La Mazmorra Gris
Actualmente el foro se encuentra en etapa de creación.
Es por eso que muchas cosas pueden no estar terminadas.
La fecha de inicio del rol aun no esta fijada pero puedes conectarte y husmear por el foro todo lo que gustes...
La Mazmorra Gris

Rol, Aventuras, Magia, Batallas, Romance, Fantasía, Rol


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Mazmorra Gris » Roles » La guerra de los Mil Años

La guerra de los Mil Años

Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 25, 26, 27  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 26 de 27.]

1 La guerra de los Mil Años el Dom Abr 09, 2017 3:34 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Edahi:


Nombre: Edahi Losarig

Edad:103

Descripción física: Lo más destacable de su apariencia es su larga cabellera roja intensa y sus ojos verdes cómo esmeraldas, de mirada fría y obstinada para algunos, a cálida y amable para los que se han ganado su amistad, que son la mayoría. Incluso con estas dos cosas que suelen resultar extravagantes, es una persona que se ve atractiva. No es especialmente alto ni musculoso, tampoco lo necesita para ser feliz. Cuando está con humanos o con Silya suele mostrar un rostro relajado, divertido, confiado y algo travieso. Pero todo cambia cuando los humanos son malvados o hay demonios cerca, se tensa de manera drástica y su cara muestra todo el odio y el enfado que tiene hacia los de su especie, normalmente sus colmillos son un poco más largos de lo normal, pero cuando se enfada se pronuncian bastante más sin que este muchas veces se de cuenta. Tiene una sonrisa muy cálida y energética, que hace que todo pareca más divertido y emocionante de lo que es.

imagen:

Nunca muestra su otra forma, por lo que todavía es un secreto para la mayoría.

Descripción psicológica: Es la persona más infantil que se puede encontrar, le encanta curiosear e investigar cosas simples cómo por qué se caen las hojas o que pasa con el agua que cae al llover. Es muy bondadoso y servicial, siempre que pueda hará algo por ayudar a quién sea. Edahi es leal a sus seres queridos, en especial a los que han convivido mucho tiempo con él y ya saben su secreto. Éste se divierte con cualquier cosa y hace que las personas a su alrededor también se lo pasen bien solo por verlo sonreír. Es una persona muy tierna y sincera a la que le gusta ver el mundo mejorar y avanzar poco a poco. Pero a pesar de todo esto tiene un lado serio y concienzudo que sabe cuándo tiene que aparecer para poner todo en orden. Al principio puede parecer algo contestón, arisco y rebelde, pero suele hacerlo para ver quién es digno de su confianza y respeto.

Historia: Al nacer en el infierno, su padre descubrió algo que nunca pensó que le ocurriría a él, su hijo no tenía ni una pizca de maldad en su interior, tampoco su aura era maligna. Preocupado por su bebé y el terrible futuro que le depararía si se quedaba en el infierno, decidió junto a su esposa, que ese bebé debía de ir al mundo humano para estar a salvo de las manos de sus semejantes. Y eso fue lo que hicieron, buscaron un lugar donde la guerra no había llegado y se lo dejaron a una familia que no podía engendrar hijos, con una carta que pedía que se la entregaran cuando este ya fuera adulto y donde explicaba el por qué de su abandono y lo mucho que lo querían de todos modos. Sus padres adoptivos aceptaron a Edahi sin vacilar ni un segundo y le otorgaron un nombre pues sus padres originales no se habían atrevido a darle uno.

Pasaban los años y Edahi crecía lentamente poco a poco, sin parar, pero demasiado lento para sus padres humanos, que no pudieron verle hacerse un hombre incluso despues de cuarenta años, ellos se murieron sin poder cuidarlo hasta el final, sin embargo en esos años Edahi fue el niño más feliz de universo, con unos grandes padres y aprendiendo muchas cosas sobre el mundo y sobre la vida. Cuando se quedó huérfano intentó buscarse un trabajo para poder tener dinero para comer algo, como le había dicho su papá poco antes de dormirse para siempre. Buscó y buscó, pero nadie le quería dar un trabajo pues para ellos no era más que un crío. Así pasó una decada en la que tuvo que robar y manipular sus palabras para conseguir comer y dormir bien.

Poco después conoció a Silya, ella lo acogió, lo cuidó, le dió ropa limpia y se lo llevó consigo de viaje por todo el mundo, con ella descubrió que tan grande era el mundo y todo el tiempo que tenía para conocerlo, también lo que él era y por qué no parecía crecer. Con esto aprendió a utilizar sus poderes y el arte de la espada para así poder ayudar a las personas. El tiempo pasaba y ella no envejecía gracias a que tampoco era humana, cada vez le cogía más cariño hasta que un día le pidió permiso para apellidarse igual que ella y así ser su "hermano", feliz con su nuevo apellido, fueron a celebrar que ahora eran una familia. Allí en ese hostal, se dio cuenta de que Silya no estaba indefensa ante los seres no-humanos y de cuan despreciables eran los demonios. Gracias a sus poderes no tuvo que preguntarle sobre el pasado a su querida hermanita que parecía tener recuerdos muy oscuros con los demonios, desde ese día odió a los demonios por todo lo que le habían hecho a Silya y por cómo se comportaban todos, por eso nunca entendió que ella lo acogiera y lo cuidara con tanto cariño y amor.

Cuando cumplió los cien decidió que debía dejarle hacer su trabajo a su hermana y él viajaría intentado ayudar a los humanos y cumpliendo las órdenes que como a Silya le eran dadas por unos ángeles. Se marchó con la única promesa de que una vez al año se reunirían y que si se necesitaban se llamarían para acudir al auxilio del otro.


Gustos:

Disgustos:

Poderes:

- Puede ver los sentimientos, los sueños y los recuerdos, también puede comérselos haciendo que desaparezcan del individuo.

- Es capaz de hacer dormir a las personas.

- Puede transportarse de un lado a otro a través del mundo de los sueños, es decir si encuentra a una persona o a un ser que este durmiendo cerca de donde quiere ir tan solo tiene que usar sus poderes para entrar físicamente en el sueño y luego salir, encontrandose en el lugar en el que está el que duerme.

-


Extras:

- Se suele comer las pesadillas, y los malos pensamientos de las personas, pero nunca se ha comido un recuerdo por malo que sea ya que piensa que es algo sagrado y que no debería ser tocado.

- Nunca a querido comprender a los demonios, simplemente no quiere tener nada que ver.

- No a leido la carta que le dejaron sus padres reales, pero tampoco a sido capaz de tirarla sin saber lo que hay dentro.

- Tiene una espada que le dieron los "superiores" cuando decidió irse por su cuenta, esta incrementa sus poderes y hace que los seres mágicos tarden más en regenerarse.


Color de roleo: a61e1e





Me alegré mucho al ver su cambio de actitud cuando le ofrecí viajar conmigo, así tendríamos un día más juntos y además podría conocer a sus padres y ella a mi capitán -Claro que puedes conocerlo, además seguro que te llevas bien con toda la tripulación- respondí con entusiasmo negando que pudiera ser una molestia, con una dama cerca mis compañeros solían tener mejores ánimos y hacían todo más rápido para tener tiempo para hablar con la damisela.

La veía tararear con alegría caminando a mi lado y sonriendo con mucha ilusión. Se notaba que hacer el viaje junto a mi le hacía feliz, aunque también estaba la posibilidad de que podía ver a sus padres finalmente.




Tefael:


- Nombre: Tefael Odicil

- Edad: 820 años

- Descripción física: Tiene el cabello grisáceo, largo a mitad de espalda y suele tener gran parte atado en una cola baja. Sus ojos tiene el mismo tono de gris, son llamativos y suelen atraer a las personas. Tiene una sonrisa cálida y sensual, parece muy dulce, pero suele esconder pensamientos poco dignos de un ángel. No tiene demasiada musculatura, pero lo compensa con su fuerza, magia y velocidad. Es un chico de una altura media alta. Sus alas son todo un espectáculo pues son totalmente blancas por dentro y blancas con manchas negras por fuera, también son realmente grandes y esponjosas. Su tono de piel es similar al de Silya, bastante claro como si nunca fuere por el sol.

Tefa:

- Descripción psicológica: Tefael es una persona divertida y animada, que no puede evitar hacer comentarios inapropiados y bromas inesperadas. Le encanta llamar la atención y hacer caos en asuntos pequeños. Le gusta hacerse el misterioso y el interesante, para intrigar a las personas que no conoce demasiado. Pero a pesar de todas estas cosas tiene un interior cálido y dulce que pocas personas han llegado a conocer. También es una persona responsable y seria cuando los acontecimientos le obligan a actuar de ese modo, y ante todo Tefael es protector, le gusta tener protegidos a los seres que ama, aunque adora la libertad y la soledad por lo que suele distanciarse por ciertos periodos de tiempo de la gente a la que quiere.

- Historia: Antes de nacer su padre y su madre vivían pacíficamente en tierras humanas, ambos eran ángeles blancos que traían paz y prosperidad a la zona en la que vivían. Un día su madre, se quedó embarazada de Tefael, durante ese tiempo todo fue bien, hasta que un día su padre apareció con las alas completamente negras. Nunca explicó que pasó ni por qué decidió aceptar aquella oscuridad, tampoco nadie le pidió explicaciones. Ambos siguieron viviendo juntos, pues su amor era más fuerte que los bandos y que los colores.

Sin embargo el día del nacimiento de Tefael, ambos se quedaron atónitos, su hijo tenía el interior de las alas blancas y el exterior completamente negras. Nadie sabía cómo podía haber sucedido algo así, pues cuando fue concebido ambos eran blancos. Con el tiempo la parte exterior de sus alas empezó a volverse más blanca gracias a la pureza de su madre, pero nunca terminó de convertirse en blanca dejando manchas en algunas partes. Sus padres pensaron que quizás no estaba hecho para ser un ángel de la luz, así que decidieron dejarlo con su padre y mostrarle lo que era la oscuridad, sin embargo esto tampoco funcionó, sus alas eran negras salvo por unas manchas blancas en el interior.

Debido a esto se pasó la infancia cambiando de plumaje una y otra vez, pero nunca tuvo un solo color, por lo que nunca fue aceptado en ninguno de los dos bandos, y fue convertido en un alas grises aun sin tener las alas de ese color. A pesar de que no era aceptado en ninguno de los dos bandos era capaz de sacar las energías de ambos, pues una ángel ya fuera blanco o negro se abastecía de la energía y la magia que había almacenada en el lugar al que siempre regresaban.

Ya con los años no le importó lo que los demás pensaran de él, era capaz de aprovechar lo mejor de ambos bandos, como era el mentir o el sanar las heridas de otros. Después de un tiempo de marchó de su casa y dejó a sus dos padres solos. Tefael viajó por todo el mundo sin prisa alguna hasta que un día se encontró con su madre que había ido a buscarlo, al parecer una guerra muy intensa había comenzado y había obligado a los ángeles puros a marcharse de la tierra para volver al Cielo. Él nunca hizo nada por impedir la guerra, tampoco por que prosiguiera, simplemente veía cómo algo normal que hubiera guerras, pues la naturaleza humana les obligaba a ello. Siguió su camino por el mundo, esquivando batallas y caminando en zonas tranquilas, hasta que de nuevo le llamaron, una niña que al igual que él podía quedarse en la tierra todo el tiempo que quisiera había nacido. Sorprendido de escuchar que era su prima, la hija del hermano de su madre, se fue volando hasta allí. 

Cuando llegó ya ella ya tenía 5 años, por que le habían avisado después de asegurarse de que de verdad no tenía necesidad de marcharse. A Tefael le resultó extraño que sus alas fueran totalmente blancas y sin embargo siguiera aquí, hasta que conoció a su madre una mestiza de mitad sangre ángel mitad humana. Allí supo que aquella joven no iba a poder ir nunca al cielo, y seguramente tampoco al infierno, se sentía tan identificado con ella que se quedó cerca a vivir por un tiempo y ayudar a su madre a cuidarla mientras el padre no estaba, y cuando éste llegaba él se marchaba un par de años a viajar por ahí. 

Una de esas veces, Tefael se había retrasado en llegar y cuando entró en la casa encontró una escena de lo más sangrienta, a la madre de Silya había muerto, le faltaba un ala y tenía la garganta cortada, además de evidencias de haberla torturado antes de que muriera... Y Silya se aferraba a su madre suplicando de que volviera, a ésta también le faltaba un ala, además de un brazo y multitud de signos de tortura. Él no pudo evitar que su ira creciera, por una vez que había apreciado algo, lo había perdido por su propia culpa. 

Sólo el consiguió sacar a Silya de la casa, y mas tarde empezar a curarla. Su ala y su brazo se regeneraron, pero no recuperó su color blanco puro. Para eso tardó años en los que asimiló lo sucedido, pero cuando lo logró empezó ha cumplir misiones para el cielo, Tefael supuso que era para distraerse y concentrarse en otra cosa así que decidió dejarle sola y verla de vez en cuando. Así lo hizo, cada cierto tiempo iba a visitarla y empezó a ver su mejoría, sobre todo cuando acogió a un pequeño niño demonio y lo trató cómo a su hermano. A él nunca le pareció mal aquello, tan solo extraño, pues eran demonios los que habían matado a su madre y ella iba y acogía uno. Pero al poco tiempo tuvo que admitir que el muchacho era un buen chico y de lo más responsable.

Con los años hicieron un trato de que cada uno o dos años como máximo se verían y se pondrían al corriente. 

-Gustos: ~

-Disgustos: ~

-Magia: ~

-Extra:

+ Adora a los gatos, es incapaz de no sentir fascinación por ellos, además parece ser que los gatos también le adoran a él, pues los atrae con facilidad.

+ Le encanta hacer bromas y crear pequeños disturbios cómicos.

+ Tiene la capacidad de mentir, al igual que muchas cualidades de los ángeles oscuros.

-Color de roleo: c2bec2



Nadie me explicó por qué me felicitaba, aunque tampoco le di tanta importancia después de ver que era así de cariñosa con todo el mundo. Mi sugerencia no pasó desapercibida consiguiendo que ambos se marcharan para limpiar la habitación y que Cryp terminara de vestirse. No tardamos nada en arreglar el cuarto volviendo a encender incluso las velas que ni siquiera necesitamos cuando llegamos.

Al salir Zahan se disculpó con nosotros por el ataque de su esposa, se notaba cuanto la amaba por su forma de mirarla y por su tono de voz "Menos mal que no hice ningún intento con ella" pensé agradecido de que mi voz pensante se dejó oír por encima de las demás. Llego a vislumbrar en Cryp unos ojos llenos de sentimientos negativos antes de que se dé la vuelta para marcharse. Esta vez soy yo el que mira a Zahan en forma de disculpa por como está Cryp, parecían ser unas personas que habían estado cuidando de él cuando yo no estuve para él, así que quería que al menos no perdieran esa amistad formada y que pudieran serle de ayuda en un futuro si yo llegaba a faltar.

Fui rápidamente en la dirección de Cryp para ver que se había encontrado con Silya e Isaro. Aunque me extraño verlos tan sonrientes, más fue mi extrañeza al ver que Isaro rodeaba a Silya por la cintura. Era un gesto muy posesivo y sin embargo él lo hacía con tanta normalidad que daba a entender que era habitual para ellos. -Sí, acabamos de volver- contestó Silya con una sonrisa muy cálida, Isaro pareció recordar algo por que nos miró a ambos con entusiasmo -Iba a preparar la comida, vendréis a comer ¿Verdad?- Sabía que Cryp quería decirme algo, pero si nos quedábamos solos ahora por negarnos a irnos con ellos seguramente sería incapaz de contarme todo lo que planeaba. Decidí dejar la elección de acompañarlos en sus manos, era él el que no parecía saber que hacer.



Última edición por clea el Sáb Abr 22, 2017 4:52 am, editado 1 vez

Ver perfil de usuario

626 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Oct 12, 2017 4:57 pm

[Cain]
Silya decidió llevarse a un sonrojado Isaro, seguramente queriendo pedirle detalles sobre su relación con Scar, mientras que yo segui mi camino hasta casa, que estaba vacía. Dejé las cosas en el salón junto al sofá y me dejé caer en este, algo cansado. Tardé un rato en tener que levantarme a abrir a Scar, que pensaba que estariamos todos alli, pero aun sin Isaro ni Silya, se sentó a hablar conmigo sobre una idea que había tenido para regalarle a Isaro, hacernos unas fotos para que pudiera ponerlas por donde quisiera.
Le pedí silencio pues estaban volviendo y comenzamos a hablar de otra cosa, mientras ella me miraba mal por decirle que nos habiamos encontrado con Alana.
-Oye, sigue siendo mi amiga -Le dije algo molesto. Silya e Isaro entraron cuando me decia que ella se aprovechaba de mi y deberia abrir los ojos -No he pedido tu opinión -Gruñí, mosqueado. Solo le caia mal por que queria ser como ella, ya que le recordaba al carisma de su hermana. Se cruzó de brazos enfadada dejando la conversación a la mitad.


_________________

Ver perfil de usuario

627 Re: La guerra de los Mil Años el Jue Oct 12, 2017 6:15 pm

Isaro

Estuvimos hablando largo y tendido, tanto sobre mi estadía en el pueblo como sobre su viaje. Estaba muy contenta de que hubiera empezado a salir con Scar, disfrutaba escuchándome hablar de los días rutinarios del pueblo. Y yo me sorprendí de su viaje… pero lo que más me entusiasmo fue su sinceridad al admitir que estaba enamorada de Cain y planeaba confesársele.

Charlamos de muchas cosas, incluso le informé de mi gran mejora en la lectura y la escritura. Hasta que sentimos que todo lo que teníamos que decir estaba dicho. Quizás el ocultarle mi accidente con las rocas no era lo más correcto, pero no había manera de contárselo sin que se preocupara y se molestara por que no la hubiera avisado antes.

Volvimos a casa de Cain encontrándonos con que estaban hablando de una persona. Silya no tardó en ponerme al día diciendo que era la exnovia de Cain y que era un encanto de chica. Si a Silya le gustaba no debía de ser una mala persona. Besé a Scar cuando llegué hasta ella -Vamos, es un día feliz no os pongáis de malhumor- iba por los dos, pero en especial por mi novia que solía ser de gran temperamento. Algo que me gustaba mucho de ella, le daba mucha espontaneidad y sinceridad en sus expresiones.

Ver perfil de usuario

628 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Oct 13, 2017 4:59 am

[Cain]
Los dos desaparecidos no tardaron en aparecer. Isaro intentó calmar los animos de Scar con un beso que no sirvió de mucho pero al menos hizo que se quedara callada. "Eso sería más fácil si Scar no odiase a todo el mundo" Pensé molesto, sin embargo, Isaro tenía razón, no hacía falta discutir por esa tontería ya que Alana iba a seguir siendo una buena amiga dijera lo que dijera Scar. Estuvimos un rato hablando durante el cual les pregunté por el "ejercicio matutino", haciendo que Scar se picase de nuevo e Isaro se sonrojara. Solo intentaba molestarlos un poco, asi que no le di demasiada importancia al tema y enseguida pasamos a otros más interesantes como los cambios en la aldea, las cosas que habíamos encontrado en la biblioteca de la ciudad de Silya -obviando por supuesto el encantamiento que me pidió que no copiase- y las continuas visitas de Edahi, que ponían algo nerviosa a Scar, que siempre había cuidado de Wendy y ahora no siempre podía estar teniendo el control de lo que ocurría, aunque ella no dijo nada sobre ello, con la simple mención vi que estaba levemente incómoda.
Llevabamos ya un rato en la casa, hablando ya sobre  otras cosas cuando tocaron a la puerta. Me extrañó pues normalmente no nos mlestaban recién llegados salvo que fuera importante, asi que me levanté a abrir, dejandolos hablando. Era Ryan, estaban moviendo algunas piedras para despejar una zona del bosque. Lo dejé entrar ya que parecía buscar a Isaro.
-Buenos días -Saludó a quienes estaban -, ya que estais los dos... necesitamos ayuda para apartar el derrumbamiento -Dijo. Le pregunté donde había sido, ya que era extraño que no especificase zona como si ya supieramos cual era -Ah... bueno... solo ha habido uno este año -Explicó, pensando que bastaría, pero aunque Scar e Isaro parecían ya saber a qué se refería y se comportaban extraño, Ryan se dio cuenta de que ni Silya ni yo estabamos al tanto -En la zona rocosa, el derrumbamiento que te atrapó -Estaba hablando con Isaro. Scar, por su parte suspiró diciendo que nos nos habían contado nada -Ah... me... voy a ir -Dijo disculpandose antes de insistir en pedir ayuda, pero dandonos algo de tiempo para que hablasemos sobre ello.
-Esta claro que Ryan no es el mejor guardando secretos -Dije para romper el silencio formado -¿Vienes? -Le pregunté a Isaro, que me daba la impresión de que prefería huir en ese momento. Scar se quedó a solas con Silya y escuché que le decía que no debía preocuparse y comenzaba a contarle lo que había pasado. Dejé de escucharlas enseguida ya que el sitio estaba más lejos de lo que mi oido alcanzaba.

[Scar]
Esperé un rato largo a empezar hablar de lo que quería con Silya, aprovechando el tema que Ryan nos había dejado, contandole lo ocurrido, diciendole que había sido yo la que le había prohibido decirselo, evitando que se enfadase con él. Esperaba que hubiera llegado a oir eso, aunque sino más tarde se lo diría, por si acaso. Me daba igual que me tuviera algo de rencor, pero no quería que odiase a Isaro.
-He pensado en regalarle a Isaro unas fotos de todos -Le dije de repente para no tener que pensar demasiado -Quiero aprovechar dentro de dos días que se va a la ciudad con un par de vecinos, asi que espero que no planees nada para ese día -Me levanté aprovechando para coger la cámara y ver si aún tenía para hacer fotos -Podeis venir con la ropa que querais mientras esteis todos -Le avisé para evitarme más explicaciones.


_________________

Ver perfil de usuario

629 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Oct 13, 2017 11:37 am

Isaro

Suspiré cuando Ryan soltó aquello, sabía que no iba a ser algo que pudiera  ocultar por mucho tiempo, pero quería al menos disfrutar el primer día sin que nadie se lo dijera. Sonreí ante las palabras de Cain, hubiera sido mejor cualquier otra persona que al ver que no estaban informados simplemente dejara el tema. Pero no podía quejarme, la inocencia y sinceridad de Ryan eran algunos de sus puntos fuertes. Me levanté del lugar y me despedí rápidamente de ambas antes de salir junto a Cain para quitar las rocas que nos habían pedido.

Cain era una persona muy comprensiva, no preguntando sobre lo ocurrido… aunque tenía la sensación de que cuando viera las rocas alguno de los que estaban allí se lo contarían, después de todo había estado bastantes días sin poderme mover.



Silya

Me entristeció ver que no confiaban en mí lo suficiente como para contarme eso en el momento. Y lo peor que que Edahi y Tefael también habían estado allí y ni me avisaron. También comprendía que no me querían molestar durante el viaje que tanto estaba disfrutando. Llevaba mucho tiempo sin visitar la Ciudad Aire y eso realmente me animó. Además de que había conocido a mi nuevo ahijado lo cual me entusiasmó planeando ya mis visitas futuras a la ciudad.

Sonreí a Scar, olvidándome del accidente que había tenido Isaro al ver que ya estaba completamente bien -Qué atenta eres, es normal que a Isaro le gustes tanto- admití. Nunca había tenido conversaciones con ella a solas sin notar que estaba molesta conmigo, pero esta vez más que su disgusto hacia mí, pude notar el cariño que le tenía a Isaro -Avisaré a todos y les pediré que vengan- nunca pensé que pudiéramos llevarnos bien. Sin embargo ahora con Isaro en medio, la posibilidad de volvernos amigas o conocidas que se hablaban con naturalidad se hizo más cercana en mi mente.

Ver perfil de usuario

630 Re: La guerra de los Mil Años el Vie Oct 13, 2017 11:58 am

[Cain]
La pila de piedras era enorme y estaba llena de una sustancia marronuzca que, según me dijeron, era sangre. preferí no preguntar nada, si no nos lo había contado tal vez tenía sus motivos, siendo el más probable que no querían preocuparnos. el transporte fue bastante rápido, moviendo Isaro y yo las más grandes y el resto aquellas que podían levantar, con tan solo verlo, aun tanto tiempo después de que ocurriera, no era dificil darse cuenta de que había sido dificil para él volver a andar. Ariel me puso al corriente de lo ocurrido entre una carga y otra.
-Vaya, pensaba que habias aprendido que era mala idea cuando salté al acantilado -Le dije a Isaro de broma en uno de los viajes. Su forma era un poco más pequeña que la mía, probablemente debido a la alimentación escasa que recibía siendo esclavo, pero tanto el pelaje como la piel tenía mucha mejor apariencia y ya no parecía un tigre desnutrido. Le empujé con el hocico -Gracias por salvar a Scar -Añadí, suponiendo que ella no le habría agradecido nada y estaría intentando compensarlo toda la vida.
Apenas una hora después teníamos ya permiso para marcharnos. Wendy, que justo había salido de casa de Denia, se acercó corriendo hasta nosotros, saludandome y pidiendo que le contase las cosas que habiamos estado haciendo. Al volver, me encontré que las dos chicas ya no estaban hablando de nada, parecía que la conversación había muerto rápidamente en cuanto nos fuimos.
-¿Vendreís a cenar a casa? -Preguntó Wendy, mirandonos a Silya y a mi alternativamente -Quiero que me conteís sobre la ciudad de Silya -Dijo entusiasmada por las noticias nuevas.


_________________

Ver perfil de usuario

631 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Oct 14, 2017 6:06 pm

Isaro

Cain y yo transportábamos las piedras con velocidad, no me traía malos recuerdos aquel lugar, pues aunque había sufrido gran dolor también había conseguido cuidar de Scar casi adecuadamente si no fuera por que la empujé para alejarla. Me reí ante la broma de Cain -Me apetecía probar, no quería que fueras el único en aprenderlo de primera mano- respondí con otra broma debido a mi buen humor matutino. Aunque no podía sonreír transformado, mi cola y orejas demostraban mi felicidad muy en contraste con la situación ocurrida allí -La amo- aclaré con facilidad pues no me era tan complicado hacerlo en esa forma -Incluso si es arisca y tozuda, volvería a salvarla cada vez que tuviera algún problema… Supongo que es lo mismo que sientes tú por Silya, saltar por un acantilado no es algo que se haga por todo el mundo- Su agradecimiento y sus suaves empujes con su hocico me agradaron mucho, sentía que alguien había hecho eso mismo en mi infancia trayéndome un sentimiento de calidez.

Después de un tiempo terminamos con las rocas más importantes dejando que los otros se ocuparan de las más pequeñas. Ya transformados nos encontramos con Wendy y volvimos a casa de Cain. Sabía lo que Silya pretendía esa noche así que su pregunta me sorprendió, estaba seguro de que a ella no le importaría aplazarlo por más tiempo, pero si no era un poco más decidida al final nunca se declararía. Gracias a Cain que dijo que no habían dormido pudieron librarse de acudir a la cena. Aunque al menos sí pasarían lo que quedaba de tarde y le contarían a Wendy todo sobre la ciudad que visitaron.

Ver perfil de usuario

632 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Oct 14, 2017 6:55 pm

[Cain]
No me sorprendió oir que Isaro realmente amaba a Scar, pues cuando ella quería era una persona muy dulce, aunque para mi desgracia siempre se comportaba como todo lo contrario. Le di la razón al preguntar si yo también volvería a saltar por el acantilado si la situación volviera a darse. No tenía ninguna duda de que por más herido que acabase preferia eso a verla herida a ella. La tarde pasó rápidamente y, a pesar de que me sentí mal por rechazar la oferta de Wendy, estaba demasiado cansado e incluso dudaba si cenaría o no. Unas horas más tarde, cuando la noche comenzaba a caer, los tres se fueron a sus respectivas casas. El aura de Wendy parecía mostrar tristeza y algo de soledad, pero preferí preguntar por la mañana ya que en ese momento no sería capaz de ayudarla demasiado. Entendía que, tras tanto tiempo, encontrarse sola en la casa tenía que ser un poco solitario, pero tal vez preferiría dormir en mi casa el tiempo que nos quedasemos en la aldea.
Me desperté de golpe tras sentir que mi cabeza se caía. Estaba quedandome adormilado, asi que me levanté para lavarme la cara. Tardé aún un poco en notar que la casa olía a comida y volví al salón. silya estaba cocinando. Eso era muy extraño, ¿tenía algo que decirme? Seguramente no sería a mi, pero de todas formas, preferí no interrumpirla.
-¿Te ha contado Scar lo de las fotos? -Le pregunté, sentandome de nuevo en el sofá, dandole algo de conversación esperando no tener que preguntarle nada por no hacerla sentir incómoda.


_________________

Ver perfil de usuario

633 Re: La guerra de los Mil Años el Sáb Oct 14, 2017 7:37 pm

Silya

Ya cuando se marcharon vi que Eider acompañaba a Wendy unos pasos rezagado. Ambos habíamos notado el toque de tristeza que tenía ella, por lo que me alegró ver que el gato de Tefael fuera tan atento con ella. No volví a prestar atención al exterior sin saber si cenarían los tres juntos o no.

Notaba a Cain bastante cansado, por lo que empezaba a dudar de si era mejor preparar la comida al día siguiente. Al final decidí hacer la cena y si estaba dormido cuando terminara simplemente volvería a cocinar otro día. Elegí uno de las recetas que Cain había escrito detalladamente para mí "¿Veinte minutos? si uso magia acortaré el tiempo" pensé calentando la carne. Decía cortar la verdura a tiras, pero como no sabía la finura decidí usar la magia y hacerlas lo más delgadas posibles quedando casi como si fuera un puré. Seguí con la receta añadiendo la sal y las otras especias, estaba escrito que debía añadir una pizca de cada uno pero dudaba que eso fuera suficiente así que añadí más de todas.

Contenta con el resultado que estaba obteniendo escuché a Cain venir a la cocina -Sí, ya los avisé para que se pasen por el pueblo en un par de días- Seguimos hablando por un rato hasta que creí que todo estaba listo llevando la cena hasta la mesa con una cara sonriente -Si no tienes hambre no hace falta que comas- le avisé sin querer que se obligara a comer solo por que cociné.

Ver perfil de usuario

634 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Oct 15, 2017 5:24 am

[Cain]
Silya no dijo nada sobre la comida, quizás solo estaba haciendo pruebas, pero igualmente me mantuve despierto hablando con ella de casi cualquier cosa que se me ocurría. Aún tenía que encontrarle un regalo, pero necesitaría como mínimo ir a la capital a buscarlo, ya que en la aldea era casi imposible encontrar nada. Un rato después, una angelita sonriente apareció con la comida que había preparado. No tenía buena pinta y olía bastante a pimienta y otras especias, pero estaba orgullosa de lo que había hecho y yo no era nadie para quitarle las ganas. "Tal vez deberíamos decirle los errores en vez de alentarla a que siga sin aprender" Pensé mientras me acercaba a sentarme en la mesa con ella.
-Menos mal, llevaba un rato oliéndolo y no sabía si tendría que robártelo -Bromeé con una sonrisa. Si la carne cruda no me hacía daño esto no podía ser mucho peor... ¿verdad? Sin decir nada, serví la cena en mi plato, mejor que ella no comiera de eso o acabaría poniéndose mala otra vez.
-¿Pasa algo? Estás muy callada -Le pregunté, esperando que no se notase que le metía un poco de prisa. Mientras ella se decidía y no, comencé a comer, intentando no respirar las especias ni saborear la comida.

[Wendy]
Isaro y Scar me acompañaron hasta casa y después se marcharon a la suya. Suspiré, era evidente que otra vez me quedaba sola. Entré en la casa pero al ir a cerrar la puerta me fije que Eider entraba detrás mío. No recordaba haberlo visto ese día, así que pensé que estaría esperando a Tefael por algún lado o quizás intentando contactar con él.
-¿Quieres cenar? -Le pregunté acariciándole entre las orejas. No sabía si Edahi vendría esa noche pues parecía que se le habían complicado las cosas durante algunos días, pero igualmente, como las noches anteriores, le dejé la carta en la mesilla junto a los dibujos de los niños y un bote de mermelada de uva de lo que nos había regalado Denia y que, por la mañana, compartiría con Sessy.

[Scar]
Isaro había estado muy animado desde que habían llegado Silya y Cain, cosa que en absoluto me extrañaba. Cenamos tranquilamente, aunque me daba la impresión de que había algo que hacía que mirase a la ventana constantemente, como esperando que lo que fuera ocurriese.
-Pareces bastante más feliz que esta mañana -Le dije mientras preparábamos la cena -¿Oyes algo que yo no? -Le pregunté intentando prestar atención a los alrededores, pero sin oír absolutamente nada que no estuviera allí dentro.


_________________

Ver perfil de usuario

635 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Oct 15, 2017 1:40 pm

Silya

Sonreí al escuchar que estaba hambriento y que le gustaba el olor de la comida. Dejé que se sirviera primero pues se me había quemado bastantes trozos de carne que tuve que desechar, empezando a dudar de que diera para ambos la cena. Aunque me preguntó que pasaba no dije nada en un principio observando que de verdad le gustara la comida. Feliz de haber conseguido mi primer propósito me armé de valor para decir lo que llevaba tiempo organizando en mi mente -Bueno, hay algo que te quiero decir…- respondí jugando con la servilleta, a pesar de que ya lo había dicho estaba algo tímida por no saber si sus palabras seguirían siendo las mismas ahora que no estaba ebrio.

-A mí... me gustas- me sonrojé un poco al decirlo en voz alta y lo miré con timidez notando que se empezaba a atragantar. Me preocupé de que mi comida fuera la causante de eso, pero ante su petición repetí las palabras -Me gustas- al ver su forma de comportarse comprendí que la forma en que yo lo quería y la que él me quería eran muy distintas -Perdón si esto te ha incomodado… puedes hacer como si no hubiera dicho nada- aunque me dolía un poco descubrir esa realidad, estaba segura de que al menos no se alejaría de mi lado solo por los sentimientos que tenía hacia él.



Isaro

Sonreí a Scar cuando observó mi estado de felicidad, seguí cortando algunas cosas antes de negar con la cabeza a su pregunta -No lo puedo oír desde aquí, pero sé lo que va a pasar esta noche- respondí dejando el cuchillo y mirando emocionado a Scar, seguramente al día siguiente se haría todo oficial así que por adelantarle a alguien lo que yo sabía no pasaría nada -Silya planea declararse esta noche- desde que Scar me había dicho hacía mucho tiempo lo que sentía Cain por Silya solo pude pensar en que ella era muy similar a mí con inexperiencia en el amor. Siempre había creído que Cain sería el que se declararía si consiguiera atrapar el corazón de Silya.

Por lo que la noticia de que ella pensaba decirle lo que sentía me resultó emocionante, les deseaba a ambos lo mejor. En especial a Silya que aunque no sabía mucho de su pasado en el momento en el que nos conocimos solía tener una mirada triste cuando creía que nadie la observaba. Solo Edahi estaba al tanto de todo lo ocurrido siendo el único que era capaz de animarla cuando estaba más decaída. -Ambos se merecen ser felices juntos- añadí volviendo a mi tarea de preparar la cena junto a la persona a la que más quería.

Ver perfil de usuario

636 Re: La guerra de los Mil Años el Dom Oct 15, 2017 5:58 pm

[Cain]
Las palabras de Silya tardaron unos segundos en ser procesadas por mi cerebro, que intentaba no poner mala cara al excesivo sabor a especias de la comida. Al entenderlas, intente hablar y por ello me atragante con el trozo de carne que estaba masticando. Tras toser y beber un poco de agua, la miré.
-¿Que has dicho? -Le pregunté pensando que habia oido mal o algo similar. Tras repetirlo me la quedé mirando, olvidando por completo lo que estaba haciendo. Al tardar tanto en responder algo, Silya debio pensar que algo no iba bien, asi que me pidio que lo olvidara.
-No, no, no -Dije levantandome, esperando que no planease huir de mi -Es solo que... no me lo esperaba... yo..  ya no se como se hace esto -Murmure confundido, pasandome la mano por el pelo, intentando pensar con claridad.
-No creia que esto fuera a pasar nunca... no se como reaccionar -Murmuré mirandola sin aún saber que decir -Bueno, si -Y le di un beso que, por fin, no era estando borracho o dormido, aunque quizas si un poco intoxicado.

[Scar]
Isaro enseguida me contó la razon de su felicidad, que evidentemente no era yo. Silya habia cedido a las redes de Cain y se iba a declarar. La verdad es que se me hacía extraño que fuera a dar el primer paso cuando ni se habia dado cuenta hasta ese momento de lo que el demonio sentía por ella.
-Me alegro por ellos -Dije sin demasiada emoción en la voz aunque si que lo sentía.


_________________

Ver perfil de usuario

637 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 9:19 am

Silya

Ya me estaba levantando para irme a dormir, intentando evitar tener que pasar más rato delante suya habiendo sido rechazada silenciosamente, cuando empezó a negar repetitivamente levantándose también de su asiento. No había comprendido si su negación era la respuesta a que me gustaba o a que lo olvidara. Me quedé observándolo esperando que dijera algo más que me sirviera como indicador a lo que se refería.

Sonreí al ver que no sabía que hacer, era la primera vez que yo me declaraba a alguien así que tampoco tenía idea de lo que venía después. Sus palabras me dieron a entender que no había pensado que fuera a declararme pero que de algún modo lo que había hecho lo hacía feliz. Recibí el beso sorprendida de aquella respuesta "¿Me pasé con la condimentación?" me pregunté al notar sus labios con un sabor excesivamente cargado de especias. No me disgustaba, pero supuse que para Cain con su gran olfato, no debería ser tan apetitoso como había dicho en un principio. Al separarnos lo miré un poco preocupada -Si sabía mal no tenías que comerlo- era cierto que seguramente no habría ganado el valor para decirle lo que sentía, pero prefería eso a que tuviera que comer algo que no le gustaba.

Ver perfil de usuario

638 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 10:35 am

[Cain]
Empezaba a dudar si era real o no, pero silya sonrió feliz por mi respuesta, aunque también se dio cuenta de que la comida no sabía bien para mí.
-Prefería que no me comiera a mi -Bromeé, riendome un poco por que relamente estaba en blanco. no sabía como reaccionar, que hacer o decir -No se que hacer -Le dije con una sonrisa sin estar seguro de si abrazarla, besarla o no hacer nada, pero estaba seguro de no querer seguir comiendo. En ese momento, lo ocurrido en el lago me pasó sin razón por la mente.
-Espera... ¿el día de tu cumpleaños pasó algo? -Le pregunté, esperando que no fuera real por que memolestaría mucho no acordarme de ello.


_________________

Ver perfil de usuario

639 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 12:26 pm

Silya

Se notaba que Cain estaba feliz con lo que le había dicho, pero al igual que yo me fijé, él admitió que no sabía qué hacer. Iba a decirle que si tenía sueño durmiera y que al día siguiente podíamos hablar de ellos. Pero sus palabras me hicieron reír -¿De verdad no te acuerdas de nada?- Desde el principio había creído que al menos algo intuía o recordaba -Me declaré en el lago, sin embargo al día siguiente no recordabas nada así que planeé decírtelo apropiadamente- Pues la situación no era la indicada para decir unas palabras así… o al menos eso tenía entendido.

Ver perfil de usuario

640 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 12:35 pm

[Cain]
Por fin silya admitio que realmente había pasado algo y no todo era efecto de un sueño creado por mi cabeza. Agaché las orejas, que habían salido solas con esa declaración de lo ocurrido.
-¿Y por que no me lo dijiste en ese momento? -Le pregunté un poco de forma infantil, sin saber por que simplemente no me lo había recordado. El sueño volvió ahora que estaba algo más relajado y bostecé aún cuando no habíamos terminado de hablar.
-Deberiamos irnos a dormir -Le sugerí un rato después, ya que mi mente seguía en blanco yla suya no parecía estar tampoco descansada. Me había molestado un poco saber que no me lo había contado en el momento, pero eso explicaba las razones de que las últimas dos semanas de viaje hubiera estado tan increiblemente sonriente, no debiendose como yo creía al pronto reencuentro con Isaro.


_________________

Ver perfil de usuario

641 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 2:23 pm

Silya

Estaba tan lindo con las orejas lobunas que no me tomé en serio su indignación -Creí que era mejor esperar- admití sin saber hasta mucho tiempo después que de las dos veces que le había confesado mis sentimientos la primera fue más romántica. Ninguno de los dos sabía lo que hacer, tal vez debido al cansancio de no dormir durante un día entero por lo que la sugerencia de Cain fue bien recibida. Tomados de la mano fuimos hasta la habitación y nos tumbamos en la cama.

Aunque la posibilidad de enamorarme siempre había existido por más poco probable que fuera, nunca había imaginado que me enamoraría de un demonio tan maravilloso y que además los sentimientos fueran mutuos. Me pegué un poco más a Cain deseando que pasara la noche rápido -Buenas noches- susurré cerrando los ojos, estaba somnolienta así que en menos de lo que esperaba me acabé durmiendo con una suave sonrisa en mi rostro.

Ver perfil de usuario

642 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 2:41 pm

[Cain]
Irnos a dormir acabó por ser lo único que hicimos. Me sabía aún la boca a especias, pero aún asi le di un beso suave cuando la vi cerrar los ojos, dándole las buenas noches mientras le acariciaba el pelo. No tardé en quedarme dormido, aunque el ardor de estómago me despertó un par de veces, en que me desperté a por algo de beber, volviendo a la cama al poco rato. Por suerte y dejando eso de lado, pude dormir lo suficientemente bien para no estar cansado al día siguiente.
Escuché que Scar estaba viniendo a la casa, asi que me levanté intentando no molestar a Silya, que seguía dormida. La conversación fue más bien corta, pero iban a ir a desayunar a casa de Wendy y teniamos que ir. No era una opción. apenas lo dijo, se marchó tan tranquila. Me fui a duchar, pretendiendo dejarla dormir un poco más, hasta que ya me era inevitable despertarla o vendrían de nuevo a buscarnos. Me acerqué y le di un beso en la cabeza.
-Silya, nos esperan a desayunar -Le dije en un susurro para no molestarla con voz alta ya por la mañana. El poco rato que le costó despertarse lo aproveché para mirarla, aún me parecía una mala broma de mi cabeza. Cuando por fin se despertó y me pilló mirandola me sonrojé un poco por haber sido atrapado, aunque ahora ya no hacía nada malo... ¿verdad?


_________________

Ver perfil de usuario

643 Re: La guerra de los Mil Años el Lun Oct 16, 2017 4:22 pm

Silya

La voz de Cain me despertó con suavidad, abrí los ojos con lentitud no estaba demasiado cansada, pero habría deseado dormir hasta que no pudiera más. Me levanté algo tambaleante estirándome por completo incluyendo las alas. Estaba algo dormida todavía cuando descubrí que Cain seguía mirándome, le sonreí con normalidad -Buenos días- lo saludé mientras empezaba a desenredar mi cabello eficazmente.

En seguida estuve preparada, me ducharía cuando ya volviéramos después de desayunar o si no teníamos la suerte de tener ese tiempo libre aprovecharía durante la tarde. No entendía el porqué de desayunar todos juntos, pero tampoco lo discutí. Me gustaba estar con todos ellos y disfrutar de momentos juntos así que un desayuno era muy apetecible, además de que ya debía ser la época de la enmelada que tanto le gustaba a Cain.

Ver perfil de usuario

644 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Oct 17, 2017 5:10 am

[Cain]
Me puse la camiseta que era lo poco que me quedaba mientras Silya se desperezaba y vestía. Parecía aún un poco dormida o al menos no todo lo activa que era siempre. No tardamos demasiado en ponernos en marcha. Ariel nos saludó desde lejos, acompañada por Mikka y Daion, parecían ir a buscar algo a la montaña, quizás a darle algo de comer a Zahán, al que le tocaba guardia esa noche.
Al final resultó que fuimos los primeros en llegar, Scar había tenido que ir a curar a la abuela de Cris, que se había herido en la rodilla al caerse, pero apenas tardaron más de dos minutos. Wendy estaba encantada con la visita, y había preparado una enorme cantidad de bollos, mermeladas, cosas saladas, tostadas… También había zumo, infusiones para preparar y café.
-¿Celebramos algo? –Le pregunté bromeando después de ganarme un abrazo con salto matutino. Por alguna razón Wendy estaba encantada y muy feliz, aunque no sabía por qué.


_________________

Ver perfil de usuario

645 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Oct 17, 2017 4:43 pm

Isaro

Ese día me había quedado dormido, siendo despertado por Scar cuando se levantó de la cama. Solía ser el primero en abrir los ojos y lo aprovechaba para preparar el desayuno, pero como ella había dicho de ir a casa de Wendy todos juntos pude vestirme y ducharme con tranquilidad mientras ella se pasaba por casa del pequeño Cris.

Al llegar juntos descubrimos que Silya y Cain ya estaban allí, quise preguntarle por cómo había ido la confesión pero al mirarla a los ojos supe que todavía no estaba totalmente despierta. Cuando estuve cerca suya no dudó en apoyarse en mi pecho mientras bostezaba. De todos los que estábamos allí se notaba que ella era la que más necesitaba desayunar para que empezara a comportarse como habitualmente. La conocía desde hace tiempo así que supe que estaba tan somnolienta por que había dejado de dormir bien desde hacía más de un día seguramente por el nerviosismo y esa noche por fin había conciliado el sueño -¿Te preparo un té?- le pregunté sabiendo lo que le gustaba para desayunas más que el café -Sí, por favor- me agradeció antes de separarse de mí y seguir su camino a la silla -Supongo que sigue siendo con miel- añadí notando de reojo que asentía.

Ninguno de los dos nos habíamos percatado nunca que nuestra relación pudiera malinterpretarse, aunque ahora que ambos teníamos pareja los más cercanos a nosotros habían dejado de pensar cosas tan descabelladas… o al menos eso esperaba. En poco rato Silya volvió a la normalidad estando sonriente y hablando mucho con Wendy sobre unas cosas y otras... parecían ser las más felices del grupo.

Ver perfil de usuario

646 Re: La guerra de los Mil Años el Mar Oct 17, 2017 5:00 pm

[Cain]
El desayuno, por más que Silya dijera no necesitarlo, la ayudó a volver a recargar las pilas y comenzar a hablar más animada con Wendy, que estaba totalmente encantada de conocer más cosas sobre el mundo exterior. Por fin habia mermelada de manzana verde, que me encantaba, asi que le tendí una tostada con esta tal como habia visto que se las preparaba ella. Notaba desde hacia rato la mirada de Isaro pendiente de nosotros, pero decidí ignorarlo, ya que mi forma de actuar no había cambiado. El desayuno fue bastante agradable hasta que Wendy nos dio "permiso" para seguir con nuestra vida.
-Venga -Le dije a Silya al oido, cuando estabamos ya en direccion a casa-Estas deseando decirselo desde hace rato -Seguia observandola atentamente, asi que me habia dado cuenta de que, tras despertarse, ambos buscaban la mirada del otro sin encontrarla -Te espero en casa -dije, dandole un beso suave, un poco desentrenado, para irme delante hasta casa, sacando la ropa y restos de comida del viaje, para limpiarlo todo.


_________________

Ver perfil de usuario

647 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Oct 18, 2017 1:19 pm

Silya

La mermelada de manzana verde estaba muy buena, pero definitivamente prefería la de fresa o la de melocotón. Mi favorita era la de cereza, al igual que la fruta o el licor, pero era bastante escasa en esa zona. Más al norte y en el continente occidental las cerezas eran una fruta más popular y utilizada que donde estábamos. No me preocupé por ello sabiendo que en un tiempo tendría que ir a hacer misiones y podría recolectar tantas cosas sabor cereza como quisiera.

Nos fuimos sin que pudiera hablar con Isaro que era el único que estaba al tanto de lo había decido decirle a Cain. Éste último se percató de ello rápidamente instándome a ir a buscarlo y contárselo. Le sonreí al escuchar que me esperaba en casa, recibiendo su beso muy feliz -No tardaré- le prometí mientras me daba la vuelta para ir a buscarlo y hablarle sobre lo ocurrido esa noche.

Ver perfil de usuario

648 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Oct 18, 2017 1:46 pm

[Cain]
Como había dicho, Silya no tardó en volver, estaba muy sonriente y algo sonrojada, asi que supuse que Isaro había estado haciendole preguntas, a pesar de que también era posible que hubiera vuelto corriendo. Tanto ese día com oel siguiente por la mañana seguía sin estar seguro de cómo debía actuar, se me hacía tan extraño poder besarla, acariciarla y sonreirle sin sentirme culpable por ello que muchas veces me comportaba como si aún no estuvieramos juntos.
Esa noche, Silya se tomó un momento para ir a casa de Wendy, ya que Edahi iba a ir, para avisarle de las fotos que quería hacer Scar. También quiso avisar a Tefael y mi padre, cuya voz apareció de fondo preguntandole qué quería comer. No dije nada al oirle, estaba muy claro que había olvidado al ángel y tan solo disfrutaba de la presencia de su pareja. Decidí hacer la cena, ya que no podíamos depender siempre de Wendy, pidiendole algo de ayuda a Silya pero no dejando que cocinase ella sola y siguiendo los pasos todo lo que pude. Esta vez no se quemó y aunque le faltaba estaba bastante bien. Las noches se me hacían cortas durmiendo junto a Silya sin miedo a tocarla por la noche o cosas similares, despertandome con ella a mi lado y pudiendo saludarla con un beso en los labios. ¿quién estaría de mal humor en esa situación?
-¿Cuando vienen Edahi y Tefael? -Le pregunté durante la comida de ese día, pues era ella la que había hablado con ellos mientras yo me distraía en otras cosas para darle algo de privacidad, por si querían hablar de sus cosas.


_________________

Ver perfil de usuario

649 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Oct 18, 2017 3:48 pm

Silya

Ambos aceptaron venir con facilidad, quizás Edahi tuvo un poco más de problemas con estaquearse, pero como ese mismo día por la mañana atracarían en un pequeño puerto de una isla aislada de las demás, tendría la oportunidad de escaparse para vernos. Sabía que tenía mucha suerte, pues si hubiera sido en alta mar habría tenido difícil desaparecer sin que se percataran de que no estaba en el barco a plena luz del día.

Disfrutaba mucho de la compañía de Cain, no veía mucho la diferencia de antes y después de empezar a salir, pero así me resultaba más cómodo que si hubiera habido un cambio repentino en la forma de tratarnos. Me gustaba que los cambios fueran sin prisa y empezar a salir con Cain fue justo eso. -Vienen a principio de la tarde y se irán antes de que anochezca… al menos Edahi, Tefa y Cryp puede que se queden a pasar la noche- No sabía que planes tenían esos dos, pero con todo lo que me habían contado me fue fácil adivinar que el pueblo les gustaba.

En menos tiempo del que esperaba, los primeros llegaron allí con un suave sonido de teletransportación. Abracé primero a Tefa que estaba muy sonriente -Princesa, te traemos tus regalos de cumpleaños- en cuanto dijo eso me preocupé, ¿Cuántos había traído esta vez? Miré a Cryp en busca de comprensión, esperaba que él le hubiera impedido comprar en exceso.

Ver perfil de usuario

650 Re: La guerra de los Mil Años el Miér Oct 18, 2017 4:00 pm

[Cain]
Miraba a Silya revolotear por la casa buscando cosas, moviendo y ordenando lo poco que nos había dado tiempo a que estuviera fuera de lugar. Estaba claramente nerviosa y euforica, probablemente querría contarles a todos lo de su pequeño ahijado, explicarles su viaje en tiovivo y lo que había encontrado en la ciudad donde vimos a Alana.
-Ven un momento -Le pedí, esperando que se acercase para tirar de ella y obligarla a sentarse -No harás que vengan antes por moverte más rápido -Le dije como si fuera una regañina antes de darle un beso, aún con un poquito de vergüenza de poder hacerlo libremente. Abrí la boca para decir algo pero un ruido me hizo callarme. Me reí al oir a mi padre quejarse a Tefael.
-Vale, esta vez te ha funcionado, pero eso no cuenta -Bromeé, levantandome tras ella que se lanzó a abrazar a Tefael.

[Crypthorn]
Tuve suerte al darme cuenta de los planes de Tefael, que parecía querer comprar todo un mercado para Silya. A pesar de que entendía que quisiera llenarla de regalos, le expliqué que probablemente eso solo los molestaría en los viajes y que sería molesto para nosotros también llevarlo, consiguiendo que comprase una decima parte de lo que quería pero pusiera mucho más empeño en encontrar aquellas cosas que iban a ser perfectas para ella. El viaje me pilló desprevenido, pues lo hizo atraición después de preguntarle cómo iríamos.
Cain y Silya estaban en casa, asi que no tuvimos que buscarlos. Cuando mi ángel mencionó su cumpleaños, la mirada alarmada de Silya pasó de él a su equipaje y leugo a mi, que suspiré con resignación. Me dio la impresión de que los ojos de Cain brillaban bastante más, pero me acerqué a abrazarlo sin darle demasiada importancia.


_________________

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 26 de 27.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 25, 26, 27  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.