para siempre.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
Todo lo que recuerdo, es aquella voz...una voz a la que, por mas que intentaba, no lograba poner un rostro...pero al distinguir en sus palabras el dolor mis entrañas se retorcían en la desesperación de acudir a ella...aunque bien sabia que nada había cambiado, aun estaba muerto. Caí de rodillas en medio de aquella nada infinita, doblegado por el peso de la impotencia, hasta que, como un susurro viajando en el viento, la volví a oír, y esta vez entre sus palabras logre distinguir mi nombre...fue entonces cuando lo entendí...ni siquiera las puertas del infierno eran lo suficientemente fuertes para retenerme.
Sentí como si una inmensa ola rompiera sobre mi rostro, arrastrándome en un remolino de sensaciones hasta la costa...súbitamente todo lo que añoraba volvió a ser algo mas que un recuerdo...el viento regalándome el salado aroma del mar...meciendo con sus suavemente las hojas de las palmeras...el sonido de las olas, interrumpido cada tanto por el canto de algún pájaro...su bello rostro descansando en mi pecho...intoxicandome con aquel perfume que bañaba su piel...una mezcla de mar, hermosura y peligro. Nada mas pudo desviar mi atención, ni las palabras a mis espaldas, ni el frió acero amenazando mi cuello, la estreche contra mi, incapaz de dejarla ir, sentí como sus lagrimas humedecían mi camisa...jamas la había visto llorar...
-Davy estará bien...es el tipo mas duro que conozco-
Le susurre intentando tranquilizarla, aun sin saber porque vestía con mi antiguo uniforme, o porque me encontraba junto al comandante y sus hombres, aun intentando recordar como había llegado allí, pero seguro de que lo único que me importaba era que ella dejara de llorar
-Todos estarán bien...tu también...no dejare que nada te suceda...-
Fue entonces cuando lo entendí, las imágenes que había pasado años viendo, no eran solo visiones...habían sucedido en realidad
Me puse de pie ayudándola a levantarse con delicadeza...sabia lo que tenia que hacer para protegerlos...sostuve su mano todo el tiempo que me fue posible, sin dejar de mirarla, prolongando la separación que sabia seria definitiva...hasta que finalmente la deje deslizarse entre mis dedos
-Mi nombre es Balthazar...no Blackboot...soy un oficial de la Real Armada Inglesa, siempre lo fui, fui yo quien asesino a Emeline...-
Su nombre pareció anudarse en mi garganta al salir, carraspee para disimularlo
-Y al León Negro, yo les di los detalles de los tripulantes del Sirenis, las características del navío y sus capacidades sobrenaturales...los use ganándome su confianza para matar al Rey de los piratas...yo hundí los barcos de sus hermanos, derrame su sangre, diezme a los de su clase hasta un poco mas que el puñado que esta ahora frente a mi...-
Intentaba sonar convincente, pero mi mirada me desmentía, no podía apartar mis ojos de los suyos, viendo como mis palabras rasgaban su pecho
-Mato piratas en nombre de la corona, y soy muy bueno para ello, así que mientras viva no estarán a salvo, ni ustedes, ni aquellos a quienes aman...-
Pose mis ojos sobre Kath al pronunciar mis ultimas palabras, intentando sugerir que hablaba de su hija...
-Matame...aquí y ahora...o nunca tendrán paz...-
Me adelante hacia Kath cuya espada estaba desenvainada, era la única esperanza que tenia, no sabia cuanto tiempo mas podría tener control sobre mi cuerpo, y había visto lo que el otro sujeto tenia planeado para ellos, si alcanzaba su objetivo
-¡Matame!-
Le repetí desesperado. Quizás...si me consideraba una verdadera amenaza, quizás...desenfunde mi mosquete en un solo movimiento y lo apunte hacia el rostro de uno de los piratas. Un disparo resonó en el aire.


_________________
Yer jalan atthirari anni


Ver perfil de usuario
Rol-off: OwO Ains, estoy tan nerviosa que no se que poner... Seria muy malvado no postear? Nah, todos sabemos que no podria... de momento. Ademas que estais viendo perfectamente mi post debajo.

Kath:
-Nombre: Katherine Campbell (deja que la tripulación la llame Kath)
+Nombre: Seirina Mavros (Sirena Negra)
-Edad: 28
-Nacionalidad: -
-Imagen o descripción física [Antigua editada por Ayha]


[Nueva]

-Clase: Pirata
-Profesión: Pirata
-Rango: Capitan
-Historia: Su nacimiento se produjo sobre un barco por lo que siempre a tenido una enorme capacidad para evitar los mareos que suele sentir la gente. No tenía amigos de su edad, pues los niños le tenian miedo sin razon alguna, lo que la llevó a pasearse por el puerto continuamente, haciendose amistades entre piratas y marineros. Ella escuchaba sus historias y a cambio debía ayudarlos en algo, ya fuera limpiar la borda o echar una mano en las reparaciones. Creció rodeada de cuentos y leyendas de ambos bandos, pero siempre le entusiasmó que los piratas se quedaban con aquello que encontraban, siempre que no fueran capturados. Dejó de lado a los "buenos" y empezó a juntarse más con piratas, aprendiendo a usar una espada y, por si misma, consiguiendo armas. Un día, de repente, los piratas que conocía se esfumaron y no volvieron al pueblo, para entonces tenía 15 años. Aburrida de su vida solitaria, robó un bote y se lanzó a la aventura, siendo literalmente pescada por un barco pirata desconocido. Allí tardó seis años es conseguir ser la segunda de a bordo (contramaestre). Ahora busca una aventura que la lleve a convertirse en leyenda, para asi perdurar en el tiempo. Durante su primer tiempo como capitana, las cosas no fueron tan fáciles como ella esperaba. Su barco se hundió, Santamaría regresó sin enternder como, Davy desapareció de su barco, el oficial se perdió en el tiempo y su amor por Amir se quebró al ser secuestrado. Unos meses después, su estado de salud empeoró. Las malas noticias se sucedian hasta que, obligada por Will, decidió pasar por el medico de una ciudad. Esta vez las noticias no eran malas, aunque quizás no en el momento más oportuno. Kath no estaba enferma, ni muriendose como decian los triplantes, estaba encinta. Fue un gran alivio para todos y a la vez un problema Kath se negaba a quedarse en tierra pero no era bueno que viajase sin saber si lo atacarian. Al final, ganó la batalla y embarcó, zarpando sin un rumbo fijo. Los siguientes siete meses fueron tranquilos, pero la desesperació momentanea de Kath por no saber ser madre no solo le provocó un parto prematuro al mes siguiente, sino que preferia no mirar a la niña que nació. Solo Maia la ayudo en ese duro momento, pues su agresividad mantenía a todos alejados. De forma que la pequeña nació en el camarote de Kath sin más ayuda que la contramaestre, quien obligó a la capitana a mirar y cuidar de la niña, a la que, una semana despues, seguía sin acercarse. Tal fue la insistencia de Maia, que Kath solo tardó semana y media en empezar a alimentar y cuidar al pequeño miembro de la tripulación. Entre todos buscaron un nombre y, despues de una trifulca por saber si la madre de tal era prostituta, decidieron que Lily era un bonito nombre para ella. Nadie se atrevió a preguntar por el apellido que llevaria, pues la mención al padre de Lily era casi condena a muerte. Con el tiempo y la ayuda tanto de "tia Mai" como de "papi Will" Lily se fue desarrollando en el barco como una pequeña bribona de rápidos movimientos y astucia impulsados por las enseñanzas y juegos de Mai, que la mantenian viva durante las pequeñas batallas. La busqueda de amir mantuvo a Kath distante durante algo más de un año, pero las continuas atenciones a Lily la hicieron darse cuenta que jamas lo encontraria y que, en caso de seguir asi, la pequeña acabaria siendo carne de cañon, por lo que cesó su deseo de encontrarlo y puso rumbo en ota dirección. Allí donde Maia sorprendió a todos pasaron unos dias para volver de nuevo a poner rumbo al siguiente tesoro.
-Personalidad: Tras 6 años de larga búsqueda, su personalidad se ha ido oscureciendo. Si bien sigue queriendo llevarse bien con su tripulación, y más con Lily por el barco, no acepta ningún movimiento en falso. Un error y fuera. Es más agresiva y mortal que con anterioridad, pero sigue teniendo una gran herida en el corazón, por lo que por las noches no se deja ver, momentos que pasa sola en su camarote. Solo Maia o Lily tienen permiso para molestarla en esos momentos. Protege a su hija frente a todo y sabe que Maia y Will también lo harán, por lo que ambos son parte de la familia de la pequeña, junto a si misma. Es cortante, menos tolerante que en un principio y su alma se ha enfriado. No le afectan las masacres que causa Maia o un cuerpo sin cabeza en la cocina. No acepta menciones de Amir delante de Lily y una simple referencia a él, basta para que la mirada asesina de kath le advierta de que ese no es terreno seguro. [Seirina Mavros] Un ser elegante, de movimientos graciles y voz encantadora. No parece agresiva si no es atacada.
+Personalidad: ??
-Gustos y disgustos: Le gustan las leyendas, el oleaje y movimiento del barco, el oro, el olor de la pólvora y las espadas. Odia que se le adelanten a la hora de conseguir un tesoro, estar prisionera, los dias sin viento (el barco no se mueve), los oficiales de la marina. No saber donde está Lily y no tener noticias de Amir, aunque finja que no le importa.
+Gustos y disgustos: ??
-Otros: No tiene ni idea de cocinar. Ayuda de vez en cuando a su tripulación. Lleva una daga mediana-pequeña, una pistola (de las de la epoca).
-Reputación: +10
-Habilidades:
-Dominio de armas blancas
-Leer y escribir
-Nadar
-...?
-Habilidades especiales:
"El Toque de Nereida", si tus manos estan mojadas con agua de mar, puedes curar heridas con solo tocarlas.
"Canto de Nereida", habilidad involuntaria que solo se activa cuando estas desesperada o en alguna situacion limite, tu voz es capas de disuadir a cualquier hombre de su ira.
+Habilidades especiales:
"Afinidad Oscura", es capaz de percibir la oscuridad en los corazones de aquellos que la albergan
"Beso de la Ninfa", besando a un oponente despierta la oscuridad en su corazon (si es que la tiene) y este se vuelve su aliado, aumentando todas sus caracteristicas en 10 mientras dure el hechizo
-Caracteristicas:
 ·Vigor = 18
 ·Destreza = 18
 ·Constitución = 13
 ·Inteligencia = 19
 ·Sabiduría = 18
 ·Carisma = 17
+Características en Seirina Mavros +10 en todo.
-Equipo: Pistola recargada. Espada.
El mar, el viento, el sol. Todo volvia a moverse [XD vale, vale, no, es broma]

Las olas de mar arañaban poco a poco la fina arena que cubría aquella costa, revolviendo los botes de nuestros "amigos". Mi amenaza parecía no haber surtido efecto en absoluto y observé impasible la escena, siendo completamente dejada de lado. Blackboot habló con suaves palabras a Maia, susurrandole algo que apenas llegaba a entender. Me era incomodo mirarlos... como ver una pareja tras la perdida de alguien muy importante. Una visión incomoda y dolorosa que me hizo apartar los ojos durante varios segundos.
Maia parecía más calmada, la voz algo ronca del oficial la había sosegado y, a cambio, encendido en mi una fogata de... celos, quizas. Con tan solo unas palabras la había tranquilizado hasta hacerla casi volver a sus cabales, no le había costado ni un momento y parecía estar bien, haber olvidado la situación y el desconocimiento sobre el estado de Davy. Me molestaba, le era tan facil y a mi un simple mosqueo me costaba dias arreglarlo. De repente, el ambiente de la conversación, los gestos y las palabras de Blackboot cambiaron.
Se presentó como Balthazar... como un oficial de la Armada Inglesa y confesó el asesinato de Emeline. Eso me produjo cierto desazón, pero mi memoria estaba algo borrosa sobre esa época, había procurado no pensar en el pasado y solo pensar en el presente para no volver al principio.
Su monólogo continuó. Veía el cambio en la cara de Mai. De alivio a desconcierto y a odio. Pero algo no encajaba. Sus palabras eran crueles, claras y confiadas, sin embargo, su mirada no había cambiado en absoluto y no paraba de carraspear, no apartaba los ojos de ella.

"Emeline, el león negro... quien sabe cuantos piratas habra matado..." Inlcuso nosotros habíamos sido delatados, aunque el que alguien sepa que nos movemos bajo el agua no cambia nada, ya que ahi no nos pueden atacar y somos más veloces que ellos en zonas profundas.
Lo miré atentamente, escuchando sus palabras sin decir absolutamente nada o interrumpirlo de alguna forma. Un gruñido se me escapó cuando mencionó a nuestros seres queridos, pues más gente de la que esperaba se me cruzó por la mente. Despues, el Oficial Balthazar, Blackboot, de la Real Armada Inglesa, me exigió que lo matase para poder vivir en paz.
No me tomé mucho tiempo en sacar mi pistola y apuntarle a la cabeza. Apreté el gatillo pero nada ocurrió. Estaba descargada desde hacía tiempo y no tenía intención de cargarla en ese momento. Y menos bajo las órdenes de un estupido con poder para calmar a mi sangrienta señorita.
-No recibo órdenes de traidores ni oficiales -Dije y miré a sus compañeros, si lo mataba, tendríamos problemas. Y Maia probablemente me cortaría el cuello. Lo miré a los ojos y, aunque mis palabras estaban compuestas por el odio que sentía a su bando, estos no lo mostraban. Solo curiosidad y tristeza.
-Si te matase te librarias de tus crímenes, pagarás por todos ellos -Lo amenacé, sin mover mi espada, no estaba segura de que alguien hiciera un movimiento rápido contra nosotros. Aprovechando el fulgor de una batalla cercana que cubría la mayoria de mis palabras le susurré.
-Aún me debes un barco -Moví mi espada ligeramente para que pareciese una amenaza para el resto y volví a la realidad con un disparo al aire. Uno de sus compañeros parecía sentir al oficial en peligro, pero ahora su arma estaba descargada... ¿acaso era idiota?
-Os superamos en número - "Y en inteligencia por lo que veo" Pensé burlona, pero sin mostrar nada- No se a que habeis venido pero creo que no es el momento de una batalla entre bandos-Añadí, mirando las hordas de no muertos que se nos acercaban. Sin decir una palabra más, me alejé para acabar con todos los no-muertos que me fuera posible. Esperaba que Lily estuviese bien o Will se llevaría una paliza.


_________________

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 9.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.